La mirada del mendigo

25 agosto 2013

Ayuda al desarrollo

Archivado en: internacional,pacifismo — Mendigo @ 14:16

En un país como Egipto, que es un importador neto de grano (alucinante en el que otrora fuera granero de Roma), cuya economía muestra un acusado déficit por cuenta corriente, y que se está quedando sin reservas para importar más grano… ¿cuál crees que es el tipo de ayuda que recibe?

Podéis descubrirlo echando un ojo a este breve vídeo de Bloomberg:
US Aid to Egypt: Breaking Down the Numbers

O a este interesantísimo artículo de Guerra Eterna: Obama, los militares egipcios y unos tanques Abrams por estrenar

Efectivamente, armas. Lo que más necesita una sociedad empobrecida y militarizada.

La cuestión es que el dinero de estas “ayudas”, como suele ocurrir en estos casos, va y vuelve al país “donante”, o ni siquiera sale de él.

Si miramos el balance de este negocio, que se vende a la opinión pública como “ayuda”, interesante la prostitución del lenguaje es:
– Los contribuyentes usamericanos ven como dinero público va a parar a las empresas privadas de armamento.
– En Egipto no ven ni un ochavo, pero reciben un montón de armas que evidentemente no ayudan en nada a encontrar la vía del progreso social y económico de esa sociedad, sino que además acarrean unos cuantiosos gastos de mantenimiento. Y como ha quedado evidenciado estos días, tienen el peligro añadido de que puedan ser usadas. Y las armas sólo tienen un uso posible: matar personas.

Una transferencia de dinero público a manos privadas; inundar el Estado egipcio de armas es sólo una mera excusa, bien podrían hacer un hoyo y enterrarlas.

27 noviembre 2012

Leopard

Archivado en: pacifismo — Mendigo @ 12:07

Después de subir un interesante artículo a La Cebolla sobre la industria militar europea, concretamente la alemana, me puse a investigar un poco la historia del carro alemán por antonomasia: el Leopard 2.

Tenéis información sobre él en la Wiki, pero especialmente en esta página. Os resumo un poco la información que he ido recopilando.

Es la evolución que en los años 70 se hizo, seguro que lo habéis adivinado, del Leopard 1. Es uno de los mejores MBT (carro principal de combate) del mundo, junto con el M1 Abrams usamericano, el Merkawa mk4 israelí y el T-90 ruso (una buena muestra de los principales fabricantes de armamento).

Todos ellos son tanques pesados, de unos 1500CV (V12 turbodiésel, excepto el Abrams, cuya planta motriz es una turbina) desplazando unas 60t. Fueron diseñados pensando en grandes batallas en territorio despejado en las que intervienen miles de carros (como Kursk, la mayor batalla terrestre de la historia, borrada de los libros de texto del mundo occidental por el totalitarismo capitalista, mientras que todo el mundo sabe de hechos casi insignificantes para el devenir de la guerra como el desembarco de Normandía o la campaña de Rommel, sus Africa Korps y la victoria de Patton).

Bueno, pues me han parecido curiosas dos cosas. Como sabéis, el ejército español ha adquirido 309 Leopard 2E (versión del 2A6 con especificaciones españolas, en concreto mayor blindaje), más el leasing de otro centenar de una versión antigua (2A4) del ejército alemán. A 11 M€ la unidad, podéis echar cuentas. La cuestión es que esta adquisición se produce en un momento en que los países europeos se están dando cuenta que es ridículo tener un elevado número de tanques, cuando ni el más idiota de los asesores militares se plantea un conflicto armado entre Alemania y Holanda, por ejemplo. Por eso, los ejércitos europeos llevan años desprendiéndose e inundando el mercado de carros de combate con destino a países inestables o convenientemente inestabilizados (España se quedó con algunos de esos restos, como mencionaba antes).

Quiero resaltar la oportunidad de esa compra, cuando el resto de países se dan cuenta que es estúpido, España se pone a comprar tanques. Hay que decir que la España peninsular tiene las fronteras más antiguas de Europa y, por ende, DEL MUNDO. Llevan inamovibles cientos de años (con la pequeña variación de la anexión de Olivença durante la fugaz Guerra de las Naranjas, en 1801) y parece del todo descabellado pensar en una invasión portuguesa o francesa que obligue a contar con un tanques para defender el territorio, idea tan absurda como si nuestra pretensión fuera invadir el Alentejo o la Aquitania.

Y es en entonces cuando se aproxima la fecha de pago, 2016, y nos damos cuenta que no tenemos el dinero. Entonces, queremos revender esos carros a un país democrático y garante de los derechos fundamentales como Arabia Saudí. Pero resulta que el mercado está saturado, porque los países europeos hace años que llevan desprendiéndose de cientos de esos mismos Leopard (más las ofertas de los otros jugadores mencionados, usamericanos, rusos…). Comme d’habitude en el gobierno patrio, tomando las decisiones inadecuadas en el momento inoportuno.

Decisiones que nos cuestan muchos millones de euros, que podrían ser invertidos en cosas cuya utilidad no es sólo hipotética (los Leopard ni siquiera eso) sino cierta, urgente y vital (educación, investigación, sanidad).

Y ahora, la segunda cosa que me ha llamado la atención.

La empresa alemana fabricante del Leopard (en realidad, un consorcio de empresas) se dio cuenta de la caída de pedidos de los países europeos que, no sólo no compraban los nuevos sino que se desprendían de los viejos. La nueva actualización del Leopard 2 para estimular las ventas es el Leopard 2 PSO. Como veis, las tonterías de las siglas no son diferentes a las de un VW Golf DSG o una tele TFT FullHD con entrada HDMI.

PSO es el acrónimo de Peace Support Operations, y bajo ese amable nombre se esconde una modificación de un carro de combate pesado para operar entre las calles de una ciudad (lo que se llama un escenario MOUT, Operaciones Militares en Terreno Urbano). Vamos, que es una herramienta para garantizar la Paz Social, ese supremo bien. Está dotado de una pala bulldozer para retirar barricadas y la versión corta (L44) del cañón de 120mm para que no estorbe al maniobrar entre aceras, farolas, marquesinas… No es necesaria tanta potencia de penetración, pues su uso no es contra otros blindados sino contra civiles. También cuenta con…bueno, copio de la página anterior sobre el Leopard 2.

En la parte superior [de la torre] se le colocó un ametralladora por control remoto, la cual puede ser utilizada desde el interior del carro con un sistema de cámara de alto rendimiento para la observación cercana, con cierta capacidad de reconocimiento.

Es decir, una ametralladora que dispara sola a todo lo que se mueva. En una ciudad.

La idea de meter a varias de estas bestias de 60 toneladas a disparar en medio de una ciudad es aberrante, sólo se le puede ocurrir a un enfermo, a una mente criminal.

Esto es el siguiente paso al uso de los antidisturbios, si el descontento va a más. Se rumorea que el ejército español podría adquirir varias unidades de esta versión para las UIP, pintadas de azul y sin placa de indentificación. Se llamarían Leopard 2 Anti-15M.

Esto último es una broma amarga, pero todo lo anterior es rigurosamente cierto, según podéis comprobar siguiendo los enlaces que os muestro o, simplemente, buscando por internet. Esto es lo que la industria armamentística tiene que aportar al sistema democrático: un tanque anti-revueltas. Realmente, el ejército vuelve a sus orígenes, pues su cometido principal siempre ha sido matar a sus propios ciudadanos antes que a los vecinos.

Por cierto, a media hora de la Plaza de Castilla está, en la carretera de Colmenar Viejo, la base de El Goloso. Cuenta con 88 carros Leopard E. No es que quiera amedrentaros, sólo lo digo para que tengáis cuidado con lo que decís o hacéis, porque la paciencia de la democracia tiene un límite.

3 septiembre 2011

علي فرزات

Archivado en: arte,internacional,pacifismo,tortura — Mendigo @ 17:08

El dibujante sirio Ali Ferzat fue, hace unos días, atacado por unos matones. Además de darle una paliza a un viejo, le machacaron las manos. Este incidente me hizo recordar que el cantautor y guitarrista Atahualpa Yupanqui sufrió la misma tortura a manos de la policía peronista.
(more…)

14 agosto 2011

Reflexiones estivales

Archivado en: ecología,pacifismo,religión — Mendigo @ 16:22

Algunas ideas deslabazadas, que quería someter a vuestra consideración.

El ayuntamiento de Madriz cortó el agua a la marcha indignada, impidiendo que la gente que bajaba por la Castellana pudiera beber, cocinar o asearse en las fuentes. Madriz, en este caso su ayuntamiento, no tuvo ni agua para la juventud que lucha por la Democracia. Un mes más tarde, instala cientos de grifos para que los jóvenes católicos no pasen sed ni calor, mientras no sólo da permiso para que se adueñen de la ciudad, sino que les paga la fiesta y pone sus carteles en los balcones, para mayor agravio comparativo.

Iba a echar pestes del Camino de Santiago. El turismo católico es promovido con una red de albergues de puta madre, mientras que los albergues de montaña están hechos una mierda, derruidos o cerrados, y si voy con la furgo soy perseguido por sus perros por no ser el tipo de turista que ellos quieren. Sinceramente, si el Estado es de ellos y para ellos, que paguen ellos impuestos. Yo estoy hasta los cojones de pagar impuestos para ser un ciudadano de segunda, ser ninguneado o insultado por periodistas que pago de mi bolsillo, condenado por obispos que también costeo, y reprimido por policías que cobran de la misma fuente.

Edito:
Escolar – El anciano políglota
Marc Carrillo – Estado aconfesional e Iglesia Católica

+
+
+

Otra cosa. No quería que pasaran sin comentario las palabras del Secretario de Defensa, a cuenta de la deuda de 27.000 M€ del Ministerio de la Guerra que ahora se torna impagable (ver en la noticia el calendario de maduración, verdaderamente satánico).

No deberíamos haber adquirido sistemas [de armas] que no vamos a utilizar, para escenarios de confrontación que no existen y, lo que es más grave, con un dinero que no teníamos entonces ni tenemos ahora.

Totalmente de acuerdo. Pero si me hubieran pedido mi opinión, yo se lo hubiera dicho con un valor añadido: ANTES DE CAGARLA.

El militarismo nos empobrece. De hecho, esa deuda de 27.000 M€ en armas va a suponer en los próximos años un lastre para el crecimiento. ¡Gracias, oh militares, por defender de forma tan exitosa a España! El mundo, y España, sería mucho mejor si os volatilizárais.

+
+
+

Sobre los disturbios en Inglaterra. Veíamos hace unos meses que Inglaterra se ha ido convirtiendo en uno de los países con mayor desigualdad social, especialmente a partir del reinado de Thatcher. Bueno, esa es la sociedad que los ingleses han escogido, ¿no? Cada pueblo habrá de asumir sus decisiones. ¿No querían liberalismo económico? Pues ahí lo tienen. Ahora hay que ser muy tonto o muy hipócrita para sorprenderse que la injusticia social se haya inflamado en forma de disturbios. Afortunadamente para la clase dirigente, los sublevados están embrutecidos y desorientados por el consumismo, empleando su rabia en desvalijar tiendas de ropa o electrónica (los productos de deseo que el sistema les inculca) en vez de dirigirse de forma organizada para destruir el corazón del sistema. ¿El palacio de Buckingham? ¿El parlamento de Westminster? Bueno, tampoco estaba mal, pero me refería en concreto a la sede del HSBC o de Lloyds, en la city.

Por cierto, lo que a mí me sorprende es cómo todavía no se han organizado motines en el mentor, EEUU. El programa de idiotización televisiva está dando sus resultados, para que la población de tal forma narcotizada no proteste por usar el dinero de sus impuestos para salvar a los banqueros y especuladores, poniendo la misma supervivencia del Estado en un brete.
+
+
+

Y, para terminar, otro tema totalmente distinto. Estos días salgo a dar paseos por el Sur de Ourense. El deprimente paisaje de fuegos y repoblaciones, se ve alternado cerca de los pueblos por una alternancia de pequeñas parcelas cultivadas con otras abandonadas, algunas recientemente (la maleza ya sólo deja entrever las viñas). ¿No podría ser Galicia de otra manera? ¿Porqué tiene que ser el rincón más horrendo de la península, con el permiso de los portugueses? Igual que un niño pedichón, dando la matraca con que le compren una bici (o lo que coño los enanos cabezones de hoy se emperren), yo estoy empeñado en que Galicia esté ni un punto menos cuidada que las tierras europeas que visito (incluyendo Euskadi y Nafarroa).

Yo propongo la regla de las dos mitades. Una mitad, para que la Naturaleza se desarrolle a su antojo, en total libertad. Sólo especies autóctonas, donde la caza estaría prohibida y sólo se podría talar árboles en entresaca (como se hace en los lugares civilizados, y no la barbarie de dejar varias hectáreas de bosque arrasadas), y fuera de los lugares de protección.

La otra mitad, con los usos del suelo bien delimitados, urbano, agrícola, industrial. Ciudades y villas de densidad media, nada de la horterada de cada uno con su chalecito, diseminando las poblaciones como una vomitona por el campo, totalmente dependientes del transporte privado. No se recalifican terrenos mientras haya espacios vacíos en el casco urbano, o viviendas en ruina (el patrimonio arquitectónico popular es en Galicia muy rico y variado, y se está dejando hundir el centro de los pueblos para construir horteras chaletes en las afueras, sobre lo que antes eran huertos y viñas, destruyendo el paisaje rural).

Y, por fin, el campo. Galicia y su puto minifundismo, y la veneración por la propiedad privada que impide el desarrollo del sector agrícola gallego. Si vas al catastro, te encuentras que la mitad de las fincas en Galicia están inscritas a nombre de personas fallecidas hace más de medio siglo (ni siquiera figura su DNI), cuyos descendientes están en Madriz, Barcelona, México, Brasil, Argentina, Francia, Alemania…

Es absurdo tener esa cantidad de tierra buenísima a poulo (a monte, llena de maleza). ¿Os imagináis una empresa que tuviera una máquina que, siendo capaz de aportar a la producción, estuviera arrinconada y criando telarañas? Un viejo que, en vez de poner sus ahorros en un depósito, los metiera en un calcetín. Galicia, una de las regiones más pobres de Europa, no se puede permitir mantener esa cantidad de capital improductivo, sólo por el tabú de la propiedad privada. Lo primero, se debe acometer una concentración parcelaria obligatoria, para que cualquier parcela tenga un tamaño mínimo (una hectárea, al menos) que haga rentable su explotación. El campo gallego debe salir de las prácticas cutuales de subsistencia (hoy, gracias a las pensiones, convertido casi en un hobby, una distracción de los mayores o una segunda fuente de ingresos).

Y lo más importante: se debe obligar al propietario a poner en producción la tierra, o arrendarla, o venderla. La tierra que no sea cultivada, mucha porque sus propietarios desconocen de su misma existencia (emigraron, y hace generaciones que no vuelven), será expropiada y concedida al Estado al hacer la parcelaria. Con estas tierras recuperadas, el Estado deberá crear cooperativas (dejo en el aire el tema de la propiedad de la tierra) que den puestos de trabajo a una Galicia rural que necesita de ellos como el aire que respiramos. Grandes extensiones cultivadas de forma científica y ecológica (el abuso de fitosanitarios por los paisanos es una plaga y un peligro de salud pública).

Racionalizar el sector agrícola gallego. Lo que funciona, no se toca. Pero lo que está parado, toca ponerlo en marcha. ¿Que eso es comunismo? Pues muy bien, pues será comunismo. Pero tener vegas fértiles, tierra de aluvión, criando toxos y xestas es imbecilismo.

Por último, no sólo habría que forzar la ocupación del suelo agrícola abandonado, sino optimizar su uso. Por ejemplo, en las Rías Baixas. Entre las cotas 0 y 500m, se dan unas condiciones de insolación, humedad y ausencia de heladas que permiten cultivar hasta especies tropicales. Es un clima privilegiado que se desaprovecha plantando eucaliptos, madera barata de ciclo corto para hacer papel de limpiar el culo, compitiendo con otros países del tercer mundo. El eucalipto precisa de poca mano de obra para plantarlo, y no se le vuelve a tocar hasta su tala, 15 años más tarde (si no lo queman antes), proceso muy mecanizado. En su lugar, se podrían plantar cultivos mucho más rentables, como frutales (en Pontevedra se da todo, desde naranjos o kiwis hasta castaños o manzanos). Estos cultivos, además, precisan de un cuidado anual (especialmente en la época de recogida) que permitirían la creación de miles de puestos de trabajo, fijando población en el rural. De esta forma, se produciría un mayor retorno económico, y estaría distribuido entre más gente.

Pero con las poderosas comunidades de montes hemos topado…

Socialismo…o barbarie. Racionalización o miseria.

25 marzo 2011

Amicus Plato

Archivado en: información,internacional,pacifismo — Mendigo @ 12:02

Platón es mi amigo, pero más amiga mía es la verdad.
Aristóteles

La cuestión libia, como cualquier otro conflicto, es terriblemente complejo. La falta de información fiable, en este caso, convierte cualquier análisis en un ejercicio de funambulismo, entre la evidencia y las suposiciones.

Desde el principio, me he mostrado, tras analizar las consecuencias de cada opción, partidario de la intervención occidental para frenar las tropas de Gadaffi. Como siempre, no creo tener la verdad universal pegada en el culo, y en este espacio, como en otros, hemos estado debatiendo el asunto.

No me parece mal, al contrario, la disensión razonada. Y menos en un tema tan complejo y farragoso, donde yo, después de intentar informarme diligentemente, no tengo nada clara mi postura. Ante la amenaza cierta de una masacre si las tropas de Gadafi entraban en la capital rebelde, y dada la incapacidad de los insurgentes de detener el avance de los blindados, consideraba urgente la intervención internacional para impedir la masacre. Evidentemente, esto supone la muerte de los carristas, lamentablemente pues no deseo la muerte de nadie, sin embargo, eran el elemento ofensivo y no concibo otra alternativa para impedir que esos tanques llegasen a Bengasi y Tobruck (embolsando a la población).

Si alguien tiene alguna otra idea para detener ese avance, que no sea mediante el uso de la fuerza, me encantaría que lo dijera. Otra opción es haber salvado la vida de esos militares, permitiéndoles entrar en la ciudad. Yo, sinceramente, con arreglo a mi limitado pero honesto conocimiento, estoy convencido que las tropas de Gadaffi hubieran desatado una represión que hubiera costado la vida a miles de Bengasíes, además de los refugiados que en ella se encontraban. El mismo Gadafi lo había advertido: mataremos a todos los “terroristas”, casa por casa. Su trato despiadado contra toda muestra de desafección, con una larga lista de ciudadanos desaparecidos a lo largo de toda su dictadura (periodistas, intelectuales…), invita a pensar que esta vez no iba a ser diferente.

Pero bueno, es mi opinión, puede haber otras que, de forma razonada, lleguen a la conclusión de que la intervención es desaconsejable. Podemos (y podremos) seguir debatiendo según vayan transcurriendo los acontecimientos, y vayamos recabando más datos de la situación.

Yo admito que llegué a mi postura dando una voltereta intelectual del mismo orden a la que hacéis los que sí condenáis los bombardeos: reconociendo que sé poco y entiendo menos de este conflicto, recurro a mis principios y me pongo de parte de los sublevados contra la dictadura. No es un cheque en blanco pero sí que les concedo una cierta manga ancha (porque sé que crímenes va a haber en cualquier caso) para que logren derrocar al dictador, esperando que el régimen que le siga sea algo mejor (el pueblo libio tiene derecho a intentar autogobernarse, si sale mal de nuevo, serán ellos quienes lo sufrirán).

Y si los propios rebeldes demandan una intervención (que, desde el punto de vista estratégico, e incluso táctico, era apremiante para frenar el avance del ejército), yo no me siento en condiciones de criticar su decisión. De hecho, me sorprende el poco respeto que las decisiones de los propios libios suscitan entre el buenismo paternalista de occidente. Es SU país y es SU guerra. Si ellos han tomado la decisión de solicitar esa ayuda militar, en unas circunstancias dramáticas para la revolución, no concibo como ningún niñato europeo se atreve a cuestionarla. Realmente, me parece pueril, de una injusticia absoluta. ¿Qué esperamos? ¿Que se dejen matar porque en nuestro discurso encaja mal que el gran ogro capitalista ayude a la rebelión? Pero ese es NUESTRO problema, intentar entender un mundo desquiciado en el que la izquierda “bolivariana” (cada vez estoy más harto de esa patochada, la soporto porque la alternativa es atroz pero…) apoya y homenajea a un dictador sanguinario, con la villanía de “Gadafi es para Libia lo que Bolívar es para nosotros“.

Este mundo va a ahogarse en su propia hipocresía, con monarquías árabes apoyando política o militarmente la intervención, mientras mandan tropas para sofocar sus revueltas internas. Con democracias de opereta que sostienen dictaduras que convienen a la seguridad de suministro energético, y que cuando ven a su títere tambalearse, sus medios cambian el tratamiento de “presidente” por el de “dictador” o “sátrapa”. Si el siglo XX es cambalache, el siglo XXI es una orgía de inmoralidad, donde los principios no valen y todos juegan con la situación para sacar ventaja en el discurso. Todos, inclusive la izquierda mundial.

Es desgraciado que sea EEUU, el gran genocida del s.XX y lo que llevamos de éste, esté dando una lección de integridad, al ser de los pocos que ha mantenido una prudente distancia con el régimen del criminal Gadafi mientras el resto de los gobiernos acudían a besarle el culo. Y ahora, está mostrando proporcionalidad en el uso de la fuerza, frente al arrebato belicista de ingleses y franceses.

Este mundo está loco, aplicar guiones antiguos sólo lleva a caer en el absurdo, la complejidad es máxima y hay que hilar muy fino. Pero enfrentarnos a esas contradicciones, es NUESTRO problema. Como decía, el problema de los rebeles libios era mucho más acuciante: la supervivencia como condición indispensable para, luego, pensar en la victoria. Y la única posibilidad que tenía la resistencia para sobrevivir, era pedir ayuda militar extranjera.

¿Quién, desde la cómoda seguridad de su casa, puede criticar la decisión? Oh, gran pecado, ultraje a la pureza del movimiento revolucionario árabe, pedir ayuda a Belcebú. Pues dado que de la izquierda internacional no iban a obtener más que buenas intenciones (pues no hay nadie con huevos de ir a luchar por la libertad de otro pueblo, qué tiempos aquellos de las Brigadas Internacionales o de ese grupo de guerrilleros cubanos en Bolivia, el Congo, Tanzania), han tenido que llamar a las puertas que podían prestarles esa ayuda (habrá que ver luego la factura).

Comprensible, humanamente comprensible. ¡Oh, Dios de la pureza ideológica, perdónales por haber mancillado esa primavera árabe que tan pura aparece en los monitores LED de nuestros ordenadores!

Lo digo amargamente. Si una máquina del tiempo nos retrotrajera al 36, no quisiera verme luchando al lado de la banda de burguesitos agilipollados que estoy leyendo estos días. Si fuera su vida la amenazada, puede que no tuvieran tantos miramientos en aceptar la ayuda de quien fuera con tal de sobrevivir, de prevalecer en la guerra.

Porque, por si a alguien se le escapa: en Libia hay una guerra. La había dos semanas antes de empezar los bombardeos, aunque sólo he empezado a ver la palabra guerra cuando intervino occidente. Curiosamente, entre los miles de muertos que, de una forma o de otra va a dejar esta guerra, los bombardeos de la aviación occidental sólo causarán (dato objetivo, cualquier estudioso militar os lo puede confirmar) una mínima parte de las víctimas en uno u otro bando.

Estos días estoy leyendo verdaderas imbecilidades en medios de izquierda, para sostener un discurso maximalista. La verdad se define como la adecuación de una idea a la realidad. Sin embargo, hay personas que han explicado la situación Libia siguiendo un guión definido. En un asunto complejo, han entrado con el lápiz grueso, llenando de consignas y prejuicios el espacio que debería haber sido ocupado por la reflexión y la investigación, en un conflicto en el que abunda la desinformación y la incertidumbre.

En resumen, estos días prima el discurso torpe, simplón, maniqueo, de individuos negligentes con su exigencia de veracidad y rigor. La bajeza intelectual de identificar sin más conflictos tan disímiles como Iraq, Afganistán y Libia me recuerda a la de otro gran simplón, con su famoso “todos los terrorismos son iguales“.

La ideología debe ser un instrumento para comprender la realidad, no unas anteojeras para entender de ella sólo lo que interesa ver, para reafirmarse en sus convicciones. Estos días, el nivel ético de buena parte de los medios alternativos no ha sido mayor que el del diario de Pedro J. o cualquier otro medio convencional: decir a la gente lo que quiere oír, regalarle los oídos con una visión del mundo que se acomode a sus prejuicios.

Somos cobardes. E informarse, cuesta.

Amo la inteligencia. Me complace la disensión, la multiplicidad de pareceres, siempre que estos estén expuestos de forma razonada. Me cautiva un discurso bien hilado, aunque llegué a conclusiones distintas a las mías. En esta página intento fomentar el debate, y agradezco en otras que participo la posibilidad que me brindan, especialmente en aquellas que se mueven en otro espectro ideológico (como GurusBlog). Otros neoliberales me han vetado, demostrando su cobardía, pero son las menos; que yo recuerde, sólo la gente de FEDEA y Marc Garrigasait, a pesar de lo cual sigo leyendo sus entradas pues considero a ambos gente culta de la cual puedo aprender, a pesar de que se mueven en mis antípodas (bueno, a Marc al menos le reconozco que no es malintencionado; la gente de FEDEA la leo más bien para saber con antelación cuál es el siguiente latigazo que nos va a venir, aunque sin duda son gente muy preparada que razonan cuanto escriben).

Y como aprecio el discurso fino, desprecio la grosería, la tosquedad en el razonamiento. Los eslóganes y la falta de rigor. Los panfletos, la propaganda, la manipulación de la realidad para ponerla al servicio de un discurso prefijado.

No, la emperatriz es la Realidad. La suprema Diosa. Nuestra multiplicidad de ideas son formas de adorarla, de conocerla en su poliédrica esencia. La Verdad es la comprehensión que permite abarcar la realidad con la mirada, la Verdad es el conocimiento, la Verdad es el ideal.

A continuación voy a enumerar algunas páginas que, para defender su discurso, han preferido ignorar la realidad.

Empiezo por el PCPE, organización a la que tengo cierta simpatía y que alguna vez se ha llevado mi voto. Pues nada, otra que Nunca Máis. En un tema tan complejo, no se puede entrar como un elefante en una cacharrería, diciendo estupideces.

Denunciamos el papel del Consejo de Seguridad, una vez más la ONU actúa como instrumento de legitimación de las políticas imperialistas, aprobando la adopción de medidas que supondrán un verdadero genocidio del pueblo libio.
Errores de puntuación aparte, es falso que el bombardeo de objetivos militares sea un genocidio. No existen las guerras “limpias”, esta operación traerá algunos cientos de muertos, entre los cuales estimo que haya un 10% de víctimas civiles (me resisto a emplear el lengua de “víctimas inocentes”, pues eso sería poner la etiqueta de “culpables” a los militares que eran objetivo de estos ataques, cuando en cualquier caso me parecen muertes desgraciadas). Ahora bien, llamar “genocidio” a estas muertes es forzar demasiado el lenguaje, al final devaluaremos la palabra para hacer referencia a toda matanza que queremos resaltar.

Genocidio implica el exterminio de un pueblo, de una etnia, de un grupo social. Ni tan siquiera creo que sería aceptable emplear ese término en el caso de la represión de Gadafi, a pesar de que sí que existe un componente étnico en este conflicto. Pero objetivamente, las muertes causadas por los ataques aliados no se pueden calificar de genocidio, a no ser que tengas muy poco respeto por la realidad. 90 muertos, que es la cifra que da el gobierno libio, no es un genocidio.

Detrás de la creación de un espacio de exclusión aérea se esconde la voluntad de destruir las capacidades militares, pero sobre todo productivas, de Libia [...]

Yo no sé quién es el palurdo que escribió esto, pero cualquier observador mínimamente entendido sabe que los últimos objetivos a los que la coalición atacaría sería a la industria petrolera (prácticamente el único sector industrial en Libia), de capital parcialmente extranjero.

[...] con el objetivo de condenar a la población del país a un período de escasez, hambre y miseria que facilite la ulterior entrada de fuerzas de ocupación extranjeras, tal como ocurrió en Irak

Este torpe analista no tiene en cuenta la incapacidad de EEUU de embarcarse en otra invasión por encontrarse en el techo de gasto legal, amén de la nula predisposición del gobierno y de la población usamericana en meterse en otro avispero. La realidad va por otros derroteros.

Denunciamos igualmente el papel de Rusia China, Brasil e India en el Consejo de Seguridad. Su abstención a la hora de votar una intervención militar imperialista revela su verdadero carácter de aliados de las potencias imperialistas occidentales.”

Imbécil perdido. Precisamente los BRIC, en especial la C, son el gran rival de occidente, que está llevando a cabo una forma taimada y pragmática de colonialismo económico. Una de las razones geopolíticas de que occidente apoye a los rebeldes es precisamente frenar la influencia creciente de China (en este caso en concreto, de la estatal PetroChina) y aliviar la dependencia creciente de Eurasia del gran monstruo energético: Rusia.

La guerra y la violencia estatal sin límites…

Suena bien, pero lo cierto es que los bombardeos están respetando bastante la ley de proporcionalidad en la respuesta. También a mí me gustaría echar la lengua a pastar con la criminalidad compulsiva de los gringos pero…bueno, simplemente creo que, en este caso, no es cierto.

El PCPE considera que no existen posiciones intermedias en momentos como éste en el que el imperialismo despliega sus garras impunemente y condena a la muerte y a la miseria al pueblo libio.”

El PCPE no distinguiría la diferencia entre un burro y un elefante, aunque los tuviera delante. A semejante soflama, le falta tino y le sobra condimento.

Espera, que ahora habla de mí:

Al mismo tiempo, denunciamos sin paliativos el papel de la izquierda reformista que sigue dando ejemplos de su falta de discurso, de su servilismo y su sometimiento a los planes del imperialismo cuando no denuncia sin fisuras la intervención militar imperialista, en Libia o en cualquier otro país.”

¿Reformista yo? ¿Porque defiendo la revolución libia? El que ha escrito este libelo sólo tiene una neurona con dos sinapsis, polo positivo y polo negativo, conmigo o contra mí. Esta clase de seres primarios me dan verdadero miedo, con la misma pasión que critican las muertes cuando las comete el enemigo, a renglón seguido justifican verdaderas hecatombes cuando son útiles a “la causa”.

Lamentamos que la incapacidad de articulación de un pensamiento autónomo por parte de las organizaciones autodenominadas de izquierda acabe sirviendo para justificar el genocidio y compartir objetivos con las potencias imperialistas.

Claro, no había yo caído, soy un agente a sueldo de la CIA, y comparto el objetivo de exterminar al pueblo libio para quedarme con su petróleo. Y ahora, una risa maléfica. HA HA HA.

Y para terminar, el cartel publicitario:
libia pcpe

Insisto, en un tema tan complejo, con tan graves consecuencias morales, cabe una multiplicidad de opiniones. Ahora bien, el cinismo que destila este cartel es inadmisible, repulsivo. Vivan las revoluciones árabes, pero mientras sólo tiren piedras y porten banderas. Pero si se levantan y enfrentan contra un ejército regular, entonces ya no es tan chachi. Si los revolucionarios, en un acto de soberanía, reclaman ayuda bélica para detener la ofensiva militar, entonces ya los dejamos caer. Se tienen que sacrificar. Poner la cabeza delante de un tanque antes que pedir ayuda al demonio gringo.

La no intervención hubiera supuesto el punto final, de una forma sangrienta, a la revolución libia. Pero prefieren sacrificarla (cómo se nota que estos gilipollas no estaban en Bengasi, si no ya estarían lloriqueando para que alguien los viniese a salvar) antes que darle la oportunidad de hacerse buena publicidad a EEUU. Ya se ve lo mucho que les importa tanto la revolución como el pueblo libio.

Tienen que ser revolucionarios, pero como nosotros les digamos. Ateos, con la kefiya palestina (queda muy progre en los carteles) y a pecho descubierto, sin aceptar ayuda occidental. Todo muy puro, muy auténtico.

Insisto, este paternalismo condescendiente con que estamos tratando a la población libia tiene bastante tufillo de racismo. Si los rebeldes han considerado conveniente (remedio les quedaba) solicitar ayuda militar extranjera, no sé en qué cabeza cabe criticar esa decisión. ¿No gusta que EEUU haga el papel de bueno de la película, de salvador del indefenso? Pues vale, pero si eso molesta a nuestro discurso demonizador de occidente, es nuestro problema. Los revolucionarios libios tenían otro asunto mucho más apremiante: sobrevivir. No están para remilgos de beata para escoger pareja de baile. Es SU país, es SU revolución, y por lo tanto es SU responsabilidad decidir cómo la llevan a cabo. Y la izquierda occidental debe aprender a respetar sus decisiones, les gusten más o menos.

En lo tocante al “genocidio” que los aliados están llevando a cabo en Libia; cuando una parte del pueblo libio, los sublevados contra el dictador, reciben los bombardeos con alborozo, y ruega que se prodiguen para anular la artillería del régimen, podríamos dejar de mirarnos el ombligo y prestarles atención ¿no? Aquí todo el mundo puede gimotear y lamentar la suerte del pueblo libio, excepto el mismo pueblo libio. ¿Hipocresía o simple papanatismo de europedo atontado? Si son los mismos libios, al menos la parte rebelde, la que pide que arrecien los ataques a unidades militares ¿acaso nos preocupa más la población libia que a los mismos libios? ¿No será que la verdadera amenaza para el pueblo libio no son los misiles sino esos mismos militares?

Qué gran amor tiene todo el mundo por Libia…pero sin contar con la opinión de los libios. Qué buenas intenciones…pero seguimos sin escuchar, sin atender a estos africanos. ¡Qué van a saber ellos lo que les conviene!

Al final, a estos gilipollas no les interesan más los negritos o los moritos más que como entelequia, los póbrecitos oprimidos del mundo por el imperialismo (como si fuera la única forma de explotación). Sin voz, sin ideas, sólo pueden llorar y morir por la causa. Pero cuando obran de forma autónoma, tomando sus propias decisiones (tienen derecho a no dejarse matar) entonces ya consideramos su revolución prescindible, y obviamos su triunfo para poner la prioridad en los muertos que dejan los misiles, y no los que dejan los obuses de Gadafi.

Para el PCPE no todos los muertos son iguales, los hay de primera categoría, los carristas y artilleros del ejército libio, cuya muerte supone un genocidio. Y los hay de segunda, no mencionados siguiera en este panfleto, que son los muertos debido al enfrentamiento que se vive desde hace casi un mes en Libia (pareciera que la guerra sólo empezó cuando entraron en acción los Mirage franceses, y que cuando bombardeaban los Su-23 libios lo hacían con confeti).

A propósito de este análisis romo, simplón, doctrinario de política internacional, me ha venido a la mente un artículo que leí hace poco: De Libia y la hidrografía.
[...]
El Consejo de Seguridad de la ONU ha aprobado una intervención militar limitada e in extremis en Libia. Las experiencias de Somalia y sobre todo Afganistán, que también contaban con un mandato de Naciones Unidas, son motivo más que suficiente para desconfiar; pero no sirven como excusa para cruzarse de brazos. Libia no es Irak: ni hay una invasión ni se ha aprobado, hasta el momento, ninguna invasión. Libia no es lo que se podría haber hecho y no se hizo, por mucha razón que se tenga, sino un presente que exigía de soluciones en el presente. Lo demás es demagogia y ceguera en distintos grados. Si la ONU no hubiera intervenido, la oposición libia sería un montón de cadáveres.

En una de sus críticas a los reduccionismos del materialismo dialéctico, Russell ironizaba de este modo: «La industrialización se debe a la ciencia moderna; la ciencia moderna se debe a Galileo; Galileo se debe a Copérnico; Copérnico se debe al Renacimiento; el Renacimiento se debe a la caída de Constantinopla; la caída de Constantinopla se debe a la emigración de los turcos; la emigración de los turcos se debe a la desecación del Asia Central. En consecuencia, la hidrografía es el estudio fundamental para la investigación de las causas históricas» (Libertad y organización (1814-1914)). Con un sector de la izquierda ocurre lo mismo. Cree ciegamente en la hidrografía, sustituible por el petróleo o el imperialismo según convenga. No mira a otra parte con intención de ganar votos, aunque también; no mira a otra parte porque simpatice con los Gadafi de este mundo, aunque hay de todo; mira a otra parte porque se quedó sin el libro de instrucciones y, hasta nueva orden, todo es hidrografía.

Sería deseable que esa izquierda cambiara y empezara a ser útil en lo que se espera de ella, la creación de un verdadero movimiento antisistémico. Pero su crisis es casi mayor que la crisis de la socialdemocracia. [...]

Efectivamente, la situación es algo más compleja que un ogro imperialista que pretende robarle el petróleo a los libios. El mundo es algo más sutil y complejo que las conspiraciones judeomasónicas. EEUU no tiene intereses petroleros en Libia. Los tiene Europa, pero esos intereses estaban bien asegurados con Gadafi. Gadafi se tambaleó, y las potencias occidentales se cambiaron al caballo que creían ganador, los rebeldes, cuando estaban a las puertas de Trípoli (ya habían quedado mal en dos ocasiones, sosteniendo a dos títeres amortizados como Ben Alí y Mubarak, y no querían volver a pasar el ridículo de quedar como defensores de tiranos). La cuestión es que los cálculos no les pudieron salir peor, el ejército detuvo el avance rebelde y empezó una arrolladora contraofensiva que le llevó en pocos días a las puertas de Bengasi.

Todo estaba perdido, el rencor de Gadafi llevaría a anular los contratos con compañías occidentales (en un sector en que las inversiones son millonarias y se hacen con plazos de décadas) y a firmar otros con petroleras rusas y chinas. Había que actuar, y ya que habían apostado por el caballo rebelde, seguir aumentando la apuesta.

No es que quieran robar el petróleo a los libios, lo que no quieren es ver comprometidas sus inversiones. No tienen problema en que el Estado libio reciba la cuantía acordada en los contratos, sea uno u otro. Lo único que quieren las petroleras es un gobierno estable, sea del signo que sea, para darles tiempo a amortizar sus inversiones y obtener los máximos beneficios. Que el gobierno en cuestión torture y elimine a los opositores, a las empresas petroleras y los F-18 que han ocurrido a socorrerlas, no les importa lo más mínimo.

No apoyan la causa de la revolución por su amor a la libertad, por supuesto. La apoyan porque las circunstancias les han llevado a ello. Lo que considero una estupidez es rechazar la causa de la libertad porque los cazabombarderos, esta vez, luchan de su lado. Es infantil. Ahora que te vas con esos, ya no te ajunto.

Bueno, vamos a otro ejemplo de cretinismo izquierdista. Esto parece un concurso de ver quién es más antiimperialista. O más tonto.

Todos sabemos que hay que leer con prudencia las informaciones aparecidas en los medios de comunicación. Por ejemplo, El País está haciendo una campaña para mostrar la intervención libia como apremiante y necesaria (que yo así lo considero, pero esa valoración me corresponde a mí hacerla…o no, no al periodista). Todo medio intenta manipular la opinión en uno y otro sentido, y por ello hay que acercarse a ellos con actitud crítica.

Lo que es propio de cretinos es lo que hace una página de propaganda, que pretende ser un medio de comunicación: Tercera Información. Ignora toda la información de las agencias, y sin embargo acepta de forma acrítica la versión que da uno de los medios con menor credibilidad del mundo: la televisión estatal libia (Al Jamahiriya).

“[...] el ataque de los países de la OTAN liderado por Estados Unidos (EEUU), Francia e Inglaterra ya ha acabado con la vida de 90 personas y ha herido a otras 200, muchas de ellas víctimas de un hospital donde cayeron las bombas.

Esta noticia de las 90 personas sólo aparece en los medios oficiales libios, no ha sido contrastada por ninguna agencia internacional (llevaron a los periodistas a ver 20 cadáveres, diciendo que eran víctimas de los bombardeos, pero no mostraron el lugar donde habían sido asesinados por los misiles aliados), y llevan repitiéndola varios días.

El ataque al hospital va menguando, porque días antes publicó como verdad absoluta que no eran uno sino tres los hospitales atacados.

Hospitales libios atacados. Tres aviones franceses derribados

¡Y tres aviones franceses derribados, además!

¿Esto es periodismo? ¿Cuándo pedía periodismo independiente es ésta la única alternativa? Para compensar lo que manipulan los periódicos convencionales, ¿la alternativa es que me mientan?

Esto no es información, es propaganda. Esto no es periodismo, es una basura. Escoger las informaciones que interesan para defender una línea argumental, sin contrastarlas mínimamente, sin preocuparse de que tengan una mínima veracidad a pesar de venir de un medio tan dudoso como un medio de propaganda del régimen libio, presentándolas como un hecho cierto en titulares, es buena muestra de lo que JAMÁS debe hacer un medio de comunicación. En tal ridículo, de dar pábulo a los chismes de Gadaffi, no caerían otros manipuladores como Libertad Digital o Intereconomía. ¿Porque sean “de los míos” voy a dejar pasar este atropello a la razón? Pues no. Tercera Información ha demostrado ser una basura, un instrumento de propaganda política.

Antes que la ideología está la Verdad, que es la adecuación con la Realidad, a la cual un periodista debe culto, por la cual debe sentir un respeto reverencial. El articulista no pretende mostrar la realidad, sino convencernos de su opinión. Es una basura.

El derribo de los cazabombarderos franceses ocurrió hace varios días, según 3i: aún no ha sido notificado por el alto mando francés. Es más, a pesar de lo fácil que para los medios libios sería mostrar la matrícula de los aparatos siniestrados, siguen sin publicar nada.

¿De una tacada tres cazas derribados? Es posible, pero improbable. Ya les ha costado bastante derribar un F-15 en todos estos días (también es posible, pero improbable, que se averiase justamente en una acción de combate).

Ahora bien, de haber sucedido el mando francés hubiera dado parte inmediatamente (como los gringos con el F-15 “averiado”), y no ha sucedido. Por otra parte, el régimen de Gadafi hubiera perdido el culo por mostrar los restos de los aparatos con las marcas francesas, como trofeo de guerra. Ni rastro. Lo que me llevan a pensar que se trataba de una mentira más de la propaganda del régimen (que si ya no tenían ninguna credibilidad ni para el consumo interno en tiempos de paz…).

A estas conclusiones llegas usando un poco el sentido común. Pero los redactores del panfleto izquierdoso de 3i no dejaron que la verdad les arruinase un buen titular.

Su adoctrinamiento no les permitió pararse a razonar ni un momento: ¿Esto confirma nuestras opinión que EEUU es malísimo? ¡Pues adelante! ¡Botón de publicar!

Pedro J. tiene más ética.

Lo de los hospitales tiene aún más gracia.

¿Por qué iban a bombardear hospitales? ¿Para qué? No me cabe duda que si un piloto recibe orden de atacar un hospital, la ejecutaría, para eso les han extirpado la conciencia pero…en este caso…sería una torpeza, un error mayúsculo atacar civiles, y más complejos sanitarios. Como siempre, la simpleza de dibujar al enemigo despiadado, sin misericordia; la típica propaganda de guerra.

Los aliados también están luchando una batalla mediática, fundamentalmente contra la opinión pública de sus países y del mundo islámico, que los observa de cerca. El bombardear hospitales sería un error tan estúpido, tan pueril, que no me parece lógico atribuirlo al mando estadounidense (quien fijaba los objetivos en esos primeros días). Esa estupidez y puerilidad sí que reza para el propagandista izquierdoso que propagó esa estupidez.

¿Americanos destruyendo hospitales? ¡Fantástico! ¡Publiquémoslo!

La cuestión es que todavía no ha aparecido una imagen de esos hospitales arrasados por los misiles occidentales. Podría ser verdad, extraño, de un misil que errase el blanco ¿pero tres? ¿en un mismo día? ¿todos contra hospitales?

Al redactor no le llegaba la inteligencia para darse cuenta que esa “información” apestaba a cuento chino. La causa es lo primero, y en todas las guerras la primera víctima es la verdad.

¿Exagero? No creo. Estoy enfadado, desilusionado. ¿Por qué me parece repugnante Libertad Digital? ¿Porque es de derechas? No, también lo es el ABC y es un periódico respetable (desde la marcha de Zarzalejos, bastante menos). Me repugna Losantos porque inventa y manipula la realidad, y me enerva encontrar los mismos comportamientos en los que, se supone, están en mi bando. Me duele, porque a este panfleto lo tenía añadido en mis marcadores. Pero más amiga mía es la verdad, a la que en este medio no le tienen ningún respeto.

Otra línea del mismo artículo:
EEUU y sus aliados son quienes están creando ahora un verdadero desastre humanitario. Hablan de paz mientras arman a los rebeldes de la oposición que tienen su base en Bengasi [...]

Los 90 muertos que alega el régimen y que de forma acrítica estos progres dan por bueno, son un genocidio. Los miles que según los medios internacionales lleva causado (en ambos bandos, pero principalemente entre los sublevados, sin armamento pesado) el conflicto no es el “verdadero desastre humanitario“. No todos los muertos, de nuevo, son iguales.

Por otra parte, no sólo critican que se bombardeen los blindados de las fuerzas pro-Gadafi, sino que también extienden su crítica a las armas ligeras que llegan desde Egipto para los rebeldes. Otros gilipollas que esperan que se defiendan de los tanques con piedras.

Estos ya, ni siquiera disimulando su aversión por la insurgencia libia, mostrándose claramente del lado de la dictadura, cuyas mentiras y razones propagan.

Tanto el régimen de Túnez como la junta militar de El Cairo están abierta y secretamente apoyando la guerra contra Libia. Los autócratas del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) han indicado también que enviarán fuerzas militares para atacar Libia.

Pues muy secreto no será, cuando un niñato atontao desde España se ha enterado de sus maquiavélicos planes. :P Pero note el lector que la guerra es “contra Libia“, se ataca, según este medio, a toda Libia. No a las unidades e instalaciones militares, ni siquiera a la parte de la sociedad Libia pro-Gadafi (que no sabemos cuán numerosa es, y lo sabríamos con algo tan sencillo como someterse el “amado lider” a un referendo popular). Se ataca a toda Libia porque Gadafi es Libia, deslegitimando a los revolucionarios bengasíes.

¿Y esto es izquierda? ¿Decir estupideces para defender a un dictador?

El pueblo libio no les importa una mierda, ni a los gobiernos occidentales que acuden prestos a defender sus intereses, ni a la izquierda fantoche-chavista que estrangula una revolución recién nacida porque no le viene bien a su discurso antiamericano.

dictador

¿Que no es el único dictador? ¡Coño, claro! Pero los rebeldes libios no van a ir a combatir contra Obiang o Salman al Khalifa, tendrán que ocuparse primero de la suya.

Decía Rosa María Artal en su espacio:

Además, es verdad, ¿por qué han empezado por Libia? Ayer contaba mi opinión pero está equivocada. No es porque Gadafi mata “presuntamente” a sus ciudadanos y Ben Alí y Mubarak también pero menos que se fueron y todo, es que las acciones no pueden empezar por parte alguna. Si no se arregla el mundo de golpe, es mejor hablar y hablar. Qué bien lo vamos a pasar. Como somos tan resolutos, arreglar todos los conflictos de vez nos puede llevar siglos debatiendo y poniendo y quitando comas. Entretanto, mover un dedo ni locos.

¿Por que no va occidente a derrocar esa dictaduras? Pues porque no les interesa, como no les interesaba derrocar a Gadafi, es que hay que ser tonto para preguntar eso. La cuestión es que ahora sí que les interesa ayudar a los rebeldes, no con demasiado entusiasmo, y sería de necios (o de hipócritas) no aprovechar la ocasión.

¿Que primero se arma a Gadafi y luego se le desarma? A ver, esto tiene miga, porque estoy harto de este soniquete. Primero, de que occidente vendiera armamento a Gadafi no tienen culpa los insurgentes, así que no me parece justo castigarles por nuestros pecados.

Es cierto que occidente le ha vendido armas a Gadaffi (y a Mohamed VI, y a Israel…), en el caso español fundamentalmente equipos de vigilancia, transporte de tropas y munición. Esto es una basura moral, y además es ilegal, y si esto no fuera la puta monarquía bananera que es, alguien, alguien gordo, tendría que ir a la cárcel por permitirlo.

Ahora bien, estas exportaciones de armamento a Libia no son significativas. Por mucho que todo progre repita la cantinela, si os fijáis en las fotos de carros incendiados que aparecen en los periódicos, son T-72 soviéticos (algún vetusto T-55 y aún no he reconocido ningún T-62). A ver si encontráis la foto de algún carro occidental. La artillería autopropulsada, cañones y AA son también soviéticos. Los cazas que bombardeaban a los rebeldes eran Sukhoi-22 y MiG-23 (y también varios Mirage F1 de la francesa Dassault). El poder de fuego que está aplastando la revolución libia no es, en su mayoría, de origen occidental, si eso supone un alivio para vuestras conciencias. Pero ¿ahora qué más da? Esto sirve como lección para la próxima vez, pero a los revolucionarios libios no les sirve de ningún consuelo el emplazamiento de la fábrica donde se construyó el mortero que los machaca. Lo que les importa es silenciarlo.

¿Cómo? Pues dado que la mayoría no tienen formación militar, de nada serviría darles artillería pesada. Lo único que harían sería desperdiciar munición y estropear el material, porque disparar con precisión una pieza de artillería exige unos conocimientos que no son ni mucho menos intuitivos. Ni que decir que aún menos serviría dar a los rebeldes tanques o aviones, que exigen un aprendizaje de años para conocer todos sus sistemas. Habrá que darles armas ligeras, equipos de comunicaciones, y como mucho lanzagranadas anti-carro y transportes. Pero, objetivamente, la única forma de destruir el armamento pesado y la aviación de Gadaffi es mediante la ayuda bélica extranjera.

Que por supuesto que causará muertos, sin duda. Todas las alternativas los causarán, habrá que pensar cuál es menos cruenta.

Y, sobre todo, más justa. Yo ya he tomado partido desde hace tiempo: mi causa está con la de los ciudadanos árabes y norteafricanos que se han levantado contra la autocracia y la opresión. Probablemente no sean las revoluciones que a mí me hubiera gustado que fueran (al grito de Alah akbar!) pero nadie me ha pedido mi opinión. Son ellos los que tienen que decidir su futuro, y se están ganando el derecho a ello con su sangre. En el caso de Libia, la dictadura exige un precio de sangre mucho más alto. Como era de esperar.

No estoy ni con occidente y sus petroleras, ni con Chávez (que ha demostrado que es un cerdo tiranófilo, pues si occidente besaba el culo de Gadafi por interés, él lo hacía por gusto y convencido) ni muchísimo menos con Gadafi, uno de los personajes más sombríos de la segunda mitad del s.XX. Estoy con la libertad y los que luchan por ella; aunque luego puedan salir rana, merecen la oportunidad. Mi lugar estará siempre al lado de la lucha contra la opresión, por mucho que las circunstancias puedan llevar a extraños compañeros de cama.

Y si los rebeldes piden cobertura aérea, me parece estupendo que, por una vez, la libertad pueda servirse de los aviones del capital. Otras veces habrá que los encontraremos en el otro bando.

Para terminar, relación de medios que, estos días, he consultado para intentar hacerme una idea de la situación en Libia. Es muestra de prudencia y sabiduría no fiarse de ninguno, analizar de forma crítica toda información; pero sería una necedad rechazar toda información para basar el juicio sólo en prejuicios y propaganda.

Rosa María Artal: ¿Por que la ONU sí ha actuado en Libia?

En la era de la desinformación, de las “creencias” (más que de la opinión), de los ciegos carriles ideológicos, seguimos sin saber qué ha ocurrido realmente para que la gran cámara internacional se sacuda las telarañas.

El principal medio para informarse en el mundo musulmán, un recién nacido como quien dice, pero que está rápidamente ganando prestigio y dando lecciones de periodismo a los grandes centros de información occidentales (cobrándose a veces a cambio la vida de sus periodistas): Al Jazeera (en inglés)

Otra cadena panárabe, pero más sujeta por el poder saudí: Al Arabiya

Probablemente, el mejor periódico del mundo: The New York Times

Otro reputado periódico, con buenos análisis y colaboraciones: The Guardian

La Agencia de Noticias Rusa Novosti, muy próxima al Kremlin. En castellano y en inglés. No son independientes, pero sí que son serios y muestran un punto de vista no occidental.

La agencia de noticias más antigua del mundo, con varios corresponsales en suelo libio: France Presse, que es la que surte de noticias a periódicos como…

El mejor periódico, en mi opinión, en lengua francesa. A pesar de ser de derechas, ya me gustaría tener un periódico de esta calidad en lengua castellana: Le Monde

Página siguiente »

El tema Rubric Blog de WordPress.com.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 208 seguidores

%d personas les gusta esto: