La mirada del mendigo

3 diciembre 2010

SICAVs para todos

Filed under: economía — Mendigo @ 23:30

Unas noticias:
La empresa de Aznar gana un 8% más pese a la crisis

Objetivo de Hacienda: personas que facturan como sociedades

Los grandes patrimonios españoles aceleran su huida a Luxemburgo

Los que de verdad tienen pasta, mucha pasta, no se presentan ante la Agencia Tributaria como personas físicas como hacemos el común de los mortales, sino que se refugian tras diversos tipos de sociedades, algunas unipersonales (SLU), o las famosas SICAV, sociedades de inversión de capital variable.

Estas sociedades deben tener un mínimo de 100 partícipes y un capital mínimo de 2,4M€. En realidad, en múltiples ocasiones hay un único partícipe o reparte la propiedad con su familia, siendo el resto hombres de paja que poseen un infinitésimo de participación en la sociedad para cumplir de esta forma con la letra de la ley.

Vamos a explicar un poco en qué consisten sus ventajas. Primero, analicemos la tributación de las personas físicas, por el IRPF.

Hasta hace unos años, las rentas del capital se integraban en la base general con las rentas del trabajo para calcular el tipo al que el contribuyente debía contribuir (es decir, el porcentaje de sus ingresos que se quedaba el Estado). Esto es, si un obrero ganaba 12.000€ y en intereses el banco le daba 500€, sumaba todo al hacer la renta (12500€) y calculaba en qué tramo estaba (por ejemplo, en el 18%).

En cambio, un abogado forrado que declarase ganar 50.000€ (extraño, pues el fraude está a la orden del día, sería el caso de un abogado honrado) y que los dividendos de sus acciones, fondos de inversión, alquileres de pisos, etc…le reportaran otros 30.000€. En total, tenía una base imponible de 80.000€, lo cual podía suponer un 35% (por ejemplo). Además de eso, tendría que pagar el Impuesto sobre el Patrimonio, aunque ya lo habían dejado hecho un auténtico coladero y tampoco suponía gran cosa.

Y llegó el gobierno SOCIALISTA de Zapatero. ¿Qué hizo? Reducir los impuestos a los ricos, lo mismo que hicieron otros ilustres socialistas como Bush JR o Sarkozy.

Lo primero, bajó el tipo máximo dos puntos, del 43 al 41%, lo cual no tuvo gran repercusión porque al tipo máximo sólo contribuyen los ricos que son muy honrados o muy tontos. Ya veremos de qué otra forma pueden eludirlo.

Y luego, el regalo a las clases medias (porque las altas, insisto, eluden el IRPF y pagan por sociedades). El regalo consiste en que las rentas del capital no se suman a las del trabajo, sino que tributan a un tipo fijo del 18%.

La repercusión para el currante es mínima, sus 12.000€ de salario siguen siendo retenidos al 18%, y los 500€ de la cuenta del banco tributan aparte al mismo 18%.

Pero para el abogado del ejemplo suponía una diferencia jugosa. Primero, porque esos 30.000€ de rentas del capital pasaban a tributar al 18%, respecto al 35%. Y segundo, porque al no sumar ambas cantidades, las rentas del trabajo bajaban de tramo a otro inferior, pongámosle el 27%. Esto le suponía al abogado de nuestro ejemplo un ahorro de varios miles de euros (en nuestro ejemplo, 8.900€). Sin embargo, ni por esas votó al P$O€, desagradecido.

Cuando empezó la crisis, el gobierno tomó LA ÚNICA MEDIDA dirigida a reconducir la política fiscal: subió del 18% al 19% el tipo fijo para las rentas del capital, el 21% para aquellas por encima de los 6.000€.

Después de haber bajado las rentas del capital varios puntos (en nuestro caso, del 35% al 18%) esos dos puntos (hasta el 21%) no solucionaron gran cosa. Pero vamos, que la intención se agradece, porque desde entonces todo lo que ha hecho ha sido en la dirección contraria: reducir impuestos al capital (sociedades), apoyar hasta la muerte a los bancos y recortar en gastos sociales. Exactamente igual que la exitosa respuesta ante la crisis del gobierno conservador irlandés. Irlandeses y españoles, de la manita al infierno por el camino trazado por el FMI.

Y ahora, vamos con las SICAV. Las SICAV son empresas, por lo tanto no tributan por el IRPF sino por el Impuesto de Sociedades. Pero no como cualquier empresa, sino a un tipo superreducido: el 1% del beneficio obtenido.

A estas sociedades sólo compensa entrar a los que tienen mucho dinero, pues los costes de gestión ya se llevan una parte. Pero cuando hablamos de millones de euros, son realmente un chollo.

Hay que hacer una precisión, el tipo del 1% es sólo aplicable al caso que no exista un reembolso, por ejemplo, en forma de dividendos (en cuyo caso sí que tributaría por el IRPF del sujeto al 21%). Sin embargo, la clase de gente que usa estos productos financieros no son de los que necesitan sacar el dinero del banco cuando quieren comprarse algo, una casa o un coche. Ganan de sobra para comprarse lo que quieran, al momento. De esta forma, las SICAV son una forma de diferir el pago de impuestos indefinidamente, viendo como aumentan su patrimonio sin pasar por la caja recaudadora del Estado.

E incluso ni siquiera es cierto que hubiera que pasar por Hacienda a la hora de retirar dinero de una SICAV. Podían hacerlo mediante una triquiñuela legal: encubriéndolo como una reducción de capital, que sólo tributa como transmisión patrimonial al 1%. Esta vía es la que la ministra Salgado ha tratado de taponar, pero no sería raro que se buscaran cualquier otro truco para retirar el dinero sin tributar.

Las SICAV ejercen un chantaje a los gobiernos, pues gracias a la libre circulación de capitales, pueden cambiar de domicilio a aquel que ofrezca una fiscalidad más ventajosa. Por ejemplo, cuando el ejecutivo vasco elevó la fiscalidad de las SICAV al 28%, como cualquier otra empresa, prácticamente todas las SICAV dejaron Euskadi para trasladarse a otras plazas (a Madriz, a Luxemburgo, a Suiza, Liechenstein…).

Por último, y a propuesta de CiU, respaldada por todos los grupos excepto IU (por eso quieren sacarlos del parlamento con un sistema electoral podrido), las SICAV no están tuteladas por la Agencia Tributaria, sino por la CNMV. En la práctica, esto da a estas sociedades patente de corso para operar a su antojo (un ejemplo del control que la CNMV ejerce sobre las sociedades objeto de su competencia lo tenemos en Forum Filatélico y Afinsa).

En resumen, los pobres pagan lo mismo. Los ricos pagan menos y, los muy ricos, no pagan prácticamente nada. Tal es el edificio fiscal sobre el que se sustenta el Estado. Por ello, no es de extrañar que, desinflada la burbuja, nos hayamos encontrado con un enorme déficit fiscal. Y para paliar este déficit, no se recuperan los impuestos al capital (¡al menos hasta la situación que había cuando gobernaba el PP!) sino que se disminuye la inversión y el gasto social.

Realmente, la política económica del P$O€ está adelantando al PP por su derecha. Insisto, me conformaría con que la política fiscal española volviese a ser la que había durante el gobierno de José María Aznar. Económicamente hablando, el carnicerito de las Azores fue más socialdemócrata que Zapatero.

Y bien. ¿Qué podemos hacer nosotros? La respuesta es fácil: montarnos una SICAV.

Jajajaja, qué bueno. Ahí le has dao.

No, lo digo en serio. Absolutamente en serio.

La ley pone un tope mínimo de 100 personas (que como hemos visto es sistemáticamente burlado por testaferros, habiendo SICAVs familiares) pero no un tope máximo. El capital mínimo de dos millones y medio de € no lo podríamos reunir entre cien de nosotros, pero quizá sí entre mil. O diez mil, si el número no es para nosotros un problema; al contrario, nuestra fuerza reside en nuestro número.

En este foro se ha tratado varias veces de la insumisión fiscal: negarse a pagar impuestos hasta que el Estado se vuelva a someter a la soberanía popular, nos sea devuelto el gobierno a los ciudadanos.

Pero claro, casi nadie se atreve, por las consecuencias económicas que conlleva. Además, es inútil, si no se lo das la Hacienda Pública te lo acabará quitando por las malas, con recargo.

Pues bien, lo que yo propongo es dejar de pagar impuestos por el dinero que tenemos en el banco, de forma absolutamente legal. O, al menos, hacerlo a un tipo mínimo (del 19% que nos retienen, al 1% de las SICAV), tal y como hace la aristocracia económica española.

A nadie le amarga un dulce, y ese cambio podría suponer unos cientos de euros de diferencia que, la verdad, a mí me venían de perlas.

E, incluso, en nuestro empeño de imitar a las grandes fortunas, podríamos hacerlo aún mejor y coger nuestro dinero y llevárnoslo allende los Pirineos, haciendo un corte de manga al gobierno.

Sigo hablando totalmente en serio. Diez mil de nosotros podemos crear una SICAV en Luxemburgo, entre todos repartimos los gastos de gestión, y nos olvidamos de pagar impuestos por ese dinero para el resto de nuestros días. Sólo uno de nosotros no lo puede hacer, pero entre todos…es sencillo y barato.

Lo de la insumisión fiscal es la típica cosa de la que decimos “si todos hiciéramos…”, pero que nadie lleva a cabo, más que algún colgao muy convencido. Es una quimera, una idea que está bien para charlar en la barra de un bar y reírse, pero que todos saben que es inviable.

Sin embargo, si mil, diez mil ciudadanos nos vamos con nuestros ahorros a Luxemburgo, el resto no querría ser menos y se montarían agencias para expatriar el dinero de los pequeños contribuyentes agrupados, deseosos de ahorrarse unos cientos de euros al año. Porque para las pelas sí que nos ponemos de acuerdo rápido.

¿Qué ocurriría entonces? Que el gobierno tendría que moverse, e inventar algo para traer de vuelta esos capitales. Porque el gobierno puede consentir que los ricachones no paguen impuestos, pero lo que todos sabemos es que de ninguna de las maneras va a permitir que los desgraciaos como tú y como yo nos libremos de pagar a Hacienda. La tolerancia del fisco se acaba en la barrera de los 100.000€.

Nuestro movimiento sería una forma de obligar al gobierno a gravar TODAS las rentas del capital, repatriando todo el dinero que los empresarios ladrones, tan patriotas, se han llevado a paraísos fiscales.

En resumen, yo no quiero pagar menos impuestos. De hecho, creo que debiera pagar más impuestos. Es más, quiero pagar más impuestos, y que estos comporten mayores ventajas sociales (cobertura pública de guarderías, asilos, educación universitaria gratuita, vivienda pública…). Me sale más barato, mucho más barato pagar impuestos y recibir esos servicios del Estado, que pagar para que la iniciativa privada me los cubra (seguro sanitario, universidades privadas…).

Ahora bien, lo que me quema, me churrusca, me hace carbonilla los huevos es que yo pague impuestos sabiendo que los que más tienen, los que verdaderamente están forrados, están tributando al 1% o ni eso, en paraísos fiscales.

O JUGAMOS TODOS O SE ROMPE LA BARAJA

Por último. De nuevo, otra vez, se hace necesaria la existencia de una organización que coordine y promueva acciones como ésta. No un partido político convencional, que se limita a celebrar meetings y pegar carteles, sino una organización con imaginación y arrojo suficientes para enfrentar al sistema a sus propias contradicciones con campañas como la que propongo.

Como la iniciativa que propuse de servir de plataforma para lanzar un medio de comunicación de propiedad colectiva, así como hizo la izquierda abertzale con el diario Gara.

Como el intento de tumbar a los bancos sacando a la vez los depósitos que propuso Cantona, pero bien pensado, planificado, escogiendo el momento oportuno y regando el terreno con una campaña de información sobre la fragilidad del sistema financiero.

Una organización que nos coordine y defienda, que esté dispuesta a hacer la revolución, y no a hablar de ella (aunque ya, ni eso).

Evidentemente, la actual Izquierda Unida no es esa organización. Cuando acabe su refundación y decidan qué quieren ser de mayores, podremos saber si están por la labor de presentar batalla. Porque parecen el ejército español, que sólo es eficiente matando a su propia gente, sólo gana guerras contra el pueblo español. Los de IU sólo sacan los dientes para morderse entre ellos.

Al principio, lo de la refundación de IU resultaba interesante, esperanzador, parecía que algo nuevo podía surgir de todo ello.

Luego, la cantinela de la refundación sólo provocaba hartazgo. Se veía claramente que era aquello que debe cambiar para que nada cambie, como la muda de piel de una culebra. Pura campaña de publicidad, pero a lo cutre, mal llevada, pues tras la esperanza llegó la desilusión.

Y meses después de haber empezado el proceso, cuando oigo, afortunadamente cada vez menos, hablar de refundación, se me escapa una sonrisa compasiva.

IU tiene que decidir si quiere reformar el capitalismo o cambiarlo, es decir, si admiten o no la propiedad privada de los medios de producción. Lo demás son gaitas. Otros partidos lo tienen más claro, lo cual es una ventaja. Pero es la única.

Pero bueno, si hemos dado a IU un plazo de varios años para engendrar y dar a luz a sí mismos, por qué no vamos a darles manga ancha a los de IA para alcancen la pubertad y sean capaces de escribir un texto usando frases coordinadas y subordinadas, para dar lugar a una idea compleja, pese a que no quepa en una pancarta.

Incluso al PCPE le podemos dar una nueva oportunidad para lograr revivir la momia de Lenin.

Hay tiempo. Pueden tomárselo con todo el tiempo del mundo. Si total, el capitalismo si tiene que caer, caerá sin su concurso. De hecho, supongo que el estruendo les pillará desprevenidos. Ya veo yo a Botín aterrorizado, por esa nueva nueva entente izquierdosa que amenaza su imperio.

Pues eso. Risa y pena, a partes iguales, es lo que dan los partidos de izquierda.

Hay que crear algo, otra cosa, que no se limite a participar cada cuatro años en el teatrillo que ha montado la aristocracia financiera para guardar las formas y mantenernos entretenidos. Sin renunciar a usar el teatrillo para arruinarles la función, pero operando en el mundo real, con actuaciones concretas.

Se necesita inteligencia, imaginación y ganas.

Yo creo que nos sobran.

Pues falta coordinarnos para empujar todos a una.

ariete

15 comentarios »

  1. […] This post was mentioned on Twitter by Susana, ClaudiaBA.net. ClaudiaBA.net said: SICAVs para todos « La mirada del mendigo: Y ahora, vamos con las SICAV. Las SICAV son empresas, por lo tanto no… http://bit.ly/f96Fan […]

    Pingback por Tweets that mention SICAVs para todos « La mirada del mendigo -- Topsy.com — 4 diciembre 2010 @ 6:20 | Responder

  2. O yo no me entero con hacienda y las SICAVS, o lo que poner arriba no es del todo correcto o esto es como los estructurados que hay muchas opiniones pero ninguna acierta al 100%.

    – Que yo sepa la tributación del 1% anual es sobre el valor completo de la SICAV y no sobre el beneficio, incremento de valor de la misma.
    – Al liquidar la SICAV se paga el impuesto de sociedades igual que el resto de las empresas sobre el beneficio.
    – Al reducir el capital de la la SICAV se reduce en igual porcentaje el capital inicial que el beneficio obtenido teniendo que pagar el impuesto de sociedades durante sobre el beneficio (modificación sobre los prepuestos generales 2011).
    – Obligación de liquidar la SICAV antes del cambio de domicilio fiscal (presupuestos 2011)

    Antes se podía ir reduciendo el capital dejando los beneficios dentro de la SICAV generando más beneficios y retrasando el pago del impuesto de sociedades hasta el infinito. Con este método se han dado casos de personas que esquivaron hasta su muerte pagar por los beneficios y los herederos al heredar acciones no pagaban nunca el impuesto de sociedades. (no se puede cobrar impuestos sobre beneficios a un muerto y el impuesto de sucesiones oscila entre un 7% y nada según comunidad autónoma).

    De todas formas este sistema de pago de impuestos también esta en los fondos de inversión con la diferencia de que pierdes el control de tu dinero y en una SICAV con testaferros no.

    Todos los impuestos se pagan en el momento en que se hace efectivo el beneficio. Si quieres quejarte de los tipos impositivos de las rentas de trabajo 0-43% frente a capital 19-21% hay que recordar que el ejemplo de una persona que recibe rentas de acciones paga dos veces. Por un lado sus acciones si de cotizadas Españolas pagan el 30% de sociedades y el paga por el dividendo el 19%. Si son extranjeras solo paga por el dividendo. Para mi lo que es un sin sentido son el tipo marginal para quieres ganan más de 50.000€ que les valía la pena constituirse como empresa. Tributan al 30% y se pueden desgravar el IVA de muchas de sus actividades relacionadas con el trabajo.

    Llámame de la ultra derecha pero no me parece mal el sistema reformado de las SICAV, lo mejoraría haciendo que se liquidasen cada 5 años pero veo peor el sistema de Tasas y sanciones que no tienen nada que ver con la capacidad económica.

    Si me equivoco dame leña que como no hay BOE de lo del 2011 y las SICAV no tienen wiki como las tributos de acciones o rentas por trabajo voy un poco de “oídas”.

    Comentario por kike — 4 diciembre 2010 @ 13:35 | Responder

    • Kiño, me parece cojonuda tu intervención, lo has explicado muy bien, sin embargo me parece llamativo el error que cometes justo al principio.

      ¿Cómo va a ser el 1% del capital total? Las SICAV tributan por Sociedades, y la base imponible es el beneficio atribuido. Prácticamente seguro, puedes buscar un poco. Me parece curioso que tengas ese error porque el resto lo has explicado perfectamente (incluso la reciente reforma, que ya mencioné yo antes, para que no se puedan aprovechar las reducciones de capital como forma de cobrar dividendos).

      Para mí, todo sistema fiscal se debe basar en la progresividad, que pague más quien más tiene. Que sean los ciudadanos más acaudalados los que sostengan el edificio del Estado. Por lo tanto, que la Hacienda base la recaudación en el capital (no sólo en sus rentas, sino en su misma propiedad con el impuesto de Patrimonio) y no como ahora, en las rentas del trabajo.

      Pero la tónica general es la contraria. Por lo visto, es lo moderno. De esta forma, los Estados entran en déficits crónicos, las pensiones no son viables…coño, claro, porque los Estados están insuficientemente financiados. ¿Dónde vas a pescar? Donde hay peces. Pues para recaudar impuestos debes ir a los bolsillos donde hay dinero.

      Pero claro, dinero es poder.

      De todas formas, las SICAV ya están huyendo de España (para no quedarse pilladas por la reforma de Salgado) y están pasándose a Unit Link en Luxemburgo (fondos de inversión disimulados como seguros de vida, así pueden protegerse frente a bancarrotas, pues no entran en el concurso de acreedores).

      Comentario por Mendigo — 4 diciembre 2010 @ 18:47 | Responder

      • El tronco de abajo nos puso un mini-wiki. ¿Se están pasando ya a Luxemburgo? He leído por ahí que la propuesta de ley de para los presupuestos mete retroactividad para evitar que se escapasen sin pagar al menos una vez y que posiblemente veríamos SICAVS denunciando al estado por esta medida.

        Espero que con el rescate de Irlanda por fin se animen a poner unos tipos mínimos de tributación a nivel europeo y halla un poco de conciliación fiscal y también que desaparezcan las emisiones de deuda por parte de los estados y se genere un Eurobono similar al USA que baje la prima de riesgo de las emisiones de deuda.

        Por cierto faltan dos días para sacar la pasta del banco no¿?🙂

        Comentario por kike — 5 diciembre 2010 @ 10:48 | Responder

  3. Sería bueno que te informaras un poco, antes de soltar la chorrada demagógica de siempre

    “Si yo soy una persona jurídica y tributo en el impuesto de sociedades, consideraré 180 unidades de ingresos y pagaré por ellas el 30%, o el tipo impositivo que me corresponda en el impuesto de sociedades.
    Si soy una persona física, declararé la ganacia patrimonial en el IRPF y tributaré por ella al 18%.

    Si la SICAV repartira dividendos, tributaría por ellos y no podría aplicar la exención por doble imposición.

    En definitiva, he pagado un 1% del beneficio en la SICAV, y el tipo impositivo que me corresponda para poder tomar el control de mi dinero. Pago más impuestos que si hubiera realizado mi inversión yo solo.”

    http://www.elblogsalmon.com/productos-financieros/sicavs-e-impuestos-desmontando-mentiras

    Comentario por andr — 5 diciembre 2010 @ 1:48 | Responder

    • Que bueno el enlace, es un mini wiki. La fecha es del 2-09-09 y al colega se le olvidaba la reducción de capital como método de reducción de aportación para diferir en el tiempo el pago de impuestos mientras los beneficios de cada ejercicio quedan sin pagar impuestos hasta que se liquide. Arriba tienes una mini discusión.

      Comentario por kike — 5 diciembre 2010 @ 10:42 | Responder

      • Vamos a ver, señores.

        ¿A ALGUIEN LE IMPORTARÍA LEER LO QUE ESCRIBO EN VEZ DE CONTESTAR A LO QUE NO ESCRIBO?

        Las SICAV son una forma de diferir impuestos, incluso indefinidamente, pues no tributas por el IRPF hasta que no liquides esa SICAV.

        ¿CIERTO O NO? Mientras no liquides esa SICAV, sólo pagará un 1% de sus beneficios (la SICAV, no la persona), que podrá seguir engordando indefinidamente con ellos.

        Vale. Pues yo a eso le llamo no pagar impuestos. Si tienes tu propia SICAV, y no la liquidas nunca, nunca paga impuestos. ¿VERDAD?

        D’accord. Vamos progresando.

        Ahora, si la SICAV reparte dividendos, estos sí tributas por ellos en el IRPF. Como ya he dicho. Es que es cojonudo leer antes de contestar. Pero como ya he dicho, el tipo de gente que tiene una SICAV, especialmente las SICAV familiares, son de los que no necesitan cobrar esos dividendos, sino que simplemente los beneficios se integran en el capital de la empresa.

        Y, como dice Kike, había una puerta trasera para sacar dinero de la SICAV sin tributar, que al fulano del blog salmón se le ¿olvidó? comentar. Puerta que ahora intenta cerrar el gobierno, pero no se sabe si no encontrarán otra triquiñuela para seguir evitando pagar a hacienda.

        Y es por artimañas como esta, que luego se publican los resultados de la campaña de la renta, y los obreros declaran mayores rentas que los empresarios. Esto, es inadmisible, porque estamos sosteniendo el Estado sólo sobre nuestros hombros.

        Sería bueno, andr, que antes de contestar, leyeses lo que he escrito. Y como información ecuánime, me parece que “el blog salmón” no es precisamente una fuente fiable.

        Comentario por Mendigo — 5 diciembre 2010 @ 21:30 | Responder

  4. vale, vale, sí muy bien, pues quien se atreve a gestionarlo?

    por otro lugar, meter tus ahorros en una banca ética como el coop57, no és un poco lo mismo? y incluso mejor, ya que ese dinero rinde en forma de creación de coopertaivas sociales?

    Comentario por victor martinez — 5 diciembre 2010 @ 15:48 | Responder

    • Muy buenas, Víctor, y bienvenido.

      ¿Quién se atreve a gestionar una SICAV? Bueno, el año pasado había dadas de alta 3.300 SICAVs (ahora hay menos, pues muchas se han pirado al extranjero). Ahí tienes 3.300 gestores de SICAVs, alguno de ellos, como he dicho, ahora en paro. De hecho, en este blog suelo recomendar enlaces de Marc Garrigasait, que es gestor de una de ellas (la más rentable).

      Otra cosa, la banca ética. Mira, a mí es que esas cosas…el socialismo no puede ser voluntario, no puede ser una opción, la justicia no puede ser una obra de caridad. Mi modelo es que sólo exista una banca, la banca pública. El sector financiero no puede estar en mano privadas, porque es demasiado importante para el resto de las actividades productivas (como estamos viendo, que sus problemas han secado de crédito a las empresas, hundiendo la economía).

      Por supuesto que son loables los fines de bancos como el que dices, pero a costa de que el cliente renuncie a los intereses que te ofrece la banca comercial. Por ello, siempre será un tipo de banca anecdótica.

      Son caminos diferentes. Ellos pretenden moralizar el capitalismo. Yo quiero destruirlo hasta la última piedra.

      En cualquier caso, creo que no has entendido el sentido de mi propuesta. Yo lo que quiero es sacar el dinero de los trabajadores del alcance de la Agencia Tributaria, imitando los que hacen los Amancio Ortega y compañía, para forzar al Estado a ir tras nosotros y traerse todo ese capital de vuelta al redil. El nuestro, y el de los ricos.

      Si los ricos pueden evitar pagar impuestos, pues nosotros igual. Simplemente calcar su jugada, sea la que sea. De esta forma, el Estado tendrá que elegir entre pillarnos a todos juntos o derrumbarse. De una forma gráfica, es pegarnos a la espalda de los ricos. Si nos atrapan, tienen que atraparnos a todos juntos. QUE ES EXACTAMENTE LO QUE QUIERO.

      No quiero dejar de pagar impuestos. Quiero que TODOS los paguemos.

      Comentario por Mendigo — 5 diciembre 2010 @ 21:50 | Responder

  5. Bueno, acabo de pasarme por Menéame y veo que los comentarios son del mismo estilo que el de andr.

    Copio y pego el comentario, para ver si dejo claro de una PUTÍSIMA vez lo de los dividendos:

    Juder, la peña o no se entera, o no se quiere enterar.

    Seguís con que los dividendos tributan por IRPF. Sí, si los repartes. Pero mientras no reparta la SICAV dividendos puedes seguir difiriendo el pago de impuestos sine die. Simplemente dejando medrar tu patrimonio personal, pues dentro de la SICAV puedes ir cambiando las inversiones que más se ajusten a tus necesidades. La SICAV no es UNA INVERSIÓN. La SICAV es tu patrimonio familiar. Por qué habrías de liquidarla? Si no te convence una inversión te vas a otra, siempre dentro de la SICAV.

    Para qué va a repartir dividendos una SICAV unipersonal o familiar. Si eres tú mismo! Te vas a repartir dividendos a ti mismo? Es absurdo! Si ya son tuyos, ya los tienes. A no ser que precises ese dinero en metálico, para qué demonios tendrías que pagarte a ti mismo dividendos.

    En cuanto a los que han comentado sin leer el texto del enlace, en el que se deja claro que LOS DIVIDENDOS SÍ QUE TRIBUTAN, pero, como ha dicho ya n11d3a, hay SICAVs que NUNCA ha repartido dividendos. ¿Por qué iban a hacerlo? ¿Acaso las empresas familiares lo hacen?

    Gracias a los que me han insultado sin procurar leer antes lo que he escrito, y ver si se corresponde o no con la realidad.

    ++++++++++++

    A ver si, al menos, somos capaces de leer dos párrafos.

    “Hay que hacer una precisión, el tipo del 1% es sólo aplicable al caso que no exista un reembolso, por ejemplo, en forma de dividendos (en cuyo caso sí que tributaría por el IRPF del sujeto al 21%). Sin embargo, la clase de gente que usa estos productos financieros no son de los que necesitan sacar el dinero del banco cuando quieren comprarse algo, una casa o un coche. Ganan de sobra para comprarse lo que quieran, al momento. De esta forma, las SICAV son una forma de diferir el pago de impuestos indefinidamente, viendo como aumentan su patrimonio sin pasar por la caja recaudadora del Estado.

    E incluso ni siquiera es cierto que hubiera que pasar por Hacienda a la hora de retirar dinero de una SICAV. Podían hacerlo mediante una triquiñuela legal: encubriéndolo como una reducción de capital, que sólo tributa como transmisión patrimonial al 1%. Esta vía es la que la ministra Salgado ha tratado de taponar, pero no sería raro que se buscaran cualquier otro truco para retirar el dinero sin tributar.”

    ¿Y ahora? ¿Qué hay de falso en lo antedicho?

    Cómo odio la peña que contesta lo que cree que ha leído, y no lo que está escrito. Pereza intelectual…

    +++++++++++++++++++++++

    Comentario por Mendigo — 6 diciembre 2010 @ 10:34 | Responder

  6. Y ahora, lo voy a dejar más claro.

    Si un ciudadano A tiene 10.000€ en el banco, en un plazo fijo al 4%, al cabo de un año recibe 400€. De esos 400€ Hacienda se queda el 19%. Es decir, tú sólo recibes 324€, y los otros 76€ te los retiene el banco y nunca más los vuelves a ver.

    Si esa inversión hubiera sido hecha por un ciudadano B a través de una SICAV, la SICAV (una sociedad) y no él, recibiría al cabo de un año esos 400€. Íntegros. Luego tendría que tributar por Sociedades, y tendría que pagar al Estado 4€. Y no 76.

    Siguiente año. Con tu dinero en la cuenta corriente, buscas otro banco que te dé el 4%. Y metes los 10.324€

    En cambio, la SICAV, mete en el mismo banco 10.396€.

    Al cabo de veinte años, la persona física tendrá 17.753€ en el banco, y la SICAV 20.118€. ¿Y dónde está esos 2.365€ que faltan? Evidente, en impuestos, que la SICAV ha dejado de pagar al Estado (sólo paga por ese 1% de beneficios).

    Por lo tanto, mientras el sujeto no precisen de ese dinero, la SICAV sigue sin pagar impuestos, engrosando solamente su patrimonio.

    El día que el sujeto B necesite parte de ese dinero, detrae dinero de la SICAV y, entonces sí (o como hemos explicado por la reducción de capital, tampoco) paga ese 19%. Pero sólo de la cantidad que ha sacado. El resto, sigue en el SICAV sin pagar impuestos.

    En las SICAV de tipo familiar, lo normal a no ser que las cosas le vayan muy mal a la familia, el patrimonio no se toca y no hace más que crecer, pagando impuestos al 1% y no al 21% (que es lo que les corresponde a las rentas de más de 6.000€).Porque para los gastos corrientes (y para esa gente comprar un chalet es un gasto corriente) les basta con sus ingresos.

    Ya sé que es una simplificación, las SICAV no suelen invertir en productos tan sencillos como un plazo fijo sino en bonos y acciones y yo que sé qué historias. También sé que mueven mucho más de 10.000€ (el mínimo legal son 2.400.000€). Pero era para hacerlo entendible a cerebro de acólito neoliberal.

    Jafú!

    Una SICAV es un medio de aplazar, de diferir el pago de impuestos. Y cuando existe la posibilidad de diferirlos de forma perpetua, pues no hay un periodo de maduración o vencimiento, no tienes la obligación de liquidar una SICAV si no lo deseas, yo a eso le llamo una forma de EVADIR IMPUESTOS y, por lo tanto, de FRAUDE FISCAL LEGALIZADO. O dicho en prosa: de reírse de todos nosotros.

    Comentario por Mendigo — 6 diciembre 2010 @ 10:56 | Responder

  7. […] se necesita? Pues como en el caso de las SIVAC para obreros que planteé: unidad de acción. Que la izquierda social esté organizada y sea capaz de fijar unos […]

    Pingback por ¿Nos afiliamos al P$O€? « La mirada del mendigo — 7 julio 2011 @ 9:04 | Responder

  8. […] Una de las ideas que tengo por buenas es la de crear una SICAV popular: SICAVs para todos I. […]

    Pingback por SICAVs para todos II « La mirada del mendigo — 31 diciembre 2012 @ 1:22 | Responder

  9. […] que parece una idea de bombero, como mi propuesta de una SICAV para pobres, pero lo digo completamente en serio. Además, es que creo que podría […]

    Pingback por Una nueva religión: la libertad | La mirada del mendigo — 5 febrero 2016 @ 2:39 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: