La mirada del mendigo

25 octubre 2010

Tu dogma es minoritario

Filed under: religión — Mendigo @ 1:20

Las estadísticas, como los lienzos de grandes maestros, soportan la contemplación desde diversos ángulos. Por ejemplo, con la religión:

vaso medio lleno

- El 66,68% de la población mundial no creemos que Jesucristo compartiera la naturaleza divina del Dios hebraico (Yahveh). De hecho, el cristianismo sólo lo reconoció como dogma cuatrocientos años después de muerto el personaje (Concilio de Éfeso) y, probablemente, él mismo, judío practicante, se hubiera horrorizado ante la blasfemia de considerarle un Dios.
- El 79,99% de las personas que habitamos este planeta no nos creemos que ese mismo Yahveh, llamado en lengua árabe Allah, inspirase a Mahoma para escribir el Q’ram. De hecho, algunos creemos que de existir Yahveh/Allah, habría escogido antes a un onagro o cualquier otro rucio que a Mahoma para revelar su doctrina.
- El 86,74% de los seres humanos que habitamos este planeta, jamás hemos leído los vedas, ni tenemos maldita la intención de hacerle ofrendas a Visnú. La mayoría, además, despreciamos el sistema de castas, un sistema criminal de exclusión racial, sancionado por el hinduismo.
- El 94,16% de los hombres y mujeres no creemos que exista un ciclo de reencarnaciones que se interrumpa con la perfección del Nirvana. A algunos, además, nos parece risible que el modelo que enseñó el camino para la superación de los placeres terrenales, sea un calvo barrigudo con carita de haberse zampado una bandeja de pasteles tras otra.
- Al 99,81% de los terrícolas nos hace gracia la idea ombligocéntrica de que los judíos sean el pueblo elegido por su Dios, Yahveh. En todo caso es el pueblo elegido por otro Dios, la CIA, para meter una cuña en pleno territorio enemigo.
- Al 99,91% de los habitantes del Sistema Solar los mormones nos parecen un coñazo apocalítico cuando llaman al telefonillo para darte la brasa, así como al 99,90% ni se nos ocurre ir por las casas vendiendo las revistillas estúpidas de los Testículos de Jehová (pronunciación incorrecta del término hebreo Yahveh, es decir, Dios, Dieu, God, Gott, Deus, Deo…pero si lo dices en un idioma chungo, como el hebreo, y además lo pronuncias mal, entonces ya sí que suena a algo mágico y oculto).
- El 99,999% no comulgamos con el credo de Zoroastro, pero algunos reconocemos que la religión mazdeísta estuvo a punto de ganarle el pulsa al cristianismo como la religión de moda en el Imperio Romano. Los cristianos se impusieron, probablemente por ser más brutos.
- El 99,99997% de los humanos actuales no nos tragamos el olímpico tomate que se tenían entre Zeus, Afrodita, Apolo o Efestos. Ahora bien, la mayoría celebramos la inspiración que por siglos ha dado al arte plástico y literario.
- El 100% de los seres bípedos y aplúmidos, como nos definió el gran cínico, no nos creemos que exista del Monstruo de Espagueti Volador, aunque algunos creemos que el pastafarismo es una inteligente forma de mostrar el absurdo del resto de religiones tradicionales.

Por lo tanto, podemos afirmar que la mayoría de la población mundial cree que cualquiera de los credos religiosos son falsos, falaces o supersticiosos. Lo que pasa es que gran parte de la población cree que el que está equivocado es el vecino, y que es su Dios el verdadero.

Todos somos ateos de todos los Dioses que han habido, hay y habrá en la Historia…menos uno. Y hay unos cuantos: Ishtar, Osiris, Enlil, Ceres, Anubis, Mitra, Démeter, Quetzalcóatl, Huitzilopochtli, Yahveh-Allah-Dios, Kinich Ahau, Huiracocha, Odin, Krishna, Tutatis, Nkulunkulu…por nombrar los más conocidos, aunque una enumeración exhaustiva de todos los dioses que el hombre ha creado (o, al menos, de los que queda recuerdo) ocuparía volúmenes.

Los creyentes (es decir, los crédulos) creen (porque no saben, la fe es a la sabiduría lo que la achicoria al café) que todos los Dioses son falsos menos el suyo, el de su tribu, el de sus padres.

Los ateos defendemos que todos los Dioses, sin excepción, son un invento humano. Incluso el Dios de nuestra tribu.

Por cierto, las mujeres y hombres que no creemos en ninguna religión, por mucho que se nos ningunee como excepcionalidad, sumamos el 14,09% de la población mundial. Puede que alguno más que se guarda su ausencia de fe por motivos de seguridad personal, en países integristas. Somos, pues, el tercer grupo religioso (exactamente, no religioso, que es una postura ante lo divino) después de cristianos y musulmanes. Y subiendo, según progresa la educación, la libertad de expresión, y el pensamiento crítico acompañando el progreso de la Humanidad.

Nota: esta entrada se me ocurrió mientras consultaba el artículo de la Wiki en inglés:
Religions by country

+
+
+
+

Y sin que tenga nada que ver, o quizá sí, os paso este cartel que me gustó mucho:


+
+
+
Y ya que estamos tratando sobre la divinidad y otros temas intrascendentes, me pego el gusto de amenizar la entrada con uno de los temas de un disco que salió redondo :P : Night Owls.

About these ads

54 comentarios »

  1. Quand Elle Rit Aux Éclats
    Vaya Con Dios

    Elle se déhanche, s’avance, se penche
    Rousse, provocante, elle te mate, elle te vampe
    Toi, tu sais déjà, qu’il n’y aura plus qu’elle
    Son corps, sa voix qui t’ensorcellent
    Tu ne vois pas qu’elle t’épie, qu’elle te guette
    Quand, avec d’autres, elle rit aux éclats

    Fatale, elle se pâme, t’alarme, te désarme
    S’appuie sur ton épaule, s’accroche à tes paroles
    Toi, tu crois déjà qu’elle chancelle et chavire
    Quand, alanguie, elle frémit et soupire
    Tu n’est comprends pas qu’elle est
    de celles qui charment
    Avec leur corps et sans leur âme

    Elle se déhanche, s’avance, se penche
    Frivole, elle papilonne,
    se pose et puis s’envole
    Toi, tu sens déjà ton coeur qui se lézarde
    Tu donnerais tout pour qu’elle s’attarde
    Tu n’imagines pas q’elle l’épie,
    qu’elle le guette
    Quand, avec toi, elle rit aux éclats

    Toi, tu ne vois pas le piège
    qui fera voler ton coeur en éclats

    Comentario por Mendigo — 25 octubre 2010 @ 1:23 | Responder

  2. Cuando ella ríe a carcajadas
    ============================

    Se contonea, se acerca, se inclina
    Pelirroja, provocativa, coquetea, te seduce
    Tú ya sabes que no habrá nadie más que ella
    Su cuerpo, su voz que te hechizan
    No ves que te espía, que te acecha
    Cuando, con otros, ríe a carcajadas

    Fatal, se desmaya, te alarma, te desarma
    Se apoya sobre tu espalda, se aferra a tu voz
    Tú crees que ya titubea y claudica
    Cuando, lánguida, se estremece y suspira
    No comprendes que ella es
    de esas que enamoran
    con su cuerpo y sin su alma.

    Se contonea, se acerca, se inclina
    Frívola, revolotea,
    se posa y luego alza el vuelo
    Tú ya sientes que tu corazón se resquebraja
    Darías todo porque se detuviera
    No imaginas que ella le espía,
    que ella le acecha
    Cuando, contigo, ríe a carcajadas.

    Tú no ves la trampa,
    que hará saltar tu corazón en pedazos.

    +++++++++++

    Una de las pocas canciones en francés del grupo, y la canción que mejor ha sabido representar el mito de la femme fatale.

    Comentario por Mendigo — 25 octubre 2010 @ 1:42 | Responder

  3. “celebramos la inspiración que por siglos ha dado al arte plástico y literario”

    El ayre de la almena
    quando yo sus cavellos esparcía
    con su mano serena
    en mi cuello hería
    y todos mis sentidos suspendía.

    Parece mentira o burros que chegan a ser e as cousas que dan escrito.
    Saúdos

    Comentario por Calamardo — 25 octubre 2010 @ 11:13 | Responder

    • Tiven que ir a buscalo. A noite escura da alma, de San Juan de la Cruz.

      É certo, é moi fermoso. De todolos xeitos, eu falaba da relixión grecoromana, aínda que también vale para outras, dende logo. O certo é que as paixóns, tamén as relixiosas, serviron de materia para crear beleza.

      Por exemplo, a min préstame ler narracións de mitoloxía popular (galega, asturiana, vasca, rusa, árabe, armenia…). Pero que me parezan interesantes os relatos de meigas e lobishome non me leva a pensar que existan (máis aló da miña imaxinación).

      Comentario por Mendigo — 26 octubre 2010 @ 21:46 | Responder

  4. ¿Por qué llaman dogma a negocios sin escrúpulos?.

    Comentario por Javi — 25 octubre 2010 @ 11:45 | Responder

    • Bueno, porque son dogma, verdad no demostrada que debes tomar como cierta. Piedra de molino que debes tragar sin masticarla. Y, sobre ello, montan el chiringuito…

      Comentario por Mendigo — 26 octubre 2010 @ 21:48 | Responder

    • Es que no conoceis bien la religión, la vuestra, la única verdadera, por otra parte.

      ¿Habéis leido el Antiguo Testamento? Allí se explican con meridiana claridad las bases de la moralidad judeocristiana. Bueno, si os parece que es demasiado trabajo, os dejo un resumen, (por desgracia incompleto, sólo del génesis y poco más).

      http://www.lapaginadefinitiva.com/seccion/teologia/historiasagrada/page/7/

      Luego buscamos otras referencias al tema.

      Comentario por santi — 27 octubre 2010 @ 17:22 | Responder

      • “Dios dijo “Hágase la Luz”, y aunque en vergonzoso régimen de monopolio, la Luz se hizo, diferenciándose de las tinieblas que hasta entonces lo asolaban todo. Y Él llamó a la luz Día y a las tinieblas Noche (y apagó momentáneamente la Luz para irse a dormir).”

        Jajajajaja

        Sólo me he leído un par de capítulos, pero tiene puntos curiosos. Me sonaba ya, esta página, pero no sabía de su interés por la teología…

        Comentario por Mendigo — 27 octubre 2010 @ 18:50 | Responder

      • “Todo empezó cuando Yaveh, que es eterno, se percató de lo aburrida que era su Creación. Estaba Él solo en medio del caos, aquella Creación era un desastre y el Hacedor decidió, haciendo honor a su nombre, hacer algo. Y como Dios es muy macho (los ángeles no tienen sexo, pero Él sí), todo esto lo hizo en ¡siete días! Nada es imposible para Él…”

        La sección de “Histeria de España” tampoco está mal :)

        Comentario por santi — 27 octubre 2010 @ 21:26 | Responder

  5. Ya bastantes cadenas tenemos en la vida, para auto-imponernos otras.

    Al llamarles religiones parecen importantes, pero no son más que supersticiones.

    Comentario por wenmusic — 25 octubre 2010 @ 12:48 | Responder

    • Eso es como otras tantas cosas:
      -la única diferencia entre una confesión religiosa y una secta es el número de seguidores. Si ahora alguien se le ocurriese publicar la Biblia, el Corán o los Vedas, sería encarcelado por difundir literatura homófoba, que promueve el odio y la violencia al diferente. La Iglesia Católica ilegalizada por no cumplir el mandato constitucional de que todas las organizaciones deben tener un funcionamiento democrática y no discriminar por motivos de sexo. Si el catolicismo surgiera de la noche a la mañana, sería considerado secta destructiva, que engaña a sus acólitos para chuparles el dinero, y sería ilegalizada y perseguida.

      Es lo mismo que un terrorista: si le das material militar moderno, un tanque, un cazabombardero, y el apoyo de un Estado para sus crímenes, recibe el nombre de soldado.

      Si el rico ha bebido, qué contento que va el señorito. Si bebe el pobre…¡sucio borracho!

      Quizá seamos injustos por naturaleza, no sé…

      Comentario por Mendigo — 26 octubre 2010 @ 21:54 | Responder

  6. Y es que me lo has puesto a “guevo”

    Saudiña e sorte

    Comentario por xaquin — 25 octubre 2010 @ 14:08 | Responder

    • Home, xa postos, fagamos ben as cousas:

      Pero creo que ya es la tercera o cuarta vez que sale el Salve Regina a colación. Es que es muy bueno!

      Apertas, Xaquín!

      Comentario por Mendigo — 25 octubre 2010 @ 22:30 | Responder

  7. Muy bien buscado y expresado.

    Tambien pertenezco al 14,09%.
    Pero no somos tan diferentes, también creemos.

    Creemos en la democracia o en la dictadura, en la colaboración o en la competencia, en la bondad o en la maldad de la naturaleza humana…

    No son dogmas de religión, pero culturalmente derivan de ellos.

    ¿Por qué no nos gusta matar o robar? ¿Acaso no nos podría proporcionar beneficios? Por supuesto se puede argumentar el beneficio colectivo, pero… ¿y mentir?¿Por qué nos cuesta si muchas veces es necesario? No es más que un dogma religioso que nos han grabado en lo más profundo, y por muy ateos y apóstatas que nos declaremos seguiremos llevándolo encima.

    Al cabo, solo nos diferenciamos en tomar el menú hecho de una religión o en mezclarnos nosotros los ingredientes.
    Pero creemos, somos más irracionales que racionales en nuestras opciones de vida.

    Comentario por James — 25 octubre 2010 @ 14:21 | Responder

    • La mentira sólo es necesaria para los que ilusoriamente pretender evitar la consecuencia de una verdad. La mentira no es necesaria desde una posición estricta, de serlo no podrías escoger entre mentir y no mentir.

      Mentir es una elección personal igual que creer, robar, matar, follar… no hace falta una religión para que te diga que hacer en esos casos al igual que por vivir de acuerdo con la forma que dicta una religión te vuelve creyente de esa religión.

      Hay muchos no creyentes que pertenecen a en teoría al grupo del 86% no ateo.

      Comentario por kike — 25 octubre 2010 @ 14:56 | Responder

      • Una cita leída en un libro de Punset:

        “algunos científicos creen que el lenguaje humano no se desarrolló para facilitar la comunicación, sino el engaño”

        parece una pasada, pero a Punset le gusta la idea, y si lo pensamos bien no es una tontería.

        Comentario por James — 26 octubre 2010 @ 18:26 | Responder

        • Bueno, yo quisiera pensar que primero llegó la comunicación de las verdades (al menos de nuestra percepción de la verdad), y luego progresamos hacia la mentira.

          Al fin y al cabo, la mentira requiere de cierta imaginación y elaboración. Es más sencillo ser honesto.

          Lo que sí podríamos es fijar el comienzo de nuestra especie cuando a un homínido se le ocurrió la primera mentira de la historia. En ese momento, tuvo que trascender la realidad para inventarse algo que no existía, y por lo tanto hacer uso de una capacidad de abstracción.

          La mentira es una herramienta muy humana. Es hasta necesaria, pues cambiamos una realidad que no nos gusta (que te han dicho que ayer acabé todo borracho y medio desnudo, enrollándome con otro tío, noooooo, sería alguien que se me parecía).

          XDDDDDDDDD

          Comentario por Mendigo — 26 octubre 2010 @ 22:01 | Responder

    • En realidad no es religión, sino instinto social. Tratamos de hacer lo políticamente correcto porque tenemos un fuerte instinto social que nos impulsa a ello. Así de sencillo.

      De hecho muchas de las religiones se basan en usar y desviar ese instinto para que la gente siga su doctrina (para no ser socialemente apartado de los demás).

      Comentario por marcostonhin — 25 octubre 2010 @ 21:00 | Responder

      • Bueno, chámalle equis, Marcos.

        Las convenciones sociales se articulan en una serie de normas y preceptos que, para adquirir legitimidad, son referidos a una deidad: hala, ya tienes religión.

        Cuando pasamos de Dios y la legitimidad de las normas viene dada por el Estado, tenemos el Código Penal.

        Que no viene sancionado por Dios, sino por Juancar. ¿La ventaja? Que al menos Juancar sí que existe, no se dedica a fulminar con rayos a aquel que le contraría, y que cuando nos hartemos de él podemos darle boleto. Pero a ver cómo se manda al destierro a un ser imaginario… Y ya ni hablar del ridículo que harías tratando de decapitar a un fantasma. Por mucho que afiles la cuchilla, no hay guillotina que valga…

        XDDDD

        Comentario por Mendigo — 26 octubre 2010 @ 22:05 | Responder

    • Nas James.

      No es exactamente lo mismo. Sí, es cierto, tenemos que escoger unos principios éticos, y esa elección no es demostrable.

      Desde un punto de vista racional, podríamos elegir que matar (por ciertas causas) es éticamente aceptable, y a partir de ahí establecer nuestro código de valores (de hecho, mucha gente considera que el asesinato es justificable, en unas u otras circunstancias). Sería inmoral, pero no sería ilógico.

      Por lo tanto, sí, al final ateos o creyentes tienen que hacer una asunción de valores que es arbitraria. No hay ninguna ley física que diga que matar es malo.

      Pero eso no tiene nada que ver con la religión (los valores éticos son diferentes a la religión, de hecho la religión es un código ético externo, que te dice cuáles deben ser tus valores en vez de preocuparse uno mismo por establecerlos).

      Aceptar unos valores no es un acto de fe, no creemos en nada. Yo no creo en nada cuando digo que todo asesinato es condenable. Sé que no ha venido ningún ángel del cielo a decirlo, ni nada por el estilo.

      Date cuenta que no todo lo que no es racional, es fe. A mí me gusta un cuadro. ¿Por qué? Ni idea, pero me agrada contemplarlo. Igual que a otro le puede parecer horroroso. Ambos pareceres son perfectamente válidos, sin romper las reglas de la lógica. ¿Acaso creo en algo para que me guste ese cuadro? No, tampoco hay rastro de fe aquí, de aceptación de un hecho no demostrado. No debo creerme nada.

      Pues igual. Yo, sin creer en nada, he tomado la decisión de establecer unos principios éticos por los cuales me rijo. No pretendo que sean divinos, ni que fueran escritos hace cien mil años… No, no necesito creer en patrañas. Son los que yo he puesto.

      Comentario por Mendigo — 25 octubre 2010 @ 22:43 | Responder

      • ¿”Nas”? ¿qué es eso? ¿nada de nada?
        Pues no veo que tus palabras estén lejos de las mías. Quise decir que nuestras elecciones éticas están condicionadas por los valores religiosos incrustados en nuestra tradición cultural, y por tanto no son cosas independientes.

        Tal como dices tú mismo:
        “—los religiosos de todo el mundo tienen tanto interés en controlar la enseñanza: para inocular el dogma cuando aún el pensamiento del niño no está desarrollado, y acepta lo que le dice la autoridad sin someterlo a crítica—”

        Exacto, de niños hemos tragado lo que no sabemos.
        Con un matiz: la asunción de valores en la fase infantil no necesita adoctrinamiento, la mayor parte es a través de modelos personales y sociales. Por muy raros que sean nuestros padres y educadores, desde que nacemos asimilamos valores condicionados por una tradición cultural determinada, en nuestra sociedad son valores de tradición judeocristiana-sección católica-variantes locales. Luego de mayores podemos (o no) ser críticos y rechazar algunos de estos valores, pero muchos dogmas religiosos siguen ahí, y los incluímos en nuestros valores éticos considerándolo un acto libre, pero si fuéramos japoneses o afganos libres nuestra elección sería distinta, por tanto siendo condicionada por el entorno no se puede decir que sea libre y estamos asumiendo dogmas culturales y religiosos.
        Que tampoco es cosa mala de por sí, somos seres sociales.

        Todos caemos en el autoengaño, unos más y otros menos, es un tema apasionante.

        Comentario por James — 26 octubre 2010 @ 18:14 | Responder

        • Jajajajaja

          Creo que nunca has chateado, no al menos en los tiempos gloriosos del IRC. “Nas” es un saludo abreviado: Buenas. No te estaba llevando la contraria, sólo saludándote!!!

          Jejejejeje

          Por lo demás, estoy totalmente de acuerdo con la precisión de este último comentario. Queramos o no, estamos condicionados por una cultura, en la que la religión judeocristiana ha tenido una gran influencia (el pecado, la culpa, el destino…).

          Pero que no seamos completamente libres no quiere decir que estemos absolutamente determinados. Sólo un integrista religioso acepta el dogma sin ni tan siquiera cuestionarlo o adaptarlo un mínimo. El modelo de fiel religioso, que acepta la doctrina íntegramente, y la interioriza sin añadirle ni una coma, es realmente parecido a un ordenador, que es incapaz de salirse de las líneas del programa que le han instalado. La religión busca aniquilar la conciencia humana y sustituirla por una previamente computada, como quien amputa una pierna y pone una prótesis de titanio.

          Comentario por Mendigo — 26 octubre 2010 @ 21:29 | Responder

          • “Nas” Mendigo, jajaja que ignorante soy, pensé que eso era galego.

            Gracias por dos veces: por ampliar mi vocabulario y por darme la razón: acabas de demostrar que sigues dogmas religiosos cristianos:

            “Enseñar al que no sabe”

            jaja

            Comentario por James — 27 octubre 2010 @ 15:09 | Responder

            • :P

              Lo que no dicen es qué le enseñan al que no sabe, ni cuánto le cobran por ello. ;)

              Comentario por Mendigo — 27 octubre 2010 @ 17:48 | Responder

  8. Tron de todas formas el numero no importa. Si existe una religión seguida por un 0.000-01% de la población no esta más acertada o equivocada que las otras. Lo creyentes hacen un acto de fe que forma parte de su libertad individual y un derecho humano.

    En lo que seguramente estemos de acuerdo es en la forma que tienen muchas religiones de usar la libertad de culto para imponer su doctrina sobre grupos minoritarios o mayoritarios lo cual va en contra de la libertad de culto del segundo grupo.

    Ambos sabemos que en el origen de las religiones se da un componente de control, política e intento de explicación de hechos cotidianos. De existir dios que le importaría mi vida, yo creo que para el sería más importante el conjunto de su creación, para que darme opciones si podría imponérmelas, para que querría que un elemento tan prescindible de su creación le prestase culto…

    Hace poco este tipo http://es.wikipedia.org/wiki/Stephen_Hawking concluyo que la existencia de las leyes actuales de la física hacen necesaria la aparición del universo actual sin la necesidad de la existencia de un primer motor (o dios) que iniciase el universo. Su teoría esta muy lejos de mi capacidad pero no deja de ser interesante que la ciencia este ya intentando crear un escenario sin la necesidad de un dios que le de origen. Según crezca la divulgación científica es obvio que las religiones va a perder seguidores pero sinceramente muchas de las cosas que sé de ciencia hay veces que son como creencia para mi porque no consigo entenderlas y sólo me puedo fiar de que el tipo que las descubrió y refuto haya usado el método científico correctamente. Y esto se me parece mucho a veces en confiar en el INE.

    Comentario por kike — 25 octubre 2010 @ 15:22 | Responder

    • Sí, tienes totalmente la razón, el número de cretinos, quiero decir, personas que apoyen una teoría no es prueba alguna de certeza.

      Más bien me refería a que, como apuntas, la vigencia de una religión en cierta sociedad se basa en que es aceptada por todos (en las sociedades primitivas) o una parte importante de los miembros.

      Esto es, son rarísimos los casos de personas que, habiéndose educado por ejemplo como católicos de niños, viviendo en una sociedad y familia católicos, lleguen al convencimiento de que la verdadera religión es el islam. O el sintoísmo, o alguna religión ya desaparecida. No, reproduces la religión de tus padres, de tu medio.

      ¿Por qué? Bueno, por mimetismo. También hablas (más o menos) el mismo idioma. Sólo que hablar un idioma no conlleva una opción vital tan importante como la religión.

      Hay otros casos, como niños que adoptan la misma ideología política que sus mayores, las mismas opiniones… Si el crío a llegado a ellas de forma autónoma, estupendo. Pero generalmente ha sido un proceso de adoctrinamiento. El niño no ha sido educado de forma libre para escoger su camino, y esto es repugnante. Aunque el camino al que le tratemos de conducir creamos que es el mejor, pero hemos de educar en libertad para que el niño, según se vaya desarrollando, encuentre su propio camino, escoja unas opciones personales que lo definirán como persona diferenciada.

      Por ello los religiosos de todo el mundo tienen tanto interés en controlar la enseñanza: para inocular el dogma cuando aún el pensamiento del niño no está desarrollado, y acepta lo que le dice la autoridad sin someterlo a crítica.

      Abusan de la debilidad del niño, violan su ingenuidad. Y lo tienen que hacer rápido, porque intenta explicarle a un jovencito de 18 años que una mujer parió un crío sin haber follado con nadie. Si oh! Anda que no habré oído yo ese cuento! Mamá, te juro que yo no hice nada, no tengo ni idea de por qué estoy embarazada de cuatro meses… Sólo nos frotábamos. Me metió la puntita, por probar… Y la verdad es que llevaban meses follando a diario sin condón.

      Pues eso, que adolescente no es tan crédulo como un niño, sabe más cosas, es capaz de someter a crítica lo que escucha. Por eso hay que catequizar a los niños antes, para que acepten de forma acrítica lo que se les dice. Para que crean.

      Aps! Y todo eso a qué venía… Yap, el número. Las religiones se basan en la unanimidad. Si todos piensan igual, se requiere un individuo con mucha fortaleza que llegue a la conclusión de que todos, menos él, están equivocados. Que seguro que no es él solo, pero ante la imposibilidad de comunicar sus ideas, al divergente le parece estar absolutamente aislado, de ser una excepción.

      Con la libertad de expresión y de culto (el gran enemigo de la religión, por eso es lo primero que prohíben los estados teocráticos) empiezan a surgir voces discordantes con la salmodia. La gente empieza a agrupar ideas, a decir: mira, eso es parecido a lo que yo llevaba pensando desde hace tiempo, pero no me atrevía a decir. Otros, ni tan siquiera se atrevían a pensar.

      Entonces, se empieza a resquebrajar el edificio religioso. Los ritos, que eran de toda la comunidad (una procesión, una ofrenda…) empiezan a ser sólo seguidos por una parte. Se desliga la pertenencia a la comunidad con la pertenencia a un credo. Se puede seguir siendo español sin ser cristiano, aunque muchos lo negasen.

      Con la educación libre, la gente empieza a pensar por su cuenta, y a preguntarse ¿por qué? Y los porqués se le atragantan a las religiones, pues no fueron concebidas para soportar la duda o la disensión. Son saberes precientíficos, que no pueden aportar más respuesta que la consabida: porque es así, porque así lo pone el Libro. Sí, pero ¿Quién dice que el Libro dice la verdad? Lo dice el Libro. Y ya hemos entrado en un bucle cerrado.

      Por eso me parecía curioso poner estas cifras. Porque en muchas sociedades puede parecer que creer en tal Dios es lo normal, lo lógico, porque todo el mundo lo hace. Pero si miramos el conjunto de la Humanidad, te das cuenta que el resto de la gente ve tu religión como un conjunto de tonterías propia de gente supersticiosa.

      Anda que mira que no probar el cerdo ni el vino. Anda que cortarse el prepucio. Anda que merendarse a su Dios en cada ceremonia, qué caníbales.

      Y ya ni te digo religiones que nos son distantes en el espacio o el tiempo. La religión egipcia es muy bella, pero aceptar un Dios con cabeza de cocodrilo, de chacal o hipopótamo…se nos hace jodidillo. Y qué decir de la religión azteca, con sus espeluznantes Dioses.

      A todos nos parecen extraños, muchas veces absurdos y hasta grotescos los ritos de otras tradiciones. Sin embargo, asumimos con naturalidad los ritos de la religión de nuestra tribu. Por claro, la nuestra sí que es la verdadera, y los ritos tienen un significado.

      Los ateos superamos ese localismo, y viendo las religiones desde un punto de observación externo, más alto, concluimos: todas las religiones son absurdas. Y la de mi tribu, aún más.

      Y al final, saber que la inmensa mayoría de la población de este planeta piensa que tu religión es una chorrada, te hace al menos replantearte las cosas y verlas de otra manera, con perspectiva. Al menos hacerte la pregunta ¿tendrán razón? ¿será todo esto un canelo? Y luego, que cada uno responda como mejor sepa.

      Aunque si te han metido el veneno de pequeño, ya estás condicionado para ver fantasmas debajo de la cama toda tu vida.

      Comentario por Mendigo — 25 octubre 2010 @ 23:24 | Responder

  9. Lo que dijo Hawking no aportó ninguna novedad. Nunca la verdadera ciencia ha necesitado a Dios para explicar la realidad. La ciencia trata sobre el conocimiento empírico, Dios queda fuera de este campo, son mundos diferentes y no relacionados. Ni el método científico puede tratar la existencia de Dios ni la religión puede explicar el mundo real.
    Otra cosa es que haya individuos creyentes que quieran imponer explicaciones religiosas del mundo.

    Comentario por Josep — 25 octubre 2010 @ 20:00 | Responder

    • Me escojoné de risa cuando vi las vueltas y reviravueltas que dió Descartes para evitar el peligro de que la iglesia fuera detrás de él, demostrando de una forma muy pero que muy rebuscada la existencia de Dios. Tener una mente puramente científica y justificar la existencia de Dios es bastante difícil.

      Comentario por marcostonhin — 25 octubre 2010 @ 21:01 | Responder

    • En el método científico de prueba, teoría, refutación, ley si que se mete con Dios, hasta ahora Hawking insinuaba una coexistencia pacifica entre la posibilidad de la existencia de un creador de las leyes de la física que obligan a la existencia del universo. El tema es que en una parte de su nuevo libro el colega dice que el universo sólo tiene la posibilidad de existir por las leyes físicas y estas son necesarias por la propia naturaleza de la materia no dejando espacio a un creador.

      La aplicación del método científico que obliga a descartar todo lo que no pueda refutado es como el asesino de la idea de Dios sino hay alguien que demuestre su existencia o deje espacio para la duda.

      Comentario por kike — 26 octubre 2010 @ 8:15 | Responder

      • Yo entiendo que lo que dice “el ruedas”, que lo lleva diciendo desde hace tiempo, y no sólo él, es que no es necesaria la idea de Dios para explicar el origen del Universo.

        Que se puede explicar la existencia de materia sin necesidad de meter un ser extraño de por medio. Básicamente se trata de un pequeño desbalance, que no se sabe a qué es debido (y cuando no se sabe, hay que seguir estudiando, no introducir duendes y hadas para explicar las cosas y quedarse satisfecho), en la cantidad de materia y antimateria. En el big-bang, la materia se canceló con la antimateria, pero en esa reacción había un poquitín más de materia, y es lo que dio origen al Universo.

        Comentario por Mendigo — 26 octubre 2010 @ 9:06 | Responder

  10. Si las creencias quedasen relegadas al ámbito privado, no existiría ninguna confrontación entre diferentes religiones (estoy de acuerdo, negocios y parcelas de poder e influencia) ni entre religiones y no-religiones, pero los que están seguros de que se van a salvar porque creen en el dios verdadero pretenden además salvar al resto de la humanidad, aunque sea a hostias. Hace tiempo que la dicotomìa religión si/no quedó obsoleta, la verdadera batalla debe librarse entre la construcción de un estado laico contra la imposición de un estado religioso, y el estado laico debe vencer, por poseer este una esencia democrática e igualitaria de la que aquel carece.
    Stephen Hawking no puede demostrar la inexistencia de ningún dios, de la misma forma que ninguna religión puede demostrar lo contrario, pero supongo que sus intuiciones le son muy válidas para vender más libros y a su vez dotar de razones a quienes en ellas creen.
    Muy afinado el apunte, Mendi, ignoraba que fueramos tantos.

    Comentario por picapiedra — 25 octubre 2010 @ 23:01 | Responder

    • En realidad no creo que Stephen Hawking se haya molestado en demostrar la existencia o no de Dios. Simplemente usando la lógica se llega enseguida a la conclusión de que no tiene sentido la existencia de Dios, al menos tal como lo plantea la religión cristiana.

      Mucha gente lo ha dicho antes, pero actualmente Stephen Hawking es la mente científica más reputada y seguida del planeta, por lo que sus comentarios abiertos sobre la (in)existencia de un dios incomodan especialmente a los ladron… digo a la iglesia.

      De todas formas si lo piensas la cosa es fácil: “Primero creo el mundo y al hombre y le hago saber quién soy… y luego me escondo detrás de esta nubecita para que no me vea”. ¿parece de chiste? pues sí, parece de chiste. Pero la coña es que mucha gente se lo cree.

      Comentario por marcostonhin — 25 octubre 2010 @ 23:48 | Responder

      • No te creas que es tan sencillo, a mi personalmente el Santo Tomas de Aquino me amarga la vida con la teoría del primer motor que se parece un montón a una teoría real de la existencia de Dios desde un punto de vista filosófico pero no compatible con el método científico.

        Para poder usar la lógica para eliminar a Dios necesitas unas premisas demostrables que demuestren ¬Dios. El “ruedas” dice que sus teorías por si solas obligan la existencia del universo así que Dios no es necesario lo cual no implica la no existencia del mismo sólo que elimina uno de sus “poderes”.

        Te reto a algo, demuestra la inexistencia del Monstruo Espagueti Volador en un universo infinito en dimensiones. :P

        Comentario por kike — 26 octubre 2010 @ 8:43 | Responder

        • Como demostrar la inexistencia de unicornios, de hadas, de trasgos…

          Pero es que es violentar la base del método científico. Quien debe aportar pruebas es quien presenta una teoría, una explicación (la existencia de Dios).

          Toda persona es inocente mientras no se demuestre lo contrario (o te acuse un pistolero uniformado). Toda teoría es falsa mientras no se demuestre lo contrario. Es higiene mental, porque teorías puede haber infinitas, hasta las más grotescas, y la enorme mayoría es imposible demostrar su falsedad de forma categórica. Además de que no hay tiempo para probar con las infinitas combinaciones de la no-realidad. Hay q centrar el tiempo en demostrar la adecuación con la realidad de las teorías que se proponen (por ejemplo, la teoría de cuerdas a la que aludes, con las 11 dimensiones, no infinitas).
          :P

          Comentario por Mendigo — 26 octubre 2010 @ 8:57 | Responder

          • En realidad la base del método científico sería más bien lo contrario a lo que dices. Su base, aunque parezca contradictorio, es: cualquier teoría se considera probable (que no cierta) mientras no se demuestre lo contrario. Cuantas más pruebas se hagan cuyo resultado concuerde con la teoría más probable es que sea cierta. Pero basta un sólo resultado negativo para concluir que es totalmente falsa.

            Comentario por marcostonhin — 26 octubre 2010 @ 14:05 | Responder

            • Sí y no. Al menos según entiendo yo el método científico (y no soy científico), la carga de la prueba sigue siendo, en cierto sentido, para quien propone la teoría. ¿En qué sentido? Quien propone una teoría que quiera tener validez científica debe diseñar los experimentos que podrían demostrar la falsedad de la misma. O sea, que si un creyente me dice que le demuestre que Dios no existe… le diré: vale, tú dime cómo y yo hago el experimento.

              Comentario por Red — 26 octubre 2010 @ 14:52 | Responder

              • Para ir fijando cosas, en un mundo más normal una teoría es el resultado de la inferencia de unos axiomas extraídos de unas pruebas realizadas en ciertas condiciones. En un mundo más cientifico eso no es posible ya que no se conocen todas las posibilidades y la teoría apoyada sobre la lógica (por economía de esfuerzo) permanece en pie mientras no sea refutada por nuevos datos, modificada o sustituida.

                Que probar (o no ser capaz de probar lo contrario) la existencia de Dios es una perversión del sistema científico como apunta mendi es cierto porque los axiomas de la existencia de Dios no pueden probarse repitiendo las condiciones.

                En el caso de la tía preñada sin pene es eso lo que le pasa, ¿podemos repetir el suceso? Va que no. ¿Podemos afirmar que no sucedió? Va que tampoco. ¿Es viable estudiar un hecho que pudo suceder o no? Fijo que no. Infinitas posibilidades. ¿por no poder demostrar que no, es que si? Aquí es donde la cagan todos los creyentes.

                Por cierto esto esta totalmente fuera del hilo :) como me gusta llevaros a mi terreno, sois muy facilones, ni invitaros a copas ni a cenar, ni deciros cosas cariñosas…

                Comentario por kike — 26 octubre 2010 @ 16:50 | Responder

                • No, si Marcos también tiene razón. Toda teoría que explique un aspecto de la realidad es admisible. En la medida en que se va demostrado con resultados experimentales la exactitud de esa teoría, pasa de ser hipótesis a verdad positiva.

                  La cuestión es que, la hipótesis de la existencia de Dios, de unicornios o de xianas no ha encontrado, después de milenios, ninguna prueba contrastable. Así que bien, la ciencia sigue abierta a aceptar la existencia de Dios, de unicornios y de xianas. Cuando adquieran la primera evidencia de su existencia, que la traigan y la analizamos. Y mientras tanto no tengan esa corroboración a su hipótesis, que se callen y sigan buscando, y dejen de dar por evidente un producto de su imaginación.

                  Comentario por Mendigo — 26 octubre 2010 @ 21:20 | Responder

                  • Ya no sé si me he perdido con tanta filosofía…. ya os vale con el nivel que le meteis a todo!
                    Quizá tiene razón mi mamá, nunca debí dejar el blog de los teletubbies :-(

                    Lo del método científico más o menos lo sigo, pero en otros puntos francamente me pierdo… eso de que la frotación con puntita de pene es un suceso irrepetible… pues como que no lo acabo de pillar… :-(

                    Al tema:

                    Lo de aplicar el método científico a la discusión sobre Dios no aporta nada, porque las construcciones mentales no forman parte del mundo natural objeto de la ciencia. A ver como se puede demostrar la existencia del alma o la vida más allá de la muerte. Que me parece que algunos andais un poco perdidos:
                    Ciencia = lo natural
                    Religión, Dios, etc. = lo sobrenatural
                    o sea que son cosas distintas, no mezclemos que no se puede.

                    Hawking dice que puede explicarse el orígen del universo sin necesidad de Dios, o sea que en su terreno científico no hace falta Dios, pero no habla de lo que pueda ocurrir fuera de ese terreno, por ejemplo no dice que Dios no existiera antes del orígen.
                    Lo que sí está empíricamente observado por repetición infinita es que ningun descubrimiento científico puede conseguir que un fiel creyente deje de serlo (lo cual por correlación nula demuestra que ciencia y fé son cosas independientes).

                    Y en una cosa tienen razón los creyentes: el trabajo de la demostración le toca a los otros. Dios no es una teoría que acaban de presentar unos chalados (en ese caso sí deberían demostrarlo), sino que se trata de una creencia anterior al método científico, así que al último le toca el trabajo duro, y mientras nadie pueda demostrar lo contrario, que cada uno piense lo que quiera.

                    Yo, personalmente creo que:
                    La existencia de Dios es indiscutible…
                    o sea, que no se discute, a no ser que uno no tenga nada más que hacer que perder el tiempo mi-se-ra-ble-men-te!!!!!!!

                    Comentario por Josep — 27 octubre 2010 @ 0:38 | Responder

                    • Lo explico de otra manera: me la trae al pairo si dios existe o no existe, o si es posible demostrar su existencia o su inexistencia. Lo que me preocupa es arrebatar el poder real, verdadero, omnipresente que las religiones tienen sobre TODA la humanidad, incluidos las personas que tenemos la certeza de que dios no existe. Todo lo demás está muy bien como ejercicio retórico y lucimiento en capacidades de lógica (reconozco que me habéis dejado acojonado), pero da poco más de sí.

                      Comentario por picapiedra — 27 octubre 2010 @ 17:21

                    • Josep, pero es que la misma dicotomía entre el mundo natural vs el mundo sobrenatural no es admisible científicamente.

                      Mundo natural es la realidad, mientras que “mundo sobrenatural” no deja de ser un mundo de ficción, como el cuento de Alicia. No es que la ciencia no alcance su conocimiento, como ha iluminado con su luz las galaxias más lejanas o la estructura íntima de la materia, por encontrarse en otro plano de la realidad (por encima, como sugiere su nombre).

                      No, la ciencia trata de todo lo que existe. Si no es, ni puede ser conocido por la ciencia es por la simple razón que no existe, es pura imaginación.

                      Comentario por Mendigo — 27 octubre 2010 @ 18:34

                    • Y sí, Pica, estoy de acuerdo.

                      Da igual que exista o no exista un ser supremo. Lo que sabemos positivamente es que existe una organización religiosa, llamada Iglesia Católica, que ha sido durante siglos el ancla que ha impedido el avance de la sociedad. Siempre defendiendo los privilegios y a los privilegiados, siempre contra todo lo que suponga un avance social y contra los que lo prueben. La iglesia, las religiones, han sido históricamente las grandes enemigas de la libertad del género humano.

                      Así que, es cierto, para qué perder el tiempo hablando de Dioses. Es evidente que las religiones existen, y son un obstáculo para el progreso. No necesitamos saber más: hay que derribarlas.

                      Comentario por Mendigo — 27 octubre 2010 @ 18:42

                    • Mendigo, eso no es cierto, la dicotomía natural vs sobrenatural no puede ser tratada por la ciencia porque lo segundo no entra en su campo.
                      Ojooo, que yo no digo que crea en el mundo sobrenatural, digo que si alguien lo cree, allá él, yo no se lo niego. Probablemente sea una ficción, pero yo no sé si es cierto y no me meto. Y supongo que tu no crees que la ciencia ya alcance a explicarlo todo. Pues en esos rincones inexplorados puede vivir lo sobrenatural, siempre habrá un último refugio para el espaghetti volador, y no podemos negarlo porque no podemos saberlo.

                      Creo que no acabamos de coincidir en el punto de vista porque yo soy agnóstico y tu eres ateo.
                      Ni una palabra para los agnósticos en tu brillante post, una mancha en el brillo, más bien un agujero negro.

                      Para un agnóstico puro, los ateos son otra religión, la no-religión con sus propios dogmas.

                      Comentario por Josep — 27 octubre 2010 @ 23:07

                    • Lo cierto es que ni soy ateo ni lo dejo de ser, Josep.

                      No, podría haber un ser superior. Vale, lo admito. Me basta con destruir todas las religiones. Si después de demoler hasta la última piedra las supersticiones atávicas, aún queda algo de inteligente en postular la existencia de un ser supremo, pues estupendo.

                      En cualquier caso no, no estoy errado. El objeto de estudio de la ciencia es LO REAL. Lo que existe. Cosa bien diferente es que tal o cual fenómeno no haya podido ser aún explicado por la ciencia ¡hay tantas cosas que aún desconocemos! Pero si existe, compete a la ciencia.

                      Lo que no compete a la ciencia (quizá a la neurología, o a la psicología evolutiva, o la sociología cognitiva…o yo que sé) es la imaginación. El mundo de lo no-real compete a la literatura, en el mejor de los casos.

                      Comentario por Mendigo — 28 octubre 2010 @ 10:49

    • Como digo, más que probablemente sea MÁS.

      Aunque sólo sea porque una gran cantidad de chinos, más de la mitad, no profesan religión alguna. Y los chinos son buena parte de la población mundial.

      En los países desarrollados se nota la influencia de décadas de escolarización, de libertad de expresión, de democracia.
      En Bélgica un 42% pasa de religiones, y en la vecina y própera Holanda, sube a más de la mitad
      Canadá sobre un 25%
      El 68% de los checos, sobre el 60% de los estonios y más de un 20% de letones (y ahora, además, tampoco creen en el FMI)
      El 20% de australianos y el 35% de neozelandeses
      Un 77% de los franceses no cree en ningun Dios
      Curiosamente, el 20% de los italianos pasa del Papa, de su Dios, y de cualquier otro
      Más del 70% de japoneses, y esos son unos cuantos
      Más de la mitad de los coreanos
      Con los rusos, las cifras bailan, pero al menos un 20% pasa de creer en fantasmas.
      la cuarta parte de los eslovenos
      un tercio de los suecos
      puede que casi la mitad de los ingleses y la mitad de los alemanes
      En los muy beatos USA, un 15% de los ciudadanos pasa de monsergas. Muchas veces más que mormones, que judíos, que musulmanes, que hindues…y sin embargo viven arrinconados, en un país donde en algunos estados es obligatorio ser creyente para acceder a un cargo público. No entiendo como un 15% de la población no reclama más respeto a sus creencias, o a sus no-creencias, especialmente cuando dentro de ese 15% está la intelectualidad del país.
      ¿Y en España?
      Según la Wiki, entre un 19 y un 43% de personas no religiosas. Según la Iglesia, el 96% de los españoles somos católicos. La cuestión es que yo no conozco a casi nadie que aún siga yendo a misa, o se preocupe de esos temas. Como mucho, se casan por la iglesia, para que no toquen los huevos los padres, y por lo mismo bautizan al crío. Y no vuelven a acercarse por la iglesia en su vida. Pero vamos, que muchos ya ni eso, que ya se bautizará el crío cuando sea adulto y sepa dónde se mete.

      Así que sí, somos unos cuantos, y la cifra va creciendo conforme el conocimiento se expande. Esta es la mejor señal, que tenemos la cultura de nuestro lado.

      Por lo demás, quizá algún día se entienda que un estado laico no es un estado que prohíba las religiones, sino un estado que no obligue a adoptar ninguna creencia en concreto.

      Por ejemplo, el crucifijo en la jura de cargos.

      Por ejemplo, el concordato con el Vaticano, a cuya sucursal española le recaudamos impuestos.

      Por ejemplo, los profesores de religión en las escuelas públicas, adoctrinando a los niños en una fe en concreto con dinero público. Habiendo sido nombrados a dedo por el obispado.

      Por ejemplo, la red de centros concertados de la iglesia, recibiendo dinero público para perpetuar su doctrina.

      et caetera

      Comentario por Mendigo — 25 octubre 2010 @ 23:55 | Responder

  11. Excelente post. Visto así, un creyente de una religión cualquiera es ateo de todas las demás. Lo que nos distingue a los ateos es que no hacemos esa excepción arbitraria.

    Lo cual también me hace pensar que la célebre apuesta de Pascal habría que generalizarla a todas las religiones, y creer en el dios que más nos ofrezca. Por ejemplo, el paraíso cristiano es maravilloso porque nos dicen que lo es, pero no es muy concreto. En cambio, Alá reparte huríes.

    Comentario por Red — 26 octubre 2010 @ 11:55 | Responder

    • Sip, lo cual hace pensar que el cielo de Mahoma no está pensado precisamente para la comodidad de las mujeres ni los homosexuales. Ni siquiera para los abstemios, pues a ver qué haces en un jardín donde de las fuentes mana vino. Curioso, que lo prohíban en la Tierra y lo ofrezcan a kilolitros en el cielo. Joder, si tan bueno es…

      Como decía un borrachuzo, algo debe de tener el vino cuando lo bendicen…

      Por cierto, que la idea de que todos somos ateos de X Dioses (y X es un número enorme, todos los Dioses que la imaginación humana ha creado), menos los ateos que lo somos de X+1…es muy vieja. Sólo he hecho expresarla de otra forma.

      Comentario por Mendigo — 26 octubre 2010 @ 21:13 | Responder

      • ¡Vaya! No estoy muy familiarizado con el Islam, pero si las huríes son necesariamente vírgenes femeninas (y es verdad que siempre he oído hablar de “las” huríes), pues es verdad que parece más bien un paraíso pensado para los varones heterosexuales, y quizá a las mujeres lesbianas (habría que consultar a algún ulema de confianza si a ellas también les corresponden las huríes).

        ¡Pero eso no tiene que ser un problema! Volviendo al razonamiento de Pascal, que no da ningún argumento a favor de la verosimilitud de ningún dios, sino que sólo apela a las consecuencias de creer o no creer, podríamos generalizar aún más: no sólo podemos elegir entre las religiones que han existido, sino que el argumento es igualmente válido para cualquier religión que uno pueda imaginar. Así, los homosexuales, las mujeres heterosexuales, las lesbianas y los bisexuales podrían optar por su versión del Islam, con huríes mujeres, hombres, o variadas, según los gustos de cada cual. Los abstemios tendrían un paraíso donde las fuentes manan zumo de piña para el niño y la niña, y los borrachos no tendrían que esperar a la vida ultraterrenal para disfrutar de sus licores favoritos.

        ¿Por qué contentarnos con un menú de religiones si podemos tener una religión a la carta?

        Comentario por Red — 27 octubre 2010 @ 9:02 | Responder

        • De alguna manera, es lo que hace todo creyente: crearse un Dios a imagen y semejanza…de su superego.

          También los católicos se construyen una religión que se adapte a sus necesidades. Por ejemplo, ves a familias muy católicas que tiene uno o dos hijos. ¡Hipócritas! ¡Fariseos! Es casi seguro que están usando algún medio anticonceptivo. Es decir, están excluyendo la procreación del acto sexual, puro fornicio contrario a las leyes ¿eternas? de Dios.

          Es evidente el pecado, cuando pasan las semanas y ella no se vuelve a quedar embarazada. Sin embargo, todos comprenden y callan, y el cura mira hacia otro lado, cuando su obligación sería amonestar a la pareja que usa del sexo sólo para darse placer, de forma egoísta. :P

          Comentario por Mendigo — 27 octubre 2010 @ 9:39 | Responder

  12. Olá:
    Vistes o que lle pasou hoxe a Revista Retranca, censurada por un mexapilas?

    http://revistaretranca.blogspot.com/2010/10/revista-retranca-secuestrada-pola.html

    Saúdos

    Comentario por Calamardo — 26 octubre 2010 @ 17:46 | Responder

    • Sí, é a noticia do día (con permiso do pulpo Paul).

      Esa é a democracia que temos. Despois poñen a parir a Chávez polo control dos medios de comunicación, coma se aquí nos lucise tanto o pelo…

      Comentario por wenmusic — 26 octubre 2010 @ 20:10 | Responder

      • Fixéronlle un favor da hostia, ós de Retranca. Dístevos de conta que xeito máis sinxelo de gañar publicidade gratuita? De sabelo antes, cagábanse en Deus en todas as lingoas para que o paiaso da imprenta lles dese a negativa.

        A xente de Retranca son unha mostra de que ainda queda esperanza nun rexurdimento da cultura e idiosincrasia galegas. Ben por eles!

        Comentario por Mendigo — 26 octubre 2010 @ 21:06 | Responder

        • A verdade é que “Retranca” ven sendo o noso “elJueves”, e resulta curioso que se repita a historia, coma cando secuestraran esta revista polo do Felipe e a Leti e o cheque bebé…

          Comentario por wenmusic — 29 octubre 2010 @ 14:58 | Responder

          • Sí, é certo, eu tamén pensei en El Jueves cando lin a nova.

            Comentario por Mendigo — 29 octubre 2010 @ 15:05 | Responder


RSS feed para los comentarios de esta entrada. TrackBack URI

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El tema Rubric. Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 221 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: