La mirada del mendigo

21 agosto 2011

Abracadabra

Filed under: religión — Mendigo @ 12:10

Vale, no soy original, estoy recuperando una entrada de hace un par de añitos. Pero mira, tampoco la Iglesia se distingue por la originalidad en sus invectivas contra todo lo que escape a su universo moral.

Y puestos a hacer autobombo, recomiendo otras entradas viejas de la categoría de Religión: Chamanes, Casualidad, Dios es amor

+
+
+

Edito:

Alberto Garzón – ¿Intolerancia religiosa o lucha de clases?
Vicenç Navarro – La militancia antilaica de la Iglesia
La pizarra de Yuri – El origen de Dios

About these ads

7 comentarios »

  1. Ay uy uy… A ver si vas a parecer un guionista de Hollywood, haciendo remakes y cosas así… :P

    Comentario por wenmusic — 21 agosto 2011 @ 12:26 | Responder

    • Si los Simpson pueden, por qué yo no?
      ;)

      Comentario por Mendigo — 24 agosto 2011 @ 22:20 | Responder

  2. Por tu culpa llevo leyendo cinco horas saltando de un post a otro …. Al final me quitan el ordenador, ya verás ….

    Man’ gustao’ los repasos sobre las religiones (en general, las semíticas en particular) y obligarme a recuperar estudios, sensaciones y discusiones pasadas. No hay nada como enseñar (incluso en el sinónimo conceptual de provocar) para hacernos más libres.

    No sé si mis hijos te agradecerán el espoleo o repasarán tu familia por incitarme.

    (Pdta.: lo agradezco por lo que me toca, pero los remakes sirven pa’ los nuevos, pero aburren a los viejos)

    Comentario por pedro — 21 agosto 2011 @ 14:35 | Responder

    • Bueno, encantado de que te hayan gustado.

      De todas formas, yo lo que quiero es suscitar el debate. No tengo el monopolio de la verdad ni pretendo convencer a nadie de que abrace mi doctrina. De hecho, me llevo frecuentemente la contraria… Sólo pido a la gente que razone lo que dice (lo cual es difícil con los religiosos, porque tienen la maldita costumbre de repetir las frases que aprendieron en la catequesis).

      Comentario por Mendigo — 24 agosto 2011 @ 22:24 | Responder

  3. Recuerdo esa entrada sobre los chamanes católicos.

    Por lo menos los hechiceros y chamanes antiguos buscaban soluciones en la naturaleza independientemente de los dioses, para estos fundamentalistas vaticanos la naturaleza no existe, es ciencia y como tal es tabú buscar la vida en ella.

    Comentario por Javi — 21 agosto 2011 @ 15:16 | Responder

    • Bueno, usaban a la naturaleza en sus pócimas, pero también invocaban a unos Dioses o Espíritus que les conferían, junto a sus conocimientos de la farmacopea natural, poder sobre el resto de la tribu.

      Ahora, tienes razón en que el Vaticano usa la Naturaleza de una forma contradictoria (no existe eso que llaman la ley natural, es absurdo, las leyes nos las damos los humanos) y, sin embargo, desconfía de ella para explicar la creación del Universo, de los seres vivos, de la Humanidad.

      Comentario por Mendigo — 24 agosto 2011 @ 22:31 | Responder

  4. Una cita (un poco larga), a ver si os inspira:

    “¿De dónde vienen los dioses? ¿Adonde van?

    El filósofo de las religiones Koomi de Smale intentó responder a estas preguntas en su libro Ego-Video Liber Deorum, el cual podría traducirse en lengua vernácula como “Dioses: una guía para el observador”.

    La gente decía que tenía que haber un Dios Supremo porque, de lo contrario, cómo podía existir el universo, ¿eh?

    Y por supuesto que estaba claro que tenía que haber, dijo Koomi, un Ser Supremo. Pero dado que el universo estaba un tanto liado, también era obvio que el Ser Supremo no lo había creado. Si lo hubiese creado y siendo Supremo, entonces habría hecho un trabajo mucho mejor y se hubiese esmerado bastante más, tomando un ejemplo al azar, en cosas como el diseño de la fosa nasal común. O, para decirlo de otra manera, la existencia de un reloj bastante mal montado probaba la existencia de un relojero ciego. Bastaba con mirar alrededor para ver que se podían introducir mejoras en todas partes.

    Aquello sugería que el universo probablemente había sido montado con cierto apresuramiento por un subordinado mientras el Ser Supremo no estaba mirando [...].

    Así pues, razonó Koomi, elevar plegarias al Ser Supremo no era muy buena idea. Con eso sólo conseguirías atraer su atención, y podías acabar metiéndote en un buen lío.

    [...]. La teoría de Koomi era que los dioses surgen, crecen y prosperan porque se cree en ellos. La creencia es el alimento de los dioses. Inicialmente, cuando la humanidad vivía en pequeñas tribus primitivas, había millones de dioses. Ahora tendía a haber sólo los pocos muy importantes: los dioses locales del trueno y el amor, por ejemplo, tendían a juntarse como charcos de mercurio conforme las pequeñas tribus primitivas se iban uniendo y se convertían en enormes, poderosas tribus primitivas provistas de armas más sofisticadas. Pero cualquier dios podía participar en la competición. Cualquier dios podía empezar siendo pequeño. Cualquier dios podía crecer en estatura a medida que se incrementaban sus creyentes, y empequeñecerse a medida que estos disminuían. Era como un gran juego de serpientes y escaleras. A los dioses les gustaban los juegos, con tal que fueran ganando.

    La teoría de Koomi se basaba en buena medida en la herejía gnóstica, que tiende a poner patas arriba la totalidad del multiuniverso cada vez que los hombres se levantan después de haber estado arrodillados y empiezan a pensar durante dos minutos seguidos, aunque la conmoción de la altitud repentina tiende a hacer que los procesos mentales sean un poco precarios. Pero pone muy nerviosos a los sacerdotes, los cuales tienden a expresar su disgusto de la manera tradicional.

    Cuando la Iglesia omniana se enteró de lo que había dicho Koomi, lo exhibió públicamente en cada una de las poblaciones del imperio de la Iglesia para demostrar los fallos esenciales que contenían sus argumentos. Había un montón de poblaciones, así que tuvieron que cortarlo en trocitos muy pequeños.”

    Terry Pratchett, “Dioses menores”

    (Si no os inspira, al menos espero que os haya hecho sonreir)

    Comentario por santi — 30 septiembre 2011 @ 1:28 | Responder


RSS feed para los comentarios de esta entrada. TrackBack URI

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El tema Rubric. Blog de WordPress.com.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 219 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: