La mirada del mendigo

26 marzo 2010

Tablón de anuncios

Filed under: ecología,política,tortura — Mendigo @ 10:00

Esta semana ha sido prolija en concentraciones y protestas. Aunque tarde, me hago eco de alguna de ellas.

En Santiago, el Domingo hubo una concentración organizada por la plataforma: Galiza non se vende.

Como estoy de acuerdo con lo que expone, paso a transcribir el manifiesto:

Cando se cumpre un ano do cambio de goberno da Xunta comprobamos que, goberne quen goberne, gaña o produtivismo.

Así, o goberno do PP, como os anteriores, segue perseguindo esa quimera que chaman “a senda do crecemento“. Un camiño imposible cara unha utopía imposible: producir máis para consumir máis.

Imposible crecer máis continuamente, imposible producir máis indefinidamente e imposible consumir máis e máis irracional e perpetuamente. Imposible porque vivimos nun planeta, un só, con recursos limitados.

Para seguir esa senda imposible, os recursos naturais continúan poñéndose ao servizo dos intereses económicos das grandes empresas, dun xeito cada vez máis descarado. Subvenciónanse os grandes capitais con cartos públicos, para paliar as súas perdas, mentres que o número de persoas paradas aumenta exponencialmente e os pequenos negocios teñen que pechar as súas portas.

A intención do poder é manter de xeito artificial un modelo que todos saben que non serve, que explota aos seres humanos, destrúe o medio ambiente e agranda as diferencias económicas entre os pobos e entre as xentes, facendo aos ricos máis ricos e aos pobres máis pobres.

Un modelo que, na procura do interese privado a expensas do ben público, pretende privatizar á Sanidade, creando un fabuloso negocio que ameaza a calidade e humanidade da asistencia médica e compromete a saúde das persoas.

Un modelo que nin sequera respecta a nosa lingua nin a nosa cultura. A nosa lingua é menosprezada e atacada por parte de quen ten a obriga de defendela cun decreto que pretende acabar co seu uso. A nosa cultura é ridiculizada por un goberno que se avergoña e renega dela.

Un modelo que depreda o territorio, en lugar de ordenalo, coidalo e protexelo. A Ordenación Territorial non existe no País. Galicia carece de Directrices de Ordenación do Territorio despois de catorce anos de tramitación e oito anos de redacción. Mentres tanto, redáctanse, tramítanse e apróbanse multitude de plans e proxectos. Sen Directrices, sen unha Avaliación Ambiental digna de tal nome e sen democracia participativa.

No medio deste caos, o noso litoral vólvese pór a disposición das construtoras para o seu grande negocio especulativo. As nosas rías seguen acumulando recheos, portos deportivos e naves industriais en primeira liña de costa. A contaminación nas rías acada uns niveis alarmantes, como consecuencia do caos urbanístico, da mala xestión dos portos, da mala ou nula depuración das augas residuais e da desidia e o abandono xeral, e isto está acabando coa súa riqueza e a súa biodiversidade.

O Courel, a Terra Cha, e tantos outros lugares da nosa xeografía, seguen desangrándose polas empresas louseiras e mineiras e pola política forestal que segue a fomentar os monocultivos de especies alóctonas e invasoras que ano tras ano sementan o país de incendios.

O urbanismo caótico e depredador crea cidades inhabitábeis en función dos intereses económicos e non das necesidades de vivenda. E aínda se pretende espallar ese caos polas comarcas, creando suburbios dormitorio ou de segunda residencia e un exceso de solo industrial desorbitado e inxustificable. Este conxunto de desatinos sobrepasa a capacidade real de habitabilidade e funcionalidade desas localidades, deteriorando o seu territorio, mermando os seus recursos e destruíndo a súa identidade.

E mentres tanto, as nosas vilas languidecen. A maioría delas carecen aínda de plans de ordenación urbana e a rehabilitación dos núcleos históricos segue sendo unha tarefa pendente.

As mellores zonas da nosa costa son entregadas ás multinacionais piscícolas para que se lucren coa produción de peixes químicos en plantas que contaminan o mar, e que non evitan que a pesca industrial capitalista arrase os océanos.

Mentres tanto, asistimos ao desmantelamento programado do marisqueo e da pesca de baixura tradicionais, sistemas que ao longo de miles de anos demostraron a sostibilidade da explotación deses recursos, que foron e son fundamentais para garantir a nosa soberanía alimentaria, que constitúen un tecido económico e social do que viven miles de familias.

Permítese o cultivo e comercialización de transxénicos e déixase a nosa alimentación en mans dunhas poucas empresas transnacionais, mentres se fomenta a desaparición da agricultura e a destrución da gandería co declive do sector lácteo, axudado pola inacción dos gobernos autonómico e central.

Lonxe de buscar a autosuficiencia enerxética ante a inevitable crise final do petróleo, os recursos eólicos e hidráulicos, os montes e os ríos de Galiza, entréganse a empresas foráneas a cambio de nada, e nada se fai por racionalizar e reducir o desorbitado nivel de consumo de enerxía que agrava a nosa dependencia.

Un consumo de enerxía agravado á súa vez pola dispersión do urbanismo incontrolado, polas infraestruturas de transporte postas ao servizo do vehículo privado e pola inexistencia dun transporte público digno de tal nome.

O urbanismo disperso fomenta a mobilidade. As vías de alta capacidade, que proliferan irracional e innecesariamente, fragmentan e destrúen o territorio, e acrecentan o beneficio das grandes empresas construtoras. O transporte privado, contaminante e insustentable, agrava a nosa dependencia do petróleo.

Mentres tanto, o transporte público, ademais de ser escaso, caro e ineficaz, está en mans de empresas privadas, que mercantilizan a mobilidade.

O poder político-económico fomenta infraestruturas de servicio centralizadas e desmesuradamente grandes, como enormes hospitais, macrodepuradoras e macrosuperficies comerciais, no lugar dunha estrutura descentralizada que, en vez de crear distancias, ofreza proximidade.

Da mesma maneira, o poder basea a xestión de residuos case exclusivamente na incineración, actividade centralizada, contaminante e destructiva, e non acomete o proceso necesario: unha redución drástica da xeración de residuos e a adopción de medidas efectivas de reutilización e reciclaxe, na procura dunha sociedade menos consumista.

Ante tanta cegueira interesada, ante un panorama tan desolador, é o tempo de unirnos todas e todos para paralizar as agresións á vida e á Terra.

É o tempo de esixir a participación da sociedade nos procesos de decisión que lle afectan directamente. É hora de que se teña en conta aos colectivos sociais e á cidadanía.

E por iso estamos hoxe aquí:

Para reclamar outro modelo económico e social. Un novo modelo, baseado na solidariedade e na xustiza, que garanta a todas e a todos o dereito a vivir unha vida digna nunha Terra viva.

Pola defensa do litoral
Por unha ordenación racional do territorio
Pola soberanía alimentaria e enerxética
Por outro modelo de transporte
GALIZA NON SE VENDE!!!

Compostela, 21 de marzo de 2010
+
+
+
+
+
Ayer hubo otra manifestación, en Vigo, en protesta por la privatización de la Sanidad (en especial el nuevo Hospital de gestión privada que están construyendo allí).

Sobre esto, pondré algunos enlaces:

El Consello de Contas critica las fundaciones sanitarias del PP
Los auditores cuestionan la eficacia de la gestión privada en hospitales públicos.

Hablan del Hospital de Verín: Contas cifra en 4,6 millones de euros los que hubo que destinar a la Fundación Hospital de Verín, que ya había ocupado críticos capítulos de informes anteriores del órgano fiscalizador.

Al menos de este Hospital de gestión privatizada puedo decir algo: es inmundo. La atención es deplorable, incluso comparada con la ya muy deteriorada calidad asistencial del sistema público gallego. Entrar por su servicio de urgencias es un riesgo para la salud, como lo puede ser la conducción en estado ebrio o el tabaquismo.

Algunas asociaciones:
Federación de asociaciones para la defensa de la Sanidad Pública
Mi salud no es un negocio
SANIDAD PÚBLICA EN GALICIA ¡¡ YA !!
+
+
+
+
+
Hace ya casi cuatro años, nos hacíamos eco de la siguiente noticia:
En Móstoles, dos hermanos fueron detenidos, maltratados y humillados por la Policía Nacional por intentar celebrar con el principito el 75º aniversario de la II República.

Pues bien, Anna nos informa, vía Grândola (que me figuro yo que será morena), que la fiscalía pide dos años y medio de cárcel, y multa de 2500€, por el gravísimo hecho de ondear una bandera tricolor en presencia de Su Majestad Don Felipe Bourbon Glücksburg.

La historia de siempre: los maderos te detienen, te dan de ostias, y luego te acusan de haberles agredido (a golpes de cara contra su bota). Llega el circo judicial, los policías tienen presunción de veracidad, y sin más pruebas que los testimonios de  ultraderechistas con uniforme el juez imparte justicia. Su justicia, la de los vencedores. Jueces y policías, unidos para proteger el legado del Caudillo, y darle un escarmiento a”los guarros”.

Si tuviera que expresar el profundo desprecio que siento por el sistema judicial español, un engranaje más del postfacismo, tendría que defecar sobre el teclado. Como sería una lástima y lo dejaría todo perdido, me declaro incapaz de ordenar palabras que califiquen a este sistema legal.
+
+
+
+
+
Tortura forges

Y, al menos, llego a tiempo a una mani. Por Escolar me entero de la convocatoria, para este próximo Domingo, en la Capital del Reino de España, de una manifestación antitaurina.

En la página de la plataforma convocante, podemos leer el manifiesto. Como también con éste estoy plenamente de acuerdo, lo copio:

Consideramos con inquietud y rechazo la propuesta de declarar Bienes de Interés Cultural las corridas de toros en varias Comunidades Autónomas de nuestro país. Lamentamos que ciertos representantes políticos en Madrid, Murcia o Valencia se hayan dejado llevar por un oportunismo que casa mal con su deber de velar por el bien común.

Concedemos que la mal llamada “fiesta de los toros” sea cultura –en el mismo sentido en que los tormentos que aplicaba a sus reos la Santa Inquisición formaban parte de la cultura española de la época— pero ¿va a ser por eso un bien? Que una práctica determinada venga enmarcada en una tradición o una cultura no nos dice nada sobre su posible justificación ética. .

Sin embargo, esta situación podría permitirnos plantear la cuestión en profundidad. No se trata de que regionalistas o nacionalistas periféricos cuestionen una supuesta esencia cultural española, sino de algo de mucho mayor calado: la toma de conciencia sobre espectáculos crueles donde se torturan y matan animales que padecen dolor, miedo y otros afectos similares a los nuestros.

Las prácticas culturales que involucran la tortura de animales -desde la caza del zorro a la fiesta roja de la matanza de cetáceos en las islas Feroe— son inaceptables. No disfracemos su brutalidad e inhumanidad: se trata de signos de barbarie.

El sacrificio más o menos ritual del toro en el curso de la corrida conlleva un grado de sufrimiento y destrucción del animal incompatible con una conciencia civilizada. El sacrificio de seres humanos y de animales forma parte de la historia de la humanidad, y ha constituido incluso el núcleo de lo sagrado en determinadas formas de organización social, pero su persistencia, por mucho que la asuma una parte de una sociedad, es incompatible con el progreso moral en las mentalidades y no es compatible con la supervivencia de nuestra especie en la Tierra .

Con la supresión de las corridas de toros puede avanzarse hacia una reconsideración profunda de la relación entre el ser humano, el resto de animales y la naturaleza. No debemos apoyar prácticas sociales que legitiman la violencia. Semejante escuela de brutalidad nunca debería ser considerada Bien de Interés Cultural.

[N.d.M: La animación musical fue sugerida por Kiño y espero espero sirva de solaz para Mikel]

El tema Rubric. Blog de WordPress.com.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 219 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: