La mirada del mendigo

4 junio 2009

La bragueta de los españoles

Filed under: política — Mendigo @ 0:06

Nude 2

No, aunque aprovecho la frase de Cayo esta vez no voy a hablar de los Rouco’s People, sino del interés que muestra el Estado en nuestras braguetas (aunque las cucarachas estén también en el origen de esta irregularidad).

¿Os acordáis de los viejos carnets en los que aparecían las iniciales de varón/hembra? Ciertamente, insultante. Aunque después del cambio, esa H no sabías si se refería a hembra o a hombre.

Bueno, fuera coñas. Lo inteligente hubiera sido eliminar cualquier referencia al sexo del carnet de identidad y, de paso, de cualquier documento oficial.

Veamos ¿Os parecería correcto que en vuestro DNI apareciese la raza? ¿O características raciales como el color de piel, el cabello o los ojos? ¿No os parecería sospechoso o, cuando menos, inapropiado que en los archivos policiales tuvieran estos datos?

Al Estado no le importa ni el color de mi iris, ni la cantidad de melanina de mi piel, y de la misma forma lo que tenga entre las piernas. Yo para el estado soy un ciudadano PUNTO. El sexo que yo tenga no le importa, no le debería importar a nadie…salvo que queramos follar. Y aún así, ni tan siquiera es determinante: se folla con la mente, el coño o la polla son sólo instrumentos a su servicio.

Remarcar las diferencias de sexo, en un contexto en el que no son relevantes, es otra variante del sexismo. Un congreso de médicos y médicas. No, si a mí me resulta indiferente cómo orinen, lo interesante de la información es su (presunta) formación académica. ¿Hacemos distingos raciales, acaso? Los médicos blancos y los médicos negros… Suena tan racista como sexista lo anterior.

¿Cuándo cabe referirse al color de la piel? Por ejemplo, a la hora de comprarse una crema de protección solar. Para pieles oscuras el factor de protección es menor. Y ya está. Hacer más distinciones en base al color de la piel, que las que se derivan de ese color, es estúpido.

¿Distinciones entre hombre y mujeres? Pues salvo para mantener relaciones sexuales. Perdón, quería decir follar. Salvo para follar y unas pocas cosas más…no vienen a cuento.

Por ejemplo: salvo en el deporte de élite (que yo de todas formas prohibiría) ¿a santo de qué separar en categorías por sexos? Yo soy arquero. Cuando tiro con mis compañeras (porque casi todas son chicas), deberían crear una categoría para mí solito de ineptos, pero a parte de eso… ¿qué diferencia hay? ¿Por qué en un deporte como el tiro con arco deben hacer esas separaciones? ¿Acaso tiro con la polla? Vale, yo muevo más libras, pero a la diana llegamos igual. ¿Diferencia? Mis flechas hacen más ruido, boquetes más gordos en la diana, y no le doy al centro más que de chiripa. ¿Por qué en una competición no puedo tirar con mis compañeras?

Curiosamente, feministas e Iglesia se alían para remarcar, cada uno desde sus posiciones, la entrepierna de cada uno. Señores y señoras, la igualdad precisamente es que no importe una mierda que sean médicos o médicas, igual que no debería importar que el médico sea blanco, negro o amarillo. Que lo único que importe cuando entras en su consulta sean sus conocimientos…y las ganas que tenga de prestarte un mínimo de atención, en vez de endosarte unas aspirinas y despacharte con prisas.

Lo de separar a los niños y niñas en clases distintas parece que aún nos marca. Voy a contar una anécdota curiosa, y rigurosamente cierta. Los dos primeros años de mi etapa escolar estuve en una clase sólo de niñas. Por aquel entonces aún se estilaba en los colegios públicos hacer esa discriminación sexual (discriminar por razón de su sexo, es una discriminación neutra pues uno no tenía más deberes que otro pero discriminación, separación al fin y al cabo). La historia es un poco curiosa, otro día explico el por qué. El caso es que llegado 1º de EGB, me forzaron a integrarme en la clase de los MACHOS, con los de mi sexo ¡¿¡Cómo va a ir con las niñas!?!

Gran desconsuelo por mi parte, porque tenía que abandonar a las que habían sido mis compañeras durante dos años. Mis compañeras que eran mis compañeros, porque por aquel entonces yo ni me percataba que hubiera ninguna diferencia entre ellas y yo. Eran mis amigas, mis amigos. ¿Qué más daba que ellas tuvieran una rajita donde yo tenía una cosita colgando? Era absolutamente indiferente, yo quería a las personas, a esas personas. ¿Su sexo? Hay que estar demente para pensar en su sexo, éramos niños de cuatro o cinco años.

Como es natural, me adapté a la nueva clase, y tuve nuevos amigos. Amigos con pirulilla como antes tenía amigos con rajita. Niños, al fin y al cabo. Y, al año siguiente, por fin unificaron las clases y pude ver reunidos mis viejos amigos con rajita y las nuevas amigas con pirulilla.

El idioma se creó en una sociedad en la que sí que era vital nacer con uno u otro aparato, de ahí las malas pasadas que nos juega. No debemos caer en la trampa del idioma. Efectivamente, el que en castellano no exista el neutro da muchos problemas. La solución es hacer el masculino preponderante (médico = médicos + médicas) lo cual es inequívocamente machista. Pero el remarcar el sexo es también sexista. ¿Entonces? Buen debate.

Seguimos. Cualquier psicólogo de la Universidad de Navarra diría que ese niño, que soy yo, debió sufrir un trauma por haber crecido entre niñas. Supongo que más de uno auguraban que de aquella experiencia saldría un niño afeminado, una especie de híbrido o, peor aún, un homosexual.

Sé que levanté a mi corta edad bastante revuelo (fue el inspector regional el que obligó a que fuera con los niños, escandalizado), pero al final tuve que defraudar las expectativas que deseaban ver confirmadas en mí persona su ideología segregacionista: ya de pequeño salí bestia como un arao. Supongo que eso, para el psicólogo de la Universidad Católica de Navarra es confirmación inequívoca de que no estaba aquejado del virus de la homosexualidad.

No sé si tuvo alguna relevancia esa pequeña irregularidad en mi futuro comportamiento, quizá la absoluta naturalidad con la que siempre me he conducido entre hombres y mujeres.

Es algo similar al hecho de que pasase mis vacaciones en un pueblo justo en la frontera entre Spaña y Portugal. Desde muy pequeñito me di cuenta que las líneas del mapa sólo estaban en el mapa, que podía cruzar la frontera dando un paseo, e ir a Portugal andando porque Portugal era el pueblo de al lado (aunque hablaban la misma lengua y fueran igual de pobres). Luego volvía a Madriz y escuchaba hablar de España, pero yo sabía que eso era mentira, un cuento. Que esa raya no separaba nada distinto. Lo que era distinto era Madriz de mi pueblo, por mucho que para ir de uno a otro no tuviera que cruzar esa raya. ¡Vaya si era distinto!

De la misma forma, pronto fui consciente de que la frontera que separaba a hombres y mujeres sólo estaba, como la otra, en la cabeza de los que creían en ella. Supe desde muy niño que era mentira, un convencionalismo social más (aunque de aquella no conocía esa palabra).

Más tarde llegó al cole, no a mi clase, un niño negro. También con él aprendí que la raza es otra mentira.

Y no es que ese niño no fuera negro, que lo era y mucho, como el hollín. No es que mis compañeras tuvieran un aparato reproductivo (y follativo, porque al menos mi aparato sirve más para lo segundo que para lo primero) diferente al mío, que lo tenían. Es que esas diferencias eran anecdóticas, y no implicaban más consecuencias de las que se derivaban estrictamente de esos rasgos (mis compañeras meaban agachadas y aquel chaval tenía el pelo lleno de caracolitos).

Ahora bien, si a las niñas se las educa como sirvientas, y a los negros ni se les educa…ahí aparecen las diferencias. Pero son diferencias creadas por el sexismo y el racismo y no preexistentes. El querer remarcar la diferencia genera la diferencia, diferencia que es posterior y debida a la discriminación, no anterior a ella.

Lo que aún no soy capaz de decir es qué diferencia podría haber entre los niños de un pueblo (Español) y los de enfrente (Portugal). Hablaban la misma lengua (ahora, con la televisión, se han separado más), vivían en el mismo mundo, cuidaban las vacas juntos y acompañaban a sus padres al mismo campo. Negro o mujer tienen unas diferencias entre blanco y hombre circunstanciales. Gallego y portugués, ni tan siquiera eso.

Y al final, lo que quería decir es que al Estado no le importa una mierda lo que tengo en la bragueta. Si una cosa o si otra, si grande o pequeña, si circuncidada, depilada, tatuada o con piercings. Yo soy un ciudadano, con unos derechos, y el Estado debe velar por ellos, y en ese proceso no le interesa para nada mi sexo.

(tampoco para darme por culo ya que, de eso, todos tenemos)

Un chiste.

Este es un argentino que llega a Barajas, y pilla al picoleto de la aduana con ganas de guasa.
¿Nacionalidad?
Argentiiino.
Ya. Ya veo. ¿Profesión, dentista o psicólogo?
(con cara de cagarse en la madre del pico) psicooologo.
Estado civil ¿soltero o divorciado?
(mordiéndose los labios) divorsiaaado
(el pico, pasándoselo pipa) ¿Sexo?
Desproporsionaaado.

JUAS JUAS JUAS JUAS

Al final, yo no quiero desempeñar el rol de hombre, y menos el de mujer. Ni sexo ni género, estoy aburrido del determinismo sexual. Soy yo el que mando sobre mi polla, no es ella quien condiciona mis decisiones. ¿Por qué hombre o mujer? Un día uno, otro día otro ¿Y por qué no ambos? O mejor aún ¿por qué no ninguno? Yo no soy ni hombre ni mujer, yo soy YO. Independientemente de que algo (de tamaño considerable, pero no desproporcionado XD) cuelgue entre mis piernas, de que mi piel sea blancucha ahora un poco menos que por fin salió el sol, de que haya nacido en la capital del Reino de España. Todo eso son accidentes que no afectan a la esencia de mi ser. ¿Sería menos cabrón de haber nacido en Lisboa? ¿Ruedo más rápido con la moto cuando estoy moreno? ¿Tiraría mejor con el arco si me cortara los huevos?

No es que sea un ser asexuado. Tengo sexo, pero a la inmensa mayoría de la humanidad es algo QUE NO OS INTERESA. Y al Estado, menos.

Y ahora, nos vamos a las bodas gays. Charlando en la playa (en las nudistas la proporción de gays es altísima) con una gente, cuando lo de la legalización del matrimonio gay, algunos estaban emocionados (aunque ni por asomo tenían pensado casarse). Otro, sin embargo, más juicioso dijo: no deberían legalizar el matrimonio gay, ¡deberían prohibir los matrimonios!

Yo no iré tan lejos.

Como para ese chaval, para mí el matrimonio es una gran mentira, pues supone prometer algo que no eres quien de cumplir. Un matrimonio se basa en una promesa de amor eterno. Falso. Falso aunque luego acabe siendo verdad, porque no está en tu mano el cumplirlo. Es como si yo os prometo que el día 24 de Septiembre lloverá. Puede que llueva, pero no es algo que esté en mi mano, como no le es amar, por lo cual estoy mintiendo. Puedo prometer que amo ahora, como puedo asegurar que está lloviendo, pero no lo que ocurrirá mañana pues con la voluntad no basta para que se abran las nubes.

Peeero, hoy estoy conciliador. Esa es mi forma de pensar, entiendo que haya otras.

Habrá quien quiera casarse de blanco por la Iglesia, y se engañe pensando que es para siempre, habrá quien se junte por mero capricho y ese capricho dure toda la vida (esta paradoja no es mía, se la he copiado a Wilde). Habrá quien quiera casarse por el rito balinés y habrá quien quiera morir célibe. Quien se case doce veces y quien no se case ninguna pero folle muchas más.

No pretendo, como hace la religión, poner mis ideas como modelo, allá cada uno con su vida. En casa ajena no me meto.

Ahora…Dos personas están solteras: para el Estado son el ciudadano A y el ciudadano B. Dos personas empiezan a salir. Ciudadano A y ciudadano B. Echan un polvete en el asiento de atrás de un coche. Ciudadano A y ciudadano B (ambos con tortícolis). Se van a vivir juntos. Para el Estado, el ciudadano A cambia de domicilio, donde habita el ciudadano B. Pasados los años, se casan. Ciudadano A y ciudadano B. Pero eran una pareja de lesbianas. Ciudadano A y ciudadano B. A los dos meses se divorcian. Ciudadano A y ciudadano B, el ciudadano A cambia de domicilio.

¿Diferencia para el Estado entre dos amigos compartiendo piso y un matrimonio? Ninguna. Ciudadano A y ciudadano B comparten la misma dirección postal. ¿Que ciudadano A y ciudadano B follan de vez en cuando? Eso al Estado no le incumbe.

Es decir, la vida afectiva de las personas no debe ser incumbencia del Estado. Me case o no me case, me la folle o no, comparta piso con ella o quedemos sólo por la tarde para echar un polvo. Al Estado no le importa. ¿Quieres que el sacerdote de tal religión celebre un rito de unión? Estupendo. Como si te rapas la cabeza y te haces budista. Para el Estado eso debería ser indiferente, sólo debe ver dos ciudadanos. ¿Que se quieren y se aman mucho? Me alegro por ellos, pero la vida sexual y afectiva de los ciudadanos no es asunto que competa al Estado.

¿Que tienen un niño? Ciudadano A, ciudadano B y ciudadano C. En cualquier circunstancia, el ciudadano C tiene asegurado su cuidado. Queda a cargo de los ciudadanos A y B y, si por cualquier circunstancia, no pudieran o quisieran seguir ejerciendo esta labor, el Estado se encargaría del ciudadano C.

¿Que están casados A y B por el rito tibetano? Pues muy bien, ciudadanos A, B y C ¿Que no lo están? Igual, ciudadanos A, B y C, con los mismos derechos. ¿Que A y B eran lesbianas y han adoptado un niño? ¿No lo he dicho ya? Ciudadanos A, B y C. El Estado no tiene por qué hurgar en la entrepierna de los ciudadanos.

Por si mencionáis el derecho de heredar del cónyuge, uno de los puntos de mi “programa electoral” es un impuesto de sucesiones absoluto (del 100%), para fomentar la movilidad social y evitar la creación de dinastías capitalistas. De todas formas, para la primera vivienda y una cantidad de dinero que no se pudiera considerar capital, podría ser conveniente permitir la herencia. Pero para ello no hace falta matrimonio…ahora mismo cualquier persona, no sólo tu cónyuge, puede ser legatario. Vas al notario y dejas por escrito quien quieres que herede.

Oí una vez a un cura justificar el matrimonio como una “protección a la mujer”, diciendo que el divorcio era una privación de esa “protección” (similar basura intelectual que ahora con el aborto, también el islam respeta mucho a la mujer…). Es común en la ideología patriarcal tomar a la mujer como un ser desvalido, una minusválida física, intelectual y moral. ¿Proteger? En esta sociedad, en este tiempo ¿a quién hay que proteger?

La mujer es muy quien de ganarse los garbanzos por su cuenta, no necesita que la alimente el macho mientras ella cuida de las crías. Lo que sí que debería asegurar el estado es que las crías no supongan un tremendo esfuerzo para la manada. Porque sea madre soltera, o tenga varios maridos que la mantengan (también hay poligamia femenina en algunas culturas), hoy en España decidirse a tener un hijo es una hazaña, una temeridad. En los Estados de nuestro entorno (no me refiero al Sur de Gibraltar) se procura que los hijos no sean una carga económica para los padres, siendo las guarderías públicas y gratuitas, intentando compaginar su cuidado con la vida laboral, ayudas económicas si la familia lo precisa…

Esa es toda la ayuda que debería recibir un ciudadano que quiera tener un hijo: el Estado debe procurar que ese nuevo ciudadano C no sea una carga económica para los que deciden traerlo al mundo. Esa es toda la protección que la hembra necesita, del Estado, no del macho cazador. El resto, habrá de buscarse la vida como cualquier otro ciudadano ¿o es que piensa quedarse toda la vida en casa planchando y viendo telenovelas? Las mujeres ganaron derechos, pero perdieron privilegios. Nos toca a todos currar (a no ser que decidas depender económicamente de alguien, lo cual significa estar sometido a esa otra persona, una barbaridad).

Nude 1

Nota:
Fotos tomadas de la página:
Lens Art

24 comentarios »

  1. Yo creo que la inserción del género neutro en nuestra lengua sería una buena idea. Aunque sinceramente yo cuando me refiero a un grupo de personas, si digo “todos” no pienso solo en hombres.

    Curiosa historia infantil, la tuya.

    La foto de la chica me gusta mucho, la del chico sin embargo me da la sensación de mucho retoque en la piel. ¡Además del asco de botas! Sin embargo, es simpática la idea del caballito de madera.

    Comentario por wenmusic — 4 junio 2009 @ 11:54 | Responder

  2. La postura de la chica es maravillosa, sobre todo el pie retrasado. Me encanta.

    Y la del chico, es que me vino como polla al culo…digo…como anillo al dedo para lo que estaba contando. Que por cierto, vaya tripita que tiene el nene. Algo así tengo yo…debajo de cuatro dedos de grasa. XDDDDDDDD

    Comentario por Mendigo — 4 junio 2009 @ 13:18 | Responder

  3. Hola mendigo, ¡otra vez poniendo pollas en tu blog!, mira que luego viene la santa inquisición y te recusa el sitio, ;-p
    Yo estudié toda la EGB en clase de machos, hispánicos para mas señas porque nos hacían cantar himnos patrios (lo siento, era muy joven y no sabía lo que hacía). Las chicas estaban en otro edificio a cien metros y en el salón de actos a los muchachos nos ponían abajo y a las muchachas en la planta de arriba, cuando nos llevaban a misa los chicos a los bancos de la izquierda y las chicas a los de la derecha, por lo menos en misa podiamos echar un ojo de lado. En fin lo que se dice total integración.
    El chiste lo conocía parecido, un menda haciendo un papeleo oficial:
    ¿Nacionalidad?
    Egspañola
    ¿Estado civil?
    Soltero
    ¿Sexo?
    Un par de veces por semana….

    Comentario por Javi — 4 junio 2009 @ 18:37 | Responder

    • Bueno, no sólo pollas. El culito de la nena del final es digno de una sinfonía!

      Sí, ya voy buscando alojamiento por si tengo que hacer de nuevo mudanza. XDDDDDDD

      Es taaaaan similar esa cultura de la segregación sexual católica a lo que se estila hoy en día en Irán…

      Cristianismo…islam…¿qué más da? Si al fin y al cabo, son la excusa para que una panda de obsesos reprimidos imponga su modelo reaccionario de sociedad. Como no lo pueden hacer por la razón, lo hacen mediante la fe.

      Unos y otros, la misma mierda.

      Comentario por Mendigo — 4 junio 2009 @ 19:45 | Responder

  4. Suscribo lo dicho por Wenmusic: género neutro. Y me ponen del higado los que,tratando de ser más “iguales”, tolerantes y tocapelotas,usan los términos miembros y miembras,ciudadanos y ciudadanas,etc.Creo que esa es una manera más de diferenciar y no de dar un trato igualitario.Ciudadanos, en castellano es un término general que abarca a Mujeres,hombres,colores,razas,creencias,etc.Lo demás son ganas de marear la perdiz.
    Saudiña

    Comentario por Xaquin — 5 junio 2009 @ 10:43 | Responder

    • Ya, el problema es que tenemos el idioma que tenemos, y no otro. Y ni en castellano ni en gallego hay neutro. Entonces, tenemos que emplear el masculino como genérico y, claro, te pueden decir ¿Y por qué no el femenino? A lo que otro puede decir ¿Y por qué no el masculino? Y tirarnos así siglos…

      Mi opinión es que es un rasgo machista del lenguaje (el masculino es predominante) que hay que aceptar, porque el resto de las opciones son forzadas y artificiales. También me gustaría la idea de usar el género más abundante. Por ejemplo, en una sala hay 15 médicas y 12 médicos, entonces, para referirse al conjunto, se diría: “las médicas aquí reunidas…”.

      Lo que pasa es que entonces, tenemos que andar pendientes de las braguetas de los asistentes, y es precisamente lo que se debería evitar. A ver cuántos de los asistentes tienen pirulilla… No es serio. Lo inteligente sería pasar de las distinciones de sexo allá donde no tengan cabida (en cuestiones profesionales, ninguna).

      De todas formas, creo que el lenguaje es el menor de los problemas para conseguir la igualdad real. En el mundo laboral existe una discriminación muy real, que ni me imaginaba cuando estudiaba (allí daba igual que tuvieras o no pirulilla, si aprobabas el examen lo aprobabas y punto, como debe ser).

      Discriminación por sexo, y también discriminación por origen. Un profesional con un tono de piel más oscuro suele ser visto con recelo…

      Comentario por Mendigo — 5 junio 2009 @ 16:05 | Responder

  5. No puedo estar más que de acuerdo contigo, las distinciones sexuales siempre me han parecido una tontería. Preocuparán a aquellos que por lo común solo piensan con eso, o como si no fueramos más que animalitos dependieramos de crear rangos y determinismos anacrónicos en muchas circunstancias. La educación hace un gran papel y por desgracia no suele ser llevado a cabo como tocaría. Cada cultura ha querido tratar este tema a su manera, y contadas han sido las igualitarias.
    Y sobre el tema de la homosexualidad que has mencionado muy por encima, en mi opinión y la de algún antropólogo, todos somos bisexuales por naturaleza, lo que obviamente nos desviamos más hacia un lado o hacia otro, siendo un factor importante la edad. Muchas tribus lo entienden de esta manera y piensan que en la niñez es bueno que quien quiera explore su cuerpo en compañía de aquellos de su mismo sexo.
    Ahora parece muy aceptada la homosexualidad, pero sigue habiendo un cierto recelo en según que grupos (sobre todo religiosos) y en muchos países sigue viéndose un delito digno de la pena de muerte. Considerarlo una enfermedad es ser un ciego ante lo que ocurre en la naturaleza, donde los animales a la hora de tener relaciones no siempre se lo miran mucho. No digo que lo pienses tú, sé que iban con ironía tus palabras. Aunque no voy con la intención de criticar a nadie, yo he sido la primera en ser muchos años una puritana y supongo que por eso mismo abomino a aquellos que ven como una degeneración o una flaqueza el interés por un cuerpo desnudo o cualquier cosa relacionada con el sexo. Ahora soy yo la que posa XDDD.

    Y bueno, yo también apoyo la prohibición del matrimonio, o mejor dicho, que se desvalorice. Necesitar de un vínculo como ese para demostrar que amas a la otra persona y le serás fiel… a saber, la de vueltas que da la vida. Luego llega el divorcio donde son todo problemas de repartir bienes, recuerdos y prole. Bah, no tengo tiempo de ponerme profunda y estoy escribiendo un comentario muy vacuo. Saludos!

    Comentario por Helena — 5 junio 2009 @ 21:12 | Responder

    • ¿Vacuo? Bueno, se entiende sin necesidad de releerlo tres veces y consultar otras tantas la Wikipedia (todavía recuerdo lo de jansenismo…).

      XDDDDDDD

      Mira, en algo concuerdo con la opinión de la Iglesia: toda vez que existe el divorcio, el matrimonio carece de sentido. Luego nos diferenciamos en las distintas valoraciones que nos merece este hecho.😄

      Por cierto ¿posas? Escultura, pintura, fotografía? Joooooo, yo quiero. ¿Tú sabes lo difícil que es conseguir modelos que se dejen retratar? Incluso pidiéndoselo a chicos, conocidos, amigos. Que se lo llego a pedir a chicas y salen buscando un policía. Menos mi compañera y alguna amiga…imposible. ¡Y ellos, aún más cortaos! ¡Jo!

      Me parece que la peña, la única fotografía de desnudos que conocen es la del Playboy…

      Un saludo!

      Comentario por Mendigo — 5 junio 2009 @ 21:26 | Responder

  6. Jainismo Mendi, jainismo. Y no es tan raro, tiene 2 millones de seguidores y yo lo conozco desde niña por aquella manía mía de respetar toda forma de vida. Lo que he de reconocer que llegué a ser demasiado extrema, y eso nunca es bueno.
    Poso para fotografías, pero es frente un amigo, soy demasiado tímida y necesito confianza. Él me dice lo mismo, que le cuesta muchísimo encontrar gente, cuando el sólo pretende hacer fotografías artísticas. Otro amigo en cambio no sé si es porque se mueve en un círculo muy especial, consigue a muchísimos modelos relativamente. Eso sí su fotografía en cambio no la deja tal cual, sino que la retoca con dibujos propios. Salud!

    Comentario por Helena — 6 junio 2009 @ 8:26 | Responder

  7. Joder, eso, que el jansenismo era otra cosa! Disculpa, que me patinan las neuronas.

    A ver, para dejarlo claro, recurramos a la Wiki (contigo acaba siendo necesario):
    Jansenismo: El jansenismo fue un movimiento religioso de la Iglesia católica, principalmente en Europa, de los siglos XVII y posteriores. Su nombre proviene del teólogo y obispo Cornelio Jansen (1585-1638).

    Jainismo: El jainismo es una religión de la India, fundada en el siglo VI a. C. por Mahāvīra. Se trata de una religión nastika (no teísta) y no reconoce la autoridad de los textos Vedas ni de los brahmanes.

    Madre mía, qué lío! Con lo sencillo que es ser ateo…XDDDDD

    Cucha, este último pavo, el que retoca las fotos…¿tiene alguna subida en internet? Me gustaría ver alguna…

    Yo, en cambio, detesto retocar las fotos. Ajustar un poco los niveles, quizá, todo lo más. Me gusta conseguir las cosas aprovechando las propiedades ópticas del objetivo, en vez de andar luego añadiendo máscara de desenfoque, sombra aquí, sombra allá…

    Ahora, hay peña que consigue cosas muy chulas… Cada maestrillo tiene su librillo.

    Por cierto, si te quitas el pudor, se puede ganar mucha pasta de modelo. Yendo a escuelas de dibujo, facul de Bellas Artes y demás… Eso sí, debe ser cansado. En pintura y escultura, porque tienes que pasarte un buen rato quieta. Y en fotografía, por todo lo contrario. Parece tontería, pero una sesión de fotografía de 4 o 5 horas debe agotar a cualquiera…

    A mi me da espanto el pensar en trabajar con un modelo, porque me sentiría gilipollas. Al fin y al cabo soy yo el que le tengo que decir qué es lo que busco, que postura quiero. Y como no tengo ni puta idea, hasta que lo vea… chungo. Me parece dificilísimo trabajar con personas. Con las flores, al menos, me puedo pasar horas tirao en el suelo que ellas no se cansan de mí.

    Comentario por Mendigo — 6 junio 2009 @ 15:04 | Responder

  8. Como enlace te puedo dar su fotolog: http://www.fotolog.com/javiercrux. Los desnudos no los suele colgar, ya sabes lo mal visto que está en todas estas páginas…

    Comentario por Helena — 6 junio 2009 @ 18:25 | Responder

  9. Ajam. Muchas gracias, me sirve para hacerme una idea.

    Como fotógrafo es malísimo (hasta tú le superas) pero el fulano tiene buenas ideas. Mezcla foto y dibujo de una forma muy especial, nunca había visto algo así. Y los dibujos…bueno, tiene de todo…

    Sobre lo de mezclar dibujo con fotografía, hace poco estaba viendo el trabajo de Manuel Barca.

    Que también es bastante irregular, tiene algunas imágenes bastante chorras (estoy de valkirias con espaditas de Conan hasta los trotamujos, parecen la portada de un videojuego) pero otras están muy muy logradas. Y me encantan sus texturas. El fulano maneja el photochop como Dios.

    Te iba a decir que mi gata es totalmente anti-jainista: quiere destruir cualquier forma de vida. Fíjate tú, una atea de tomo y lomo y ella sin saberlo. Te has percatado que el jainismo es totalmente ajeno al equilibrio natural? La Naturaleza no es una película de Bambi, es en extremo cruel y despiadada. Si no comprendes eso, y la ves como un jardín, es que no has llegado a comprender nada de ella.

    Cuando estamos tan ricamente durmiendo bajo las mantas una noche de helada, hay animales que están pasándolas putas ahí fuera al borde de la congelación, con el organismo pendiente de un hilo, esperando que los primeros rayos de sol devuelvan la vida a su cuerpo. Por eso cantan los pájaros esas mañanas de invierno, porque se alegran de haber escapado una noche más de la muerte. Y es sólo un ejemplo…

    En la Naturaleza, lo grave no es matar a un individuo. Eso lo hemos hecho siempre, y responde a nuestra posición en el nicho ecológico que ocupamos. El problema es cuando la tecnología nos da la capacidad de afectar al mecanismo de la Naturaleza y subvertirlo.

    Ejemplo: Cuando la gente habla de animales que le gustan, se acuerda de águilas, grandes felinos, y toda esa historia. Uno de mis animales preferidos es la vaca. Para mí es la representación viva de la maternidad, son adorables (¿será porque de peque leí Adiós Cordera” y me encantó?). Pero no soy tan gilipollas de considerar sagrada a una vaca, y como filetes sin ningún remordimiento.

    Ni una vaca ni ningún otro animal. Lo sagrado es el todo, el conjunto, el mecanismo, no un elemento. Sólo es sagrada la vida humana, cuanto que es única.

    Y mira que cuando caminamos por el campo, el de adelante va dando instrucciones para evitar pisar caracoles, babosas, que estén en el camino. Intento hacer el menor daño posible, pero sin darle demasiadas vueltas, pues no es lo importante. Un caracol más o menos no cambia nada. Un camping en pleno encinar cantábrico sí, y parece que a nadie moleste (por poner un pequeñísimo ejemplo).

    Pues eso, que te iba a decir que el jainismo es una mentecatez. Pero como te vas a rebotar…pues me quedo sin decírtelo, hala!

    Y mejor sigo empollando, que a este paso…

    Que tengas buenas suerte. ¿Acabas este año?

    Comentario por Mendigo — 6 junio 2009 @ 19:29 | Responder

  10. No tengo demasiado tiempo (mierda de umbrales económicos y tratamiento de plagas y todos los desequilibrios juntos), pero te diré como he insinuado que mi posición ya no es esa. Comprendo que en la naturaleza (por aquellos de tener dos ojos y un cerebro),las formas de vida mueren inevitablemente, lo que no quita que esté bien intentar infligir el menor daño posible. No me preocupo por un bicho menos, sino por la deforestación, desertificación, contaminación de los mares y la utilización de sustancias de las que no se sabe del todo los efectos de su toxicidad. No soy tan infantil de ver el mundo como la película de Bambi. Sí, que quizá como ser humano muchas veces me haya sentido (y aún todavía a veces) avergonzada de mi especie y deseosa de que se extinga, pero las escenas de lucha en la naturaleza he de reconocer que me fascinan, sobre todo si son de depredador-presa. Pero considero al ser humano como una especie a la que se le ha escapado el poder de sus manos (que repetitiva soy) y que yo como individuo a parte de estudiar y conocer las medidas que suponen una alternativa cuyo fin es ocasionar el mínimo daño posible a los ecosistemas, lo único que puedo hacer es tratar con respeto lo que me rodea. Obviamente ya no procuro ir de piedra en piedra por no pisar la hierba ni echo piedras a aquel que veo que la arranca como cuando tenía 5-10 años.
    Pero me jodé que ahora por ejemplo después de varios estudios para demostrar que se ha de conservar la zona limítrofe a la Albufera de Alcudia, Son Bosch por su alto valor biológico no se haya hecho puñetero caso y se lleve a cabo el nuevo proyecto de campo de golf, que como no hay ni nada… turismo basura.
    Yo creo que no piensan con miras al futuro, están destrozando la isla (como cualquier otro lugar del mundo) en función de lo que hay ahora, o turismo frecuente: guiris borrachos o pijos que se pueden permitir un viaje semanal o mensual y se pagan su parcelita de golf. Y dejan de lado el turismo respetuoso y sostenible de aquellos que vienen a conocer de verdad la isla (si haces senderismo no encuentras mallorquines más allá de tu grupo) y a observar aves, esto es, van a la albufera de Alcudia con equipos de a veces hasta 12000 euros. Como dice un amigo mío, a la Conselleria de Medi ambient sería más correcto llamarle Conselleria de golf y caça.

    Comentario por Helena — 6 junio 2009 @ 21:00 | Responder

    • Eh, ehhhhh.

      Que no me metía contigo, sino con el jainismo, por ser absolutamente ajeno a las leyes de la Naturaleza. Respetar toda forma de vida…

      Por cierto ¿tirabas piedras a quien cortase la hierba? Mi madriña, debías ser una preciosidad de niña. Y a los cazadores, ¿qué les hacías? ¿Bombas-lapa en los todoterreno?

      JOAS JOAS JOAS. Debías tener a todo el vecindario aterrorizado.

      Lo que cuentas de tu isla…sí, yo creo que todos nos sentimos identificados. Consellería de Golf y Caça…¡será la única! Mira, aquí el bipartito (muy guais ellos) dejaron la política forestal en manos de la Consellería de Medio Rural, en vez de en Medio Ambiente. Eso ya te indica lo que para ellos son los bosques: depósitos de madera barata, un negocio.

      Pero siempre puede ser peor (aunque peor que en Galiça, dificilmente):

      Rebelión contra el desastre ambiental en Castilla y León
      Once asociaciones conservacionistas piden al Gobierno central que recupere las competencias de la Junta en medio ambiente.

      Por cierto, aún no entiendo muy bien cómo coño hemos acabado hablando de ecosistemas, cuando este post iba de criticar el interés que muestra el Estado por las aventuras y desventuras amorosas de sus ciudadanos.

      Qué peligro que tienes…

      Comentario por Mendigo — 7 junio 2009 @ 11:16 | Responder

  11. Pues la chica de la foto tiene un cuerpo soberbio, de verdad, unas curvas excelentes, una cadencia en el gesto y todo muy sin ornamentos (porque no le hace falta) Ahora, sobre la foto del chico, te diré que esas botas con tacones, como que no lo favorecen y la espada samurai, como que no invita a acerársele (dejo pasar lo del caballito de juguete)

    Aún así, si me das a elegir, tendría que pensármelo muy mucho.

    Comentario por Glauco — 7 junio 2009 @ 3:16 | Responder

    • Ave, Glauco!

      Una cosa: yo no sé mucho del tema, pero eso no me parece una katana, sino un sable de caballería.

      Evidentemente, las botas y todo eso no le favorecen…pero es que la foto no está tomada para ello. Si miras las otras fotos de esta fotógrafa, verán que no le interesa sacar a sus modelos/as guapetones/as. Intenta contar una historia. Yo entiendo la imagen como un conjunto de fetiches o deseos de la infancia. Una visión onírica, una mirada hacia atrás…o hacia dentro, de aquellas vidas que nos hubiera gustado vivir. Vaquero, puta, mafioso (el sombrerito) o soldado de caballería. Es la foto de un niño que ha crecido, eso es todo.

      Eso sí, vaya cuerpo que tiene el niño…

      La chica tiene un defecto: la postura de la espalda, tan arqueada, está forzada. Creo que el fotógrafo la sacó así para aprovechar las curvas de su espalda, continuando la S de sus caderas. Es preciosa esa curva, pero le da una artificialidad que…bueno, que la foto no es perfecta. Pero insisto, el pie retrasado es sublime.

      Mi madriña, de una chica así yo sería feliz esclavo…

      Comentario por Mendigo — 7 junio 2009 @ 11:01 | Responder

  12. […] y como ya dejé dicho hace tiempo, mucho menos le compete al Estado inmiscuirse en la vida sentimental o sexual de los ciudadanos. El […]

    Pingback por Determinismo sexual | La mirada del mendigo — 11 noviembre 2013 @ 20:20 | Responder

  13. Por partes y además no tengo muy claro, en cual responder, en este o en el otro…
    ,
    Los roles: tú puedes no querer lo que te de la gana. Pero si observas a cualquier pareja o grupo, verás que los roles se cumplen, muchas veces sin que ellos mismos se den cuenta. Yo creo que lo llevamos en el adn (no sé si en el hormonal) y que además nos viene por animales, no por “personas”. Y sí, es cierto que muchas veces el barniz de sociedad lo que hace es ir contra nuestra propia naturaleza, pero creo que se nos sigue escapando por los poros.

    El matrimionio:

    Es una forma de organizarse. De acuerdo que está supeditado a la sociedad construida al amparo de la religión y que depende de cual sea, se permite casarse con uno o con cuatro o con 100… pero también es la forma de resumir todo un cúmulo de deberes y derechos que si no estás casado lo tienes que suplir con miles de papeles ante notario o en caso de venir mal dadas, mogollón de abogados, pasta y tiempo.

    ¿Qué más da, llamarlo “X” que hacer todos los demás papeleos con tal de no “prometer que vas a pasar la vida juntos”?

    Creo que es una cuestión práctica. La otra, la religiosa, aquí ni la mento…

    En cuanto a lo de poner el sexo o el género o lo que sea (ya me he líado), en el DNI, pues la verdad, es que efectivamente, parece un poco gilipollas, que lo quiten y en paz.

    Me sorprendió el porcentaje de personas indefinidas. Lo malo no es que en un papel pongas una cosa y luego seas otra con todo lo que conlleva. Lo malo es cuando ni lo sabes, y te educan de una manera, por asunción… no sé…

    Es un tema que me parece cantidad de interesante. (Me temo que por lo menos esta última parte, sí que iba en el otro post, ¿no?)..

    Muxu!!!

    Comentario por Nynaeve — 15 noviembre 2013 @ 14:45 | Responder

    • Nas Nyna. Da igual, si realmente ambas entradas versan sobre lo mismo. Como le comentaba a Marcos en la otra entrada, ese que ese cúmulo de “derechos y deberes” lo que hacen es atar la pata de la mujer a la cocina y la cama. Porque no lo pone la ley, pero al final siempre acaba siendo la mujer la q se quede en casa al cuidado de los niños. En vez de la protección de la pareja, que nunca es completamente altruista, y está claro que quien aporta el dinero a casa tiene un papel predominante en al relación, podemos sustituirlo por coberturas sociales como permisos de maternidad suficientes a los dos padres, o escuelas infantiles gratuitas (o residencias de ancianos suficientes y gratuitas, q ése es otro papel tradicionalmente encomendado a la mujer).

      Hay que liberar a la mujer de la “protección” clientelar del marido. Bueno, en gran parte eso es lo que ha ocurrido con la entrada de la mujer en el mercado laboral, favorecida por los medios anticonceptivos y la apertura de las aulas a las niñas. Y joder, cómo ha cambiado el cuento! Quien tiene pasta, manda. Y si la mujer depende del marido, tendrá que aguantar carros y carretas. Una mujer que es la que aporta la mayor parte del dinero a casa, no consentirá que la humillen o la hostien.

      Comentario por Mendigo — 23 noviembre 2013 @ 10:36 | Responder

      • No estoy de acuerdo.

        Que antes era así, es cierto, ahora mismo, no tiene porqué ser la mujer la que se quede en casa. Es una cuestión más práctica que otra cosa. Es más, con la cantidad de albañiles que se han quedado sin trabajo (en realidad, cualquier trabajo alrededor de una obra), una de las cosas que hacía hincapié una estadística del INEM (no recuerdo la fuente, lo siento), era que en este caso, era la mujer, la que había mantenido más su empleo (era al principio de la crisis, después el tema yo creo que varió).

        Y ha sido el hombre, quien se ha hecho cargo de esa función. Por otro lado, ya estamos saltándonos que cuando hablamos de parejas, nos olvidamos de las homosexuales. Obviamente en una de hombres, se queda en casa un hombre y en una de mujeres, se queda una mujer (¡barrio sésamo!).

        Pero lo que me ha chocado de tu comentario es la última parte.

        ¡Ojalá fuera tan sencillo de acabar con el tema de la violencia de género hacia las mujeres dándoles recursos económicos!.

        Yo desde hace mucho tiempo, creo que esa de “no tengo recursos” era una excusa que se ponían muchas para justificar, el no haberse ido antes. No digo que sea fácil y mucho menos sin dichos recursos. Pero el problema de la violencia de género son mucho más complejos.

        1.- Por un lado te avergüenzas de que te zurren
        2.- Por lo que se lo escondes a quien más podría ayudarte, o sea a los tuyos.
        3.- Por otro lado, en muchos casos, cuando llega la hostia, previamente hay una comida de coco importante.
        4.- Y la más que probable, alejamiento de tu entorno, para que la violencia psicológica tenga su victoria.

        Porque si esto fuera tal y cómo lo dices, no habría malos tratos en las altas esferas, o por lo menos en las acomodadas.

        Nos contaba un holandés, que en teoría allí estaban mucho más avanzados en leyes y concienciación, y seguían teniendo una mortalidad (parecida a la nuestra) más que preocupante.

        Yo conozco varios casos que todavía me echo las manos a la cabeza…

        Dos carreras, cinco idiomas, trabajo en Bruselas, una pasta… y hostiada hasta aburrir. Y ésta además con el agravante de que permitió abusos sexuales a sus hijos (no hacía ascos, niños y niñas), cinco hijos… ¡¡¡y se fue él, porque se hacían viejos!!!

        Otra, ingeniera agrónoma, (ésta más jovencita), anarquista, concienciada socialmente hasta la médula… y hostiada eso sí… que un par de guantazos no eran malos tratos, sólo lo consideraba así, cuando la cosió a patadas en un ascensor…

        En fin… que no… (y que sepas que desde que vi tu respuesta en el móvil, tenía unas ganas de la leche en volver y responderte esto! ….

        Bicos

        Comentario por Nynaeve — 3 diciembre 2013 @ 10:32 | Responder

        • Nyna, en los 4 puntos que planteas estoy muy de acuerdo, has descrito muy bien cómo actúa la violencia doméstica.

          También estoy de acuerdo que también existe violencia doméstica en las clases altas pero ¡ojo! sobre el cónyuge económicamente débil o dependiente. Podríamos decir, sobre el consorte.

          La casuística puede ser infinita, también hay casos en que es la mujer quien agrede al marido. Pero seamos serios, la mayoría de las veces quien sufre la violencia es la mujer, al menos la violencia física (que esa es otra, podríamos tratar de las humillaciones…y en esto las diferencias de sexo se diluyen). Y mujer u hombre, yo creo evidente que la violencia (física o de otra naturaleza) es la consecuencia o manifestación de una relación de poder, de sometimiento. Y en el origen de crear una relación jerárquica donde debería ser horizontal no está solamente el mayor vigor físico (por lo general, del hombre) sino también la autonomía o dependencia económica (que tradicionalmente corresponde al hombre, aunque ciertamente está cambiando, pero estadísticamente es innegable que las mujeres participan menos en el mercado laboral y con sueldos más bajos).

          ¿Casos en los que la mujer trabaje y el hombre no, y la mujer se agredida? Los habrá, no digo que no, pero estoy absolutamente seguro que son anecdóticos. El poder económico te da la capacidad de decir “ahí te quedas”. Además, y enlazando con lo que comentas, el ser al menos parte del sostén económico de la familia da una recompensa de autoestima, autoconfianza que es antagónica con la sumisión que exige una relación en la que media la violencia.

          Por cierto, y ya un poco en plan anécdota curiosa. También hay casos en que se zoscan (se hostian) ambos. Conocía una pareja, ya mayor, el hombre ya murió, que ambos tenían una querencia especial al vino. Y cuando iba todo chuzos, se dedicaban a insultarse, pegarse, lanzarse cosas… Y allí andaban en fuerzas y desempeño bélico. XDDDDDDDDDD

          Y realmente, se querían. Eso me recuerda a que no todo es violencia física. Puede darse la situación en que la violencia física sea percibida con menor rigor que, por ejemplo, un desaire o una mala contestación. Por ejemplo, una bofetada no es grave en sí misma (el daño físico es mínimo) sino por el desprecio que manifiesta. Y se puede causar el mismo daño, o mayor, sin necesidad de contacto físico. Por eso te digo, que hay que tomar en cuenta todas las formas de violencia, que no son más que formas de sometimiento. En toda relación jerarquizada hay violencia, aunque sea en potencia. Y hay que dar a la pareja sometida (vale, quien sea, pero la mayor parte de las veces es mujer), aún antes que medie una agresión física, la oportunidad de salir de esa relación. Oportunidad real, y eso rima con euros.

          El reconocimiento legal del matrimonio dificulta esa escisión unilateral, especialmente de la parte económicamente débil.

          Comentario por Mendigo — 4 diciembre 2013 @ 0:16 | Responder

          • Me hablas como si yo no estuviera de acuerdo en que en la violencia de género, no la sufren mayoritariamente las mujeres y en ningún momento estoy diciendo eso. Pero aún así, tengo la impresión de que partes de una situación un tanto antigua y que desgraciadamente, no ha modificado tanto los números de estas víctimas. Ahora sabemos más.

            Pero aún así hay una parte de tu discurso que no puedo aceptar. Sé que el tema económico ayuda “un poco”. Pero por ejemplo, eso de que la mujer curre y el hombre que no lo hace, no zurra…O_o me ha dejado patidifusa…

            En la violencia de género hay un componente del que todavía no hemos hablado aquí, que es el machista en sí mismo. El… “la maté porque era mía”… y si encima está frustrado… si encima se siente inferior,.. pies para que os quiero… o eso sería lo lógico, más si tiene recursos económicos, pero en la realidad, la mayoría no es así… en la mayoría de los casos, igual se porta bien con los niños y ¡cómo va a separarlos!… o … pobrecito, no ha tenido suerte, no puedo hundirle más… si, eso después del arrepentimiento, de que te digan que eres todo su mundo y que sin tí se matan…

            Y yo creo, que la gran mayoría de la violencia de género, tiene su raíz en este punto. Y también creo que es por eso por lo que es tan difícil erradicarlo. Seguimos siendo una sociedad eminentemente machista, porque además, la incorporación de la mujer al trabajo o mejor dicho, al poder, se ha realizado sobre la base de “hombrizar” a esas mujeres. No es compartir, con nuestras diferentes indiosincrasias… no, si una mujer quería jugar en las grandes ligas, tenía que convertirse en “hombre”, para ser aceptada en el club.

            En cuanto a lo que dices de lo del matriomonio sobre la escisión, tampoco estoy de acuerdo. Creo que en ese sentido da mucha más protección que la quita. Primero porque si te vas por las bravas porque te fostian un día si y otro también, lo mismo puedes con papeles que sin papeles. Y en un momento dado, recuperar algo de lo que dejas atrás, es mucho más fácil con papeles que sin ellos.

            Biquiños…

            Comentario por Nynaeve — 10 diciembre 2013 @ 8:07 | Responder

            • No, no quería decirte eso, sino simplemente hacer ver que sí, hay casos de violencia de la mujer hacia el hombre, como casos en que una mujer emancipada también es víctima de ella, pero que, en mi opinión, son anecdóticos (muy graves para quien lo sufre, pero contados casos).

              Claro, a ver, también yo estoy hablando por hablar. Ni soy especialista en el tema ni tengo a manos estudios de la incidencia de la violencia machista.

              Hablas del componente machista en la agresión, es cierto, pero eso no es más que la manifestación de una relación jerárquica (en base al sexo, como podría serlo en base a la clase social, maltrato a la doncella porque es inferior…). También me parece acertado lo que dices de un hombre herido en su autoestima con una mujer que sostiene la casa… Tiene lógica, sin duda. Pero también te recuerdo que en una situación de violencia doméstica hay dos machistas: el hombre que agrede y la mujer que consiente. Porque ambos están de acuerdo en que el papel del macho es subyugar, imponer su voluntad por la violencia. Es como ese proverbio: si me engañas una vez, es tu culpa; ahora, si me engañas una segunda, la culpa será mía. Pues lo mismo, la primera hostia es culpa del hombre, la segunda… (esto dicho con toda la prudencia, pues hay muchos casos en que la mujer no tiene las posibilidades materiales de romper esa relación…principalmente por lo que estoy defendiendo, porque no tiene independencia económica).

              “eso de que la mujer curre y el hombre que no lo hace, no zurra…O_o me ha dejado patidifusa…”
              A eso quería llegar. No es que el hombre que se queda en casa no zurre, es que la mujer que aporta el money no se deja zurrar. ¿Por qué? Porque ha roto el sistema tradicional de asignación de roles, porque dicho en otras palabras, ya no vive en el patriarcado. Por la vía de los hechos, demuestra que no es un ser inferior (machismo), que deba aceptar violencias sobre ella por parte de un superior. El hombre puede seguir siendo machista (pero no tonto, nadie muerde la mano que le da de comer), pero la mujer deja de serlo, o lo es en un escalón menos.

              Porque también te digo: un hombre, o en general cualquier persona…sabe a quién puede pegar y a quién no. El uso de la violencia no deja de ser un acto “consentido”, o ya sin comillas, un comportamiento establecido por ambas partes. Un hombre violento no agredirá a su mujer, si sabe que ésta le rebanará el pescuezo cuando esté durmiendo. Se agrede a quien sabes que va a aceptar la agresión, y se arrepiente cuando deja de aceptarla y coge la puerta (o se pasa y la manda al hospital).

              Sobre lo de la escisión con o sin matrimonio. No dejas atrás nada si nunca dejó de ser tuyo, privativamente tuyo. Y sobre todo, cuando sabes que ese momento puede pasar en cualquier momento, y no abandonas tu independencia económica en los brazos de esa persona. Que yo creo q es el punto principal. El matrimonio es una relación de confianza mutua, también económica. Bien, pues lo que yo defiendo es q esa confianza no se institucionalice, que quede claro a ambos que son dos ciudadanos, que hoy pueden estar juntos pero mañana no, y deben vigilar por su propia estabilidad económica por si llegado el caso tuvieran que seguir caminos separados. El matrimonio hace la función de un bastón de caña, que te promete una seguridad, un apoyo, pero que en el peor momento se rompe y das con tus huesos en el suelo.

              Luego ya, quien se quiera abandonar a la otra persona…allá cada uno con su vida. También puedes vender fiado, o dejar la puerta de tu casa abierta…

              Es que, realmente, el matrimonio para tener sentido debe ser indisoluble. No está tan mal pensado el sistema patriarcal, al fin y al cabo ha funcionado durante siglos. El problema surge en que queremos avanzar, pero nos sigue costando abandonar ciertas instituciones del pasado. Las vaciamos de contenido, convirtiéndolas en inoperantes, pero a la gente le cuesta simplemente abandonar el cascarón vacío. El matrimonio es un horror, es como convertir un ser vivo en una estatua de sal. Ciudadanos libres que tienen relaciones sentimentales, humanas, cuando y como quieren, que pueden durar o un rato o toda una vida, según la libre voluntad de las partes. Et c’est tout!

              Uno de los personajes de Oscar Wilde, no recuerdo en qué obra, dice una cosa muy curiosa. Era algo así como: el único amor eterno es el que nace de un capricho. Un hombre muy sabio.

              Comentario por Mendigo — 10 diciembre 2013 @ 8:52 | Responder

              • Bueno, yo siempre he dicho que las mayores machistas, son las mujeres, entre otras cosas, porque durante mucho tiempo, eran las que educaban (ahora lo hace más la tele).

                En lo que ya no estoy tan de acuerdo contigo sigue siendo en lo de la posibilidad de irte. Sigo diciendo en que muchos casos, era una excusa y que al “quitársela”, el resultado es que no tantas abandonan el hogar, por mucho que las fostien.

                No, a ver, insisto, no se trata de que uno de y la otra consienta. No, lo siento, pero no es tan sencillo. Hay dos cosas. Cuando te han anulado previamente. En este caso, también te han separado ya de tu círculo más cercano, círculo en el que en un momento dado podrías refugiarte y al que pedir ayuda o intentar entender…

                La primera hostia, no entiendes por qué ni de dónde te llega. Él se arrepiente y se explica. Y ella entiende, entiende que tiene un problema… ¿cómo vas a dejarle si te necesita? fíjate, si está tan mal, que hasta ha sido capaz de darte una hostia. Y duespués… es tan dulce… sufre tanto… y ya está el lío. Esa es la frontera que no se ha de traspasar. Pero es muy difícil darse la vuelta en ese momento y largarse. Y más si encima todavía estás en esa etapa de la pareja en la que todavía no se piensa con claridad. O acabas de decirle al mundo que eres la persona más feliz del mundo, ya sea casándote, haciendo una fiesta porque os habéis ido a vivir juntos… o comprando una casa… y es que encima, eso de la vergüenza, suele jugarte muy malas pasadas…

                Y en cuanto a lo del matrimonio… son tus cosas, es tu casa, les tienes cariño. Has trabajado duro por ello, y… ¿se lo dejas a otro, que encima te hostia? lo siento, pero no… Le cogemos aprecio a las cosas. Podemos seguir viviendo sin ellas, no te digo que no, sobre todo si la opción es seguir viviendo o que te maten, pero es una injusticia sobre otra… soy la víctima, pero me jodo porque la opción es mucho peor. No me parece justo.

                Y en este caso, la independencia económica sirve para volver a empezar… ¿sabes lo jodido y duro que es eso, cuando tienes la autoestima por los suelos?

                Es como si me dijeras que por tener dinero propio, la mujer a la primera hostia se las pira. O que el hombre, dejara de dar la hostia, por miedo a que se las pire y precisamente, yo creo que es justo lo contrario. Si un hombre pensara cuando da de hostias, creo que no las daría. O que las daría mucho menos. Es un ser embrutecido que en ese momento, no está para valorar las consecuencias de sus actos.

                Comentario por Nynaeve — 10 diciembre 2013 @ 9:15 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: