La mirada del mendigo

28 mayo 2013

Privatización del Registro Civil

Filed under: política — Mendigo @ 19:20

Escaiguolquer me pasa esto, y como creo que conviene darle movimiento, lo copio y lo subo.

El tema ya lo habíamos tratado en Notarios, registradores, catastro y otras malas hierbas, aunque recomiendo el enlace de Escolar: La gran reforma que jamás hará Rajoy.

+

• Sabía usted que el Registro Civil es un Registro público y gratuito desde su creación en el año 1870?

• Sabía usted que el Ministro de Justicia, Alberto Ruíz Gallardón, quiere privatizarlo y que sean los Registradores de la Propiedad los que lleven el Registro Civil?

• Sabía usted que, si sucede tal cosa, tendrá que pagar como mínimo entre 20 y 30 euros por las partidas de nacimiento, de matrimonio, de defunción…?

• Sabía usted que las aplicaciones informáticas del Registro Civil costaron a todos los españoles unos 130 millones de euros, y que se pondrán gratuitamente a disposición de los Registradores de la Propiedad?

• Sabía usted que los funcionarios que llevan el Registro Civil continuarán en los Juzgados, por lo que la medida no supondrá ningún ahorro?

• Sabía usted que el Presidente del Gobierno, dos de sus hermanos y la nuera de Gallardón son Registradores de la Propiedad?

• Sabía usted que el lobby registral de los hermanos Rajoy ya había reclamado al anterior Gobierno la entrega de la llevanza del Registro Civil de forma que ese servicio público pasara a ser otro negocio privado de explotación comercial de los registradores de la propiedad?

• Sabía usted que el número de Registradores de la Propiedad de toda España no llega a 800?

• Sabía usted que los Registradores de la Propiedad prestan un servicio público en régimen de monopolio y perciben sus retribuciones directamente de los usuarios privados o públicos?

• Sabía usted que el beneficio industrial de los registradores en cada uno de sus registros es del 60% y que con la asunción del Registro Civil, las ganancias estimadas a repartir entre 800 registradores de la propiedad se acercaría a los 180 millones de euros más al año?

• Sabía usted que esos 180 millones los pagaríamos los ciudadanos en forma de arancel registral?

• Sabía usted que en toda Europa los registradores son asalariados del Estado?

• Sabía usted que la legislación hipotecaria que aprobó el propio Mariano Rajoy siendo Ministro de Administraciones Públicas del Gobierno Aznar, legitimó la posibilidad de que un Diputado o un Ministro pueda seguir siendo titular del Registro de la Propiedad teniendo a un compañero que le “lleva” el Registro mientras él está en la política?

• Sabía usted que, según denuncia la Asociación de Usuarios de Registros, Rajoy mantiene la plaza como registrador en Santa Pola (Alicante), que le ha procurado unos 20 millones de euros (más de tres mil trescientos millones de pesetas)?

Pues si no lo sabía, ahora ya lo sabe. Y ya que lo sabe cuénteselo a su familia, a sus amigos, a sus compañeros de trabajo, a sus vecinos… y digamos de una vez, ¡¡¡BASTA!!!

25 mayo 2013

¡Al ladrón!

Filed under: economía — Mendigo @ 15:49

Interrumpo las cavilaciones del viaje para tratar un tema recurrente en este espacio: las preferentes.

Me llama una amiga y me cuenta que a su abuela le han colocado preferentes. La anciana falleció el año pasado y los hijos, al hacer la herencia, se han dado cuenta de que el director de la sucursal de CaixaBosta le había puesto todo lo que tenía en participaciones preferentes y deuda subordinada.

Tras recabar información de los productos que el muy miserable había colocado a la abuela, sólo puedo concluir que este personaje es un ladrón, y un ladrón de la peor especie, que roba abusando de la debilidad de la víctima y de la confianza que en él habían depositado. El tipiño se ha meado en estos dos pilares de la moral desde que el mundo es mundo.

Y me asalta una pregunta, que es la que os traslado para que, si hay alguien versado en leyes, me dé una explicación. La mayoría de los afectados recurre al arbitraje y, de aquellos que han preferido la vía judicial (que para eso está, pero es cara, reservada a personas con posibles, luego no es justa), las denuncias se han dirigido a la entidad. ¿Y cómo no es que se han dirigido, primeramente, a la persona física que cometió ese fraude? Es decir ¿por qué no hay denuncias de estafa contra el empleado del banco responsable de colocar productos manifiestamente, estentóreamente inadecuados para sus clientes? Porque ¿cómo puede ser que le recomienden a una anciana casi analfabeta, en la recta final de su vida, con sus facultades mentales deterioradas, invertir en deuda corporativa con bonos a 10 años? ¿Qué respeto por la ética puede tener alguien que a un anciano campesino le ofrece unas participaciones preferentes, un producto ilíquido que hasta hace bien poco sólo era manejado por inversores institucionales? Pero la burbuja daba síntomas de agotamiento, la macrocaja gallega necesitaba más combustible para seguir especulando con el ladrillo en la costa Mediterránea y seguir así manteniendo el esquema Ponzi que permitía a los directivos llevar una existencia principesca. Los inversores institucionales ya rechazaban sus papelitos o exigían un mayor retorno y decidieron poner en valor su maquinaria comercial, colocando su mierda entre sus clientes de toda la vida.

¿Cómo es que a los autores materiales de esta tropelía no hay ningún fiscal o juez que les haya echado la mano al cuello? ¿Por qué los mismos afectados no los ponen en primera posición en sus demandas?

Es algo que no comprendo. Y no sólo yo, tampoco o Valedor do Pobo Galego. Aunque digo yo que el Defensor del Pueblo en Galicia podría hacer algo más que yo para reparar esta injusticia. Yo, lo más que puedo hacer, es escribir este apunte en el blog.

Vamos a recapitular, quiero poneros en antecedentes, para que entendáis por qué este caso me hace hervir la sangre. Yo no soy, afortunadamente, jurista pero tengo desde pequeño un innato sentido de la justicia, que hace que en casos como este se me revuelvan las tripas.

Yo conocía a la abuela, era una octogenaria pegada a su casa y a su huerto. Prácticamente iletrada, a duras penas aprendió de niña a escribir su nombre. Difícil acomodo tenía un lápiz en una manos acostumbradas a lavar la ropa o a arar la tierra. Existen octogenarios, e incluso nonagenarios con una gran lucidez y mucho mundo a cuestas. Esta mujer, empero, era una persona que se podría decir que vivía no en el siglo pasado, sino en el anterior. Tenía horror por los automóviles y lo más que se alejó de su casa fue para ir a la capital, Ourense, quizá alguna vez y siempre por alguna causa mayor; siendo gallega, nunca vio el mar, ni nunca tuvo mayor interés en verlo, su universo se restringía a lo que abarcaba su vista.

Era un verso suelto en estos días; murió en el auge de los smartphones, cuando ella nunca aprendió a llamar por teléfono, ni tan siquiera en los viejos teléfonos de disco. Esperaba que sus hijos la llamasen, y ella descolgaba. Menuda broker estaba hecha. En los últimos años, cuando el director del banco compró en su nombre productos tan complejos como participaciones preferentes o deuda subordinada (o junior, es decir, deuda de baja calidad subordinada al cobro de la deuda senior), la mujer que la atendía no le dejaba alejarse de su casa por miedo a que se perdiera y no supiera volver. Finalmente, tras caer por las empinadas escaleras (en una casa de aldea, la vida se hace en el piso de arriba y abajo están los establos), le cerraron el paso. Por lo tanto, no salía más que al balcón, cuando daba el sol, a observar a los que pasaban. Antes de eso recuerdo verla en el huerto de casa, encorvada, con su gorro de tela publicidad de una ferretería, recogiendo bolsas y barazas y guardándolas como tesoros.

Este es el retrato de la persona que ahora los medios del régimen dibujan como un inversor arriesgado, que se pilló los dedos con su codicia.

Cuando esta señora adquirió estos productos financieros tóxicos, dudo que su cabeza estuviera como para manejar el concepto de dinero. Su tesoro eran sus bolsas y cartones, que recogía para esparcirlas en la huerta (no es ninguna tontería, así se protege el suelo de la helada, de hecho también yo estoy usando cartones para evitar el uso de herbicidas), así que difícilmente podría tener codicia de algo que para ella había dejado de representar nada.

Pero dejadme que os explique lo que, indagando, he podido saber. Digo indagando porque la familia no tiene ni siquiera los contratos, todos ellos en poder del malnacido del director. Les han escatimado la información, y rastreando he logrado dar con el ISIN y el nombre real del producto. Aquí os dejo las emisiones de ambas partes de CaixaBosta.

Normalmente, estos productos trampa, verdadera basura, tiene un cebo, que son unos primeros años de interés alto, y luego viene el muerto, los siguientes a un tipo variable que suele ser muy bajo (y en el caso de las preferentes, que como cualquier título de propiedad es perpetuo, que ni siquiera se extingue con el fallecimiento del cliente, los primeros años a alto interés no es nada en comparación con la eternidad cobrando un interés por debajo del mercado, ahí estaba la trampa). Bien, pues en este caso, ni tan siquiera se esforzaron en presentar un cebo bien cargado: el 3% TAE los primeros años, y luego el EURIBOR 1Y + 0,5. A día de hoy el EURIBOR 1Y está a 0,47%. En otra de las emisiones, carga más el cebo, hasta el 3,12%, pero luego da el EURIBOR pelado.

¿Avaricia? Este producto es una mierda de la cabeza a la cola, porque por aquellos años no era difícil encontrar depósitos en bancos por internet al 4 o 4,5%. Es decir, que incluso el interés era inferior al que ofrecían productos respaldados por el FGD. Pero daba igual, porque esta clase de basura financiera estaba diseñada para engañar a los pensionistas gallegos, personas que no sólo no saben lo que es el EURIBOR (¿sabrías explicarme tú, estimado lector, qué es exactamente?) ni la TAE, sino que ni tan siquiera saben calcular un porcentaje. Eran víctimas indefensas, en manos de los mercachifles, truhanes con corbata que hacen que la fenomenal máquina comercial de las entidades bancarias funcione. En las altas esferas diseñan la basura tóxica, no tienen más que entregársela a sus diestros comerciales (por lo demás ignorantes hasta la vergüenza de cuestiones económicas) para que la distribuyan, con sonrisas de hiena, entre sus más clientes más incautos, más indefensos.

A mi compañera, a mi madre también les intentaron engañar ofreciéndoles preferentes. “Son como los depósitos de toda la vida”, les dijeron los gorgojos de sucursal, incumpliendo no sólo la ética sino la ley. Incluso a mí, hace poco, cuando la OPV de Bankia, me llamó una zorrita invitándome a participar. Yo me burlé de ella, pero otra gente no lo hizo. Aquellos que hayan confiado en su sonrisa Vitaldent, ahora han perdido el 98% de lo que invirtieron. “A medio plazo es seguro que van a subir”, recuerdo que me cacareaba por teléfono la muy subnormal.

¿Dónde está el honor? ¿Dónde la moralidad entre los empleados de banca? ¿A cambio de qué revuelcan en el lodo su honor, su conciencia, su palabra? ¿Una palmadita en la espalda a fin de mes, un bonus, la posibilidad de un ascenso? Si tuvieran honor, se habrían puesto una pistola en la boca y apretado el gatillo. No hay noticia de que ningún empleado de banca haya recurrido a esta vía honorable, sólo sus clientes, por lo que podemos afirmar que el honor no existe en su vocabulario.

Porque vamos a continuar explicando lo que he logrado averiguar de la situación financiera de esta abuela. Las compras se realizaron en el periodo 2006-2008, pero las emisiones son del 2003 al 2005. ¿Qué quiere decir esto? Que a la abuela no le ofrecieron comprar en el periodo de suscripción, sino que le dieron papeles viejos. Es decir, otro cliente de la entidad, más importante o más avisado, compró esas participaciones y se aprovechó del periodo “bueno” del producto, disfrutando del tipo de interés fijo (que igualmente era realmente mediocre). Y cuando se dio cuenta que la parte buena estaba próxima a vencer, y en lo siguiente recibiría rendimientos de mierda, y encima por un producto que empezaba a hablarse mal de él por su riesgo, acudió a la oficina para desembarazarse de él. Si hubiera acudido al mercado secundario de renta fija, hubiera tenido que venderlo con descuento. Pero en la oficina, el director le buscó un primo, un mirlo blanco al cual venderle el muerto, y hacerlo por el nominal sin descuento. El primo, el tonto, el pringao que escogieron fue, entre otros, a la abuela de mi amiga. Estafaron a una vieja para quedar bien con otro cliente, la cargaron con la mierda de la que se empezaban a desembarazar los clientes que se dieron cuenta del engaño.

Llegados a este punto, y en honor a la verdad, he de decir que yo también tuve preferentes y que yo también, cuando fui consciente de la mierda que tenía entre manos, acudí al banco para quitarme esa mierda de encima. También en mi caso el director me encontró contraparte, a quien le pude pasar la patata caliente por el nominal. Supongo que ahora se estará dando de cabezazos, y eso que no eran de una entidad que ahora esté quebrada. Era incomprensible para mí que alguien quisiera esa mierda, pues faltaban pocos meses para que acabase el “gancho”, la parte jugosa del contrato con interés fijo, y lo que venía era una castaña (con todo, bastante mejor que lo que ofrecía CaixaBosta). Pero por supuesto, respiré aliviado cuando rescaté mi dinero, me valió ser de los primeros.

Ahora creo que me toca luchar por los que no tuvieron la información o la perspicacia que tuve, para cuestionarme si esos papeles ininteligibles que me habían dado a firmar sin explicarme su funcionamiento me convenían, la paciencia de leerme el contrato de cabo a rabo hasta lograr entender el mecanismo de retribución, verdadera bomba de relojería, que se ocultaba bajo el farragoso texto.

El engaño a la vieja fue perpetrado con facilidad. Los hijos, emigrados a la gran ciudad, le habían dado al director carta blanca para tejer y destejer a su antojo en los dineros de su madre; habían confiado, error fatal, en la integridad de esa alimaña de traje barato y modales melifluos. De esta forma, este gusano sin dignidad se aprovechó de la confianza en él depositada para irle colocando la mierda de la que se desprendían sus clientes. Y era un buen pellizco, pues se trataba de los ahorros de una familia de labradores, luego pensionistas; del marido, muerto diez años antes y por el cual, en sus últimos años, aún llamaba; más los ahorros de sus dos hermanas, que murieron solteras. El dinero ganado con toda una vida de trabajos en el campo por varias personas, esta basura humana se permitió disponer de él para su propio interés espurio.

Pensará el lector que soy injusto con esta rata, que sus jefes le debían estar presionando para colocar esas preferentes. En primer lugar, la basura estaba ya colocada, lo que hacía este despojo moral era recolocarla, por el valor nominal, usando y abusando de los ahorros de una anciana para quedar bien con otros clientes más enterados. Pero es que además, en nuestro código moral, y me figuro que en el de todas las culturas del mundo, habidas aunque quizá no por haber, aprovecharse de la debilidad ajena es considerado como una de las mayores bajezas que una persona puede cometer. Como burlar a un niño, como ponerle la zancadilla a un ciego, imaginemos por un momento a un vendedor no de productos financieros, sino de fruta. A un frutero que se aproveche de una vieja algo mal de la chaveta para colarle la fruta podrida, o cobrarle de más. Si alguien ve el engaño, ¿qué le diría? Pero so mierda. Pero pedazo de mierda, ¿cómo te aprovechas así de quien no puede defenderse?

Sin embargo, he de decir que jamás he visto un frutero, un panadero, un pescadero que se aproveche de esta forma artera de la indefensión de un viejo, de un niño, de un minusválido. Tampoco he visto empleado de banca que deje de hacerlo, o al menos de intentarlo (con mi madre, otra tonta crédula, no pudieron porque me tenía a mí detrás). ¿Qué les enseñan en las facultades de economía? Porque economía no, tras haber dialogado con directores de banco y darme cuenta que no saben nada de economía en general, y ni tan siquiera del negocio bancario (a alguna cuestión que les he puesto sobre su producto, han tenido que llamar a central porque no sabían ni de qué les estaba hablando). ¿Qué les enseñaron sus familias? ¿Sus madres les educaron ya así? Hijo mío, tú pisa cuellos, no sientas remordimientos en tu camino a lo más alto. A la cola del paro, que es donde hace poco me enteré que acabó la zorrita que me ofrecía acciones de Bankia. Roma no paga a traidores, de qué le valdría traicionar su conciencia para acabar en la cola del paro, así no salga de ella.

¿Qué le importa a un director de sucursal villana, la vida de una anciana de aldea? ¿En qué estará pensando mientras sonríe a los abueletes y les pregunta por la familia? ¿Cómo puede caber tanta hipocresía en un cuerpo tan ruin? Estos basurillas, que por trabajar para el núcleo del capitalismo ya piensan que pertenecen a la clase dirigente, que no se tienen por qué preocupar de las consecuencias de sus actos pues, en fin, para qué han nacido las clases inferiores si no es para dejarse usar y aprovechar por los nacidos de buena cuna. Y siguen creyéndose por encima del bien y del mal hasta que una fusión de entidades convierte su puesto de trabajo en redundante y un ERE los apea del caballo.

Esta clase canallesca, ladrones de guante blanco al menudeo (sus jefes lo son al por mayor), debe responder individualmente ante los tribunales por sus actos. ¿Cómo no puede tener consecuencias legales el rellenar por el cliente el test MIFID y ofrecérselo a firmar entre otro montón de hojas? Para poder superar el test de idoneidad para la adquisición de productos financieros, el cliente al menos debería poder saber LEER.

No entiendo, por favor, explicadme por qué las asociaciones de afectados no han empezado denunciando por estafa a los individuos que han comercializado irregularmente estos productos (de mierda, porque eran una mierda, incluso aunque no hubieran sido fallidos, nadie con un mínimo conocimiento los hubiera adquirido, estaban diseñados para engañar a analfabetos económicos).

No sé de leyes, pero que recibieran presiones del banco para colocarlos no exime de responsabilidad alguna. Hasta ahí llego. O si su jefe de zona les hubiera dicho que disparasen contra un transeúnte, o perdían su puesto, ¿no tendría este crimen reproche penal? Por supuesto que lo tendría. Y además, su jefe por inductor. Igualmente, el primer responsable del delito de estafa derivado de una comercialización fraudulenta, desleal de estos productos es aquel sujeto que los ha comercializado. Si el juez aprecia que no es un hecho puntual sino generalizado, que no era por propia iniciativa sino como política de empresa, ADEMÁS, habrá que encausar por estafa a la directiva del banco. La responsabilidad de unos no enjuga la de otros, deben ser puestos ante un tribunal toda la cadena de delincuentes necesaria para cometer el crimen, desde el capo que idea el golpe, a los matones que lo llevan a cabo.

No se trata de llevar a nadie a la horca, pero sí que cada persona asuma la responsabilidad de sus acciones y sus consecuencias, resarciendo por el daño causado. Es la definición de justicia. Y que en aquellos casos en los que se pruebe que hubo una comercialización engañosa, fraudulenta, desleal, la pena lleve aparejada una inhabilitación para trabajar en la banca. Hay que prevenir la inmoralidad de que el que ha engañado, causando a sus clientes un grave quebranto económico (y también moral, al saberse burlados, traicionados), siga manejando el dinero de otra gente como si nada hubiera ocurrido.

Recuerdo a la pobre abuela, siempre oteando desde su balcón. Un balcón que ahora está desgarradoramente vacío sin ella. Hace ya años, cuando éramos chavales y ella tenía más fuerzas y peor genio, llamando por su nietecita cuando la íbamos a buscar a su pueblo. Sin duda, éramos malas compañías, no lo niego. Rápidamente los años le mermaron fuerzas y la hicieron más dócil, aunque no menos testaruda. Una mujer que vivió una época que no entendía.

Una cosa más sobre esta señora, cuya memoria quiero dignificar: no sabía lo que eran preferentes, ni maldita la necesidad que tendría si el Estado (el BdE, la CNMV) la hubiera defendido de los truhanes con corbata. Ahora bien, de su huerto salían los mejores tomates que he probado en mi vida. Juzguen ustedes quién es más valioso, una vieja atrapada en un mundo que no comprende, o un gusano endomingado que nada produce, parásito oportunista.

Y una sugerencia a mayores: Igual que en algunos sitios se prohíbe el paso a menores de edad, debería prohibirse el paso a las sucursales bancarias de ancianos que no vayan debidamente acompañados por quien pueda defenderles. Las personas mayores sólo quieren alguien que les haga caso, por unos minutos de atención son capaces de firmar donde sea lo que sea. Son presas demasiado fáciles para individuos sin honor.

24 mayo 2013

A-63

Filed under: economía — Mendigo @ 16:00

En la anterior entraba, señalaba la diferencia que hay entre tener un Estado normal en los cánones europeos y un Estado jibarizado, que ni tan siquiera se ocupe de parchear la carretera. Aurora, sabiamente, nos ha recordado que el proceso de latinoamericanización de Europa no se restringe a los países del Este. Efectivamente, en España cada vez más empezaremos a disfrutar las ventajas de un Estado adelgazado hasta la inanición: los baches puede que sean la menor de las molestias. Ya lo estamos viendo en educación y sanidad.

Pues también al hilo del viaje, voy a sacar otro ejemplo, este caso en Francia, que me parece paradigmático de lo costosas que nos salen a los ciudadanos las economías del Estado. Para quienes sepáis cómo se va a financiar el nuevo Hospital de Vigo, no hace falta que sigáis leyendo porque es exactamente el mismo cuento.

Hay dos pasos naturales de la Península a Europa: Irún (centro y oeste peninsular) y la Jonquera (fachada mediterránea). Pues bien, en la espina dorsal que sube desde Bayona hasta Burdeos, el gobierno francés ha decidido transformar la autovía (la N10) en una vía de peaje (la A-63) so pretexto de ahorrarse su mantenimiento y actualización. Vamos a calcular someramente cómo lleva a cabo el Estado francés estas economías.

Para no incurrir en más gastos e incrementar la deuda (ahora entendéis por qué ese empeño por constreñir a los Estados, limitando tanto su capacidad de financiarse con impuestos o empresas públicas, como su capacidad de endeudarse) ha cedido durante 40 años (y las legislaturas son de 4) a una empresa privada (Atlandes) la gestión de esa vía. Esta concesionaria, lo primero que ha hecho es poner las cabinas de peaje, por ahora a 3,6€ hasta la terminación de los trabajos (quieren pasar de 2×2 vías a 3×2, para subir la velocidad de 110km/h a 130km/h de autopista). Cuando terminen, serán 7,2€ por trayecto para los ligeros y 35€ de peaje para los camiones.

Veamos los datos para ver a quién beneficia este negocio.

Inversión de Atlandes = 1.100 M€

Tráfico = 26.000 vehículos/día, el 30% camiones

Es decir, que en un día la concesionaria se sacará: 404.040€
En un año: 147 M€
Y en 40 años: 5.899 M€

Es decir, que el ahorro del Estado lo tendrán que sufragar, quintuplicado, los ciudadanos (en el caso del hospital de Vigo, las cuentas suben hasta siete veces más caro). Para la concesionaria, eso sí, es un negocio redondo.

Para más INRI, no sólo los ciudadanos franceses, ya que esa es como dije la vía principal de salida de las mercancías de las península hacia Europa. Es decir, también lo pagarán los productos portugueses y españoles como sobrecoste de transporte, afectando a su competitividad.

Por cierto, efectivamente, las inversiones hay que amortizarlas. Pero la concesionaria subirá el coste del peaje conforme a la inflación, así que, à peu près, podemos considerar ambas magnitudes a moneda constante. Y eso suponiendo que el volumen de tráfico no se incremente en los próximos 40 años, lo que podrían considerarse como windfall profits (esta expresión es que me encanta, es de una ingenuidad, de un cinismo…).

Más información:
Sud-Ouest – Pays basque : l’A 63 payante à partir de ce jeudi soir
Le journal du Pays Basque – A63 : le combat perdu des défenseurs de la gratuité

+

Rincón musical

Ayer falleció Georges Moustaki. Varios lo habéis homenajeado en vuestro rincón. Retomo la entrada de Javi, en la que además del célebre Le Métèque (el meteco, habitante sin derechos de ciudadanía, ciudadano de segunda), incluye una que me ha sorprendido: Le marche de Sacco y Vanzetti.

Y es que yo esta canción la había escuchado cantada en otra idioma por una dulce voz femenina. Investigando un poco, parece que la original es la de Joan Baez, en inglés, con música de Ennio Morricone:

Here’s to you, Nicola and Bart
Rest forever here in our hearts
The last and final moment is yours
That agony is your triumph

Si os interesa el asunto, se refiere a los anarquistas Nicola Sacco y Bartolomeo Vanzetti, inmigrantes italianos en USA, que en 1927 fueron condenados a la silla eléctrica, cargándoles con un crimen que no habían cometido.

Del artículo os destaco una línea:

“Las ejecuciones de Sacco y Vanzetti generaron protestas masivas en Nueva York, Londres, Ámsterdam y Tokyo, huelgas a través de Sudamérica y disturbios en París, Ginebra, Alemania y Johannesburgo.”

¿Seria hoy posible esta unidad obrera en la lucha? A todas luces, NO. Pues hasta que no recompongamos esa unidad de acción, nos van a seguir lloviendo palos hasta desollarnos la espalda.

22 mayo 2013

Cavilaciones de un viaje

Filed under: cousas,política — Mendigo @ 15:13

Bueno, pues ya estamos de vuelta.

Aún ni he descargado las fotos, enfrentarme a la clasificación y limpieza de varios miles de fotos me agota sólo de pensarlo (la imagen de cabecera de los Tatras nos es mía, la acabo de buscar en la red). Al margen de aspectos puramente lúdicos, como el tema fotográfico, viajar supone embarcarse en un proceso de aprendizaje de mil rasgos y diferencias con lo habitual y conocido. Las hay muy evidentes, como el idioma, el paisaje o el clima. Otras son más sutiles, como los usos y costumbres, o tan difíciles de aprehender como la idiosincrasia de un pueblo.

En este viaje nos hemos pasado un mes en Eslovaquia (básicamente, también algo de Polonia y del Sur de Moravia y Bohemia, en la República Checa). Era la primera vez que estábamos largo tiempo en un país que había pertenecido al Pacto de Varsovia, en el otro lado del Telón de Acero (cuando estuvimos en Austria visitamos fugazmente Eslovenia y Hungría, pero sólo fueron unos pocos días; y ya habíamos conocido la Alemania oriental, pero la RDA era un caso particular dentro de los países en la órbita soviética), lo cual evidentemente se prestaba a analizar las diferencias.

Por ejemplo, en la preparación del viaje había sido prevenido contra el denostado urbanismo soviético por varias guías de viajes: aburridos bloques de edificios uniformes, cadenciosa y monótonamente repetidos. No sé en qué barrio creció el estúpido que escribe en Lonely Planet, pero podría describir de igual forma Moratalaz, la Conce, la Elipa, Hortaleza… La España del tardofranquismo era un régimen soviético (o al menos su urbanismo), y yo sin saberlo. Cuánta estupidez hay en el mundo (y cómo se concentra y qué lustre se le da en el mundo anglosajón).

Realmente, el urbanismo soviético en las ciudades es muy similar a cualquier otro desarrollo urbano, donde se imponen los bloques de pisos para aumentar la densidad poblacional. Bloques que son paralelepípedos sin concesiones a la imaginación porque lo que prima es maximizar el volumen disponible aquilatando los costes. Y esto es igual en el barrio de San Blas o en un barrio de Bratislava fuera del casco histórico. Quizá la gran diferencia en el urbanismo a ambos lados del Telón de Acero no sea el edificio en sí, prácticamente intercambiable, sino algo derivado de la ausencia de especulación en el suelo: los edificios en el imperio soviético están mucho más distanciados entre sí, separados por zonas verdes de esparcimiento y nutridos por grandes avenidas. La vida ciudadana se concibe no sólo en el espacio privado de la vivienda sino en los espacios públicos: grandes plazas y jardines, auditorios y otros edificios donde vivir en comunidad.

Aún más que en Eslovaquia, este urbanismo amplio se puede apreciar especialmente en lugares donde el espacio no supone ningún límite, como Szombathely o Leipzig. Pero ni siquiera esto es un rasgo definitorio del urbanismo soviético, ya que no se construyó de la nada sino del urbanismo teatral, de grandes espacios decimonónico, apoyado por la corte del Imperio Austrohúngaro. El urbanismo soviético lo que hizo fue generalizarlo para los barrios obreros. Son ciudades muy habitables, cómodas, en los que la gente no camina apiñada como en otras ciudades cuyo tejido urbano se levantó limitado por restricciones físicas (la insularidad de Japón, por ejemplo) o económicas (especulación inmobiliaria).

No es mi modelo, pero es un buen modelo. Buenas casas bien construidas, quizá monótonas pero que desde luego no tienen nada que ver con desarrollos urbanos como el Carmel en Barcelona, donde la especulación, terrorismo inmobiliario operó con total impunidad.

No es mi modelo porque esas grandes distancias, si bien conceden al obrero un generoso espacio que antes era patrimonio de la burguesía, tiene una contrapartida: es ineficiente energéticamente. Efectivamente, las distancias que hay que salvar para ir de un punto a otro aumentan considerablemente, complicando la prestación de servicios (desde acometidas de agua y electricidad al mismo transporte) y transformando espacio rural o natural en espacio urbano. Respecto al transporte, el problema estaba convenientemente resuelto: en el Este de Europa el transporte público funcionaba, y aún lo hace, muy bien. Sin embargo, incluso con transporte público ese interés por dar espacio al ciudadano pasa su factura energética y en términos de ocupación (degradación, destrucción del territorio). Insisto en que mi modelo es de alta densidad poblacional, aunque sin duda sea menos amable con el ciudadano.

En cuanto a los pueblos, aquí la diferencia en la tipología de las casas sí que es grande. Si echáis un ojo a cualquier aldea eslovaca con Google Maps, veréis que está constituidas de viviendas unifamiliares, más o menos de igual tamaño (generoso) y siguiendo una disposición relativamente ortogonal, predefinida, todas rondando el medio siglo de antigüedad. Cuentan además con un huertecito primorosamente cuidado, es hasta exagerado el celo que ponen en que los bancales estén trazados a escuadra y tiralíneas. Hasta la aldea más perdida (y podéis creer que la buscamos) cuenta con viviendas que son más que razonablemente buenas, sobre todo pensando que se construyeron en los años 50-60. La comparación mental con las casuchas en las que tenía que sobrevivir la mayoría de la población campesina en España es, cuando menos, inquietante. Simplemente, el mundo socialista llevaba medio siglo de adelanto en las condiciones de vida de las clases trabajadoras. Desde luego, el cuadro que he encontrado es muy diferente a lo que la propaganda del régimen capitalista difundía al lado occidental del Telón, los vestigios ni mucho menos remotos de la miseria que puedes encontrar en los pueblos de La Cabrera, en la Alcarria o en el Campo de Calatrava, desde luego en cualquier aldea gallega o portuguesa, no los encontré por ninguna parte durante un mes visitando fundamentalmente zonas rurales apartadas en Eslovaquia. Sí que encontré alguna casa de madera de época presoviética, casi totalmente en ruinas, que había seguido usándose como establo. Para estas gentes, el cambio de condiciones de vida debió ser brutal.

Con esto tampoco quiero adherirme con entusiasmo al régimen estatista proruso, también estuve visitando zonas fronterizas (que debido a que estaban vedadas ahora son paraísos naturales) y, desde luego, un sistema que impida el libre movimiento de los ciudadanos, que levante muros y alambradas, no es mi sistema. Sea el muro de Berlín, las alambradas de Ceuta, las patrullas armadas en el río Bravo o la campaña de aislamiento y limpieza étnica en Cisjordania. Ahora bien, el régimen socialista proporcionó unas condiciones de vida a las masas obreras y campesinas que en aquellos años, sus homólogos en los países capitalistas no podían permitirse ni tan siquiera soñar.

Un país delimitado por alambradas y torres de vigilancia, para impedir entrar o salir, no es un país sino una prisión. Y a propósito de ello, una anécdota. Quizá la zona que más nos gustó es el rinconcito oriental, en el que Eslovaquia hace frontera con Polonia y Ucrania. Pueblecitos con iglesias de madera de culto grecocatólico (es decir, de rito ortodoxo griego pero rindiendo obediencia a Roma, algo así como los maronitas, una excepción en la uniformidad católica) y, entre medias, un inmenso mar de árboles, hayas o cerezos silvestres. Como dije antes, frecuentemente las zonas fronterizas son las mejor preservadas. Pues pretendíamos irnos a andar por la frontera con Ucrania cuando un paisano nos disuadió de la idea: aún esta frontera está vigilada por patrullas militares. Sólo hay dos pasos fronterizos con Ucrania, y cualquier intento de traspasar la línea imaginaria, convencional por cualquier otro paso puede conducir a ser arrestado. Lo cuento porque a veces se nos olvida lo mucho que ha traído de bueno la integración europea. Entre otras cosas, la desmilitarización de las fronteras y, con ello la apertura e intercambios económicos, pero también culturales entre los países. Eslovaquia hace frontera, además de con Ucrania, con Polonia, Hungría, Austria y Chequia, estuvimos pateando por todas las demás y ningún problema, como si no existiesen, porque de hecho no existen, son sólo una entelequia.

+

Sigo tratando otros aspectos, de los restos de la antigua Eslovaquia socialista y de la superposición sobre ellos de la Eslovaquia neoliberal (gobierna un partido socialdemócrata, pero al loro los horarios de supermercados: de 6 a 22h, de Lunes a Domingo, se ve que la puta madre, mujer o hija del legislador no trabaja de cajera en los Lidl, Kaufland o Tesco). Que por cierto, entre las cadenas alemanas o inglesas se han comido casi totalmente el pequeño comercio, es raro ver una panadería y directamente imposible una frutería, carnicería o ultramarinos. Todas las tiendas de barrio han sido barridas por las grandes superficies, y ya se ve en beneficio de quién legislan estos patriotas.

Por ejemplo, los campos. Viniendo del microfundismo galaico, es un placer ver las consecuencias de la colectivización agraria: las fincas tienen un tamaño racional para ser explotadas con maquinaria, y de hecho hemos visto descomunales tractores aún mayores a los que vemos en Castilla, en un relieve que es bastante parecido al gallego. Quizá dentro de unas generaciones las fincas se vuelvan a subdividir hasta llegar al estado que aquí padecemos, pero por ahora sólo puedo contemplar las explotaciones eslovacas con envidia (y las checas, donde el sector agrario está mucho más desarrollado, pues Eslovaquia es un país eminentemente forestal).

+

Otra cuestión: las infraestructuras viarias. Hasta ahora, el país con peores carreteras que he conocido es Italia. Están mal hechas de cojones, con numerosas bañeras y desfondes que vienen de una mala construcción (desmonte, asfaltado y a correr). Es decir: corrupción, maximización del beneficio del empresario privado a cuenta del Estado. Pues bien, la red de carreteras eslovacas es muy buena. Contando que la mayoría de las vías tienen también medio siglo, y que desde entonces apenas se han creado vías nuevas (recientemente se han iniciado dos autopistas), podemos decir que ejemplar para los estándares de aquella época. Carreteras bien trazadas y basadas, que soportan admirablemente el maltrato de las heladas (terribles) y el tráfico pesado (el paso de camiones sacando madera es continuo). Eso sí, están increíblemente mal mantenidas. Conforme nos alejamos de la capital, nos encontramos con baches que escapan de cualquier medida. De hecho, dudo si se puede llamar bache a una sima de palmo y medio de profundidad, con tamaño variable entre el tamaño de un balón y de un autobús. Además, la política de conservación del firme es errática, o mejor dicho clasista y racista. En las zonas más pijas, por los Tatras (zona montañosa donde los oriundos y turistas van a esquiar y de veraneo) hasta la última carreterita de montaña está perfectamente asfaltada. Ahora bien, en las zonas más deprimidas, con abundancia de población gitana (he de tratar de ello en otro artículo), o simplemente fuera de las áreas de interés, el estado del asfalto es demencial. Hasta el punto de ir por una nacional, una buena carretera en la que se podría rodar fácilmente a 100 o 120km/h (de hecho si estuviera cerrada al tráfico sería posible rodar por encima de 200km/h), y tener que ir a 40km/h y esquivando socavones que más que un trayecto en coche parece una gincana. Es estúpido: el Estado hereda unas infraestructuras viarias más que correctas, y en vez de conservarlas y ampliar la red, las deja caer en el absoluto abandono. Quizá una mentalidad capitalista sepa encontrar sentido a esto, para mí no lo tiene.

Según esquivaba baches, o soportaba los golpeteos cuando ya era imposible evitarlos porque todo el firme estaba como un huerto con topos o la superficie lunar, iba pensando en la conveniencia de un Estado fuerte. No ya un Estado socialista, simplemente un Estado que tenga la capacidad económica y voluntad de conservar el procomún.

Una paradoja: un ricachón con un coche de muchísimos miles de euros (y abundan en Eslovaquia, de hecho el primer Ferrari 458 que he visto en vivo fue en las calles de Košice…al lado de unos niños gitanos empujando un desvencijado carrito de bebé cargado de chatarra) viajaría mucho más despacio, incómodo e inseguro por las carreteras de la República Bananera de Eslovaquia, que un currito en su utilitario, en un Estado que no haya sido deconstruido por el neoliberalismo cual tortilla de patatas por la cocina chorra. Más claro, se viaja más rápido, cómodo y seguro con un Seat Ibiza por una carretera francesa (o española, o mismamente checa) que un Audi R8 por una carretera eslovaca.

Que por cierto, tratando de similitudes entre los palurdos de España y Eslovaquia: su coche más apreciado son también los armatostes tipo Porsche Cayenne, BMW X6, Audi Q7 (me figuro que también incluidos en la hipoteca, aprovechando los tipos de interés tan bajos, madre que hostión se van a llevar…). Es decir, mostrencos de dos toneladas largas por carreteras criminalmente bacheadas, y aún por encima los tunean con enormes llantas y neumáticos de perfil ultrabajo (45 o menos). La combinación perfecta para destrozar la llanta, hacerle un huevo al neumático, destrozar las suspensiones, o todo a la vez.

+

Y para no aburriros demasiado, termino por hoy refiriéndoos otro detalle curioso del viaje. Esta vez no se trata de Eslovaquia, sino de Luxemburgo. Hicimos parada en este país apéndice de Alemania para llenar el depósito (por 5l no hago un Luxemburgo-Irún, me cago…), la sulfa está mucho más barata, comprar algo que comer para el camino y, por qué no decirlo, pasarnos por una oficina de empleo a informarnos (salario mínimo de 1650€).

Es curioso, porque después de cruzarnos medio continente y de visitar algunos de los países más pobres de Europa, el supermercado más sucio, desordenado y grimoso fue precisamente en el país que ostenta el PIB per capita más alto del mundo. Por otra parte, nos sentíamos como en casa, nada más bajarme de la furgo oigo hablar ¿en portugués? Pues sí, dos hombres, padre e hijo, discutían acaloradamente sobre la mejor forma de meter unos bultos en el maletero del coche. Nada extraño, medio Luxemburgo es portugués y el otro medio de otras partes del mundo. Es como el Madrid de cuando yo era crío, menos madrileños, menos luxemburgueses, hay de todo.

A la puerta del supermercado, dos mujeres sentadas sobre cartones, una joven y otra mayor, se repartían las limosnas cobijadas bajo un toldillo.

Moraleja: desconfiad de las estadísticas. O mejor dicho, aprendamos a leerlas, pues la media es a menudo engañosa (hay que completarla con la mediana, la varianza, y mejor aún la distirbución gráfica de la variable a analizar). Es lo mismo que lo del pollo, que dos personas tengan un millón de euros, no quiere decir ni mucho menos que cada una tenga medio millón de euros…

El tema Rubric. Blog de WordPress.com.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 222 seguidores

%d personas les gusta esto: