La mirada del mendigo

18 febrero 2011

Inflación, salarios y desempleo

Filed under: economía — Mendigo @ 13:04

Subo el comentario que hice en el GurusBlog de la entrada homónima. Recomiendo dirigirse allí para leer el artículo original al cual quise contestar, así como las diferentes opiniones, algunas bastante interesantes.

Pero bueno, al menos, por si a alguien le pudiera interesar mi opinión (cosa que aún, sinceramente, me sorprende)
+++++++++++++++++++++++++++++++++++++

Lo que pide frau Merkel no es nada nuevo, la banca y la CEOE llevan pidiendo desconectar los salarios de la inflación desde hace años, sea directamente, sea a través de su departamento de comunicación, también llamada Banco de España. Merkel, como representante del empresariado alemán, defiende lo mismo que defendería cualquier empresario: rebaja salarial. Porque fuera de eufemismos, de eso se trata la propuesta, de bajar los costes salariales para obtener más beneficios. Estupendo para el empresario y terrible para el asalariado. Como bajar los salarios suena mal, se disfraza con un poco de estadística y legalismos, y como la población es ignorante y está embrutecida por los medios, le escuece menos. Es lo mismo que llamar reforma laboral al abaratamiento del despido, o reforma de las pensiones a la bajada en su cuantía. La madre del que se le ocurrieron todos esos eufemismos era una mujer de vida licenciosa.😛

– Entiendo que hay que romper por algún lado la espiral inflacionista: precios –> salarios –> costes de producción –> precios. Pero ¿por qué romperla por el lado del trabajador? ¿por qué no romper dicha espiral por el lado del capital? Es decir, que sea el empresario el que asuma la subida de los costes de producción sin poder aplicarla a los precios. De esta forma, las empresas españolas también ganarían en competitividad. A costa, claro, de la rentabilidad del capital. ¿No? ¿Y por qué se le va a pedir un esfuerzo al trabajador, que no se le pide al empresario? A fin de cuentas, de lo que se trata es pedir a los trabajadores que actúen de dique contra la inflación, empobreciéndose (ven subir el precio de los productos, pero no pueden trasladarlo al precio de su mercancía, el trabajo). ¿No sería más justo pedir que esa función la realizaran los que más tienen, y no siempre los mismos?

– Los salarios son sólo parte de los costes de producción, con lo cual la medida tendría unos efectos limitados si de contener la inflación se trata. Si por el contrario, lo que se quiere es abaratar los costes salariales, es una medida estupenda, especialmente en un escenario de hiperinflación (que muchos “expertos” pronostican, otros auguran deflación, y unos pocos son más sabios, o más honestos, y se callan). Claro que no se puede tensar mucho la cuerda, pues con la inflación descontrolada (nada extraño, pues el papel moneda cada vez es más abundante permaneciendo la riqueza sensiblemente constante) en unos años puede que el salario de un mileurista no llegue ni para comer. En ese momento, puede que el trabajador español se de cuenta que se están riendo de él, y a lo mejor se enfada un poquito. O no, quien sabe, a lo mejor le gusta.

– La inflación es un fenómeno global. Que suba el barril de crudo no tiene mucho que ver con que un currito de Villaverde gane más o menos. El precio de los cereales, la guerra de divisas, la ocupación del transporte marítimo…nada de esto tiene que ver con el salario del trabajador español. Si de aquí a unos días los mercados de futuros deciden que hemos llegado al peak oil, tenemos el barril por encima de $200, trasladando la carestía a todos los productos. Independientemente de nuestros sueldos. Las sequías en Rusia afectan al precio del trigo. Los salarios españoles no. Si la economía europea se detiene con tanta austeridad, y se hunde el euro, no serán el alto salario del currito español el responsable. Por lo tanto, es evidente: en el precio de los productos que consumimos cada vez importa menos el componente de la mano de obra local. La inflación no se controla, pues, por la vía de los salarios.

– Entiendo que la hiperinflación es un problema real. Especialmente para los bancos, y es por ello que el BCE se encarga de mantenerla controlada a toda costa. Y no es sólo una expresión al uso, quiere mantenerla a cualquier precio, el precio lo pagamos nosotros. Sin embargo, una sana inflacioncita del, pongamos, 5% vendría de perlas a los ahogados españolitos, hipotecados hasta las cejas (si vieran crecer sus salarios en proporción, evidentemente). También al gobierno para ir digiriendo, por ejemplo, la imbecilidad de comprometerse a pagar las primas de fotovoltaica a 10 veces el precio del pool. Pero está visto que en esta Europa del capital, los ciudadanos votamos y los poderosos gobiernan. No tan diferente al esperpento electoral del Irak de Sadam o de…el Egipto de Mubarak.

– MAFO pide moderación salarial. Moderación salarial pero ¿los salarios de quién hay que moderar? ¿Del mileurista (o menos) que lleva ganando lo mismo desde hace años mientras ve cómo los precios suben a su alrededor, especialmente la vivienda (que no entra en el cómputo del IPC)? En el lustro pasado, el poder adquisitivo de los trabajadores se redujo un 4%. Es decir, son un 4% más pobres.

Un dato: los directivos del sector financiero español se embolsaron un 53% más en 2008, en medio de una crisis que no sólo no supieron prever, sino que con su estupidez ayudaron a potenciar (insuflando más dinero y más dinero en la burbuja del barro cocido). De media, 5,5 millones de ouros por cabeza pensante.
Es el problema del que sólo conoce la media como medida estadística: que dos personas coman un pollo, no quiere decir que cada una comiera medio pollo. Luego vienen los de FEDEA y dicen que los salarios han aumentado. ¿En qué cohortes de población? A tanto no llegan.

– Como han comentado otros: no tengo ni puñetera idea de cómo medir la productividad de un trabajador (si alguien los sabe, que lo explique). Y mucho menos, suponer que ese valor que obtengamos, sea achacable a su mejor o peor desempeño. Por ejemplo, si el flujo de trabajo en una empresa es malo, ese trabajador será menos productivo. O si no dispone de las herramientas adecuadas. Sin embargo, esa pérdida de productividad, que frau Kartofel quiere echar en cara al trabajador de línea, es causada por negligencia de la dirección técnica o de la gerencia.

– Es difícil medir la productividad por trabajador, pero muy sencillo medir los beneficios empresariales. Bien, liguemos los salarios a estos. ¿Parece justo, verdad? Según datos de la OCDE, en el periodo 1999-2005 los costes salariales aumentaron un 3,7%. En el mismo periodo, los beneficios empresariales lo hicieron un 73%. Vaya, ya no parece tan buena idea. Y al final, de eso se trata. De reducir la parte del pastel de la riqueza nacional que corresponde a los que arriendan su trabajo, en beneficio de las rentas del capital. El trabajo cada vez vale menos, y el capital exige ser cada vez mejor retribuido, hasta convertirse en el factor de producción hegemónico, estando trabajo y recursos naturales a su disposición.

Nadie se debería asombrar:a tal sistema le conocemos por capitalismo.

20 comentarios »

  1. Efectivamente Mendigo tienes parte de razón. la productividad no es fácil de medir, ni de imputar a un trabajador concreto. pero no has de negar que vinculr los salarios al IPC del año anterior, tampoco tiene nada que ver con el trabajador, que año tras año se encuentra con un aumento de sueldo caído del cielo…por hacer exactamente lo mismo que el año anterior. Encareciendo los costes laborales y por ende haciendo subir los precios de nuevo en una espiral ascendente sin fin.

    Pedirle al capital que reduzca sus beneficios en favor del trabajador…viene siendo imposible. ya sabes que el trabajo, la riqueza, los servicios..existen gracias a emprendedores que arriesgan su dinero (y el que les presta el banco) para ganar dinero, no para alimentar a las familias de sus empleados. y el trabajador de este país siempre ha visto al empresario como aquél gordo déspota fumando un puro en un Mercedes. No tendré que recordarte que el 85% de las empresas de este país están formadas por pequeños autónomos, que no son más que trabajadores con ganas de mejora personal que emprenden y se arriesgan para ofrecer productos y servicios en su comunidad, dando trabajo con ello a x número de personas.

    Entonces vamos a dejarnos de buenos y malos, y vamos a poner soluciones sobre la mesa.
    tal vez ese rol de empresario-trabajador debería pasar a la historia y convertirnos todos en autónomos. Donde cada uno debe buscarse la vida como sabe, ofreciendo sus servicios, su sabiduría,su saber hacer, su experiencia… y no esperar que todo nos lo den hecho, que Papá Estado responda siempre de todo y echar balones fuera cuando toca hablar de responsabilidades personales o colectivas.

    No hay negocio sin trabajador…pero tampoco hay trabajo sin autónomos ni empresarios. Así que como ambos somos necesarios, deberíamos aunar fuerzas para salir de esta. y ya te digo que culpando los unos a los otros ni de coña salimos.

    un abrazo

    Comentario por Rojo de Diseño — 18 febrero 2011 @ 15:53 | Responder

    • “para ganar dinero, no para alimentar a las familias de sus empleados”

      Cuando uno contrata un trabajador no contrata mano de obra, contrata a una persona, y esta tiene que comer. Contrata una responsabilidad, que le va a ayudar a obtener beneficios.

      Y perdona, pero el trabajador no se encuentra todos los años con una subida de sueldo caída del cielo, ya que suben los precios de TODO, y la subida de sueldo no cubre esos gastos. Y como se señala en el post, la subida de los sueldos NO ES LA CULPABLE de la subida de los precios. Ni de broma.

      ¿Que no hay buenos y malos? Hombre según se mire. Muchos autónomos claro que son currantes. Pero por encima de buenos y malos sí hay favorecidos por el sistema, y perjudicados, y el trabajador últimamente es el perjudicado SIEMPRE.

      ¿Echar balones fuera? ¿Que papá estado nos lo dé hecho? Lo siento, pero estoy harto de currar como un cerdo, y que año tras año mi capacidad adquisitiva mengüe, mientras la de mis jefes apenas se resiente. Y de cada vez tener más experiencia y formación, y sin embargo seguir cobrando lo mismo un año tras otro. Y ten ojo de que lo MISMO significa MENOS, pues los precios suben, mi salario no, por tanto me empobrezco. Y el estado no me da NADA, sin embargo legisla para que el empresario pueda pagarme menos y despedirme más barato.

      ¿Qué responsabilidad debo asumir yo que curré en la época de bonanza como ahora, con el mismo esfuerzo nunca reconocido? En la época de bonanza los beneficios fueron en general en aumento, mientras mi sueldo se quedaba estancado. Y ahora que pintan bastos, bajan los sueldos, no hay trabajo y bajan las pensiones. Y yo (como tantos otros) en la calle.

      Lo siento pero el “arrimamos todos el hombro” no me consuela. Yo ya hago todo lo que puedo por salir del pozo, como lo he hecho siempre, y siento que con medidas y propuestas como estas se están riendo de mí. Y encima que me digan que asuma mi responsabilidad.

      Las mismas falacias de siempre, los mismos beneficiados de siempre, los mismos perjudicados de siempre. Y luego no hay buenos ni malos.

      Un saludo.

      Comentario por wenmusic — 18 febrero 2011 @ 19:09 | Responder

    • Mira, en una cosa si estoy de acuerdo:”cada uno debe buscarse la vida como sabe”

      Eso es lo que tenemos, o al menos lo que queremos: los trabajadores nos buscamos la vida como mejor podemos. ¿Y como es eso? pues juntándonos, montando sindicatos y negociando convenios colectivos, que es la mejor manera que sabemos de defender nuestros derechos, o nuestras aspiraciones, de forma eficaz.

      En cambio, si tu abogas por “buscarse la vida” de forma individual, ahí ya no estoy de acuerdo: es mucha la desproporción entre patronos y asalariados como para que eso nos lleve a buen puerto (a los trabajadores, digo, porque a los patronos, en cambio, si les parece muy buena idea).

      Comentario por santi — 25 febrero 2011 @ 23:26 | Responder

  2. Como siempre, descargando todo del asalariado (lo de separar “trabajador” y empresarios me sigue pareciendo algo insultante), y cargándoselo todo al empresario. A lo mejor la solución es más fácil: que todos los españoles se hagan empresarios, así seremos todos ricos.

    Yo te comento cual es la situación de nuestra empresa, similar por lo que veo todos los días a la de otras empresas. Siempre hablando de pequeña y mediana empresa, claro:

    – La empresa está al límite. Nosotros vamos aguantando, pero muchos ya han cerrado o están a punto de cerrar por una situación insostenible.
    – En nuestro caso, los dueños somos los que menos cobramos de la empresa, a pesar de que somos los que hacemos más horas. ¿mala gestión? no, simplemente la cosa está fatal, y los primeros en cobrar son los asalariados, ya que éstos no entienden de crisis, ni de plazos, ni de nada. Si no cobran a fin de mes hay malas caras y poco trabajo.
    – Tenemos ahora mismo el enorme problema de que las importaciones nos están comiendo el mercado. En mi caso son principalmente los portugueses, con los que nos es totalmente imposible competir en precios debido, precisamente, a que a ellos la mano de obra les sale mucho más barata.

    Sigo pensando que esa mentalidad de culpar de todo a los empresarios (debe ser por nuestra manía de crear puestos de trabajo).

    El problema no son los empresarios ni los asalariados. El problema son los hijos de mala madre que tienen al país (y al mundo) cogido por los webOS, chupando del bote lo máximo que pueden dejando siempre un pelín para que las empresas y las personas puedan subsistir y seguir manteniéndolos. Todo lo demás, incluyendo la “lucha” entre patronal y asalariados, son solo cortinas de humo.

    Comentario por marcostonhin — 18 febrero 2011 @ 16:01 | Responder

    • P.D.: si seguimos manteniendo la empresa no es porque seamos una organización caritativa ni una ONG, sino porque nosotros mismos vivimos de lo que ganamos en la empresa, o qué te crees. Nuestras casas en Marbella, la limousina, y los yates son muy caros de mantener😛

      Comentario por marcostonhin — 18 febrero 2011 @ 16:03 | Responder

    • No trabajaras en el sector de la construcción y más concretamente piedra ¿?

      Por poner un ejemplo, en algo que por experiencia algo aun se, baldosa de granito de 20*202.5cm lisa. En realidad no hay casi empleados, una máquina “alemana” escupe de esas baldosas y las empaqueta en palets. El granito sale de una cantera a 800m de la fábrica y el gasto más grande es la inversión en maquinaria (todo es automático una vez cargadas las máquinas) y la energía eléctrica.

      Pues desde China llega al puerto de Vigo (o cualquiera) este material a 11-13€/m2 y el coste para los de Porriño es de 14-17€/m2. Como es posible que esta mercancía totalmente mecaniza que la mano de obra no es ni un 10% del valor del producto no pueda competir con mercancía China.

      Algo falla. La maquinaria tiene precio internacional igual que el precio del granito. Lo único que cambia es el precio de la energía. No se como esta el kwh en China, eso o hacen trampas ayudando a sus empresas exportadoras como nosotros con nuestros agricultores.

      Comentario por kike — 18 febrero 2011 @ 17:28 | Responder

      • Nops: fabricamos maquinaria, principalmente para el sector forestal

        Comentario por marcostonhin — 18 febrero 2011 @ 18:09 | Responder

    • Pero es que estáis comentando como si se atacara al pequeño y mediano empresario personalmente. Simplemente se señala que las medidas que se están aprobando y pidiendo aún más no benefician en ningún caso al asalariado y sí al empresario.

      ¿Que los trabajadores ponen mala cara si no se les paga? Hombre, es que trabajar gratis como que no. La típica promesa de ya te pagaré ya ha hecho mucho daño.

      ¿Vuestra manía de crear puestos de trabajo? O nuestra manía de trabajar, de comer marrones por la empresa sin sacar ningún beneficio, de chupar horas sin cobrarlas, de tener el sueldo estancado año tras año aún cuando las cosas iban bien, de no recibir ningún tipo de formación para sacar las cosas adelante, de cubrir una sola persona VARIOS puestos de trabajo… Y no es una excepción, es algo que he visto más de una vez, y como norma general.

      En tu caso particular podéis ser muy buena gente, y ser los que menos cobráis, pero no es lo más general. Muchas muchas veces no se paga a la gente, esperado tiempo mejores. Y se piden más horas de trabajo sin pagar ni un duro por ellas (y no solo ahora, sino en la época de bonanza también), y mil historias más.

      Mi deseo claro que sería que no fuésemos en direcciones opuestas empresarios y trabajadores. Sin embargo la realidad siempre nos sitúa de esa manera.

      Comentario por wenmusic — 18 febrero 2011 @ 19:24 | Responder

      • – Los puestos de trabajo no los crea el empresario los crea la demanda. A mayor demanda de un determinado producto con respecto a una mano de obra necesaria en su elaboración crea puestos de trabajo. El empresario tiene los empleados necesarios, él que diga lo contrario esta un poco equivocado. La perdida de empleo se debe a que la demanda baja.

        – Muchos empresarios no computan en sus sueldos el beneficio contable de la empresa. En el beneficio contable se computa la amortización de los vienes adquiridos por la empresa, dará positivo aunque el flujo en caja no lo sea. Normalmente las personas para ver nuestras ganancias miramos el flujo de caja pero se nos olvida que estamos pagando bienes de un dinero que no teníamos y que ahora son nuestras y no del banco. Pasa lo mismo con los trabajadores, un trabajador de 1200€ netos no sabe que acumula 432€ de seguridad social (mínimo) que son 210€ de prestación por desempleo, 66.67€ de indemnización por despido (procedente) y un 0.23% de su pensión de jubilación, además de de pagar su seguro sanitario; bueno y el 30 días acumula 1/11 de vacaciones (2.72 días)

        Comentario por kike — 19 febrero 2011 @ 14:56 | Responder

    • Marcostonhin, me pareces un buen tipo, así que me duele que sigas usando el argumento falaz de “el empresario crea puestos de trabajo”, que lástima.

      El empresario contrata trabajadores para ganar dinero, no por un afan altruista.

      Supongamos que tu fabricas tractores; ¿que tal se te da la soldadura? ¿y el torno? ¿cuántos tractores crees que podrías hacer cada año TU SOLO, sin ningún empleado? ¿Cuanto ganarías al año en esas condiciones? ¿más o menos que ahora?

      De todas formas, no creo que el pequeño empresario, en los sectores productivos, sea el problema (ojo, también hay pequeños empresarios en sectores improductivos, parásitos) así que en eso te doy la razón.

      Comentario por santi — 22 febrero 2011 @ 15:00 | Responder

      • Exactamente de la misma forma que los empresarios no son tipos altruistas, los asalariados tampoco son unos pobres explotados. No trabajan por nada, sino por el dinero que se les paga a fin de mes.

        Lo que digo es que no me parece justo que siempre se culpe de todo al empresario, y se pretenda descargar sobre él toda la responsabilidad de solucionar la situación.

        Comentario por marcostonhin — 22 febrero 2011 @ 21:24 | Responder

        • Ni de coña se culpa siempre al empresario. Normalmente si tienes un jefe con el que se pueden tener 4 palabras con educación y respeto, te paga según el convenio, te deja las vacaciones en dos quincenas o mes entero con el preaviso de 3 meses, no te obliga a hacer horas extra remuneradas (o no que ya tiene tela) y cuando entra en perdidas no ataca a sus empleados diciendo que “él lo hace todo y que todos sus empleados son unos inútiles” ese jefe es un dios.

          Comentario por kike — 23 febrero 2011 @ 9:16 | Responder

          • Sí, y cuando tienes un empleado que trabaja REALMENTE todas las horas que le estás pagando (sin pausas para charlar por el medio), se concentra en su trabajo para realizarlo bien y eficazmente, los clientes están satisfechos con él, no se pilla bajas “falsas” de su amiguete el médico del pueblo (ya tuvimos más de un caso), toma siempre las medidas de seguridad que se le exigen sin poner mala cara (ya dije más de una vez lo que hay que pelear con la gente para que se pongan el casco y los arneses cuando deben), no se para más de media hora para tomar un café cuando van a un mantenimiento ahí al lado, etc. etc. etc. entonces normalmente el empresario no tiene ningún problema para pagarles a fin de mes.

            Tenemos gente así, que trabaja muy bien y encima son los primeros en llamarnos a nosotros la atención cuando ve que algo está retrasando el trabajo (al fin y al cabo TODOS estamos cobrando de lo que gana la empresa, no solo los empresarios), por lo que intentamos cuando se puede tener algún detalle. Y también tenemos inútiles que nos da hasta miedo mandar a ningún sitio por no quedar mal, a los que tenemos que mantener porque están fijos (antes de estar fijos trabajaban bastante mejor), y no podemos mandarlos a la calle porque tal como está la ley no nos podemos permitir pagarles la indemnización. Por cierto, “gracias” a ellos hemos decidido no hacer a nadie fijo nunca más.

            Se que cada uno ve las cosas desde su propia situación, y que trabajadores buenos y malos los hay tanto como empresarios como asalariados, pero repito que descargar todo sobre el empresario me parece echarle mucha jeta.

            Comentario por marcostonhin — 23 febrero 2011 @ 10:13 | Responder

  3. Esta entrada-discurso me ha parecido espléndida.

    ¡Quiero políticos que me hagan discursos así cada día!!!

    ¡Mendigo for president!!!

    Comentario por Josep — 19 febrero 2011 @ 0:02 | Responder

  4. Si los empleados pierden poder adquisitivo tienen que recortar gastos, si recortan gastos compran menos, si compran menos hay que producir menos, si se produce menos y se compra menos los beneficios de las empresas se reducen, entonces se quiere que reppercuta en el salario de los trabajadores que al ver de nuevo reducido su poder adquisitivo tienen que volver a recortar gastos y comienza la rueda de nuevo. ¿Interesa al mediano empresario que el trabajador pierda poder adquisitivo?.

    Comentario por Javi — 19 febrero 2011 @ 11:18 | Responder

  5. Mi madriña, dejo un momento de comentar, y vaya debate más chulo que habéis montado.

    A ver, señores, lo habéis planteado como un debate entre buenos y malos, culpables y no culpables, y al menos yo no había planteado en esos términos. Vamos a ver, se trata de romper la espiral de inflación, y que hay que romperla por algún lado. El caso es que, automáticamente, se da por hecho que hay que romperla por el lado del trabajador. ¿Por? Y por qué no lo rompemos por el lado del empresario? El empresario podría decir…y por qué yo? Toma, y el trabajador podría decir lo mismo! Y qué tal si compartimos ese esfuerzo? Pero coño, es que siempre al mismo…

    La cuestión es que el empresario tiene más flexibilidad para transmitir esa inflación a sus productos, o sortearla buscando otras materias primas, o abaratando la masa salarial (despidos, nuevos contratos más baratos…). Pero el trabajador, sólo tiene la cláusula de revisión salarial con la inflación para no empobrecerse, ya que no es libre de vender su producto (su mano de obra) en un mercado, el laboral, que está dominado por la oferta (ya que esta es escasa, cada vez más).

    Me parece extremadamente desafortunado, injusto, el comentario de “Rojo de Diseño” que esta cláusula supone que al trabajador “le llueve el dinero del cielo”. Esto es rotundamente falso. El incrementar los sueldos la medida de la inflación (sea anticipada o medida), cualquiera con un elementales conocimientos de economía sabe que no es una subida de salario, sino una medida para MANTENER EL MISMO SALARIO en moneda constante. Siendo el cálculo del IPC engañoso (por ejemplo, no computa la vivienda), incluso con esta revisión salarial vemos que el poder adquisitivo de los trabajadores ha ido menguando en los últimos años. Sin actualizar los salarios por la inflación, hoy un trabajador cobraría 10 pesetas (6¢ de euro) al mes, como a principios del siglo pasado. Esto es, evidentemente, absurdo.

    Otro comentario ridículo de “Rojo de DIseño” es “el trabajo, la riqueza, los servicios..existen gracias a emprendedores que arriesgan su dinero”.
    El trabajo lo aporta el trabajador, y existe desde mucho antes que existiera el concepto de dinero. La única riqueza es el trabajo, y quizá los recursos naturales. El dinero es sólo la representación de estos dos factores de producción. Por lo tanto, existía riqueza mucho antes que existiera el dinero. Lo mismo los servicios, por ejemplo, médico-mágicos que aportaba el chamán de la tribu. Pensar que trabajo, riqueza o servicios son consecuencia de los “emprendedores” es absurdo.

    Hoy en día tampoco: el sistema público de salud, por ejemplo, ofrece un servicio, que es en sí mismo una riqueza, que desde luego comporta trabajo, y detrás de él no hay ningún “emprendedor” arriesgando su dinero.

    Por otra parte, cuando un “emprendedor” crea una nueva empresa, lo hace casi siempre bajo la forma S.L. Sociedad Limitada o, con su nombre completo, SOCIEDAD DE RESPONSABILIDAD LIMITADA, por la cual los partícipes no arriesgan más que el importe comprometido en la constitución de la empresa, y no responden con su patrimonio personal (a diferencia de cualquier ciudadano con su hipoteca).

    Y recordar que el ser “emprendedor” o el arriesgar su dinero, no le justifica para vivir del trabajo ajeno. También son emprendedores los cooperativistas, sin necesitar la figura del socio capitalista.

    En cualquier caso, y esto es lo que intentaba decir….DA IGUAL, COÑO! Da igual que al trabajador le congelemos el sueldo. Incluso daría igual que prohibiésemos al empresario español aumentar sus precios. Ni con eso conseguiríamos frenar la inflación porque, por si no os habéis dado cuenta hasta ahora, SÓLO UNA MÍNIMA PARTE DE LO QUE CONSUMIMOS ES FABRICADO EN EL ESTADO ESPAÑOL. Por lo tanto, una cámara de fotos fabricada en China por una multinacional japonesa cuesta lo que cuesta, independientemente de que trabajadores y empresarios españoles subamos o bajemos nuestros ingresos. Que sólo somos la hormiga en el cuerno del caribú, cooooooño. Si el precio del barril de petróleo, del gas natural, del trigo o del cobre tiene que explotar, lo hará, así nos la machaquemos con dos piedras.

    Por lo tanto, toda esta tangaina de romper el círculo vicioso, la espiral destructiva, ES UNA CHORRADA inventada por el Banco de España y demás capitalistas para justificar con malas artes UNA REDUCCIÓN DE SALARIOS ENCUBIERTA (toda congelación salarial, en entorno inflacionario, es una bajada de salarios o, visto desde la parte del empresario, un abaratamiento de los costes salariales, cuyo peso es cada vez menor en la producción).

    Y dejáos de buenos y malos, de culpables e inocentes, que aquí no estamos sorteando billetes para entrar en el cielo.😛

    Comentario por Mendigo — 23 febrero 2011 @ 18:32 | Responder

    • Sólo 2 o 3 cosillas:

      – La inflación no afecta sólo a los asalariados, sino también a la empresa, que ve cómo por una parte la materia prima que tiene que comprar ha subido enormemente de precio, mientras que a la hora de vender apenas puede subir, ya que si no no vende. Por lo tanto la situación es muy parecida a la de los asalariados. Hablo de fabricantes, claro, que es lo que conozco. En sectores primarios y de servicios no se cómo está la cosa.

      – Que el dinero es un bien “ficticio” lo sabemos todos, pero ahora mismo es totalmente necesario para el día a día. Y montarte tu empresa con el dinero que te ha costado tanto reunir es un riesgo muy real. Mis padres corrieron el riesgo y se pasaron una buena temporada haciendo números y a veces pidiendo prestado a familiares sólo para poder darnos de comer, hasta que la empresa empezó a dar algo. Si al final va mal y no da nada… pues imagino que estaríamos en la calle, viviendo en chabolas.

      – Lo de la “sociedad de responsabilidad limitada” está muy bien en el papel, pero ya hace muchos años que si la empresa deja deudas y no tiene para responder, pueden expropiar bienes de los empresarios. Esto se hizo precisamente para evitar los pelotazos, que eran el día a día de muchos: te creas una empresa fantasma con 3000€, haces pasta y a la hora de pagar cierras la empresa y creas otra… esto ahora ya no cuela (bueno, no tanto).
      Si ahora mismo nuestra empresa quebrara, muy probablemente me quedaría en la calle, sin piso, sin dinero y sin nada de nada, y además por muchos años ya que tendría un montón de deudas que probablemente nunca podría pagar.

      Como bien dices, y como dije en mi primer comentario de este tema, el problema no son ni los empresarios ni los asalariados, sino cómo nos tienen agarrados por los webOS los que tienen el control del sistema económico.

      Comentario por marcostonhin — 23 febrero 2011 @ 19:04 | Responder

      • A lo mejor estamos mezclando cosas: una cosa es la inflacion y otra la competitividad.

        La inflación sensu stricto afecta a todos. Simplemente es una disminución del “valor real” del dinero, de la moneda, de los billetes, en términos de poder de compra. En términos absolutos, lógicamente los peor parados son los que más tienen. Pero (o por ello) su gran efecto diferencial no es sobre trabajadores y empresarios, sino sobre acreedores-deudores. De hecho, perjudica sobre todo a los ahorradores en términos de moneda corriente (es decir, todos los que, como yo, tengáis una cuenta de ahorro), que ven que su dinero guardado pierde poder adquisitivo; en cambio, “ganan” los deudores, cuya deuda también resulta menos valiosa.

        Dices que a ti la materia prima te sale más cara, no se si te das cuenta que esa materia prima (no laboral) no se la compras a un trabajador, sino a otro empresario. Dices que no subes los precios porque tu competencia no lo hace, y no lo entiendo: ¿a ellos no les sube la materia prima?, Y si ni tú ni tu competencia subís los precios ¿porqué hay inflación?

        En principio, la inflación no tendría que afectar directamente ni a trabajadores ni a empresarios como tales. A los primeros, precisamente mediante las cláusulas de revisión, que tienden a mantener (o deberían) el poder adquisitivo en términos de valor constante. A lo segundos, porque responden incrementando los precios de venta (de hecho, son ellos los que “crean” la inflación subiendo los precios). Si la cosa fuera así, la distribución de riqueza y de poder de compra se mantendrían.

        Otra reflexión: es curioso esto de las diferentes inflaciones por países dentro de la zona euro. Siendo la misma moneda, no tiene sentido que unos euros se deprecien más que otros. Mis euros valen tanto como los de un señor de Berlín. Y a ellos les cuesta el petróleo, que compran fuera, igual que a mi. Lo que llamamos inflación no es tanto la depreciación monetaria del euro, como la variación de poder adquisitivo por áreas: distintos niveles de precios en sitios distintos, para una misma moneda. Lo curioso es que esto no es nuevo, ya pasaba antes del euro, y nunca nos había preocupado demasiado: alguien se ha rasgado alguna vez las vestiduras porque hubiera más “inflación” en Bilbao que en Teruel? Son iguales los precios en Arteixo que en Majadahonda? Que hiperinflación ha habido en Madrid o Barna para que el precio de ciertos bienes, como la vivienda, sea doble o triple que en Badajoz?

        En el fondo de todos estos temas, sigo pensando que la historia es bastante simple: unos producen bienes y servicios útiles (los creadores de riqueza), y otros no producen nada, pero se apropian de una parte importante (y cada vez mayor) mediante sofisticados mecanismos que llamamos “economía financiera”. Ese es el bonito modelo económico que llamamos capitalismo. Y no somos capaces de darnos cuenta.

        Comentario por santi — 23 febrero 2011 @ 22:22 | Responder

        • Normalmente los convenios son provinciales y las revisiones salariales son nacionales. Es complejo el equilibrio entre IPC y salario.

          Por un lado tenemos diferencias por zonas que no suelen ser muy grandes:
          http://www.ine.es/daco/daco42/daco421/ipcpro0111.pdf
          Media de 110.2 Min 108.5 Max 111.2

          Pero otra cosa es la construcción de ese indice en las ponderaciones de esa “cesta de la compra”:
          http://www.ine.es/daco/daco42/daco421/ipc0111.pdf (pagina 7)

          Si juegas con el INE con las ponderaciones por años ves que hacen un buen trabajo. Por poner un ejemplo la media nacional para alimentos es de 170 y de mi ciudad 176 porque las rentas por trabajo son menores y dedicamos un mayor porcentaje de renta a la compra de alimentos.

          El método salario – IPC no es malo, mejorable pero no es malo.

          – La alternativa de usar el PIB es un desastre ya que metes en el saco trabajo al PIB que esta muy relacionado con la economía financiera. Metes tareas productivas con otras con una productividad muy mala.

          – La alternativa de repartir beneficios de la empresa es una opción para mi pero aquí se que mendi me dirá que lo mejor es digerir esa empresa en cooperativa y nos ahorramos un gasto innecesario, osea el rendimiento por capital.

          Por cierto, este tema de desligar el IPC de los salarios se esta acogiendo bien por el gobierno porque no han salido las cosas como ellos querían. Al principio de la crisis se dijo que España debía recuperar competitividad y como no podía depreciar el € que tenía que hacerlo por al vía de los precios y salarios. Se pusieron manos a la obra subiendo impuestos especiales, a rentas de ahorro e indirectos pero no les salió bien la mejora de competitividad por aplicarse las clausulas de revisión salarial (el IPCA-IC es 1.6 y sin impuestos constantes es del 3.3) Por eso se quieren cargar la revisión salarial para que ganar competitividad vía sueldos contra China.

          Comentario por kike — 25 febrero 2011 @ 17:54 | Responder

  6. @marcostonhin, como también ha dicho Santi, tú tienes la libertad de repercutir la inflación en tus precios. O no, como elijas, según tu estrategia comercial. Un trabajador no puede, por ello las revisiones según el IPC (que, de todas formas, creo que sólo afectan al 49% de los trabajadores).

    Lo que me comentas de que sí que pueden ir tras del patrimonio personal, y no social, de un empresario en una SL creo (y digo creo porque de temas legales estoy pez) que sólo puede ser cuando ha existido dolo en la quiebra de la empresa. Por ejemplo, si tú sabiendo que la viabilidad de la empresa es imposible, sigues pidiendo material a tus proveedores, estos podrían reclamar que te hicieras cargo de esas facturas.

    Y lo que me cuentas de los riesgos, no es sino otra forma de darme la razón: deberías haber compartido los riesgos con un grupo de trabajadores, formando una cooperativa.😉

    [Nota: sé que es fácil decirlo, pero luego nadie se apunta, que la gente quiere cobrar y no meterse en líos]

    +++++++++

    @santi
    “los peor parados son los que más tienen”
    Bueno, en principio sí, ya que como dices la inflación castiga a los que prestan dinero, y un ahorrador no es más que alguien que le ha prestado su dinero al banco.
    Pero en el mundo real, los que más tienen cuentan con más mecanismos para incrementar su capital por encima de la inflación (de nuevo, un empresario trasladando la subida de precios a sus productos). Sin embargo, quienes no tienen nada más que su nómina, es imprescindible que esta se revise con la inflación para mantener el poder de compra real. Y es eso precisamente lo que nos están negando.

    @Kike
    “La alternativa de usar el PIB es un desastre”
    Yo tampoco entiendo qué tiene que ver el PIB en las revisiones salariales. Es perfectamente posible que la inflación se dispare y, por el contrario, el PIB caiga en picado. Si relacionamos los sueldos con el PIB, y ocurre un cisne negro, los precios se dispararían (por el hundimiento del euro) y, aún por encima, los salarios menguarían por la caída del PIB.
    La idea es absurda.

    -“La alternativa de repartir beneficios de la empresa”
    Bueno, es exáctamente lo que hacen las cooperativas.😉

    “se dijo que España debía recuperar competitividad y como no podía depreciar el € que tenía que hacerlo por al vía de los precios y salarios”
    Y se trata exactamente de eso, una devaluación interna, congelando los salarios para que pierdan poder adquisitivo y que así la empresa española gane competitividad vía reducción salarial (aún a costa de una contracción en el consumo interno). Si ya estaaaa. Si se veía venir…

    Comentario por Mendigo — 26 febrero 2011 @ 19:50 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: