La mirada del mendigo

24 enero 2013

La primera huelga de la historia

Filed under: Historia — Mendigo @ 1:01

Momia Aullante

A buen seguro no fue la primera huelga de la historia, pero sí que es la primera de la que nos ha llegado noticia.

El 10 del segundo mes de Peret (es decir, el 5 de Enero) del vigesimonono año de reinado de Ramses III (hace 3.179 años) los trabajadores del Valle de los Reyes abandonaron su puesto de trabajo ante el retraso en el pago de las nóminas y marcharon al templo (lugar no sólo de culto, sino también centro administrativo) a demandar lo que les correspondía. El primer día hicieron una sentada, y recibieron poco más que promesas. Al siguiente día okuparon el templo (el Rameseo) y ya recibieron algo más sustancioso.

Este fue el punto de partida de una serie de huelgas que les enfrentaron a una administración ineficiente, un gobierno corrupto y un clero rapaz, que engordaban a costa de sisar en la retribución de los trabajadores.

Así que, como veis, la huelga es una institución mucho más antigua que la Iglesia Católica. De hecho, es medio milenio más antigua que la misma Torah, el núcleo más antiguo del Tanaj (que los cristianos llaman Antiguo Testamento). Más antigua que Buda y que Confucio, más antigua que cualquier religión que se siga practicando en el mundo. Es más antigua que la misma noción del dinero, la huelga es más antigua que cualquier nación, incluso la milenaria China, y por supuesto que cualquier Estado, incluso el viejo Estado español y su medio milenio de historia palidece ante la tradición de la lucha obrera, tres veces milenaria.

Por otra parte, hay que remarcar que estos trabajadores (obreros especializados en la construcción de las tumbas reales, unos privilegiados dentro de su clase) se levantaron contra el poder más absoluto, omnímodo que quizá haya existido en la historia: el faraón era Dios, era Rey, era Juez, era dueño de todo y de todos. Ramses III es, de hecho, el último de los grandes faraones del Imperio Nuevo. Si ellos se atrevieron, no hay excusa posible para nadie.

Si os interesa algo más del suceso, podéis acudir a la red. Yo os propongo un par de páginas.
Egiptomanía
Egiptología

Lo que los egiptólogos no os podrán contar es cómo acabó esa historia. Para eso no hay que descifrar los jeroglíficos en los ostraka sino leer los periódicos: a nosotros nos toca escribir un capítulo más de esa historia. Capítulo que, a buen seguro, no será el último.

¿Para qué sirven las huelgas? Bueno, aquellos trabajadores egipcios recibieron unos sacos más de cebada, aunque sabemos que tuvieron que mantener la presión para que se cumpliese lo pactado. Pero también sirvió para que hoy estemos hablando de aquellos bravos, tres mil doscientos años más tarde. Irónicamente, aquellos trabajadores conquistaron lo mismo que perseguía el faraón con sus megalómanas e inservibles construcciones (ni que fueran diseñadas por un tal Calatrava): recuerdo imperecedero.

¿Y que pasó con el omnipotente faraón, divino guardián del Maat? Bueno, unos años más tarde le rebanaron el pescuezo en una conjura palaciega. Vamos, que murió como mueren los puercos el día de matanza. Para eso tanto oro y tanta pirámide, para morir asesinado por encargo de su mujer y un hijo segundón con ambiciones de trono.

¿Y qué le pasó al parricida? Bueno, pues parece que al príncipe Pentawere, que así se llamaba el rapaz (tenía 19 años) la sed de poder le quemó la garganta antes de tiempo, y siguió los pasos de su divino padre pocos días más tarde, como podemos saber por los documentos legales de la época. Se trata de la momia con la que abría el artículo y, por la expresión de su cara (hasta su identificación por medio del genoma, se le conocía como “la momia aullante”) no parece haber abandonado esta vida en paz precisamente.

Curiosamente, muchos de los huelguistas no sólo sobrevivieron al divino faraón sino incluso a su hijo. Con menos oropel y más trabajos, pero al menos vivieron y murieron con el alma tranquila, sin la desgracia de ser degollado por tu propio hijo, total, por un pedazo de gloria que es bastante menos que un saco de cebada.

Mejor vivir entonces con dignidad y sin dignidades, escuchando a Filomena sobre el chopo de la fuente.

¿Os gustan las morcillas? A mí, me encantan. ;)

About these ads

33 comentarios »

  1. !Perseguis a la gente de quien dependeis, preparamos vuestras comidas, recogemos vuestras basuras, conectamos vuestras llamadas, conducimos vuestras ambulancias y os protegemos mientras dormis. . . Así que no te metas con nosotros.”

    Película el club de la lucha.

    Salud!

    Comentario por Escéptico — 24 enero 2013 @ 4:05 | Responder

    • A muchos nos encanta esa peli. :)

      Pero lo de volar la sede de las tarjetas de crédito es un poco naïf. Se pueden hacer cosas mucho mejores…

      Comentario por Mendigo — 24 enero 2013 @ 20:13 | Responder

      • Para empezar despacito… pagar a la madera de forma directa (ya la mantenemos, solo falta que se enteren… es más se autopagan jajaja ) y que los bomberos sellen su jaula y tiren las llaves …. ;-)… claro que pillarlos a todos dentro va a estar jodio jojojo!!!… igual si simulamos qué es perpigñan y que echan la unca vista obra de Pajares y esteso: ” El duque… em…pal…mao” cuela jajaja

        Salud Tronk!

        Comentario por Escéptico — 25 enero 2013 @ 2:08 | Responder

  2. Joder, no sabía que el faraón de Egipto fuera un uruk hai.

    Comentario por HugoMMH — 24 enero 2013 @ 14:28 | Responder

    • He tenido que mirar a qué demonios te estabas refiriendo. Joder, qué mal andamos…

      Si te paras a pensar, aunque ahora lo vemos con esa expresión tan sobrecogedora, quizá fuera un chaval agraciado. Has visto la momia del padre, de Ramsés III? Es divertida, con los dientecitos de conejo asomando.

      Comentario por Mendigo — 24 enero 2013 @ 20:17 | Responder

      • Era mucho más guapo su hijo, !andondevaparar! Por cierto, yo estoy con Mordor, una sociedad igualitaria, industrial, que ha transformado a hermosos elfos inmortales en ciudadanos, donde no cabe la magia, que lucha contra un mundo sumamente clasista y en la que todo lo sucio y putrefacto viene de la propaganda de los que ganaron la guerra: ya sabemos, los Rouco de capa gris y los salvapatrias minusvalorados que llegan a rey.

        Comentario por HugoMMH — 25 enero 2013 @ 15:38 | Responder

        • Eso me suena a “El último anillo” de Kiril Yeskov

          Comentario por Luis Candelas — 27 enero 2013 @ 23:52 | Responder

          • Y le suena bien

            Comentario por HugoMM — 29 enero 2013 @ 14:57 | Responder

  3. Por cierto, el otro día leí una frase muy ocurrente: el trabajo (asalariado) es la prostitución más antigua del mundo.

    Comentario por HugoMMH — 24 enero 2013 @ 14:30 | Responder

    • Bueno, es que realmente la prostitución bajo la figura del proxeneta no es más que un caso particular de trabajo asalariado. Quizá se ve muy claro, muy descarnado, el chulo se lleva la mayor parte de la pasta pero sin tener que poner el culo.

      Pero…¿acaso no es la misma relación en cualquier empresa?

      Comentario por Mendigo — 24 enero 2013 @ 20:14 | Responder

      • El progreso es una intención, no un hecho. Las sociedades no progresan, luchan por progresar. Y ya ha habido ministros en Europa proponiendo que la gente trabaje sin salario para hacerse un curriculum. Incluso la responsabilidad del costo del aprendizaje recae sobre el trabajador, al que ya no costean su formación ni se le paga por lo producido. Con el generalillo un obrero ni cobraba ni era pagado por su aprendizaje. Y eran muy pocos a los que se le permitía el acceso a la maestría. Mi abuelo, pintor de brocha gorda, restauraba cuadros, madera y puertas de iglesias; fabricaban sus propias pinturas. Eran en cierto sentido artistas. Eso es feudalismo, alguien decidió que valía para ello y todo lo que le enseñaron era secreto, no podía enseñar. Ahora es peor, es eso pero con una deuda que mi abuelo ya pagó por el hecho de seguir las instrucciones y el ritmo. Lo que mi abuelo aprendió pudo legarlo, al estudiante del futuro sólo le quedaran deudas que nada tienen que ver con su oficio: puta, la cama y gracias por no pegarme.

        Comentario por HugoMMH — 25 enero 2013 @ 15:20 | Responder

        • Por cierto, con el generalillo un obrero ni pagaba ni cobraba por su aprendizaje, las leyes de la errata :)

          Comentario por HugoMMH — 25 enero 2013 @ 15:49 | Responder

  4. Ya pero ahora es politicamente incorrecto hacer huelga porque si la hacen los de la limpieza crean un problema de salud pública ,si la hacen los médicos se pierden consultas y operaciones y es un problema para el paciente ,si la hacen los de transportes son unos irresponsables que paralizan un servicio publico
    En fin nos hemos vuelto tan “civilizados” que tenemos que respetar los derechos de los demás
    Los únicos derechos que no merecen respeto son los de los trabajadores
    Estamos consiguiendo una sociedad tan civilizada que cuando te quedas en paro o trabajas y no te pagan solo tienes un
    arma morirte “dignamente” de hambre y hacerlo cuanto antes y sin tratamiento médico que la sanidad es muy cara y no se puede “despilffarrar ” tratando a gente “improductiva”
    ¿Como te quedas?

    Comentario por Amelia — 24 enero 2013 @ 17:29 | Responder

    • Buenas Amelia!

      Pero es que ese es el gran problema de los trabajadores en servicios públicos. Y, que yo sepa, no existe solución, o yo no se la veo.

      Si tú trabajas en una fábrica y paras, estás jodiendo al empresario. Como pares varios días, estás llevando su empresa a la ruina, y ya se avendrá a razones. Pero ¿qué pasa si eres conductor de metro y paras? A la Botella se la suda, porque no ha subido en su puta vida al metro. A quien estás jodiendo es al ciudadano, que además te conviene tenerlo de tu lado y no amargarle la vida. Por la Botella (o la Espe, o el jerifalte que toque, ahora que pienso el Metro de Madrid depende de la Comunidad) ya puedes tirarte en huelga mil años: no ofrece un servicio público, pero tiene coartada, la culpa es de los sindicatos. Y, de paso, arregla el problema del déficit con lo que se ahorra en salarios, con lo que le ayudas a cuadrar las cuentas. Vamos, que con la huelga en los servicios públicos aún le haces un favor al “empresario”. Habría que pensar en otro tipo de actuaciones, pero desde luego es un problema jodido (y más viejo que la tarara).

      Comentario por Mendigo — 24 enero 2013 @ 20:11 | Responder

      • Entonces habrá que inculcar conciencia de clase. La culpa no es de los trabajadores que dejan de trabajar (perdiendo su sueldo esos días! que todavía hay gente que dice que lo hacen porque son vagos!!) por pedir unas condiciones laborales decentes o para que se respete lo pactado. ¡No!, la culpa es del jefe (sea empresario o sea el político encargado de ello) que les quiere dilapidar sus derechos. Falta mucha conciencia colectiva, el egoísmo nos lo inculcan desde pequeños. Si no hay metro o está cortada la autopista es culpa de esos políticos que quieren quitarnos los derechos ganados. Lo que hay que hacer ver es quién es el verdadero culpable, y solidarizarse, porque en cualquier momento nos puede pasar a cualquiera.

        Comentario por Heráclito — 26 enero 2013 @ 15:13 | Responder

  5. ¿Morcillas? ¿que son las morcillas?, este es pais de chorizos.

    Comentario por Javi — 24 enero 2013 @ 20:50 | Responder

    • Pues habrá que comérselos después de ensartarlos y pasarlos por la lumbre.

      XDDDDDDDDDDDDDDDD

      Comentario por Mendigo — 24 enero 2013 @ 21:34 | Responder

  6. Soy un poco pesimista, porque sigo pensando que la gran diferencia entre los nuevos tiempos que corren es que hay un puñetero televisor en cada casa con el que atocinar al populacho. Eso no lo tenían en la época de los egipcios, ni los revolucionarios de principios del año pasado, ni nosotros hace 20 años, donde todavía existía un mínimo respeto por el telespectador. Vale, tenían las iglesias, pero es que hoy nos metemos tres horas de media de misa televisada.

    ¿Y cómo consuiguen tamaño atocinamiento generalizado? Apelando contínuamente a los instintos, desde el telediario de noticias sin información, desde la publicidad que recurre al sexo para vender cereales, desde el fútbol y desde un 95% de una programación dedicada a adormecer el pensamiento con bálsamos. Os habéis fijado que ningún telediario acaba mal? Cuando el instinto aflora la mente apaga el pensamiento racional. El merecido descanso al final de la jornada en el refugio del hogar se convierte en una tumba que cavamos cada día…

    Comentario por Pablitovich — 25 enero 2013 @ 13:49 | Responder

  7. Uno de los motivos por los que la gente no apoya huelgas es que no las consideran un medio eficaz para obtener los fines que se pretenden, y desgraciadamente puede que sea así. La huelga será efectiva como medio de presión si los trabajadores son dificilmente sustituibles, o bien porque sean trabajadores cualificados difíciles de encontrar, o bien porque haya pleno empleo y poca gente buscando trabajo, o bien porque la legislación laboral proteja al empleado y haga más costoso para un empresario despedir que ceder a las demandas de una huelga.

    En España se puede dar el primer caso, pero es raro, porque el trabajo en general es de mala calidad y baja cualificación (es triste, pero mayormente es lo que tenemos). Las otras dos circunstancias está claro que no se dan (no se han dado en nuestra historia reciente, y menos en los últimos tiempos).

    Con esto no quiero decir que las huelgas sean inútiles, simplemente contesto a la frase “Si ellos se atrevieron, no hay excusa posible para nadie”. Por supuesto que no nos enfrentamos a un poder tan grande como el de los egipcios que se rebelaron contra el faraón: pero quizá aquellos, a su vez, tenían un poder mucho más grande que cualquier currito de tres al cuarto hoy en día, pues eran trabajadores cualificados (como usted mismo dice: “obreros especializados en la construcción de las tumbas reales, unos privilegiados dentro de su clase”).

    Otra cosa, no sé si está últimamente empeñado en rescatar la gran literatura del Siglo de Oro español (antes Calderón, ahora Góngora). Sepa que si es así, tiene todo mi apoyo. Prejuicios aparte (mucha gente les tiene manía o piensa que son autores aburridos simplemente porque les obligaron a leerlos en el colegio) creo que aquel fue el momento más interesante, creativo y vivo de toda la literatura que se ha hecho en este país.

    Comentario por Javier Lázaro — 25 enero 2013 @ 16:22 | Responder

    • “Por supuesto que no nos enfrentamos a un poder tan grande como el de los egipcios que se rebelaron contra el faraón”

      O, dicho de forma menos idiota:

      “Por supuesto que no nos enfrentamos a un poder tan grande como el del faraón”

      (Escribiré cien veces en la pizarra: “revisaré mis comentarios antes de darle al botón de publicar”)

      Comentario por Javier Lázaro — 25 enero 2013 @ 18:23 | Responder

  8. Muy buenas! En mi opion ahora la gente tiene miedo de perder lo poco (o mucho) que tiene.Estamos mas preocupados por nuestros bienes materiales que por nuestros derechos y libertades. Y lo mas importante…..hasta que a una no le toca defenderse no sale a la calle a apollar a los demas, es mas comodo pasar la tarde delante de la “caja tonta” que en la calle defendiendo sus derechos (o de los demas). Asi que yo creo que ademas de atreverse a salir deberiamos unirnos y organizarnos.

    Comentario por Katyusha — 25 enero 2013 @ 22:09 | Responder

    • Hay esperanza; cada vez hay mas gente con el agua al cuello…

      Comentario por Koala — 26 enero 2013 @ 11:25 | Responder

      • Compañero, acabo de rescatar tus dos mensajes del spam, a punto de ser borrados.

        Disculpa por ello, no sé muy bien el criterio que sigue WordPress para considerar algo como spam o no. Temo que algún día se me escape uno (como esté en inglés, fijo que lo elimino).

        Comentario por Mendigo — 28 enero 2013 @ 11:56 | Responder

        • Por unos dias dudé si estabas haciendo boicot a tan adorable animalillo… XD
          Un blog fantastico y muy divertido, que no decaiga!

          Saludos tovarich!

          Comentario por Koala — 30 enero 2013 @ 17:00 | Responder

          • Los koalas comen eucaliptos? Por mí, encantado. Ya podrían venir varias divisiones de koalas a cepillarse tanta eucaliptada como hay por aquí!

            XDDDDDDDDDDDDDD

            No, en serio, disculpa. Es algo que me da mucha rabia, que alguien se tome la molestia de escribir en mi página y no sea publicado. Me parece una grosería y me sulfura que en mi casa algo así ocurra, aunque sea a mi pesar. A veces el filtro antispam salta cuando alguien sube muchos enlaces, pero hay casos en los que simplemente no me lo explico.

            Saludos, compañero!

            Comentario por Mendigo — 30 enero 2013 @ 22:18 | Responder

    • Eso por supuesto. Todas las movilizaciones que se están dando, hubieran sido inimaginables hace tan sólo cinco años. Pero claro, de aquella el capitalismo era estupendo, a pesar de que aquel tiempo llevaba en su seno ya la crisis.

      Comentario por Mendigo — 28 enero 2013 @ 11:38 | Responder

  9. [...] A buen seguro no fue la primera huelga de la historia, pero sí que es la primera de la que nos ha llegado noticia. El 10 del segundo mes de Peret (es decir, el 5 de Enero) del vigesimonono año de r…  [...]

    Pingback por La primera huelga de la historia | Botella medio llena | Scoop.it — 25 enero 2013 @ 23:30 | Responder

  10. Creo que fue por aquí hará un par de años ya hablamos de esa primera huelga. La leí contada con detalle en el magnífico libro “Los obreros de la muerte” del egiptólogo español Fernando Estrada Laza (Ed. Planeta, 2001), .
    Mendi, tal como lo cuentas es desde un punto de vista de izquierda actual, queda un poco distorsionado ( también lo están las referencias que pones). Sin duda fue una huelga con todas las letras, pero no le pongamos tintes heroicos, se parecería más a una huelga de esas que hacían los pilotos de Iberia. Esos trabajadores de las tumbas no eran “obreros” en el sentido que ahora entendemos, en el antiguo Egipto los obreros eran esclavos, y poca capacidad de protesta tenían los pobres. En cambio los trabajadores de las tumbas reales tenían un poder indirectamente religioso que les permitía plantarse ante el mismo faraón, y éste no se atrevía con ellos. Hay que situarse en la época: los faraones necesitaban asegurarse su vida en el otro mundo, y para ello necesitaban tener preparada la tumba en el momento de la muerte. Estas obras requerían años, y solo aquellos especialistas podían hacerlas; por ello no era imaginable que fueran castigados duramente. Tampoco podían ser reemplazados, pues el faraón siempre tenía contratados a los mejores porque de la calidad de la tumba dependía la calidad de la otra vida.

    Pero todo ello no quita una enorme similitud con nuestra actualidad: en Egipto vivían una época de crisis económica provocada por la presión de enemigos externos. En esa situación, los poderosos del país ya no podían obtener riquezas del exterior y respondieron esquilmando abusivamente los recursos de su propia clase media. Las protestas de los trabajadores fueron calmadas con promesas del mismísimo faraón que no acabaron de cumplirse y provocaron más huelgas, las cuales recibieron más promesas que tampoco se cumplieron (primer antecedente histórico de programa electoral moderno). Hubo también alguna revuelta violenta pero sin resultado positivo; la crisis era sistémica y la corrupción se extendía mientras los pocos recursos eran desviados a una poderosa casta sacerdotal que disputaba el poder al faraón. La prolongación de la crisi debilitó progresivamente a los trabajadores, y tras sucesivos ERE se llegó al cierre final y abandono del Valle de los Reyes.
    Hace tres milenios, han pasado muchas civilizaciones, pero el molde es el mismo …

    De aquella época es un escrito en que un padre sermonea a su hijo para convencerlo de que el mejor oficio es el de funcionario (escriba), es una auténtica delicia ver lo poco que ha cambiado la mentalidad mediterránea. Pero la descripción de los oficios nos indica que al menos en condiciones laborales hemos mejorado mucho.
    “satira de los oficios de Dwa-Jeti”

    http://www.oocities.org/siptah.geo/ptah7.html

    ((…perdón por mi ignorancia de escriba poco digitalizado: ¿cómo se pone un enlace dentro de una palabra? Queda tan elegante con su color destacado… yo también quiero hacerlo!! :-)

    Comentario por Josep — 26 enero 2013 @ 2:54 | Responder

    • Jajajaja. Pero tronk, me dices que les aplicaron un ERE extintivo a los obreros de Deir el Medina, tras abroncarme por explicar esa huelga con puntos de vista de la izquierda actual. Jajajajaja

      Si, claro, me he tomado algunas licencias narrativas, para proyectar ese episodio histórico sobre la actualidad. La okupación de un templo…bueno, ya nos imaginamos que no sacaron los sprays y pintaron la O con el rayo sobre las columnas osiríacas.

      Pero vamos, que tienes razón en tu comentario: eran trabajadores privilegiados (como así lo afirmo en la entrada). Lo que no está claro es le carácter esclavista del trabajador medio egipcio. Muy libre no era, pero tampoco lo es hoy en día. Durante mucho tiempo se pensó que, por ejemplo, las grandes pirámides se habían levantado con el trabajo de millones de esclavos. Ahora se sabe que eran contribuciones sociales de ciudadanos libres, todo lo libre que se podía ser en esa sociedad o la nuestra. Los quintos que iban a la mili eran esclavos? Según como lo mires, no? Pues algo parecido.

      La sátira de los oficios es deliciosa, la había leído hace tiempo, y es un ejemplo de lo poco que ha cambiado el ser humano. Te agradezco que la traigas a colación.

      Mira, para poner un enlace se hace: [a href="http://www.oocities.org/siptah.geo/ptah7.html"]Sátira de los oficios[/a]
      Pero sustituyendo los [ ] por símbolos de mayor que y menor que.

      Y quedaría así:

      Sátira de los oficios
      ;)

      Copiatela en una chuleta y ya verás cómo al poco de usarla, ya te sale sola.

      Comentario por Mendigo — 28 enero 2013 @ 10:59 | Responder

      • Gracias por la instrucción, ya lo había intentado sacando el codigo de los enlaces pero eso un profano no lo entiende, ahí me salía eso de “nofollow” y yo, obediente, ya “no seguía”.
        Por cierto, querías decir “menor que y mayor que”, ¿verdad? …vale, dejémoslo en confusión, no vayamos a pensar cosas malas del nivel de matemáticas de los ingenieros de este pobre país…. :-D

        Pues mira, eso de la ocupación del templo y las pintadas en las columnas… no te rías tanto, quizá eso sea lo más parecido a la realidad de lo que imaginas ¿acaso no era precisamente lo que sabían hacer? (pintarrajear paredes) El spray no es nada comparado con lo que podían hacer esos: si no te hacían una pintada, te hacían un bajorrelieve en un plis plas. Y no sé si la O con el rayo, pero tenían algo parecido: la O (disco solar, dios principal Ra, padre de los faraones) atravesado por la serpiente (=”mala víbora le parta a dios y al sistema”)
        …ya puestos en licencias narrativas… :-D

        Ahora en serio, sobre la esclavitud: existían esclavos en cantidad y también trabajadores libres, pero las condiciones laborales de las clases bajas serían como lo que entendemos por esclavitud. En la sátira de los oficios tenemos ejemplos, aunque sean probablemente exagerados, pero sin duda reflejan una realidad: “”El tejedor (…) si pierde un solo día sin tejer, lo castigan con cincuenta latigazos””. Ahora bien, las pirámides… me interesa la teoría que expones de contribución social ¿eso está realmente aceptado? A lo largo de la historia, esas obras descomunales nunca se han hecho por gusto del pueblo, la mayoría no dedica gran parte de su tiempo a deslomarse por amor al arte o al faraón. Me parece improbable que la masa principal de mano de obra fuera “libre”.

        Comentario por Josep — 29 enero 2013 @ 0:52 | Responder

        • Jejejeje. Que por cierto, siempre ha habido grafitos, es decir, pintadas. En las letrinas de Pompeya se pueden leer aún cosas escarrantes.

          También me pareció muy curiosa una inscripción en el foro romano, que decía XXXX estuvo aquí. Y XXXX era un nombre normando, es decir, vikingo.

          Lo de las pirámides, son cosas que vas leyendo. No sé si la egiptología lo considera como verdad irrefutable o sólo como hipótesis. De hecho, son tres mil años de mastabas, pirámides y templos rupestres, es lógico que las condiciones de trabajo fueran diferentes de uno a otro. De todas formas ¿alguien iba a la mili de buen grado? Pues eso…
          ;)

          Aps! En castellano, cuando enunciamos sucesiones, el orden lógico es de mayor a menor. Nunca dije “respectivamente”, consideré que estaba suficientemente claro para alguien inteligente (y tocapelotas) como tú. De todas formas, si te he de ser sincero, lo que puse son los signos, pero incluso eso me los interpretó como una instrucción (vacía), dejando el espacio en blanco. Entonces, edité el mensaje y cambié signos por palabras.
          :P

          Comentario por Mendigo — 29 enero 2013 @ 9:05 | Responder

  11. Reblogged this on tauler d’anuncis.

    Comentario por CCOO ICS Baix Llobregat Litoral - El Prat — 26 enero 2013 @ 12:33 | Responder

  12. [...] … la encontrais aquí. [...]

    Pingback por La primera huelga de la historia…. | Moncloa | asambleas populares de Madrid — 26 enero 2013 @ 16:25 | Responder


RSS feed para los comentarios de esta entrada. TrackBack URI

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El tema Rubric. Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 219 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: