La mirada del mendigo

7 julio 2010

Convenios colectivos

Filed under: economía — Mendigo @ 9:24

El capital anda desmelenado en estos días, y exige de nuestro sacrificio para purgar sus pecados. Recortes sociales que un gobierno desorientado como boxeador antes de caer a la lona está presto a conceder.

Una de las cuestiones que el liberalismo plantea es la privatización de las cajas. Transformarlas en bancos, con la emisión de participaciones (acciones). Esto, que sólo hace unos meses sería una línea roja infranqueable incluso para un gobierno de derechas, está a un paso de hacerse realidad.

Es decir, el Ministerio de Economía toma la senda diametralmente opuesta a lo que recomiendan los economistas de izquierda: ATTAC España reclama la nacionalización de las cajas de ahorros y la creación de una banca pública .

Convertir a las cajas en bancos de capital privado, regalándoles a la banca clásica parte de su pastel. El Gobernador del Banco de España, perro sumiso a los intereses de su dueño (¿independencia del Banco de España? ¿De quién? Independencia de los ciudadanos para ser totalmente fiel a los intereses de Santander y BBVA), quiere obligar a que cierren las sucursales con pérdidas, léase dejar de ofrecer servicio a las áreas rurales. Así, el banco rojo o el azul se quedarán con el pellizco del paisano de pueblo, que tendrá que ir a la villa o capital para cobrar su pensión, pedir un crédito…

Y mientras el gobierno y la gran banca juegan un partido de tenis (mejor paddel) con su deuda la economía productiva sigue descapitalizada, ya que la banca privada no cumple su función social de aportar liquidez al sistema, provocando el hundimiento de la actividad económica e, inevitablemente, el incremento del paro.

Por eso mismo, porque se trata de un sector estratégico cuya falla produce el colapso de todo el sistema económico, es por lo que se insiste en que la banca debe ser nacionalizada. Como el sector energético, su buen funcionamiento es vital para el funcionamiento del resto de la economía. Se puede privatizar el ejército, se puede privatizar la policía, se puede privatizar hasta el Congreso de los Diputados (para el caso, ya todos ellos sirven a intereses privados). Pero banca y energía deben permanecer sirviendo al bien general, sin obedecer a la lógica del lucro privado. Porque si no, se cae la red eléctrica en toda la costa Este de EEUU porque al balance de las empresas eléctricas no les venía bien hacer inversiones en transformación y transporte (en Catalunya también saben bastante de cortes). Y en cuanto a la banca, sólo hay que ver la situación actual, con empresas que todos los días echan el cierre porque no pueden acudir a la banca privada para financiarse.

También se está hablando, y con razón, de la indemnización por despido. Cualquier empresa, mediante artificios contables (aplazando contabilizar ingresos y computando gastos), puede presentar un balance negativo en sus libros durante seis meses. Con ello, se rebajaría el coste de despido de 45 a 20 días, que es exactamente lo que están deseando. No es el despido libre de los contratos temporales, pero sí es una reducción del 55% en el coste del despido improcedente. Y eso sí que son unas buenas rebajas.

Pero, en cambio, veo que se está hablando poco de una demanda tradicional del empresariado a la cual el gobierno, en el Proyecto de Ley, ha dado una tímida acogida: la posibilidad de que las empresas se puedan descolgar (no cumplir) los convenios colectivos.

Desde la derecha se pide, desde hace años, que la negociación de las condiciones laborales sea como en el mundo anglosajón, directamente entre empleador o empresario. Que los convenios colectivos sean, como mucho, de cada empresa. De conseguir este punto, y con esta reforma laboral ya han dado un pasito en ese sentido, sería catastrófico para los derechos de los trabajadores (por eso mismo insisten tanto en ello empresarios y economistas neoliberales).

Salvo contadas excepciones, en puestos de muy alta cualificación, un trabajador no negocia con el patrón, acepta las condiciones que le ofrecen. Que suelen ser cobrar el mínimo legal por categoría (si no te contratan por una categoría inferior para desempeñar un trabajo de mayor cualificación), y con unas condiciones de trabajo según límites legales (Estatuto de los trabajadores y convenio) que muchas veces son transgredidos para añadir una horita más a la jornada laboral, o disfrutar de una fiesta de menos.

Pretender, con un 20% de paro, que el aspirante al puesto de trabajo pueda negociar las condiciones laborales con el empleador es una pretensión tan absurda, tan injusta, como reunir en una misma jaula a un oso y una oveja y cerrar la puerta aconsejándoles que se deben portar bien.

Los convenios colectivos regulan buena parte de las condiciones en las que se va a desarrollar el trabajo, desde horarios, turnos, festivos a remuneración de cada categoría. Yo siempre he defendido que los convenios no debieran ser provinciales, ni tan siquiera nacionales (vieja aspiración de la CIGA) sino globales. Que un trabajador cobre lo mismo aquí y en Dublín por hacer el mismo trabajo.

Los convenios colectivos, al fijar los salarios mínimos, obligan a que la competencia entre las diferentes empresas sea en términos de calidad (contratar a los mejores trabajadores) y eficiencia (invirtiendo en equipo que aumente la productividad de los trabajadores), así como asumiendo menores retornos a la inversión (el empresario menos ladrón puede vender más barato). Recordemos que el convenio colectivo sólo fija los salarios mínimos, el empresario es muy libre de llegar a acuerdos con los trabajadores para retribuirles más generosamente como incentivo a una mayor destreza o implicación. Si se suprimen los mínimos, la competencia entre las empresas será para reducir el coste laboral unitario, triunfando en el mercado la que más y mejor consiga explotar a sus trabajadores. Es por ello por lo que existen convenios colectivos.

Salvo empresas muy grandes, no existe a nivel de planta fuerza obrera suficiente (la habría, si la mayoría no fueran unos comenabos) para contraponerse a la fuerza del empresario. Por lo tanto, en un convenio de empresa lo que hará el empresario será dictar sus condiciones, no negociarlas pues los trabajadores tienen una fuerza inversamente proporcional a su número. Esto lo saben los empresarios y sus economistas de cabecera y por eso demonizan los convenios laborales y piden mayor flexibilidad.

De este punto estoy seguro. Una bajada en las indemnizaciones por despido es un daño a los trabajadores inmediato, que lo sufren los que sean despedidos por poder permitírselo el empresario, y reemplazados por jóvenes con los nuevos contratos. Sin embargo, veo muy poco rechazo a la pretensión de que los convenios colectivos no sean legalmente vinculantes y, sin embargo, creo que las consecuencias sería terribles a medio plazo. En un década, las condiciones de trabajo, al ser impuestas por el empresario, empezarían un desmoronamiento paulatino hasta límites que hoy nos cuesta aceptar siquiera imaginarlos. Como tampoco nos podíamos imaginar hace unos meses tener que estar defendiendo la obligatoriedad legal de los convenios colectivos.

No estamos retrocediendo en nuestros derechos, estamos retirándonos en desbandada.

+
+
+
Metro

Sobre convenios colectivos, su incumplimiento, y cómo “dialoga” el empleador cuando es juez y parte, quien reduce el sueldo, impone los servicios mínimos y manda a sus policías, jueces y periodistas contra los trabajadores hemos tenido cumplida noticia en el caso del Metro madrileño.

Al respecto, varios blogs han tenido una estupenda iniciativa a la cual me adhiero gustoso, como usuario durante muchos años del suburbano madrileño (además de la bici):

No permitamos que descarrile la huelga de Metro

Nota: Cuando dejé atrás la frontera de Irún y empecé a escuchar, tres semanas después, noticias de España por la radio, lo primero que oí fueron los comentarios a la huelga del metro. En todas las cadenas, los periodistas eran hienas rabiosas, y describían un cuadro que más bien parecía el incendio de Troya que un nuevo atasco en la Capital del Reino.

Como madrileño, de atascos sé muchos. El peor que he vivido, hace bastantes años cuando coincidió la operación retorno de Navidades con la Cabalgata de Reyes. Horas, y horas y horas en la N-VI. Tantas horas encerrados en nuestro viejo coche que mi padre se puso enfermo. A nadie se le ocurrió calificar esa Cabalgata de Reyes de “salvaje”.

Como usuario de Metro, que ha soportado otras huelgas: en mi nombre sí, huelga total e indefinida.

57 comentarios »

  1. Bueno, yo hace tiempo que no veo respetar los convenios, pero sí es cierto que si los quitasen (para poner el panfleto del empresario) no nos quedaría palabra escrita de nuestros mínimos derechos, solo la del empresario, que ya suele hacer lo que le sale del naipe.

    Están aprovechando la crisis para endiñarnos todo lo que llevan queriendo meter desde hace años los liberales. Y manda cojones que lo hacen con un gobierno socialista.

    Cada vez veo más claro que la crisis fue hecha a propósito, pues no veo más que beneficios a las clases más pudientes. Supongo que por eso a partir de ahora querrán un estado de crisis permanente.

    En cuanto nos quiten la sanidad y la educación públicas, ganando menos y con condiciones laborales cada vez peores… ¿qué cojones pintamos aquí?

    Comentario por wenmusic — 7 julio 2010 @ 10:28 | Responder

    • No creo que la crisis fuera causada a propósito. De hecho, en los primeros tiempos, se veía a los capitalistas acojonados, e incluso querían introducir un paréntesis en el libre mercado. Según fueron pasando los meses, y ante nuestra inacción, se fueron creciendo y decidieron que la mejor defensa es un buen ataque. Y vaya si lo es!

      Si esto degenera más, llegó la hora de hacer de nuevo el petate. Y que se coman su patria con patatas.

      Comentario por Mendigo — 7 julio 2010 @ 13:44 | Responder

  2. Hace poco me contaron que si CCOO y UGT no estaban tan beligerantes cómo cabía esperar en una situación como la actual, era porque tenían pactado de ante mano, lo que no puede tocarse. Vamos, qué el despido por 20 días sí, a cambio de no tocar la negociación colectiva.

    No sé cuánto hay de realidad en esto. Sí que quien me lo comentaba, no es sospechoso de ser antisindicalista, más bien de CCOO.

    En caso de que fuera cierto me surgen dos ideas:

    1.- Estamos en las concesiones de mínimos… y ante un chantaje
    2.- Pues la segunda se me ha ido, ea, será que mi cerebro está en huelga…

    Qué no descarrile la huelga de metro😉

    Comentario por Nynaeve — 7 julio 2010 @ 11:02 | Responder

    • jajajajajaja

      Comentario por wenmusic — 7 julio 2010 @ 12:36 | Responder

    • Nyna, tocar la han tocado (mira el enlace que propongo) sólo que aún de forma muy suave, incrementando el hueco legal que tiene una empresa para “descolgarse” del convenio provincial.

      Tiene sentido lo que te contó tu amigo, que estuvieran los límites pactados, y el resto ha sido un tira y afloja para hacer como que pelean por el obrero. De todas formas, yo creo que la realidad es que ya no existen líneas rojas, y que si permites que te cojan la mano, te van a agarrar hasta el hombro. Estamos discutiendo sobre cosas que ni borrachos se nos hubiera ocurrido que tuviéramos que andar defendiendo a estas alturas.

      En derechos civiles, es como si nos pusiéramos a defender el derecho al divorcio, o a considerar delito una violación. Es un retroceso de años, décadas.

      Comentario por Mendigo — 7 julio 2010 @ 13:48 | Responder

    • Hace mucho que los sindicatos, sobre todo en altos niveles (y que en un sindicato haya altos niveles ya es echarle webos), lo único que hacen es chupar del bote y sacar tajada lo máximo posible, hacer cuatro tonterías para hacer creer a la gente que se mueven por algo (muchas veces pidiendo cosas sin sentido pero que les suenen bien al pueblo) y obedecer en último término las órdenes, no vaya a ser que pierdan el cargo y no puedan seguir forrándose.

      Comentario por marcostonhin — 10 julio 2010 @ 1:32 | Responder

      • Pues puede que tengas razon, de hecho creo que la tienes, sin embargo son necesarios y hay demasiada campanha ultimamente para desacreditarlos, con objeto de mejorar la posicion negociadora del empresariado. Pero si, los trabajadores deberian forzar una democratizacion de los sindicatos, cada vez mas amarillentos y vendidos.

        Comentario por Mendigo — 10 julio 2010 @ 10:44 | Responder

  3. Sobre huelgas en servicios públicos como el metro, pues no sé que decir. Se está extendiendo el sentimiento que venía en un chiste gráfico de vi hace unos días (no recuerdo donde y estoy perezoso para buscarlo): “tenemos derecho a que no nos moleten las huelgas”.

    Yo entiendo que en una huelga se pare la actividad productiva, pero se dispongan servicios mínimos para mantenimiento, se trata de no producir, no de que arruinar la fábrica. Por parecida razón, entiendo los servicios mínimos generosos en el caso de seguridad o sanidad.

    Pero en otras actividades, no lo entiendo. Tener que mantener una parte de la actividad normal? Que tengan que circular la mitad de los trenes? porqué? Porque así se molesta menos a los usuarios? Si mi fábrica está en huelga y no entrega pedidos, nuestros clientes se fastidian, no hay servicios mínimos para atenderlos, precisamente en eso consiste la huelga, y ese daño que puede hacer al empresario es el elemento de presión que se busca (porque a los clientes no nos cuentes que no cumples porque tienes huelga, es tu problema querido empresario-proveedor, solucionalo y sirvenos nuestros pedidos o nos vamos a otro lado) (y, querido DG, a los accionistas no nos cuentes lo malos que son los obreros, te pagamos, y mucho, para que resuelvas estos problemas)

    En el caso del metro, los clientes son los usuarios, y tendría que regir lo mismo, los clientes llamando a las puertas de la empresa a pedir explicaciones de porqué no cumple con sus compromisos.

    Pero resulta que es más complicado, porque al ser una empresa pública, esos usuarios son también los accionistas. Es decir, que deberíamos reclamar, como accionistas-votantes, y como clientes, a los gestores correspondientes, que negocien y resuelvan los problemas sin que a) se deje de darnos servicio a los clientes y b) se estropee la cuenta de resultados de nuestra empresa común.

    Así que no creo que haya que meterse con los empleados del metro, sino con los gestores.

    Comentario por santi — 7 julio 2010 @ 16:44 | Responder

    • Y sin embargo los medios han conseguido darle la vuelta a la tortilla…

      Comentario por wenmusic — 7 julio 2010 @ 17:07 | Responder

    • Los pedidos de una fábrica no se pueden acoger a la reserva de servicios mínimos y así esta puesto en los convenios colectivos. Sin embargo, energía, salud, transporte de personas y mercancías si es exigible servicios mínimos por los mismo estatutos que rigen las huelgas, los mismo que prohíben contratar a personas para sustituir durante la huelga a los huelguistas.

      En el tema se salud es obvio que una muerte no puede estar por debajo a un interés económico y en los otros provocas que esa huelga afecte a empresas y ciudadanos que no usan directamente esa actividad y se ven penalizados económicamente por interese de otros.

      Aún así 50% de servicios mínimos es una burrada y un cachondeo para los trabajadores en su cara. Me parece muy justa la huelga del metro en Madrid.

      Comentario por kike — 8 julio 2010 @ 8:54 | Responder

      • Si no discuto que legalmente sea así, lo que me pregunto es si es razonable.

        Cualquier huelga, de una fábrica o del metro, perjudica directamente a sus clientes, e indirectamente a terceros (en mayor o menor medida según los casos). Y, por cierto, beneficia a la competencia (a otro fabricante que no esté en huelga, a los servicios de transporte alternativos, como autobus o taxis en el caso del metro).

        No veo tan obvio que la huelga de un servicio público no esencial (aunque muy importante) como el transporte subterráneo, tenga que someterse a un sistema de servicios mínimos.

        E, insisto, los clientes a quien tienen que protestarle por la falta de servicio es a la empresa, no a los huelguistas. Es la empresa la responsable de garantizar el servicio, y para ello tiene que resolver, entre otras cosas, los problemas laborales con sus trabajadores.

        Comentario por santi — 9 julio 2010 @ 14:00 | Responder

        • 300% de acuerdo que las quejas vayan a la empresa y no a los huelguistas ya que ellos literalmente dejan de cotizar y cobrar al ponerse en paro lo que pasa es que los medios de comunicación le dan la vuelta a la tortilla con ayuda de los politicos. Hay que darse cuenta de que el empresario estado lo único que pierde es el beneficio por cese de actividad y unos gastos fijos que tiene.

          Quizas el problema es que no tengamos vaios operadores en el servicio de metro para que obsorvieran en alguna medida los clientes de la “empresa en huelga” como si pasa con otros sectores.

          Comentario por kike — 9 julio 2010 @ 16:53 | Responder

          • Pero eso redundaria en ineficiencias, a no se que el Estado coordinase a esos operadores y, por lo tanto, tampoco habria competencia.

            El sistema socialista, si no estuviera amenazado constantemente de corrupcion, es intrinsecamente mas eficiente.

            Comentario por Mendigo — 10 julio 2010 @ 9:06 | Responder

        • Santi, podemos discutir si son justos o no establecer los servicios minimos. Lo que parece fuera de toda duda es que el encargado de establecer los servicios minimos sea una de las partes, y no a traves de un proceso de negociacion. Porque, por las mismas, yo propongo la inversa: que sean los trabajadores los que, unilateralmente, concreten los servicios minimos.
          Ahhh, carallo.

          Comentario por Mendigo — 10 julio 2010 @ 10:26 | Responder

  4. Y algo que creo que se te ha pasado, tras los trapicheos del empresario para aparentar pérdidas, de los veinte dias por año que debería pagar se le quedan en 12 porque el Fogasa se hace cargo de los otros ocho. Si antes sospechabamos que había mucho hijo de puta ahora se les va a ver claramente el plumero.

    Para los chupaflautas de las ondas y los papeles, una huelga es simplemente una huelga. No es ni salvaje ni hostias, la que no sería salvaje sería domesticada, o sea que no tendría ningún efecto, y una huelga es para que surta efectos y para hacer presión tiene que causar problemas y cuantos más mejor. A la huelga se llega para defenderse de las salvajadas patronales y gubernamentales, no se puede pretender que los trabajadores se defiendan tirando confeti y desfilando con pompones. Si tu me das una hostia en la cara yo te devuelvo una patada en los cojones.

    Se quejarán por las huelgas, hay motivos suficientes para paralizar el pais durante un año.

    Comentario por Javi — 7 julio 2010 @ 17:28 | Responder

    • Pues tienes toda la razón. Es que encima le estamos subvencionando, tú y yo, con nuestros impuestos, los despidos al empresario vía FOGASA (que estaba para otra cosa, como garantizar los salarios incobrados).

      Y toda la razón con las huelgas. Están para joder. ¿O de qué se trata, un desfile con pancartas a lo orgullo gay? Si las huelgas no hicieran daño, no servirían para nada.

      Comentario por Mendigo — 7 julio 2010 @ 19:38 | Responder

      • FOGASA si mal no recuerdo (que es muy posible) a día de hoy sale de una parte de las cotizaciones de la seguridad social, de los 500 y muchos de media que no vemos los trabajadores una parte se va para ese fondo que si se le amplían las competencias aumentará sin bajarnos el sueldo o sino podrán un nuevo pequeño descuento en nuestras nominas en la zona de aportaciones del trabajador a la seguridad social. (Dolor)

        Comentario por kike — 8 julio 2010 @ 9:03 | Responder

        • Kike, he investigado un poco y resulta que no, el FOGASA es una especie de seguro de impago público que se financia a partir de los impuestos a las empresas.

          No lo sabía, la verdad. De esta forma me parece quizá un poco más razonable lo de que el FOGASA pague parte del despido, que ni si estuviera financiado por los propios trabajadores.

          Un poco más sólo, ya que lo que hacen es subvencionar todas las empresas a las empresas que despiden. Y lo hacen a costa de un dinero que, en principio, está para asegurar los salarios de los trabajadores cuando una empresa cae (o no paga por los motivos que sean). Y bastante tensionado está ya estos días como para añadirle una responsabilidad más.

          Comentario por Mendigo — 9 julio 2010 @ 7:53 | Responder

          • Yo a la indemnización por despido siempre me ha parecido que el problema eran las causas no las indemnizaciones.

            Por experiencia es imposible despedir a alguien con la indemnización de 20 días por año aunque sea un cafre total y debería ser al reves lo normal sería despido real de 20 y para cuando se despida por los santos huevos del empleador el despido improcedente.

            Por tus huevos indemnización alta.
            Por problemas reales idemnización moderada.
            Por empleado cabron sin indemnización.

            Te pongo un ejemplo, no hay cojones a que un empresario de una forma sencilla acredite la falta injustificada de un trabajador.

            Comentario por kike — 9 julio 2010 @ 17:06 | Responder

            • Pero es que el “empleado cabron” puede que sea simplemente el empleado que reclama sus derechos, cumplir la ley, el que se resiste a que le enculen.

              De todas formas, insisto en el modelo danes. El empresario paga por tener a su disposicion una fuerza de trabajo bien formada, y el Estado se encarga de darles esa formacion y proveerles proteccion si van al paro.

              Comentario por Mendigo — 10 julio 2010 @ 9:08 | Responder

              • Eso es el empleado reivindicativo yo me refiero al cabrón que roba, los lunes no curra, llega repetidas veces tarde a su puesto de trabajo, llama a la parienta desde el mobil de la empresa, le gusta el cigarrillo durante las horas de trabajo más haya de su tiempo de descanso establecido, no le sale de los cojones ticar sus entradas y salidas, pasa de echar una mano a sus compañeros, el facebook es su principal herramienta de empleo…

                Más que despedirlo sin ninguna indemnización habría que poder reducir esa indemnización para resarcir el daño causado.

                Por cierto no hay nada peor que un empleado que quiera irse al paro, lo se por experiencia. Aún por encima se pira con un buen pellizco.

                Comentario por kike — 12 julio 2010 @ 16:58 | Responder

                • Ya, pero cómo distingues uno de otro en la ley?

                  Lo del sistema austriaco está bien para cuando un trabajador quiere irse de la empresa por propia iniciativa, que no tiene que estar haciendo “méritos” para que le echen.

                  Comentario por Mendigo — 14 julio 2010 @ 8:09 | Responder

                  • Lo que no puede ser es que el despido improcedente sea el 84% de los despidos en España. Los empresarios no son santos pero tampoco los que curramos. Cuando curraba en personal me han llegado trabajadores que se querían ir, pero que querían ir al paro así que yo tenía que despedirlos y lo mejor era cuando te decían que claro que eran 45 días por año y no 20. Sabes que tenia que hacer, decir “Amén” porque no quedaba otra y que es aumentar mucho los costos del 5.55% al 12.5% anual calculado en base a las últimas 6 nominas que no es en base a cada año trabajado. (no me digas nada de los juzgados porque no se puede ganar, una parte no puede recoger pruebas en contra de la otra)

                    Yo te dije que realmente no existe el despido procedente si el empleado no le da la gana por muy HDP que sea. Eso es justo?¿.

                    A mi sinceramente el contrato único con indemnización creciente por año y porcentaje. (Primer año 12, 2º 13 3º 14…) Hasta un tope realista por le perdida de la carrera empresarial y otros gastos asumidos por el puesto de trabajo me parece justo, lo que es una cagada es el sistema actual.

                    Temporales 8 días
                    Fijos 20-33-45 días según puedas negociar.
                    Tu ¿a quien contratarías?

                    Comentario por kike — 14 julio 2010 @ 11:59 | Responder

                    • Que manía con insistir en lo de la “indemnización creciente”, quién se lo ha inventado?

                      Eso ya existe, es lo que tenemos!! x dias por año trabajado, es decir, x `por un año, 2x por dos años, 3x por tres años, y así hasta el tope legal. ¿Eso no es creciente? A mi me sale una bonita recta creciente.

                      Lo que se plantea es una seudoexponencial, también creciente, claro que por debajo de la anterior (porque nadie plantea 45 dias el primer año, 46 el segundo, 47 el tercero, etc…, que también sería “creciente” en porcentaje). Es decir, esa propuesta es una nueva vuelta de tuerca en la idea recurrente de reducir de una forma u otra la indemnización por despido.

                      Y no entiendo que otra ventaja tiene, explicádmelo. De mi experiencia, los empleados “cabrones” (que haberlos haylos) suelen ser los de más antigüedad, así que de todas formas les tocaria la indemnización alta.

                      Lo mejor es que, una vez se implante este sistema, la patronal dirá que es injusto, porque la indemnización crece poco al principio y mucho después (en términos de coste absoluto), favoreciendo a los que tienen más años (parecido a lo que se dice ahora con la dualidad fijos-temporales)y nuevamente querrán igualar, a la baja, por supuesto.

                      Para mi la vía es clarificar las causas objetivas para que sean funcionales (asegurando que no se usan de forma abusiva), clarificar también las condiciones en que se puede hacer un contrato temporal, y posiblemente alguna forma de modelo danes.

                      Y sigo diciendo que los temporales deberían cobrar más, me gusta la idea de más cotización por parte del empleador en esos casos.

                      Y una reflexión: ¿el coste laboral de un empleado por una ETT es más alto que si se le contrata directamente? Hasta donde yo se, si, y sin embargo, las empresas los cogen. ¿Y el trabajador cobra más o menos que el empleado directo? Hasta donde yo se, menos. Bonito sistema

                      Comentario por santi — 14 julio 2010 @ 19:23

                    • El problema es que crece en dos tramos en realidad. Al empezar como temporal entras con 8 días por año (pronto 12) durante los primeros dos años y luego o te despiden o te hacen fijo. Va con números: (sueldo imaginario de 1500 brutos con pagas extra prorrateadas 18.000 anuales)

                      Primer año temporal 8 días de liquidación 400€
                      Segundo año temporal 8 días de liquidación 800€
                      Dos años y un día conversión a fijo 45 días por año liquidación 4.500€
                      Tres años fijo 45 días liquidación 6.750€
                      Cuatro años fijo 45 días liquidación 9.000€

                      Viste el salto de los dos años al dos años y un día. Es guapo no, por eso es difícil pasar en una empresa de los dos años trabajando, la diferencia de esa función de crecimiento que en ningún caso es una función de x elevado a n es el salto de 8x a 45x en un punto determinado al cumplir el segundo año de contrato.

                      Por cierto el numero máximo de mensualidades acumuladas es de 24 que implica estar casi toda tu vida laboral en una misma empresa. Yo casi prefiero que me despidan cada 10. No me veo 35 años haciendo lo mismo por aburrido.

                      Comentario por kike — 15 julio 2010 @ 10:20

                    • Ese es un ejemplo de “fraude” bastante evidente: has contratado a alguien como temporal para un trabajo que no lo es.(no creo que un trabajo de más de 2 años pueda llamarse temporal, salvo los de obra, que no tienen esa limitación).

                      En general, las cosas no funcionan así: el empresario te despide al acabar el plazo, y luego te vuelve a hacer un contrato nuevo.

                      Si te hubiese contratado desde el primer día como fijo (con el periodo de prueba correspondiente), la indemnización sería creciente de forma regular desde el primer día.

                      Comentario por santi — 15 julio 2010 @ 19:48

                    • En general un empresario te concatena contratos temporales por 3 años o más, te cambia de obras o de empresas bajo la misma matriz, te hace firmar una renuncia del finiquito sin fecha antes de incluso firmar el contrato nuevo… esto los muy cabrones.

                      Los otros si estas en un puesto con fácil reemplazo simplemente despiden y recontratan a otro y el día que te vas te comentan que pasados 30 días si no has encontrado empleo que te pases por si tiene un hueco.

                      Y por otro lado el contrato por obra y servicio no tiene nada que ver con la duración de la obra y servicio. Hay obras que duran años en el mundo de la construcción y se contratan a personas para salir del paso de 6 en 6 meses siendo totalmente legal.

                      Sólo hay dos obligaciones para el contratador con respecto a su contratado, no más de dos años siendo empleado sin pasar a ser indefinido y liquidar siempre que se termine un contrato.

                      Un puesto de dependiente en inditex nunca es ocupado (excepto encargada de tienda) por más de dos años seguidos por ninguna empleada, lo cual no es ilegal y el puesto no desaparece. Mismo carrefour y demás de grandes cadenas…

                      Se de una cadena de juguetes que en sus tiendas se firman contratos temporales y el finiquito el mismo día, bueno finiquito no una renuncia a el sin fecha.

                      Comentario por kike — 16 julio 2010 @ 10:49

  5. Con las cajas tenemos dos opciones:

    Cajas convertidas en Bancos o Cajas convertidas en Banca Pública pero en realidad puedes hacer la primera y aún así crear una banca pública para el pequeño consumidor y pyme. Por cierto el ICO es el encargado de financiar a través de las entidades colaboradoras a todas las infraestructuras y se suele portar bastante bien pero sigue siendo un crédito y como las empresas de ONG no tienen nada siguen sin invertir en infraestructuras que no aumenten los dividendos.

    Lo del cierre de sucursales ha empezado chungo, están clavando unas comisiones brutales para hacerlas rentables o que pierdan clientes para ver cuales van a sobrevivir. Tron ya sabes lo rata que soy pues 37€ por 6 meses de cuenta que jamas pague nada y a mi madre otro tanto de los mismo en BBVA y Popular. Se un par de casos más que de siempre quitar las comisiones ahora de golpe han dejado de atender esas peticiones. Te hablo de este mes de junio frente a 9 meses de junio anteriores.

    Comentario por kike — 8 julio 2010 @ 9:11 | Responder

    • No, si a mi el modelo de cajas siempre me ha parecido inexplicable. No sé si son públicas, privadas… Para eso, pues vale, que las privaticen totalmente y nos dejamos de mamoneos. Pero tiene que crearse una banca pública (las cajas no cumplían esa labor).

      El ICO no tiene medios materiales (personal, oficinas) para convertirse en banca pública, como se ha visto estos meses que ha quedado desbordado. Y, además de haberlo reducido al esqueleto organizativo, está legalmente atado de manos para no competir (es decir, quitar parte del pastel) a la banca privada.

      A mí me da igual que se llame ICO, Argentaria o perico de los palotes, pero es necesario y hasta urgente una banca pública que permite aportar liquidez al sistema productivo, una labor que la banca privada no esta llevando a cabo.

      Comentario por Mendigo — 9 julio 2010 @ 8:15 | Responder

  6. Lo de que privatizaran la banca pública ya me tardaba. Ya empezó el PP en su día regalándole a sus amiguetes (perdón, privatizando) el patrimonio del estado, es decir, lo que era de todos y tantos años de esfuerzo costó. Pues ahora con la escusa de la crisis se repartirán alegremente las cajas. Por cuatro duros, claro, que al fin y al cabo según las estadísticas que publican están prácticamente en quiebra.

    Lo de los convenios colectivos ya es un tema donde me pierdo, pero en cuanto a las indemnizaciones (aquí me van a llover piedras) no estoy de acuerdo con vosotros en absoluto.

    Vale, las indemnizaciones se crearon para obligar al empresario a que siga manteniendo a un trabajador que lleva ahí muchos años, incluso aunque le haga perder dinero mantenerlo en su puesto. De cara al trabajador todo perfecto: para una persona que lleva 30 años en un trabajo le puede resultar realmente difícil encontrar otro. Y claro, mejor que la compensación se la pague el empresario que el estado (no se a cuento de qué, pero bueno).

    Ahora bien (aquí viene lo de las piedras), ¿por qué el empresario tiene que indemnizarle por nada? Vale, lo reconozco, hablo como empresario desde mi perspectiva, pero… pongamos por caso que yo soy un empresario que contrata a un trabajador. Éste durante varios años realiza un trabajo, por el que yo le pago el sueldo pertinente, y si trabaja horas de más también se le pagan a mayores, y muy bien pagadas dicho sea de paso (al menos en mi empresa). Ahora resulta que por lo que sea no puedo seguir manteniendo el puesto de ese trabajador… ¿a santo de qué le tengo que pagar una indemnización? ¿no le he pagado durante todo ese tiempo por el trabajo que ha realizado?

    Ya puestos, y siguiendo la misma lógica, si un trabajador después de 20 años quiere dejar su puesto también me tendrá que pagar una indemnización a mi (equivalente), ya que me será difícil encontrar un sustituto con la misma preparación.

    Si es que en este país siempre parece que los empresarios, incluidos los de las pequeñas y medianas empresas (la mía es pequeñita) vivimos a cuerpo de rey a costa de los pobres trabajadores, pero yo me he quedado muchos meses sin cobrar (y también tengo mi hipoteca como todo hijo de vecino), porque los primeros en cobrar son los empleados.

    Comentario por marcostonhin — 8 julio 2010 @ 14:13 | Responder

    • Tiene toda su lógica lo que planteas, Marcos. La indemnización por despido es una forma de proteger a los trabajadores que van a dejar de percibir una nómina (subvencionada por el empresario que despide), complementando la prestación por desempleo (pagada por el Estado).

      De esta forma, gravando el despido, el legislador lo que pretende es hacer más estable el puesto de trabajo.

      Es una forma.

      Otra forma de entender el problema es el modelo danés, donde el empresario puede contratar y despedir sin coste adicional alguno, adaptando su plantilla a la capacidad productiva de cada momento. Pero claro, esas facilidades tienen su contrapartida, para no quebrar el pacto social: los empresarios daneses pagan unos impuestos de la ostia. Con ellos, pagan a la sociedad el que ésta les suministre trabajadores bien capacitados (no sólo la formación inicial, sino formación contínua para trabajadores y desempleados). Y, con esos impuestos, se sufragan las prestaciones por desempleo, generosas y (casi) sin límite temporal. De esta forma, al estar el trabajador danés bien cubierto en caso de quedarse sin trabajo, se permite al empresario despedirlo cuando quiera. Pero el coste de esa protección lo paga el empresario.

      ¿Qué modelo es mejor? El modelo danés promueve mayor movilidad en el empleo que el nuestro, lo cual tiene sus ventajas e inconvenientes, que podríamos analizar. Pero en cualquiera de los dos, el empresario tiene que costear las resposabilidades sociales que supone tener a tu disposición una fuerza laboral. O vía impuestos, o vía indemnizaciones al despido.

      También está el modelo anglosajón, propio de países subdesarrollados socialmente, en el que el empresario puede usar y tirar a los trabajadores con escasa o nula indemnización. Es otra opción, claro. Y cojonuda para los empresarios, evidentemente. La cuestión es que este tipo de modelo quiebra la necesaria equidad que se da en las relaciones entre capital y fuerza de trabajo, dejando desprotegido al trabajador. Esto abre una fractura social, configurando sociedades con grandes desigualdades. En verdad no es un modelo, es la ley de la selva, la ausencia de modelo o de regulación.

      Comentario por Mendigo — 9 julio 2010 @ 8:10 | Responder

      • Pues, sin saber hasta qué puntos son altos los impuestos en Dinamarca, me parece mejor el modelo danés.

        Es cierto que si tienes que emplear a alguien te saldrá más caro que aquí. Pero al menos no tienes que tener contratado a un empleado que no necesitas y que te cuesta un ojo de la cara(recordemos que las empresas pequeñas son un paisano intentando ganarse la vida, no ONG’s), sólo porque el Estado te obliga a seguir teniéndolo contratado so pena de tener que pagarle una millonada en indemnizaciones.

        Si necesitas una persona para realizar un trabajo, suele salir rentable aunque tengas que pagar muchos impuestos. Pero tener que mantener un trabajador que no necesitas sólo porque te obliga el estado es un sinsentido.

        … y por cierto, ya puestos a promover que la gente tenga su puesto de trabajo hasta que le toque jubilarse, que me expliquen las jubilaciones anticipadas masivas que promovió el estado en las zonas rurales (aún no se a cuento de qué). Yo tengo familia en el campo, y aunque no es como estar en una oficina desde luego tampoco es como trabajar en la mina, como para tener que jubilarse con 50 años.

        Comentario por marcostonhin — 9 julio 2010 @ 8:51 | Responder

        • No se trata de obligar al empresario a mantener a un empleado que no necesita, o que no produce. Y menos con las sucesivas reformas del despido que hemos tenido en los últimos años.

          Es relativamente más simple: contratar a un empleado tiene unos costes determinados: unos se pagan mes a mes, como el sueldo, las cotizaciones, beneficios sociales en su caso, y otros son diferidos, como la indemnización de despido (que, además, no es seguro, sólo opcional). Pero esta última debe ser contemplada también en los costes laborales. A mi me han contratado con esas condiciones: tal sueldo, tales cotizaciones, tal indemnización de despido.

          Se me ocurre que sería bueno reformar la legislación y obligar a las empresas a provisionar una cuenta para indemnizaciones por despido🙂 Veis que fácil es resolver el problema? Ah, no, que a los empresarios no les gusta nada mi idea😦

          ¿Es razonable que haya indemnización por despido?, bueno, yo creo que si. Si mañana mi empleador decide despedirme, me crea un problemón muy gordo, como por ejemplo que no puedo pagar mi hipoteca (que contraté contando con tener un sueldo mes a mes precisamente por que tengo firmado con mi empresa un contrato laboral). Cuando me despide, la empresa está rompiendo ese contrato, con un perjuicio importante para mi, es lógico que indemnice por ello.

          En el ámbito mercantil, no se puede romper un contrato por las buenas, y se prevén mecanismos de compensación para esos casos. Incluso existe un concepto que podría ser equivalente: el “lucro cesante”, que ningún empresario cuestiona, por cierto.

          Comentario por santi — 9 julio 2010 @ 14:24 | Responder

          • … del mismo modo también se podría obligar al trabajador a contratar un seguro por desempleo.

            Imagino que, como cada uno lo ve desde su punto de vista, es bastante difícil llegar a un acuerdo.

            De todos modos tal como está ahora el tema, en puestos de trabajo no especializados (dependientes, reponedores, etc.), lo que se está promoviendo tal como está la ley es precisamente que NO se creen puestos de trabajo estables. Todos sabemos cuál es la práctica de muchas empresas: contratos temporales (por pocos meses), y luego a la calle y cogen a otro. Así la empresa nunca adquiere ninguna obligación. Por eso también creo que hay formas mejores de estabilizar el empleo.

            Comentario por marcostonhin — 9 julio 2010 @ 22:13 | Responder

            • Si al trabajador ya se le obliga, búscate una nómina y veras que hay un epigrafe que dice “deducciones …. desempleo ….. 1,55%”
              (es antigua pero no tenía otra a mano, así que no sé si el porcentaje actual sigue siendo ese)

              O te refieres a favor del empleador? podría ser también🙂

              Ya sé que es difícil llegar a un punto de acuerdo cuando hay intereses tan contrapuestos, y también coincido contigo en que con todo esto se fomenta el empleo de baja calidad. Pero con las propuestas, parece que se esta intentando equiparar por lo bajo, no mejorar esa calidad. Nos están vendiendo uan moto: “es para crear mas empleo fijo” que en realidad se traduce como “vamos a dar a los fijos condiciones de temporales” :S

              Francamente, no confío nada en que abaratar el coste del despido aumente la contratación. Sólo hará más precario el empleo para más gente.

              Y desde el punto de vista de la sociedad, esa precariedad es perjudicial, para el bienestar, para la salud, para la economía, e incluso para los negocios, por lo que me parece bien que se intente reducir, y no al contrario.

              Comentario por santi — 9 julio 2010 @ 23:58 | Responder

              • De nuevo totalmente de acuerdo con Santi.

                Comentario por Mendigo — 10 julio 2010 @ 9:16 | Responder

          • Lo que propones, Santi, es el modelo austriaco que el gobierno se ha comprometido a implementar.

            Totalmente de acuerdo con la argumentacion.

            Comentario por Mendigo — 10 julio 2010 @ 8:59 | Responder

        • Los impuestos en Dinamarca a las empresas son lo suficientemente altos como para sostener un sistema que no es precisamente barato, pero lo suficientemente bajos para que las empresas danesas puedan competir en el exterior. Y no les va mal, viendo el crecimiento que tiene Dinamarca en comparacion con Espanha.

          Pero yo le veo sus pegas. La elevada rotacion en un puesto de trabajo genera una caida de la productividad, ya que el nuevo tiene que aprender y acomodarse. Ademas, una mayor accidentalidad, ya que esta comprobado que son los nuevos, con los mas mayores por el deficit de atencion, los que mayor propension tienen a sufrir un accidente laboral.

          Sustituir a un trabajador por otro supone tirar a la basura lo que este ha aprendido. Segun la especializacion del puesto, esto puede ser mas o menos importante. En cualquier caso, la flexibilidad que entiendo necesaria en una empresa tambien tiene ese sobrecoste de desperdiciar el conocimiento.

          En cuanto a las jubilaciones anticipadas, para mi son totalmente inadmisibles, porque suponen cargar al Estado con la indemnizacion de despido de forma encubierta. Son decisiones politicas, especialmente las que dices del rural, para absorber un exceso de mano de obra en el sector.

          Comentario por Mendigo — 10 julio 2010 @ 9:15 | Responder

  7. uhm… ¿hubo algún error al publicar por la tarde mi comentario, o hasta en el mendigo hay censura? Parece que ha desaparecido en la nada…

    Comentario por marcostonhin — 8 julio 2010 @ 19:20 | Responder

    • (Pos no, ahora sí aparece, ruego al moderador, es decir al mendigo, que borre mi último comentario)

      Comentario por marcostonhin — 9 julio 2010 @ 7:37 | Responder

      • No, si no pasa nada, es entendible que te mosquearas al ver que no aparecía el comentario. Si otra vez vuelve a pasar, tú insiste porque puede caer en la carpeta del spam y, si no me lo avisáis, pasarse ahí días hasta que me dé cuenta.

        Comentario por Mendigo — 9 julio 2010 @ 7:57 | Responder

        • Pense que en el Spam sólo estamos Mikel y yo.

          Comentario por kike — 9 julio 2010 @ 16:59 | Responder

          • No te creas, el que mas va al spam es Javi, consecuencias de poner diversas variantes de su direccion de correo.

            Comentario por Mendigo — 10 julio 2010 @ 8:54 | Responder

    • Pero Marcos, si publico hasta la gente que entra para insultarme, ¿de verdad crees que estaría esperando a que publicases tu comentario para, inmediatamente, borrarlo?😛

      Es sencillo, al publicar cambiaste de email, por lo tanto el sistema entendió que eras otra persona y lo dejó almacenado esperando a que entrase y le diera permiso, como todo primer mensaje. De todas formas, en con muchos enlaces el sistema entiende que son spam y tampoco los publica. Por eso, cuando un mensaje no aparece, mejor que me aviséis del tema para que pueda rescatarlo cuanto antes.

      Un saludo y disculpa el desaire que supone tomarte la molestia de comentar algo y luego no aparecer publicado.

      Comentario por Mendigo — 9 julio 2010 @ 7:39 | Responder

      • Se que siempre se publica todo, por eso me extrañaba. Ahora lo que no se es con qué dirección de E-Milio estaba entrando antes. Parece que voy a tener doble personalidad en tu blog jejeje.

        Comentario por marcostonhin — 9 julio 2010 @ 8:41 | Responder

        • Generalmente entrar, como ahora, con el de msn. Pero ese comentario pusiste el de srial, entonces warripress entendió que eras un nuevo, y tenia que habilitarte el primer comentario.

          Comentario por Mendigo — 10 julio 2010 @ 9:18 | Responder

  8. Se que estoy un poco pesado y escribo más que Cervantes, pero tenía que añadir esto xD.

    Hace poco se me ocurrió otra forma, que sería algo parecido al modelo Danés pero con más incentivos para mantener puestos de trabajo:

    Una empresa contrata a un trabajador, y el estado le cobra a la empresa el 100% de los impuestos a la empresa (tanto los que ahora paga la empresa como los que paga el trabajador) mientras que al principio el trabajador no paga impuestos.
    A medida que transcurren los años de contrato, la empresa va pagando cada vez menos impuestos y el trabajador cada vez más, hasta que llega un punto en que se equilibra más o menos la cosa.

    ¿qué se consigue con esto? varias cosas:

    – Si la empresa necesita una persona para un puesto de trabajo, le conviene tener a alguien fijo en lugar de rotar personal.
    – Los trabajadores temporales tendrán menos seguridad de tener trabajo, pero cobrarán más el poco tiempo que trabajen.
    – Los trabajadores con puestos fijos muchos años cobrarán menos (que los trabajadores temporales), pero tendrán su puesto de trabajo más seguro.
    – Si la empresa ya no necesita un puesto de trabajo no tendrá que seguir manteniendo a un trabajador por no poder hacer frente a la indemnización. Repito que me parece un sinsentido el que tenga que ser la empresa la que le pague la indemnización al trabajador por un trabajo que YA le ha pagado. A partir de ahí tendrá que ser el Estado el que ayude al trabajador.

    Todo ello, claro, haciendo los cálculos necesarios de los impuestos para poder hacer frente a los gastos de paro y demás, al no haber indemnizaciones.

    ¿posibles trabas? Si el estado se hace cargo de mantener a todos los que no tienen trabajo, en este país no iba a trabajar ni el gato. Seguro que en Dinamarca no hay la mentalidad que tiene mucha gente en España, donde mucha gente no trabaja si no tiene necesidad (no todo el mundo, claro, pero si mucha gente).

    Comentario por marcostonhin — 9 julio 2010 @ 11:02 | Responder

    • P.D.: también está el problema de la gente mayor, que si los despiden les cuesta más encontrar trabajo. Pero bueno, no creo que haya un sistema perfecto.

      Comentario por marcostonhin — 9 julio 2010 @ 11:05 | Responder

      • Pero es que tambien es culpa de muchos trabajadores veteranos que no les sale de los cojones actualizarse o adquirir nuevos conocimientos. En esta cuestion no es tanto de buenos y malos, y hay formas de ver las cosas. Tu desde el punto de vista del empresario y un trabajador desde el suyo. Es entendible que si un trabajador no se quiere formar, pronto, cada vez antes, sus conocimientos queden desfasados y el empleador quiera sustituirlo. Que no pasaria si durante toda su vida laboral, este trabajador se estuviera formando. Pero aqui parece que una vez que acabas tus estudios, no hace falta volver a coger un libro pues ya has estudiado lo suficiente. Y cada vez mas, esto es un error.

        Comentario por Mendigo — 10 julio 2010 @ 10:19 | Responder

        • Ahí he de hacerte una corrección: es obligación de la empresa ayudar y fomentar que los trabajadores sigan recibiendo formación mientras están trabajando para la empresa. Otra cosa es que la empresa lo haga, e incluso (y más increíble todavía, lo más frecuente) que los trabajadores no quieran hacer cursos, que serán gratuitos para ellos y les ayudarán no sólo a hacer mejor su trabajo sino a promoverse y optar a puestos mejores en el futuro. Prefieren hacer su trabajo “y ya está”.

          Pero lo dicho, en España parece que se cultiva a todos los niveles la mentalidad de la rutina en el trabajo.

          Comentario por marcostonhin — 26 julio 2010 @ 13:19 | Responder

          • La mentalidad del empresario medio español es el beneficio a corto plazo.

            Espera, para ser justos:
            La mentalidad del currante medio español, es que le paguen a fin de mes, y que no le calienten la cabeza.

            De todas formas, la formación del trabajador debe ser responsabilidad, en primer término, de ese mismo trabajador. Y en segundo lugar, del Estado, que debe velar por ofrecer una masa laboral en condiciones de formación adecuadas. Las empresas pueden preocuparse de la formación más específica para adecuar a ese trabajador al puesto de trabajo, pero no se le deben pedir peras al olmo (porque ni es capaz, ni tiene intención de darlas). La empresa, que gane dinero, que pague los salarios, y que cumpla la ley. Con eso ya me doy con un canto en los dientes.

            Comentario por Mendigo — 27 julio 2010 @ 9:04 | Responder

    • pues me parece una idea muy interesante

      yo también creo que los contratos temporales tendrían que tener una retribución mayor que los fijos, para compensar la inestabiilidad que suponen.

      Comentario por santi — 9 julio 2010 @ 14:27 | Responder

      • Otra alternativa que se propone es el contrato unico, con indemnizacion creciente. El demonio esta, como siempre, en los detalles. Con cuanta indemnizacion empiezas y con cuanta terminas. Al final, la CEOE en lo que piensa es en poder despedir mas barato, porque eso aumenta el poder del empresario frente al trabajador, no de hacer un sistema mas funcional.

        Comentario por Mendigo — 10 julio 2010 @ 10:22 | Responder

    • Lo que pasa es que en Dinamarca el paro es del 6%, creo recordar. Si intentas dar la cobertura social danesa al 20% de la poblacion activa, las cuentas publicas definitivamente explotan. Primero habria que bajar el paro y, luego, aplicar el modelo danes.

      (perdon por las tildes, la configuracion del teclado se me ha vuelto tonta)

      Sobre tu sistema, tiene su sentido. Ahora bien, lo de cobrar menos (ya que pagas mas impuestos) a cambio de tener tu empleo mas estable (ya que le sale mas barato al empleador) no se hasta que punto es cierto, ya que un incremento del paro como el actual produciria una bajada en el coste de la mano de obra nueva, y al empresario le convendria sustituir al trabajador antiguo con contrato alto por un joven inexperto pero mas barato.

      Por ultimo, nadie trabaja si no tiene necesidad de ello, pues trabajar no es un placer. Si lo que quieres decir es eso de que se prima el desempleo, como dice CiU, la cuestion es que en Dinamarca la proteccion social es muy alta, y sin embargo casi existe el pleno empleo, lo cual demuestra que es falso eso de que a mayores prestaciones por desempleo, mayor incentivo para estar en el paro.

      Comentario por Mendigo — 10 julio 2010 @ 10:16 | Responder

  9. Muy bueno, aunque algo exagerado🙂
    http://laboro-spain.blogspot.com/2010/07/si-la-seleccion-fuera-una-empresa.html

    Comentario por santi — 14 julio 2010 @ 19:47 | Responder

    • Juas!

      Es cierto, es muy bueno. Pero con un 20% de paro ¿cómo quieres que una empresa respete a los trabajadores? Nos tratan como elemento prescindible y fácilmente intercambiable.

      El paro es terrorismo patronal.

      Comentario por Mendigo — 15 julio 2010 @ 7:58 | Responder

  10. […] Convenios colectivos […]

    Pingback por Huelga General — 15 septiembre 2010 @ 8:40 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: