La mirada del mendigo

24 mayo 2009

Gatufla

Filed under: fotos,gatos — Mendigo @ 12:27

gatiña1

Hace ya tres años que, a la entrada de un pueblo normando, vi moverse algo en la carretera y clavé frenos. Delante del morro de la furgo, una cosa peluda que bufaba a la furgo con tremenda mala ostia.

El pobre bicho estaba muerto de hambre, debía estar recién destetada. Empleó sus últimas energías en comer y luego cayó en un estado de inconsciencia interrumpida a ratos. Intentamos que alguien en los pueblos la adoptara, pero no había forma. En los pueblos, igual que aquí, todo el mundo tiene gatos. Y encima, el día de la fiesta nacional, no había veterinario a quien acudir.

La dejábamos en la furgo, mientras íbamos a visitar Saint Malo y Mont Saint Michel. A la vuelta, lo hacíamos con un nudo en la garganta, pues esperábamos encontrárnosla ya muerta. De morir, que lo hiciera al menos tranquilita y protegida en la bolsa de la comida, que agujereamos y acolchamos con camisetas.

La cosa es que, aguantaba el pobre bicho.

Nos quedaba por delante un viaje de muchas horas, muchos kilómetros. Creíamos que no lo iba a poder soportar, sin embargo la gatita se acomodó bien a la furgo. Yo creo que el ruido del motorazo Diesel mal insonorizado le debía recordar al corazón de su madre. El caso era que parábamos y ella se mostraba inquieta. Arrancaba y volvía a sumergirse en un letargo que cada vez parecía más sueño que agonía.

Los primeros días, no le quise ni sacar una foto, pues no las tenía todas conmigo de que aún hubiera superado el trago. De hecho, el sacarla de su ronroneante hogar móvil la intranquilizo, y no quería comer. La veterinaria de aquí nos tranquilizó. Era sólo una desnutrición severa, pero por lo demás estaba bien. Sólo necesitaba tiempo.

Efectivamente, empezó a crecer y a engordar a ojos vista. En unos pocos días, su pelaje estaba reluciente y había recuperado las fuerzas, para nuestra tranquilidad.

gatiña

Tranquilidad relativa. Después de pegarse innumerables leñazos, incluso de practicar el vuelo libre desde un tercer piso con entresuelo, ya sólo le quedan dos colmillos. Es como la niña del exorcista, pero en gata. Sigue teniendo la misma mala ostia que la llevó a hacer frente a una furgo, y se empeña en buscar pelea con gatos que le doblan en tamaño.

DSCF0873

A pesar de ello, los 5 minutos al día en que está tranquila y cariñosa, es un animal adorable. El resto del tiempo, es una mala bestia. Si hubiera nacido león, habría extinguido hace tiempo a todas las cebras y antílopes de África, y ni los elefantes podrían descansar tranquilos.

¡Feliz cumple, michiña!

DSCF0877

19 comentarios »

  1. Menudo homenaje el de la gatufla….creo que se lo merece por haber sobrevivido a casi todo…¡hasta a Mendiguiño!…jejeje😉

    Comentario por Campurriana — 24 mayo 2009 @ 18:52 | Responder

  2. ¡Y yo a ella!

    Soy alérgico al epitelio de gato. He tardado dos años en curarme del asma que me produjo. No debí empeñarme en tenerla en casa… Además, mejor para ella. En el pueblo puede hacer mucho más el burro, hay todo tipo de bichos que matar, y además, como mucho sólo se puede caer de un primero.

    Comentario por Mendigo — 24 mayo 2009 @ 19:10 | Responder

  3. Si es que son tan lindos… El mío ya tiene un porrón de años, pero esta hecho un chaval… Un chaval mimoso. Tu gata lo destrozaría. Ahora la da mimos mi madre (era tontería que ahora pasara a joder nuestros sofás, los de ella ya están curtidos…).

    Comentario por wenmusic — 24 mayo 2009 @ 21:31 | Responder

  4. Oye, pues si quieres un día mostrárnoslo…

    Comentario por Mendigo — 24 mayo 2009 @ 21:33 | Responder

  5. Yo no sé los gatos que vosotros conocéis, en casa de mis padres siempre hubo gatos, pero como ésta ninguno. A ver, a vuestros gatos:

    ¿les encanta beber zumo de naranja azucarado, comer fresas, espárragos, aceitunas, pimientos crudos, higos frescos, melón, melocotón, guisantes, paella..?
    y no sé si me dejo algo más. Con los higos es increíble, casi no me da tiempo ni a quitarles la piel y ella venga a darme con la pata, que es lo que hace cuando quiere que le des algo y se impacienta.

    Con las magdalenas, si está cerca de tu cara y te descuidas te la quita de la boca. Pero esto sí que es normal que les guste.

    Me alegro de que no le hiciésemos caso a la veterinaria, que decía que para comer, sólo comida enlatada para gatos. Y nosotros le dábamos de nuestra comida.
    Y desde que está con sus “abuelos” en la aldea lo mismo, mi madre le da de lo que ellos comen.

    Comentario por Raíña Loba — 24 mayo 2009 @ 21:54 | Responder

  6. jajaja que texto mas genial😄 me he echao unas risas a su salud y a la de quien haya escrito esto ^_^

    Long life a la Gatina🙂 yo tengo seis fierecillas indomables y tambien me dan miedo segun a qué hora del día XD…. animalicos jeje…saludos!

    Comentario por diana — 24 mayo 2009 @ 22:27 | Responder

    • Uf! nada menos que seis, la de “gaterías” que te harán🙂
      Un saludo asturiana ¿o leonesa?

      Comentario por Raíña Loba — 24 mayo 2009 @ 23:50 | Responder

  7. El mío solo quiere colo. También le encanta tirarse al sol por las mañanas, cuando da en el balcón de mi madre, no sé como no se asa.

    Y siempre que comía yogur, le daba el recipiente y se ponía a relamerlo, pero cuando su pequeña lengua ya no llegaba al fondo, aprendió a meter la pata y cupar. Podía tirarse así horas. Como ahora no estoy con él, lo echará de menos.

    Cada vez que nos íbamos a dormir, mi madre a su habitación y yo a la mía, él se ponía a maullar como un loco en el pasillo en plan “ya os vale”, jodido por no poder acurrucarse con los dos.

    No tengo muchas fotos de él, a ver si un día voy para casa de mi madre con la cámara y le saco tumbado al sol. Es que no le gusta la cámara, se poner seriote ;-P

    Lo dicho, un mimoso. Aunque de pequeñajo era una pequeña bestia. Saltaba del sofá al techo como una bala, y se te quedaba mirando a los ojos, en plan acecho, y luego te saltaba a ellos. También hacía emboscadas tras una puerta y luego se te tiraba a los pies.

    También le encanta mullir con las uñas una manta antes de acurrucarse en ella, y casi alcanza el éxtasis haciéndolo, es una pasada.

    Comentario por wenmusic — 24 mayo 2009 @ 22:38 | Responder

  8. Sobre lo de comer, a parte de los yogures (sus preferidos, los petit suisse), come cualquier cosa, incluso de un tenedor. Con que te lo vea comer a ti, ya le apetece😛

    Comentario por wenmusic — 24 mayo 2009 @ 22:40 | Responder

  9. Esta fue con el móvil hace un tiempo. Donde dé el sol, allí se tira y se gira sobre su espalda a tostarse. Se le pone una cara de felicidad…

    Comentario por wenmusic — 24 mayo 2009 @ 22:47 | Responder

    • Vaya gatazo! ya nos enseñarás más fotos, como bien se puede ver, nos encantan estas fieras.
      Tengo que probar a darle a la nena petit suisse🙂

      Aunque para gatazo, hasta el momento no he visto uno tan grandote y gordito como el que hasta hace 1 año hacía compañía a la gatita en casa de mis padres, “marmisio” se llamaba y aquí lo puedes ver. Y al igual que al tuyo, lo que más le gustaba era el colo.

      Comentario por Raíña Loba — 24 mayo 2009 @ 23:47 | Responder

  10. cuando tienen esa edad (segunda foto) en que te apoyan las yemas de los deditos calientes en tu cara y la húmeda nariz fría, con un pase de lengua cada tanto, que quieres que te diga, alimenta el área de recompensa de mi cerebro.

    Comentario por loxias — 26 mayo 2009 @ 9:58 | Responder

  11. Jajajaja

    Es cierto. Te sientes verdaderamente realizado, cuidando de una bolita de pelo como esa.

    A falta de críos…gatos (no dan tanto el coñazo y son más bonitos).

    Comentario por Mendigo — 26 mayo 2009 @ 12:09 | Responder

  12. Esas fieras peludas son sin duda la cosa más adorable del mundo… aixx… yo tengo dos blanquitos como la nieve, hermanitos, pero tan distintos… Kafka tiene una personalidad tan marcada, y es tan inteligente… Mesala es independiente, pero en sus ratos de “quiero mimitos mami” no hay quien te lo saque de encima!
    que linda historia la de tu minino.

    un saludo🙂

    Comentario por Judith — 16 febrero 2010 @ 20:07 | Responder

    • Nas Judith!

      Vaya nombres más sonoros que le pones tú a los gatos. El próximo qué será. Kandinsky? Shostakovich?
      XDDDDDD

      Y yo, que a la mía le llamo desde el más cortito “nena”, al más cariñoso “nenufla”, y al más habitual “bichoinmundotevoyamasticar”.😛

      Me he pasado por tu espacio. Así que te gusta la literatura y la fotografía…qué gustazo. Si puedo ayudarte en algo, no tienes más que decírmelo. Con la literatura no mucho, yo sólo uso las palabras para abrir brecha, pero con la fotografía aún creo que te puedo enseñar un par de cosas.

      Primer consejo: conoce a los grandes. Visita exposiciones, aprende de ellos, fíjate en lo que hacen y piensa en lo que han hecho para conseguirlo. Compáralo con tus fotografías y reflexiona en qué les falta, qué tienes que hacer para sacar una gran foto.

      Aprendiendo de los genios, poco a poco irás encontrando tu estilo.

      Nadie dijo que fuera fácil.😉

      Comentario por Mendigo — 16 febrero 2010 @ 21:41 | Responder

  13. Tanto en fotografía como en literatura soy muy principiante… pero por algo hay que empezar, tampoco es que mi cámara sea ninguna maravilla, a ver si para verano me pillo una reflex chula. Jajaja, los nombres de los gatos, si, cada uno tiene su historia, Kafka es el gato de Marina, la protagonista de “Marina” una novela juvenil muy apasionante de misterio de Carlos Ruíz Zafón. Las características psiquicas de este gato eran tan parecidas a las de mi Kafka, que no dudé en llamarle así. Mesala… a el no sabía como llamarle era muy independiente y observador. No se si conoces el “Arde Lucus” una fiesta que se celebra en Lugo desde hace dos o tres años. El caso es que se recrea la caida de la ciudad de Lucus Augusti y todos salen a la calle vestidos de romanos y hay disversos espectáculos. En uno de ellos, se recreaba una lucha de cladiadores, uno de ellos Mesala. Me gustó y acabé llamandole a mi gatito así.

    Comentario por Judith — 17 febrero 2010 @ 14:43 | Responder

    • 1. Zafón es bastante mediocre: lee a Kafka. Bueno, quizá seas aún demasiado peque. Pero dentro de unos añitos…lee a Kafka. Zafón es como comer potitos, un yogurcito desnatado. Se toma bien, no indigesta, fácil de digerir…pero sin sustancia.

      2. No le eches la culpa a la cámara de tus limitaciones. Estoy aburrido de ver peña con cámaras brutales que sólo las usan en modo AUTO, porque no tienen ni idea de cómo funcionan. Eso es como el que no tiene piernas para subir un puerto con la bici y le echa la culpa a la bici. Y se compra “la bici de Indurain” porque cree que la bici va a pedalear por él. Vuelve a intentar el puerto, ve que ni por esas, y se queda una bici de un pastón en el trastero.

      No es cuestión de equipo, sino de sentimiento. Ser capaz de ver belleza donde los demás sólo ven evidencia. No es cuestión de pelas. Quien no tiene sensibilidad, ya puede gastar un pastón. Y quien tiene genio, con una cámara desechable saca maravillas.

      Por supuesto, haz lo que te salga de los ovarios, pero yo no me compraría una réflex hasta que no hayas agotado las posibilidades de tu compacta. Que te quede pequeña, que necesites forzarle una apertura al diafragma y no puedas, y eso te frustre. Cuando lo tengas así de claro, entonces ha llegado el momento de comprarse una cámara seria.

      Las réflex se usan en modo M (todo manual) o no se usan. Para andar dejando que la cámara decida por ti, mejor una compacta. Es más, yo creo que para entender cómo funciona, es buenísimo practicar con una lente antigua, de enfoque manual, montada sobre una cámara moderna. Así eres tú la que dominas todos los aspectos de la foto. El enfoque, la apertura, la exposición. Al principio es complicado, pero aprendes un huevo.

      Cuando creas que estás preparada para dar el paso, me comprometo a ayudarte.

      Pero antes…tienes que ver mucha fotografía.

      Pásate, por ejemplo, por Fotonatura. Compáralo con las tuyas y piensa en cuál es la diferencia. La calidad de la cámara? No es la mayor diferencia.

      Comentario por Mendigo — 18 febrero 2010 @ 9:17 | Responder

  14. Ruíz Zafón… es muy simple, pero cuando hace dos añitos leí sus libros me maravillaron las historias, pero con cada libro que leia me iba decepcionando un poco más y más y más, son todos igual, acabas por predecir lo que va pasar antes de leerlo… Leí la metamorfosis y me dejó muy buen sabor de boca. Ahora estoy leyendo a Javier Marias y me apasiona!
    El tema de la cámara, quizás tengas razón… tampoco me corre prisa… me lo pensaré!

    Comentario por Judith — 18 febrero 2010 @ 16:13 | Responder

    • Compi, no hace falta que me des la razón.

      Ya soy bastante engreído.😉

      Comentario por Mendigo — 18 febrero 2010 @ 17:50 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: