La mirada del mendigo

8 diciembre 2010

Unamuno y Millán Astray

Filed under: fascismo,Historia — Mendigo @ 15:21

No puedo resistirme a copiar la versión más completa que he encontrado del famoso enfrentamiento entre Millán Astray y uno de los más grandes pensadores españoles de todos los tiempos, Miguel de Unamuno.

Los personajes:
Millán Astray

José Millán Terreros (Millán Astray). General sublevado, creador de la Legión española, cuerpo de choque que se distinguió, tanto en África como en la península, por su sanguinaria crueldad con la población civil. Millán-Astray es un monstruo, no tanto por su aspecto como por su actos. Es quizá la figura más despreciable y criminal de la primera mitad del siglo XX en España; incluso por encima del frío e indolente Franco, su compañero de armas; o del borracho de Queipo de Llano, famoso por sus alocuciones en Radio Sevilla llamando a sus tropas a violar a las mujeres republicanas, para que supieran lo que era un hombre de verdad.
+
+
+
Unamuno

Miguel de Unamuno , gran filósofo y escritor. Hombre muy de derechas y profundamente religioso. Y, sin embargo, una persona honrada e íntegra como demostró hasta sus últimos días, oponiéndose a la brutalidad que, de alguna forma, con su apoyo había ayudado a crear.

No puedo ser objetivo en la descripción de ambos personajes pues tan intensa es la repulsa que me provoca el legionario, como emocionado respeto me provoca el profesor. Es de mis escritores preferidos, por el cual siento una especial simpatía. Creo que, siendo de los escritores más famosos, no se le ha concedido la suficiente atención a su obra, muy por encima de casi todos los de su generación.

Aquel día, en el paraninfo de la Universidad de Salamanca, se reunieron en la misma sala la inteligencia más excelsa y la más criminal del momento.

Transcribo de la mítica “La Guerra Civil Española”, del historiador y célebre hispanista Hugh Thomas.
+
+
+
[…] El filófofo vasco Miguel de Unamuno, sumo sacerdote de la generación del 98, siguió un camino diferente [N.d.M: al de otros intelectuales, que apoyaron a la República y luego se exiliaron en Francia]. Como rector de la universidad de Salamanca, al empezar la Guerra Civil se había encontrado en territorio nacionalista. La República le había desilusionado, había admirado a algunos de los jóvenes falangistas, y dio dinero para el alzamiento. Todavía el 15 de Septiembre apoyaba al movimiento nacionalista. Pero el 12 de Octubre había cambiado de opinión. Estaba, como dijo más tarde, “aterrado por el cariz que estaba tomando toda aquella guerra civil, realmente horrible, debida a una enfermedad mental colectiva, a una epidemia de locura, con un sustrato patológico”. En aquella fecha, aniversario del descubrimiento de América por Colón, en que se conmemoraba la “Fiesta de la Raza”, se celebró una ceremonia en el paraninfo de la Universidad de Salamanca. Allí estaban presentes el doctor Pla y Deniel, obispo de Salamanca, y el general Millán Astray, fundador de la legión extranjera, que por entonces era un asesor importante, aunque oficioso, de Franco. Su parche negro en un ojo, su único brazo y sus dedos mutilados le convertían en el héroe del momento. Presidía el acto Unamuno, el rector de la Universidad.

La ceremonia tenía lugar a un centenar de metros del cuartel general de Franco, instalado desde hacía poco tiempo en el palacio del obispo de Salamanca, por propia invitación del prelado. Después de las formalidades iniciales, vinieron los discursos del dominico Vicente Beltrán de Heredia y del escritor monárquico José María Pemán. Ambos discursos fueron muy apasionados. También lo fue el del profesor Francisco Maldonado, que atacó violentamente al nacionalismo catalán y al vasco, describiéndolos como “cánceres en el cuerpo de la nación”. El fascismo, el “sanador” de España, sabría cómo exterminarlos, “cortando en la carne viva como un cirujano resuelto, libre de falsos sentimentalismos”. Desde el fondo de la sala alguien gritó el himno de la legión extranjera: “¡Viva la muerte!” Millán Astray dio a continuación los gritos excitadores de multitudes que ahora eran ya habituales: “¡España!”, gritó. Automáticamente, una serie de personas gritaron: “¡Una!” “¡España!”, volvió a gritar Millán Astray. “¡Grande!”, contestó el auditorio. Y al grito final de “¡España!” de Millán Astray sus seguidores respondieron: “¡Libre!”

Varios falangistas, con sus camisas azules, hicieron el saludo fascista frente a la fotografía sepia de Franco que colgaba de la pared sobre el estrado. Todos los ojos se volvieron hacia Unamuno, cuya antipatía a Millán Astray era conocida, y que, al levantarse para cerrar el acto, dijo: “Estáis esperando mis palabras. Me conocéis bien y sabéis que soy incapaz de permanecer en silencio. A veces, quedarse callado equivale a mentir. Porque el silencio puede ser interpretado como aquiescencia. Quiero hacer algunos comentarios al discurso, por llamarlo de algún modo, del profesor Maldonado. Dejaré de lado la ofensa personal que supone su repentina explosión contra los vascos y los catalanes. Yo mismo, como sabéis, nací en Bilbao. El obispo, -y aquí Unamuno señaló hacia el tembloroso prelado que estaba sentado a su lado-, lo quiera o no o quiera, es catalán, nacido en Barcelona”.

Hizo una pausa. Se produjo un silencio cargado de temores. Nunca se había pronunciado un discurso como aquél en la España nacionalista. ¿Qué diría el rector a continuación? “Pero ahora -continuó Unamuno- acabo de oír el necrófilo e insensato grito: “¡Viva la muerte!”. Y yo, que he pasado mi vida componiendo paradojas que excitaban la ira de algunos que no las comprendían, he de deciros, como experto en la materia, que esta ridícula paradoja me parece repelente.

El general Millán Astray es un inválido. No es preciso que digamos esto con un tono más bajo. Es un inválido de guerra. También lo fue Cervantes. Pero, desgraciadamente, en España hay actualmente demasiados mutilados. Y, si Dios no nos ayuda, pronto habrá muchísimos más. Me atormenta pensar que el general Millán Astray pudiera dictar las normas de la psicología de la masa. Un mutilado que carezca de la grandeza espiritual de Cervantes, es de esperar que encuentre un terrible alivio viendo cómo se multiplican los mutilados a su alrededor.”

En este momento, Millán Astray ya no pudo contenerse por más tiempo . “¡Mueran los intelectuales!” -gritó-. “¡Viva la muerte!” Este grito fue coreado por los falangistas, con quienes el militar que era Millán Astray tenía muy poco en común. “¡Abajo los falsos intelectuales! ¡Traidores!”, gritó José María Pemán, deseoso de limar las aristas del frente nacionalista. Pero Unamuno continuó: “Éste es el templo de la inteligencia. Y yo soy su sumo sacerdote. Estáis profanando su sagrado recinto. Venceréis, porque tenéis sobrada fuerza bruta. Pero no convenceréis. Para convencer hay que persuadir. Y para persuadir necesitaríais algo que os falta: razón y derecho en la lucha. Me parece inútil el pediros que penséis en España. He dicho.”

Siguió una larga pausa. Algunos de los legionarios que rodeaban a Millán Astray iniciaron un amenazador movimiento de aproximación al estrado. El guardia personal de Millán Astray apuntó a Unamuno con su ametralladora. La mujer de Franco, doña Carmen, se acercó a Unamuno y Millán Astray y pidió al rector que le diera el brazo. Él se lo dio, y los dos salieron juntos, lentamente. Pero ésta fue la última vez que Unamuno habló en público. Aquella noche, Unamuno fue al casino de Salamanca, del que era presidente. Cuando los miembros del casino, algo intimidados por estos acontecimientos, vieron la venerable figura del rector subiendo las escaleras, algunos gritaron: “¡Fuera!” ¡Es un rojo, y no un español! ¡Rojo, traidor!”. Unamuno entró y se sentó. Un tal Tomás Marcos Escribano le dijo: “No debería haber venido, don Miguel, nosotros lamentamos lo ocurrido hoy en la universidad, pero, de todos modos, no debería haber venido”.

Unamuno se marchó, acompañado de su hijo, entre gritos de “¡Traidor!” El único que salió con ellos fue un escritor de segundo orden, Mariano de Santiago. A partir de entonces, el rector ya no salió casi nunca de su casa, y la guardia armada que le acompañaba tal vez era necesaria para garantizar su seguridad. La junta de la universidad “pidió” y obtuvo su dimisión del cargo de rector. Murió con el corazón roto de pena en último día de 1936. La tragedia de sus últimos meses fue una expresión natural de la tragedia de España, donde la cultura, la elocuencia y la creatividad estaban siendo reemplazadas por el militarismo, la propaganda y la muerte. Poco después, incluso hubo un campo de concentración para prisioneros republicanos llamado “Unamuno”.

unamuno falangistas

39 comentarios »

  1. Nota: aún hoy, el general golpista sigue siendo honrado en muchas ciudades y pueblos españoles. En Madriz, Alicante, Murcia, Coruña, Ceuta, Zaragoza…hay una calle con su nombre.

    Bueno, en Coruña no era una calle sino una céntrica plaza, donde se levantaba un monumento al criminal hasta hace unos pocos meses. Y no es el único homenaje al fascismo en el callejero de la otra gran ciudad gallega.

    Comentario por Mendigo — 8 diciembre 2010 @ 15:35 | Responder

  2. Una visión de Unamuno que no deberíamos olvidar:
    http://escueladesara.com/tag/unamuno-y-el-euskera/

    Comentario por Anna — 8 diciembre 2010 @ 15:54 | Responder

    • Sí, sí, desde luego que Unamuno era un fiero españolista. Como tantísimos en su tiempo. Aún hoy, muchos siguen avergonzándose de la lengua de su tierra, especialmente aquí en Galicia, y haciendo lo posible por hablar en un mal castellano.

      Quizá por ello vale más su plante ante la barbarie fascista. Unamuno no era de derechas: era MUY de derechas, MUY católico y MUY conservador. Pero lo que no era es criminal, no quería ser cómplice del genocidio que se estaba llevando a cabo.

      Es normal que alguien de izquierdas se mostrara opuesto. Lo valioso es que lo hiciera alguien de derechas. Tan valioso que hubo pocos, muy pocos, que levantaron la voz para quejarse de tanta atrocidad cometida.

      Qué poco te prodigas últimamente, Anna!

      Abraçadas!

      Comentario por Mendigo — 8 diciembre 2010 @ 16:23 | Responder

  3. Y ahora notamos claramente que España venga del miedo, el militarismo, la barbarie, el fanatismo religioso y la incultura; en vez de provenir de la cultura, la solidaridad, la educación, el respeto y el laicismo.

    Uno recoge lo que siembra.

    Comentario por wenmusic — 8 diciembre 2010 @ 17:27 | Responder

    • A mí esta anécdota me resulta muy significativa. Cómo se cerró una etapa convulsa de la historia de España, pero tremendamente fértil, de antagonismos ideológicos que dieron una riqueza creativa incomparable. Esa España que empieza a nacer, a quitarse la losa de la religión y el absolutismo, es apastada por la bota de los militares y los falangistas. Otros 40 años más de represión.

      Me da mucha pena, este pasaje de la historia. El triunfo de la brutalidad sobre la inteligencia.

      Comentario por Mendigo — 8 diciembre 2010 @ 22:25 | Responder

  4. Conocía la anécdota, pero no en detalle como la has puesto aquí.
    Según iba leyendo ya me iba preguntando cómo es que salió vivo del trance. Al final está la clave; “la collares” le salvó la vida.

    Otra anécdota que revela la catadura de estos personajes que impusieron su voluntad a sangre y fuego a todo un país, tuvo lugar durante uno de los primeros consejos de ministros del primer gobierno franquista de Burgos, en 1938. Según cuenta el cuñadísimo Serrano Súñer en unas memorias, propuso que regresaran del exilio algunos intelectuales como Azorín, Gregorio Marañon….y al oír este nombre, el general Varela, que era ministro del ejército, dijo ¡¡A ESE, SI ENTRA, LO MATO YO!!

    Comentario por manolox — 8 diciembre 2010 @ 23:04 | Responder

    • No me sabía yo esa anécdota. Jejeje. Pues es curioso, porque Varela era de los generales menos…digamos…exaltados. Militar de carrera, estaba más a favor de los monárquicos que de los falangistas. Un criminal de guerra, sin duda (participó en la limpieza étnica de Andalucía y Extremadura) pero no era tan bocazas como Queipo o el propio Millán Astray.

      De todas formas, no creo que lo hubieran matado. Hubiera sido de una torpeza gigantesca, si llegan a ametrallarlo en mitad del estrado. Se salvó de acabar sus días en la cárcel, eso sí (que para un anciano de 72 años, supone prácticamente una condena a muerte).

      Comentario por Mendigo — 9 diciembre 2010 @ 1:57 | Responder

  5. El fascismo puede atraer en ciertos momentos históricos incluso a la mente más intelectual y cultivada. Ahora puede parecernos totalmente negativo (siempre es fácil ver las cosas a posteriori). Pero en un país desestabilizado y en la ruina, donde quieren mandar todos y nadie e impera la ley del más pillo, que te presenten un futuro donde una cabeza fuerte (los dirigentes) conduce a todo el país como una unidad debe resultar muy alentadora.

    Al fin y al cabo las ideologías con gran número de seguidores, siempre tienen un base inicial por la que convence a la gente… y en muchas ocasiones también a los palurdos de turno que agradecen tanto sentirse importantes dentro de esa ideología que matarían a cualquiera que la contradiga.

    Tal vez si Unamuno hubiera nacido en otra época también habría tenido ideas de ultraderecha. Pero prefiero inclinarme a pensar que estaba en el sitio equivocado y rodeado de la gente equivocada, y que se dio cuenta de ello cuando ya era tarde.

    Lo dicho, el fascismo puede atraer hasta que ves lo que significa realmente el fascismo.

    Comentario por marcostonhin — 10 diciembre 2010 @ 0:13 | Responder

    • Pues ahora que dices, ahora fascismo o fascista se usa como un insulto. Sin embargo, en los años 30, era un elogio para mucha gente. Y lo más de lo más era nazi. Alemania estaba teniendo un resurgir que nadie esperaba, bajo la dirección de Hitler. La alemania nazi era el modelo a seguir, la prima donna del momento entre las naciones.

      Claro que, ahora, no interesa mucho rescatar todos los artículos y columnas de los periódicos deshaciéndose en halagos a Hitler y su régimen.

      Comentario por Mendigo — 10 diciembre 2010 @ 11:49 | Responder

      • Pues ahora, pues ahora… que hablas de lo molongo que era ser nazi o fascista, tengo por aquí 10 o 15 periódicos de los años 40 (son réplicas) que nunca me ha dado por mirar más que la portada.
        Voy a echar un ojo y si encuentro alguna perla, (que seguro hay bastantes), le hechos fotos y os lo paso.
        A ver que sacamos.

        Comentario por manolox — 10 diciembre 2010 @ 20:48 | Responder

        • El franquismo estuvo dividido entre los germanófilos (como el cuñadísimo y buena parte de la Falange) y los anglófilos (Jordana, Beigbeder…). Hasta que las cosas se pusieron feas para Alemania en la guerra, momento en el cual pasaron de la no beligerancia a la neutralidad, comiéndole bien la polla a Churchill para salvar su Santa Cruzada de acabar como las otras potencias fascistas.

          Pues ya me dirás de esos periódicos, qué encuentras. ¿Cuáles son, por cierto? Desde el 37 todos los periódicos se encontraban regulados por el gobierno de Burgos, todos eran órganos de propaganda.

          Comentario por Mendigo — 10 diciembre 2010 @ 22:59 | Responder

  6. Mira ya tengo algunas: http://wp.me/pS4bH-1V

    Mi estilo como fotógrafo ya advierto que es desenfadado. Es decir, chapucero.
    La primera está en el tamaño que da la cámara, las otras las he redimensionado.
    Fijaté por ejemplo la tercera. Según los libros de Historia fueron los nazis quienes comenzaron la guerra, pero consultando la hemeroteca vemos que no, que fueron los polacos. Esa es una exclusiva del copón.
    Pero ahora que he mirado no son diarios, son solo algunas portadas y páginas sueltas de “arriba”, “Le figaró”,”las provincias”, “la nacion” y unos cuantos más…casi todas son de la guerra mundial de diarios de España, Francia, Italia, Alemania…Cuando hize el comentario anterior no había mirado todavía y tenía memoria de que eran todo españoles. La mayoría sí que lo son de todas formas.

    Ostia, y hay uno que se llama “Euzkadi roja” y entre las dos palabras tiene un símbolo con una hoz y un martillo. Me da que este no es fascista. No pone fecha, pero por unas necrológicas veo que es de abril y mayo del 1937. Según dice falleció el señor Félix de Urquijo Y Cámara, (consejero-empleado del Banco Urquijo Vascongado), su esposa doña Engracia Crespo e Insausti, hijo Manuel Urquijo y Crespo, y madre Dº Concha Cámara y Sanz, que fallecieron en Bilbao el 18 de abril de 1937 a los 33,31,2 y 75 años de edad respectivamente. Sus compañeros….dios eterno…y por las noticias de al lado que pone “son tan horrendos los atentados fascistas de Guernica y Durango, que sus autores no se atreven a afrontar la responsabilidad de los mismos ante el mundo civilizado…” deduzco que de eso murieron todos.
    Y otro que se llama “la razón” , y “la vanguardia”, y el “heraldo de Madrid”, y “pueblo” ….hay un montón.
    Ya miraré con más calma, pero por lo visto son portadas y eventos destacados de aquellos años en diferentes diarios. Ya te dije que no son originales, sino réplicas, pero sí verdaderos.
    Los tengo desde hace una pila de años y nunca se me había ocurido ni mirarlos.

    Anda mira y una noticia en que el señor Himmler, de visita en Madrid, ha donado 20.000 pesetas para los damnificados por las inudaciones. Las entregó antes de partir hacia Berlín. (24 de octubre de 1940)
    Vaya rollo que me estoy cascando, pero sigo.

    El “Noticiero Universal”, DIARIO DE LA NOCHE – dice que ” Los alemanes han rebasado Brujas y han ocupado Ostende, Lila y Armentiéres. Dunkerque está bajo su fuego y la frontera franco-belga ha sido alcanzada al este de Cassel” en Barcelona el 29 de mayo de 1940
    En el diario “España”, por 25 pesetas el 26 de octubre de 1942. DIVISION AZUL RECHAZA NUEVOS ATAQUES SOVIETICOS. 18 españoles arrojan de las trincheras a 200 bolcheviques, persiguen a los fugitivos y los rematan en un fortín.
    Otra de Guernica en el diario de Burgos: OPERACIONES DE LIMPIEZA . Vergara 3 (once y media noche). La barbarie roja no tiene límites, no solo en los marxistas, sino incluso en sus aliados, los separatistas vascos, dotados de otra educación y otra moral. Pero por lo visto la barbarie es sumamente contagiosa para todos los elementos dispares que en la anti-España se han englobado. Lograron los rojos separatistas lo que se proponían, convertir a Guernica en un montón de escombros calcinados, pero en realidad queda allí en pie junto con tres o cuatro docenas de edificios, la Casa de juntas con el archivo histórico de Vizcaya y el famoso roble de los fueros y la iglesa parroquial.

    Esta si la pilla el Pascual Serrano de la época la mete en sus perlas informativas: en el diario “ARRIBA”. Titular: HA SIDO ENCONTRADA EN AFRICA UNA ORDEN INGLESA CON INSTRUCCIONES INHUMANAS SOBRE EL TRATO A LOS PRISIONEROS. Subtitular: Los altos mandos alemán e italiano disponen la adopción de idénticas medidas para con los prisioneros británicos.

    ALERTA (sin fecha) teléfonos 21-10, 34-34, 35-71 y 32-33 – CAUDILLO Y PUEBLO….Disciplina y fervor falangista; estudio y deporte. Gibraltar preparada para cualquier eventualidad que venga por tierra.

    Un telegrama de papa al Consejo Avemariano (rajoy)
    GRANADA – El Congreso Nacional Avemariano ha recibido un telegrama de Su Santidad el Papa dirigido al arzobispo de Granada, doctor Parrado, en el que el Pontífice pide al Señor gracias para que los trabajos del Congreso produzcan frutos en la enseñanza nacional, inspirada en la enseñanza pontificia y tradiciones católicas españolas, y otorga a los ministros representados en el Congreso y a los mismos congresistas una especial bendición apostólica. Hoy continuaron las tareas con misa de comunión general ante el sepulcro de D Andrés Manjón y se dieron lecciones prácticas…..Vaya planazo.

    Si eso otro día sigo con la crónica.

    Comentario por manolox — 11 diciembre 2010 @ 2:57 | Responder

    • Polonia tiene intención de atacar…brutal comportamiento de los polacos contra los alemanes…

      Qué hijos de puta. Hace falta ser miserable. El trabajo de periodista es el más abyecto, incluso por encima del de verdugo. Uno mata personas, el otro a la verdad, preparando el camino para la guerra y el genocidio.

      Habría que ver a los actuales periodistas, si se decretase una ley de prensa como la que regía en aquellos tiempos, cómo se sometían al dictado del ejército y prestaban su pluma al fascismo.

      La noticia más divertida es la del “División Azul”. Yo me estaba acordando de los chistes de Chuck Norris, leyendo ese panfleto. Un grupo de Chuck Norris españoles ha matado ha 100000000 bolcheviques y conquistado toda Rusia en dos horas. Pensaban seguir reconquistando el continente americano, pero lo dejaron para la tarde.

      Por cierto, en Le Figaro, si te fijas, hay un titular que reza “Las reacciones de los mercados financieros” [al pacto Pacto Ribbentrop-Mólotov]. Tampoco hemos descubierto nada, en estos días…

      Muchas gracias por esas fotos, tronk. Me encantan estas cosas, es como bucear al pasado. Es fantástico.

      Comentario por Mendigo — 12 diciembre 2010 @ 11:47 | Responder

  7. Unamuno sentía un horror insuperable a la nada después de la muerte. A primeras este acto de rebelarse al final puede parecer la valerosa superación de ese miedo, pero si se profundiza se ve claramente que es todo lo contrario. Lo que el quería, creo yo, es quedar limpio de conciencia y sin culpa para cuando apareciera ante Dios. Y no faltaba mucho; ya era viejo. Arriesgarse a que te maten cuando ya se ha vivido todo tampoco es un ejemplo de supremo valor (lo que sí que lo es sin duda el hacerse matar de tantísimos militantes del Frente Popular en cualquier partido.)

    Comentario por Militante16722 — 11 mayo 2011 @ 6:17 | Responder

    • Muy buena reflexión, Militante.

      De todas formas, no podemos saber qué estaba en el ánimo del rector cuando se enfrentó a los fascistas. En mi opinión, pero es sólo una conjetura, quería descargarse del peso moral de haber contribuido (incluso con fondos, además de mostrar su apoyo personal) al levantamiento del monstruo fascista.

      Siendo una enorme simpatía por Unamuno, un gran pensador, aunque es evidente que del mundo cotidiano no sabía nada, y se comportó como un idiota. Creía que España se reducía a los pasillos de la Universidad de Salamanca, que eran discusiones teóricas entre profesores, y Unamuno teorizaba sin tener en cuenta la realidad de la sociedad española y las consecuencias que podía traer. Cuando se dio cuenta de lo estúpido que había sido, que las cosas no eran como él quería que fueran (una victoria de la razón, del orden, de las costumbres y el ser español, de la autoridad que da la inteligencia), sintió una enorme desazón (que llevaba meses consumiéndole) y quiso marcar distancias con esa España horrenda, aliviar la culpa que le atormentaba.

      ¿Valiente? Quizá no demasiado, pero no hay viejo que no quiera seguir viviendo un día más.

      Pero lo interesante del caso creo que no es el ejemplo de valor (que hubo muchos, y en los dos bandos) sino lo que tiene que decir un intelectual, Unamuno, y la respuesta de un indigente mental como Millán Astray, una mala bestia que cifra todo su valía en su fiereza animal.

      Comentario por Mendigo — 30 mayo 2011 @ 8:58 | Responder

  8. Que digáis lo que quieráis los nuevos y los viejos rojos y los “falsos intelectuales”,pero Don José Millán-Astray y Terreros es un EJEMPLO DE VIRTUD MARCIAL Y AMOR A LA PATRIA.

    Reconozco que los sublevados han tomado un camino, en mi opinión personal, equivocado. Pero a los que culpáis Millán-Astray por su apoyo a Franco, os pido que echéis una mirada a su situción durante la República: el “por llamarlo de alguna manera” gobierno republicano revisó casi todos los ascensos militares por méritos en combates en África. Los militares que no tuvieron sus rangos disminuidos los tuvieron “congelados”, es decir no pudieron ascender sin antes tener “la antigüedad” necesaria; entre otros errores más o menos graves que cometió la república.

    Por terminar, quiero deciros que me sentiría honrado en ser mitad de lo que fue Astray y que, para mantener la verosimilitud, sólo aceptaré que lo critiquéis los que hayáis dado, por lo menos, un ojo, un brazo y la mayor parte de los músculos del rostro por España.

    ¡Honor y Gloria a la Legión!

    P.S.: Perdonad eventuales errores ortográficos, llevo años viviendo en Brasil y, a pesar de que leo dos veces lo que escribo, siempre se me escapa alguna expresión o palabra semejante al portugués…

    Comentario por Rafael — 11 mayo 2011 @ 14:46 | Responder

    • Buenas, Rafael.

      No te preocupes por la ortografía, de hecho, has escrito mejor que muchos que han vivido aquí toda la vida. Deberías preocuparte más por el contenido, porque has soltado una perorata cargada de palabras hueras, de conceptos vacíos con los cuales conformar un discurso que se adapta a tu ideología, pero no a la realidad.

      Me explico:
      Sobre los rojos, tanto viejos como nuevos, nosotros somos ciudadanos. En los años 30 los sublevados llamaban “rojo” a cualquier ciudadano que no comulgara con el fascismo, por lo que eran rojos no sólo socialistas, comunistas o anarquistas, sino liberales, nacionalistas de otra nación que no fuera España o simples demócratas. Un cura que protegiese a su gente y no colaborase en la delación, era considerado como un cura rojo y corría serio peligro de acabar fusilado (curiosamente, sobre los sacerdotes asesinados por el fascismo, el Vaticano nunca se ha pronunciado y no se espera su canonización). Así que, lo primero: yo, que sí que soy rojo, pago unos impuestos y elijo a mis representantes, y mi opinión es tan válida como la de cualquiera, si no más por haber estudiado más que la mayoría. Los “rojos” somos parte de la sociedad española, como del resto de sociedades, y no admitimos ser considerados como ciudadanos de segunda por no compartir los valores de la España eterna, criminal y zote.

      Una cosa, sobre el nombre del gusano. Si su padre era José Millán Astray y su madre Pilar Terreros Segade…¿por qué no le llamamos por su nombre? José Millán Terreros. ¡Qué manía tan ridícula la de los apellidos compuestos, simulando pertenecer a una nobleza! Eso ya delata la mentalidad acomplejada, de advenedizo, que intentó suplir convirtiéndose en un criminal de guerra.

      Sobre las virtudes marciales, no digo nada. Si el objeto de la milicia es matar personas, me figuro que un virtuoso es aquel que es más efectivo en este cometido. Las bombas nucleares son la sublimación de estas virtudes castrenses, por lo tanto. Lamento que se use el término “virtud” para hablar de la animalidad generalizada que supone una guerra, pero el lenguaje todo lo soporta.

      El amor a la patria, habría que definir primero patria. La patria no existe, es una construcción de nuestro cerebro. Lo que es evidente es que existen personas, seres humanos, que son realidades necesarias, y no contingentes (como la patria, los dioses o los unicornios, que dejan de existir cuando dejan de ser pensados). Por lo tanto, las personas están en un plano de realidad superior (tienen existencia real) a las patrias, dioses y unicornios (que sólo existen en el mundo de las ideas). Es evidente que este bastardo en cuestión asesinó, ordenó el exterminio de miles de personas (mayoritariamente de nacionalidad española). En el ranking de criminales del s.XX se sitúa en puestos destacados.

      Por lo tanto, mató seres reales para defender algo que sólo estaba en el terreno de las ideas. Una barbaridad. Pero ¿realmente amaba a la patria española? Veamos: en esos primeros años del siglo España estaba saliendo del rincón de la historia a la que la dinastía borbónica la había relegado, España era un hervidero de ideas, de artistas, y en los años 30 éramos ya la punta de lanza de la intelectualidad mundial. En el terreno científico, enormemente retrasados por el control de la enseñanza ejercido por la Iglesia Católica, empezábamos a avanzar y en el terreno económico cada año nos acercábamos más al resto de Europa.

      Pero llegó el levantamiento militar, y luego la dictadura. El golpe de Estado sumió a España en una tormenta de sangre, dudo que eso pueda llamársele “amor a la patria”. Cientos de miles de muertos, por ambos lados. Si la derecha quería el poder, no tenía más que esperar a las siguientes elecciones e intentar convencer a los españoles. La derecha democrática, porque el fascismo no era querido por nadie, sus resultados no pasaron nunca en unas elecciones del 2% y jamás José Antonio logró los votos suficientes para entrar con Falange en el Congreso.

      Después de la guerra, la dictadura condenó a España a 40 años de involución, hasta la Edad Media en lo intelectual. La economía autárquica de la dictadura, donde la corrupción era la norma en forma de privilegios de los amigos del régimen, llevó a España a niveles de país africano, en unos años en que Europa se desarrollaba. Puedes ver la evolución del PIB español, para entender lo que supuso la llegada de los “patriotas” para el desarrollo económico español.

      Por lo tanto, ¿amor a la patria, matando a su gente y arruinando el país? No, realmente no ama a su madre quien la viola y asesina a sus hijos. Semejante monstruo moral amaba la barbarie, el imperio de la fuerza. Impuso al resto de los españoles su estrecha visión del mundo, y lo impuso con las armas que estos le habían confiado para que los defendiera de una amenaza exterior. El ejército español se convirtió en esa amenaza, forzando la voluntad del pueblo español expresada en las urnas. El ejército español hizo lo único que sabe hacer: matar civiles. Lleva siglos perdiendo sistemáticamente todas las guerras con las que se ha enfrentado con otro contingente armado. Eso sí, violando mujeres, fusilando civiles es de una eficacia apabullante. Como la Historia nos muestra: las únicas guerras que ha ganado en los últimos 450 años el ejército español es contra su propio pueblo, es un instrumento de opresión. En esa represión del pueblo español, la legión se distinguió por su bestialidad. Violaciones, torturas, mutilaciones…las mujeres y hombres españoles, especialmente en los primeros momentos de la guerra, en los campos andaluces y extremeños, tuvieron que sufrir la “valentía” de los legionarios, ensañándose con el débil, con el inerme. Muy honorable.

      Segundo argumento: la justificación del golpe de Estado. Había que dar un golpe de Estado porque no estaban de acuerdo con la política de ascensos del gobierno republicano ¿tampoco con el del intervalo consevador, de la CEDA? ¿El ascenso de un puñado de militares justifica llevar a España al holocausto, a la destrucción? Aquí no acepto apologías del crimen. Ni tolero a un etarra justificando sus asesinatos, mucho menos a un fascista justificando el genocidio de un pueblo. Y la palabra genocidio no está sacada de contexto, pues la campaña de exterminio llevada a cabo por los ejércitos de Franco fue sistemática y orquestada desde la cúpula militar (y bendecida por la Iglesia Católica), no fueron acciones de elementos incontrolados.

      La Legión española ha matado a más españoles, en proporción cien a uno, que la banda terrorista ETA. Por lo tanto, es cien veces más criminal.

      Siguiendo. José Millán Terreros (porque Millán Astray era su padre, abogado) no dio nada de lo que España pudiera aprovecharse. Sus mutilaciones datan de la campaña colonial que la élite española quiso dar en Marruecos para mantener las aspiraciones imperiales de un país que había dejado hacía siglos de ser una potencia (desde que la monarquía francesa nos impuso su dinastía y nos situó en su órbita). Esa locura colonial, el exterminio de ciudadanos marroquíes, eran una herida abierta por la que manaba la vida de los españoles pobres que eran obligados a ir al frente, contra una población que luchaba su expulsarnos de su tierra. Pero también era una forma de dilapidar esfuerzos y capital, que no sobraban, en ese sucedáneo de aventura imperial.

      Por lo demás, hubo cientos de miles de españoles que dieron su vida por amor a su país. Para que una banda de militares desleales no impusieran a la sociedad española otro rumbo que el que habían decidido darse en las urnas. Hubo sobradas muestras de españoles que realmente dieron mucho más que un ojo o un brazo en una campaña de invasión, sino que dieron SU VIDA defendiendo la Democracia, la legalidad, la libertad recién saboreada después de siglos de opresión.

      La República supuso el triunfo de la gente corriente respecto de las jerarquías, de los grandes terratenientes, de la nobleza y los industriales. Los poderosos no podían consentir perder el poder que durante siglos habían detentado, y usaron al Ejército y la Iglesia como instrumentos para mantener, durante cuarenta años más, sus privilegios.

      Y en esas estamos, intentando el pueblo llano recuperar la Democracia, la soberanía del pueblo, de las garras de la banca mundial.

      Las frases como “¡Honor y Gloria a la Legión!” no dicen nada. No hay honor en matar, mutilar, violar mujeres. Eso es animalidad, salvajismo, retroceso a las cavernas. La glorificación del crimen, del imperio de la fuerza, que supuso en Europa el fascismo. No hay ninguna gloria en imponer por la violencia tu concepción del mundo, si en razonar y tratar de convencer por medio de la palabra, como hizo un Unamuno. Una persona de derechas, muy conservadora, pero por encima de todo una persona honrada, recta, con integridad moral. Culta e inteligente. Todo lo que no es ese esperpento de la historia reciente de España, que es José Millán Terreros.

      Comentario por Mendigo — 30 mayo 2011 @ 10:07 | Responder

  9. VEJO QUE O NUMERO DE TRAIDORES NÃO DIMINUIU EM ESPANHA, PELO CONTRÁRIO.
    O FACTO DE SERV DEN UM LADOMOU DEN OUTRO, “ROJO” OUN “bLANCO” NÃO INTERFERE COM OS DEVERES PARA COM A TERRA ONDE SE NASCEU.
    NÃO QUERO TOMARM PARTE NO DIFEENDO, HOJE PERTENCENTE À HISTÓRIA, ENTRE O GENERAL MILLÁN-ASTRAY E D. MIGUEL DE UNAMUNO, POIS SÃO DUAS FIGURASVQUE SEMPRE VENEREI, A TÍTULOS DIFERENTES, EVIDENTEMENTE. UNAMUNON ERA UM GRANDE PENSADOR, MAS UM HOMEM FORA DAS REALIDADES; MILLÁN-ASTRAY ERA UM HOMEM CORAJOSO E UM GRANDE CHEFE DE GUERRA. OS DOIS SÓ TINHAM UMA COISA EM COMUM, CADA UM À SUA MANEIRA: UM AMOR PROFUNDO PELO PAÍS EM QUE TINHAM NASCIDO.

    Comentario por RUY MENDES-FRANCO — 7 junio 2011 @ 16:31 | Responder

    • Meu deus!!! Eu acho que você no e brasilero . . . seguramente você é portugués . . . mais, contudo, ta certo que você é un FACISTA DE MIERDA!!!

      Comentario por Yeomen — 10 abril 2012 @ 2:33 | Responder

  10. El Millan era un personajazo complejo hasta más no poder, casi de opereta, que se come a Gobbels o Himmler con papas. Esta anécdota está mal contada, ya que solo aparece la versión de los de Unamuno. Los de Millán dan mucho matices sobre lo que se dijo allí. Millán Astray creo un ideario militar salvaje, ecleptico e histrionico, que incluía sus lecturas del Bushido japones. Lo de “¡Viva la Muerte!” era y es un grito recurrente que inculcó a la Legión, al estilo de los antiguos samuráis y otros antiguos ejércitos, donde morir en combate era el mayor honor. Esto cuadraba mucho con su carácter temperamental, emocional y temerario, que le dejo manco y tuerto por heridas de guerra.Tiene anécdotas para llenar una librería como todo pirado muy inteligente.

    Creo “La Legión”, (que era como le gustaba llamarla porque lo de “tercios” no le molaba, aunque al alto mando le gustaba más por las connotaciones del Siglo de Oro) que en aquellas fechas era tan sanguinaria y efectiva como la Legion Extrangera francesa (a la que copiaba). El histrionismo en la simbología de “La Legion”, enmascaró y lo sigue haciendo, la creación de un cuerpo de élite fanático que no dejaba nada a sus paso, de gente muy ruda (había asesinos y todo tipo de criminales, además de aventureros y gente que salía de auténticos infiernos) que nada tiene que envidiar a otros muchos que parecen por ahí más glamurosos y míticos con traje de Hugo Boss. De echo, a día de hoy, es junto con Regulares, los cuerpos que se envían a misiones más complicadas. Es tan de élite en su creación, que se le otorgó un escudo que con las tres armas utilizadas por los tercios de flándes, lo que sería un honor para cualquier otro cuerpo del ejercito español.

    El primer día que la legión entro en fuego se tubo que llamar la atención a los legionarios que, de contentos de que iban a morir tras el lavado de cerebro ideado por Millán Astray y Franco, tiraban los gorros al aire gritando lo de “¡Viva la muerte!”.

    Otra cosa muy interesante de Millan Astray es que es el creador de todo el Ideario e imaginario franquista durante la guerra, y a la larga muy efectivo para Franco(fue comandante a las ordenes de Astray, que se lo llevó a la legión cuando lo conoció): Astray ocupaba un cargo similar al de Goebbels. La imágen de Astray, sin un brazo, con un parche en el ojo negro al estilo pirata y la cara demacrada, montando con una sola mano en su caballo, debía de ser algo realmente impactante.

    O sea, que cuidado con el personajazo español, que puede llegarse a comer a conervador y recto Unamuno del folclore que lleva encima. Detrás de la cabra hay mucha marcialidad, aparato propagandístico y mala hostia.

    Comentario por López — 4 octubre 2012 @ 9:37 | Responder

    • ¡Interesante comentario! (menos mal, ya estaba uno cansado de blancos y negros).

      Pero discrepo un tanto con el perfil de ideólogo con que lo pinta. Desde luego, lo fue de la legión, pero que yo sepa o haya leído, sus chifladuras belicistas no salieron del ejército. Si yo tuviera que escoger un sosias a Göbbles, supongo que sería Serrano Súñer (más intelectual e inteligente que el malencarado militar).

      Por cierto, una anécdota que me hacía gracia es que, aunque luego pasó Astray a estar a las órdenes de Franco, siempre le trató como un subordinado, o más bien como tratas a un sobrino tuyo que ha prosperado. Con condescendencia. De hecho, se refería a él como “Paca la culona”, cosa que muy pocas personas se hubieran atrevido en aquellos años.

      Un saludo!

      Comentario por Mendigo — 4 octubre 2012 @ 15:06 | Responder

  11. Ni mucho menos. Millan Astray paso de la amistad a un trato casi son servilismo a Franco según subía. Lo trato como su más estelar creación (Franco fue comandante en la legión del Teniente Coronel Millán). En medio de la Guerra el imaginario franquista era creado a pico y pala, y discursos, por la mente de Millan Astray que parecía casi su lacayo en ocasiones.

    Lo de ‘Paca la Culona’ provenía de otro ala de generales sublevados, que en la reunión de Salamanca dieron el visto bueno ha hacer a Franco Jefe de Estado pero no acababan de creerse el cuento, con el disgusto del General Cabanellas (este le había tenido como subordinado). Se le atribuye a Queipo de Llano, mayor que Franco y ex jefe del colega, que acabo en el ostracismo por disidencias con el tinglado de Franco: Queipo topo precisamente con Serrano Suñer.

    Cuando Serrano Suñer engancha al cuñado, ya hacía mucho que Millán Astray iba con la alfombra roja delante de Franco. Posteriormente, en la vejez (muy mala que tuvo), en más de una salida de banco de las suyas se preocupaba mucho de lo que dijera el nuevo Jefe.

    Ninguno de estos fue un bendito, de todas formas. Toda esta la panda de generales belicosos con tendencia al golpismo, que tenían las espadas y las estrellas a base de acciones militares y de políticos radicales, de un lado y de otro de la época, acabaron jodiendo España (independientemente del régimen), con poco margen a las ideas constructivas. Los intelectuales como Unamuno, podríamos decir que ni pinchaban ni cortaban. “Cuando las espadas hablan, las plumas callan” o algo así era el dicho. Dicen que Yagüe justificaba la matanza de Badajoz porque tenía prisa por avanzar y no podía dejar 5.000 enemigos a sus espaldas sin pacificar. Así que solución samurai: fusilarlos a todos. Los generales son gente inteligente y muchos de ellos cultivados, pero la guerra es la peor basura de este mundo y las conclusiones lógicas para ganar al enemigo son independientes en ella de la vida humana y de la ética.

    En contra de lo que se piensa, si se aprendiera estrategia e historia militar en el colegio, seríamos mucho más pacíficos y pacifistas. Muchas veces los tan admirados intelectuales o escritores geniales son los apologetas de las guerras y los movimientos militares. Hay que tener en cuenta que Unamuno y la generación del 98 fueron precisamente grandes instigadores de una forma u otra, de la subida al poder de mucha de esta gente. Lord Byron, Yukio Mishima son dos ejemplos de escritores reconocidos por todo Dios, que creían en soluciones belicosas, por no hablar de grandes científicos como Von Neumann, tela este. También los instigadores intelectuales de revoluciones, que no son más que guerras del pueblo llano contra la clase en el poder.

    El incidente de Salamanca fue simplemente un reflejo de la miserable condición humana. Unamuno se topó con sus propios fantasmas.

    Comentario por López — 4 octubre 2012 @ 17:51 | Responder

  12. […] este exabrupto coránico? La mejor traducción al español de Allah akbar es el conocido eructo del despojo humano con fajín: ¡Viva la muerte! ¡Muera la […]

    Pingback por Opium | La mirada del mendigo — 14 septiembre 2014 @ 16:34 | Responder

  13. He encontrado esto de rebote y salvo dos o tres comentarios hechos por personas con dos dedos de frente, cuanta incultura y exaltación. “limpieza etnica de Andalucia”, me he quedado de piedra. Limpieza etnica fue la de 6000 religiosos en los primeros meses de…LA SEGUNDA REPUBLICA, bajo el auspicio del gobierno de la misma (os dejo que miréis que partido gobernaba) Limpieza étnica fue el exterminio del POUM partido comunista, por parte del PCE, sin que nadie hiciera nada.
    Y esto es peor porque pasó durante un época de paz y teórica democracia.
    Lo demás, tanto lo de un bando como el del otro (que también tiene lo suyo, leed un poco) son daños colaterales de la guerra. Tremendos y terribles sí, pero en ninguna guerra (ni siquiera las mundiales) se ha agasajado con flores al vencido, ni con chocolatinas a los partidarios del otro bando. Así que dejaros de juzgar acciones desde la distancia y meteros en el contesto, que mucho gallito veo yo aquí, que si llega a estar allí grita traidor como el que más.
    Os recomiendo que leáis el libro “la batalla del ebro” , para que veáis de que eran capaces unos y otros. Porque para lo bueno y malo los españoles somos así. Yo después de leerlo, pensé que no sé si hubiera sido mejor que hubieran vencido los republicanos.

    Comentario por nomelocremix — 17 febrero 2015 @ 15:41 | Responder

    • De lo mucho que has leído da cuenta la cantidad de errores ortográficos que acumula tu mensaje.

      El uso del argumentum ad hominem también es señal evidente de tu nivel intelectual.

      “Limpieza etnica fue la de 6000 religiosos en los primeros meses de…LA SEGUNDA REPUBLICA, bajo el auspicio del gobierno de la misma” –> Esta frase delata tu catadura moral. La mentira convierte al hombre en algo menos que bestia. ¿6.000 religiosos muertos en 1.931? Esto es simple y llanamente falso (además de absurdo y ridículo para cualquiera que conozca la historia de España). Además, creo que sé de dónde viene: esa cifra de los 6.000 religiosos viene de una carta de los obispos para recabar apoyos entre los países católicos a la “cruzada” fascista. Esa carta esta fechada el 1 de Julio de 1937. ¡1937, pedazo de acémila!

      Esa mentira de que se masacraba a los curas y monjas en la República fue muy extendida durante el régimen fascista para justificar su golpe de Estado, y es la fuente de la cual bebes. He investigado el asunto, y sólo he encontrado un asesinato, de un sacerdote, en 1934. Si conoces algún caso más, te sugiero que vuelvas y lo cuentes, con nombre, apellidos y circunstancias, a ver si poco a poco vamos llegando hasta los 6.000. No ya en el 31, sino en toda la IIR hasta el golpe de Estado fascista.

      Mientras tanto, que sepas que te considero un subhumano. Quien miente, quien difama, quien tergiversa es un sujeto sin honor, a la altura moral de los perros. El fascismo es la descomposición integral de la moral, y bien se ve que tan mal maestro ha sido tu tutor y guía.

      Comentario por Mendigo — 17 febrero 2015 @ 21:36 | Responder

  14. Buenos días, por lo que leo algunos decís que Unamuno era de extrema derecha, desde luego no tenéis ni puñetera idea de lo que habláis. De joven, fue socialista, era muy religioso y eso hacía que no pudiera estar totalmente de acuerdo con la República cuando se volvió comunista y empezó a hacer barbaridades. Recordad que los jesuitas nacieron en el país vasco.Ignacio de Loyola… Horrorizado por todo lo acaecido, penso que los rebeldes nacionalistas serían la salvación para corregir tanta atrocidad, pero su ingenuidad le impidió ver la verdad hasta que ya iba a empezar la guerra. Se arrepintió, lógicamente de haber apoyoado a la falange, hecho que hizo que no recibiera el premio Nobel de literatura.

    Comentario por Pablo — 22 febrero 2015 @ 14:43 | Responder

  15. viva millan astray! viva la muerte!

    Comentario por jorge — 4 abril 2015 @ 22:40 | Responder

    • Pues es sencillo, tontolhaba. Muérete y deja de jodernos a los demás, como hizo el gusano salvapatrias.

      Comentario por Mendigo — 4 abril 2015 @ 23:32 | Responder

  16. […] casi en clave autobiográfica los sucesos de la Tercera Guerra Carlista (1872-1876). Recordemos que Unamuno era bilbotarra, y vivió el sitio de Bilbao con 9 años, así que es una narración de primera mano […]

    Pingback por Paz en la guerra | La mirada del mendigo — 22 agosto 2015 @ 15:51 | Responder

  17. […] casi en clave autobiográfica los sucesos de la Tercera Guerra Carlista (1872-1876). Recordemos que Unamuno era bilbotarra, y vivió el sitio de Bilbao con 9 años, así que es una narración de primera mano […]

    Pingback por LA MIRADA DEL MENDIGO | Mesa de Análisis y desarrollo — 25 agosto 2015 @ 2:40 | Responder

  18. […] (una entrada que escribí a vuelapluma, llena de exabruptos, alguien la subió a Rebelión…) Unamuno y Millán Astray: 7.830 (una de las antiguas, le tengo cariño a esta entrada) […]

    Pingback por Metabloguerismo | La mirada del mendigo — 16 septiembre 2015 @ 14:32 | Responder

  19. Resulta facilísimo escupir exabruptos una vez muerta la mula. Ante un SEÑOR como ese no habría cjones para opinar como hacéis ahora. Existirían muchos piquitos callados. Y yo creo que loque os jde es que aún no asimilastéis que habéis perdido la guerra y que vuestro “bienamado” Caudillo murió en la cama. ¡¡¡¡ Olvidad ya, leches, que hace OCHENTA años que terminó la guerra !!!

    Comentario por Legionario — 17 septiembre 2015 @ 18:29 | Responder

    • Ay señor, señor. Desde luego lo que hay que leer. Muchacho tu mote y tu actitud de chulo perdonavidas ( “Ante un SEÑOR como ese no habría cjones…) y tus razones testiculares de aroma inconfundiblemente fascistoide y gangsteril ( “Existirían muchos piquitos callados”) te delatan irremediablemente. Millán Astray no dejo de ser un cobarde golpista de los que son muy valientes con pistola al cinto pero cuyo fondo -como muchos de sus camaradas- era el de una víbora traidora dispuesta a morder la mano que le daba de comer ( ese pueblo que pagaba su sueldo y al que, supuestamente, tenia que defender). Anda chavalote dejad de follaros la cabra y no fuméis tanto kifi que al final se os embota la única neurona que tenéis en activo y comenzáis a poneros rojos para acabar soltando baba por la boca y, créeme. las lipotimias no son nada agradable. La próxima deja hablar a los mayores en paz y métete en algo más a la altura de tus capacidades cognitivas……..¿has probado en forocoches?.

      Sin comentarios

      Comentario por fouche — 17 septiembre 2015 @ 23:26 | Responder

      • Fíjate en el nivel moral de esta escoria humana. ¿A que no te atreves a decir tal? Aquí no entra en cuestión que tal sea verdad o no, o que el sujeto tenga la convicción de que lo es. No, lo que importa es atemorizar para que nadie pueda decirlo (como si el hecho de no ser verbalizado afectara a la esencia de las cosas).

        Unamuno concitaba respeto, tenía la auctoritas de toda la comunidad universitaria y de la España civilizada en general. Los únicos ante los que no servía esa auctoritas era, evidentemente, ante los iletrados, analfabetos y disminuídos mentales: un perro no es capaz de distinguir grados en la inteligencia humana. Esos subhumanos no reconocían la superioridad de Unamuno (o Lorca, o Machado, o Miguel Hernández) porque ésta no residía en la fuerza de los músculos sino en la de la inteligencia, la sensibilidad, la imaginación creativa, el dominio de la palabra.

        Que por cierto, ni siquiera en la de los músculos, porque por no ser, ni siquiera estaban bien formados físicamente. Aún antes de sufrir sus mutilaciones, Millán Astray no dejaba de ser un tirillas mediahostia, por no hablar del canijo afeminado de Franco. Ese tipo de gentuza, para decir lo de que ¿a que no te atreves a decírmelo? tenían que sacar la pistola del cinto, rodearse de cretinos que les defendiesen. Por ellos mismos, en su lamentable humanidad, una inteligencia roma en un cuerpo miserable, no eran nada. La única forma que tenían de gobernar, ya que su pobre condición intelectual y moral les impedía gozar de auctoritas entre su pueblo; ya que tampoco tenían potestas por ser ilegítimo su acceso al poder por la razón de las armas (en el caso de Franco, de carambola, tras subirse el último al barco), era por el miedo. Simplemente, fueron capaces de desarrollar más violencia, y mantener bajo su bota a la población española hasta su muerte. Lo que la basura moral de antes celebra con la expresión “piquitos callados”, él también glorificando el poder de la violencia, la coacción de las armas frente a la razón. ¿Qué diferencia hay entre esta chusma cuartelera y los matones de una banda mafiosa? Ninguna! Salen del mismo sustrato social, los inadaptados, los resentidos con el mundo porque no lograban entender a la profesora de mates en el cole, los que repetían y se quedaban acobardados frente a la hoja de examen. Esos subhumanos son los que luego nutren las filas de los pistoleros, unos a sueldo de los Estados, otros de familias mafiosas que los usan como lo que son: montones de carne sin cerebro ni moralidad, para matar a otros animales como ellos. Ese “a que no hay cojones de decirlo” podría haber sido dicho por cualquier secuaz de Calabria pistola en ristre, mafiosos unos y otros que parasitan la sociedad a la que amenazan con su violencia, incapaces de producir riqueza.

        Lo curioso es que, de seguir las ideas eugenéticas y supremacistas de sus ídolos fascistas (de Himmler a Vallejo Nájera), la sociedad habría que exterminarlos o, al menos, esterilizarlos para que no siguieran procreando. ¿Te imaginas? Tomarle la palabra al cretino de la foto y decirle ¿de verdad te mola el nazismo? Pues bien, como disminuido mental, como hez de la sociedad, tú, al programa de esterilización. Para que no puedas seguir propagando tu deficiente carga genética.

        Comentario por Mendigo — 18 septiembre 2015 @ 8:30 | Responder

        • Totalmente de acuerdo compi. La clase media -pequeña y mediana burguesía- formaba la base social sobre la que se asentaba el fascismo pero mucha de su fuerza de choque básica -los que hacían el trabajo sucio- era compuesta por esta clase de desecho inútil y resentido que era reclutado entre lo peor de los más infectos tugurios que imaginarse cabe. Este lumpen ( como el espécimen que ha venido aquí a soltar su eructo maloliente) no dejan de ser aquel subproducto que a lo largo de la historia -de las cruzadas a Bosnia- y bajo la coartada de las grandes palabras y las banderitas se dedican a saquear, violar, torturar y matar a placer. El paralelismo con la mafia es más que pertinente pues su comportamiento -y la extracción de sus miembros- es análogo hasta tal punto que no es extraño que, llegada la paz, muchas de estas milicias se reciclan a actividades delictivas como el contrabando de armas, drogas o seres humanos de una manera perfectamente coherente con su comportamiento en guerra. Lo que nuestro mononeuronal “legionario” desconoce es que incluso en la maldad hay clases y para llegar a ser un, por ejemplo, Reinhard Heydrich o un Toto Riina hay que ser retorcidamente astuto y me temo que nuestro mononeuronal “legionario” es incapaz de servir de algo más que de carne de cañón.

          Termino compañero diciéndote que no me meto en estas cosas principalmente porque veo que te defiendes muy bien solito ( elegantemente por cierto) pero es que el tonillo de extorsión y velada amenaza me sublevaba y pensé que bien se merecía un “zas” en toda la boca. Mal haríamos en cometer el error de dejar incubar otra vez el huevo de la serpiente y con más razón entre aquellos que tienen la llave de la armería. Nuremberg marco el camino a seguir con respecto a estos elementos a los que, como medida preventiva, pondría bien lejos (Ceuta y Melilla están demasiado cerca). Que se yo quizás a Oriente Medio a batirse con el ISIS -otros cafres a la altura ética y estética de los susodichos- a la manera de lo que hicieron los Reyes Católicos mandando el excedente militar de la Reconquista al Nuevo Mundo por aquello de ahorrarse disgustos.

          Para terminar y quitarme el mal sabor de boca dejo aquí un clásico de los 90. Joaquín el Necio otro enano resentido tan estúpido que era incapaz de entender porque su mujer lo engañaba…

          Apertas

          Comentario por fouche — 18 septiembre 2015 @ 17:48 | Responder

          • El nivel moral de esta basura fascista es el mismo que los putos yihadistas. Los piquitos callados, ni una ofensa al piojoso profeta y su religión de mierda. Bocas cerradas en el modelo de sociedad que imponen con su bestialidad, el silencio de los cementerios, en el que pensar es delito. El mismo nivel moral que el matón mafioso que está orgulloso del miedo que la sociedad le profesa, confundiéndolo con respeto. A esta clase de escoria, que aplaude y celebra el coaccionar la libertad de expresión con las armas, toda esta bazofia fascista-yihadista-mafiosa, su lugar es la cárcel. La sociedad debe protegerse del matonismo de estos haraganes improductivos que, además de no aportar nada a la sociedad, pretenden imponerle sus normas de disminuido mental.

            Comentario por Mendigo — 19 septiembre 2015 @ 22:08 | Responder

  20. Unamuno murió en arresto domiciliario, Lorca fusilado, Machado en un campo de refugiados y Miguel Hernández en la cárcel. Desde luego es como para estar orgulloso.

    Comentario por Arnotegi — 18 septiembre 2015 @ 10:06 | Responder

    • Bien dicho amigo. Por cierto bien traído -y gracioso- lo de las abominables abdominales.

      Laster arte!

      Comentario por fouche — 18 septiembre 2015 @ 17:54 | Responder

  21. […] acusó a los signatarios de esa carta de “falsos intelectuales” (curiosamente, lo mismo que le escupió el fascista, misógino y asesino de Jose María Pemán a Miguel de Unamuno) y de “vivir en […]

    Pingback por No seremos parte de este crimen | La mirada del mendigo — 15 enero 2016 @ 21:09 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: