La mirada del mendigo

15 abril 2012

Repugnante

Filed under: política — Mendigo @ 20:35

Veo este vídeo promocional en el blog de Hugo Martínez Abarca:

No parece gran pericia, descerrajarle al animal un tiro en el cerebro. Ni tan siquiera hay que tener puntería. A este machote le metía yo la escopeta por el culo. Si en vez de escopeta, tuviera que acometer al elefante con lanza, el blanquito de mierda éste se cagaba en los pantalones.

El tirador parece ser también Jeff Ran, el mismo cretino que aparece en la famosa foto junto con el crápula:

elefante juan carlos

crápula.
(Del lat. crapŭla, y este del gr. κραιπάλη).
1. f. Embriaguez o borrachera.
2. f. Disipación, libertinaje.
3. m. Hombre de vida licenciosa.

No sabemos si para abatir al elefante antes lo emborracharon, como hicieron con Mitrofán, el oso ruso amaestrado que asesinó el rey. Un año antes, soliviantó a la opinión pública Rumana al saber que también había estado en su país, matando 9 osos pardos cuyas pieles también acabaron expuestas en la Zarzuela.

Me da asco la caza, me repugna la idea de acosar y disparar contra un animal. Absolutamente justificable cuando se trataba de supervivencia, pero encontrar placer en quitarle la vida a un animal me parece un desorden psicológico. Útil el oficio de matarife, pero si disfrutase sacrificando reses yo me empezaría a preocupar…

Pero encima, disparar a animales protegidos, cuando hay miles de personas que están trabajando por la supervivencia de su especie, como es el caso del oso pardo en Europa o del elefante africano (catalogado como “vulnerable” por la UICN).

Ya no se trata de qué clase de cerdo se dedica a disparar contra seres vivos, es que hay que ser muy cerdo para participar en el circo macabro de las cacerías. Pobres lugareños que hacen el oficio de perros acosando al animal hasta conducirlo y ponérselo en bandeja al preboste de turno. Una execrable cobardía. Ni tan siquiera opones el esfuerzo y la pericia a la miseria de matar un animal con un arma de fuego. Lo mismo que apostarse en los puertos del Pirineo para disparar contra las aves migratorias que, tras miles de kilómetros de vuelo, hacen el esfuerzo de ganar altitud para superar la cordillera, pasando cerca de tierra.

La caza es moralmente repugnante, por el daño gratuito causado a un ser; extremadamente cobarde, por el desequilibrio que hay entre cazador armado y presa; pero hay ciertos tipos de caza que son de lo más ruin e innoble, una pura masacre sin mérito alguno (más que pagar lo que se pide por un puesto de caza).

Despreciable, lo haga quien lo haga (que esto de pasar un día campestre pegándole tiros a animales es algo que apasiona a media España, y no siempre la más diestra).

juan carlos bufalos

Pero resulta que, de nuevo, el lamentable espectáculo lo da el Jefe del Estado, el que se supone que tiene por oficio representarme. Que trabaje de otra cosa, se le daría mejor hacer de muletillero, de ingeniero aeronáutico, de zapatero remendón, pero que abandone el oficio de relaciones púbicas porque es vergonzoso verle arrastrar su patética figura de playboy trasnochadísimo. No le pido la inteligencia para escribir sus discursos, ni tan siquiera la capacidad de memorizarlos, pero al menos sí el oficio de leerlos sin ese tono monocorde, que se nota demasiado que a él es al primero que le trae al pairo lo que está diciendo. Es que ni eso sabe hacer bien.

Por cierto, el mismo ¡Zarzalejos! es quien le adscribe una nueva concubina. Me parece estupendo que haga con su vida lo que quiera, pero no con mi dinero. Y, sobre todo, con el dinero conseguido con sus negocios privados usando como palanca el cargo de Jefe del Estado Español que el dictador le entregó.

En fin, paso bastante de las andanzas de la rama colateral de los Bourbon que la monarquía francesa impuso en España. Pero la imagen de tan estupendo animal sacrificado de forma tan estúpida, cobarde, inútil me ha enfurecido. Ya tiene el yayo edad para dedicarse a quehaceres más propios de su edad, como sentar la cabeza, leer un libro, y dejar de avergonzarnos continuamente con sus trofeos de caza cinegética o sexual.

Si los elefantes pudieran votar, también votarían REPÚBLICA.

Ellos no pueden.

Y TÚ TAMPOCO. :P

El tema Rubric. Blog de WordPress.com.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 218 seguidores

%d personas les gusta esto: