La mirada del mendigo

12 mayo 2009

Cantabria

Filed under: desnudez,ecología,religión — Mendigo @ 13:22

Esta vez, después de recorrer el trecho de Castro a Santander hace un tiempo, ahora tocaba la costa occidental cántabra.

La conclusión es muy similar a la del anterior viaje. Es una zona que ya habíamos visitado hace unos años, quizá ocho, cuando empezaba la fiebre del ladrillo. Nosotros nos encontramos de aquella una Cantabria rural, con una maravillosa costa bastante bien conservada.

La vuelta ha sido dura. Por poner un ejemplo: a mi me gusta hacer anotaciones en los mapas. Yo me acordaba de Suances como una villa marinera muy interesante, con olor a pescado, a mar. En el mapa del ejército que llevaba puse la indicación “guapa”.

Cuando entramos, hace unos días, no lo reconocíamos. Era una villa totalmente distinta a la que nos encontramos ocho años atrás. Tuve que coger la goma, borrar la reseña anterior, y rectificar con la nota: “asquerosa, evitar”.

Comillas, San Vicente…el desarrollo urbanístico ha sido fulgurante en estas villas marineras. Y ello de estar más alejados de la “invasión vasca” que la zona oriental. Supongo que quien más quien menos, se habrá hecho rico vendiendo parcelas de tierra para levantar adosados. Sobre todo, se habrá hecho rico el que los promovió, construyó y vendió. Supongo que también el alcalde que los recalificó.

Que les aproveche la riqueza, porque han conseguido convertir unas bonitas villas marineras en asquerosas masas de urbanizaciones (Comillas y San Vicente al menos tienen el atractivo de su casco histórico).

Caminando por esas calles, uno diría que está en Sanxenxo (con Foz, la villa más repugnante de toda la costa Atlántica). Lo cual se confirma cuando alzas la vista y ves los montes plagados de eucaliptos. En resumen, un gallego se puede sentir en Cantabria como en casa, no echará en falta nada.

Lo de los eucaliptos tiene su explicación: yo sabía que había en Navia una papelera de ENCE, donde de hecho están reubicando parte de la producción de la muy cuestionada de la ría de Pontevedra (es un asco). Pues resulta que en Torrelavega hay otra papelera (amén de otras industrias que dejan el maravilloso Saja convertido en un canal maloliente). ¡Ahí tenemos la explicación de semejante proliferación de Eucaliptus globulus!

Tenía especial interés por conocer el Parque Natural de Oyambre. Reserva de aves, y patatín y patatán. El sitio debió ser precioso, y la escueta mancha de árboles que queda en torno al río Turbio (realmente baja turbio, pero limpio). Lo que me parece inaudito es que hayan hecho una perfecta pista (con menos baches que muchas carreteras nacionales) por la que permiten pasar coches. A pesar de ser un día de diario, el trasiego era constante. Debe ser que el término “Parque Natural” quiere decir otra cosa en dialecto montañés, porque si no, no lo entiendo.

Ni que decir tiene que esta gente son más españoles que nadie, y a nadie escuché hablar en otra cosa que en el idioma de Castilla. Nunca he oído hablar montañés, ni tan siquiera en Picos. Una lástima.

Pero lo peor de todo era la presión a la que sometían las plantaciones de eucalipto al bosque de ribera autóctono (una maravilla, de verdad). El eucalipto es una planta increíble, creo que sería capaz de crecer en el suelo de la luna. Lo aguanta todo y compite con ventaja con cualquier otra especie, incluso fuera de su hábitat natural. De tal forma que, si no se plantea arrancarlos (pues la sierra o el fuego nada pueden contra ellos), acabarán engullendo con el tiempo a las caducifolias autóctonas (hablando de caducifolias, creo que están repoblando con roble americano la cabecera, caducifolia al fin y al cabo pero tan extraña en esta tierra como el eucalipto; pero de lejos no estoy seguro).

Quizá he pintado un panorama demasiado sombrío y no es cierto. Por suerte Cantabria está asentada en una formación caliza. Y esta, en contacto con el mar, suele formar importantes acantilados. Es su salvación. Allá donde hay playa, hay una aglomeración de urbanizaciones (sólo hay una playa, digo playa de arena, no ensenada de bolos, no urbanizada en toda esa costa…y no voy a revelar cuál es por si acaso). Sin embargo, donde hay acantilado, donde el veraneante no tiene acceso fácil a la playa, el interés y presión constructora es mínima, y podemos disfrutar de una costa más o menos libre de cemento. Grandes bosques de ribera han sido transformados durante los siglos en pastizales, lo cual es un mal menor (mejor ver heno y vacas que no cemento y turistas). Sin embargo, aún quedan un par de gloriosas, maravillosas manchas del primitivo encinar costero (¡alucinante, en un sitio tan húmedo!) sobre un suelo ácido, seco y poco potente (características típicas de los karst).

En resumen, merece la visita, sólo que teniendo cuidado en evitar las villas y lugares turísticos, en que las urbanizaciones compiten por el terreno.

Decía que había encontrado la costa totalmente cambiada, al menos las villas, que no la reconocía. Sin embargo, hubo un detalle del que me acordaba de mi anterior visita por estas tierras, hace ya ocho años. Curiosamente, ahí estaba el mismo cartel que tanto me hizo reír la última vez, ensuciando la vista del pórtico románico de la colegiata de Santillana.

P5058032

Todo cambia, y parece que cambia para peor. Al menos en cuanto a espacios naturales se refiere. Sin embargo, parece que el espíritu cazurro y pueblerino permanece inmutable. Llega la modernidad a las formas, pero las mentalidades siguen fijas en la represión sexual del fundamentalismo católico.

Lo cierto, es que, por mucho que este edificio pertenezca a la Iglesia, no deja de ser odioso que los curitas impongan sus reglas ultraconservadoras para la visita de un edificio parte del Patrimonio Español.

Yo me pregunto si la vista de mis piernas desnudas turbará a su Dios. Si es así, tienen por Dios a un débil mental. Aunque probablemente a quien exciten mis peludas pero potentes y bien torneadas piernas (me gustan, no lo niego) sean a los cucarachas con sotana que habitan en los rincones de los templos.

No iba a entrar, de todas formas. Tengo por norma no dar ni medio céntimo a una asociación de extrema derecha que ha sido una verdadera carga muerta para el progreso y liberación de esta tierra. Así costase la entrada un céntimo, no lo pagaría. Cuando es gratis entro; cuando no, intento colarme. Y si no se puede, se queda sin ver. Sólo rompí esta norma para ver Mont Saint Michel (y no me arrepiento de introducir esa excepción, ocho ouros magníficamente invertidos).

Pero ¿Y si hubiera querido entrar? Apartados de la brisa marina, hacía un calor de pelotas. Yo, que me calzo los pantalones cortos así salga un poco de sol en Enero, y no me los quito hasta entrado Noviembre…por supuesto que iba en bermudas. Y no me quiero ni imaginar en Julio… ¿Tendría que darme la vuelta, por no cumplir con las estúpidas normas de conducta de la parte más fundamentalista de una religión que no es la mía? Antes que un lugar de culto, es un Bien de Interés Cultural. Es patrimonio de todos y no debería permitírsele a un grupo de escarabajos decidir quién va bien vestido y quien no (¿quién les ha dicho que a su Dios les complace su disfraz? Un Dios estúpido, un Dios cotilla, un Dios pudibundo pendiente de que a los hombres y mujeres no se les vea la rodilla).

PROHIBIDA LA ENTRADA CON PANTALONES CORTOS

Lo cierto es que si era ese el problema, podría haber probado a bajarme los pantalones. Si no quieren pantalones cortos, entro SIN pantalones cortos. Habida cuenta que la única ropa interior que uso habitualmente son los calcetines, sería todo un espectáculo.
Si a su Dios/costurera le molestan los pantalones cortos, pues…fuera pantalones! Creo que en su fuero interno, el paleto que escribió ese vergonzante letrero era la que estaba deseando; si no fuera así, no tendría sentido ese letrero.

41fpcdw1

En resumen…que llegó la modernidad a Cantabria antes que la cultura a la cabeza de algunos de sus habitantes.
.
.
.
Por cierto, esta última imagen la he extraído de otra interesante página de desnudos:
Imágenes prohibidas
.
.
Por último, agradecer a JaviMoscas el darme a conocer un sitio tremendamente interesante para los que nos gusta la música: Jamendo.

Por poner un ejemplo de la increíble variedad de músicas que podéis encontrar ahí, un grupo de origen balcánico del que no sabía nada hasta ayer. Buenísimos, es escucharlos y darte ganas de ponerte a dar botes:
.
Les Inédits Tziganes – Opus1
.

13 comentarios »

  1. Hola mendigoorl, un placer leerte, cierto es, el occidente de Cantabria así como el oriente de Asturias, Llanes y alrededores, no se ha librado del engendro y la corrupción ladrillil y toda la costa cantábrica es una plaga de eucaliptos, sin embargo aqui la peña vive algo cegarruta, encantadísima de su españolismo, de lo bonito, verde y frondoso de los paisajes y montes, de la envidia que generamos en los manchegos que vienen de vacaciones que seguro que no han visto más de 3 árboles en su puta vida, eso sí, árboles que como si son palmeras tobaguenses o secuoyas tanzanas, que aquí crece de to.
    Voy a cogerle cariño a la afición a eso de plantar la hoguera; en muchos pueblos del oriente de Asturias en las fiestas se corta un eucalipto -hoguera- alto y lo más recto posible -ignoro los origenes de la tradición, ¿complejos fálicos?, ¿conciencia ecológica premonitoria?- y se planta en la plaza o bolera por los mozos del pueblo, que en verdad son dos, el resto viene de la capi. Que árbol más odioso, copón.

    Comentario por _roy_ — 12 mayo 2009 @ 14:33 | Responder

    • Muy buenas, Roy.

      No sólo la costa Cantábrica está llena de aucaliptos. Toda la fachada atlántica hasta bastante más al Sur de Porto está llena de esa plaga. Es el cultivo del tercer mundo, que nos lo han colado a queramos o no.

      Lo de quemar un eucalipto…al menos huele bien. Cuando hace tres años toda esta zona ardió, yo al menos pensaba “bueno, al menos son eucaliptos; así mueren y plantan otra cosa”. Pues los cojones, a los pocos meses estaban volviendo a salir brotes de los troncos renegridos. Es absolutamente acojonante, ese árbol.

      Así, lo único que consigues es cargarte al resto de especies que haya en ese sitio, y si antes era un bosque mixto, tras el incendio se quedan los eucaliptos como únicos señores de ese territorio. Por eso, hay que arrancarlos, pero eso es carísimo.

      Es lo que pasa cuando se introducen especies alóctonas, que no sabes cómo luego dar marcha atrás.

      En breve subiré algunas fotos de tu tierra. Espero estar a la altura de las circunstancias y puedas decir si he reflejado un poco de su belleza.

      Un saludo!

      Comentario por Mendigo — 12 mayo 2009 @ 14:52 | Responder

      • Si, y hasta en zonas que conozco de Huelva ya muy cerquita de Portugal empieza a ser el árbol más numeroso con diferencia. En fin.

        Aún hay playas y calas que se salvan en esta parte de la costa asturiana y por fortuna aún se llega a ellas despúes de un buen tramo de caminata, pero pueblos sospecho que no tanto. A ver si tienes suerte.
        Venga un saludo.

        Comentario por _roy_ — 12 mayo 2009 @ 15:37 | Responder

        • De Asturias, como desde que me pusieron la multa por dormir sólo la piso de vez en cuando, entonces no sé. Pero de este trozo de costa cántabra, sólo una sin urbanizar. Y estoy seguro porque me la he recorrido entera a pie, desde Santander a la desembocadura del Deva.

          Luego hay alguna otra ensenada, con pedruscos, en la que puedes estar tranquilo en la naturaleza. Pero playa playa, con arena o grava, sólo una virgen en todo el occidente cántabro (del oriente no me acuerdo, que estuve haca año y medio, tendría que mirar los mapas).

          Y lo que dices de los eucaliptos…es que me suena que por ahí hay otra papelera…pero no estoy seguro. Nunca he estado en ‘Uerva (lástima, tantos sitios por ver…).

          Comentario por Mendigo — 12 mayo 2009 @ 17:22 | Responder

  2. Bueno, si mi compi y yo nos saltamos esa regla en el Vaticano, se salta en cualquier parte…

    Comentario por wenmusic — 12 mayo 2009 @ 15:40 | Responder

    • Me estaba chivando la lobita hace un rato que no es cierto, que nos hemos saltado la norma alguna que otra vez. En Frómista, creo que eran dos ouros. En Silos, un poco más. Y creo que ya…

      Tendré que quemar alguna iglesia, para compensar lo que me han sacado.

      XDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD

      Comentario por Mendigo — 12 mayo 2009 @ 17:16 | Responder

  3. Hola mendigo, los de Burgos somos individuos de playa en Cantabria por la proximidad y lo que dices es cierto, cada vez es mas difícil encontrar algún rincón libre de ladrillo. Para sentarse a ver el mar con tranquilidad lo mejor es buscarse alguna zona de acantilados, hay lugares que parecen Benidorm en pequeño como Noja, Isla, Laredo y varios más.
    Lo de “retratarse” en taquilla de monumentos a mi me da rabia, me explico, dicen que es para el mantenimiento pero luego reciben dineros públicos y de entidades que mantenemos todos (las Cajas por ejemplo), es decir que pagamos dos veces, la una sin querer y la otra si quieres verlo.

    Comentario por Javi — 12 mayo 2009 @ 19:20 | Responder

  4. Nas Javi! Pues que sepas que me acordé de ti, y de tu foto en un acantilado. Cuando andaba por ahí pensé…pues por algún peñote de estos se la tuvo que sacar (la fooooto, digo).

    Lo de los monumentos es patético. O los museos. Anda que sacarán mucha pasta con eso…ni pa’pagar al de la taquilla, salvo excepciones (en Santiago se sacan pasta gansa, en la catedral, por ejemplo). Por cierto, burgalés, como se exporte la idea de los curitas de la catedral de cobrar entrada para visitarla…vamos jodidos. Y no me acuerdo cuanto era, pero no era poco. Sólo dejaban entrar por un cachito reservado al culto.

    Pues qué pena, ellos se lo pierden. Yo que iba a sacar unas bonitas fotos del interior…

    Quizá yo sea un radical, pero creo que los monumentos deberían pertenecer al Estado. Es lo mismo que si yo encuentro un tesoro ibérico y me lo guardo o lo vendo. No, lo que aparece en una excavación pertenece a Patrimonio, es decir, a todos. Pues lo mismo. Y no sólo por la Iglesia, sino castillo y pazos que están venidos abajo o transformados en mariconadas de chaletitos, por el ricacho de turno. El patrimonio artístico, así como el natural, es patrimonio de todos los ciudadanos, y debe estar abierto al libre disfrute de todos los ciudadanos.

    Ahora mismo, como quieras ver varios monumentos en el día, te dejas más de 30 ouros por barba. Una forma cojonuda de promocionar el arte. Cultura, para los que se la puedan pagar. La chusma, que se quede tomando cervezas en el chiringuito.

    Joder, hasta el franquismo era más socialista que esto!

    Comentario por Mendigo — 12 mayo 2009 @ 21:58 | Responder

    • Si, la foto del acantilado está hecha en algún sitio entre Castro Urdiales y Noja, pero no recuerdo exactamente el nombre. No tenía ninguna intención de tirarme, solo estaba esperando a la persona apropiada para darla una palmadita en la espalda…;-)

      Comentario por Javi — 13 mayo 2009 @ 19:18 | Responder

  5. Así me gusta. Todo el mundo necesita, de vez en cuando, un empujoncito…

    XDDDD

    (ahora mismo al sordo del vecino, lo despeñaba de cabeza por el acantilado más alto que hubiera, con el puto furbo a toda ostia siempre el muy orangután…).

    Qué acantilado…lo arrojaba al cráter del Krakatoa!!!

    Comentario por Mendigo — 13 mayo 2009 @ 22:58 | Responder

  6. mira que más anticlerical, ateo rabioso que yo no hay nadie. y sin embargo aquí no estoy de acuerdo contigo. La iglesia, por mucho que se declare patrimonio y todo aquello, no deja de ser un templo religioso considerado sagrado para una parte importante de la peña. Es SU casa, no la nuestra. Nos dejan que la visitemos para que admiremos la arquitectura pero tienen sus normas y gozan de derecho de admisión como cualquier discoteca o supermercado. Incluso el cartel avisando es un acierto porque si ese cartel no estuviera, legalmente no podrían negarte el acceso con pantalones cortos. Pero avisados estamos y ellos son los dueños. Y al que no le guste la regla (por muy rompecojones o excéntrica o paleta que parezca) que se vaya a otra discoteca, otro supermercado, otra iglesia.

    Comentario por loxias — 15 mayo 2009 @ 8:36 | Responder

    • Buenas, Loxias!

      Pues no, no estamos de acuerdo. Mira, te pongo un ejemplo que aquí en Galicia ha sido bastante sonado: el pazo de Meirás. Es una casona que en su tiempo fue de Emilia Pardo Bazán y que le fue regalada al dictador tras anexionarle propiedades lindantes hasta duplicar su extensión.

      Ahora ha llegado una ley declarándola Bien de Interés Cultural.
      http://www.galiciae.com/nova/14598.html

      Fíjate que con esa orden, no se cuestiona, de ninguna forma, la propiedad de la familia Franco (que debería, pues fue un soborno de un grupo de señoritos para congratularse con Franco, pagando con las tierras expropiadas, es decir, un abuso).

      Pero no, es su casa y la ley no lo cuestiona. Ahora bien, esa casa es un monumento, y por lo tanto debe permitirse la entrada a los visitantes. Y es su casa! Pero tiene unas obligaciones.

      Tú, en tu casa, como si la pintas de verde. Sin embargo, si tu casa tiene consideración de BIC, no puedes dejar que se venga abajo, o no puedes reformarla a tu capricho (al final, se hace, pero porque en este país las leyes sirven para limpiarse el culo si tienes dinero…y quien se compra un castillo evidentemente lo tiene).

      Por lo tanto, entiendo que el régimen de visitas no es algo que ellos permiten por gusto, sino una obligación legal que debe estar regida por las leyes comunes.

      ¿Y sabes por qué? Porque si quiero visitar la colegiata de Santillana, no me puedo ir a otra Iglesia. Porque la colegiata está ahí y no en otra parte, es un monumento único.

      EN cuanto al resto de iglesias que no formen parte del patrimonio…evidentemente es una propiedad privada, y será su propietario el que establezca las normas de entrada (siempre también de acuerdo a la legislación española que declara ilegal cualquier discriminación por raza, sexo, credo…).

      ¡Qué más quisiera yo que en este país de pandereta, la Iglesia Católica fuera considerada como un asociación privada más! Ya está bien de que para unas cosas sea privada, pero para recibir sea pública (el parque de la Cornisa, por ejemplo). El Estado se ha gastado una barbaridad en acabar, por ejemplo, la catedral de la Almudena. Y sin embargo, es una propiedad privada. Uy! Eso huele muy mal.

      Comentario por Mendigo — 15 mayo 2009 @ 9:32 | Responder

  7. Por cierto, me ha dejado de piedra esta noticia:

    Italia justifica la violencia contra las mujeres

    No es que me sorprenda, viniendo de un palurdo machista. Pero que la máxima instancia judicial de Italia, considere como una justificación parcial para cometer un crimen la infidelidad de la pareja…alucinante.

    Siempre digo que los españoles somos los paletos de Europa. Pero los italianos son españoles al cuadrado.

    Por supuesto, no todos. Habrá alguno inteligente que debe estar en este momento con un terrible sentimiento de vergüenza ajena, viendo la imagen que están dando…

    Ahora que hace tiempo que Polonia no nos da alegrías, Berlusconi se ha propuesto rellenar su hueco en la carrera a ver quién es más ultra.

    Muy triste.

    Detrás de esa mentalidad patriarcal, están las raíces judeocristianas…

    Comentario por Mendigo — 15 mayo 2009 @ 10:46 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: