La mirada del mendigo

15 abril 2009

Glifosato

Filed under: ecología — Mendigo @ 23:56

Soja

Normalmente es Picapiedra el que nos trae documentales muy interesantes para ver después de cenar, con las pantuflas y el café. Hace poco nos recordaba que el programa de TVE “En Portada” tiene una página desde la cual podemos ver los documentales ya emitidos.

Esta vez tomo yo su especialidad y os recomendaré tres documentales. El primero se emitió en el mencionado programa hace mes y medio:
La guerra de la soja.
.

.
Si pensáis que este problema os pilla lejos (Paraguay, Brasil, Argentina…) es que quizá no sepáis que, tras la reciente prohibición alemana de cultivo de transgénicos (la superficie plantada era testimonial, en todo caso), Rumanía y España son los únicos países de la Unión Europea en permitir el cultivo de OGMs. Con el reciente rechazo del gobierno rumano a los OGMs, que aconseja no plantarlos en territorio nacional, tenemos el dudoso honor de ser el único país de Europa en el que se está desarrollando la agricultura con plantas manipuladas genéticamente (100.000 ha en 2005). En concreto, es el maíz Bt176 comercializado por Syngenta.
.
Mapa transgénicos España
.
Además, España importó en 2003 (ahora la cantidad será mucho mayor, pero no tengo el dato) nueve millones de toneladas de maíz y soja transgénicos, destinados a piensos para el ganado, provenientes de EEUU y Argentina.

¿A que ya parece que el problema no nos queda tan lejos?

Recientemente Sarko, perro fiel a su amo, ha querido que Francia nos acompañe en este camino al tercer mundo, aprobando su cultivo en territorio francés (antes había sólo cultivos experimentales).

Para continuar con los documentales os propondré otro. Sí, el fulano que pone la voz merece sufrir tormento, lo sé. A pesar de suyo, el documental tiene cosas interesantes:
Hambre de soja.
.

Hambre de soja
.
.
En relación al documental viene el siguiente artículo, publicado en la página del Partido Pirata Argentino (aquí se intentó hacer y no cuajó). Os copio un párrafo:

Han transcurrido varios años desde entonces y el Ingeniero Eduardo Luis Serantes continúa siendo el presidente de Cáritas, a la vez que Director de la empresa de agribusiness Cazenave y asociados, una consultora que brinda servicios agropecuarios a empresas exportadoras. El Ingeniero Serantes que implementaba los planes de soja para pobres es asimismo Responsable del fondo agrícola de inversión de Molinos S. A. e indeterminado asesor de varias empresas agroindustriales y de servicios, entre las que se encuentra la Dow Agro Sciences SA.

.
.
También es interesante el siguiente artículo: La trampa de la soja

Hoy, se promociona la soja transgénica para paliar el hambre. Esa soja en el primer mundo es la comida del ganado. Es una simple maniobra para abrir nuevos mercados para los productores multinacionales.

El engaño de la soja
.
.
.

Volviendo a la página del Partido Pirata, podemos encontrarnos con más información:
Las Petacas: usan “chicos bandera” para la aplicación de agroquímicos.
Los menores se paran donde cae la nube de plaguicida y marcan el lugar por el que debe volver el fumigador

Si hay que elegir entre el combustible o el alimento de los pobres, en la Argentina los políticos la tienen clara…..
Sobre la desnutrición grave que sucede en el Chaco Argentino.

¿Hasta cuándo el Ministerio Público seguirá siendo sordo y mudo ante el desastre en la Argentina?
Donde encontraréis más enlaces (la información sobre el cultivo de transgénicos es muy abundante en la red).

Y ya, por fin, el último vídeo. Si os da pereza ver tres vídeos sobre el mismo tema, os recomiendo que escojáis éste, pues es el más riguroso y exhaustivo de los tres:
El Mundo según Monsanto.

Hablan en francés de Québec, pero está subtitulado.

En este documental de investigación, además de naturalmente hablar de OGMs, nos permite reflexionar sobre temas más generales. Por ejemplo, el que hoy en día el encargado de supervisar el negocio de una empresa (auditar unas cuentas, valorar unas hipotecas basura o evaluar la peligrosidad de un nuevo OGM) sea un asalariado de la empresa que encarga el estudio. Probablemente en el mundo de los telettubies sea una buena idea, pero en el mundo real esa interesada ingenuidad nos ha llevado, vía las agencias de rating y sus triple A sobre la basura, al borde del desastre. En el mundo de los OGM, admitir como prueba de su inocuidad los estudios de la propia empresa, o de laboratorios financiados por la misma Monsanto, es de una imbecilidad supina. Sólo a un cretino o a un cómplice en la jugada se le ocurre semejante ligereza en el control gubernamental.

Segador voluntario de OGM

Al final del documental tratan el tema de la polinización cruzada: para mí, quizá la mayor amenaza de los transgénicos. Con el tiempo, las variedades transgénicas irán contaminando las variedades naturales hasta imponerse (si su mutación es preponderante). Para evitarlo, algunos OGM llevan el gen Terminator, pero eso provoca un riesgo aún más grave: una polinización cruzada con especies salvajes provoca individuos estériles, reduciendo las poblaciones de especies naturales amén de obligando al agricultor a comprar año tras otro semillas a la empresa, como un yonki tiene que volver a por su papela (recomiendo leer, en el anterior enlace, el desarrollo del gen Traitor, con el Terminator, concebido para crear la dependencia del agricultor de la empresa de ingeniería genética que le vende la simiente y los productos asociados, de los cuales tiene la patente).

Es el principal peligro, pero hay muchos más: ignoro si los cultivos transgénicos son peligrosos para la salud, y lo ignoro porque no se han hecho los suficientes estudios independientes (a cualquier “científico” le pagas dos cartones de leche y un paquete de galletas y te demuestra que Elvis está vivo). Pero los problemas que es seguro y probado que acarrea son: progreso del latifundismo; depauperización de los trabajadores campesinos; pérdida de la autonomía alimentaria, creando una dependencia de semillas y pesticidas patentados a partir de las cuales se piden el cobro de royaltis por un porcentaje de la cosecha (no sé qué es más aberrante, si el patentar un ser vivo, o el cobrar derechos de autor por una cosecha).

Pero insisto: la peor característica que tiene el cultivo transgénico no es, curiosamente, el uso de transgénicos. Sino que se trata de una agricultura industrializada, que emplea unos tipos muy concretos de semillas, desplazando de esa forma a las simientes tradicionales, que se pierden para siempre.

La riqueza genética mundial de los cultivos es un verdadero seguro de vida para la Humanidad. El hombre empezó cultivando trigo y centeno en el creciente fértil hace más de nueve mil años. Poco a poco fue transformando las variedades salvajes en cereales domésticos. Luego vinieron las lentejas, los guisantes. Son miles de años de cultura agrícola (redundancia), en la que la Humanidad ha ido obteniendo una inmensa variedad de cultivos (puede haber miles de variedades de una misma especie, como el tomate) que se adaptaban mejor a cada ecosistema concreto. Esa riqueza genética, esa enorme variedad de texturas y sabores, es puesta en peligro por el avance de las grandes empresas semilleras, que ponen en el mercado sus semillas (aunque no sean OGMs) de verduras y hortalizas perfectas, relucientes, gordas y simétricas…que no saben a nada.

Los tomates que se venden en las fruterías se parecen a las personas de hoy en día: con una apariencia excelente y absolutamente insípidos.

Me hace gracia que se le dé tanta importancia a la alta cocina (que no deja de ser una mamarrachada para que los ricos puedan demostrar que lo son) y cada vez comamos peor, que sea imposible comer una fruta sazonada o beber leche que no esté aguada.

La variedad genética de los cultivos agrícolas tradicionales, preservada por el intercambio de semillas entre vecinos (ancestral sabiduría) está siendo sustituida por monocutivos de especies idénticas, más expuestas a que una misma plaga acabe con toda la cosecha (un cultivo en mosaico dificulta la propagación de enfermedades) y peor adaptadas a las condiciones edafológicas y climáticas que las variedades autóctonas que llevan siglos, milenios siendo mejoradas por cientos de generaciones de agricultores para adaptarlas a ese sitio en concreto.

Ése es el gran peligro de los OGM y, en general, de la globalización: que nuestro mundo, diverso y multiforme, pase a ser un mundo uniforme, sin diversidad biológica ni humana, totalmente sometido y entregado a las fuerzas económicas que lo explotan y esquilman.

OGM

23 comentarios »

  1. Estaba leyendo las noticias, otro caso de la perfidia e hipocresía europeas: El saqueo del país de los lemures. El palo de rosa es una madera preciosa usada también en arquería tradicional.

    En el caso de los OGMs la hipocresía europea es manifiesta: Europa (salvo dos vergonzosos ejemplos) prohíbe el cultivo de OGMs en suelo europeo, pero sin embargo es el mayor importador de maíz y soja transgénicos, del otro lado del charco.

    Es otras palabras, lo considera perjudicial para su tierra, pero le resulta conveniente que otros países lo cultiven para poder alimentar su ganadería en régimen intensivo.

    De la misma manera que lamenta la destrucción de los bosques malgaches, pero es el principal importador de palo de santo.

    Ecologistas de puertas adentro, rapaces de puertas afuera. La hipocresía europea.

    Otra noticia más, sobre las consecuencias del capitalismo: La arcilla engaña al hambre en Haití.
    Haití es un país que siempre ha estado sometido a las políticas ordenadas desde EEUU y sus altavoces (FMI y BM). En Haití se hizo lo que los economistas del stablishment pedían: destruir sus bosques para vender la madera. ¡Es lo que debe hacer un país moderno! Y no seguir a estos locos ecologistas…

    Bien, el hecho es que todo Haití está deforestado, y la erosión ha limpiado el sustrato fértil del suelo y no se puede cultivar nada en enormes extensiones del país. Pan para hoy (para unos pocos) y hambre para mañana (para la mayoría). Esa es también la canción de la soja.

    Y ya, para acabar, otra noticia:
    EEUU sobrepasa Kioto en 10 puntos.
    Esto es muy grave, porque las empresas del resto del mundo tienen que competir con las norteamericanas en el mismo mercado global. Si las empresas gringas (siderúrgicas, eléctricas…) no tienen por qué someterse al control de emisiones, pueden ahorrar unos costos y acudir al mercado con una ventaja competitiva. Es decir: ganan cuota de mercado y se enriquecen gracias a que contaminan una atmósfera que no es suya, sino de todos.

    Esto es tremendamente injusto y lesivo para los intereses de las empresas europeas, chinas, japonesas, indias o rusas (sin ir más lejos, en la guerra del acero que se está viviendo desde el año pasado) tener que competir con una industria sin limitaciones a la emisión de gases de efecto invernadero.

    Comentario por Mendigo — 16 abril 2009 @ 8:16 | Responder

  2. Por cierto, a ver si alguien me sabe dar noticia. Hace unos años existía una ONG que hacía de banco de semillas. Sé que iban por la zona de Sanabria, intercambiando semillas con otros pueblos. Así permitían que tal tipo de judías con pintas negras, que sólo se daban en un pueblecito, se probasen en otras huertas a cien kilómetros de distancia. Que unos tomates pequeñitos pero muy sabrosos, y más resistentes al frío, pudieran ser probados y enriquecer genéticamente las variedades de otra zona…

    ¿Alguien sabe de esta asociación? ¿Sigue operando? ¿Dónde? Me parecía que desempeñaba una labor de la máxima importancia, a pesar de lo humilde que aparentase.

    Comentario por Mendigo — 16 abril 2009 @ 8:21 | Responder

  3. Por cierto, ya que he mencionado a Sarko:
    Protestas en Francia contra el “delito de solidaridad”
    Una ley francesa prevé hasta cinco años de cárcel y 30.000 euros de multa a quien ayude a un indocumentado.

    Este payaso con afanes de playboy no es ni un punto menos fascista que Berlusconi (quien más bien tiene pinta de proxeneta), que fue el primero en criminalizar la asistencia al inmigrante (en Italia los médicos están obligados a denunciar a un inmigrante indocumentado que se acerque a la consulta, lo cual supone negarles el derecho más básico).

    En España Rubalcaba decía que era falso que la policía patruyase a la salida de los colegios para cazar “sin papeles” (lo cual impide el derecho a la educación de sus hijos). Rubalcaba miente o se equivoca, como se lo puede confirmar cualquier inmigrante madrileño. Yo creo que miente, porque tonto no es, o no me lo parece.

    Comentario por Mendigo — 16 abril 2009 @ 11:39 | Responder

  4. je! España suele estar a la cabeza de las peores cosas… Siempre.

    Sobre lo de Kioto… Eso demuestra quien tiene la sartén por el mango… Por mucho que muchos piensen que ya poco reinado les queda a los americanos… Aunque viendo cosas como esta no sería mucho mejor que reinara otro. Realmente mejor que no reine nadie.

    Me ha marcado sobre todo lo de patentar semillas, cultivos, seres vivos… Y cobrar derechos por usarlos. Aún no me he repuesto…

    Comentario por wenmusic — 16 abril 2009 @ 11:41 | Responder

  5. Pues sí, mejor que no reine nadie. Para una vez que España reino entre las naciones, nos dedicamos (se dedicaron) a llenar el mundo de sangre, con la excusa de hacerlo más católico.

    Lo de cobrar royalties a las cosechas que se consiguen con tu grano tiene su lógica: no deja de ser la aplicación a seres vivos de la propiedad intelectual que se aplica en otros campos. Tú compras un CD, y pagas con él a la empresa que lo produce. Pero si además de haberlo pagado, quieres ponerlo en tu bar, te vendrá el fulano de la $GA€ a que le pagues de nuevo, por su uso. Doble imposición.

    Si tú te montas un programa, y parte del código resulta que está patentado (aunque sea algo tan sencillo como el XOR o el NOR), tendrás que pasarle parte de las pelas que saques a quien lo patentó (o una cantidad fija, dependiendo del acuerdo al que lleguen los abogados).

    La propiedad intelectual es un freno al desarrollo humano, y habría que plantearse una alternativa.

    Comentario por Mendigo — 16 abril 2009 @ 13:37 | Responder

  6. De los tres documentales únicamente puedo escribir sobre El mundo según Monsanto porque lo ví hace unos meses. Es un documental soberbio. Imprescindible. Está basado en el libro del mismo título escrito por la periodista francesa Marie-Monique Robin (no lo he leído) y hace un especial hincapié sobre la historia de Monsanto, la empresa que fabricó el famoso agente naranja que fué utilizado durante la Guerra de Vietnam. Monsanto da miedo, mucho miedo.

    Comentario por picapiedra — 16 abril 2009 @ 21:46 | Responder

  7. Monsanto da mucho miedo, es cierto.

    Si Monsanto fuera un Estado, sería más poderoso que, por ejemplo, Paraguay, donde han acabado por imponer su soja transgénica.

    Exactamente, Monsanto tienen una cifra de negocios de 11.365 millones de dólares. El PIB de Paraguay es de 9.110 M$. De hecho, Monsanto estaría en el puesto nº 100 de países por PIB (2007, según el BM), justo por detrás de Tanzania y desplazando a Bosnia-Herzegovina.

    O lo que es lo mismo, Monsanto es más poderosa que 84 países del mundo. Además, su deuda es mucho menor, está infinitamente mejor gobernada (tiene un objetivo claro: ganar dinero) y, por lo tanto, sus perspectivas de crecimiento son mucho más firmes, con lo que es seguro que seguirá incrementando posiciones en la lista.

    Por curiosidad, si Microsoft fuera un estado (60.420M$ de ingresos), estaría en la lista en la posición 59ª, justo por detrás de Bangladesh y desplazando a uno de los países africanos más ricos: Angola. De hecho, tiene más ingresos Microsoft que Luxemburgo, Bulgaria, Ecuador, Lituania, Qatar, Eslovenia, Túnez, Letonia, Yemen…

    Y no sólo son los ingresos, también son importantes las ganancias. Si Microsoft y Monsanto fueran países, y su beneficio contabilizara como balanza comercial (17.681M$ y 2.024M$, respectivamente), estarían en las posiciones 26ª (Microsoft, por detrás de Canadá) y 44ª (Monsanto, por delante de Ecuador).

    Desde luego, mucho mejor que las últimas plazas, ocupadas por EEUU (perdió 568.000M€ en 2008), España (152.500M€), UK (72.540M€)… Si fueran empresas, con su enorme deuda y sus pérdidas recurrentes, haría tiempo que estarían en quiebra.

    Es interesante darse cuenta de cómo las grandes transnacionales van creciendo a costa de empequeñecer y arruinar a los Estados.

    Comentario por Mendigo — 17 abril 2009 @ 7:45 | Responder

  8. Me avisa Helena que El Parlamento catalán acepta una iniciativa legislativa popular para prohibir los transgénicos

    A ver qué vota cada grupo, que se retraten.

    Comentario por Mendigo — 17 abril 2009 @ 10:43 | Responder

  9. Los bancos de semillas si existen, hay uno incluso ubicado no sé si en la Antártida o en el polo Norte totalmente protegido y creado por la perdida de diversidad preocupante que están sufriendo los cultivos. A nivel local en Mallorca tenemos el Jardín Botánico de Soller que se hace cargo de ello, te presta las semillas de determinada variedad y tú solo te tienes que comprometer al año siguiente que les traerás algunas semillas de tu cultivo. Supongo que esto se practica en otros jardines botánicos cuyo fin es la conservación.
    Pese a eso y otras iniciativas creo que lo más importante es concienciar a la gente, pues la mayoría no se opone al no darse cuenta de lo que ocurre. El problema es que se engaña a la ciudadanía con ls idea de que oponerse a los transgénicos es oponerse al progreso (dichosa palabra) y a la biotecnología. Y no es así, yo me opongo a que se haga en plantas y animales, en bacterias me es igual SIEMPRE que no se salga de un laboratorio. Pero las empresas transnacionales saben muy bien como manipular la opinión pública (mejor que lo hace Monsanto con el ADN, que es más burdo) e incluso a los científicos, podría decirse que son mejores haciendo promesas que los políticos. Mismamente, vas a sus webs y parecen una fundación benéfica. Se han logrado hacer algunas pruebas con esas plantas modificadas en seres humanos y ratas, y la mayoría han dado positivo respecto a daños fisiológicos e incluso de aparición de resistencias a antibióticos por el hecho de que sus secuencias están insertas en el DNA de los OGM. Los daños ambientales si cabe son mucho mayores que los sociales (ambos igual de importantes al fin y al cabo) con casos en los cuales si se hubiera liberado la especie transgénica hubiera ocasionado un daño irreparable en la naturaleza, concretamente en el medio edáfico. Esto fue en EEUU y gracias a la tesis de un recién licenciado en biología se evito el enorme perjuicio. Estamos jugando con algo que no conocemos y en lugar de ser precavidos seguimos viviendo en la sociedad del riesgo, creyéndonos omnipotentes.

    Precisamente si estas empresas no pudieran patentar las formas de vida que les conviene no tendrían tanto interés en este negocio. Su idea no es erradicar el hambre en el mundo como ellos dicen (obvio, vale, pero cuantos científicos tragan o callan) sino hacerse con el poder de la mayor necesidad humana, el alimento. Fue por culpa de una maldita ley que se delibero que todos lo organismos eran patentables si se secuenciaba su genoma. Por cierto no sólo estas empresas permiten que únicamente ellas mismas prueben lo que venden, eso se hace con casi todos los productos publicitarios. La investigación está cada vez más privatizada, los gobiernos no dan apenas dinero y las consecuencias son esas.
    Hacen falta referendums urgentemente con este tema en cada parte del mundo, y no como hecho puntutal. Sobre todo porque cuando se informa a la ciudadania y más a los campesinos de los pros y los contras siempre acaban rechazando esta agricultura que a al larga les resulta perniciosa aunque en un inicio les sea anunciado como una panacea. Ni tan siguiera son más productivas (cosa por cierto de preocupación estúpida porque si algo sobra es alimento, el problema es como se reparte y lo mucho que se tira), agotan el suelo (recurso no renovable más importante que el petróleo) y al cabo de pocos años producen menos que las variedades tradicionales y ecológicas. Ya me callo. Saludos!

    Comentario por Helena — 18 abril 2009 @ 15:50 | Responder

  10. No, no, sigue. Un placer!

    Lo que yo decía no era un banco de semillas, como el de la Antártida (creo que en Noruega hay otro). Es más parecido a lo que comentas del jardín botánico, pero son ellos los que van de un pueblo a otro, intercambiando las semillas. No las almacenan, sino que las ponen en circulación, y fomentan su uso en vez del sobrecito de semillas que el paisano va a buscar a la tienda.

    Esto, para mí, es importantísimo. Pero no sé si esa gente seguirá trabajando en ello.

    “gracias a la tesis de un recién licenciado en biología se evito el enorme perjuicio”
    No sé de que estás hablando, y me interesa. Cuenta, cuenta. O por un enlace, pleaze.

    “La investigación está cada vez más privatizada…”
    Un día de estos, la Universidad de Navarra nos demostrará la existencia del Espíritu Santo y el virus de la homosexualidad. XDDDD. Por de pronto, ya han sacado un estudio (hecho a medida) diciendo que el AVE es ecológico…

    “porque si algo sobra es alimento”
    No estoy tan de acuerdo. Veamos, la soja está triunfando por ser un cultivo forrajero (además de usarse para producir biodiesel). Si queremos comer un kilo de pan, basta con producir un kilo de cereales (plus ou moins). Pero si queremos comer un kilo de carne (o huevos, o leche…) tiene que alimentar al animal con 16 kilos de cereales para cada kilo de carne producida. Es decir, es como si multiplicásemos la población mundial, de repente, por 16. Y resulta que mucho chino, indio, brasileño…ya se ha hartado de comer arroz y empiezan a poder consumir productos cárnicos. Y para dar de comer a toda la cabaña, se necesita mucho alimento.

    Amén de que ya empiezan a comprarse cochecitos, y hay que alimentarlos con más petróleo. Etc, etc, etc…

    Al final, el problema es que somos muchos, demasiados, presionando sobre los recursos de este planeta. Unos 6.000.000.000. Dentro de 20 años, se calcula que ya habremos pasado holgadamente de los 10.000.000.000 de habitantes. Dentro de 60 años, seremos unos 25.000.000.000. Y no hay mundo para dar de comer a tanta gente. Y claro, la gente tiene derecho a comer. Y a comer bien. Y a vestir bien, y a ir a los sitios en coche, y…¿o es que está en alguna parte escrito que sólo nosotros podemos?

    Sólo hay una Tierra. Y si hubiera 25, sería cuestión de tiempo que las esquilmásemos, eso sólo retrasaría unos pocos años la asunción del problema. El crecimiento de la población, liberada gracias a la medicina de las ataduras de unas tasas de mortalidad elevadas, es exponencial. O por las buenas, como en Europa, o por las malas como en China, pero o cerramos el grifo o el balde se desborda.

    Al final, eso es lo que está en el origen de los transgénicos, de las guerras por el petróleo, por el territorio…la superpoblación.

    Creced y multiplicaos…habría que colgar de los huevos al Dios que dijo aquello.

    Comentario por Mendigo — 18 abril 2009 @ 19:00 | Responder

  11. Es que el verdadero problema es nuestro modo de vida que ha hehco que prime la cantidad frente la calidad. Yo prefiero comer un día al mes carne ecológica que casi a diario por el enorme impacto que causa la cría de ganado, sea extensiva o intensiva. Ellos no nos han de copiar, no es este un modelo a seguir y no estaría de más que los coches dejaran de necesitar petróleo y que las ciudades no necesitaran de extenderse tanto ni dependieran de recursos tan lejanos. El origen de este problema no está en la superpoblación (que vale que es importante pero duda que esté en la raíz) sino en la mentalidad del ser humano de hoy día que en lugar de valorar la frugalidad ha hecho de ícono el exceso y los bienes de consumo inútiles. Obviamente la superpoblación acrecienta el problema y que esta quiera carne a capricho y abandonar su modo de vivir de la tierra. Hay miles de variedades de arroz, de maíz, de trigo… un patrimonio de valor incalculable y como tú comentas se está perdiendo por la voracidad de unas pocas empresas y proque ya no es rentable vivir del campo.
    El asunto de la tesis lo leí en el libro Transgénicos: el haz y el envés. La historia la mar de emblemática sobre el modus operandi de las empresas y gobiernos es ésta:
    En EE.UU se manipuló genéticamente a una bacteria del suelo, Klebsiella planticola, para que fuera capaz de digerir restos agrícola y madereros produciendo etanol (17%) y sedimentos minerales (83%). Se suponía que los restos minerales del proceso podrían emplearse como compost y fertilizar el suelo. Una idea redonda, aunque a mí parecer prepotente porque me juego lo que sea a que hay muchas especies de bacterias que hacen eso mismo sin ser transgénicas, lo que claro, no se pueden patentar.
    En 1992 la EPA (Agencia de protección ambiental) estadounidense estaba a punto de aprobar la liberación al medio ambiente de la bacteria transgénica, cuando apareció por allí un doctorando de la Universidad de Oregón, Michael Holmes, buscando tema para su tesis doctoral. Eligió trabajar sobre lso efectos de esta klebsiella planticola sobre las plantas, estudio que no había realizado la EPA, ya que no era requisito imprescindible para al liberación al medio ambiente de GMO, sólo lo eran en animales y humanos.
    Sorpresa! Holmes comprobó que el suelo abonado con este composta se esterilizaba. Las semillas morían apenas brotadas. La investigación mostró que la Klebsiella era fuertemente competitiva (eso que abunda tanto cuando el ser humano mete las zarpas) con los microorganismos naturales del suelo, dañando en particular las micorrizas, simbiosis de hongos con las raíces de las plantas y que son esenciales para al nutrición de éstas. En una tierra fértil hay cientos de microorganismos esenciales para la salud del suelo y es poquísimo lo que se conoce sobre esta ecología edáfica. Las complejas interacciones entre los genomas de los organismos transgénicos y el ecosistema receptor suelen dar muchas sorpresas.
    Si se hubiera liberado dicha bacteria al medio edáfico, ésta podría haber colonizado fácilmente el planeta entero en cuestión de tiempo, esterilizando multitud de suelos. Esto se debe a que esta bacteria es ubicua, esta en los sistemas radiculares de todas las plantas, y en todos los materiales vegetales en descomposición. Una catástrofe evitada casi por accidente.
    Más información sobre casos de este tipo en esta web: http://www.redtercermundo.org.uy/revista_del_sur/texto_completo.php?id=1427

    Y es que yo seguiré siempre con la misma retahíla. Si ya existen variedades naturales y oriundas en cada lugar del mundo resistentes a la sequía, a plagas, a la falta de nutrientes, etc… ¿Qué falta nos hace rediseñar organismos? La naturaleza nos gana de millones de años de evolución, los agricultores de miles de años de selección, esa tecnología no hace falta, sería más interesante enfocarla en otros asuntos. Y es que yo sólo veo: negocio, negocio y negocio.

    Comentario por Helena — 18 abril 2009 @ 21:08 | Responder

  12. Se me olvidaba, sabes que se tira el 60 % de la producción de alimentos? Sabes que si no se tirará habría apra alimentar al menos a 9 millones de personas? La sobreproducción es necesaria para ser competitivo en el mercado, abaratándose los precios y consiguiendo más compradores en el mercado global. Mucha agua potable se tira directamente al mar, otra vergüenza oculta. Haber hay apra todos, pero no si un 1% viven cegados en su propia codicia sin ver el daño que hacen. Tienen conciencia? Tienen cerebro? Sí, demasiado, eso es lo que más les sobra. Alma seguro que no.

    Comentario por Helena — 18 abril 2009 @ 21:41 | Responder

  13. “…en la mentalidad del ser humano de hoy día…”

    Te vas demasiado a la falacia del “buen salvaje”. El ser humano no ha cambiado desde hace milenios, sigue siendo ruin y codicioso. Ha cambiado el decorado, por el avance tecnológico, pero los actores son los mismos.

    AH! Muchas gracias por la referencia al asunto y por el enlace, verdaderamente interesantes (y espeluznantes las posibles consecuencias).

    La verdad es que me hace mucha gracia. Cuando volvieron los tripulantes del Apolo XI de la Luna, se les sometió a ellos y al material a una prolongada cuarentena, como medida de seguridad, no fueran a traer de nuestro satélite algún organismo que pudiera causar una pandemia al desarrollarse en nuestro planeta.

    Y no estaba mal hecho, era una elemental precaución.

    Sin embargo, toda mínima cautela es apartada si hay intereses económicos de por medio. Creamos organismos nuevos, verdaderos aliens o mutantes genéticos, y los sacamos del laboratorio con absoluta despreocupación, sin antes haber sido probada su relación con el medio por serios controles independientes. Los billetes tapan ojos, bocas y oídos.

    En fin…

    Y ahora, un enlace curioso, con expplicación “para dummies” incluída sobre la variedad BT de maíz transgénico que se cultiva en España (Cataluña, principalmente):

    Maiz transgénico y economía española

    Comentario por Mendigo — 19 abril 2009 @ 11:00 | Responder

  14. Gustavo Duch – Rodeados de soja

    Comentario por Mendigo — 19 abril 2009 @ 16:03 | Responder

  15. El maíz de la polémica

    Comentario por Mendigo — 21 abril 2009 @ 7:59 | Responder

  16. Gracias Pica!

    Es un resumen del documental de antes sobre Monsanto. Eso sí, comete un error: antes de Monsanto los campesinos indios ya no usaban pesticidas ni abonos ecológicos. Habría que hablar de la Green Revolution impulsada por el gobierno, con el uso de químicos en el campo. Aumentaron la producción, cierto (cosa que ni tan siquiera ha logrado el algodón BT de Monsanto), pero esquilmaron la tierra y contaminaron los acuíferos.

    La Green Revolution ahora está totalmente superada en la India, recordada como una mala idea. A unos pocos años de abundancia le siguieron varios de malas cosechas.

    Comentario por Mendigo — 27 abril 2009 @ 8:27 | Responder

  17. Árboles transgénicos

    Comentario por Mendigo — 7 agosto 2009 @ 8:46 | Responder

  18. Manolox nos trae otro documental que abunda en el tema del glifosato y los OGMs: Tierra arrasada

    Comentario por Mendigo — 27 agosto 2010 @ 23:07 | Responder

  19. Ya que resucitas el post aprovecho para leerlo jejeje. Y también para dejar un comentario.

    Vi hace tiempo un documental (al fin y al cabo la información nos acaba llegando por la tele) sobre la situación de los granjeros en los USA con el tema de los transgénicos. Si sí, no era en sudamérica, ni en áfrica, ni en europa, sino que eran los granjeros de USA los que se veían oprimidos.

    La historia era tal que así: una empresa, no recuerdo cuál pero es probable que fuera Monsanto😉 , tiene campos en los que produce sus plantas manipuladas genéticamente y, por supuesto, patentadas. Pero claro, las plantas no se quedan ahí, sino que al poco el viento esparce las semillas y empiezan a extenderse en los cultivos de los alrededores.

    Hasta ahí todo ilegal y vergonzoso, pero lo bueno viene ahora.

    Los agricultores de la zona, que desean seguir cultivando sus productos de toda la vida, denuncian a esta empresa porque las plantas transgénicas están invadiendo sus cultivos. Una vez en juicio, e increíblemente, el juez de turno (que curiosamente participa en la empresa de transgénicos, o tiene un cuñado en ésta, o cobra de ésta…) acaba declarando culpable AL AGRICULTOR, porque según las pruebas presentadas por el mismo, tiene en su propiedad cultivos transgénicos patentados por los que no ha pagado.

    A partir de ahí, da igual lo que alegue: o paga los transgénicos, o le imponen una multa millonaria que no podrá pagar. Al final no le queda más remedio que pasar por el aro y sustituir sus cultivos de toda la vida por transgénicos. Pagándolos, claro.

    Comentario por marcostonhin — 29 agosto 2010 @ 23:53 | Responder

    • La legalidad en los países anglosajones es para echarse a temblar. El juez sólo tiene unas líneas generales, en base a las cuales puede redactar sentencias alucinantes, como la que cuentas.

      A mí me pone los pelos de punta que estemos introduciendo especies artificiales, sacándolas del laboratorio y plantando medio mundo con ellas. Especies que pueden hibridar con las especies naturales, y convertirlas en estériles.

      Estamos jugando con una verdadera arma de destrucción masiva. Y la segunda ola de transgénicos es con las especies forestales.

      Menuda mierda de mundo el que nos espera…

      Comentario por Mendigo — 30 agosto 2010 @ 8:52 | Responder




  20. 100%sahraoui

    Comentario por souhail — 5 abril 2011 @ 16:14 | Responder

  21. solo tienes que hacer click para ver el artículo

    Glifosato | La mirada del mendigo

    Trackback por solo tienes que hacer click para ver el artículo — 23 septiembre 2014 @ 9:48 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: