La mirada del mendigo

13 abril 2010

La larga soga de la ejecución hipotecaria en España

Filed under: Crisis,ladrillo — Mendigo @ 21:56

Esta vez no voy, no me siento capaz, de añadir nada más al artículo escrito por Alberto Montero en la revista El Observador.

Sólo lamento que no apareciera antes para avisar del riesgo a muchas miles de personas que se han quedado a la par sin su trabajo, sin su casa, y lastrados con una inmensa deuda que tardarán toda su vida en pagar. Espero que sirva para advertir antes de que sea demasiado tarde para muchos otros. Este artículo creo que merece copiarlo, menearlo, airearlo (enlazando la revista original, por supuesto). Por que si nosotros no lo hacemos, los medios de comunicación no lo harán.

Edito: Para el perezoso o apremiado, quien no quiera leer el artículo completo, le conmino a que al menos lea el párrafo en negrita. Luego, que no diga que no le han avisado.
+
+
+
LA LARGA SOGA DE LA EJECUCIÓN HIPOTECARIA EN ESPAÑA

A nadie se le escapa que la crisis que estamos atravesando está dejando a sus espaldas más damnificados de los que el Gobierno y muchas instituciones económicas de prestigio inicialmente pudieron anticipar. Basta con ver como cada mes aumentan los datos del desempleo y los anuncios gubernamentales retrasan el momento en el que se prevé que la economía española comenzará a crear empleos para que, sin necesidad de ser excesivamente perspicaz, uno intuya que de este agujero nadie sabe aún ni cuándo y, lo que es peor, ni cómo va a salir España si no es esperando a que la recuperación externa acabe por inducir la nuestra.

PERO, además, ahora que el modelo se ha derrumbado, que el patrón de crecimiento sobre el que se ha sustentado el espejismo de la opulencia de los últimos años se ha desmoronado es cuando se comienzan a percibir alguna de sus perversiones más profundas.

MIENTRAS el sistema funcionaba como un mecanismo engrasado se ignoró intencionadamente que, al igual que no existe la máquina del movimiento perpetuo, no existen tampoco economías que no estén sometidas a fluctuaciones cíclicas, a periodos expansivos y recesivos. Y esa ignorancia inducida revistió tintes de perversidad cuando quienes la promovían eran economistas que deberían ser plenamente conscientes de que cuanto menor es la intervención pública sobre la economía -y en los últimos años ha habido mucho de ello- mayor es la intensidad de esas fluctuaciones.

EN el caso concreto que nos ocupa el sistema funcionó a pleno rendimiento porque la maquinaria de generación de opinión pública aliada con promotores inmobiliarios e instituciones financieras se encargó de instaurar en la conciencia colectiva una idea falsa que sirvió para engañar a miles de ciudadanos de este país: que el precio de la vivienda nunca bajaría y, por lo tanto, que la dinámica que impulsaba el precio de ésta al alza no tendría fin.

ESA mentira, difundida y amplificada por los medios de comunicación de masas, sirvió para que muchos pisos adquirieran una vivienda al límite de sus posibilidades, endeudándose con unos horizontes temporales que, en muchos casos, se extendían casi hasta el límite de sus horizontes vitales. El temor a que los precios no dejaran de subir y, por tanto, a que el acceso a una vivienda se alejara con cada día que pasaba; la debilidad de la oferta de viviendas en alquiler a pesar del inmenso parque inmobiliario en construcción; y unas favorables, aunque coyunturales, condiciones de financiación estimulaban ese afán compulsivo por comprar un inmueble que durante años ha existido en España.

PERO, insisto, todo ello estaba construido sobre una falacia de la que eran sobradamente conocedores quienes no sólo tenían interés en el negocio sino quienes, además, se encontrarían en una posición privilegiada para defenderlo en caso de que las tornas cambiaran.

¿QUÉ quiero decir con ello? Pues, en roman paladino, quiero decir que las instituciones
bancarias y financieras -que saben perfectamente que el precio de cualquier activo que está sujeto al tráfico mercantil, incluido la vivienda, experimenta variaciones en su precio que no siempre son al alza-, engañaron a sus clientes instándolos a que se endeudaran de por vida comprando una vivienda que, llegados momentos de recesión, no podrían pagar e, incluso, no podrían vender para atender sus deudas.

QUE, además, sobre la base de ese engaño consiguieron que la demanda, a la que sobrealimentaban aligerando las condiciones para el endeudamiento, presionara constantemente sobre la oferta. Una oferta a la que, evidentemente, también financiaban para estimular la promoción y construcción de más viviendas.

QUE, de ello, la resultante fue el espejismo de un círculo virtuoso que un día devino en vicioso: el día en que los bancos dejaron de confiar los unos en los otros y el acceso a la financiación externa se cortocircuitó. Ese día el rey quedó al desnudo: los bancos empezaron a mirar hacia su ombligo, olvidaron que no sólo ellos estaban en dificultades y comenzaron a pedir que los ayudaran porque ni habían actuado con la debida prudencia ni los multimillonarios beneficios que habían obtenido durante los años de la bonanza habían sido reservados para cuando llegaran las vacas flacas sino que se habían repartido a espuertas entre sus accionistas y directivos.

PERO que todo ello lo hicieron, además, y aquí viene la madre del cordero, favorecidos por una legislación hipotecaria que, de manera manifiestamente injusta, distribuye la carga de los errores en las asunciones de riesgo entre las partes a favor del acreedor y en flagrante perjuicio del deudor, esto es, en defensa de los intereses de los bancos frente a los de los ciudadanos.

+

Ejecutando a los más débiles

Y es que en estos días nos hemos encontrado con que, por fin, diversos medios están dando voz a las protestas de las miles de personas afectadas por una hipoteca (consultar enlace nº 1 al final del texto) que, ante la situación de crisis, no pueden seguir pagando y se ven obligadas a entregar su vivienda al banco sin que por ello quede cancelada su deuda.

UNA situación que no es excepcional si se tiene en cuenta que en 2008 se realizaron 58.000 ejecuciones hipotecarias; en 2009, fueron 114.000 y para 2010 se estima que se realizarán en torno a las 180.000 ejecuciones. Es decir, en tres años se habrán ejecutado unas 350.000 hipotecas o, lo que es lo mismo, unas 500 personas habrán perdido su casa cada día.

LA razón es que la legislación hipotecaria española permite que, en caso de ejecución de la hipoteca por impago, el inmueble pase a ser subastado y, si no hay oferta de compra, la propiedad sea adjudicada a la entidad bancaria al 50 por ciento de su valor de tasación, quedando pendiente de pago el resto del monto de la misma más los intereses y las costas judiciales generadas en el proceso.

EL resultado es que este procedimiento genera una doble condena sobre el propietario de la vivienda: no sólo se queda sin propiedad -que, en la mayor parte de los casos, es su vivienda habitual- sino que también continuará endeudado en tanto no liquide el 50 por ciento del valor de la hipoteca inicialmente contratada más todos los gastos añadidos.

A mí modo de ver la injusticia del procedimiento es manifiesta pero, por si acaso, la resalto en sus diferentes manifestaciones.

DE entrada, ¿cómo puede ser que en un acuerdo libre entre partes, en donde ambas deben realizar una valoración de los riesgos asumidos sobre la base de precios de mercado, la legislación sobreproteja no sólo a quien en mejores condiciones está para realizar la misma sino también a quien se encuentra en una posición de poder de cara a la finalización de la transacción?

ASÍ, no cabe duda de que el banco que concede la hipoteca tiene un conocimiento más preciso de la evolución de la actividad económica en general y de la situación del negocio inmobiliario en particular lo que le permite realizar una evaluación de los riesgos más aquilatada que la que puede hacer cualquier persona por muy elevado que sea su nivel de información. De hecho, esto le permite, además, incrementar las exigencias de colaterales cuando entiende que el riesgo de impago del cliente excede de lo normal, exigiendo avales adicionales a los peticionarios.

ADEMÁS, ¿cómo puede ser que en una sociedad capitalista de mercado se pretenda que el valor de tasación de una vivienda se mantenga inalterado desconsiderando las fluctuaciones del mercado cuando éstas son a la baja? ¿Es que el mercado solo es bueno cuando impulsa al alza los precios y es malo cuando lo hace a la baja? ¿Es que los costes de un derrumbe del mercado inmobiliario solo los deben soportar los ciudadanos hipotecados y no quienes les concedieron las hipotecas?

PARECIERA como si para los ciudadanos la caída del precio de la vivienda no supusiera una reducción de su riqueza y debieran asumirla como la resultante de un error en sus cálculos mientras que los bancos quedaran exonerados de las consecuencias de sus errores, de actuar como si los precios nunca fueran a bajar o no fuera a producirse otra recesión en este país que acabara provocando que muchos de esos clientes aparentemente solventes a los que concedieron una hipoteca pudieran perder su empleo y, con él, su fuente de ingresos.

NOS encontramos, así, con que los errores de previsión de uno y otro lado son tratados con manifiesta asimetría y, consiguientemente, se genera una situación de injusticia que, entre otros efectos, está provocando que gracias a esta legislación las instituciones financieras estén recomprando esos mismos inmuebles al 50 por ciento de su valor de mercado y dejando sin hogar y agobiadas por las deudas a miles de familias.

ELLO nos lleva a una cuestión más de fondo. Y es que una de las razones de ser del Derecho es precisamente la de contribuir a la superación de la ley de la selva, en la que se impone la voluntad del más fuerte, por un orden social más justo sustentado, entre otros elementos, por la protección de las partes más débiles en cualquier proceso de negociación. Baste como ejemplo el caso de la mayor parte de la legislación laboral desarrollada para tratar de proteger al trabajador frente al empresario y no porque se asuma que el segundo es intrínsecamente malvado sino porque la negociación inter pares es prácticamente imposible en ese entorno y, de darse, perjudicaría sistemáticamente a la mayor parte de los trabajadores.

SIN embargo, en el caso de la legislación hipotecaria la normativa introduce un claro desequilibrio en la atribución de los riesgos entre las partes contratantes y actúa claramente no sólo a favor de la parte que posee un mayor nivel de información previo de cara a la toma de decisiones sino, también, de la que mayor poder, en cualquiera de sus expresiones, posee.

SI la evolución de la legislación laboral, por continuar con el símil, hubiera seguido la pauta de la legislación hipotecaria, a estas alturas podríamos encontrarnos ante un ordenamiento en el que, tras el despido, el trabajador aún seguiría debiendo al empresario por la plusvalía no realizada o por las expectativas de venta no cumplidas.

Y todo ello porque al contrario de lo que ocurre en otros países como Francia, Inglaterra o Alemania, la legislación española no permite la dación de la vivienda en pago, es decir, que mediante la entrega de la vivienda que constituye la garantía del préstamo hipotecario éste quede saldado y ambas partes corran así con los costes de sus errores de cálculo y de su excesiva propensión al riesgo.

+

La banca nunca pierde

TODO lo anterior nos lleva a plantear, como hacíamos al principio, la perversidad intrínseca de un sistema que ha utilizado todos los resortes a su disposición para promover un crecimiento desequilibrado, sustentado en el sobreendeudamiento, al tiempo que, como los trileros, guardaba en la manga un as escondido por si cambiaba la coyuntura.

VENIR a hablar ahora del libre albedrío de quienes se endeudaron alegando que pudieron no haberlo hecho es puro cinismo. Cuando la información se ha sustituido por la publicidad y los medios de comunicación se convierten en amplificadores de un mensaje que acaba por distorsionar cualquier cálculo racional sustituyéndolo por impulsos condicionados al mejor estímulo del perro de Pavlov lo primero que hay que preguntarse es dónde queda ese libre albedrío.

PERO, además, seguir elogiando la libertad de mercado y defendiendo sus ventajas cuando el sistema jurídico te previene frente a los riesgos de sus fluctuaciones cuando éstas son a la baja es otra muestra más de ese cinismo tan común entre nuestros banqueros.

Y, finalmente, alegar que una reforma de la ley introduciría graves problemas de inseguridad jurídica (o, lo que viene a ser lo mismo, que podría dar lugar a una elevación de la tasa de morosidad) supone ya rizar el rizo de la desvergüenza sobre todo porque el patrón desde el que lo miden es el del grado de incidencia que las reformas legislativas tendrán sobre su cuenta de resultados.

ASÍ, no dudan en destacar la inseguridad jurídica que supondría una modificación de la legislación para evitar que miles de personas se queden en la calle pero no dicen nada al respecto cuando el gobierno introduce estos días una reforma en la Ley del Suelo, (consultar enlace nº 2 al final del texto) para prorrogar el plazo legal de tres años que tienen los propietarios de terrenos urbanizables (y ahora las instituciones financieras disponen de mucho) para comenzar a construir en los mismos porque, de no hacerlo, éstos pasarían a considerarse rústicos. La desclasificación de los terrenos conllevaría, evidentemente, la caída de su valor y, por tanto, obligaría a bancos y cajas a realizar mayores provisiones lo que tendría efectos inmediatos sobre su cuenta de resultados. Y eso, como es sabido, no puede tolerarse.

PODEMOS comprobar, entonces, como nuevamente el Estado se pone al servicio de los intereses de las instituciones financieras protegiéndoles de las pérdidas de valor de sus activos cualesquiera que sean los mecanismos que pudieran generar ese efecto.

QUE tus terrenos se pueden depreciar porque o los vendes en un mercado bajista o los desclasificas, no te preocupes que el Estado te da una prórroga para que los puedas vender cuando las cosas mejoren, no vaya a temblar tu cuenta de resultados mientras a tu alrededor cierra una empresa tras otra.

QUE tus deudores no pueden pagar la hipoteca que les concediste casi metiéndosela por los ojos, no te agobies que viene el Estado y les obliga a devolverte la casa y a seguir pagándotela hasta el último euro junto a los intereses y los costes judiciales generados al arruinarles la vida.

QUE fomentas una burbuja inmobiliaria promoviendo la especulación, la corrupción, la destrucción medioambiental y la ruina económica del país, no te deprimas que siempre se podrá constituir un fondo de varios miles de millones de euros que pagaremos entre todos por si en algún momento se te presentan problemas de liquidez.

ASÍ que yo creo que las cosas a estas alturas están ya meridianamente claras: no es que la banca gane siempre, que también, sino que es que ni siquiera le dejan perder.

CONSULTAR enlace nº 1 AQUÍ.

CONSULTAR enlace nº 2 AQUÍ.

25 comentarios »

  1. Al ir a menearla, me ha salido que ya alguien lo había hecho antes. Ocho votos, uno de ellos mío.

    Vale, un aplauso por la “inteligencia colectiva”. Es mucho más importante la noticia de que “La UPC desarrolla una camiseta que elimina complemente el sudor”. Pues ala, muy bien, venga nenes, a pagar toda vuestra pútrida y repugnante vida el 70% de vuestro sueldo de mileurista para tener un zulito en el que vivir.

    ¿No queríais capitalismo? ¡Pues dos tazas bien llenas!

    La libertad no se mendiga, se conquista. Y estas generaciones de mierdas no son capaces ni de levantarle la voz a los poderosos. Asumen el sistema que los esclaviza como el único posible, y van a pagar cara su falta de inteligencia, de imaginación y de audacia.

    Comentario por Mendigo — 13 abril 2010 @ 22:20 | Responder

  2. El capitalismo es un juego de tahures. Te invitan al juego y para que entres te prestan el dinero para que apuestes a sabiendas de que tarde o temprano ese dinero volverá a ellos con creces. Cuando llega el momento en que el pardillo se queda sin un chavo, echa pestes contra los tahures y se olvida de que les ha estado haciendo el juego intentando llevarse la pasta de otros pardillos, que ha sido parte de la timba. Es como lo empresarios y banqueros que pregonan el librecomercio pero que se vuelven los mas socialistas cuando necesitan que el estado les rescate.

    Lo mismo con el sueño que tengo no he escrito mas que chorradas, espero haber sido minimamente entendible. Buenas noches y buena suerte.

    Comentario por Javi — 13 abril 2010 @ 22:51 | Responder

    • El capitalismo se basa en la concentración del capital. Ésa es su definición. El poco dinero de los más, va a parar a las enormes arcas de los menos.

      El capitalismo es por lo tanto cojonudo si perteneces a la burguesía. Ahora, creer que vas a engañar a la banca cuando entras en un casino, creerte más listo que un sistema que está perfectamente construido para desplumarte poco a poco…porque has oído la leyenda de alguien que entró en el casino pobre y salió rico…bueno, es el cebo para miles de desgraciados con pocos conocimientos de economía (en este caso, de probabilidad) se dejen sus dineros, el que tienen y el que no tienen, engordando los beneficios del dueño del casino.

      Boas noites, tronk. E boa sorte!

      Comentario por Mendigo — 14 abril 2010 @ 8:47 | Responder

  3. Ese tipo articulo ya se ha comentado varias veces en meneame, y que conste que no defiendo a los que votan porque se escapan muchas cosas interesantes y suben autenticas chorradas.

    El articulo para mi gusto se vuelve un poco sensacionalista al comparar unos bancos con personas. El problema es viejo y la solución ahora es peligrosisima para todo el sistema económico por la tremenda deuda que tienen las instituciones financieras y que podría tumbarnos como país. Esto tendría que haberse cambiado hace años para que de paso no se recalentase la economía con las tasaciones por encima del valor del mercado en aquel momento y créditos al 100-110% del precio de tasación. Si con el 80% del valor de tasación, la cuenta de ahorro vivienda y con la entrega de las llaves se cancela la deuda ahora mismo todo sería muy distinto.

    Pero como la realidad es la que es no se muy bien que proponer, quizás me inclinaría por parar la sangría de los desahuciados no morosos reales por perder su trabaja culpa de la crisis haciendo parando la amortización de su vivienda y sólo pagando intereses. Esto no es nada raro porque ya se lo ofrecen a las empresas con deudas en mora, pagan sólo los intereses mensuales sin amortización para que no se caigan las empresas que serían un problema al ir al concurso de acreedores y el banco palmar dinero seguro al liquidar los vienes de la empresa y no llegar para pagar lo que resta de deuda.

    Las familias que se han declarado en banca rota y el juez les ha impuesto el pago del interés fijado por BCE 1% y una amortización mucho más larga obligando a los bancos a tragar pero ese recurso es muy complejo caro y costoso. A la vez si se generaliza podría tumbar a la banca porque a incluso solventes le podría venir de perlas.

    Lo que esta claro es que no se puede dejar tiradas a unas personas por el mero hecho de fiarse se los que pasaran a ser sus verdugos.

    Comentario por kike — 13 abril 2010 @ 22:54 | Responder

    • Claro, es que esa es la eterna coacción. No podemos restablecer una situación de equilibrio en la relación entre los bancos y los ciudadanos, porque si no tumbamos el sistema.

      Pues coño, unos bancos que sólo son capaces de progresar cuando la baraja tiene las cartas marcadas es que no merecen seguir viviendo.

      A ver, en USA, Alemania, Francia o UK están los mayores bancos del mundo (amén de los Chinos-Honkoneses y árabes). Y un gringo, alemanote, gabacho o guiri que no pueda pagar su hipoteca, devuelve el aval o garantía, generalmente la misma vivienda sobre la que está constituída la hipoteca, y aquí paz y después gloria.

      En España no, se hacían hipotecas a 40 kilos para un zulito de mierda de segunda mano. ¿Pero cómo que 40? Pide 50 y así te compras ese coche tan absurdo que tanto deseas y, de paso, amueblas la casa.

      Debes 50 kilos y al año siguiente llega la crisis. Tus perspectivas de ascender en el curro se transforman en q tu empresa cierra y te ves en la calle. El juzgado saca tu vivienda a subasta, que como el mercado inmobiliario está totalmente muerto (ha subido este mes un 18%…respecto al Marzo del 2009 que era el colapso total) se la adjudica al banco por 20 kilos. Pero como hasta ahora sólo has pagado los intereses, porque es una hipoteca de tipo francés que el principal se paga al final, aún te queda por devolver 20 kilos, más los intereses de los 40 kilos a 20, 30 o 40 años, que pueden ser fácilmente otros 30 kilos, más las costas procesales que pueden ser varios kilos más.

      En resumen, nuestro tipiño se ha quedado sin casa, sin trabajo, y con una deuda muy superior a los 40 kilos que pidió por la casa. Absurdo pero cierto. Y ahora, con el sueldo embargado, tendrá que dormir dentro del Porsche Cayenne que se había comprado y ahora, que vuelve a subir la gasolina y ya no están de moda, nadie quiere ni regalado.

      Comentario por Mendigo — 14 abril 2010 @ 9:00 | Responder

      • Es es la realidad brutal. Lo más lógico sería cambiar la ley hipotecaría sin que fuese retroactiva ya adaptarla a que tanto bancos como particulares jueguen con las mismas cartas y así evitar las burradas del pasado. Eso si cambiarla ya.

        Con eso mejoraría mucho las perspectiva del mercado hipotecario y seguramente un buen bajón en el precio de tasación, en el porcentaje prestado por un banco y por consiguiente el riesgo de impago de los hipotecados.

        El problema es que hacemos con lo ya hecho, si la ley es retroactiva personas que lleven pagado menos del 20% de amortización de su casa (seguro que menos de 5 años pagando) les sale a cuenta meterle el piso por el ojete al banco a ver si con pasas consigue cagarlo. Esto podría tumbar a todo el sistema y hacer pagas justos por pecadores, osea a mi😄.

        PD: Gas mostaza ¿?

        Comentario por Kike — 14 abril 2010 @ 9:31 | Responder

  4. Tranqui, Mendi, que con la firma de Berykhueto ya somos 10 :p
    Recuerdo que con una situación de crisis económica ya imposible de negar por nadie, los ministrillos del ramo salieron a la palestra alabando la fortaleza de “nuestras” (así, con tres webos) instituciones financieras. Fue una de esas raras ocasiones en la que no mintieron, y la razón de esa fortaleza está en el artículo que hoy nos muestras. En USAlandia, si tienes un crédito hipotecario y te declaras insolvente, pones las llaves del piso encima del mostrador del banco y a tomar por riau (bastante desgracia tiene el particular con renunciar a algo que pensó que le pertenecía y renunciar a formar parte de la comunidad dónde estaba establecido). Esa es una de las razones por las que allí hay tantos bancos que han ido a la quiebra, y en el reino de España hay… cero patatero instituciones financieras quebradas ¿¿?? No, no abogo tampoco por traer aquí íntegramente su modelo, pero sí algunos de sus aspectos más positivos como el que acabo de mencionar. La diferencia radica en que en USA las aportaciones económicas a los partidos políticos las realizan empresas y particulares, y aqui las subvencionamos un poquito entre todos vía presupuestos y el montante principal a través de los créditos que los partidos firman con bancos. Si yo le debo chorrecientos millones de euros al banco y yo soy el poder legislativo ¿cómo narices voy a legislar mirando a la ciudadanía y abstrayéndome de mis acreedores? Tampoco propongo que se implante aquí la financiación a los partidos a través de empresas y particulares, porque es poner a los partidos a las órdenes del capital, pero… ¡ah! que los partidos ya están a las órdenes del capital… ¡kontxo! pues ya solo veo una salida😉
    Genial la última frase, me la apropio: “… no es que la banca gane siempre, es que no la dejan perder…”

    Comentario por picapiedra — 13 abril 2010 @ 23:36 | Responder

    • Es que tiene gracia que en al patria del capitalismo, un banco sea prescindible, y se le deje caer (excepto si es too big to fail). En cambio, aquí se considera inconcebible que un banco vaya a la quiebra, y se mueve Roma con Santiago para salvarles el culo después de los desmanes y burradas comentidas (como CCM con promociones en el Mediterráneo o la estupidez del aeropuerto en Ciudad Real). Un banco no puede ir a la quiebra, pero una persona sí. Las personas son sacrificables, los bancos no.

      No es que haya aspectos del sistema americano que convenga copiar, es que hay especifidades del sistema español que suponen darle demasiada ventaja a los bancos para controlarnos. Mira, ya tenemos otra cosa más que agradecerle a la modélica transición española, y a la continuista legislación creada para agradecer a la banca el apoyo a la sublevación.

      Comentario por Mendigo — 14 abril 2010 @ 9:58 | Responder

  5. Quería decir el voto de Berykhueto, leñe😄

    Comentario por picapiedra — 14 abril 2010 @ 0:33 | Responder

    • Aps, yo también me olvidaba. Luego tenemos las cajas, que para los beneficios son de sus gestores pero para las pérdidas ahora nos recuerdan que son de todos. Y cuyas pérdidas tenemos que enjugar entre todos.

      Mira, si no lo has leído ya, échale un ojo a este enlace:

      La ‘guerra del depósito’ entre los bancos españoles puede desencadenar el colapso de las cajas, según ‘Financial Times’

      Comentario por Mendigo — 14 abril 2010 @ 10:15 | Responder

      • Las cajas, las cajas, las cajas ¡ah, sí! esos bancos pequeñitos manejados por los partidos políticos mayoritarios que sientan a sus representantes directamente en la mesa del Consejo de Administración, y que se pasan por el forro los estatutos fundacionales que dieron sentido a su existencia. Si no recuerdo mal la cantidad, el rescate de CCM nos constará más de 9.000 millones de euros a escote

        Comentario por picapiedra — 14 abril 2010 @ 23:44 | Responder

        • Bueno pequeñitas…algunas. La Caixa es inmensa, la tercera entidad bancaria española (y es mucho decir, porque el sector bancario español está hipertrofiado), y Cajamadriz la cuarta, y no es más grande por las enormes cagadas que ha cometido.

          El coste del rescate a CCM fue de 3775 millones, de los cuales se esperan recuperar 1800 millones, con lo que los 2000 millones restantes son a pura pérdida del Fondo de Garantía de Depósitos. En principio, esta factura no la pagamos los ciudadanos porque es aportada por las cajas. Eso sí, el rescate a CCM se ha comido la mitad de ese fondo (7000 millones) con lo que sólo queda agua en la piscina para otra caja chiquitita. La siguiente que caiga, lo va a hacer en una piscina vacía, y sus clientes se pueden quedar sin duro de lo que hayan invertido. El problema es que hay más de una, y más de diez, cajas con problemas o, directamente, en quiebra técnica (en cuanto empiecen a contabilizar en sus balances las provisiones por los activos no vendidos).

          Comentario por Mendigo — 15 abril 2010 @ 8:31 | Responder

  6. mendigo… supongo que nadie quiso esta sopa, pero como siempre, te dan las dos tacitas…
    500 personas perderan su casa al dia, k barbaridad..
    y como se supone que van a arreglar esto?
    doy gracias a que mi padre sea militar ahora pese a haberselo recriminado toda la vida..
    y que se supone que va a pasar? me tengo que esperar a otra subida de impuestos?
    a pasarme al pallmal en vez de a ducados porque se les va a ocurrir volver a subirme el tabaco y hacer un bien a mi salud?
    de verdad tengo que esperarme que mi abuela, o mi tia o cualquiera de mi familia me venga un dia a la puerta de mi casa pidiendo cobijo?

    ya no espero nada, pero no espero nada de estos hombres.
    como dijo la polla records en una de sus canciones:
    “la solucion es una camara de gas, solo falta un detalle… quien tendria que entrar?
    la solucion, es una camara de gas…
    con los politicos adentro!”

    Comentario por kiaruxa — 14 abril 2010 @ 3:25 | Responder

    • A la peña se le vendió que el capitalismo era de los más chachipiruli. Claro, que no se le explicó que esto es así cuando eres rico. Pero cuando eres pobre, las cosas no son tan bonitas.

      Si tú tienes dinero, no hay problema, sueltas los millonazos al contado por el piso y ya tienes donde vivir. El problema es cuando NO tienes. Porque si NO tienes, entonces tienes que pedirlo, y quien debe dinero es un poco esclavo. Y si debes más dinero del que podrás ganar toda tu vida se puede considerar que eres completamente un esclavo e, históricamente, ha sido una vía de dejar de ser un ciudadano libre de pleno derecho a ser esclavo del prestamista (en este caso, el banco).

      El capitalismo es aquel sistema que confiere derechos a la propiedad, por encima de los que NO TIENEN.

      El problema es que hubo muchos de los que NO TIENEN, que son la inmensa mayoría, que picaron el anzuelo y vieron muy chachi pirulichi el capitalismo. Al fin y al cabo, es lo que votan cuando toca, más carca o más progre, nacionalista de la rojigualda o de la ikurriña, pero todos votan capitalismo (y a los que no, los ilegalizan o machacan su representación con una triquiñuela matemática llamada Ley Electoral).

      Pues ya está, si es lo que habéis querido, pues ahora a apencar. Viva la propiedad y que cada uno se las apañe. Pues nada, a apañárselas. Y si no, a emigrar, porque en este país nunca ha habido cabida más que para los ricos, porque los pobres siempre están de sobra. Lástima que sólo los burgueses tengan conciencia de clase, mientras que hay mucha hormiga que quiere creerse león, y a lo único que le conduce es a ser el primero en ser devorado.

      Comentario por Mendigo — 14 abril 2010 @ 10:06 | Responder

      • Esta mañana e dejado un comentario y seguro que al final no lo e enviado, decia lo siguiente, el capitalismo lo veo de esta manera, ¿os acordais del bum de hace años de la piramide? pues eso, que la tajada mayor siempre va al que esta arriba, eso supone que se aprovechan de los escalones inferiores, y si te pueden pisar la cabeza cuando tienes el agua hasta el cuello, mejor que mejor, eso mismo esta pasando ahora, hemos visto y mordido el cebo, muchos sin saber que debajo habia un anzuelo, otros ya veremos lo que nos pasara, de momento me e librado del primer tiron, mañana no lo se, pero espero que la gente se informe y no caigan en sus redes.

        Desde luego el articulo esta clarisimo, se puede decir mas alto, pero mas claro, no lo creo, apertas

        Comentario por Mikel — 14 abril 2010 @ 20:21 | Responder

        • He revisado y tu comentario no está en la papelera (lástima😛 ) así que debe ser que te olvidaste de mandarlo.

          A ver, hay mucha peña que se cree lista, que puede controlar a la bestia. Pero la bestia está al servicio de unos pocos. Sí que es verdad que hay peña que se bajó del tren a tiempo y ahora puede celebrarlo, pero muchos se subieron tarde, y ahora se han pillado los dedos. Los que lo hicieron como inversión para especular con una vivienda, que se jodan, pero otros muchos, jóvenes, se compraron un pisito para vivir y desgracias de la existencia les tocó en una mala época histórica. Hace 10 años habrían tenido que hipotecar el sueldo completo de 5 años, ahora tienen que pagar el de 20. En fin…tenemos lo que queríamos ¿no? Lo que nos merecemos, al fin y al cabo.

          Dos tazas de capitalismo.

          Pues estupendo, qué felices que somos.

          Comentario por Mendigo — 14 abril 2010 @ 22:06 | Responder

          • Si estoy de acuerdo con el comentario de los que quisieron especular, esos que se jodan, y que conste que yo sin quererlo lo hice, lo que no estoy de acuerdo es con el comentario de que tenemos lo que merecemos, aunque no hagan o hagamos nada para remediarlo, ahora estoy pensando en los que felizmente se quisieron independizarse de sus aitas, la verdad que lo tienen muy pero que muy jodido, pero si lo piensan y lo pensamos bien, este es el mejor momento de mandar al capitalismo a la mierda, solo hace falta un proyecto sostenible para que le demos el voto, pero claro, es facil decirlo, a ver quien tiene la varita para plantearlo y hacerlo, en este momento no veo ningun partido que este por la labor, ando mirando a cayo lara de reojo, de momento no me dice mucho, pero hay algo en el, que no se, como que tengobuenas sensaciones, otra cosa es que me de el trompazo otra vez, pero bueno todavia tengo tiempo en fijarme en sus comentarios y propuestas, que uno ya esta escarmentado y sabe que no es oro todo lo que brilla, bufff que sermon acabo de soltar, madre mia.

            Comentario por Mikel — 14 abril 2010 @ 22:48 | Responder

            • A la peña se le ha comido el tarro relacionando socialismo con pobreza y capitalismo con riqueza. Y claro que hay riqueza en el capitalismo…a costa de generar pobreza.

              Lo que pasa es que la gente no se da cuenta de en qué lado de la valla está, y quieren creer que pertenecen a los privilegiados cuando…son putos currelas. Me da igual que sea poniendo ladrillos o diseñando los planos de ese edificio, porque no eres más que un puto currela, que trabaja a cambio de dos duros para forrar al patrón, y de cuyos beneficios jamás verás ni un puto duro.

              ¿Qué vota la gente? ¿Capitalismo, no? De forma abrumadoramente mayoritaria, capitalismo carca o progre, capitalismo español, catalán, gallego o vasco. ¿No? Pues toooooma capitalismo.

              El capitalismo se puede resumir en: si tienes bien, y si no tienes, te jodes.

              Pues ahora, los que quieran independizarse de casa de sus aitas, si sus aitas tienen pelas para pagarles un pisito, bien, y si no, PUES SE JODEN. Es lo que han decidido.

              Comentario por Mendigo — 15 abril 2010 @ 8:36 | Responder

              • Mira tu por donde, en eso te doy la razon, todos querian el mejor coche, pera lucirse por el pueblo, pero son tan tontos que no se dieron cuenta que les pasaria factura, ahora vas dando un paseo y encuentras los BMW, con el famoso cartelito, me venden, personalmente se cual es mi sitio, soy un obrero mas de la calle, y vengo de una familia tambien muy humilde, las apariencias me la soplan, paso de cenar o comer una puta lata de sardinas todos los dias (que los hay, lo se)la clave esta que cuando hay currelo, hay que ser como las hormigas, que nunca sabes lo que puede venir, los que han sido cigalas, ahora nos preguntan, ¿vosotros como lo haceis? muy sencillo, en vez de comprarme unos pantalones de 150 euros, me compre 2 pantalones, una chupa, playeras, y unas gafas de sol, por ejemplo, oyes por hay de hipotecas de hasta 1400 euros, eso es insostenible, rompes tu caja a la primera de cambio, pero claro, tienes un coche nuevo, un piso que te engañaron en su precio, y ahora te das cuenta que los ladrillos y los vehiculos no se comen, de esta peña si me sale una sonrisita, por capullos, por creerse una cosa que ni son, y seguramente lo seran, como dices, quieres ser capitalista, pues toma, ahora apechuga, fantasma.P.D.que conste, que no le hago ascos a las latas de sardinas, pero todos los dias no lo veo factible.

                Comentario por Mikel — 15 abril 2010 @ 10:09 | Responder

                • No, si yo estoy muy de acuerdo contigo.

                  Sólo que le has cambiado el personaje a la fábula: no era una cigala sino una cigarra. En qué estarías tú pensando, burgués glotón.😛

                  Y de sardinas en lata…pues tíu, es de las pocas cosas que no me gustan de papeo. Y mira que como absolutamente de todo, y precisamente las sardinas me encantan, pero enlatadas…pseeee. Que si hay que comer, se comen, pero no me hacen ninguna gracia. Y eso que en casa, mi viejo se las pimplaba, para él era un manjar. Supongo que todos tenemos alguna cosa que se nos atraganta…

                  Por cierto, un coche es la peor inversión que puedes hacer. Nada más sacarlo del concesionario ya cuesta un 10% menos, y en un par de años la mitad. Meter pasta en un coche más allá de lo justo y necesario (que te haga el servicio) es una soberana estupidez. Mejor gastárselo en birras.😉

                  Comentario por Mendigo — 15 abril 2010 @ 10:21 | Responder

                  • OSTIAS, si es verdad, pone cigala, jajajaja, ya te digo, en que estare pensando, pues nada, esto es una señal para prepararme algo de almuerzo.

                    Comentario por Mikel — 15 abril 2010 @ 10:30 | Responder

  7. No nos quejemos tanto, que la legislación se arrastra desde la edad media, cuando a los deudores se les metía entre rejas, y no quiero darle ideas a la derecha.
    En ATTAC han publicado un artículo que trata de la deuda en general y habla un poco de la hipotecaria. El autor dice que tras la Gran Depresión, en los USA y Canadá se liberó a los deudores hipotecarios permitiéndoles así salir de la quiebra. Luego la pelota la tiene la ceja, que gobierna un país con la banca más fuerte y la ciudadanía más débil. Y mientras tanto nadie en las calles.

    Comentario por Hugo M. — 14 abril 2010 @ 8:36 | Responder

    • Coño, pues no me importaría que a los deudores los metieran entre rejas. Vale, de puta madre pero…a todos.

      ¿Quién es el que debe muchísimo más de lo que tiene? Pues empezamos, Banco Santander, BBVA, Popular…

      El negocio bancario, por definición, consiste en prestar más de lo que tienes. Lo que para ti o para mi sería un delito, para ellos es la base de su negocio.

      A sí que estupendo, que los deudores vayan a la cárcel, con Botín y Francisco González los primeros. Y Díaz Ferrán después, pues debe a la Hacienda Pública cientos de millones en atrasos a la Seguridad Social desde hace lustros.

      ¿O es que sólo van a ir a la cárcel los deudores pobres?

      Mira, por ejemplo: en la ley islámica aún está en vigor esa ley medieval de la cárcel por deudas. Allí los que no pueden afrontar su hipoteca abandonan el país, dejando atrás todas las pertenencias que no quepan en una maleta, su casa, su coche… Sin embargo, el mayor fondo inmobiliario de Dubai, vinculado a la casa real, hace unos pocos meses que dijo que no podía hacer frente a sus obligaciones de pago. Coño, pues seamos consecuentes, el puto emir de Dubai y toda su puta familia, tienen que ir a la cárcel. Por haber montado la madre de todas las burbujas inmobiliarias, un paraíso artificial para subnormales, en medio del desierto.

      Pero la cárcel, de nuevo, en la repugnante sharia, es sólo para los pobres, para los perdedores…

      Comentario por Mendigo — 14 abril 2010 @ 10:13 | Responder

  8. Señor Mendigo, no podemos aplicar las mismas leyes a los ricos que a los pobres. Tenga en cuenta que de llevar a la práctica la locura que propone, el Banco Santander se quedaría sin Presidente, el señor Fabra dejaría de coleccionar jueces, los Albertos no habrían tenido tanto tiempo de hacer tiempo, el Pocero malo no podría conseguir su ansiada revancha, los bancos perderían la oportunidad de hacer negocio facilitando nuestro derecho constitucional a una vivienda y Grecia se saldría de rositas, mostrándose altivos como si fuesen Goldman Sanchs. Ande, sea sensato y recapacite, que lo mismo alguien le escucha y le mete una denuncia por sedición o cualquier otra cosa, que el Código Penal tiene delitos para dar y tomar.

    Comentario por Hugo M. — 14 abril 2010 @ 13:13 | Responder

    • No, si ya sé que estoy más cerca yo de la cárcel por reclamar justicia, que los que convierten día a día nuestro mundo en algo peor de sentarse en un banquillo.

      Estamos convirtiendo, por acción u omisión, nuestro mundo en un infierno. La caldera cada vez tiene más presión, y luego habrá quien se sorprenda, y lamente, su estallido.

      Comentario por Mendigo — 14 abril 2010 @ 18:49 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: