La mirada del mendigo

19 julio 2010

The Big Bubble

Filed under: economía — Mendigo @ 10:32

Quería compartir con vosotros una serie de gráficos, a ver qué os parecen.

Estaba preparando otra entrada de la serie energética, cuando he querido hacer un alto para comentar un tema que me parece no ha sido suficientemente estudiado, sus orígenes, ni sus repercusiones: la gran burbuja de activos que precedió a la crisis actual.

Estamos acostumbrados a hablar de la burbuja inmobiliaria, porque nos afecta directamente. La explicación tradicional es que los inversores, con unos tipos de interés bajos, encontraron en el ladrillo una inversión “segura” (la vivienda nunca baja) a falta de otras inversiones atractivas.

Bien, esto es rotundamente falso. No es que los capitalistas movieran su dinero de uno a otro lado, buscando más rentabilidad. Es que en los felices años que precedieron a la crisis, entró una enormidad de dinero en todos los sectores, en todos los mercados, que inflacionó el precio de todos los activos hasta desencajar los gráficos, como veremos a continuación.

Un interesantísimo gráfico sobre la evolución histórica del precio de la vivienda en EEUU:
precio vivienda
+
+
+
Otro igual de conocido y comentado, el del precio del petróleo, que llegó a picar a 147$/bbl en el verano del 2008. Quizá la chispa que hizo explotar la actual crisis, pues a esos precios se ralentizaron las economías.
petroleo
+
+
+
Pero es que no fue sólo el petróleo; el gas, y hasta el prosaico y tradicionalmente estable carbón se encareció hasta doblar y triplicar su cotización en esas mismas fechas:
coal
+
+
+
Ni siquiera los precios del uranio, sobre el cual no existe ningún tipo de presión en la demanda (el número de centrales nucleares permanece sensiblemente constante desde hace años), se salvaron de la carestía.
uranio

A la vista de este gráfico, que me expliquen la simpleza esa de la oferta y la demanda, para explicar cómo puede multiplicarse por 12 el precio de un mineral sobre el cual la oferta y la demanda se mantiene constante.
+
+
+
Podríamos pensar que los omniscientes mercados descontaban altos precios de la energía debidos al ilimitado crecimiento económico que, esta vez sí, nos auguraban. Pero es que no era sólo la energía, las ofertas de compra llovían sobre cualquier materia prima.

Por ejemplo, la evolución del precio del cobre:
cobre

Queda claro que algo raro estaba pasando. Los precios suben, bajan, oscilan…pero no se decuplican, triplican, cuadriplican en cuestión de meses, pocos años. Puede pasar en una empresa de nueva creación que irrumpe con éxito, puede pasar en un mineral raro del cual se ha encontrado una nueva utilidad, pero…¿del cobre?
+
+
+
Este gráfico es especialmente importante. Es la cotización de otra tradicional commodities como el trigo, cuyo precio se inflamó como si fuera petróleo u otro activo altamente especulativo, llevando a la muerte por inanición a miles de personas en todo el mundo.
trigo

Que la cotización del trigo se cuadriplique en dos años puede suponer, para nosotros, pagar más por la barra del pan. Pero para una familia que vive en el límite de la subsistencia significa traspasar la línea que los mantiene con vida.

Permitir que la libre fluctuación del precio de los alimentos básicos como cereales, leche, carne, etc en los mercados de futuros de los centros financieros del mundo rico, supone un genocidio en el mundo pobre. Más cruento que las cámaras de gas.
+
+
+
El gran capital entraba en tromba en las materias primas, tradicional refugio para los inversores en épocas de incertidumbre. Pero es que, a la vez, un aluvión de dinero entraba al mismo tiempo en las acciones cotizadas de todo el mundo.
Dow Jones

Muestro el Dow Jones, pero podéis consultar el Nasdaq, S&P, el Eurostoxx50, el Nikei, El IBEX35 o cualquier índice de las bolsas de Shangai, Nueva Delhi o Seúl. Desde el cambio de milenio hubo una entrada gigantesca de dinero en los parqués en un ambiente de euforia en el eterno crecimiento que los economistas del sistema pronosticaban como sólido y hasta permanente.
+
+
+
Y a la vez que aumentaba las inversiones más arriesgadas, a la par, aumentaban también las inversiones más conservadoras, como el oro.
oro

No es que eligieran riesgo o seguridad. Es que había un flujo interminable de dinero que entraba, SIMULTÁNEAMENTE, en todos los mercados. La economía estaba inundada de dinero, con sobredosis de liquidez, emborrachada de billetes.

Porque burbujas siempre han existido. Desde las carestías de cereal en tiempos de sequía ya en la antigüedad, a las burbujas especulativas que empezaron con los bulbos de tulipán en el s.XVII y acabaron con las empresas “punto com” en el cambio de siglo. Cada época siempre ha tenido un “El Dorado”, un sueño de grandes riquezas al alcance de la mano que, invariablemente, han llevado a la ruina a los incautos que creyeron que los duros van a cuatro pesetas.

Pero esto es distinto. No es que una nueva moda llevara a todo el mundo a apostar a que la bolita de la ruleta caería en cierta casilla. Es que entre los años 2000 y 2008 entró una brutalidad de dinero nuevo en el casino, que apostó a todas las casillas a la vez.

La pregunta es obvia: ¿De dónde vino todo ese dinero nuevo? Porque en el sistema no estaba circulando, y nadie guarda bajo el colchón los trillones de dólares que entraron en juego. Entiendo que es dinero nuevo y, de ser así ¿quién lo creó de la nada?

La respuesta parece obvia: la gran banca, que al apalancarse (endeudarse) creó nuevo dinero.

Las consecuencias para los seres humanos de esta política monetaria son dramáticas.

12 comentarios »

  1. Las guerras eran/son una manera de control, sobre todo económico, aunque también demográfico. No se trata sólo de poder. Ha pasado con los países árabes, lo han hecho innumerablemente en sudamérica. Se les ha escapado China y ahora están acojonados. Le tienen miedo a Venezuela. Por eso los demonizan.

    Yo creo que esto que nos planteas es otra forma de lidiar la misma guerra. ¿Los bancos? pues… ¿quién está detrás de los bancos? Al final es toda una conspiración de los grandes lobbies. La dictadura del capital…

    Muaks😉

    Comentario por Nynaeve — 19 julio 2010 @ 12:40 | Responder

    • Pero Nyna, detrás de la gran banca no está el gran capital: ellos son el gran capital. Son los grandes bancos y corporaciones los que están detrás de todo lo que se mueve, aunque pongan como cortina de humo a sus marionetas. Que si Obama por aquí, que si Zapatero por allá…un teatrillo de títeres para despistar.

      La consecuencia de esta crisis es que, la gran banca, la causante de todo este meollo, es ahora mucho más poderosa. Y es lógico, es el fin del capitalismo, la concentración del capital. Y el fin último es que todo en este mundo, las personas, los animales, la tierra y el agua les pertenezca. Nosotros estaremos endeudados infinitamente (y, por lo tanto, seremos sus esclavos), y el gran capital será infinitamente rico.

      Es a donde nos conduce este camino. Las reglas del casino están para que, tras sucesivas tiradas, el casino se lo quede todo y el cliente salga desplumado. Es que las reglas están hechas para eso. Pero hay imbéciles que aún creen en la suerte por encima de las leyes inmutables de la estadística y quieren seguir jugando. Y en esas estamos!

      Un besote!

      Comentario por Mendiño — 20 julio 2010 @ 9:53 | Responder

  2. Los gráficos asustan, aunque sobre todo asusta la desfachatez, la falta de vergüenza y la nula dignidad y humanidad de quien los provoca.

    Comentario por wenmusic — 19 julio 2010 @ 13:39 | Responder

    • Yo creo que, simplemente, la economía ya ha perdido todo sentido, todo contacto con la realidad.

      Está enfebrecida, con un chute de dinero que nadie sabe dónde colocar. El problema no es que falte dinero, es que sobra dinero. Pero claro, sobra dinero en los balances de los bancos. Porque a los trabajadores no hemos visto cómo se multiplicaban nuestros salarios o el dinero de nuestra cuenta en el banco. Luego si hay más dinero en circulación, pero las personas tenemos más o menos el mismo, es que nos hemos empobrecido en la misma medida.

      Comentario por Mendiño — 20 julio 2010 @ 9:45 | Responder

  3. Por cada euro que la banca presta se generan diez euros ficticios en la economía real pero muy válidos para la economía financiera. Han sido nuestras peticiones de dinero a los bancos lo que ha generado todo ese boom inversor con pies de barro. Muchos, los más alejados de un posible acceso a la riqueza, han pagado con su vida. Otros muchos no hemos aprendido la lección, y volveremos a permitir que una situación similar se produzca en no demasiado tiempo.

    Comentario por picapiedra — 19 julio 2010 @ 20:37 | Responder

    • Tampoco creo que la mayor parte de ese dinero nuevo haya sido creado por nuestro endeudamiento (fundamentalemente, para acceder a una vivienda).

      La misma banca se endeudó consigo misma para echar más leña al fuego de esa burbuja. Seguir apostando a que todo subiría. Hasta que los maestros del juego pararon la música: ellos ya estaban sentados (habían convertido sus apuestas a corto). Entonces, dejaron a medio mundo con el culo al aire, y ya que habían ganado montañas de dinero especulando con la subida, volvieron a ganar montañas especulando con la bajada (y lo siguen haciendo, como en el caso de la deuda pública griega, portuguesa o española).

      Los ciudadanos nos endeudamos, pero las grandes compañías lo hicieron brutalmente: de ahí, creo yo, salieron todos esos billones de dólares que alimentaron la gran burbuja. Y lo más importante: nada ha cambiado, para que esa locura no se vuelva a repetir dentro de unos pocos años.

      Comentario por Mendiño — 20 julio 2010 @ 9:43 | Responder

      • Yo si que lo creo. Y creo que en buena medida el problema actual es que hemos convertido el dinero en un fin en si mismo.

        Como yo lo veo, en toda actividad económica hay dos componentes:

        Hay una componente productiva, que se basa en la fabricación de bienes (sean productos materiales o servicios), y que sigue unas reglas de “utilidad” (el precio de los bienes está directamente relacionado, según las leyes de la oferta y la demanda, con su utilidad para satisfacer necesidades).

        Y hay una componente especulativa. A diferencia de la anterior, esta no produce nada (bueno, en realidad si, produce dinero), y se basa en jugar con los precios de algún producto, apostando por un determinado comportamiento. Las leyes de oferta y demanda aquí funcionan de una forma un tanto extraña. Por ejemplo, en la economía productiva, si aumenta el precio de un determinado bien, su demanda disminuye; sin embargo, en la economía especulativa puede ser (y en muchos casos lo es) al contrario.

        En una fábrica predomina la primera componente, aunque también hay una parte de la segunda (los fabricantes juegan con las compras de materias primas, las ventas de producto y los stocks de ambos, en función de las espectativas de precios).

        En el intermedio, podemos ver las empresas logísticas que juegan a dos bandas: producen un “servicio” de almacenaje y distribución, y juegan bastante con la evolución de los precios.

        Y en extremo opuesto, están los “inversores” financieros, que no producen ningún bien, son especuladores puros.

        La lógica me dice que en una economía sana la componente productiva debería ser predominante, y la especulativa debería reducirse a lo mínimo imprescindible.

        Pero sin embargo, en los últimos tiempos, hemos visto que esta última faceta se ha vuelto mayoritaria, casi hegemónica. Hoy mandan “los mercados”, es decir, los especuladores.

        Y ese es para mi el problema😦

        Comentario por santi — 22 julio 2010 @ 13:39 | Responder

        • Pues, compañero, no se puede resumir mejor el problema en menos espacio.

          Ahora toca que la gente entienda que multiplicar el dinero no es bueno, como intuitivamente pueda parecer, sino malísimo, si no crece la riqueza de forma paralela. Porque nos empobrece a todos (los que no recibimos ese chute de dinero).

          De nuevo, un comentario muy acertado. Noraboa!

          Comentario por Mendigo — 22 julio 2010 @ 16:49 | Responder

  4. […] This post was mentioned on Twitter by Christian Oliveira, wenmusic. wenmusic said: La mirada del mendigo: The Big Bubble http://bit.ly/cHZ79R […]

    Pingback por Tweets that mention The Big Bubble « La mirada del mendigo -- Topsy.com — 19 julio 2010 @ 21:07 | Responder

  5. […] precios de recursos ya hablamos hace poco: The Big Bubble Pero ya van viente veces que recomiendo este enlace, pues es un ejemplo de libro de lo que es el […]

    Pingback por El rey petróleo « La mirada del mendigo — 1 agosto 2010 @ 10:30 | Responder

  6. La economia especulativa se alimenta de la codicia y del frenesi en el crecimiento desmesurado que a su vez realimenta nuestro propio engaño.
    El hombre siempre ha sido codicioso, pero en la actualidad, las nuevas tecnologias le han dado la herramienta para sacar provecho rápido e inmediato a sus habilidades.
    En realidad, detras de los “mercados” como el eléctrico, gas, carbon, trigo, CO2, etc; solo hay sistemas de información y personas codiciosas que manejan las herramientas como un juego especulativo donde el objetivo es sacar la máxima rentabilidad para considerarse “exitosos” ante sus jefes, un juego arriesgado donde solo arriesgas tu prestigio profesional, pero cuyas consecuencias para el resto de humanos puede ser el límite de la supervivencia cuando impacta sobredel precio de las materias primas básicas.
    Creo que hemos corrido demasiado en poco tiempo, y se quiere tener todo y lo mejor ya; habria que volver a la calma y reflexión de tiempos anteriores para pensar en lo que estamos haciendo y sus consecuencias para el hombre y el futuro de la humanidad.

    Comentario por Juan Ignacio — 11 febrero 2011 @ 11:12 | Responder

    • Buenas, Juan Ignacio. Bienvenido!

      Me gusta tu razonamiento. No somos peores, la historia lo demuestra. Pero ahora tenemos una herramientas, y se te ha olvidado decir, unas estructuras que potencian los efectos devastadores de la codicia, pasión tan humana.

      Comentario por Mendigo — 14 febrero 2011 @ 10:28 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: