La mirada del mendigo

12 junio 2013

El cepo

Archivado en: política,religión — Mendigo @ 11:15

Sigo contando cosas de mi periplo eslovaco. En general, el nivel de vida empieza a ser homologable con cualquier otro país europeo, aunque quizá la percepción esté distorsionada por la cantidad de coches nuevos que circulan por las carreteras, bastantes de alta gama. Pero según viajamos más al Este empieza a emerger otra realidad: la pobreza atroz en la que vive una minoría étnica en Eslovaquia: los gitanos. Son casi un 10% de la población eslovaca.

Prácticamente ausentes de la parte occidental y noroccidental (la capital y los Tatras, las Eslovaquias oficial y turística), viven en barrios y pueblos alejados de los núcleos urbanos en la zona central y oriental del país. La separación física es muchas veces tan evidente como la social: incluso en algunas villas han construido muros para separar el gueto del resto de la ciudad. Viniendo de un país que se afanó en entregar todos los judíos que pudo a las cámaras de gas, debería esperarse que guardaran algo más las formas.

Hay un enorme salto entre cómo vive el gitano menos pobre, y el nivel de vida normal. Es una población determinada socialmente a la pobreza. Pero hay diferencias: en algunas zonas los gitanos viven en situación de pobreza. Pero en otras, las más, subsisten en condiciones de miseria atroz.

Vamos a hacer un alto en la descripción para clarificar la intensidad de las palabras. Yo he crecido con gitanos en el colegio, gitanos que venían del poblado de chabolas que había en lo que ahora ocupa un Carrefour y unos altísimos bloques de pisos al lado de la M-40. De chaval iba a rodar con la bici hacia Arganda, y pasaba por la incineradora de Valdemingómez, una montaña, no monte sino montaña de basuras a cuya ladera se asentaba otro poblado chabolista. Niños vivendo entre los desperdicios de una ciudad que les ignoraba. La marginación de los gitanos en España es vergonzosa, y créaseme cuando afirmo que mi idea de la miseria no está en modo alguno temperada o matizada.

Pues bien, lo que pude encontrar en Eslovaquia son varios escalones más en la escala de la degradación humana. De hecho, no creía que estas condiciones de vida pudieran darse en este continente.

Por ejemplo, se me quedó grabado unos bloques de edificios donde vivían los gitanos, en las afueras de una antigua ciudad minera: Banská Štiavnica. Las afueras significa a tres kilómetros de la ciudad, por una carretera destrozada, en el puerto. Ignoro cuál debió ser la función original de esos edificios, quizá una estación de esquí porque quedaban las torres de unos remontes. Ahora están en condiciones deplorables, sin luz eléctrica ni ventanas, con los huecos tapados por cartones y cortinas raídas. La impresión que daba el lugar era penosa, lamentable. Y en el descampado, entre la basura, jugaban una bandada de niños. Porque esa es otra característica, la población gitana es tremendamente joven, muchísimos niños o adolescentes, en el caso de las niñas ya embarazadas.

Yo pasé por ahí a finales de Abril, y aún quedaban montículos de nieve sucia. El puerto no era muy alto, unos 1.200m, un poco más alto que la ciudad. Pero esa altura en Europa oriental es terrible: sólo para que os hagáis una idea, los robles desaparecen a los 300m para dar paso a las hayas. Las cuales no viven por encima de los 600-800m según la exposición. A partir de esa altura, sólo consiguen vivir las especies más resistentes al frío: los abetos y alerces. O, por ejemplo, otro dato: nosotros tuvimos que aplazar el viaje, porque quince días antes todo el país estaba cubierto por un temporal de nieve, y tendríamos que haber llevado cadenas hasta para circular por las ciudades, en los valles.

La idea de niños sobreviviendo en un edificio sin ventanas, sin más calefacción que lo que recojan para quemar, en el infierno blanco que debe convertirse ese lugar en invierno, me espantó el sueño más de una noche. Y de nuevo, creo que después de haber dormido tan ricamente en una furgo a -15ºC, vale como medida de lo que considero un infierno helado. Vamos, no soy ni exagerado ni melindroso, y menos con el frío. Por curiosidad, leo que la temperatura mínima registrada en Eslovaquia fue en una población cercana, en el valle de Zvolen (inversión térmica): Vígľaš, -41ºC.

La cuestión es que aún encima, es la parte privilegiada de la sociedad eslovaca la que se queja de la situación, por las incomodidades que comporta convivir con la pobreza, a veces la miseria extrema, en la patio trasero de su casa. Mala imagen, pequeños robos para poder sobrevivir… Realmente, si yo me viera reducido a vivir en esas condiciones infrahumanas, lo que desearía es arrancarle el corazón al primer puto eslovaco paliducho que me cruzase y comérmelo, beberme a tragos su sangre. En el infierno sólo viven los diablos, y debo decir que, sorprendentemente, sus terribles condiciones no han acabado con la humanidad de este pueblo. Al menos los niños reían.

En las noches que pensaba en ello, se me ocurrió la teoría del cepo, que paso a continuación a exponer.

Pongo un ejemplo: la doctrina social de la Iglesia aplicada a la sexualidad femenina. Por un lado, tenemos el rechazo de la curia a la educación sexual en las aulas. Consideran inapropiado hablar de relaciones sexuales, de masturbación, de contracepción…a los adolescentes, siendo mucho más apropiado que reciban esa información picoteando en su entorno, a escondidas, y por canales no confiables o rigurosos (vamos, con los amigos o en páginas porno). La curia considera anatema que se enseñe a los y las preadolescentes algo tan simple como colocar un preservativo, tanto los que son de su grey como los que no. Es más, desde sus colegios y catequesis, hacen contracampaña entre los niños a los que tienen acceso previniéndolos contra el uso de métodos anticonceptivos.

Pero por otra parte, en un ejercicio de cinismo, dan categoría humana al embrión (sólo para algunas cosas, pues no lo bautizan ni le dan la extrema unción en el caso de aborto espontáneo). Identificando el huevo con la gallina, la bellota con la encina, confundiendo la propia doctrina tomista del acto y la potencia se aprestan a criminalizar el aborto, ellos, que han llevado a criminales bajo palio. Esa reata de viejos supersticiosos acusan a la mujer que aborta, católica o no, de homicida, y con la boca pequeña también a la mujer que usa anticonceptivos (pues efectivamente, siguiendo su doctrina, al impedir la implantación en el útero del óvulo fecundado se está produciendo el asesinato de un ser humano…cada mes). Y para cerrar el círculo, su conservadurismo y misoginia ha aplastado con el mazo del reproche social a las madres solteras, llevándolas a la miseria, al rechazo social y durante muchos siglos a la prostitución o la mendicidad.

Ambas restriciones operan sobre la sexualidad femenina como un cepo lógico, que se cierra sobre su cuerpo, apresándolo. Cada mandíbula del cepo, por un lado, impide cualquier alternativa, cualquier movimiento, que no sea su modelo imposible de mujer: la virgen-madre. Imposible de alcanzar ese detestable ideal femenino, las mujeres se ven en la tesitura de elegir la pureza estéril, o mancillarse con el sexo pero dentro de la urdimbre social que forma el matrimonio.

Por lo tanto, la condena por un lado de la educación sexual y los métodos anticonceptivos, y por el otro del aborto y de la maternidad monoparental, en los más infamantes términos, no es más que una trampa lógica para conducir a la mujer por los senderos del Señor. No pertenecen a la base de su doctrina sino que son prevenciones sobrevenidas, puertas que se le van cerrando a la mujer, católica o no, para conducirla al redil del patriarcado, con sus deseos sometidos a la función reproductora. El objetivo es atar en corto a la mujer, impedir que adquiera pleno dominio de su vida (sexual, reproductiva, y por lo tanto sentimental, laboral, económica…es decir, de su vida plena); los condones o el aborto son sólo excusas para lograrlo. Básicamente, se trata de atarle las manos a la mujer con sus propias trompas de Falopio.

+

Y ahora vuelvo a donde me quedé, en ese edificio ruinoso en Banská Štiavnica.

El Estado racista eslovaco (y húngaro, y rumano y…y francés, italiano o español) también ha puesto un cepo lógico bajo la población gitana (¡ciudadanos eslovacos!). Por un lado, los condena a la miseria, reduciéndolos a vivir en las zonas más deprimidas del país, sin ofrecerles unos niveles de vida humanamente aceptables. No se asegura de la escolarización de los niños (a cualquier hora del día, su ocupación es recoger chatarra o pulular por los centros comerciales) ni de la capacitación profesional de los jóvenes. Esta disfuncionalidad para el mercado laboral sirve de base para ser sistemáticamente apartados del sistema económico reglado y conducidos a la subsistencia en las rendijas económicas del sistema, realizando trabajos serviles o recurriendo a los pequeños hurtos para sobrevivir.

Porque los eslovacos son católicos, de hecho muy católicos, pero siguen al pie de la letra el sistema de castas hindú. Los gitanos son los parias, los dalit o los burakumin de las sociedades europeas, los individuos sin casta, empujados a vivir en los márgenes del sistema.

Al serles apartadas todas las escaleras de ascenso social, la educación y el trabajo, la desigualdad se perpetúa a través de las generaciones. El sistema de discriminación racista opera fácilmente al destacar su tez oscura respecto de la mayoría eslava, o de las minorías magiar o germánica. Así, incluso en el improbable caso de que un joven consiguiera formarse y optar a puestos de mayor capacitación, sería inmediatamente relegado por la desconfianza y rechazo que genera el color de su piel. De esta forma se crea un círculo vicioso de exclusión social y marginalidad que no conduce más que al abismo social.

La trampa lógica en su enunciado más sencillo: no invertimos en programas de integración, de refuerzo educativo, talleres profesionales, para quebrar la cadena de exclusión en esta generación. Pero lamentamos tener unos vecinos sucios y rateros, que molestan y dan mala imagen. Si el cepo anterior operaba sobre todas las mujeres, católicas o no, este cepo se cierra sobre toda la población gitana. Y aquí no hay camino de salvación, el cepo se cierra sobre la presa sin alternativa alguna, impidiendo a toda un pueblo ascender socialmente, manteniéndolo anclado a los cimientos de la sociedad. Una maldición, la miseria identificada con la raza, que se pasa de padres a hijos.

La cuestión es que esa política racista es, además de miserable, tremendamente torpe. La integración funciona, cuando se hacen esfuerzos en inclusión, se insiste y se insiste, estos dan sus frutos. Pero si prefiere dedicar el dinero a otras cosas en vez de reparar la brecha social, evidente, que cruza la sociedad de lado a lado, el problema se agranda. Con la altísima natalidad que existe entre la población gitana, supongo que algo habrá tenido que ver la iglesia católica eslovaca en impedir cualquier programa de control familiar, dentro de unos años el problema será mucho mayor. Si ayer se podría haber solucionado invirtiendo X, mañana habrá que invertir 10X. Pero la población percibe a la población gitana como causa, y no como víctima de su propio sistema de segregación racial, así que cada vez son menos receptivos a invertir fondos en políticas de inclusión social de esa minoría, enquistando el problema. Problema que sólo puede acabar degenerando por esta vía en la violencia, en las razzias de los fascistas en Hungría, en el deseo común de “que se vayan”. ¿A dónde, si son eslovacos?

A no ser que sólo se considere eslovaco a personas de tez macilenta, entonces estamos creando un Estado racial clavadito a la concepción nacionalsocialista. O a no ser que consideremos que darle formación a un gitano es desperdiciar el dinero, pues no sacará provecho de ella. Entonces abrazamos la ideología eugenética del nazismo, considerando a los gitanos una especie humana inferior, que debe su situación a su propia esencia, sus limitaciones biológicas, y no las circunstancias ambientales, sociales, que perpetúan su miseria. La alternativa ideológica a la igualdad, la fraternidad humana es la barbarie, el fascismo. Y en Europa cada vez gana más adeptos.

Inciso personal: mi madre es maestra, y se rompió los cuernos en el Madrid de los ’70 procurando que sus niños gitanos acudieran regularmente a clase, rompiendo las reticencias de los padres, insistiéndoles, haciendo pedagogía también con ellos. En unos casos funcionó, en otro no, pero aquellos niños que logró mantenerlos amarrados al sistema educativo, ahora son padres que nadie les tiene que decir que lleven a su hijo al colegio, porque saben de su importancia. Cuando en el barrio alguno de sus antiguos alumnos la saluda, y especialmente los que le dieron más guerra, por supuesto los gitanos, pero no sólo ellos que en el barrio había circunstancias muy jodidas, ella se emociona de verlos ya como hombres y mujeres hechos y derechos. De haber ayudado a romper la cadena que pendía sobre ellos y que les impedía alcanzar el destino al que aspiraban todos los demás.

La educación funciona, es un esfuerzo que da sus frutos, esto es un hecho empíricamente verificable y verificado a lo largo de los tiempos. Lo alternativa es odio, barbarie, racismo, fascismo.

Por cierto, que la sociedad está plagada de cepos, de trampas lógicas como las anteriores. Por ejemplo, la que somete a los inmigrantes sin papeles. Sin permiso de residencia no hay contrato, sin contrato no hay permiso de residencia. Solución: no existas.

Otro ejemplo del primer tipo (la sexualidad femenina según el catolicinismo), que sí que deja un camino alternativo, el que sufren los jóvenes titulados: nadie les contrata porque no tienen experiencia, pero así jamás lograrán tenerla. Solución: trabaja gratis de becario, en prácticas… (amortizando el puesto de trabajo de un trabajador experimentado o, al menos, tirando a la baja su sueldo).

Se me olvidaba comentar un aspecto de lo que vi en la sociedad eslovaca. La población gitana no tiene nada, pero aún se tienen los unos a los otros. Ahora bien, hay quien ni siquiera tiene eso. La situación de los vagabundos allí es terrorífica, propia de otras épocas. Vivir en la calle es muy duro, y cada vez lo vemos más en nuestras calles, pero allí la gente que vive de la mendicidad está completamente arruinada, no me refiero evidentemente a su peculio, sino físicamente. Es decir, la sociedad eslovaca es feroz, más que la nuestra, también con los que son de su misma etnia y se han quedado desenganchados del carro del progreso y la prosperidad capitalistas.

+

Nota: Fotos sacadas de la página del fotógrafo eslovaco Andrej Palacko

11 junio 2013

Matemáticas en misa

Archivado en: religión — Mendigo @ 10:51

Perdón, ya sé que dos entradas en tan breve lapso de tiempo es ser demasiado plomazo, pero Javi acaba de subir esto y es demasiado bueno para no fusilárselo.

+

¡Matemáticas en misa ya!

Somos un grupo de docentes de todos los niveles educativos que estamos muy preocupados por el bajo nivel cultural en nuestra sociedad, los altos índices de fracaso escolar y la proliferación de telebasura.

Para salir de esta situación queremos traspasar los muros de las escuelas, los institutos y las universidades, llevando la cultura y la educación a ámbitos en los que hasta la fecha hemos estado ausentes, en los que nuestra dejadez ha privado a muchos ciudadanos del derecho universal a la cultura.

Como primer paso, queremos llegar a un acuerdo con las autoridades eclesiásticas para que nos cedan un diez por ciento del tiempo de las misas con el fin de que profesores especialistas en las distintas disciplinas puedan llegar más fácilmente a los creyentes mediante breves intervenciones didácticas.

Estamos estudiando cuál sería el momento idóneo para insertar en las misas contenidos científicos y culturales, tal vez inmediatamente después de la consagración o justo antes del padre nuestro.

Está claro que algunos feligreses podrían, con razón, objetar que ellos no tienen porqué aumentar sus conocimientos ni su cultura, ya que acuden a misa con el sólo fin de orar y escuchar la palabra de Dios.

Para solucionar este problema, y aunque pudiera parecer inconstitucional, a la entrada a la iglesia les haríamos rellenar un formulario para que manifestaran su preferencia por la religión o la cultura.

Una vez identificadas estas personas, podrían abandonar en el momento adecuado la nave principal de la iglesia y reunirse en las capillas laterales, la cripta o el salón parroquial. Con el fin de evitar agravios, estas personas podrían recibir durante ese rato charlas de carácter no cultural ni educativo pero muy relacionadas con los contenidos que se estén impartiendo en ese momento al resto de los fieles desde el altar.

Por ejemplo, los feligreses que no quieran repasar la tabla periódica, estudiarán los efectos perniciosos de los colorantes alimentarios, los que no quieran hacer ejercicios de educación física podrán ver un documental sobre la obesidad, y los que no quieran repasar los verbos irregulares ingleses podrían estudiar estadísticas sobre la importancia de hablar idiomas en el mundo moderno.

Los obispos nos han adelantado que no habría problema en computar el tiempo de cualquiera de estas actividades como tiempo equiparable al dedicado a escuchar la palabra de Dios, a la oración, a la contemplación, la penitencia o a la caridad y en ningún caso podrá discriminarse el acceso a la salvación eterna a los fieles en razón de sus preferencias religiosas o educativas.

Tampoco han puesto la más mínima objeción a la aparente contradicción derivada de que el contenido de las misas esté basado en la fe y las creencias, en contraste con la naturaleza científica y académica de los contenidos que habitualmente impartimos en las aulas.

En un primer momento, las clases se impartirían sólo durante las misas obligatorias de los domingos y fiestas de guardar, para más adelante extenderse a otros actos religiosos de asistencia no obligatoria como bautizos, bodas, comuniones, funerales, ejercicios espirituales, ordenaciones sacerdotales e incluso ceremonias de canonización o beatificación.

Pero, ¿de dónde saldría el dinero para pagar al profesorado que trabaje los domingos? Sin duda alguna de los donativos que los fieles depositan en los cepillos, del porcentaje de impuestos destinados al sostenimiento de la Iglesia Católica o, en general, de los presupuestos de la Iglesia.

Para garantizar la calidad de las enseñanzas impartidas, nuestra asociación gestionaría directamente el dinero aportado por la Iglesia y con él contrataría a profesores de sólida formación pedagógica y científica que se encargarían de impartir las clases durante las misas.

Naturalmente, dado el carácter eminentemente laico de las clases, no dudaríamos en despedir fulminantemente a aquellos profesores que no mantuvieran una coherencia laica entre su vida profesional y personal haciendo cosas como casarse por la iglesia, acudir a misa semanalmente o participar en cualquier tipo de actos religiosos.

Finalmente, llevaremos nuestras negociaciones hasta el mismo Vaticano, con cuyas autoridades firmaríamos un concordato que garantizara la continuidad de nuestra noble tarea docente en las iglesias durante los años venideros.

Entre tanto, puedes hacer llegar nuestra propuesta educativa a docentes, padres, alumnos, políticos, sindicalistas, medios de comunicación e incluso a las autoridades eclesiásticas. Tal vez así contribuyamos a que se entienda mejor lo que está ocurriendo en relación con la enseñanza de la religión en los centros sostenidos con dinero público.

4 abril 2013

Religión albóndiga II

Archivado en: religión — Mendigo @ 0:24

Entrada continuación de Religión Albóndiga, o dicho de forma más culta, ejemplos de sincretismo religioso en el cristianismo.

Aquí tenemos al Dios solar Ra, destruyendo a la serpiente Apep, encarnación del mal y enemiga eterna del orden cósmico, el Maat. Cada noche, Apep, como deidad de la oscuridad, se enseñoreaba del mundo y al alba, era vencida por un triunfante Ra, que emergía en su carro solar por oriente.

Otra versión simplificada de uno de los mitos egipcios más antiguos (y eso es mucho decir), esta vez sobre un soporte de papiro:

+

¿A qué nos suena esta representación? Divinidad alanceando a la serpiente, símbolo del mal, el enemigo del orden divino…

¡Efectivamente! El mito de San Jorge y el Dragón, la leyenda de un militar capadocio (interior de la actual Turquía) integrado en las legiones romanas que fue santificado primero por la tradición, luego por la Iglesia, y al que muchos siglos más tarde se le fueron asociando leyendas como la de ser un caballeresco dragonicida. Más esperpéntica aún es situar a este legionario “turco” en medio de la batalla de Alcoraz (Huesca), entre las tropas del reino de Aragón y las de Emirato de Zaragoza (y de ahí viene la festividad de Sant Jordi), en un relato calcado al de la aparición de Santiago (matamoros) en la batalla de Clavijo.

Ninguna creación humana es completamente original, todas las manifestaciones culturales se apoyan en un sustrato preexistente, tomando mitos de otras religiones o populares, en una mezcla abigarrada que frecuentemente acaba en contradicciones que los teólogos del sistema se esfuerzan en explicar. Vamos, que todas las religiones incluyen aspectos de otros cultos más antiguos. Pero en el caso del cristianismo, según uno va desgranándola, se va preguntando si tiene realmente algo original o es todo un mal refrito de partes diversas cogidas con alfileres.

Por cierto, también sobre mujeres, dragones, serpientes y otros monstruos en la religión, Javier Azpeitia escribió un precioso artículo en El Diario: Nuestra vida entre serpientes

Y de paso, su continuación: La Iglesia, los niños y la invención del amor

29 marzo 2013

Feliz Viernes Ateo

Archivado en: religión — Mendigo @ 1:05

Quiero celebrar con vosotros la Semana Atea que comienza, compartiendo algunas citas que me he encontrado por pura casualidad sobre religión y ateísmo. Por orden cronológico de sus autores:

Los hombres creen que la epilepsia es divina, meramente porque no la pueden entender. Pero si llamasen divino a todo lo que no pueden entender, habría una infinidad de cosas divinas
Hipócrates

¿Dios está dispuesto a prevenir la maldad pero no puede? Entonces no es omnipotente. ¿No está dispuesto a prevenir la maldad, aunque podría hacerlo? Entonces es perverso. ¿Está dispuesto a prevenirla y además puede hacerlo? Si es así, ¿por qué hay maldad en el mundo? ¿No será que no está dispuesto a prevenirla ni tampoco puede hacerlo? Entonces, ¿para qué lo llamamos Dios?

¿Dioses? Tal vez los haya. Ni lo afirmo ni lo niego, porque no lo se ni tengo medios para saberlo. Pero sé, porque esto me lo enseña diariamente la vida, que si existen ni se ocupan ni se preocupan de nosotros
Epicuro

Todas las religiones son obras humanas y, en el fondo, equivalentes; se elige entre ellas por razones de conveniencia personal o de circunstancias
Averroes

El ateísmo es el vicio de unas pocas personas inteligentes
Voltaire

La fe es cuestión de geografía
Jean-Jacques Rousseau

Ya vendrá el día en que el engendramiento de Jesús por el Supremo Hacedor como su padre, en el vientre de una virgen, será clasificado junto a la fábula de la generación de Minerva en el cerebro de Júpiter

En todo país, en toda era, el sacerdote ha sido hostil a la libertad
Thomas Jefferson

La idea de Dios implica la abdicación de la razón humana y de la justicia humana; es la negación más decisiva de la libertad humana y lleva necesariamente a la esclavitud de los hombres, tanto en la teoría como en la práctica

Si Dios existe, el hombre es esclavo; ahora bien, el hombre puede y debe ser libre; por consiguiente Dios no existe

Yo no pongo mi ignorancia en un altar y la llamo Dios
Mijaíl Bakunin

La única disculpa de Dios es que no existe

El hombre, en su orgullo, creó a Dios a su imagen y semejanza
Friedrich Nietzsche

Si 50 millones de personas creen una tontería, sigue siendo una tontería
Anatole France

Sería muy bonito si hubiera un Dios que creó el mundo y una providencia benevolente, y un orden moral en el universo, y vida después de la muerte; pero resulta muy llamativo que todo esto sea exactamente como desearíamos que fuese
Sigmund Freud

Religión es el conjunto de escrúpulos y tabúes que obstaculizan el libre desarrollo del entendimiento humano
Salomon Reinach

No sé si existe Dios, pero sería mejor para su reputación que no
Jules Renard

…leyó esto: “Dios es una gran equis sobre la última barrera de los conocimientos humanos; a medida que la ciencia avanza, la barrera se retira”. Y escribió al margen: “De la barrera acá, todo se explica sin él; de la barrera allá, ni con él ni sin él”
Miguel de Unamuno

Los dioses son cosas frágiles; pueden ser asesinados con un atisbo de ciencia o una dosis de sentido común
Chapman Cohen

No puedo imaginarme a un Dios que premia y castiga a los objetos de su creación, cuyos propósitos han sido modelados bajo el suyo propio; un dios que no es más que el reflejo de la debilidad humana. Tampoco creo que el individuo sobreviva a la muerte de su cuerpo: esos no son más que pensamientos de miedo o egoísmo de lo más ridículo
Albert Einstein

Un mito es una religión en la que ya nadie cree
James Feibleman

La realidad es aquello que, cuando dejas de creer en ella, no desaparece
Philip K. Dick

Cuando una persona padece de delirio, a eso se le llama locura. Cuando muchas personas padecen de delirio, a eso se le llama religión
Robert M. Pirsig

La religión es un insulto a la dignidad humana. Con o sin ella, encontrarás buena gente haciendo cosas buenas y gente malvada haciendo cosas malas. Pero para que la gente buena haga cosas malvadas, necesitas la religión
Steven Weimberg

Se dice que los hombres puede que no sean el sueño de los dioses, sino que los dioses sean el sueño de los hombres

Es corriente en muchas culturas responder que Dios creó el universo de la nada. Pero esto no hace más que aplazar la cuestión. Si queremos continuar valientemente con el tema, la pregunta siguiente que debemos formular es evidentemente de dónde viene Dios. Y si decidimos que esta pregunta no tiene contestación, ¿por qué no nos ahorramos un paso y decidimos que el origen del universo tampoco tiene respuesta? O si decimos que Dios siempre ha existido, ¿por qué no nos ahorramos un paso y concluimos diciendo que el universo ha existido siempre?

¿Por qué no puedes convencer a un creyente de nada? Porque sus creencias no están basadas en evidencias, sino en una enraizada necesidad de creer
Carl Sagan

Todos somos ateos respecto a la mayoría de dioses en los que la humanidad ha creído alguna vez. Algunos simplemente vamos un dios más allá

El Dios del Antiguo Testamento es, sin duda el personaje más desagradable en toda ficción: celoso y orgulloso de ello, un mezquino, injusto, un controlador implacable, un vengativo limpiador étnico sediento de sangre, un misógino, homófobo, racista, infanticida, genocida, filicida, pestilente, megalómano, sadomasoquista, matón caprichosamente malévolo.
Richard Dawkins

O una variante:
Yo creo que ambos somos ateos. Sólo que yo creo en un Dios menos que tú. Cuando entiendas por qué tú desechas todos los otros posibles dioses, entonces entenderás por qué yo desecho el tuyo

Un hombre sin religión es como un pez sin bicicleta
Jaume Perich

Lo que he hecho es mostrar que es posible que la forma en que comenzó el universo esté determinada por las leyes de la ciencia. En ese caso, no sería necesario apelar a Dios para entender cómo comenzó el universo. Esto no prueba que no exista Dios, sino solamente que Dios no es necesario
Stephen Hawking

Y un par de anónimas:
La religión siempre está segura y nunca pide pruebas, la ciencia nunca está segura y siempre pide pruebas… prefiero la segunda

Creer es más fácil que pensar. He ahí la razón de que haya más creyentes

+

12 marzo 2013

Cónclave

Archivado en: religión — Mendigo @ 15:09

Lo más inteligente que he leído estos días acerca del conciliábulo de unos hombres viejos y supersticiosos, elegidos por sus antecesores para elegir al sucesor, renovación, le llaman (no os riáis, en los partidos políticos hacen algo parecido), no ha sido escrito sino dibujado:

Genial Fontdevila.

Página siguiente »

El tema Rubric Blog de WordPress.com.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 204 seguidores

%d personas les gusta esto: