La mirada del mendigo

25 julio 2014

Gorriones tras os falcones

Filed under: Historia — Mendigo @ 13:27

Orino sobre todos los símbolos, escudos, himnos y banderas; y por extensión me cisco en celebraciones, efemérides y días del santoral católico o laico, empezando por el 1 de Mayo y terminando por mi propio cumpleaños.

Chorradas.

Por supuesto, el 25 de Julio, como Brassens unos días antes, yo me quedo en mi muelle cama o, como hoy, madrugo para dar un paseo por un resquicio de la Galicia que aún queda por devastar.

Esta entrada es para disculparme por la redundancia de proponeros dos textos sobre esta tierra en un día como hoy. El primero, de Brais Fernández en Público.

¿Cómo es posible que en Galiza gobierne el Partido Popular después del Prestige, la corrupción, y su escaso aprecio por la cultura nacional del país? Precisamente, en la pregunta está la respuesta: el PP gana porque es un partido corrupto, en el sentido gramsciano del término. El filósofo italiano explicaba que la corrupción es una forma de gobierno y que como toda forma de gobierno, también se basa en integrar al subalterno. La red caciquil del PP le ha permitido tejer una red de intereses de arriba a abajo, donde el cacique no aparece como un ladrón, sino como un benefactor.

+
+
+

El segundo texto, un interesante artículo de Carlos Barros sobre la página más digna de la historia de Galicia:

Los testigos emplean a menudo el lema “todos a una” para describir cómo se produjo el asalto a las fortalezas y la confrontación militar con los caballeros recalcitrantes; expresión muy de la época que explica al fin y al cabo el éxito de la insurrección popular. Unidad y solidaridad son conceptos que están muy presentes entre los protagonistas irmandiños, al igual que sucede en cualquier otra revuelta o revolución de raíz popular, en especial cuando pasan por sus etapas ascendentes. Frente a la desunión de los señores de Galicia que se robaban y saqueaban los unos a los otros, a los “tiempos rotos” preirmandiños como sinómimo de tiempos de guerras, robos y violencias, los rebeldes ofrecían y practicaban la unidad de la hermandad, la unidad de los pueblos y de la gente común, la unidad del reino contra las fortalezas. Los testigos subrayan a menudo el hecho de que “andubieron juntos” como una característica básica del movimiento irmandiño, intimamente relacionada con la vastedad de la participación de la población en él. Aspecto primordial del levantamiento social de 1467, que lo va a diferenciar de los habidos anteriormente, es por ello la solidaridad efectiva entre los campesinos y los ciudadanos, entre unas y otras hermandades y localidades del reino de Galicia: “la dicha hermandad se favoresçía con gente de otros lugares a otros y de otros a otros”. Sobra decir la importancia militar que tuvo el hecho de la ayuda mutua entre los insurrectos de diferentes localidades y provincias. Una de las novedades históricas de la sublevación de la hermandad de 1467 es, en una palabra, su carácter netamente gallego: el sujeto principal es el pueblo y los vasallos de Galicia, quienes actuando conjuntamente contra los señores, caballeros y prelados de Galicia, desarrollan su revolución en el ámbito geográfico y político del reino de Galicia, organizando un nuevo poder autónomo, las Xuntas da Santa Irmandade do Reino de Galicia, de las cuales procede como es lógico, desde el punto de vista histórico, la actual Xunta de Galicia. [N.d.M: Procede el nombre de la institución, pero por su composición y actividad se reconoce como representante de la nueva nobleza económica gallega]

La evidente intervención en 1467 de la gente común, esto es, de aquellos que políticamente estaban al margen de las instancias de poder y que socialmente pertenecían a los estamentos no privilegiados de la población, es un hecho histórico excepcional; ya dijimos que raramente sucede más de una vez en la historia de un pueblo, e implica un fuerte protagonismo de la multitud en la revuelta. La insistencia de los documentos en que “todos” los vasallos eran contra sus señores, y que el conjunto de la gente del reino intervino en la insumisión, que adoptó por ende un carácter “irresistible”, según reconocen sus propios adversarios, resulta corroborada por los brillantes resultados militares de los irmandiños en 1467-1468.

[...]

Un símbolo gráfico de la bondad, la santidad y la voluntad de victoria de los ejércitos irmandiños son las banderas blancas que portaban, que algunos malintencionados llamaban “sudarios”. Pero ninguna imagen expresa mejor el sentido histórico de la revuelta de la Santa Irmandade que la metáfora siguiente: “les oía dezir que los gorriones abían de correr tras los falcones”. Así consta en la declaración de un vecino de Betanzos, testigo visual de los sucesos de 1467, que para que no quede duda del significado atribuido a dicha frase, añade a continuación que “bió que los de la dicha hermandad corrían tras de los dichos caballeros hasta que los hizieron yr de dicho Reino”. Además de una vívida representación colectiva de la rebelión irmandiña como una marcha triunfal, dicha metáfora popular revela de un golpe las motivaciones justicieras, antiseñoriales e igualitarias de los gorriones-insumisos que una vez depuestos y arrojados del reino los señores-halcones, y bien destruidas sus fortalezas-nidos de malhechores, quedan ellos, los comunes gorriones, dueños del Reino de Galicia, a partir de ahora un reino de paz, justicia, seguridad, unidad y solidaridad, gobernado por la Santa Irmandade…

5 febrero 2014

La tierra está sorda

Filed under: Historia,Música — Mendigo @ 1:08

+
+
+

A derradeira lección do mestre (Castelao – 1937)

+
+
+

19 septiembre 2013

Chile

Filed under: fascismo,Historia — Mendigo @ 18:01

Sobre el cuadragésimo aniversario del Golpe de Estado chileno, destaco un artículo y un tweet.

El artículo, de Vicenç Navarro – Qué pasó en Chile y sus semejanzas con España

+

Y el tweet:

Víctor Jara fue asesinado con 44 balazos. El año pasado hicimos un ejercicio. Haga palmas 44 veces. Sorpréndase por el nivel de demencia.

24 enero 2013

La primera huelga de la historia

Filed under: Historia — Mendigo @ 1:01

Momia Aullante

A buen seguro no fue la primera huelga de la historia, pero sí que es la primera de la que nos ha llegado noticia.

El 10 del segundo mes de Peret (es decir, el 5 de Enero) del vigesimonono año de reinado de Ramses III (hace 3.179 años) los trabajadores del Valle de los Reyes abandonaron su puesto de trabajo ante el retraso en el pago de las nóminas y marcharon al templo (lugar no sólo de culto, sino también centro administrativo) a demandar lo que les correspondía. El primer día hicieron una sentada, y recibieron poco más que promesas. Al siguiente día okuparon el templo (el Rameseo) y ya recibieron algo más sustancioso.

Este fue el punto de partida de una serie de huelgas que les enfrentaron a una administración ineficiente, un gobierno corrupto y un clero rapaz, que engordaban a costa de sisar en la retribución de los trabajadores.

Así que, como veis, la huelga es una institución mucho más antigua que la Iglesia Católica. De hecho, es medio milenio más antigua que la misma Torah, el núcleo más antiguo del Tanaj (que los cristianos llaman Antiguo Testamento). Más antigua que Buda y que Confucio, más antigua que cualquier religión que se siga practicando en el mundo. Es más antigua que la misma noción del dinero, la huelga es más antigua que cualquier nación, incluso la milenaria China, y por supuesto que cualquier Estado, incluso el viejo Estado español y su medio milenio de historia palidece ante la tradición de la lucha obrera, tres veces milenaria.

Por otra parte, hay que remarcar que estos trabajadores (obreros especializados en la construcción de las tumbas reales, unos privilegiados dentro de su clase) se levantaron contra el poder más absoluto, omnímodo que quizá haya existido en la historia: el faraón era Dios, era Rey, era Juez, era dueño de todo y de todos. Ramses III es, de hecho, el último de los grandes faraones del Imperio Nuevo. Si ellos se atrevieron, no hay excusa posible para nadie.

Si os interesa algo más del suceso, podéis acudir a la red. Yo os propongo un par de páginas.
Egiptomanía
Egiptología

Lo que los egiptólogos no os podrán contar es cómo acabó esa historia. Para eso no hay que descifrar los jeroglíficos en los ostraka sino leer los periódicos: a nosotros nos toca escribir un capítulo más de esa historia. Capítulo que, a buen seguro, no será el último.

¿Para qué sirven las huelgas? Bueno, aquellos trabajadores egipcios recibieron unos sacos más de cebada, aunque sabemos que tuvieron que mantener la presión para que se cumpliese lo pactado. Pero también sirvió para que hoy estemos hablando de aquellos bravos, tres mil doscientos años más tarde. Irónicamente, aquellos trabajadores conquistaron lo mismo que perseguía el faraón con sus megalómanas e inservibles construcciones (ni que fueran diseñadas por un tal Calatrava): recuerdo imperecedero.

¿Y que pasó con el omnipotente faraón, divino guardián del Maat? Bueno, unos años más tarde le rebanaron el pescuezo en una conjura palaciega. Vamos, que murió como mueren los puercos el día de matanza. Para eso tanto oro y tanta pirámide, para morir asesinado por encargo de su mujer y un hijo segundón con ambiciones de trono.

¿Y qué le pasó al parricida? Bueno, pues parece que al príncipe Pentawere, que así se llamaba el rapaz (tenía 19 años) la sed de poder le quemó la garganta antes de tiempo, y siguió los pasos de su divino padre pocos días más tarde, como podemos saber por los documentos legales de la época. Se trata de la momia con la que abría el artículo y, por la expresión de su cara (hasta su identificación por medio del genoma, se le conocía como “la momia aullante”) no parece haber abandonado esta vida en paz precisamente.

Curiosamente, muchos de los huelguistas no sólo sobrevivieron al divino faraón sino incluso a su hijo. Con menos oropel y más trabajos, pero al menos vivieron y murieron con el alma tranquila, sin la desgracia de ser degollado por tu propio hijo, total, por un pedazo de gloria que es bastante menos que un saco de cebada.

Mejor vivir entonces con dignidad y sin dignidades, escuchando a Filomena sobre el chopo de la fuente.

¿Os gustan las morcillas? A mí, me encantan. ;)

13 abril 2012

Ocasos y paradigmas

Filed under: economía,Historia — Mendigo @ 23:55

anteojeras

Os sugiero la lectura del artículo escrito por Camilo, habitual en este chiringo, para la revista Iniciativa Debate. Colombiano, estudiante de la ciudad de Pereira, asquerosamente joven y brillante. Este chaval apunta maneras…

Ocasos y Paradigmas
[...]
Ni griegos ni mesoamericanos tenían en los casos mencionados obstáculos materiales para revolucionar su mundo. Al contrario, poseían técnica y habían desarrollado el conocimiento hasta niveles que hubieran podido aprovecharse de otra manera. ¿Por qué no lo hicieron? Esta pregunta, que impresiona a los antropólogos, apunta hacia una cuestión epistemológica fascinante: el paradigma de su época no les permitió ir más lejos de dónde llegaban sus creencias e ideas.

soy libre

+
+
+

Y de postre, otro enlace vía Jaque al Neoliberalismo: ¿Qué es la deuda? Entrevista con el antropólogo económico David Graeber

[...] la primera palabra registrada que significa “libertad” es la sumeria amargi que quiere decir “libre de deudas” y, por extensión, “libertad”. Literalmente, amargi quiere decir “volver con la madre”, porque una vez que se habían cancelado las servidumbres por deuda los peones podían volver a su casa.

Página siguiente »

El tema Rubric. Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 218 seguidores

%d personas les gusta esto: