La mirada del mendigo

23 febrero 2011

Ley electoral española

Filed under: democracia — Mendigo @ 19:46

Araxe se ha currado una serie de vídeos para explicar de forma clara y concisa el sistema de reparto de escaños en la legislación española.




Promete seguir subiendo más capítulos, los siguientes, explicando un médito alternatico a d’Hondt: el método de Droop (yo prefiero el método Mendigo, que hasta el momento es el que menor error genera de los que conozco; si hay algún sistema mejor para asignar un número concreto de escaños de la forma más fideligna a la proporcionalidad absoluta, no tengo ningún problema en abandonar el mío y abrazarlo).

Para seguir viendo esos nuevos vídeos de Araxe, habrá que estar atentos a su canal de Youtube.

28 comentarios »

  1. Te importa que comparta esto en #nolesvotes y en la pagina de nolesvotes-galicia??, tenemos un articulo sobre la ley electoral y esto lo amplia..
    Bicos.

    Comentario por celialor — 23 febrero 2011 @ 19:55 | Responder

    • ¿Me importa? Celia, por favor… Si además, ni tan siquiera son míos los vídeos, y estoy seguro que a Araxe no le importa (para eso los ha hecho, para que sean vistos).

      Comentario por Mendigo — 24 febrero 2011 @ 9:24 | Responder

      • Pues entonces lo voy a compartir con #nolesvotes, y en nuestra página de nolesvotes-galicia, http://www.nolesvotesgalicia.com, y de paso si no os habeís unido todavía a nolesvotes os animo a echarle un ojo a la iniciativa, que empezo por la Ley Sinde pero es mucho más amplia y abarca todos los despropositos de nuestros politicos.
        Un bico.

        Comentario por celialor — 24 febrero 2011 @ 9:33 | Responder

        • Celia, yo creo que llevo apuntado a esa iniciativa aún desde antes de que existiera. Llevo 5 años, y pico ya, desgañitándome para demostrar que el PP y el P$O€, y los nacionalistas de PNV, CiU, CC, Citadans y el partiducho de Rosa Díez son lo mismo: el brazo político del gran capital.

          Pero vamos, si puedo hacer algo de publicidad del grupo, me apunto.

          Unha aperta!

          Comentario por Mendigo — 26 febrero 2011 @ 9:27 | Responder

  2. Alucinado, al pinchar la cuarta parte me sale: “Este video incluye contenido de Sony Music Entertainment. Su reproducción está restringida en algunos sitios. Ver en YouTube”.

    Tu enlace del “método mendigo” apunta a blogguer y da error😦

    Comentario por santi — 23 febrero 2011 @ 22:39 | Responder

    • Ya… no pensé que fuesen tan tiquismiquis por poner una banda sonora. Si encima le estoy dando publicidad a la película. Me lo han vetado en Alemania😦 . Pero en España se puede ver, si pinchas en lo de “ver en Youtube”, solo que en una ventana nueva.

      Comentario por Araxe — 23 febrero 2011 @ 23:05 | Responder

      • Si quieres, puedes rehacerlo usando música con licencia copyleft. En Jamendo, por ejemplo, tienes un montón.

        Comentario por Mendigo — 24 febrero 2011 @ 9:28 | Responder

  3. Sabía más o menos como denigra a los partidos “pequeños” nuestro sistema electoral, pero aquí queda perfectamente explciado.

    Gracias compañer@s.

    Comparto.

    Comentario por Erprofe — 24 febrero 2011 @ 12:57 | Responder

    • Buenas, profe!

      Bienvenido!

      Si quieres entender, verdaderamente, el porqué de nuestro sistema electoral, lee este artículo:
      30 años después, se confirma que uno de los objetivos de la “Transición” era “desactivar” al PCE

      [Herrero de Miñón] comentó que se sentía orgulloso de ser el responsable en un 90% de la ley electoral todavía vigente que tenía una finalidad básica: evitar a toda costa un buen resultado del PCE. La ley se había diseñado precisamente para evitar que el PCE pudiera tener un grupo parlamentario que se correspondiera con la fuerza política que se pensaba podía alcanzar.

      Comentario por Mendigo — 24 febrero 2011 @ 23:19 | Responder

  4. Es verdad que no se cambia la ley porque no interesa a los grandes. Pero tampoco me parece que el sistema actual sea especialmente injusto o carente de legitimidad. No es un sistema perfecto, igual que tampoco lo es el método Mendigo porque esto es política, no matemáticas. Igualmente no todos los ciudadanos reciben dinero en proporción a lo que aportan, y eso no nos parece injusto, ni todas las autonomías contribuyen con el mismo porcentaje al presupuesto común. Y no me estoy yendo del tema, se trata precisamente de eso, de redistribuir: hacer que las zonas menos pobladas tengan una participación más significativa. ¿Para qué? Pues para evitar que su voz desaparezca.
    El problema es que tenemos una sociedad dual, por no decir un poco esquizofrénica, y los señores de la ciudad ni conocen ni les importan los problemas de las zonas rurales. Si hacemos todos los votos iguales, en el parlamento solo habrá urbanitas. Si eres de ciudad te parecerá fantástico, si eres del campo sentiras que no te representa nadie.
    En mi comunidad (Cataluña) el tema de la ley electoral propia lleva décadas en discusión y no se ponen de acuerdo porque los dos grandes (CiU, PSC) tienen intereses contrapuestos. Los socialistas quieren dar igual peso a todos los votos, pero a los convergentes les gusta la redistribución territorial (sistema actual). Aqui hay un factor local importante: las izquierdas son mayoritariamente urbanas, igual que la orientación de sus políticas. Entonces la cuestión pasa de la política a la sociología: no se trata solo de representar ideas políticas (en eso estaría de acuerdo en que todos los votos deberían ser iguales) sino también de representar a grupos sociales (y aquí es conveniente un ajuste compensatorio para redistribuir la representación)

    No sé si me he explicado bien, la idea importante es que no es una cuestión simple.

    Comentario por james — 24 febrero 2011 @ 17:15 | Responder

    • Todo lo cual no quita que, evidentemente, un votante de IU tenga toda la razón del mundo para estar cabreado con el sistema actual.

      Comentario por james — 24 febrero 2011 @ 17:22 | Responder

      • No, no se trata de ver qué sistema va mejor a tal o cual. Se trata de que el Parlamento sea un reflejo de la sociedad. Si no, no es legítimo. Es así de simple.

        Mira, por ejemplo. No hay partido que me produzca más repugnancia que UPyD. Antes que al partido de Rosa Díez voto a Raxoi, sin ninguna duda. Sin embargo, aprecio que ese partiducho debiera contar con tres representantes más en función de la voluntad ciudadana. No me gusta, pero es que no me tiene que gustar a mí, es el partido que le ha gustado a X ciudadanos, que han decidido depositar en él su voto y no tienen por qué ser minusvalorados por el sistema. Los que votamos a partidos minoritarios no somos lisiados mentales, para que nuestro voto cuente menos que los que votan PP$O€. Habría que ver, de todo el reballo que vota bipartidismo, cuántos tienen una mínima cultura que les permita votar con algún criterio. No digo que su voto cuente menos ¿pero más que el mío? ¿ocho veces más que el mío? ¿por?

        Comentario por Mendigo — 24 febrero 2011 @ 23:30 | Responder

    • Buenas James.

      Las circunscripciones no votan, votan las personas. Que el voto de un turolense cuente por el de siete madrileños es una barbaridad.

      De todas formas, el fraccionar el voto en distritos pequeños (provincias, condados en UK) se hace para laminar a los terceros partidos y fomentar el bipartidismo. Y, de paso, la sobrerepresentación de las provincias más rurales sobre las más urbanas está dirigido a machacar el voto obrero y primar el voto conservador del rural.

      En cualquier caso, es una necedad que un turolense vote como tal, y no como ciudadano del Estado español, ya que por mucho que su provincia esté sobrerepresentada, en modo alguno eso provoca un retorno positivo a esa provincia, ya que existe una cosa llamada disciplina de partido que nadie se atreve a discutir. Y ese diputado, elegido por Teruel, votará como miembro de su partido, siguiendo las directrices de su partido, y no como turolense (Teruel es sólo un ejemplo, evidentemente). Por lo tanto, ese supuesto efecto beneficioso para las áreas más despobladas es, aún así, falaz.

      Comentario por Mendigo — 24 febrero 2011 @ 23:11 | Responder

      • Mendigo, eso último no es exacto. La disciplina de partido es muy aparente en los temas de portada de periódico, pero luego está el funcionamiento interno y las múltiples cuestiones técnicas, donde los representantes locales actúan como tales y defienden los intereses de sus electores.
        En cuanto a “la barbaridad y necedad” que atribuyes al voto turolense, me parece que no hace falta ser tan radical. Tu opción de supuesta máxima legitimidad no me parece ni de lejos la más justa. ¿Te parecería correcto que Teruel, Soria, Ceuta y Melilla no tuvieran ningún diputado? Es lo que ocurriría si no estuvieran sobrerepresentados.

        Podrían reducirse las desigualdades que señalas corrigiendo el sistema, por ejemplo reduciendo la cuota mínima provincial de 4 a 2 diputados. También se podría asignar una cuota reservada a los partidos infrarepresentados, o establecer una subcircunscripción general, en la que por ej., se diera un diputado extra por cada medio millón de votos (sin aumentar el nº total de diputados) Esto desanimaría a mucho voto útil pues el votante de IU en provincias sin posibilidad actual sabría que su voto sería efectivo sumando al total.
        Correcciones de este tipo podrían ser aceptables para los partidos actuales, la primera porque el peso de la España rural se ha reducido, y la segunda porque no les afectaría en mucho que IU y UPD multiplicaran sus diputados por 3 o 4, al final todos acaban aliados para repartirse el pastel.

        La circunscripción lectoral única no me parece en absoluto una buena opción, pero eso ya es largo de discutir.

        Comentario por James — 25 febrero 2011 @ 12:24 | Responder

        • Precisamente para que Teruel, Soria, Ceuta y Melilla estén representados se supone que está el Senado, que se supone representa la voluntad de las distintas provincias.

          El Parlamento representa al CONJUNTO del estado. Por lo tanto Teruel, Soria, etc. no tienen ningún diputado en el parlamento, sino que los votos de sus ciudadanos influyen, tanto como el de cualquier otro (o así debería ser), para que en el parlamento esté tal o cual diputado en representación de toda la franja del pueblo español que le ha votado.

          ¿cuál es el problema? que actualmente el senado, que debería buscar un equilibrio de representación entre las distintas provincias, está de adorno, lo que da aún más poder a los partidos mayoritarios del parlamento.

          Comentario por marcostonhin — 25 febrero 2011 @ 12:35 | Responder

          • En general, concuerdo con tu idea.

            Salvo una salvedad: el equilibrio se debe dar entre los distintos territorios, naciones o sociedades. Una provincia es un invento absurdo que no responde a ninguna realidad sociológica. La provincia, como unidad administrativa, debe ser desterrada. Se creó para diluir las distintas naciones, fragmentarlas, por un ministro centralista allá por el siglo XIX. Históricamente, la provincia no tiene ninguna justificación.

            Por ejemplo, Monforte de Lemos es de Lugo o de Ourense. Ni de Lugo, ni de Ourense, Monforte es la capital del val de Lemos, de una comarca que ha tenido Monforte como referencia. Lo mismo Ponferrada con el Bierzo, o Lalín con a Terra Chá, ni que digamos la dependencia que la aglomeración urbana de Vigo ha tenido, especialmente en tiempos modernos, de su teórica capital de provincia, Pontevedra. O Tui, que desde hace siglos fue centro del Baixo Miño, y puestos a establecer relaciones las tendría más con Ourense que con Pontevedra, por vía fluvial, amén de con Caminha, Valença y Monção.

            Por lo tanto, incluso sería más lógico admitir la comunidad autónoma como unidad electoral, y si no, el ayuntamiento. Es decir, un fulano votará antes como alcañizano o como maño, que como miembro de la provincia de Teruel. Aunque al final, lo que debería votar es como conservador, liberal, socialdemócrata, socialista…español. Y en las europeas, como ciudadano europeo, huyendo de los estúpidos localismos que me impiden, por ejemplo, votar a un ciudadano holandés para el Parlamento Europeo en mi representación. ¿Por qué no?

            ¿Qué tendría que votar? A Raxoi, por ser también gallego? O a Espe, por ser madrileña?

            Algún día, espero, dejaremos de ser una banda de paletos.

            Comentario por Mendigo — 25 febrero 2011 @ 17:10 | Responder

        • “La disciplina de partido es muy aparente en los temas de portada de periódico, pero luego está el funcionamiento interno y las múltiples cuestiones técnicas, donde los representantes locales actúan como tales y defienden los intereses de sus electores.”
          ¿?¿?¿?
          Disculpa, yo te estaba hablando del funcionamiento de la cámara española, en otros países no tengo ni idea.

          “supuesta máxima legitimidad”
          Ni máxima, ni mínima, ni supuesta. La legitimidad, o se tiene, o no se tiene. Si una cámara no es representativa, no es legítima.

          “¿Te parecería correcto que Teruel, Soria, Ceuta y Melilla no tuvieran ningún diputado?”
          Es que Teruel no tiene ningún diputado. Son los ciudadanos los que eligen diputados, no los territorios. La provincia no es más que una división administrativa y, ya que estamos, bastante arbitraria. Me parece una paletada eso de “diputado por Guadalajara”. Primero, no se vota a un diputado sino a una opción política (listas cerradas). Y no se vota como turolense, sino ciudadano. Ciudadano que puede ser de Teruel capital, pero también de Alcañiz o de Calamocha, y cuyos intereses pueden no tener nada que ver…

          Pero como no se trata de elegir al alcalde o pedáneo, sino la composición del Congreso, no parece lógico votar pensando en el interés localista sino en el bien común. Pero incluso pensando de esa forma, el interés localista tendrá que someterse también a la mayoría, no pudiendo imponer el interés de los menos a los más (insisto, el voto de un Oscense vale 7 veces el de un madrileño, y esto es una barbaridad democrática).

          En el Congreso no se representan territorios, sino opciones políticas. Los escaños no se reparten por territorios, sino por grupos políticos, y votan (al menos aquí en España) en bloque según las instrucciones de su jefe de filas parlamentario (cuando hay cámaras y cuando no). Se vota a opciones políticas y todas deben estar convenientemente representadas según su peso relativo en la sociedad. Ni más, ni menos.

          ¿Y los territorios? Según su peso relativo. Ni más. Ni menos.

          Comentario por Mendigo — 25 febrero 2011 @ 16:55 | Responder

        • Estoy con los últimos; no creo que los diputados representen a su provincia, salvo los “nacionalistas” , regionalistas o localistas. De hecho, los lideres de los partidos nacionales (que, recordemos, son en general diputados por Madrid) no dejan de repetir que ellos trabajan “por el bien de España”, especialmente cuando reprochan a los nacionalistas su “provinciana” cortedad de miras.

          Y por si fuera poco, habría que hacer un recuento de diputados “cuneros”; en mi pueblo hemos estado unas cuantas legislaturas mandando al parlamento a un diputado que ni vive ni ha vivido nunca entre nosotros (pero, claro, es más fácil que consiga su escaño presentándose allí que si lo hiciera en su Madrid natal, que se lo tienen bien estudiado)

          Comentario por santi — 26 febrero 2011 @ 0:13 | Responder

          • Dudo mucho que ningún diputado viva ni haya vivido nunca “entre nosotros”. Puede que respire el mismo aire, pero entre su chalet en urbanización con seguridad privada y las casas de la gente del vulgo, media una o dos clases sociales.

            Yo preferiría aupar al gobierno a un obrero de Hamburgo, de Praga o do Porto que a un chupatintas de León o Pontevedra.

            Comentario por Mendigo — 26 febrero 2011 @ 9:32 | Responder

  5. Hola a todos,
    Me llama la atención porque en el cálculo de escaños por provincias se toma como base la población y no el censo electoral (que es mucho menor).Alguién sabe si sería el resultado igual por provincias?
    Unha aperta

    Comentario por Dumbledore — 24 febrero 2011 @ 20:14 | Responder

    • La ley establece que para calcular cuántos escaños le corresponden a cada provincia se utilice la población total, no la población con derecho a voto.

      El resultado no saldría igual para todas las provincias si se utilizase únicamente la población con derecho a voto.

      A mí también me extrañó, pero es así.

      Comentario por Araxe — 24 febrero 2011 @ 20:59 | Responder

      • La diferencia supongo que sería pequeña, a favor de las regiones más urbanas, con una población más rejuvenecida, entre tomar una u otra.

        Comentario por Mendigo — 24 febrero 2011 @ 23:15 | Responder

        • Supongo que al revés, favorecería a las más envejecidas, que son las que menos proporción de menores de 18 años tienen.

          Podríamos cambiar eso, y tomar como referencia los votos realmente emitidos. A lo mejor no estaba mal, allí donde haya más abstención, menos representación🙂

          O de otra forma mejor, que la abstención cuente: un 40% de abstencíón –> un 40% de escaños vacíos (o, la abstención es no pocas veces “el partido más votado”).

          Comentario por santi — 25 febrero 2011 @ 23:38 | Responder

          • Sí, que no me he explicado. Usando la población total favorece a las más rejuvenecidas, las urbanas. Lo que propone Araxe sería más favorable a las envejecidas.

            ¿donde haya más abstención, menos representación? Pero es que no se representan territorios, sino personas. Los territorios no piensan, los territorios no opinan, no votan. Son los ciudadanos los que lo hacen. Ciudadanos que tendrán unas motivaciones para el voto por el hecho de pertenecer a ese territorio…pero también por ser hombre o mujer, por pertenecer a una u otra clase social, por tener unas ideas conservadoras, progres o revolucionarias…etc. ¿Por qué vamos a agruparnos por territorios? ¿Y por qué ese territorio es la provincia, cuando no configura ninguna realidad social? No existe la sociedad orensana, no presenta ningún rasgo diferencial respecto de la lucense, por ejemplo. Entidades naturales de población serían el país (Galicia), la comarca (Valdeorras) o el concello (A Rúa).

            En cualquier caso, un obrero del metal de Sestao tiene más cosas en común con uno de Marín que con un burgués de Getxo.

            Comentario por Mendigo — 26 febrero 2011 @ 9:43 | Responder

  6. Ya está resubido el vídeo con otra canción (lo podéis ver pinchando en mi nombre).

    Comentario por Araxe — 24 febrero 2011 @ 22:05 | Responder

    • OK, actualizo ahora el vídeo.

      Si me permites, mejorable la versión del Claro de Luna que has escogido. Mejorable la interpretación (le pesa demasiado la mano izquierda) y, francamente, la grabación.

      Ná, es una chorrada; si así no tienes problemas con la puta propiedad intelectual, pues adelante. Gracias de nuevo por el curro!

      Comentario por Mendigo — 24 febrero 2011 @ 23:34 | Responder

  7. ¿ Podria alguien sintetizarme cuales son las ventajas e inconvenientes en una pequeña tabal de la ley actual electoral o una ley conb listas abiertas?

    Comentario por JIOSE MARUIA ESTEBAN GONZALEZ — 21 junio 2011 @ 20:57 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: