La mirada del mendigo

12 marzo 2013

Cónclave

Filed under: religión — Mendigo @ 15:09

Lo más inteligente que he leído estos días acerca del conciliábulo de unos hombres viejos y supersticiosos, elegidos por sus antecesores para elegir al sucesor, renovación, le llaman (no os riáis, en los partidos políticos hacen algo parecido), no ha sido escrito sino dibujado:

Genial Fontdevila.

25 diciembre 2012

Io, Saturnalia!

Filed under: religión — Mendigo @ 2:10

El cristianismo es de todo menos original. No deja de ser la herejía occidentalizante que se generó en la Palaestina helenística a partir de otra religión, la hebrea, que ya era un verdadero refrito de tradiciones religiosas más antiguas (Súmer, Egipto, Babilonia…).

Cuando el cristianismo alcanzó el poder político en el Imperio Romano tras la batalla del puente Milvio, tenía la fenomenal tarea de desmontar una inextricable red de creencias religiosas de muy diversas procedencias que se desarrollaban a lo largo y ancho del imperio. Frecuentemente, lo que hizo fue, incapaz de derribar el edificio, cubrir su policromía con una mano de pintura y pintarle cruces por encima. Este sincretismo religioso genera absurdos como la pléyade de vírgenes y santos que se fueron inventando para disimular los cultos paganos a los dioses, daimones, lares a los que el pueblo rendía culto en fuentes, árboles, colinas… Curioso para una religión que se dice monoteísta (tanto el islam como el protestantismo reaccionaron contra esta fantochada).

Los acontecimientos religiosos más importantes en casi todas las religiones están relacionados con el ciclo solar. Es el más básico, fácilmente observable y de mayores consecuencias, especialmente en sociedades agrícolas. La Iglesia disfrazó la fiesta del solsticio de verano y sus hogueras, tan antiguas como el mundo, como la fiesta de San Juan. El resultado es como ponerle un calcetín en el morro de un burro y pretender que es un elefante.

Otro ejemplo de cristianización cogida por los pelos: el día santo de la semana, el Domingo (Dominicus dies, es decir, día del Señor), no es más que el día del Sol Invicto, la jornada de descanso romana de la cual aún se acuerdan los anglosajones cuando descansan en el Día del Sol (Sunday).

Pero volvamos al otro solsticio, que como os imagináis es de lo que os quería hablar. Según la tradición cristiana, Juan fue concebido seis meses antes que su primo: Jesús. Así que si situamos el nacimiento de uno en el solsticio de verano, el otro cae medio año después, en…¡qué casualidad, el solsticio de invierno! Exactamente, en la celebración del triunfo del Sol (el Dios de Dioses) sobre las tinieblas, el renacimiento que ya lleva en sí la promesa de la primavera, el inicio de otro ciclo vital.

De esta forma, el cristianismo contraprogramaba el nacimiento de la otra deidad oriental que le disputaba la hegemonía esos días en Roma: Mitra (también nacido durante el solsticio de invierno de una virgen, como otros tantos otros Dioses de la Historia de la Superstición Religiosa).

Por estos días, los romanos celebraban las Saturnales, festividad en la que se homenajeaba al padre de Saturno, el Dios de la agricultura, uno de los Dioses más antiguos del panteón romano. Durante la semana que precedía al solsticio de invierno, se cerraban los negocios, los tribunales y las escuelas, la gente dejaba el trabajo y se dedicaba a festejar junto a parientes y amigos. Se intercambiaban regalos, abrazos y buenos deseos, se decoraba la puerta de la casa con coronas de hojas, los árboles se engalanaban con figuritas de terracota y en las casas lucían las velas ofrendadas por los amigos, era una época de paz en la que estaba prohibido declarar la guerra ni condenar a muerte (lo cual no tiene mérito, ya que ni el Senado celebraba sesiones ni, como hemos dicho, había juicios).

Sin nada que hacer en el campo, con las barricas llenas de vino joven, los silos de grano y acabado el tiempo de la ceba y llegado el de la matanza, era un tiempo de abundancia y de holganza. Durante estos días la gente se prodigaba con la comida, la bebida y el sexo, y se permitían las apuestas en los juegos de azar. Dentro de esta categoría entraba un tipo de juego muy parecido a nuestra lotería de Navidad, con bolitas y todo, muy popular.

Octavio y Calígula intentaron recortar los días festivos de la Saturnalia; infructuosamente, pues era una fiesta demasiado arraigada. Lo cual tiene su gracia pues muestra que el mismo Augusto tenía menos dominio sobre sus súbditos que la Espe (que sí que ha logrado cargarse los puentes en Madriz). Y es que a la lideresa sólo le falta nombrar emperador a su caballo, para asemejarse a Calígula. Aunque bien pensado, Ignacio González…

Incluso tenían una costumbre sospechosamente similar a nuestro roscón de reyes: en el banquete se comía una torta de miel y frutos secos (similar a nuestro turrón) con un haba seca puesta al azar dentro de la masa. Quien la encontrara, sería el rey de la fiesta, el princeps Saturnalicius, al cual habría que obedecer sin rechistar por muy peregrinas que fueran sus órdenes (que lo eran, ahí estaba la gracia). El rey podía ser cualquiera, también un niño o un esclavo.

Porque aquí acaban las semejanzas con la Navidad. El cristianismo consintió seguir celebrando este culto pagano bajo otro nombre, pero lo que no toleró es el carácter igualitario de la fiesta, el cual consideraba que atentaba contra el orden divino. Y es que, durante la Saturnalia, amos y esclavos comían de la misma mesa, y estos tenían licencia para hablar con libertad a sus amos, cubriéndolos de reproches. En algunas familias, portaban los vestidos de los amos (principalmente el pileus, marca del hombre libre) y se hacían servir la mesa por estos. Durante estos días locos la sociedad se volvía del revés, diluyéndose en la fiesta las convenciones y clases sociales.

Lamentablemente, esta confraternización interclasista no perduró a la cristianización de la fiesta.

Tras la prohibición con Teodosio de todo culto que no fuera el cristiano (medida radicalmente ajena a la tradicional tolerancia romana), el Imperio-Iglesia se vio ante la tesitura de tener que hacer la vista gorda, cambiando oficialmente el nombre de las cosas para no caer en el absurdo de poner fuera de la legalidad a la mayoría de la población, aún seguidora de los antiguos ritos. Como no podían impedir que siguieran celebrando el Natalis Solis Invictis, disimulaban haciendo creer que creían que lo que celebraban era el nacimiento del profeta de la nueva religión (años más tarde aupado a la categoría de Dios, en el Concilio de Nicea). Y con esa mentira oficial, todos tan contentos. Poco a poco, el poder consiguió que el origen de la fiesta quedara en el olvido, introduciendo el nuevo catecismo que, con la fuerza de los años, fue adoptado por la población en la ignorancia de que, bajo las formas cristianas, estaban aún festejando a los dioses de sus antepasados.

Nota: Forzar el nacimiento de Cristo en el solsticio de invierno (el Papa Julio I en el año 350…d.C) para desplazar cultos anteriores lleva a contradecir a su propio texto sagrado y lo que es peor, al mismísimo sentido común. Lucas (2:8) nos cuenta que un ángel se les apareció a los pastores que velaban el ganado para anunciar el natalicio. Nadie que tenga un poco de cerebro puede pensar que en lo más duro del invierno, la noche más larga del año, los pastores duerman al raso junto con el ganado (esta noche pronostican mínimas de 5ºC en Jerusalén, en cuyos alrededores está Belén). Aún hoy, en Palestina, el ganado es estabulado al final del otoño y no salen con los rebaños hasta acabar Marzo. Si Yahveh y los sionistas lo permiten.

+

Para acabar os dejo con un divertido cómic sobre este asunto. Lástima que esté en lengua bárbara, pero creo que se sigue bastante bien aun para los que tenemos un nivel flojo.

16 septiembre 2012

Marcadores: religión y otras magufadas

Filed under: religión — Mendigo @ 9:44

Estoy volcando en La Cebolla los enlaces que tenía almacenados, pero hay temas que no casan con su cometido (ayudarnos a resistir la agresión capitalista que supone esta crisis). Así que, para ellos, sigo creando mis tradicionales colecciones de marcadores, en este caso sobre temas trascendentes aunque muy poco trascendentales.

Empezamos por esta divertidísima Carta de Dios a los Evangélicos. El original, en inglés (¿qué esperábais, que fuese latín? ¿O árabe? Dios ha aprendido lenguas, si algo le sobra es tiempo). Es buenísima, escacharrante, os la recomiendo.

+

Ahora otro más serio, del abuelo:
Vicenç Navarro – El Vaticano, la pobreza y Haití

+

Aps! Bueno, no sé si esto tiene que ver con la religión tradicional u otro tipo de adoración o culto moderno. En cualquier caso, como se burla de ambas, me agrada:

+

En Lucha Disidente me topé con este pasatiempo:

+

De la magufada católica:
Una reliquia de la sotana de Juan Pablo II cuando fue tiroteado causa furor en Ávila
Realmente, noticias como ésta o del Toro de la Vega me hacen ser más pesimista sobre el futuro que unas décimas más o menos en el PIB. En el camino de la civilización, nos falta un hervor.

+

Lo mal que llevan las religiones la libertad de conciencia:
El bloguero saudí se enfrenta a la pena capital por apostasía
Normal, saben que la libertad de expresión, de comunicación de ideas, sería su fin. Los fantasmas desaparecen y los vampiros se convierten en polvo cuando se abren los postigos en un cuarto oscuro.

+

Félix Soria nos hace una introducción a la primera religión monoteísta: el mazdeísmo. Esta religión cobró gran importancia en Roma y a punto estuvo de ganarle la partida al cristianismo para convertirse en la religión del Imperio. No hubiera cambiado gran cosa la historia, pues seguro que también hubieran quemado personas en la hoguera por no seguir una línea concreta de interpretación del Avesta, y tendríamos al mismo Rouco con la misma cara vinagreta luciendo el faravahar como ahora luce el crucifijo encima de todos ese ropaje carnavalesco. Y los mismos imbéciles que se inflaman hoy porque ofenden a su piojoso Mahoma, se ofenderían igual si alguien se metiera con Zoroastro.

No es una u otra religión en contreto. Es la incultura, la superstición con la que se manifieste es lo de menos, depende del origen cultural. Es lo mismo que un garrulo sólo dice groserías, pero las dirá en su lengua materna, pues no conoce otra.

+

Parece ficción, pero es real: Un capo rodeado de cardenales
La fiscalía de Roma autoriza la apertura de la cripta donde está enterrado un jefe mafioso para investigar el secuestro de una joven, hija de un empleado del Vaticano, en 1983

+

Las filtraciones de su entorno dejaron expuesto el nido de vívoras que es el Vaticano:
Las filtraciones se hicieron para proteger al papa, según uno de los topos del ‘Vaticanleaks’
El Vaticano, incapaz de frenar la hemorragia de escándalos
El banquero de Dios temía ser asesinado
El dinero sucio salpica al Vaticano

Y esta última es de traca:
JP Morgan cierra la cuenta del Vaticano por ser “cliente de riesgo”
Para que JP Morgan te considere cliente de riesgo…

+

Por cierto, ya que estamos hablando de cuartos. Un informe de la Fundación 1º de Mayo (CCOO): Financiación de la Iglesia Católica y Gasto Público

Mientras que La Iglesia sí se libra de los recortes.

Porque cuando se condena el amor humano, se desarrollan afectos por otros sujetos, como el poder o la codicia:
Monjas dan comida de beneficencia a estudiantes que pagan 660 al mes
Que yo sepa, no ha mediado ninguna denuncia por esta “expropiación” con afán de lucro. No es sólo el enriquecimiento inmoral, es que estaban detrayendo recursos de los más necesitados para hacer negocio.

+

Esta última, merced a Javi.

+

Finalmente, tengo que leer este titular: Acusan a las Pussy Riot de declarar la guerra a Dios y la Iglesia

¿Ah, sí? ¿Admitirán nuevos miembros?

+

EDITO: De esto había yo tratado hacía tiempo, no sé ya ni dónde. La relación entre religiosidad y atraso económico (sería más difícil cuantificar el retraso moral, pero sería aún más evidente.

13 julio 2012

Una entrada corta

Filed under: política,religión — Mendigo @ 0:04

Cifuentes: “Habrá actuación policial contundente contra quienes intenten convertir Madrid en Atenas”

¡Avisad a los medios! La Delegada del Gobierno en Madriz amenaza con mandar los antidisturbios a Moncloa en el próximo Consejo de Ministros. La van a liar parda.

+
+
+

Y ahora, defina cinismo:

Constitución Española.

Artículo 35
Todos los españoles tienen el deber de trabajar y el derecho al trabajo, a la libre elección de profesión u oficio, a la promoción a través del trabajo y a una remuneración suficiente para satisfacer sus necesidades y las de su familia, sin que en ningún caso pueda hacerse discriminación por razón de sexo.

Artículo 47
Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada. Los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las normas pertinentes para hacer efectivo este derecho, regulando la utilización del suelo de acuerdo con el interés general para impedir la especulación. La comunidad participará en las plusvalías que genere la acción urbanística de los entes públicos.

Os lo juro, pone “impedir la especulación” en la Constitución, hasta ahora no me había percatado. Y “participar en las plusvalías”. ¡Maaaanda carallo!

A los que llevan siempre la puta Constitución en la boca, e incluso se definen en Euskadi como constitucionalistas, sólo les queda transgredir las comas para convertir el articulado en papel higiénico.

Me recuerdan a los católicos y su puta Biblia. En ninguna parte encuentro que se hable de condones, de considerar al embrión un ser humano, y mucho menos de crear una organización jerárquica con poder temporal cuya cabeza tenga el don de la infabilidad (y centenares de cosas más que los curitas se sacan de la manga). Sin embargo, se lee en Marcos 9:42:
Y cualquiera que escandalizare á uno de estos pequeñitos que creen en mí, mejor le fuera si se le atase una piedra de molino al cuello, y fuera echado en la mar.

Parece que es bastante clara la admonición y, sin embargo, ahí tenemos casos de abusos sexuales de sacerdotes a menores diseminados por todo el ámbito de influencia del catolicismo.

Para una cosa clara que se dice en los Evangelios…

Bueno, también deja meridianamente claro en Mateo 19:24 “Es más fácil que una soga pase por el ojo de una aguja que el que un rico entre en el Reino de los Cielos”

Hay que concluir que a su propia Iglesia le costaría pasar por ese ojal, a no ser que tuviera una luz del tamaño de un superpetrolero. Porque robar dos millones de € de la recaudación catedralicia y que no se note… (no sea denunciado, más que probablemente porque era dinero negro).

Sí, que nadie se escandalice, la Iglesia Católica trabaja con dinero negro e insiste en pagar las obras que contrata en dinero negro (en B o con el eufemismo que queramos emplear). Lo sé de primera mano, y lo sabe todo aquel que trabaje o haya trabajado con la curia. Pero sabe que está blindada contra las inspecciones fiscales.

12 julio 2012

Puritanismo y represión sexual

Filed under: desnudez,religión — Mendigo @ 16:36

0

El puritanismo, una de las esquinas de la aberración judeocristiana, gana terreno haciéndole la competencia en pudibunda estupidez a la otra gran herejía de la maldita religión hebráica, el islam.

El odio (miedo) a la mujer está en la base genética de la religión de Abraham, pues ha pasado inalterada a todas sus ramas:
Un propagandista de la misoginia recibe el Premio Juan Pablo II de la Comunicación

El odio a la mujer de las religiones abrahámicas sólo es comparable con su odio a la homosexualidad:
Obispo de Alcalá de Henares: “Os aseguro que se encuentran en el infierno”.
Si lo asegura, debe ser que frecuenta ese local.

En Europa hemos puesto a los chamanes en su lugar, lo nuestro nos ha costado, aunque periódicamente traten de salirse de él y meterse en las braguetas ajenas. En otras partes del mundo, desgraciadamente, aún no se han atrevido y los sacerdotes del odio profieren amenazas de muerte contra todo aquel que no se someta a su superstición.

Amenazas de muerte por defender la libertad sexual en Marruecos
Una fetua de un predicador apunta a un periodista por apoyar las relaciones extramatrimoniales

En sociedades aún más atrasadas, estas sentencias se cumplen:
La violencia contra la mujer afgana continúa tras 10 años de ‘liberación’
El asesinato en público de una joven acusada de adúltera saca a la luz la indefensión femenina

En el islam, como en el cristianismo, todos estos crímenes son cometidos “por respeto a la mujer”. Estas religiones argumentan como respeto un profundo odio a la femineidad, a la que consideran impura según atávicas supersticiones (el ciclo menstrual, que coincide con los ciclos lunares, es en buena parte de las religiones motivo de impureza).

El dogma religioso, implantado no por la fuerza de la razón, sino por la costumbre, sirve de justificación para los más viles crímenes, agresiones y abusos.

“En el islam los golpes son una práctica tolerable”
La Fiscalía se querella contra el imán de Terrassa por incitar a la violencia contra la mujer en sus sermones que fueron grabados por la Policía

Una menor marroquí se suicida tras ser obligada a casarse con su violador
La joven, de 16 años, fue violada hace un año. A pesar de que hubo una denuncia, las dos familias arreglaron el matrimonio.

Un juez marroquí obliga a una niña de 14 años a casarse con su violador
La familia de la víctima denuncia presiones de la Fiscalía

¿Una niña de 14 años? Fueron clementes, mucho más que el puerco de su Profeta. Habla Aisha, su preferida, a quién desposó con 6 años cuando Mahoma contaba 54 años y a quien violó 3 años más tarde (no considero que el acto sexual entre una niña de 9 años y un hombre de 57 merezca otro nombre):

Mi madre vino hacia mí cuando me estaban meciendo en un columpio entre dos ramas. Mi cuidadora me lavó la cara y me llevó de la mano. Cuando llegamos a la puerta se detuvo para que yo recuperara la respiración. Me introdujeron en la habitación, donde esperaba el Profeta sentado en una cama de nuestra casa. Mi madre me hizo sentar en el regazo de él. Entonces, los varones y mujeres se levantaron y nos dejaron solos. El profeta consumó el matrimonio conmigo en mi casa cuando tenía nueve años.

Aisha
Tabari Hadith, 9. 131

Las religiones sancionan como gratos al despiadado Dios de turno comportamientos absolutamente inmorales, aberrantes, atroces. Desde guerras de religión que han asolado este continente desde que fue tomado por la plaga del cristianismo, pasando por la persecución del conocimiento científico y de todo aquello que discutiera sus absurdos dogmas, desde la circulación de la sangre al heliocentrismo, por los cuales Servet o Giordano Bruno murieron en el tormento atroz de la hoguera. Hoguera en que se “purificó” a miles de personas, curanderos, practicantes de otra religión (judaizantes) o de otra herejía diferente al catolicismo (desde nestorianos a hugonotes, pasando por los cátaros). El dogma, precisamente por ser absurdo, no admite la puesta en cuestión y reacciona con violencia descarnada.

Y un objetivo de los crímenes cometidos por la religión es todo aquel que se aparta de las costumbres sexuales dictadas por la tradición (la religión no es más que una tradición, un aspecto de la tradición de un pueblo, aunque exportable, generalmente por la vía de la imposición; no tiene mayor categoría intelectual que una sardana, una fiesta popular o un relato de aparecidos).

La condena a todo aquel que no se someta a la hipócrita convención social acerca del sexo y sus tabúes merece desde la reprobación y el aislamiento social, a la cárcel, las torturas, la violación y la muerte. Muerte a manos del Estado, de la comunidad de fieras o de la propia familia, el extremo más inhumano. El grado no depende de la religión, sino de la capacidad de sus ministros de influir en el código penal y envenenar la conciencia colectiva con su ponzoña.

Muchas veces he dicho que hay que deslindar la desnudez de la sexualidad, por cierto que en cuanto acabe de escribir esto me marcho a la playa a bañarme desnudo, la sola idea de entrar en el agua con la ropa pegándose al cuerpo me produce repugnancia.

Pero es que hoy quiero loar la sexualidad, el libre goce de los placeres que nos ofrece la naturaleza, siguiendo nuestra condición humana, inteligente, que nos eleva por encima de las necesidades somáticas. Es decir, el sexo como deleite de los sentidos, de los cinco, sin someterse a su fin reproductivo. Un arte creado a partir de una necesidad vital igual que la gastronomía es mucho más que alimentarse, saciar el apetito con un pedazo de carne cruda. No somos animales, es repugnante reducir el sexo a la mera procreación, como pretenden los eunucos mentales.

Sea este un llamamiento a disfrutar del sexo, cada cual según sus apetencias, que mientras sea consentido es una de las bellezas con que nos agasaja la sabia madre Naturaleza. Hay que estar alerta contra todo intento de los popes de meternos la mano en la bragueta, de condicionar nuestra libertad sexual con sus prejuicios, dogmas y supersticiones. Que conviertan su vida en un erial, si quieren, y se mantengan lejos de nuestros niños, para que no les inoculen el veneno de la culpa, los remordimientos, el miedo y puedan crecer libres sin que un hombre viejo y de mente deformada siembre de estiércol su conciencia y condicione su sexualidad, amargándoles su adolescencia.

Recordad que los derechos que no se defienden, se pierden. Que no tengamos que lamentar un retroceso también en la libertad sexual.

Y no podía cerrar este alegato al libre apetito concupiscente con un poco de pornografía. De dulce, pura y maravillosa pornografía. Porque no es vergonzoso el sexo, pero sí la violencia, el fanatismo, el crimen, la santa coacción y la ignorancia.

¡Que ustedes lo follen bien!

1

+
+ (more…)

« Página anteriorPágina siguiente »

El tema Rubric. Blog de WordPress.com.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 221 seguidores

%d personas les gusta esto: