La mirada del mendigo

16 marzo 2009

Resumen

Filed under: economía — Mendigo @ 15:50

Cuando escribí El Gran Robo me proponía hacer un resumen de lo que hasta ahora llevamos de crisis.

Sabedor que en este mundo, todo lo que tenga más de tres párrafos es un “ladrillo”, intentaré hacer un resumen del resumen de la crisis, para ver si podemos llegar a alguna parte.

Todo empezó en EEUU, cuando unos pelagatos (los NINJA) se dieron cuenta que su casa costaba menos del valor por el que habían escriturado. Dejaron las llaves en la puerta y le dejaron al banco comerse esa deuda.

Dicho de otra forma, tenían una deuda superior al activo que la respaldaba: la propia casa.

Esto debería haber afectado al banco del pelagatos, y no haber pasado de ahí. Pero es que con esa deuda y otras similares habían hecho títulos y los sacaron al mercado, siendo adquiridos por entidades financieras de todo el mundo.

Al precipitarse los impagos y los desahucios, esos títulos pasaron a valer menos que nada y, por extensión, los bancos que los habían comprado. Cuando alguien se paró a preguntar: ¿Cuánto vale un banco? Negocio que adeuda 16 monedas por cada una que presta, esto pinta mal. Porque…¿Qué tiene un banco? Nada. Las sucursales y poco más. Un banco tiene la promesa de sus clientes de que le devolverán el dinero y algo más. Pero si esta promesa pierde valor (porque el cliente no puede o simplemente porque le interesa dejar las llaves de la casa, del coche o de la empresa en la puerta, pues la deuda es inasumible y supera el valor de los bienes), el banco pasa a valer nada. Cero

Así lo han entendido los inversores, que han visto como un valor pasaba de cotizar a $55 a $0,97 en dos años.

¿Cuánto vale una vivienda? ¿Cuánto vale un banco? Nadie parece ponerse de acuerdo.

Aquí entran las acciones de los gobiernos, estatalizando la deuda de los bancos. Al comprar deuda bancaria con dinero público, nos han cargado a todos con un problema que hasta ahora era sólo de las entidades financieras.

El Estado da dinero a los bancos a costa de endeudarse (endeudarnos). Compra su deuda, a costa de cargarse (cargarnos a todos) con más deuda.

Pero…¿Qué respalda esa deuda? ¿La capacidad de crear riqueza de un país que está destruyendo tejido productivo? No parece que sea el mejor momento para endeudarse, ni para particulares, ni para el Estado. ¿Cómo el Estado va a poder pagar una deuda que ahora mismo ya le hace incurrir en un déficit del 6%?

Estamos en el mismo caso que el NINJA americano. Tenemos una deuda que es más grande que el mismo piso: la deuda que tienen los bancos y que el Estado, tan solidario con los banqueros, ha hecho suya es más grande que el propio Estado (4 veces el PIB). Mejor sería dejar las llaves de España en la puerta e irnos a vivir a otra parte.

Pero casi todo el mundo está endeudado hasta las cejas (China y los árabes no, por eso se están comiendo medio mundo ahora que estamos de rebajas), así que no hay adónde ir.

Entonces llegamos a la pregunta fatídica: ¿Cuánto vale el dinero?

Si no sabemos cuánto vale una casa, ni cuánto vale un banco, ni tan siquiera cuánto vale España…¿Quién puede decirme cuánto vale un euro? O un dólar, o cualquier otra divisa. Al perder el patrón oro, su valor está referido a sí mismo. Un bucle cerrado, como preguntarse qué fue antes, el huevo o la gallina. Un absurdo, esa es la base de la economía.

10 rem bucle idiota
20 print “¿cuánto vale el dinero?”
30 goto 20
40 ¿end?

El valor del dinero es un convencionalismo basado en la confianza, en cuanto ésta se rompe, no hay forma de llegar a un acuerdo. Antes el petróleo costaba $200, ahora no llega ni a $40. Antes tal banco cotizaba a $600, ahora esa misma acción vale $10. La casa que antes la anunciaban por 80 kilos, ahora está por 40. Y ni aún así la venden.

Dando por hecho que el petróleo sigue siendo el mismo líquido viscoso con el mismo poder calorífico y demás propiedades, que el banco sigue teniendo las mismas sucursales y empleados y que la casa no ha perdido ni uno sólo de los ladrillos ¿qué es lo que está en cuestión entonces? La vara de medir: el dinero.

Los bancos se pusieron a crear dinero de la nada en base a su deuda, e inundó el mundo de dinero, dinero que no valía una mierda. De un plumazo, ese dinero se ha volatilizado. Los bancos que decían tener millones, no tienen en su caja fuerte más que promesas. Las constructoras que parecía que se iban a comer el mundo, y les salía el dinero por las orejas, ahora sólo tienen ladrillos que nadie quiere ni nadie sabe cuándo pueden valer.

Ha parado la música y nos hemos dado cuenta que no faltaba una silla, sino una docena. La sociedad pagaba con un dinero que no tenía, sino que aspiraba a tener, al más puro estilo del cuento de la lechera. Cuando esas aspiraciones se han venido abajo, se ha esfumado de igual forma el dinero.

¿Cuánto dinero tenemos? ¡Qué importa! Lo importante es saber con cuánta riqueza contamos, y la riqueza no viene de otra parte que del trabajo y de la Tierra (todo el casino financiero está montado, a fin de cuentas sobre la explotación de estos dos recursos, mano de obra y recursos naturales, ambos finitos). El dinero no es más que una medida mensurable y discreta de la verdadera riqueza y, en estos últimos años, enloqueció y dejo de estar sometido al papel de sustituto de la riqueza de un país, cuyo valor representaba, para endiosarse y hacer referencia a sí mismo, en el bucle absurdo de antes.

Ahora estamos todos preguntándonos ¿Cuánto valen las cosas? Las cosas valen lo mismo, pues no han cambiado, así que ¿cuánto cuestan? Esta en cuestión el mismo sistema monetario.

Habíamos quedado en el Estado, que para frenar el desplome de los bancos, decidió compartir el destino y les echó un cable. Veremos si el peso muerto de su enorme deuda no termina por arrastrar a toda la sociedad al fondo. Por ahora, ya hay un Estado que ha caído: Islandia.

En resumen: si el origen de la crisis es debido al excesivo endeudamiento, de los particulares, de las empresas, de los bancos y de los Estados, que se han cargado con un peso que, en cuanto vienen mal dadas, se dan cuenta que no pueden pagar. ¿Cómo la solución va a ser endeudarse más? ¿Desde cuando un incendio se apaga echando más gasolina? El Estado Español se está endeudando hasta extremos peligrosos para cerrar el agujero negro de la deuda de la banca. Esto no es más que una huida hacia adelante, hacer un autopase para luego encontrarte la pelota un poco después, pero más grande.

Si el problema es que la deuda es mayor que los activos, que el valor de la casa, de la empresa, del banco…¿cómo va a ser la solución endeudarse aún más para pagarla? ¡Eso no es solución, es hacer más grande el problema, retrasándolo! Echando más dinero a la hoguera de los bancos, lo único que hacemos es que el dinero cada vez valga más. La vía de agua crece y los tablones con los que intentamos cerrar la brecha menguan. ¡Así es imposible!

Todo por no reconocer que este sistema es insostenible, que no hay nada que tienda al infinito salvo la estupidez humana, y que en cuanto el barco perdiera velocidad todo el edificio se desmoronaría.

Expliquémoslo con un ejemplo muy común. Me han convencido que NECESITO comprarme un nuevo televisor de plasma. Ahora no tengo el dinero, pero lo NECESITO, con lo que me endeudo para comprarlo. Pero, si ahora no tengo ese dinero ¿quién ostias me dice que lo vaya a tener mañana? Y a un importe crecido, pues tendré que pagar intereses.
Para que ese sistema funcione, las cosas me tienen que ir cada vez mejor. Mientras eso se cumpla, y yo cada año gane más dinero que el año anterior, todo marcha bien. Este año pagaré las cosas que compré el año pasado, que el año pasado no tenía dinero para pagar pero ya sí.

La bola va creciendo, pero yo hago un autopase y la mando al año siguiente, contentándome con hacerme cargo de la deuda para este año. Bien. Mañana tendré más dinero. Dios proveerá.

Esto es una locura, es evidente, pero es la economía moderna. Pero el sistema es extraordinariamente inestable porque…¿que pasa si el año que viene, bueno, no es un mal año, no me puedo quejar, pero sólo puedo cobrar lo del año pasado? PUES QUE NO PUEDO HACER FRENTE A LOS PAGOS DE MI DEUDA, SIEMPRE CRECIENTE. Una deuda creciente exige que mis ingresos también lo sean. Basta con que estos no crezcan lo suficiente, para entrar en una espiral destructiva.

Puedo renegociar la deuda, no importa, ya la pagaré con más holgura el año que viene. El hecho es que cada vez tengo más deuda, y cada vez dependeré de que ese año al jefe le de por concederme un aumento, para poder hacerla frente.

Pero qué pasa si el jefe no quiere (o no puede, porque el negocio va regulín) concederme el aumento. Aún peor ¿Qué pasa si me quedo en el paro?

Es que es de cajón. ¿Qué pasa si la economía pierde su crecimiento acelerado? ¿Qué pasa si se detiene, o simplemente no crece lo suficiente? QUE TODO SE DESMORONA.

Y era evidente que alguna vez tenía que llegar ese momento. Porque nada tiene al infinito, porque había tanto dinero en circulación que llegó un punto que nadie sabía cuánto valía nada. Se pedía una barbaridad por un piso, y se pagaba. ¡Había dinero! ¡Sobra el dinero! Ya lo pagaré mañana. Lo financio. Lo compro apalancado. Eufemismos para no decir: me cargo con una deuda que no sé si podré pagar. Mientras todo va bien sí, pero ¿y ahora?

Aznar, Solbes, Zapatero o Montoro creen que esto es una crisis pasajera. Recurren a la fórmula de endeudarse aún más para pagar las deudas de hoy (y lo que es peor, recurrir al endeudamiento público para pagar unas deudas privadas).

La solución del consumista de nuestro ejemplo es, joder tío, deja de gastar más de lo que ganas e intenta condonar poco a poco tu deuda. Eso parece el consejo más cuerdo que podría recibir alguien metido en esa espiral de gasto insostenible. Pero para los gurus de la economía no, la solución es pedir un crédito para pagar los intereses de la primera deuda. Es decir, cada vez cavar más hondo, pasar la pelota hacia adelante. No han entendido NADA.

Mis queridos españolitos, mirad hacia el Sur, contemplad los países cargados con una deuda que son incapaces de pagar. Lejos de reducirla, cada vez es más grande al no dar pagados ni los intereses. ¿A quién? Buena pregunta. Os dejo investigar sobre ello.

Mirad al Sur, mirad a África, mirad nuestro futuro…hipotecado.

6 comentarios »

  1. Joder.

    Y si intento resumir lo anterior, seguro que me sale un post de 2000 líneas. Mejor lo dejo…

    Comentario por El mendigo — 16 marzo 2009 @ 17:24 | Responder

  2. Valor y precio.

    Mi casa la valoró un tasador estúpido por 60 kilos (pts, claro) y mi familia y yo dormíamos tranquilos todas las noches, bajo techo. Hoy mi casa no valdrá ni 12 millones (en el caso de encontrar comprador) pero hoy, mi familia y yo dormiremos tranquilos y calientes bajo techo.

    El dinero, el precio, es una fe. Si perdemos la fe, los dioses mueren. Si el panadero pierde la fe en tu dinero, no será tan estúpido de cambiar un circulito absurdo de metal por una buena y caliente barra de pan.

    (Si los bancos valen tan poco… ¿Por qué el estado no los compra, y los dirige en favor de los necesitados?) Un abrazo.

    Comentario por Gracchus Babeuf — 16 marzo 2009 @ 19:02 | Responder

  3. Me pareció claro en los anteriores posts como este y también en este ¿resumen?.

    Y a los países de África los tienen endeudados hasta las cejas el FMI y el BC. Sin que esos países tengan culpa. Las empresas occidentales explotan sus recursos empobreciendo la zona, pagando miserablemente, y acabando con su riqueza. Poniendo títeres en el poder que crean guerras y desplazados.

    Este sistema devorador no lleva a nada bueno. Cada vez producir y gastar más, y que la riqueza ficticia esté cada vez en menos bolsillos. Y que la riqueza real se agote.

    Un asco. A pesar de que pueden parecer unos listos, los encorbatados engominados que montan todo esto, no son más que unos ignorantes. Habrán pasado por este mundo sin haber hecho nada de valor real. Nada útil que dejar a futuras generaciones, más que seguir alimentando la hoguera de la codicia.

    Comentario por wenmusic — 16 marzo 2009 @ 20:48 | Responder

  4. Buenas, Gracchus!

    A ver, tu casa vale lo mismo que hace unos años: sirve para poder dormir en ella calientes y secos, como bien dices.

    Lo que pasa es que hace un par de años gente a la que le sobraba el dinero le dio otro uso: el de activo financiero. Se usó la vivienda a modo de un depósito bancario, una inversión. Eso tiró al alza los precios.

    Ahora que han salido los tiburones de ese mercado al ver que no había margen de subida (igual que en el cereal, igual que en el petróleo) los precios han vuelto a la normalidad. Bueno, están volviendo, porque los que llegaron tarde al festín y compraron caro, se resisten a vender a pérdida.

    El caso es que sobran un millón de viviendas en España, y tres cuartos de millón que quedan por acabar.

    El caso es que la población no crece y, ahora que las casas sólo vuelven a servir para vivir en ellas, y no para especular, sobran con las que ya hay construídas, con lo que su valor en mercado baja.

    Una putada, para el que se pasó de listo y compró para especular, creyéndose la tontería de que “la vivienda nunca baja” (haciendo caso omiso a lo que ocurrió en los ’90 en Japón o estaba ocurriendo en California).

    En cuanto a lo de comprar los bancos…más quisieran ellos. Que les den por culo, así se hundan. Más reiremos. Con el dinero que el Estado se está gastando en reflotarlos, podíamos crear una nueva banca pública que solucionara las necesidades de financiación de la sociedad.

    Wen, el quid de la cuestión es ¿Quién firma esos contratos en nombre del pueblo? Mira todas las dictaduras sudamericanas, vendiendo sus recursos mineros y energéticos por cuatro duros. Y en cuanto Allende dijo: “eh, que el cobre chileno es para los chilenos!”…EEUU mandó a Pinochet.

    Pero luego, se dicen ellos los patriotas!

    La patria, la patria…y venden la riqueza del país por cuatro perras. Joder, con esos defensores para qué quiere “la patria” enemigos.

    Un dictador compra una burrada de armas para permanecer en el poder, y firma el recibo a nombre de…el pueblo! Y tiene que ser el pueblo el que apenque con esa deuda los siguientes decenios.

    ¿Sabéis que los intereses de la deuda contraída por Franco con las compañías norteamericanas (Ford, GM, TEXACO…) los terminó de pagar el gobierno de Felipe González? Su guerra la pagamos todos los españoles, también los vencidos, durante medio siglo.

    Y ahora, con qué legitimidad Solbes empeña el Estado para salvar a los bancos? No quiero endeudarme, y al final el lacayo de botín tiene que cargarme con una deuda sin mi permiso.

    Es que el voto de hace un año de los españoles legitima para hacer cualquier cosa? Creo que una cuestión así bien merecería una reflexión, y un referendum. Que se preguntase a la ciudadanía si quiere que su dinero sirva para sacar a los bancos de la ruina, o para crear una banca pública.

    Joder, que es nuestro dinero, que parece que se nos olvida! Y cuando una administración se endeuda, somos todos los que nos endeudamos. O es que la deuda por la M30 la va a pagar Gallardón? Es Solbes el que va a poner de su bolsillo los cientos de miles de millones de euros en ayudas? Los va a pagar con cargo a su sueldo?

    Más simple. Se nos dice que si dejamos caer los bancos sería el desastre, la hecatombe. ¿Por? A ver, alguien que sepa algo de aconomía que me demuestre que si cae un banco se va todo al garete.

    La función que hace la banca privada, la puede hacer una banca pública. Y mejor, porque ahora el dinero que le da el Estado no está llegando en forma de financiación a las empresas. Se los están comiendo los bancos para tapar la inmensa diferencia entre lo que tienen, y lo que deben.

    En EEUU se ha ido a la mierda la mayor aseguradora del mundo, uno de los mayores bancos del mundo y otros tantos han sido nacionalizados in extremis tanto en EEUU como en Inglaterra. ¿y? La Tierra ha salido de su órbita? Ha llovido fuego y azufre?

    Putos banqueros, que ahora les tenemos que salvar el culo bajo la amenaza de las siete plagas.

    Que no, a ver si lo entendemos. Que ellos no producen NADA, que ellos no crean riqueza. Son el problema, y nos necesitan.

    Importante es la panadera, que hace pan de la harina. Importante es la trabajadora de Citroën, que monta los parabrisas en la Berlingo. Importante es la ganadera que pone la mugidora en las tetas de la vaca. Ellas y ellos son los que crean riqueza, las insustituibles.

    Los banqueros no nos dan NADA. Nos prestan un dinero que NO TIENEN, que crean de la nada a partir de nuestra promesa de devolverlo. Ahora que no tienen dinero, que somos nosotros los que tenemos que dárselo, los banqueros no sirven para NADA.

    Es una oportunidad de oro para darles carpetazo y que los ciudadanos recuperemos el control de la economía.

    La banca, el crédito, no se puede dejar en manos del sector privado, como tampoco otros sectores críticos para la estabilidad de un país, como la energía, la educación, la sanidad, el ejército y la policía.

    ¿Os imagináis un ejército subcontratado a una empresa privada? Pues mucho más peligroso es dejar la banca al sector privado.

    Comentario por El mendigo — 17 marzo 2009 @ 10:15 | Responder

  5. ¿Os imagináis que las medidas que está tomando el gobierno del P$O€ estuvieran siendo llevadas a cabo por un gobierno PP?

    El gran enemigo de la clase trabajadora es la socialdemocracia.

    Comentario por picapiedra — 18 marzo 2009 @ 23:00 | Responder

  6. EXACTO.

    Si lo que está haciendo Solbes lo hiciera Pizarro, estaríamos ya montando barricadas en las calles. Es alucinante, Zapatero parece que tiene narcotizada a toda la izquierda, con su sonrisa bobalicona.

    Si hubiera ganado el PP le seguiríamos con un marcaje cerrado, mientras que por ser el P$O€, le dejamos vía expedita para cometer las mayores barbaridades.

    Comentario por El mendigo — 26 marzo 2009 @ 5:55 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: