La mirada del mendigo

1 abril 2009

¡Protege mi vida!

Filed under: economía,religión — Mendigo @ 22:35

Seguimos dándole vueltas a lo mismo; ya lo tratamos en La crisis financiera y precisamos en especuladores.

Estaba leyendo un corto artículo de Esther Vivas: ¿Quién gana con la crisis alimentaria mundial?

El precio de sesenta productos agrícolas ha aumentado un 37% en el último año en el mercado internacional. Un aumento que ha afectado sobre todo a los cereales con una subida del 70%. Entre éstos, el trigo, la soja, los aceites vegetales y el arroz han alcanzado cifras récord. El precio del trigo, por ejemplo, suma hoy un 130% más que hace un año y el arroz un 100%. Viendo estos datos no es de extrañar las explosiones de violencia en el Sur para conseguir alimentos porque son los cereales básicos, aquellos que alimentan a los más pobres, los que han experimentado una subida sin parangón.

[…]

Otra causa a resaltar es la creciente inversión por parte del capital especulador en materias primas. En la medida en que la burbuja inmobiliaria estalló en los Estados Unidos y se profundizó en la crisis financiera, los especuladores empezaron a invertir en alimentos, empujando al alza sus precios.

Pero esta crisis alimentaria mundial no es coyuntural, sino que responde al impacto de las políticas neoliberales que se vienen aplicando desde hace treinta años a escala global. Liberalización comercial a ultranza a través de las negociaciones en la Organización Mundial del Comercio y en los acuerdos de libre comercio y las políticas de ajuste estructural, el pago de la deuda externa, la privatización de los servicios y bienes públicos son sólo algunas de las medidas que se han venido imponiendo por parte del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional en las últimas décadas en los países del Sur.

Unas políticas que han permitido la invasión de estos mercados por productos del agrobusiness del Norte altamente subvencionados y que han acabado con la agricultura y la ganadería autóctona; reconvirtiendo y privatizando tierras destinadas hasta el momento al abastecimiento local en tierras de producción de mercancías para la exportación. Unos territorios en manos de la agroindustria, quien ha sacado provecho de una mano de obra barata y de una laxa legislación medioambiental.

Con motivo de la cumbre del G-20, para protestar contra este sistema criminal, que condena a muerte a cientos de miles de personas al año por inanición, o por enfermedades asociadas a la malnutrición o falta de acceso a agua salubre, se están convocando en todo el mundo manifestaciones.

En este caso, no hace falta entrar en debates filosóficos sobre la definición de ser humano, y cuándo podemos reconocer la condición humana. Ya no hablamos de zigotos, embriones o fetos, hablamos de personas. De hombres, pero sobre todo de mujeres; de niños, y más aún de niñas; que han muerto por la carestía provocada por la especulación en los mercados de futuros.

Es así de sencillo: el precio del harina y el arroz (uno u otro, base de la dieta de toda la humanidad) se ha duplicado, y quien estaba justo en el límite de la subsistencia ha cruzado esa línea, la de la muerte.

Es una amenaza patente, acuciante, un crimen contra media humanidad a no ser que quieras despojar a esa mitad paupérrima de la condición humana. Y frente a esa hecatombe silenciosa, el holocausto incruento del hambre. ¿Qué propone la Iglesia Católica?

La campaña del Domund. Las viejas y los niños con las huchitas. El cepillo de la misa de hoy, para los negritos de África. Donativos, limosnas, colectas. Ésa es la solución que propone el cristianismo (Porque a los pobres siempre los tenéis con vosotros. Jn 12, 8).

Pero de reformar el sistema económico que causa la pobreza, ni hablar.

Me falta escuchar de Rouco una condena a un sistema económico que mata de hambre a cientos de miles de personas. La Conferencia Episcopal no ha pedido la asistencia de sus fieles a las concentraciones que en casi todas las ciudades españolas han pedido un nuevo sistema económico más justo y solidario. No han fletado autobuses, no han pagado campañas publicitarias forzando a que el gobierno cumpla su compromiso electoral de dedicar el 0,7% a erradicar la miseria en el mundo.

Uno se pregunta ¿Por qué? ¿Por qué en la “Marcha por la vida” sólo se acordaron de los embriones arios, y no de los niños ya nacidos de otras razas? ¿Acaso no estaban vivos los que murieron por la crisis alimentario de 2007-2008? ¿Esa vida no es tan valiosa como para luchar por ella? ¿A quien sirven, a Dios o al capitalismo? ¿Cual es su Dios, Cristo o el dólar?

No consta que en la manifestación por la vida se oyera una palabra de la muerte de miles de niños desnutridos. No consta, por otra parte, que la Iglesia Católica ni asociaciones católicas hayan convocado manifestaciones para protestar por esas otras muertes. Que yo sepa, ningún obispo se ha sumado a las manifestaciones ya convocadas con tal objeto.

En el cartel cometieron la bajeza de poner a un niño ario al lado de un lince, pretendiendo dar a entender que la ley del aborto pretende matar infantes. Bien, pues voy a hacer un pequeño cambio. En vez de un niño ario vamos a poner a una niña menos…caucásica.

Protege mi vida 1

Si es una manipulación evidente pretender que la vida de un niño esté en peligro por el aborto (identifican la bellota con el roble, confundiendo potencia y acto, ser y esencia), yo en cambio no me aparto ni una pizca de la verdad al afirmar que la vida de miles de niños está amenazada por la carestía alimentaria. Y efectivamente, la vida de millones de niños está menos protegida que la vida de algunas especies en extinción.

¿No sería intelectualmente presentable, además de moralmente menos despreciable que la Iglesia Católica hubiera promovido una campaña como la anterior, en vez del esperpento en que han incurrido?

Sin embargo, uno se pregunta qué pinta el lince en este asunto. Definitivamente, si lo que queremos es honrar la verdad, sin marear la perdiz ni sacar a la palestra a la pobre cría de lince que ninguna culpa tiene de todo esto, es necesario modificar completamente la campaña publicitaria del episcopado.

Por eso, desde el Curso de Ética Propagandística (pequeño homenaje a Juanjo de la Iglesia) preferimos y recomendamos el siguiente cartel publicitario:

Protege mi vida 2

Con la diferencia respecto al lince de que la plutocracia en la que vivimos y de la cual los bancos son los príncipes y sumos sacerdotes, sí que tiene consecuencias directas sobre la supervivencia de la niña de la primera imagen.
.
.

Quiero terminar con una frase del libro de Juan Torres:

…para que nadie en el mundo muriera de hambre o de sed, bastaría con el 40% de lo que el BCE inyectó en los mercados sólo el día 29 de septiembre de 2008.

.
.
.
.

PostEscriptum: Señor Antonio María Rouco Varela, tiene usted…¿vergüenza?

8 comentarios »

  1. Aunque la verdad, ni tan siquiera soy original. Bueno, tampoco pretendía ser el único genio, me basta con ser el más grande.

    XDDDDDDDDD

    Otras versiones del cartelito de Rouco:

    A las barricadas
    Sin dinero.org
    El blog de Pablo Pando
    EgurenZone
    PePe Navarro

    Y en Mangas verdes una pequeña recopilación.

    Aps, y una viñeta que resume bastante bien el asunto:
    Eso es mi decisión
    Por cierto, creo que el cachorro de lince del cartel de marras no es un lince ibérico, sino eurosiberiano (Lynx lynx), del cual existen amplias poblaciones y que no presenta un grado especial de protección (a diferencia del lince ibérico (Lynx pardinus) que está al borde de la extinción, si no un paso más allá.

    Así que no sólo el niño era ario, sino que el lince también. XDDDDDDDDD

    Comentario por Mendigo — 2 abril 2009 @ 9:06 | Responder

  2. Y ahora dejando el tema de la Iglesia y volviendo a los asuntos serios. De nuevo os recomiendo la lectura de un artículo del GurusBlog: Cuando la masa monetaria es una droga

    O lo que es lo mismo: estamos sentados encima de una gran mentira, y el dinero, en verdad, no vale una mierda.

    Comentario por Mendigo — 2 abril 2009 @ 9:51 | Responder

  3. Qué grande aquella sección de Juanjo de la Iglesia.

    Muy acertadas las modificaciones de los carteles publicitarios. Realmente solo habría que ver la historia de la Iglesia para que cualquier mensaje que salga de esa institución no fuera tomado en cuenta para nada. En fin.

    Lo que querría destacar sobre el último cartel por las manifestaciones, es cómo han enfocado los des-informativos este tema (en especial la manifestación de Londres protestando contra el G-20). Vi cómo decían que hubo altercados, pero que la mayor parte de los manifestantes fueron pacíficos. Lo que no entiendo es como diciendo eso, le dedicaron todo el reportaje a las imágenes de altercados (que ya me gustaría ver quién paga a quien los provoca) y cuatro segundos a un par de imágenes de manifestantes pacíficos (la gran mayoría).

    Todo esto tras poner las imágenes de esa especie de cóctel en el que los dirigentes se hacían chascarrillos (sabe dios en qué idioma algunos, que no tienen ni idea de inglés, si quiera; motivo más que suficiente para que no sean aptos para el cargo), con sus caros trajes y cortes de pelo perfectos y manicura.

    ¿Por qué digo todo esto? Bueno, parece que en la tele quisieran dar la impresión de: “Bueno, podéis elegir entre unos encorbatados que visten bien y tienen un nombre tan comercial como G20, algo así como la Champions League de los estados y que, aunque nos han metido en este embrollo y nos han hundido en la mierda hasta las cejas, parecen los únicos que nos pueden sacar de él; o una serie de jetas con pañuelos y rastas que rompen cristales”. Sutilmente, eso sí.

    Comentario por wenmusic — 2 abril 2009 @ 13:00 | Responder

  4. El primer CQC, con Wyoming, Juanjo de la Iglesia, Tonino… ¡qué tiempos!

    La cuestión es que la televisión saca imágenes. El micrófono se lo pone a los políticos, para que suelten su rollo bienintencionado. Políticamente correcto. Pero no se entra en el debate, en qué proponen unos u otros. De las manifestaciones sacan, como dices, los episodios más violentos, o más multitudinarios. Pero nada de eso es importante. Tampoco habría que destacar que la mayoría se manifestaba pacíficamente. No, habría que reflexionar sobre el contenido de las propuestas (variadas, porque el movimiento antiglobalización es multiforme, y es conveniente que así sea), contraponiéndolas a lo que nos ofrecen los encorbataos.

    Pero la televisión no es un buen medio para mover a la reflexión. Por eso le gusta a tanta gente. Los periódicos sí, pero evitan tomar en consideración otra alternativa al modelo imperante (los grupos editoriales normalmente forman parte de conglomerados de empresas aún más grandes en los que también se engloban las televisiones, es evidente que no van a cuestionar unos y otras el capitalismo).

    Comentario por Mendigo — 2 abril 2009 @ 14:17 | Responder

  5. Bueno, y luego queda la última cuestión: ¿A cuántos periodistas conoces que puedan entender un texto mínimamente técnico, sea en economía, en ingeniería, en medicina…? ¡Si ni tan siquiera son capaces de escribir sin cometer faltas de ortografía ni estirar la gramática cual si fuera chicle!

    Pronto se va a meter un periodista a analizar cuestiones de macroeconomía que no comprende, se pone a hablar de los enfrentamientos con la policía, y ya está la noticia.

    Comentario por Mendigo — 2 abril 2009 @ 14:20 | Responder

  6. Estremecedora, inquietante y provocadora la frase del libro Juan Torres.
    Estremecedora porque es tan facil….
    Inquietante porque no se hace
    Provocadora poque anima a comprase una escopeta.
    Saudiña

    Comentario por Xaquin — 2 abril 2009 @ 19:26 | Responder

  7. Joas joas joas joas

    JUA JUA JUA JUA

    PLAS PLAS PLAS PLAS PLAS

    O mellor comentario no que va de ano. Xaquín, claváchelo!

    Je n’ai pas rien d’autre à ajouter! Chapeau!

    Comentario por Mendigo — 2 abril 2009 @ 21:12 | Responder

  8. Europa ha inyectado ya un total de 3 billones de euros en el sector financiero

    Alrededor de 2,3 billones de ellos son para avales, 0,3 billones para recapitalizaciones y alrededor de 0, 4 billones para medidas de rescate y restructuración a favor de bancos e instituciones financieras individuales

    Y otra medida muy interesante, que podría salvar la vida de muchas empresas y frenar la destrucción de puestos de trabajo:
    Bruselas pide que las administraciones públicas paguen en treinta días o abonen intereses.

    Los superendeudados ayuntamientos y CCAA no tardan días, sino meses en pagar. Varios. Bastantes. Demasiados.

    Eso para las empresas supone un coste financiero que muchas no pueden soportar. Eso sí, para los bancos es un negociete estupendo, pues los intereses por endosar son suculentos y el riesgo mínimo (pues la factura ya está aprobada por la administración, sólo que pendiente de cobro).

    No creo que a Corbacho se le ocurra tanto, para frenar la sangría de puestos de trabajo. La culpa, es de los inmigantes.

    Comentario por Mendigo — 8 abril 2009 @ 20:58 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: