La mirada del mendigo

14 octubre 2009

Simonía

Filed under: religión — Mendigo @ 20:16

Simonía
(De Simón el Mago).
1. f. Compra o venta deliberada de cosas espirituales, como los sacramentos y sacramentales, o temporales inseparablemente anejas a las espirituales, como las prebendas y beneficios eclesiásticos.
2. f. Propósito de efectuar dicha compraventa.

Que bien entrado en el siglo XX, la Iglesia Católica siguiera cayendo en el viejo pecado de simonía del cual ya Lutero y Calvino acusaban a Roma vendiendo indulgencias plenarias, es decir, el perdón de todos los pecados, a 75 céntimos es…curioso. Llamativo. Hasta risible.

Pero que en 1930 echasen mano para recaudar dinero del término cruzada da miedo, mucho miedo.

En 1952 ya estaba absolutamente claro a qué se referían con la cruzada, y proseguían vendiendo indulgencias, pero con la inflación ajustada, a una peseta. Es lo que vale para la Iglesia, no lo digo yo, el perdón divino de nuestros pecados.

Hoy en día las indulgencias plenarias, así como las patentes de corso, no las expiden obispos sino aforados, magistrados y fiscales. Indudablemente salen más caras, pero también son más efectivas.

10 comentarios »

  1. Sí, los tiempos han cambiado, ahora los que pagamos somos los que no tenemos derecho a las indulgencias.
    En consonancia con el tema ya lo dijo el poema del Arcipestre de Hita “Lo que puede el dinero”

    Comentario por Javi — 14 octubre 2009 @ 22:18 | Responder

    • Poderoso caballero, que decía Quevedo.

      La Iglesia ha ido cambiando de doctrina con los siglos, pero su avidez por el dinero permanece inmutable con el tiempo. Debe ser el núcleo duro de su doctrina, el centro de su religión y su ideología.

      Comentario por Mendigo — 15 octubre 2009 @ 10:34 | Responder

  2. Es más que curioso.

    Otro perdón a cambio de dinero es lo que me ha contado mi padre en más de una ocasión: los viernes de Cuaresma según la iglesia está prohibido comer carne, es pecado.
    Pero los que tenían dinero, le pagaban al cura una cantidad variable(según los miembros de la familia), para así comer carne y tener la conciencia tranquila porque Dios no los tomaría por pecadores.

    Comentario por raiña loba — 15 octubre 2009 @ 8:42 | Responder

    • Lobita, yo lo que no entiendo es como aún puede haber gente que crea ese cuento. Vamos a ver, si alguien te dice “dame dinero y Dios te perdonará los pecados” yo me echo a reír. Es como alguna vieja gitana, que te pedía limosna y, si no se la dabas, te echaba el mal de ojo. Pues fale, vieja, ahí me las den todas. Hay que ser muy crédulo y supersticioso para tragarse esas chorradas.

      Aparte de ser teológicamente una aberración, debería incluirse en el capítulo de fraude en la legislación civil (como el resto de echadoras de cartas, videntes y demás supercherías). Lo de pagar para obtener tu salvación es básico en cualquier secta al uso.

      Al final, la diferencia entre una secta y una confesión religiosa no radica en la doctrina, ni siquiera en las consecuencias para el creyente, sino pura y llanamente en que sean mayoritarias o minoritarias. El cristianismo fue una secta hasta que extendió sus raíces al poder político. Igual que el Islam, hasta que conquistó poder por la vía de las armas. Sin ello, serían dos más de las miles de sectas que aparecen y desaparecen de la historia de las religiones sin dejar apenas rastro.

      Comentario por Mendigo — 15 octubre 2009 @ 10:41 | Responder

      • Tú te echas a reír. xDDD

        Ahora nos parece obvio (a algunos no, vale) pero hace unos años era la leche con esta gentuza.

        No conocía el término “simonía”, la verdad.

        Comentario por wenmusic — 15 octubre 2009 @ 20:23 | Responder

  3. Uysssss! Y éste es de los gordos.

    Muchas gracias, Wen! Ya está corregido. Me pongo yo solito en una esquina y de cara a la pared.😄

    Estas cosas se ven desde fuera, que es un timo absoluto. Pero cuando estás dentro de la secta eres incapaz, cuando todo tu círculo social cree lo mismo, hay pocas personas con la lucidez suficiente para ver las cosas con perspectiva y decir: ¡Eh, que me están timando!

    Pero vamos, que ingenuos e imbéciles los habrá siempre. Hace poco volví a ver un anuncio de unas pulseritas “milagrosas” con piedras con poderes curativos, igual que las que se vendían hace veinte años. Y la peña las compra! No escarmienta nunca!

    Hay una relación directa entre credulidad y nivel cultural, estos charlatanes se aprovechan de los más débiles. Una persona con una sólida cultura ha desarrollado su sentido crítico y es más difícil de embaucar.

    Comentario por Mendigo — 16 octubre 2009 @ 9:36 | Responder

    • Aps, si quieres echarle un ojo a la historia el Simón el Mago (el origen del término), es muy curiosa.

      Comentario por Mendigo — 16 octubre 2009 @ 9:37 | Responder

  4. Hay muchisimas personas que con un alto nivel cutural se declaran creyentes y cumplen los 10 mandamientos;
    Son ellos los que recriminan al pobre, al que no posee estudios y al indigente la no observacion de estos.
    Tambien muchos estudiados caen en el engaño de los amuletos, los charlatanes, videntes, chamanes, etc…
    Si bien es cierto que los de más bajo nivel cultural son los mas propensos a creer en estas zarandajas, ya que la esperanza de un cambio en la calidad de vida los hace agarrarse a cualquier quimera que les vendan.
    Para mi todas las religiones son iguales, todas se dedican a manipular a sus creyentes para que les sigan siendo fieles y sacar de ellos todo el provecho que puedan. Mientras sigan teniendolos atemorizados por una vida despues de la muerte tienen el poder asegurado.
    Interesante historia la de Simón el Mago.
    Saudiña

    Comentario por Xaquin — 16 octubre 2009 @ 17:19 | Responder

    • Sí Xaquín, por supuesto que creyente no es igual a analfabeto.

      Pero si cogemos las estadísticas españolas, podemos observar cómo a mayor nivel de estudios, menor es la creencia en seres paranormales (sean dioses, espíritus, meigas…). De igual forma, también podemos apreciar una relación a nivel mundial entre la tasa de analfabetismo (que delata una pobre educación formal de la población) y el grado de religiosidad (la que sea, cristianismo, pachamama, islam, animismo…). Sociedades más evolucionadas tienen un mayor número de ateos/agnósticos (Centroeuropa y Europa báltica). En sociedades atrasadas culturalmente (alto analfabetismo, baja tasa de escolarización y de estudiantes universitarios, como amplias zonas de África, América, subcontinente indio…) la religión tiene una mayor influencia en la vida diaria.

      Publiqué hace tiempo estadísticas relacionando ambos parámetros, y parece evidente, viendo ambos gráficos, que existe una relación.

      Pero ojo! Es estadística. Que los hombres sean más altos que las mujeres es cierto estadísticamente, pero por supuesto que puedes encontrar una piva que me saque dos cabezas (y tres…).

      Comentario por Mendigo — 16 octubre 2009 @ 18:20 | Responder

  5. Por cierto, estaba leyendo el blog de Félix Soria y me he encontrado con una entrada realmente interesante. Bueno, quizá el adjetivo sea más bien ESPELUZNANTE.

    La Justicia de EE UU justifica el fundamentalismo religioso

    Yo hubiera titulado: La Justicia de EEUU justifica el asesinato. Para ello se apoya en la Biblia, que no sólo justifica sino que PRESCRIBE el asesinato.

    Comentario por Mendigo — 16 octubre 2009 @ 18:41 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: