La mirada del mendigo

10 mayo 2010

Y van 4 añitos!!

Filed under: gatos — Mendigo @ 21:14

Este lindo bicharraco se cruzó en nuestro camino hace unos años.

En el vídeo, hacía 15 días que la teníamos en casa. Era tan chiquita….

Así es ahora. Ha crecido, pero por lo demás sigue siendo la misma gata que a la que te descuidas te deja la mano como la de una cebra y que al minuto siguiente mete su hocico en tu cuello y se queda dormida. ¿Cómo no vas a quererla a pesar de desear estrangularla momentos antes?
+
+

+
+
+
+

31 comentarios »

  1. Es una monada. Joé, cuando veo este vídeo o fotos me hace sentir una morriña terrible de mis gatas (una hasta los siete años, pero la otra estuvo conmigo 16 años) ¡¡¡Nació el 1º de mayo!!!

    Un día tengo que enseñarte algunas fotos suyas. Tu gatita se parece un tantito a la mía…

    Muaaaaaaks

    Comentario por Nynaeve — 10 mayo 2010 @ 21:50 | Responder

    • Ná, pues ya sabes, escaneo…

      Cuando te pasas 16 tacos conviviendo con un bichiño, al final es como si fuera parte de la familia. Lógico que las eches de menos.

      Besotes, Nyna!

      Comentario por Mendigo — 11 mayo 2010 @ 8:32 | Responder

      • Aquí ya estaba malita, pero no debajaba de ir “pintona y pija” al veterinario.

        Comentario por Nynaeve — 13 mayo 2010 @ 16:02 | Responder

        • Si, ya estaba mayor se ve.

          Yo intentaba llevar a la mía a pasear al campo, como si fuera un perrillo. Pero sin correa. Lo que pasa es que con lo loca que estaba, me daba miedo que tirase detrás de algún bicho y se perdiera. Ahora, ya más mayor, está suelta trotando por todo el pueblo. Pero tampoco se aleja mucho de casa, pues hay otros gatos que la canean.

          Comentario por Mendigo — 13 mayo 2010 @ 18:15 | Responder

          • Yo acostumbré a mis gatas a llevarlas en bici al veterinario (cuando no era más serio que iba en coche con mi madre, la gata en brazos pero sonando como una bocina; no sé si has visto bigfoot) o en mi cuello, pero siempre con la correa. En el campo no me atreví a soltarlas jamás, pero en casa, se iban a la quinta puñeta. Eso sí, yo las acostumbré a un silvido de llamada, que cuando lo hacía venían desde donde estuvieran, cerca o lejos (sabían que después había chuches)…

            Comentario por Nynaeve — 13 mayo 2010 @ 21:28 | Responder

      • Muchos besossss…😀

        Comentario por Nynaeve — 13 mayo 2010 @ 16:02 | Responder

        • Besotes!

          Comentario por Mendigo — 13 mayo 2010 @ 18:16 | Responder

  2. Personalmente, no me gustan los gatos, pero envidio su independencia, van a su bola, pero eso no quiere decir que los odie, simplemente ellos hay y yo aqui.

    Comentario por Mikel — 10 mayo 2010 @ 22:03 | Responder

    • Pues por eso me gustan! Son mucho más inteligentes: no te hacen ni puto caso.

      Un perro se humilla, un perro es dócil y obediente. Son gilipollas, no tienen honor!

      Un gato te la guarda, no le puedes ofender y pretender que vuelva luego. Me gusta mucho más la idiosincrasia gatuna…😉

      Comentario por Mendigo — 11 mayo 2010 @ 8:34 | Responder

      • Hay un animal para cada persona y cada persona ve cualidades que le gustan en su tipo de animal. Entiendo que a ti te gusten los gatos… sólo les falta un buen cabezón.

        En realidad yo siempre he sido de perros, he tenido un par de gatos que he conseguido que hicieran ciertas cosas y no son más listos simplemente no les interesa colaborar mientras que los perros tienen necesidad de sentirse útiles. Por cierto mis Rottweiler quizás tenían demasiado “honor” pero a su grupo por eso son muy difíciles de tener para personas que no saben ser dominantes (que no agresivos) y tienden a sustituirte como “animal dominante”. Mis dos collie son totalmente inversos, nunca buscan el enfrentamiento, nunca quieren verse envueltos en una situación agresiva sólo quieren hacer algo. Aquello que aprenden a hacer es “su trabajo”, se sienten contentos al hacerlo. No es humillación es instinto, con 13 años un gitano en el lago de Castiñeiras intento robarme la bici y mi Colie de 27kg de peso, más pelo que bicho casi lo deja en bolas, perro que lo más fuerte que había hecho era correr detrás de los gatos por que le hacia gracia ver como escapaban.

        Los gatos que he tenido se humillaban por una caricia, cualquiera que entraba en mi casa los podía tocar porque ellos estaban ahí tirados sobando todo el día. Imbeciles perdidos, nunca conseguí enseñarles con que objetos se podían afilar las uñas y con que objetos no, si un gato decidía mear en casa estas jodido aunque le costase no volver a entrar.

        A los perros en cuanto entienden que la palabra “mal” significa no lo vuelvas a hacer se rompen las bolas para saber porque has dicho “mal” y cambiar para no perder tu favor. Mis perros siempre han sabido que: Te toca quien no conoces es “mal”. Así que siempre se apartan de las personas, 1º por los Rottweiler para que no se fuesen a recibir caricias de la gente que luego te miraban mal y se asustaban. Después los Colies porque son lo más parecido a un osos de peluche y todo el mundo los quiere tocar y te van dando la matraca por la calle. Los niños de 4 años o menos se cuelgan del perro.

        He recibido más bufadas e intentos de agresión de un gato de 4kg que de mi bicho de 68kg que le gustaba transportar un adoquín en la boca. Uno sólo vivía conmigo porque le interesaba el otro a su modo quería compartir mi su vida con la mía. El primero si podía me robaba comida de casa el segundo se dejaba quitar la comida de la boca. El primero no sabía porque se le hechaba de casa ( y lo se porque cuando hacia algo “MAL” se quedaba como si tal cosa) y el segundo al entrar en casa sabía que hacer en cada momento, en cuanto hacía algo “mal” (de lo que era consciente) se empezaba ha hacer el avión a ver si colaba. Te puedo asegurar que en conocimiento social los gatos dependen totalmente de como sean los padres, vamos son un calco sin embargo los perros quieren aprender por eso se les puede enseñar mil cosas.

        Nunca me he sentido cómodo compartiendo espacio con un bicho que si accidentalmente le piso la cola me clave las uñas y me muerda como me ha pasado y si con un animal que se queje y se cobije en mi porque ha sufrido un daño. Sólo digo algo que menos mal que son los gatos lo que hacen lo primero por que si el animal de 50-70kg te hace eso habría muchos “sucesos” por la tele.

        Comentario por kike — 11 mayo 2010 @ 9:21 | Responder

        • Es fácil, es pura biología (etología):

          Los perros son animales sociales (como muchos cánidos), por eso se comporta así. En cambio, los gatos son asociales (como la mayoría de los félidos), independientes, libres.

          POr eso, si se trata de tener mascota, mejor un lobo que un leopardo🙂

          Ya me gustaría tener un gato, o una “gatita”, que se dejara querer, pero no hay manera. Yo no tengo ni lo uno ni lo otro. Mis hermanas tienen una un perro (un pastor belga precioso, juguetón y enredador, pero muy obediente) y la otra una gata: el bicho más arisco que he visto nunca.

          Comentario por santi — 11 mayo 2010 @ 11:52 | Responder

        • Depende del animal. Yo los que he tenido son todo lo contrario. Es cierto que te hacen caso si quieren (igual que las personas, no son animales a mi servicio, sino que convivo con ellos) pero de rencorosos nada. La verdad es que cada uno es muy diferente, es una pasada.

          Los perros también me encantan, (como la mayoría de animales) pero sí les veo demasiada dependencia de su dueño normalmente.

          Comentario por wenmusic — 11 mayo 2010 @ 15:48 | Responder

      • Pienso exactamente igual.

        Comentario por wenmusic — 11 mayo 2010 @ 15:45 | Responder

      • No estoy de acuerdo, me imagino que cada perro tendrá su personalidad, por lo menos todos los que e tenido yo cada uno era un mundo, son mas fieles, el recibimiento al llegar a casa, no te lo hace ninguna persona, y desconozco al gato, en toda mi vida habremos tenido unos doce perros, pero el penúltimo, Baltza, era una autentica pasada, nos duro 18 años, no tenia raza, nos lo dieron con cinco días, imaginate yo con diez años y mis hermanos, dándole el biberón, bueno el caso que perro mas independiente que este no lo e conocido todavía, una anecdota, me toco a mi llevarlo al veterinario a darle la inyección letal, lo pase y lo paso, cuando lo cuento mal, es mas, ahora se asoma alguna lagrimilla por los ojos, pero fue el mejor amigo que e tenido nunca y eso que era un cabrón callejero, bueno, a lo que le acostumbramos, que hay que decirlo todo.

        Comentario por Mikel — 11 mayo 2010 @ 17:15 | Responder

      • Recomiendo leer “Como vivir con un perro neurótico y un gato egoista”, no sé quien era el autor, lo leí hace años, y me reí muchísimo.

        Comentario por santi — 11 mayo 2010 @ 19:12 | Responder

  3. ¡¡ Qué lindaaaaaa !! Ya había visto alguna foto más suya que habíais puesto, pero me ha encantado el vídeo. Es que son para comérselos…

    Comentario por wenmusic — 10 mayo 2010 @ 22:40 | Responder

    • Si, con patatas, bien asaditos.

      Porque a la gata, cuando se le cruzan los cables, y se cree un león y nos ve al resto del mundo como antílopes que cazar…

      Tú te crees un bicho tan chiquitajo y lanzarse a tus piernas como si te fuera a hacer un placaje? Mordiendo, arañando… Hay gatos más tranquilotes, pero ésta es un demonio!

      Comentario por Mendigo — 11 mayo 2010 @ 8:39 | Responder

      • Si te planteas comértela, te dejo una “receta”…🙂

        Elige un gato joven,
        que tenga buena facha,
        cébale con riñones,
        asaduras, mollejas y pichones,
        prohíbe darle sustos,
        desazones, castigos y disgustos,
        y al año, o poco más, tendrá el minino
        el cogote muy ancho, el pelo fino.

        Ya gordo y reluciente, haciéndole caricias con la mano,
        degollarás al gato dulcemente, como si degollaras a tu hermano.

        Desuéllale con arte,
        límpiale bien y que le oree el viento;
        Pásale un espadín de parte a parte,
        y ásale a fuego lento:
        despacio, y muy a punto,
        báñale con un unto
        de aceite, aderezado
        con limón y con ajo machacado.

        En tanto, le volteas,
        y sólo a medio asar (es el instante),
        con sal le espolvoreas,
        no apartando del gato la mirada
        hasta que su corteza esté dorada
        y asado el animal, y harto de fuego,
        con punzantes aromas,
        te obligue a que le saques y le comas.

        Si al asarle, seguiste mis consejos,
        ríete de las liebres y conejos,
        sólo algún mentecato
        a quien trates de dar gato por liebre
        pedirá que le des liebre por gato

        Comentario por santi — 12 mayo 2010 @ 16:26 | Responder

        • Jajajaja

          Joder, está muy bien escrito. He indagado un poco y ya sé de dónde lo has sacado: Que no te den gato por liebre….

          Comentario por Mendigo — 12 mayo 2010 @ 20:19 | Responder

          • Pues claro, no pesarías que me lo había inventado😉

            Lo he sacado directamente del libro (está muy bien, pero muy “retro”, hay ingredientes que no vienen ni en el diccionario)

            También hay una receta de pastel de pato (que no de pata), que empieza:

            “Cójase un pato barato
            pues a mi se me figura
            que ha de ser la baratura
            lo mejor de cada plato…”

            Comentario por santi — 12 mayo 2010 @ 23:04 | Responder

            • Está realmente bien escrito. Tiene sentido, gracia y garbo.

              Yo no sé si la evolución va para atrás, o que cada día somos más tontos, pero no me imagino a Arzak y compañía hablando en rima, y mucho menos componiendo un plato tan sabroso.

              (eso sí, a mi gata no se le toca un pelo😉 )

              Comentario por Mendigo — 13 mayo 2010 @ 7:06 | Responder

  4. Sigue siendo una monada y sigue siendo curiosa al comer. Si le doy chocolate blandito se lo come, así como zanahorias crudas o cocidas y como dije alguna vez, espárragos, aceitunas, castañas asadas (le chiflan)…

    Mis padres me dicen que ninguno de los gatos que hubo en casa fue como esta y están encantados, más mi padre ya que a mi madre a veces se le lanza a las piernas o peor, un día en que se agachó le saltó a la espalda. Está muy loca.

    A mí los perros también me gustan, de hecho he crecido rodeada de perros y gatos. Son diferentes. También he visto como nacían unos y otros y es una experiencia inolvidable. Lástima que crezcan tan deprisa.

    Comentario por raiña loba — 11 mayo 2010 @ 11:35 | Responder

  5. es una cosa tan lindaa… ai, me la como! aun estuve el otro día con mis dos mininos, y tal cual lo que tu dices… el ataque mortal de “gato que vas ir pola ventana eh” y luego, con su cabecita en mi hombro, su hocico húmedo, su ronroneo…

    Yo tengo un Belga lindísimo, muy independiente para se un perro, juguetón, obediente (en ocasiones), listísimo… pero aun así, sigo admirando la manera de ser de los gatos. Cierto que algunos son más independientes que otros, yo tengo en casa el día y la noche con mis mininos, pero todos tiene la vena salvajee y todos son rencorosos, y buscan lo que les conviene. Tan parecidos a los humanos…

    Lindísima tu nenufla! un beso🙂

    Comentario por Judtth — 11 mayo 2010 @ 18:18 | Responder

    • Sí que é bonitiña a condenada😉

      Agora mesmo en casa de meus pais xa non hai cadelos, é estrano, dende que lembro sempre estiven rodeada de eles e dos gatos. E sí, penso que non é moi diferente vivir con eles a vivir con unha persoa, de feito ás veces pode ser máis tranquilo, a lo menos non tes que escoitar a súa verborrea😉

      Comentario por Raiña Loba — 11 mayo 2010 @ 20:38 | Responder

  6. ¿Ese es el gato que llevas para cambiar las ruedas al coche? 🙄

    Comentario por Javi — 11 mayo 2010 @ 19:54 | Responder

  7. Ya la hemos armado.

    Madriz-Barça, playa o montaña, perros vs gatos.

    Idos al carajo! Si pudiera disponer de espacio, el animal que tendría conmigo sería un BURRO. Un asno, un pollino. Como Castelao decía, es el animal filósofo: sobrio, reflexivo, sufrido…todo un anacoreta. Y, qué coño, cuando veo uno parece que me estoy mirando al espejo.
    😛

    P.S: Javi cabrón.😛

    Comentario por Mendigo — 11 mayo 2010 @ 20:26 | Responder

  8. No te mosquees, ¿o es que eres de gatillo fácil?😆

    Comentario por Javi — 11 mayo 2010 @ 20:57 | Responder

    • JAJAJAJAJAJAJA, que bueno los dos, estos dos comentarios cojonudos, jajajajajajaja

      Comentario por Mikel — 11 mayo 2010 @ 21:28 | Responder

    • Na dejalo, hay mucho animal que no acepta críticas.

      Comentario por kike — 12 mayo 2010 @ 8:20 | Responder

  9. Pero Javi, ni que yo fuera un pistolero.

    Pudiendo solucionar las cosas de forma limpia y tajante…A HACHAZOS!

    XDDDDDDDDDDDDDDDDDDD

    A veeeer quién es el primero en poner la cabecitaa…. Kiiiño, venga, pon la cabecita en el tronco, para que veas lo muy transigente que soy con los criticones.

    Empezaba con Miguelito, pero con el cabezón que tiene, hasta me mella el hacha y luego no puedo seguir. Mejor lo dejo para el final.

    Yo no sé qué tiene esta juventud, que en seguida pierde la cabeza.😛

    Comentario por Mendigo — 12 mayo 2010 @ 15:09 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: