La mirada del mendigo

25 marzo 2011

Amicus Plato

Filed under: información,internacional,pacifismo — Mendigo @ 12:02

Platón es mi amigo, pero más amiga mía es la verdad.
Aristóteles

La cuestión libia, como cualquier otro conflicto, es terriblemente complejo. La falta de información fiable, en este caso, convierte cualquier análisis en un ejercicio de funambulismo, entre la evidencia y las suposiciones.

Desde el principio, me he mostrado, tras analizar las consecuencias de cada opción, partidario de la intervención occidental para frenar las tropas de Gadaffi. Como siempre, no creo tener la verdad universal pegada en el culo, y en este espacio, como en otros, hemos estado debatiendo el asunto.

No me parece mal, al contrario, la disensión razonada. Y menos en un tema tan complejo y farragoso, donde yo, después de intentar informarme diligentemente, no tengo nada clara mi postura. Ante la amenaza cierta de una masacre si las tropas de Gadafi entraban en la capital rebelde, y dada la incapacidad de los insurgentes de detener el avance de los blindados, consideraba urgente la intervención internacional para impedir la masacre. Evidentemente, esto supone la muerte de los carristas, lamentablemente pues no deseo la muerte de nadie, sin embargo, eran el elemento ofensivo y no concibo otra alternativa para impedir que esos tanques llegasen a Bengasi y Tobruck (embolsando a la población).

Si alguien tiene alguna otra idea para detener ese avance, que no sea mediante el uso de la fuerza, me encantaría que lo dijera. Otra opción es haber salvado la vida de esos militares, permitiéndoles entrar en la ciudad. Yo, sinceramente, con arreglo a mi limitado pero honesto conocimiento, estoy convencido que las tropas de Gadaffi hubieran desatado una represión que hubiera costado la vida a miles de Bengasíes, además de los refugiados que en ella se encontraban. El mismo Gadafi lo había advertido: mataremos a todos los “terroristas”, casa por casa. Su trato despiadado contra toda muestra de desafección, con una larga lista de ciudadanos desaparecidos a lo largo de toda su dictadura (periodistas, intelectuales…), invita a pensar que esta vez no iba a ser diferente.

Pero bueno, es mi opinión, puede haber otras que, de forma razonada, lleguen a la conclusión de que la intervención es desaconsejable. Podemos (y podremos) seguir debatiendo según vayan transcurriendo los acontecimientos, y vayamos recabando más datos de la situación.

Yo admito que llegué a mi postura dando una voltereta intelectual del mismo orden a la que hacéis los que sí condenáis los bombardeos: reconociendo que sé poco y entiendo menos de este conflicto, recurro a mis principios y me pongo de parte de los sublevados contra la dictadura. No es un cheque en blanco pero sí que les concedo una cierta manga ancha (porque sé que crímenes va a haber en cualquier caso) para que logren derrocar al dictador, esperando que el régimen que le siga sea algo mejor (el pueblo libio tiene derecho a intentar autogobernarse, si sale mal de nuevo, serán ellos quienes lo sufrirán).

Y si los propios rebeldes demandan una intervención (que, desde el punto de vista estratégico, e incluso táctico, era apremiante para frenar el avance del ejército), yo no me siento en condiciones de criticar su decisión. De hecho, me sorprende el poco respeto que las decisiones de los propios libios suscitan entre el buenismo paternalista de occidente. Es SU país y es SU guerra. Si ellos han tomado la decisión de solicitar esa ayuda militar, en unas circunstancias dramáticas para la revolución, no concibo como ningún niñato europeo se atreve a cuestionarla. Realmente, me parece pueril, de una injusticia absoluta. ¿Qué esperamos? ¿Que se dejen matar porque en nuestro discurso encaja mal que el gran ogro capitalista ayude a la rebelión? Pero ese es NUESTRO problema, intentar entender un mundo desquiciado en el que la izquierda “bolivariana” (cada vez estoy más harto de esa patochada, la soporto porque la alternativa es atroz pero…) apoya y homenajea a un dictador sanguinario, con la villanía de “Gadafi es para Libia lo que Bolívar es para nosotros“.

Este mundo va a ahogarse en su propia hipocresía, con monarquías árabes apoyando política o militarmente la intervención, mientras mandan tropas para sofocar sus revueltas internas. Con democracias de opereta que sostienen dictaduras que convienen a la seguridad de suministro energético, y que cuando ven a su títere tambalearse, sus medios cambian el tratamiento de “presidente” por el de “dictador” o “sátrapa”. Si el siglo XX es cambalache, el siglo XXI es una orgía de inmoralidad, donde los principios no valen y todos juegan con la situación para sacar ventaja en el discurso. Todos, inclusive la izquierda mundial.

Es desgraciado que sea EEUU, el gran genocida del s.XX y lo que llevamos de éste, esté dando una lección de integridad, al ser de los pocos que ha mantenido una prudente distancia con el régimen del criminal Gadafi mientras el resto de los gobiernos acudían a besarle el culo. Y ahora, está mostrando proporcionalidad en el uso de la fuerza, frente al arrebato belicista de ingleses y franceses.

Este mundo está loco, aplicar guiones antiguos sólo lleva a caer en el absurdo, la complejidad es máxima y hay que hilar muy fino. Pero enfrentarnos a esas contradicciones, es NUESTRO problema. Como decía, el problema de los rebeles libios era mucho más acuciante: la supervivencia como condición indispensable para, luego, pensar en la victoria. Y la única posibilidad que tenía la resistencia para sobrevivir, era pedir ayuda militar extranjera.

¿Quién, desde la cómoda seguridad de su casa, puede criticar la decisión? Oh, gran pecado, ultraje a la pureza del movimiento revolucionario árabe, pedir ayuda a Belcebú. Pues dado que de la izquierda internacional no iban a obtener más que buenas intenciones (pues no hay nadie con huevos de ir a luchar por la libertad de otro pueblo, qué tiempos aquellos de las Brigadas Internacionales o de ese grupo de guerrilleros cubanos en Bolivia, el Congo, Tanzania), han tenido que llamar a las puertas que podían prestarles esa ayuda (habrá que ver luego la factura).

Comprensible, humanamente comprensible. ¡Oh, Dios de la pureza ideológica, perdónales por haber mancillado esa primavera árabe que tan pura aparece en los monitores LED de nuestros ordenadores!

Lo digo amargamente. Si una máquina del tiempo nos retrotrajera al 36, no quisiera verme luchando al lado de la banda de burguesitos agilipollados que estoy leyendo estos días. Si fuera su vida la amenazada, puede que no tuvieran tantos miramientos en aceptar la ayuda de quien fuera con tal de sobrevivir, de prevalecer en la guerra.

Porque, por si a alguien se le escapa: en Libia hay una guerra. La había dos semanas antes de empezar los bombardeos, aunque sólo he empezado a ver la palabra guerra cuando intervino occidente. Curiosamente, entre los miles de muertos que, de una forma o de otra va a dejar esta guerra, los bombardeos de la aviación occidental sólo causarán (dato objetivo, cualquier estudioso militar os lo puede confirmar) una mínima parte de las víctimas en uno u otro bando.

Estos días estoy leyendo verdaderas imbecilidades en medios de izquierda, para sostener un discurso maximalista. La verdad se define como la adecuación de una idea a la realidad. Sin embargo, hay personas que han explicado la situación Libia siguiendo un guión definido. En un asunto complejo, han entrado con el lápiz grueso, llenando de consignas y prejuicios el espacio que debería haber sido ocupado por la reflexión y la investigación, en un conflicto en el que abunda la desinformación y la incertidumbre.

En resumen, estos días prima el discurso torpe, simplón, maniqueo, de individuos negligentes con su exigencia de veracidad y rigor. La bajeza intelectual de identificar sin más conflictos tan disímiles como Iraq, Afganistán y Libia me recuerda a la de otro gran simplón, con su famoso “todos los terrorismos son iguales“.

La ideología debe ser un instrumento para comprender la realidad, no unas anteojeras para entender de ella sólo lo que interesa ver, para reafirmarse en sus convicciones. Estos días, el nivel ético de buena parte de los medios alternativos no ha sido mayor que el del diario de Pedro J. o cualquier otro medio convencional: decir a la gente lo que quiere oír, regalarle los oídos con una visión del mundo que se acomode a sus prejuicios.

Somos cobardes. E informarse, cuesta.

Amo la inteligencia. Me complace la disensión, la multiplicidad de pareceres, siempre que estos estén expuestos de forma razonada. Me cautiva un discurso bien hilado, aunque llegué a conclusiones distintas a las mías. En esta página intento fomentar el debate, y agradezco en otras que participo la posibilidad que me brindan, especialmente en aquellas que se mueven en otro espectro ideológico (como GurusBlog). Otros neoliberales me han vetado, demostrando su cobardía, pero son las menos; que yo recuerde, sólo la gente de FEDEA y Marc Garrigasait, a pesar de lo cual sigo leyendo sus entradas pues considero a ambos gente culta de la cual puedo aprender, a pesar de que se mueven en mis antípodas (bueno, a Marc al menos le reconozco que no es malintencionado; la gente de FEDEA la leo más bien para saber con antelación cuál es el siguiente latigazo que nos va a venir, aunque sin duda son gente muy preparada que razonan cuanto escriben).

Y como aprecio el discurso fino, desprecio la grosería, la tosquedad en el razonamiento. Los eslóganes y la falta de rigor. Los panfletos, la propaganda, la manipulación de la realidad para ponerla al servicio de un discurso prefijado.

No, la emperatriz es la Realidad. La suprema Diosa. Nuestra multiplicidad de ideas son formas de adorarla, de conocerla en su poliédrica esencia. La Verdad es la comprehensión que permite abarcar la realidad con la mirada, la Verdad es el conocimiento, la Verdad es el ideal.

A continuación voy a enumerar algunas páginas que, para defender su discurso, han preferido ignorar la realidad.

Empiezo por el PCPE, organización a la que tengo cierta simpatía y que alguna vez se ha llevado mi voto. Pues nada, otra que Nunca Máis. En un tema tan complejo, no se puede entrar como un elefante en una cacharrería, diciendo estupideces.

Denunciamos el papel del Consejo de Seguridad, una vez más la ONU actúa como instrumento de legitimación de las políticas imperialistas, aprobando la adopción de medidas que supondrán un verdadero genocidio del pueblo libio.
Errores de puntuación aparte, es falso que el bombardeo de objetivos militares sea un genocidio. No existen las guerras “limpias”, esta operación traerá algunos cientos de muertos, entre los cuales estimo que haya un 10% de víctimas civiles (me resisto a emplear el lengua de “víctimas inocentes”, pues eso sería poner la etiqueta de “culpables” a los militares que eran objetivo de estos ataques, cuando en cualquier caso me parecen muertes desgraciadas). Ahora bien, llamar “genocidio” a estas muertes es forzar demasiado el lenguaje, al final devaluaremos la palabra para hacer referencia a toda matanza que queremos resaltar.

Genocidio implica el exterminio de un pueblo, de una etnia, de un grupo social. Ni tan siquiera creo que sería aceptable emplear ese término en el caso de la represión de Gadafi, a pesar de que sí que existe un componente étnico en este conflicto. Pero objetivamente, las muertes causadas por los ataques aliados no se pueden calificar de genocidio, a no ser que tengas muy poco respeto por la realidad. 90 muertos, que es la cifra que da el gobierno libio, no es un genocidio.

Detrás de la creación de un espacio de exclusión aérea se esconde la voluntad de destruir las capacidades militares, pero sobre todo productivas, de Libia […]

Yo no sé quién es el palurdo que escribió esto, pero cualquier observador mínimamente entendido sabe que los últimos objetivos a los que la coalición atacaría sería a la industria petrolera (prácticamente el único sector industrial en Libia), de capital parcialmente extranjero.

[…] con el objetivo de condenar a la población del país a un período de escasez, hambre y miseria que facilite la ulterior entrada de fuerzas de ocupación extranjeras, tal como ocurrió en Irak

Este torpe analista no tiene en cuenta la incapacidad de EEUU de embarcarse en otra invasión por encontrarse en el techo de gasto legal, amén de la nula predisposición del gobierno y de la población usamericana en meterse en otro avispero. La realidad va por otros derroteros.

Denunciamos igualmente el papel de Rusia China, Brasil e India en el Consejo de Seguridad. Su abstención a la hora de votar una intervención militar imperialista revela su verdadero carácter de aliados de las potencias imperialistas occidentales.”

Imbécil perdido. Precisamente los BRIC, en especial la C, son el gran rival de occidente, que está llevando a cabo una forma taimada y pragmática de colonialismo económico. Una de las razones geopolíticas de que occidente apoye a los rebeldes es precisamente frenar la influencia creciente de China (en este caso en concreto, de la estatal PetroChina) y aliviar la dependencia creciente de Eurasia del gran monstruo energético: Rusia.

La guerra y la violencia estatal sin límites…

Suena bien, pero lo cierto es que los bombardeos están respetando bastante la ley de proporcionalidad en la respuesta. También a mí me gustaría echar la lengua a pastar con la criminalidad compulsiva de los gringos pero…bueno, simplemente creo que, en este caso, no es cierto.

El PCPE considera que no existen posiciones intermedias en momentos como éste en el que el imperialismo despliega sus garras impunemente y condena a la muerte y a la miseria al pueblo libio.”

El PCPE no distinguiría la diferencia entre un burro y un elefante, aunque los tuviera delante. A semejante soflama, le falta tino y le sobra condimento.

Espera, que ahora habla de mí:

Al mismo tiempo, denunciamos sin paliativos el papel de la izquierda reformista que sigue dando ejemplos de su falta de discurso, de su servilismo y su sometimiento a los planes del imperialismo cuando no denuncia sin fisuras la intervención militar imperialista, en Libia o en cualquier otro país.”

¿Reformista yo? ¿Porque defiendo la revolución libia? El que ha escrito este libelo sólo tiene una neurona con dos sinapsis, polo positivo y polo negativo, conmigo o contra mí. Esta clase de seres primarios me dan verdadero miedo, con la misma pasión que critican las muertes cuando las comete el enemigo, a renglón seguido justifican verdaderas hecatombes cuando son útiles a “la causa”.

Lamentamos que la incapacidad de articulación de un pensamiento autónomo por parte de las organizaciones autodenominadas de izquierda acabe sirviendo para justificar el genocidio y compartir objetivos con las potencias imperialistas.

Claro, no había yo caído, soy un agente a sueldo de la CIA, y comparto el objetivo de exterminar al pueblo libio para quedarme con su petróleo. Y ahora, una risa maléfica. HA HA HA.

Y para terminar, el cartel publicitario:
libia pcpe

Insisto, en un tema tan complejo, con tan graves consecuencias morales, cabe una multiplicidad de opiniones. Ahora bien, el cinismo que destila este cartel es inadmisible, repulsivo. Vivan las revoluciones árabes, pero mientras sólo tiren piedras y porten banderas. Pero si se levantan y enfrentan contra un ejército regular, entonces ya no es tan chachi. Si los revolucionarios, en un acto de soberanía, reclaman ayuda bélica para detener la ofensiva militar, entonces ya los dejamos caer. Se tienen que sacrificar. Poner la cabeza delante de un tanque antes que pedir ayuda al demonio gringo.

La no intervención hubiera supuesto el punto final, de una forma sangrienta, a la revolución libia. Pero prefieren sacrificarla (cómo se nota que estos gilipollas no estaban en Bengasi, si no ya estarían lloriqueando para que alguien los viniese a salvar) antes que darle la oportunidad de hacerse buena publicidad a EEUU. Ya se ve lo mucho que les importa tanto la revolución como el pueblo libio.

Tienen que ser revolucionarios, pero como nosotros les digamos. Ateos, con la kefiya palestina (queda muy progre en los carteles) y a pecho descubierto, sin aceptar ayuda occidental. Todo muy puro, muy auténtico.

Insisto, este paternalismo condescendiente con que estamos tratando a la población libia tiene bastante tufillo de racismo. Si los rebeldes han considerado conveniente (remedio les quedaba) solicitar ayuda militar extranjera, no sé en qué cabeza cabe criticar esa decisión. ¿No gusta que EEUU haga el papel de bueno de la película, de salvador del indefenso? Pues vale, pero si eso molesta a nuestro discurso demonizador de occidente, es nuestro problema. Los revolucionarios libios tenían otro asunto mucho más apremiante: sobrevivir. No están para remilgos de beata para escoger pareja de baile. Es SU país, es SU revolución, y por lo tanto es SU responsabilidad decidir cómo la llevan a cabo. Y la izquierda occidental debe aprender a respetar sus decisiones, les gusten más o menos.

En lo tocante al “genocidio” que los aliados están llevando a cabo en Libia; cuando una parte del pueblo libio, los sublevados contra el dictador, reciben los bombardeos con alborozo, y ruega que se prodiguen para anular la artillería del régimen, podríamos dejar de mirarnos el ombligo y prestarles atención ¿no? Aquí todo el mundo puede gimotear y lamentar la suerte del pueblo libio, excepto el mismo pueblo libio. ¿Hipocresía o simple papanatismo de europedo atontado? Si son los mismos libios, al menos la parte rebelde, la que pide que arrecien los ataques a unidades militares ¿acaso nos preocupa más la población libia que a los mismos libios? ¿No será que la verdadera amenaza para el pueblo libio no son los misiles sino esos mismos militares?

Qué gran amor tiene todo el mundo por Libia…pero sin contar con la opinión de los libios. Qué buenas intenciones…pero seguimos sin escuchar, sin atender a estos africanos. ¡Qué van a saber ellos lo que les conviene!

Al final, a estos gilipollas no les interesan más los negritos o los moritos más que como entelequia, los póbrecitos oprimidos del mundo por el imperialismo (como si fuera la única forma de explotación). Sin voz, sin ideas, sólo pueden llorar y morir por la causa. Pero cuando obran de forma autónoma, tomando sus propias decisiones (tienen derecho a no dejarse matar) entonces ya consideramos su revolución prescindible, y obviamos su triunfo para poner la prioridad en los muertos que dejan los misiles, y no los que dejan los obuses de Gadafi.

Para el PCPE no todos los muertos son iguales, los hay de primera categoría, los carristas y artilleros del ejército libio, cuya muerte supone un genocidio. Y los hay de segunda, no mencionados siguiera en este panfleto, que son los muertos debido al enfrentamiento que se vive desde hace casi un mes en Libia (pareciera que la guerra sólo empezó cuando entraron en acción los Mirage franceses, y que cuando bombardeaban los Su-23 libios lo hacían con confeti).

A propósito de este análisis romo, simplón, doctrinario de política internacional, me ha venido a la mente un artículo que leí hace poco: De Libia y la hidrografía.
[…]
El Consejo de Seguridad de la ONU ha aprobado una intervención militar limitada e in extremis en Libia. Las experiencias de Somalia y sobre todo Afganistán, que también contaban con un mandato de Naciones Unidas, son motivo más que suficiente para desconfiar; pero no sirven como excusa para cruzarse de brazos. Libia no es Irak: ni hay una invasión ni se ha aprobado, hasta el momento, ninguna invasión. Libia no es lo que se podría haber hecho y no se hizo, por mucha razón que se tenga, sino un presente que exigía de soluciones en el presente. Lo demás es demagogia y ceguera en distintos grados. Si la ONU no hubiera intervenido, la oposición libia sería un montón de cadáveres.

En una de sus críticas a los reduccionismos del materialismo dialéctico, Russell ironizaba de este modo: «La industrialización se debe a la ciencia moderna; la ciencia moderna se debe a Galileo; Galileo se debe a Copérnico; Copérnico se debe al Renacimiento; el Renacimiento se debe a la caída de Constantinopla; la caída de Constantinopla se debe a la emigración de los turcos; la emigración de los turcos se debe a la desecación del Asia Central. En consecuencia, la hidrografía es el estudio fundamental para la investigación de las causas históricas» (Libertad y organización (1814-1914)). Con un sector de la izquierda ocurre lo mismo. Cree ciegamente en la hidrografía, sustituible por el petróleo o el imperialismo según convenga. No mira a otra parte con intención de ganar votos, aunque también; no mira a otra parte porque simpatice con los Gadafi de este mundo, aunque hay de todo; mira a otra parte porque se quedó sin el libro de instrucciones y, hasta nueva orden, todo es hidrografía.

Sería deseable que esa izquierda cambiara y empezara a ser útil en lo que se espera de ella, la creación de un verdadero movimiento antisistémico. Pero su crisis es casi mayor que la crisis de la socialdemocracia. […]

Efectivamente, la situación es algo más compleja que un ogro imperialista que pretende robarle el petróleo a los libios. El mundo es algo más sutil y complejo que las conspiraciones judeomasónicas. EEUU no tiene intereses petroleros en Libia. Los tiene Europa, pero esos intereses estaban bien asegurados con Gadafi. Gadafi se tambaleó, y las potencias occidentales se cambiaron al caballo que creían ganador, los rebeldes, cuando estaban a las puertas de Trípoli (ya habían quedado mal en dos ocasiones, sosteniendo a dos títeres amortizados como Ben Alí y Mubarak, y no querían volver a pasar el ridículo de quedar como defensores de tiranos). La cuestión es que los cálculos no les pudieron salir peor, el ejército detuvo el avance rebelde y empezó una arrolladora contraofensiva que le llevó en pocos días a las puertas de Bengasi.

Todo estaba perdido, el rencor de Gadafi llevaría a anular los contratos con compañías occidentales (en un sector en que las inversiones son millonarias y se hacen con plazos de décadas) y a firmar otros con petroleras rusas y chinas. Había que actuar, y ya que habían apostado por el caballo rebelde, seguir aumentando la apuesta.

No es que quieran robar el petróleo a los libios, lo que no quieren es ver comprometidas sus inversiones. No tienen problema en que el Estado libio reciba la cuantía acordada en los contratos, sea uno u otro. Lo único que quieren las petroleras es un gobierno estable, sea del signo que sea, para darles tiempo a amortizar sus inversiones y obtener los máximos beneficios. Que el gobierno en cuestión torture y elimine a los opositores, a las empresas petroleras y los F-18 que han ocurrido a socorrerlas, no les importa lo más mínimo.

No apoyan la causa de la revolución por su amor a la libertad, por supuesto. La apoyan porque las circunstancias les han llevado a ello. Lo que considero una estupidez es rechazar la causa de la libertad porque los cazabombarderos, esta vez, luchan de su lado. Es infantil. Ahora que te vas con esos, ya no te ajunto.

Bueno, vamos a otro ejemplo de cretinismo izquierdista. Esto parece un concurso de ver quién es más antiimperialista. O más tonto.

Todos sabemos que hay que leer con prudencia las informaciones aparecidas en los medios de comunicación. Por ejemplo, El País está haciendo una campaña para mostrar la intervención libia como apremiante y necesaria (que yo así lo considero, pero esa valoración me corresponde a mí hacerla…o no, no al periodista). Todo medio intenta manipular la opinión en uno y otro sentido, y por ello hay que acercarse a ellos con actitud crítica.

Lo que es propio de cretinos es lo que hace una página de propaganda, que pretende ser un medio de comunicación: Tercera Información. Ignora toda la información de las agencias, y sin embargo acepta de forma acrítica la versión que da uno de los medios con menor credibilidad del mundo: la televisión estatal libia (Al Jamahiriya).

“[…] el ataque de los países de la OTAN liderado por Estados Unidos (EEUU), Francia e Inglaterra ya ha acabado con la vida de 90 personas y ha herido a otras 200, muchas de ellas víctimas de un hospital donde cayeron las bombas.

Esta noticia de las 90 personas sólo aparece en los medios oficiales libios, no ha sido contrastada por ninguna agencia internacional (llevaron a los periodistas a ver 20 cadáveres, diciendo que eran víctimas de los bombardeos, pero no mostraron el lugar donde habían sido asesinados por los misiles aliados), y llevan repitiéndola varios días.

El ataque al hospital va menguando, porque días antes publicó como verdad absoluta que no eran uno sino tres los hospitales atacados.

Hospitales libios atacados. Tres aviones franceses derribados

¡Y tres aviones franceses derribados, además!

¿Esto es periodismo? ¿Cuándo pedía periodismo independiente es ésta la única alternativa? Para compensar lo que manipulan los periódicos convencionales, ¿la alternativa es que me mientan?

Esto no es información, es propaganda. Esto no es periodismo, es una basura. Escoger las informaciones que interesan para defender una línea argumental, sin contrastarlas mínimamente, sin preocuparse de que tengan una mínima veracidad a pesar de venir de un medio tan dudoso como un medio de propaganda del régimen libio, presentándolas como un hecho cierto en titulares, es buena muestra de lo que JAMÁS debe hacer un medio de comunicación. En tal ridículo, de dar pábulo a los chismes de Gadaffi, no caerían otros manipuladores como Libertad Digital o Intereconomía. ¿Porque sean “de los míos” voy a dejar pasar este atropello a la razón? Pues no. Tercera Información ha demostrado ser una basura, un instrumento de propaganda política.

Antes que la ideología está la Verdad, que es la adecuación con la Realidad, a la cual un periodista debe culto, por la cual debe sentir un respeto reverencial. El articulista no pretende mostrar la realidad, sino convencernos de su opinión. Es una basura.

El derribo de los cazabombarderos franceses ocurrió hace varios días, según 3i: aún no ha sido notificado por el alto mando francés. Es más, a pesar de lo fácil que para los medios libios sería mostrar la matrícula de los aparatos siniestrados, siguen sin publicar nada.

¿De una tacada tres cazas derribados? Es posible, pero improbable. Ya les ha costado bastante derribar un F-15 en todos estos días (también es posible, pero improbable, que se averiase justamente en una acción de combate).

Ahora bien, de haber sucedido el mando francés hubiera dado parte inmediatamente (como los gringos con el F-15 “averiado”), y no ha sucedido. Por otra parte, el régimen de Gadafi hubiera perdido el culo por mostrar los restos de los aparatos con las marcas francesas, como trofeo de guerra. Ni rastro. Lo que me llevan a pensar que se trataba de una mentira más de la propaganda del régimen (que si ya no tenían ninguna credibilidad ni para el consumo interno en tiempos de paz…).

A estas conclusiones llegas usando un poco el sentido común. Pero los redactores del panfleto izquierdoso de 3i no dejaron que la verdad les arruinase un buen titular.

Su adoctrinamiento no les permitió pararse a razonar ni un momento: ¿Esto confirma nuestras opinión que EEUU es malísimo? ¡Pues adelante! ¡Botón de publicar!

Pedro J. tiene más ética.

Lo de los hospitales tiene aún más gracia.

¿Por qué iban a bombardear hospitales? ¿Para qué? No me cabe duda que si un piloto recibe orden de atacar un hospital, la ejecutaría, para eso les han extirpado la conciencia pero…en este caso…sería una torpeza, un error mayúsculo atacar civiles, y más complejos sanitarios. Como siempre, la simpleza de dibujar al enemigo despiadado, sin misericordia; la típica propaganda de guerra.

Los aliados también están luchando una batalla mediática, fundamentalmente contra la opinión pública de sus países y del mundo islámico, que los observa de cerca. El bombardear hospitales sería un error tan estúpido, tan pueril, que no me parece lógico atribuirlo al mando estadounidense (quien fijaba los objetivos en esos primeros días). Esa estupidez y puerilidad sí que reza para el propagandista izquierdoso que propagó esa estupidez.

¿Americanos destruyendo hospitales? ¡Fantástico! ¡Publiquémoslo!

La cuestión es que todavía no ha aparecido una imagen de esos hospitales arrasados por los misiles occidentales. Podría ser verdad, extraño, de un misil que errase el blanco ¿pero tres? ¿en un mismo día? ¿todos contra hospitales?

Al redactor no le llegaba la inteligencia para darse cuenta que esa “información” apestaba a cuento chino. La causa es lo primero, y en todas las guerras la primera víctima es la verdad.

¿Exagero? No creo. Estoy enfadado, desilusionado. ¿Por qué me parece repugnante Libertad Digital? ¿Porque es de derechas? No, también lo es el ABC y es un periódico respetable (desde la marcha de Zarzalejos, bastante menos). Me repugna Losantos porque inventa y manipula la realidad, y me enerva encontrar los mismos comportamientos en los que, se supone, están en mi bando. Me duele, porque a este panfleto lo tenía añadido en mis marcadores. Pero más amiga mía es la verdad, a la que en este medio no le tienen ningún respeto.

Otra línea del mismo artículo:
EEUU y sus aliados son quienes están creando ahora un verdadero desastre humanitario. Hablan de paz mientras arman a los rebeldes de la oposición que tienen su base en Bengasi […]

Los 90 muertos que alega el régimen y que de forma acrítica estos progres dan por bueno, son un genocidio. Los miles que según los medios internacionales lleva causado (en ambos bandos, pero principalemente entre los sublevados, sin armamento pesado) el conflicto no es el “verdadero desastre humanitario“. No todos los muertos, de nuevo, son iguales.

Por otra parte, no sólo critican que se bombardeen los blindados de las fuerzas pro-Gadafi, sino que también extienden su crítica a las armas ligeras que llegan desde Egipto para los rebeldes. Otros gilipollas que esperan que se defiendan de los tanques con piedras.

Estos ya, ni siquiera disimulando su aversión por la insurgencia libia, mostrándose claramente del lado de la dictadura, cuyas mentiras y razones propagan.

Tanto el régimen de Túnez como la junta militar de El Cairo están abierta y secretamente apoyando la guerra contra Libia. Los autócratas del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) han indicado también que enviarán fuerzas militares para atacar Libia.

Pues muy secreto no será, cuando un niñato atontao desde España se ha enterado de sus maquiavélicos planes.😛 Pero note el lector que la guerra es “contra Libia“, se ataca, según este medio, a toda Libia. No a las unidades e instalaciones militares, ni siquiera a la parte de la sociedad Libia pro-Gadafi (que no sabemos cuán numerosa es, y lo sabríamos con algo tan sencillo como someterse el “amado lider” a un referendo popular). Se ataca a toda Libia porque Gadafi es Libia, deslegitimando a los revolucionarios bengasíes.

¿Y esto es izquierda? ¿Decir estupideces para defender a un dictador?

El pueblo libio no les importa una mierda, ni a los gobiernos occidentales que acuden prestos a defender sus intereses, ni a la izquierda fantoche-chavista que estrangula una revolución recién nacida porque no le viene bien a su discurso antiamericano.

dictador

¿Que no es el único dictador? ¡Coño, claro! Pero los rebeldes libios no van a ir a combatir contra Obiang o Salman al Khalifa, tendrán que ocuparse primero de la suya.

Decía Rosa María Artal en su espacio:

Además, es verdad, ¿por qué han empezado por Libia? Ayer contaba mi opinión pero está equivocada. No es porque Gadafi mata “presuntamente” a sus ciudadanos y Ben Alí y Mubarak también pero menos que se fueron y todo, es que las acciones no pueden empezar por parte alguna. Si no se arregla el mundo de golpe, es mejor hablar y hablar. Qué bien lo vamos a pasar. Como somos tan resolutos, arreglar todos los conflictos de vez nos puede llevar siglos debatiendo y poniendo y quitando comas. Entretanto, mover un dedo ni locos.

¿Por que no va occidente a derrocar esa dictaduras? Pues porque no les interesa, como no les interesaba derrocar a Gadafi, es que hay que ser tonto para preguntar eso. La cuestión es que ahora sí que les interesa ayudar a los rebeldes, no con demasiado entusiasmo, y sería de necios (o de hipócritas) no aprovechar la ocasión.

¿Que primero se arma a Gadafi y luego se le desarma? A ver, esto tiene miga, porque estoy harto de este soniquete. Primero, de que occidente vendiera armamento a Gadafi no tienen culpa los insurgentes, así que no me parece justo castigarles por nuestros pecados.

Es cierto que occidente le ha vendido armas a Gadaffi (y a Mohamed VI, y a Israel…), en el caso español fundamentalmente equipos de vigilancia, transporte de tropas y munición. Esto es una basura moral, y además es ilegal, y si esto no fuera la puta monarquía bananera que es, alguien, alguien gordo, tendría que ir a la cárcel por permitirlo.

Ahora bien, estas exportaciones de armamento a Libia no son significativas. Por mucho que todo progre repita la cantinela, si os fijáis en las fotos de carros incendiados que aparecen en los periódicos, son T-72 soviéticos (algún vetusto T-55 y aún no he reconocido ningún T-62). A ver si encontráis la foto de algún carro occidental. La artillería autopropulsada, cañones y AA son también soviéticos. Los cazas que bombardeaban a los rebeldes eran Sukhoi-22 y MiG-23 (y también varios Mirage F1 de la francesa Dassault). El poder de fuego que está aplastando la revolución libia no es, en su mayoría, de origen occidental, si eso supone un alivio para vuestras conciencias. Pero ¿ahora qué más da? Esto sirve como lección para la próxima vez, pero a los revolucionarios libios no les sirve de ningún consuelo el emplazamiento de la fábrica donde se construyó el mortero que los machaca. Lo que les importa es silenciarlo.

¿Cómo? Pues dado que la mayoría no tienen formación militar, de nada serviría darles artillería pesada. Lo único que harían sería desperdiciar munición y estropear el material, porque disparar con precisión una pieza de artillería exige unos conocimientos que no son ni mucho menos intuitivos. Ni que decir que aún menos serviría dar a los rebeldes tanques o aviones, que exigen un aprendizaje de años para conocer todos sus sistemas. Habrá que darles armas ligeras, equipos de comunicaciones, y como mucho lanzagranadas anti-carro y transportes. Pero, objetivamente, la única forma de destruir el armamento pesado y la aviación de Gadaffi es mediante la ayuda bélica extranjera.

Que por supuesto que causará muertos, sin duda. Todas las alternativas los causarán, habrá que pensar cuál es menos cruenta.

Y, sobre todo, más justa. Yo ya he tomado partido desde hace tiempo: mi causa está con la de los ciudadanos árabes y norteafricanos que se han levantado contra la autocracia y la opresión. Probablemente no sean las revoluciones que a mí me hubiera gustado que fueran (al grito de Alah akbar!) pero nadie me ha pedido mi opinión. Son ellos los que tienen que decidir su futuro, y se están ganando el derecho a ello con su sangre. En el caso de Libia, la dictadura exige un precio de sangre mucho más alto. Como era de esperar.

No estoy ni con occidente y sus petroleras, ni con Chávez (que ha demostrado que es un cerdo tiranófilo, pues si occidente besaba el culo de Gadafi por interés, él lo hacía por gusto y convencido) ni muchísimo menos con Gadafi, uno de los personajes más sombríos de la segunda mitad del s.XX. Estoy con la libertad y los que luchan por ella; aunque luego puedan salir rana, merecen la oportunidad. Mi lugar estará siempre al lado de la lucha contra la opresión, por mucho que las circunstancias puedan llevar a extraños compañeros de cama.

Y si los rebeldes piden cobertura aérea, me parece estupendo que, por una vez, la libertad pueda servirse de los aviones del capital. Otras veces habrá que los encontraremos en el otro bando.

Para terminar, relación de medios que, estos días, he consultado para intentar hacerme una idea de la situación en Libia. Es muestra de prudencia y sabiduría no fiarse de ninguno, analizar de forma crítica toda información; pero sería una necedad rechazar toda información para basar el juicio sólo en prejuicios y propaganda.

Rosa María Artal: ¿Por que la ONU sí ha actuado en Libia?

En la era de la desinformación, de las “creencias” (más que de la opinión), de los ciegos carriles ideológicos, seguimos sin saber qué ha ocurrido realmente para que la gran cámara internacional se sacuda las telarañas.

El principal medio para informarse en el mundo musulmán, un recién nacido como quien dice, pero que está rápidamente ganando prestigio y dando lecciones de periodismo a los grandes centros de información occidentales (cobrándose a veces a cambio la vida de sus periodistas): Al Jazeera (en inglés)

Otra cadena panárabe, pero más sujeta por el poder saudí: Al Arabiya

Probablemente, el mejor periódico del mundo: The New York Times

Otro reputado periódico, con buenos análisis y colaboraciones: The Guardian

La Agencia de Noticias Rusa Novosti, muy próxima al Kremlin. En castellano y en inglés. No son independientes, pero sí que son serios y muestran un punto de vista no occidental.

La agencia de noticias más antigua del mundo, con varios corresponsales en suelo libio: France Presse, que es la que surte de noticias a periódicos como…

El mejor periódico, en mi opinión, en lengua francesa. A pesar de ser de derechas, ya me gustaría tener un periódico de esta calidad en lengua castellana: Le Monde

39 comentarios »

  1. Amicus Mendigo,
    Yo no sé cual es la verdad, por eso defenderé la verdad que me mejore, no la que me embrutezca. La guerra no mejora a nadie, ni a los que con ella se defienden; pero yo no estoy bajo el fuego de Gadafi, así que asumo el dilema del más débil e intento no juzgarle duramente. Las razones de la OTAN son muy otras que defender a un libio. Y a los míos, sí condeno y les pido que no usen la guerra.
    Si crea usted una ‘brigada internacional’ para ir a luchar junto a los libios libertarios, me avisa, llevaré mis palabras (aquí cobardes pero bajo la metralla menos), cuente conmigo, aunque si llegásemos allí, a pesar de la vida, no imagine que tomaré un arma, ni mataré a nadie. Quizás la libertad vale entregarla pero no quitarla.
    Sinceramente Suyo, Z+—–

    Comentario por Señor de la Vega — 25 marzo 2011 @ 13:49 | Responder

    • Sus palabras desarman mi respuesta, compañero.

      No es una licencia poética, es que realmente me identifico más con la no-violencia que usted defiende que con el militarismo.

      No voy a acudir a Libia, mi Señor de la Vega. Soy demasiado cobarde. Por otra parte, no acabo de ver yo claro que esta sea mi revolución. Sí es, al menos, una lucha de liberación y cuenta con mi simpatía.

      Permítame sincerarme con usted. Ambos somos madrileños. En los 90 yo era un joven greñudo de barrio. Siempre he sido un soñador, y por principio he rechazado la violencia.

      Ahora bien, hubo una época en que se puso de moda el ser calvo (facha, neonazi, como le queramos llamar). Empezaron a llegar noticias de un punky apaleado, una inmigrante apuñalada, mendigos, homosexuales… La cosa fue in crescendo y nosotros mismos, mi mismo grupo, empezamos a sufrir agresiones. Había barrios peligrosos (Argüelles, Tribunal, Moncloa…) por donde si queríamos salir, teníamos que hacerlo en grupo, para defendernos. A alguno de nosotros que nos atraparon solos (entre los colegas del parque había heavys, rapers, mods…) nos dieron una paliza. A mí me cogieron cuando venía de la Sala Canciller, un día que llegaba pronto a casa porque estaba griposo. Me dejaron la cara totalmente cubierta de sangre; aún tengo el vomer roto (el puente de la nariz) como recuerdo de aquella noche. Varios llevaban insignias del real madriz en sus bomber, ya se puede figurar el mucho aprecio que siento desde entonces por ese equipo. También llevaban su banderita española. Yo era basura que había que limpiar.

      La cuestión es que todos comprendimos la absoluta necesidad de autoorganizarnos y responder a la agresión. Pese a mi rechazo a la violencia, era claro que permanecer inane no traería más que más palizas. Los medios de comunicación miraban hacia el otro lado, y la policía (las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, como tanto le gusta decir a la gente de orden) en el mejor de los casos se desentendía, peleas entre bandas. No pocos de los fachas que nos agredían eran policías o sus hijos.

      Nos juntamos a otros grupos del parque, y salíamos, a veces en grupos de cien personas, a cazar calvos. He mandado unos cuantos nazis al hospital (tengo espaldas anchas) y, si bien no es algo que me llene de orgullo, no puedo decir que me arrepienta de ello. Creo que hicimos lo correcto. También puedo decir que detuve alguna paliza cuando veía que podía ponerse en peligro la vida del fascista.

      La cuestión es que, después de esa respuesta, que no fue articulada sino espontánea, una defensa natural frente a una agresión que se dio entre gentes de izquierda de todos los barrios, la cosa se fue calmando. Los niñatos comprendieron que ser nazi no era tan guai, no les otorgaba la inmunidad que tanto les gustaba para desahogar sus bajos instintos, sino que podía ser algo muy peligroso. Siguió habiendo nazis, se reunían en el TNT, en la Plaza los Cubos, pero eran los cuatro convencidos que había antes. Pero, al menos, atajamos la moda de los niños bien de salir a dar palizas a la “chusma”, a los diferentes.

      ¿Por qué le cuento todo esto? Porque desde pequeño tuve que aprender que una cosa son los bonitos ideales, y otra la cruda realidad. Con diálogo no se hubiera solucionado el acoso al que éramos sometidos, y necesitamos una demostración de fuerza. El diálogo debe partir antes de una posición de fuerza, si no, suele ser inútil. Tome por ejemplo el caso palestino: de nada sirve dialogar si no puedes poner encima de la mesa una capacidad ofensiva equivalente a la de Israel. Se le llama equilibrio y opera en todos los ámbitos de la realidad, desde la Física a las relaciones humanas. Si no puedes defenderte, tienes que fiarte de la buena voluntad del prójimo: y ahí estás jodido.

      Tiene que existir un contrapoder, para que no exista desequilibrio.

      Un fraternal saludo.

      Comentario por Mendigo — 25 marzo 2011 @ 22:39 | Responder

      • Mi Señor Mendigo,
        Leí las respuestas esgrimidas a sus comentaristas, y su postura, sus razones en ellas.
        Le engañaría si le digo que no disfruto en su lectura, tenemos ideas tan parejas que me parece que escribe con mis dedos, yo cambiaría solo adjetivos en consonancia a mi gusto por las formas.

        Contrapoder y equilibrio, podría contestarle sobre eso, pero, ¿de qué sirve mi mediocre retórica, si estamos ante el mayores ejemplos de este siglo?
        Túnez (¿se acuerda que empezamos a comentar en su génesis?), Egipto (seguí cada concentración y cada grito), tantas gentes y en tantos países, ¡increíble! pero con inolvidables e imperdonables crímenes contra la humanidad en esos feudos caídos y en los que quedan por caer, donde solo caen inocentes todavía: Yemen, Baréin, Libia… y estos días también Siria, que sepamos.

        El verdadero contrapoder a la guerra (violencia enfrentada y declarada), le diré que es la paz, solo pienso que exista ese, el equilibrio de poderes violentos, tanto en la guerra como en enfrentamientos continuados, se llama tregua, y eso no es paz, en esas treguas (anidan los temores, las miserias del miedo, la represión y la falta de libertad).

        Mi querido Mendigo, yo soy un cobarde (no como Z+, como hombre), no me crea valiente, pero si hubiesen ocurrido las manifestaciones que suceden ahora en Siria, ocho meses atrás, cuando atravesé por semanas de norte a sur, de este a oeste ese país, (uno de los países más acogedores que conozco en el mundo). Seguro que hubiese marchado en sus protestas (y sé que usted también), a cara descubierta, pidiendo con orgullo (siendo madrileño, sin necesidad de haber nacido libio): libertad y justicia. Y marchando como ellos han marchado, con tan solo paz entre las manos, porque esa vehemente paz, si reacciona en cadena (así lo espero), es el único contrapoder que acaba con la violencia y con las miserables treguas del miedo que nos atan.

        Mantengo mis palabras como comprendo sus sinceras dudas.
        Justo por eso, mis dudas y las suyas, me ofrecieron un reflexión intensa ante su escrito; leyendo e imaginando lo que ocurre a orillas del Mediterráneo e Índico, y eso me permitió transcribir lo que la empatía me hace sentir, en un poema para una próxima entrada, que versa sobre la unión de actitudes más eficientes que conozco como contrapoder, y estas son: la dignidad liberada del miedo, con la no violencia como arma y la unión de las palabras (es decir, de los hombres).

        Se lo anticipo y gracias,
        Suyo, Z+—–

        Escenario: Túnez, Egipto, Yemen, Baréin, Siria, Argelia, Libia…resto del Magreb, resto de Países Árabes, quizás un día, escenario del resto del mundo encadenado.

        ¡Mírame, estoy ardiendo!
        escribiendo en cualquier muro,
        maldiciendo mi suerte ante todos,
        mírame, te estoy mirando
        Mírame, dispárame por nada, si tu quieres
        dispárame por decirte que me disparas
        lo hiciste, disparaste

        ahora, dispara soy su padre, dispara soy su abuelo, dispara soy su madre
        ahora, dispara soy su primo, dispara soy su hermano, dispara soy su amigo
        aquí me tienes: soy su hijo su hija ¡dispara!

        Mírame, no apartes los ojos y dispara
        yo, no les conocía,
        pero sí su tierra
        sí sus cenizas,
        sí su muro escrito con verdades
        ahora, dispárame por decir que los asesinaste a todos
        ahora dispárame, porque tendrás que dispararme
        ahora intenta disparar a la dignidad de su cadáver
        dispárame a mí que le acompaño y te conozco
        dispara a tu credo a tus dudas a tu conciencia a tu pasado a tu futuro
        ahora antes de cargar tu arma nuevamente, escucha los gritos que se acercan
        ahora tartamudea, busca mentiras sordas
        ahora retírate, aún puedes,
        sé que todavía podrás robarme, violarme, torturarme…
        pero mira: ¡no puedes evitar que muera si yo quiero¡
        ¡frente a ti, enfrentándote!

        Mírame, no apartes tu mirada, te faltarán las balas
        mañana te faltarán ojos para mirar a miles,
        pasado todos serán ojos que te miren
        luego no hallarás lugar donde ocultarte
        ¡No dejes de mírarme!
        ¡mírame!

        Buenas noches,
        Un abrazo y Suyo, Z+—–

        Comentario por Señor de la Vega — 26 marzo 2011 @ 3:54 | Responder

        • :/

          ¿Qué puedo añadir? No quiero menospreciar las treguas. A veces las treguas dan paso a la paz, otras, sólo a otra guerra. ¿Acaso no vivimos nosotros en una tregua, entre dos España que están condenadas a no entenderse?

          Si se fija, hay una cierta similitud con la tectónica de placas: dos fenomenales masas están quietas, pero en tensión, durante largos periodos. Y en un momento, se desencadena la violencia hasta que vuelven a alcanzar un nuevo acomodo, otro punto de equilibrio. Quizá no exista paz, sino periodos entre reequilibrios. Lo que permite la democracia es que estos no generan tantas víctimas, permitir que los cambios discurran suavemente, engrasar la historia para que no friccione al avanzar creando volcanes.

          Un abrazo, Señor de la Vega. Esperemos que todo se resuelva lo mejor posible para el pueblo libio, para todos.

          Comentario por Mendigo — 26 marzo 2011 @ 21:31 | Responder

  2. Vuelvo a decirte que eres un valiente mendi, aunque sinceramente me parece que este post es una empanada mental. Además me siento aludido en unos cuantos párrafos en los que repartes estopa jajajaaj.
    Pues ala a mojarse y posiblemente a añadir más empanada mental.

    “Estoy con la libertad y los que luchan por ella; aunque luego puedan salir rana, merecen la oportunidad. Mi lugar estará siempre al lado de la lucha contra la opresión, por mucho que las circunstancias puedan llevar a extraños compañeros de cama.”

    Creo que nadie puede decir otra cosa que ese trozo que has escrito y la mayoría pensamos igual que tu.

    Pero primero dices que no tenemos toda la información o no la sabemos, y aun así te mojas hasta el cuello. Menudo crack estás hecho.

    Dices que hay cantidad de medios de comunicación occidentales bastante serios, cuando hace tiempo pusiste un post de los medios españoles que daba a entender que independencia poca. Se que vas a decir que en el resto de paises no son españa pero para mi es igual(no hay más que ver japón con el tema nuclear) y de independencia poca y más en temas exteriores.

    Luego te metes con otros que por el simple hecho de dudar de EEUU y resto de imperialistas, discurso antiguo, que no ayuda para nada a los libios. Pero claro los EEUU según tu son los mayores genocidas actuales y te quejas de estos.

    Acusas a otros de que unos muertos valen más que otros. Pero te da igual los muertos que van a ir mandados por gobiernos y los muertos que vamos a ocasionar en daños colaterales, alquien les ha preguntado a ellos???.

    Dices que los conflictos libios, Irakies, afganos … Son diferentes, pero no habíamos quedado que no tenemos toda la información????. Puedo estar de acuerdo que son diferentes. Pero a lo mejor no lo son tanto. Tambien el nivel de intervención hasta ahora es menor, pero veremos a ver como acaba la cosa.

    Dices que los EEUU se están manteniendo al margen bastante más que los otros. Pero si no recuerdo mal fueron los primeros en llevar barcos y portaviones para allá. Aunque a nivel político están siendo más comedidos. Pero como no sabemos nada realmente puede ser que si y puede ser que no.

    Luego justificas ir con compañeros de cama que tu mismo consideras asquerosos pero que si es por la libertad mola, vamos que tu defiendes una acción armada por un grupo de ejercitos de unos estados que tienen otros intereses distintos a “los de la libertad y los que luchan por ella”.

    Tu quieres que esta gente con sus propios intereses apoye a los que quieren la libertad.

    Te apoyas en que esto es ayudar al resto de paises árabes a luchar por su libertad, veremos a ver argelia, yemen, siria, etc.. Si vamos a ayudar igual. Pero claro a lo mejor son temas diferentes…

    Entiendo que quieras lo mejor para los libios pero tu estás pidiendo que vayan unos militares a ayudarlos, tu estás pidiendo que gobiernos con poca credibilidad ayude en nombre de la libertad a cambio solamente de esto y de proteger unos pocos intereses.

    Lo siento yo no quiero ciertos compañeros de cama, no quiero medidas bélicas. Porque estás utilizando medios que no puedes controlar y que son violentos para lograr un fin. Y para mi los medios son tan importantes como los fines.
    Además quien nos creemos que somos para pedir que vaya gente en nuestro nombre para morir en pos de la libertad????

    Un saludo.

    Comentario por karkos — 25 marzo 2011 @ 15:18 | Responder

    • Jejejeje

      No soy valiente, tronk, ya ves qué valentía, aporrear un teclado. Ahora, no me gusta esa afición de regalarnos con informaciones que nos resultan cómodas, tan propia de la izquierda y ahora, encima, más desarrollada con internet donde nos movemos en grupos cerrados. Tienes razón colega, bien dicho, buen post… Esto empobrece el discurso, lo hace débil, muelle, y lo aparta de la realidad.

      Venga, amos a ponernos los guantes de boxeo y entrar al trapo. Pero no te olvides que eres uno de mis comentaristas más queridos, eh?😉

      “Pero primero dices que no tenemos toda la información o no la sabemos, y aun así te mojas hasta el cuello.” –> Tengo tan poco información como tú, y tú también has tomado partido. Alguno hay que tomar. Aunque como te decía, en este caso estoy tremendamente dubitativo, pues bien pudiera estar yo errado. En lo concreto (lso rebeldes salgan rana, occidente se aproveche del río revuelto…) y en lo abstracto (me revienta pensar que no hay otra solución que organizar una carnicería…pero es que no encuentro otra).

      Por lo tanto, prefiero huir de posiciones maximalistas y esperar a que se desarrollen los acontecimientos. Por ahora, si fuera mi responsabilidad, sí que hubiera concedido esa ayuda militar a los rebeldes para salvar Bengasi (había que tomar una decisión, o acudir o no), y ahora toca ver cómo evoluciona la situación.

      “Dices que hay cantidad de medios de comunicación occidentales bastante serios, cuando hace tiempo pusiste un post de los medios españoles que daba a entender que independencia poca. Se que vas a decir que en el resto de paises no son españa…”

      Te equivocas, listorro, no te voy a contestar eso.😛

      Ciertamente, todos los medios de comunicación tienen una dependencia del capital y/o del poder. Sin duda. Por eso hay que leer las informaciones que en ellos aparecen teniendo en mente cuál es el accionariado y los anunciantes.
      Ahora bien, de ahí a decir que todo lo que aparece en los medios de comunicación es falso…es un salto demasiado grande. Por lo general, lo que aparece en los medios de comunicación es verdadero, no mienten descaradamente (no como la televisión libia). Lo que hacen es mostrarte una realidad sesgada, y comentarla de forma que muevan al lector a opinar de una forma determinada. También, con su criterio editorial, eligen qué publican y qué no, y esto también es una forma de manipular la información (por ejemplo, publicando todos los escándalos que salpican al partido rival, y ninguno del propio, mueven a la gente a creer que el contrario es un cleptómano y los propios son santos varones).

      Además, no todos tienen la misma credibilidad (aún hay clases). Todos tratan de arrimar el ascua a su sardina, pero El País no tiene el mismo rigor informativo que La Razón, por poner un ejemplo. Como Le Monde (derecha) o NYT (liberal) no son El País. Un buen lector de prensa debe saber de qué pie cojea cada medio, para interpretarlo, y escoger aquellos que tienen una sólida reputación. Le Monde te explicará las cosas desde un punto de vista conservador, ahora bien, es muy difícil que Le Monde publique un dato o una información falsos o, al menos, insuficientemente comprobados.

      Yo quiero informarme, así que prefiero un periódico serio de derechas, a un panfleto izquierdoso. No soy débil, no necesito que me den la razón, no necesito leer cosas que se acomoden a mi pensamiento.

      Comentario por Mendigo — 25 marzo 2011 @ 21:42 | Responder

    • Sigo:

      “los EEUU según tu son los mayores genocidas actuales y te quejas de estos”
      Los EEUU tienen una larga historia reciente de guerras, invasiones y apoyo a dictaduras sangrientas, luego desde luego la mala fama se la han ganado sobradamente. Ahora, el imperialismo no sirve para explicar todo lo que ocurre en el mundo, es un discurso algo más simplón que hace aguas cuando analizamos el devenir de los acontecimientos en el Magreb.

      “Dices que los conflictos libios, Irakies, afganos … Son diferentes, pero no habíamos quedado que no tenemos toda la información????” Para decir eso no hace falta contar con mucha información, es evidente. La poca que hay, nos muestra que son conflictos totalmente distintos. Que en los fregaos esté metido EEUU no es nada raro, ya es la gran superpotencia, el sargento mundial. Aunque ciertamente, no sabemos cómo puede acabar la cosa.

      Mira, uno de los análisis más inteligentes (menos apasionados) de la guerra que he leído fue el de un general gringo. Decía que puede que esto acabe en unas tablas, en que ninguno de los dos contrincantes pueda mover piezas en el tablero porque las perdería. Sería la mejor de las soluciones, ahogando la guerra, la que menos víctimas conllevaría (una victoria rebelde me temo que también sería una matanza de aúpa). Esto podría dar pie a una escisión de la Cirenaica, según él, o quizá a una salida de Gadaffi del poder (si se vuelven a levantar los ciudadanos de Tripolitania, aislando al régimen).

      “Dices que los EEUU se están manteniendo al margen bastante más que los otros. Pero si no recuerdo mal fueron los primeros en llevar barcos y portaviones para allá”
      Como sabrás, la presencia de la Sexta Flota es permanente en el Mediterráneo. Ocurra donde ocurra una guerra, EEUU siempre va a tener barcos de guerra cerca. Desde que dieron la orden, creo que tardaron 3 días en situarse frente a la costa libia.

      “Luego justificas ir con compañeros de cama que tu mismo consideras asquerosos pero que si es por la libertad mola, vamos que tu defiendes una acción armada por un grupo de ejercitos de unos estados que tienen otros intereses distintos a “los de la libertad y los que luchan por ella”. ”
      Pueeees sí. Más o menos es así. Se llama pragmatismo, y en las guerras es bastante común.
      Por ejemplo, los franceses no pusieron reparos a que los anglosajones (su diablo cojuelo particular) les devolvieran su querida République. Ojalá los mismos ejércitos hubieran acabado el trabajo con Franco y Salazar…

      “Tu quieres que esta gente con sus propios intereses apoye a los que quieren la libertad.”
      Bueno, lo que quiera yo es irrelevante. La cuestión es que las circunstancias (el destino es un pícaro) han llevado a ese matrimonio de intereses.

      “Te apoyas en que esto es ayudar al resto de paises árabes a luchar por su libertad”
      Sí, yo creo que la caída de Gadafi será una buena señal para el resto del mundo musulmán…y no musulmán. Igual que la caída de Ben Ali y Mubarak fueron buenas para armar a la gente de valor contra el criminal de Gadafi.

      “Entiendo que quieras lo mejor para los libios pero tu estás pidiendo que vayan unos militares a ayudarlos, tu estás pidiendo que gobiernos con poca credibilidad ayude en nombre de la libertad a cambio solamente de esto y de proteger unos pocos intereses.”
      Ajam, efectivamente. No importa la credibilidad de occidente (no tiene ninguna) en la defensa de la libertad (podríamos empezar por democratizar nuestras mismas sociedades). Lo que importa para la revolución es que tienen armas, que son útiles. Ahora bien, es un matrimonio muy peligroso, es bailar con el diablo. Lo he dicho varias veces, los libios tendrán que bailar sin perder el alma, sin empeñar Libia a cambio de esa ayuda. Confío en su sabiduría, pero el peligro existe.

      “no quiero medidas bélicas”
      Guerra la iba a haber, tanto si interviene occidente como si no, llevaban dos semanas de guerra.

      “estás utilizando medios que no puedes controlar y que son violentos para lograr un fin. Y para mi los medios son tan importantes como los fines.”
      Bueno, sí que se puede controlar. Puede elegir bombardear en alfombra (carpet bombing) con B-52 como en Afganistán al principio de la invasión (eso SÍ que fue un genocidio, no podemos dejar que las palabras pierdan su valor) o cazar los blindados de Gadafi uno a uno. La respuesta a una agresión debe ser proporcionada. Tampoco los rebeldes tienen derecho a ejecutar prisioneros pro-Gadafi como lo están haciendo.

      Por otra parte, los medios han de ser analizados con respecto a unos fines. Sin duda. Ese juicio ha de ser personal y colectivo. Tú has llegado a una conclusión, que te honra y habla bien de ti, conclusión que respeto. Ahora bien, los rebeldes han llegado a otra, han decidido que no quieren seguir bajo la bota del coronel y para ello se han levantado en armas. Creo que también su decisión merece respeto. Yo, al menos, la encuentro humanamente comprensible.

      Un saludo, Karkos!

      Comentario por Mendigo — 25 marzo 2011 @ 22:08 | Responder

  3. “Y como aprecio el discurso fino, desprecio la grosería, la tosquedad en el razonamiento.
    …no concibo como ningún niñato europeo se atreve a cuestionarla
    ….a estos gilipollas no les interesan más los negritos o los moritos más que como entelequia
    …ni a la izquierda fantoche-chavista”

    Pues aquí escribiendo (no sé si por última vez en este blog) un niñato europeo/gilipollas/fantoche-chavista.

    Merece la pena darse una vuelta por el mundo (leyendo libros, viajando, hablando con la gente) pues se entera uno de cosas interesantes.
    Nuestro amigo Mendigo no ha colocado ningún enlace a alguna de las fotos de los rebeldes libios que piden la no ingerencia extranjera, aquí la coloco yo: http://27.media.tumblr.com/tumblr_lhdqtmKJTW1qbhmqto1_500.jpg
    Nuestro amigo Mendigo tampoco ha colocado ningún enlace a algún documento que nos explique el ideario de los rebeldes.
    Yo no he encontrado ninguno. (No se pierdan la bandera de los rebeldes, la de la monarquía impuesta por los ingleses después de la segunda guerra mundial. Ni siquiera han buscado algo original.)
    Lo que sí hemos encontrado/oído son declaraciones en inglés pidiendo/rogando la intervención extranjera (a ver si se aclaran los rebeldes que también colocan carteles pidiendo lo contrario). Lo de los rebeldes en facebook (como no tengo facebook no puedo corroborar el dato, pero no me duelen prendas en darlo por cierto) y en tweeter y en todas las redes sociales pidiendo ayuda me hace recordar algo. “Hans el listo” o “El informante clave”. Para aquellos no familiarizados con la antropología voy a hacer un breve resumen. En los años 20 del siglo XX (todo esto está en la wikipedia, pero voy a escribir exprimiendo mi cerebro, que para eso me gusta leer libros de antropología) en Alemania, había un caballo que sabía realizar operaciones matemáticas. Era la mayor atracción circense de toda Alemania. Se realizaron estudios científicos por profesores universitarios y todos dieron por cierto la maravilla natural. Hasta que uno de los investigadores desveló el misterio. Hans (el caballo) no sabía matemáticas; lo que sabía Hans era reconocer en la cara de sus domadores y de los investigadores la ilusión de que un caballo pudiese hacer cálculos matemáticos (daba una señal con su pezuña cuando reconocía la expresión de “sí, eres un caballo matemático”); todo se descubrió cuando se le preguntaba a Hans sin mirarle a la cara; Hans no podía leer la respuesta.
    A los antropólogos les fascina este relato (verídico) pues es algo a lo que se enfrentan cada vez que van a investigar a una sociedad extraña para el investigador). Muchas veces aparece entre los nativos un “Hans el listo”, un “informante clave”; alguien al que hay que evitar o tomar con precaución. No dirá la verdad sino lo que el investigador quiere oir o lo que el informante cree que el investigador quire oir. Cuando los españoles llegaron al Caribe a finales del siglo XV tenían un problema: querían llegar a la India pero lo que veían no se parecía a las descripciones que tenían de otros viajeros que usaban la vía asiática. Los libros de relatos hablaban de caníbales y en las islas no había. Pero siempre podemos encontrar a alguien (el listo del pueblo) que se ha fijado que cada vez que se da una información “buena” se recibe un premio: -¿hay oro? -Sí. -Pues tome usted esta baratija. -¿Hay caníbales? -Huy por Dios, ni que fuésemos salvajes. -Pues no ahy premio. Hasta que aparece el listo:-si, si. Caníbales. Pero no aquí. En otra isla. Y los españoles agradecen al informante sus valiosos datos. Efectivamente, hay caníbales, luego estamos en la India.
    Y los rebeldes libios hablando de las masacres de Gadafi y los occidentales diciendo: efectivamente, es lo que buscábamos. Tomad unos Tomahawk (hacha de los INDIOS nativos de norteamérica……..he realzado lo de INDIOS para que se note hasta dónde llega el poder de los informantes clave). Algún día aparecerán las imágenes de las masacres gadafianas (o no, como no aparecieron los bebés asesinados por los soldados iraquíes en la guerra del golfo de 1991, algo inventado por la hija del embajador de Kuwait en USA).

    Como usted ha puesto una entrada muy larga me es muy difícil comentar cada párrafo, tanto los acertados como los errados.
    Así que terminaré explicando lo que humildemente apoyo.
    A mí me gusta la libertad. Lo de hablar libremente, votar libremente, vestir libremente, etc. Y se lo deseo a todo el mundo. Viva donde viva.
    Ahora bien, no se me olvida que hay otra libertad que es intocable: la propiedad privada. Yo estoy a favor de todos aquellos que estén a favor de la propiedad pública de los medios de producción. Las fábricas, los recursos naturales, las empresas.
    Los problemas aparecen cuando alguien pide libertad para, entre otras cosas, vender los recursos naturales. Que no cuenten conmigo. Los que piden que la riqueza sea de todos, tienen mi apoyo. Es así de simple. Porque soy así de simple: un niñato europeo/gilipollas/fantoche-chavista.

    Y ya está.
    Hasta siempre
    Joseluis

    Comentario por Joseluis — 25 marzo 2011 @ 17:43 | Responder

    • Buenas José Luis.

      Creo que hay que completar esas frases:
      “…no concibo como ningún niñato europeo se atreve a cuestionarla”…a cuestionar la legitimidad del pueblo libio sublevado a pedir ayuda bélica internacional. Los que se juegan la vida por levantarse contra el dictador, mientras los niñatos europeos vemos los toros desde la barrera. En este caso, lo de niñato que no tiene que arriesgar su pellejo también me lo aplica. Pero, desde luego, es más aplicable a los que queréis atar de manos a la revolución, y entregarla de esta suerte a la bestia de Gadafi. Yo no voy a luchar, pero no impido que otros lo hagan.

      “….a estos gilipollas no les interesan más los negritos o los moritos más que como entelequia”. A estos gilipollas del PCPE que, con ese análisis tan obtuso, tan pobre de la situación, han demostrado que no les importa la vida de las personas, reales, que componen el pueblo libio, sino que las emplean de excusa, como categoría, como entelequia, como coartada para soltar la enésima diatriba antimperialista. Son tan gilipollas que sueltan el mismo rollo siempre, ocurra lo que ocurra a su alrededor. De la Realidad sólo sirve lo que les ayuda a reafirmarse en sus dogmas. Es un tipo de pensamiento que me recuerda mucho al pensamiento religioso, impermeable al razonamiento. José Luis, si tú te incluyes entre los que creen que el bombardeo es un genocidio, o de los que dicen amar el pueblo de Libia más que los que celebraron la resolución de la ONU con lágrimas en la plaza de los juzgados de Bengasi, pues sí, tú también eres un gilipollas.

      Y de nuevo vuelvo a repetir:
      “El pueblo libio no les importa una mierda, ni a los gobiernos occidentales que acuden prestos a defender sus intereses, ni a la izquierda fantoche-chavista que estrangula una revolución recién nacida porque no le viene bien a su discurso antiamericano.”

      Exacto. Es más, después de leerlo creo que me ha quedado muy bien el párrafo. Si quieres, lo imprimo, lo firmo y te lo mando. El chavismo es a la izquierda lo que la achicoria al café. Lo soporto por sus logros sociales, y sobre todo porque es lo que los venezolanos quieren, y siento el mismo respeto por la voluntad de la sociedad venezolana como por la voluntad de la sociedad libia. Ahora bien, ideológicamente, el chavismo es un esperpento infumable, con sus chorradas bolivarianas ahistóricas. Y no me cabe duda que, después del chavismo, tendremos que hacer la revolución. Pero bueno, por ahora, bien esta. Como he dicho, la alternativa a ese izquierdismo bocazas y populista es el neoliberalismo más atroz, así que no tengo mucha dificultad en quedarme con la achicoria antes que con la hiel.

      En cuanto al uso que hace esa izquierda, que antepone su antiamericanismo (que comparto, y me empiezo a preguntar si no será otro prejuicio) al apoyo a la revolución allí donde se produzca, sí, la acuso de fantoche, de izquierda de opereta, pues no pone a la Libertad en el lugar que le corresponde en el orden de prioridades. Meterle el dedo en el ojo a Obama puede ser divertido, pero es de importancia muy menor estos días.

      Y siendo pena viendo cómo occidente obra sin importarle una mierda el pueblo libio, siguiendo sus intereses. Y cómo esta izquierda fantoche-chavista hace lo mismo, se guía por sus intereses sin importarle una pizca los deseos del pueblo libio.

      Más cosas. La foto que muestras es de la primera semana de Marzo. En un principio, los rebeldes rechazaron toda ayuda extranjera, lo cual les enorgullece. Pero filliño, el mundo es como es, y a la fuerza ahorcan. ¿Crees que hay aún algún rebelde que no considere necesarios los ataques aéreos aliados? Tienes tú noticia de ello? A día de hoy. No es que haya una confusión en lo que piden, es que son sucesos diacrónicos.

      En cuanto a la bandera de la monarquía…a mí también me produce sarpullidos. Pero tampoco le doy más importancia, a fin de cuentas el ejército de Mola luchó hasta bien entrado el 37 con la bandera republicana.

      La historia de Hans me ha parecido muy interesante. No la conocía y me sorprende que la encontraría en un libro de antropología, pues no tiene nada que ver con esta disciplicina. Pero da igual, sí que me parece muy oportuno traerlo a colación, pues sí que creo que algo así nos puede estar pasando: vemos en la revolución libia nuestros deseos reflejados.

      Por eso me pongo sobre aviso: no, no es la revolución que yo deseo, pero si es la que los libios desean, no tengo nada más que objetar.

      En cuanto al tema del petróleo, no hay nada que me lleve a pensar que un nuevo régimen privatizaría los recursos (su titularidad, su explotación ya está semi-privatizada, con empresas de capital mixto). Me parece difícil de creer que el pueblo libio sea tan torpe de dejarse robar de esa forma. Los robos son más sencillos bajo la dictadura (de dónde ha sacado Gadafi su patrimonio, sino del oro negro) que en un régimen democrático.

      Y creo que, por mi parte, también está.

      Hasta cuando quieras, José Luis.

      Comentario por Mendigo — 25 marzo 2011 @ 21:17 | Responder

  4. Pues a mí este post me parece excelente. Y por mucho que no sean independientes los medios, siempre se cuela algo, la mayoría de la manipulación la hacer por omisión.

    Por ejemplo la mayor manipulación que veo yo es el trato que hacen de los rebeldes. A pesar de existir, aún no nos han hablado de su programa, buscando homogeneizarlos con occidente y que no se extienda esa información. Podríamos saber su programa y sus objetivos y no los sabemos… por ejemplo. Y yo creo que es más de izquierdas de lo que nos dicen. Hay webs de los rebeldes donde hay información. Pero les hacen el vacío.

    Comentario por Reven — 25 marzo 2011 @ 18:07 | Responder

    • Nas, Reven.

      Hay que tener en cuenta que hace un mes ni tan siquiera había una oposición organizada al régimen. Si hubieran ido las cámaras a Libia para entrevistarse con algún lider opositor, no hubieran encontrado a nadie, ya que en teoría todos los libios amaban al “Rey de Reyes” africano. Y, de repente, se abre una pequeña grieta en el magreb y multitud de manifestantes toman casi todas las ciudades del país (a excepción de Trípoli y Sirte, donde las manifestaciones anti-Gadafi fueron minoritarias).

      Es decir, los rebeldes no tienen más programa que el odio a Gadafi y su interés por derrocarlo. Por lo demás, habrá islamistas, nacionalistas, revolucionarios o simple y llanamente ciudadanos demócratas, que quieren para Libia algo más digno que lo que tienen, están cansados de vivir bajo la bota del Coronel. Han recibido la mejora en las condiciones de vida, pero quieren más, quieren libertad.

      Se puede consultar la página del Consejo Libio pero es, ha de ser, muy indeterminada. Es normal, tiene que representar a todos los libios, de izquierdas y de derechas, laicos y religiosos, de Tripolitania o de Cirenaica, pues todos caben bajo la misma democracia.

      Mira, la introducción que hacen:
      In this important historical juncture which Libya is passing through right now, we find ourselves at a turning point with only two solutions. Either we achieve freedom and race to catch up with humanity and world developments, or we are shackled and enslaved under the feet of the tyrant Mu’ammar Gaddafi where we shall live in the midst of history. From this junction came the announcement of the Transitional National Council, a step on the road to liberate every part of the Libyan lands from Aamsaad in the east to Raas Ajdair in the west, and from Sirte in the north to Gatrun in the south. To liberate Libya from the hands of the tyrant Mu’ammar Gaddafi who made lawful to himself the exploitation of his people and the wealth of this country. The number of martyrs and wounded and the extreme use of excessive force and mercenaries against his own people requires us to take the initiative and work on the Liberalization of Libya from such insanities.

      To reach this goal, the Transitional National Council announced its official establishment on 5th March 2011 in the city of Benghazi, stating its perseverance towards the aim of relocating its headquarters to our capital and bride of the Mediterranean, the city of Tripoli.

      To connect with our people at home and abroad, and to deliver our voice to the outside world, we have decided to establish this website as the official window of communication via the world wide web.

      May peace and God’s mercy and blessings be upon you
      Long live Libya, free and dignified.

      Pero vamos, la divisa bajo la bandera tricolor es Libertad, Justicia y Democracia. Si son capaces de hacer honor a su divisa (y la historia está llena de grandes ideales pisoteados) yo ya me doy con un canto en los dientes. De hecho, no quisiera otra cosa para mi país que Libertad, Justicia y Democracia.😉

      Comentario por Mendigo — 25 marzo 2011 @ 20:42 | Responder

  5. Como está el patio…

    Lo que es una derrota es que nos tiremos los trastos a la cabeza con esto, sin conseguir ningún beneficio con ello. Que nuestra discusión valga para algo útil. Es decir, está muy bien discutir sobre esto en vez de sobre banalidades, podemos discrepar todos, y tener nuestra parte de razón. Estoy de acuerdo con Mendigo en que mucha de la “información” que recibimos es sesgada, con intención y poco rigor, y jode que medios “afines” a nosotros también caigan en eso.

    También entiendo a los que no apoyan la violencia de ninguna manera. Por muy acomodados que seamos, si tenemos un principio de no violencia bajo ningún concepto, pues no está mal que seamos consecuentes con ello.

    Por mi parte… Aunque trato de informarme, no consigo posicionarme. Entiendo muchos de los argumentos de estas, digamos, dos formas de entender este tema dentro de la izquierda, y admito que el tema me supera, admito mi ignorancia. Solo puedo mostrar mi disgusto, como siempre que suceden este tipo de conflictos, ya sean de carácter étnico, político, religioso o al fin y al cabo, económico. Sé de sobra que mi disgusto no soluciona nada, que vivo en la comodidad de Europa y que me posicione como me posicione, no voy a solucionar nada. Pero sé aceptar mis limitaciones, y que dar una opinión irrefutable en casos como este sería ingenuo.

    Mi comentario quizá no aporta enlaces, ni fotos, ni un análisis concienzudo sobre el tema en cuestión, pero sí me gustaría aportar un poco de serenidad, y transmitir que es una buena noticia el hecho de estar discutiendo sobre esto con verdadero interés, aunque las posturas sean discrepantes, en vez de sobre banalidades

    Dejar de leerse por estas diferencias o aunque las queramos llamar “fallos” es algo drástico, ya que para mí es casi imposible en la vida ser intachable, perfecto. Me gusta que se exija siempre coherencia, principios y saber hacer, pero somos humanos y a veces nos dejamos llevar por el carácter, o por nuestras interpretaciones. No es excusa de cara a hacer artículos serios, y buenos razonamientos, pero tampoco para retirarse de comentar, o de dejar de leer ciertos medios, o darse por aludido personalmente de lo que se diga.

    Comentario por wenmusic — 25 marzo 2011 @ 18:25 | Responder

    • Nas Wen!

      A mí también me agrada ver compañeros que llevan su apuesta por la no violencia a cualquier conflicto. Es una posición que respeto e incluso admiro, quizá detrás de su simpleza haya una sabiduría más profunda que la mía, más cortoplacista. Quizá la inocencia pueda vencer, a largo plazo, a los tanques, como el agua labra la piedra.

      Pero es eso lo que me exaspera. Lo que me refríe el hígado es sostener ideas basándose en mentiras, en desinformaciones, en manipulaciones. La gente que manipula, que miente, esa no está conmigo, no la quiero tener cerca. Por mucho que su fin sea loable. Si el bombardeo aliado es un genocidio, yo me levanto y me voy, porque ya hemos perdido la medida de lo que es un genocidio. Todo vale en el lenguaje. Si damos noticias del canal libio sin confrontarlas o, siquiera, pararse a reflexionar un momento si son compatibles con la lógica o la experiencia, yo cojo la puerta y marcho.

      Mi primer compromiso es con la verdad, con la honradez. Yo no quiero pertenecer al tipo de tribu, al estilo de HazteOír, donde cualquier información que reafirme nuestros principios se da por buena. Nos interesa que sea verdad, luego tiene que ser verdad.

      Por ahí no paso, lo primero es la honestidad intelectual, y luego la ideología.

      Por lo demás, respetando la realidad, creo que hay mucho campo para debatir desde posiciones legítimas. Pero sin manosear la realidad, sin libelos y soflamas… (me recuerdan demasiado al lenguaje del fascismo).

      Comentario por Mendigo — 25 marzo 2011 @ 20:26 | Responder

      • Es muy difícil decidirse por una postura concreta.

        Hace un par de días exponía en otro sitio mi postura general sobre diplomacia, guerra y democracia:

        “Para mi, no hay que ir a al guerra, pero por otros motivos:

        – Cada pueblo es responsable de su gobierno. No somos quienes para establecer cual es el mejor sistema de gobierno para Libia, son los libios los que tienen que hacerlo (y quien dice Libia, dice Afganistán, Iraq, Irán, Chile, Togo o cualquier otro país)

        – Soy partidario de la democracia, y pelearé por ella en mi comunidad de vecinos, en mi ayuntamiento, en mi comunidad autónoma, en mi país, en Europa, en el mundo, pero no en la comunidad de vecinos de enfrente, ni en el ayuntamiento de al lado, ni en otra comunidad autónoma, ni en otro país, ni en otro continente o alianza supraestatal, ni en otro planeta; eso les corresponde a sus ciudadanos.

        – Ahora bien, puesto que la democracia por la que quiero pelear en, por ejemplo, España, incluye otras CCAA que no son la mía, para aplicarla en un ámbito más general con efecto en otros ámbitos más particulares, tendré que oir, en pie de igualdad, al resto de los afectados. No puedo decidir por los otros, y eso es precisamente la esencia de la democracia.

        – Llegado el caso, pelearé por la democracia mundial, pero esa democracia deberá ser real y efectiva para todos. Es decir, ese día, un voto de un libio valdrá tanto como el mio, o como el de Obama o el de Xin Kwang, y valdrán para establecer un poder global, que nos regirá a todos por igual (de la misma forma que, en España, debe valer lo mismo el voto de un madrileño, un andaluz o un canario, y entre todos elegimos un parlamento y un gobierno de todos y para todos).

        – Mientras llega ese día, me conformo con (o mejor aún, exijo) que nuestros poderes no se inmiscuyan en terceras comunidades de vecinos, ayuntamientos, etc….., y se comporten con un mínimo de decencia: esto quiere decir, por ejemplo, no hacer favores (y mucho menos, declararse amiguísimos, dar llaves o nombrar hijos predilectos de) a criminales que si fueran connacionales nuestros estarían en la cárcel. Tampoco cometer en otros paises actos que en el nuestro se consideran delictivos (es decir, actos tan malos que merecen reproche penal) con la pobre escusa de que allí no lo son, o que son tolerados de facto; como ejemplos (sin ánimo de exhaustividad), el soborno, el tráfico de influencias o la tortura.

        – Los dictadores no son santos de mi devoción, ni los Castro, ni Pinochet, ni Gadafi, ni el presidente de China, ni el de Arabia Saudita, ni el de Guinea,……). Pero son, en tanto sus propios nacionales no decidan lo contrario, los representantes de sus paises, y como tales tendremos que trabajar con ellos en los asuntos internacionales. Por eso, es lógico que tengamos relaciones diplomáticas con todos, y que los tratemos, sin que ello suponga que somos amigos suyos o que estamos de acuerdo con sus métodos.

        – La guerra no es nunca solución, sólo fuente de más conflictos. Es la legalización y liberación de los estragos, de la destrucción, del asesinato. Declarar una guerra es el Acto Terrorista por excelencia, el más brutal que puede concebirse.

        – Imponer la democracia a golpe de bombazos, o de asesinatos selectivos, o de invasiones, es imposición por terceros, y usando los medios de coerción más brutales que existen, es decir, es justamente lo contrario de la democracia….”

        (fin de la cita)

        Y otra cita, esta no es mía
        (http://elcomentario.tv/reggio/una-guerra-muy-sexy-de-jordi-calvo-rufanges-en-publico/25/03/2011/):

        “[…]La guerra en Libia también es sexy porque Gadafi es un terrible dictador muy sexy para nuestros gobernantes, a quien dan ganas de sacar del poder de la forma que sea. Emocionalmente, y con las imágenes y mensajes que en todos los medios de comunicación oficiales aparecen del dictador, dan ganas de lanzarle un Tomahawk o varios cientos, como ya se ha hecho. […] Si las intenciones de la comunidad internacional (occidental) son las de liberar a los pueblos oprimidos del mundo o proteger a las poblaciones que son víctimas recurrentes de la violencia armada, ¿por qué no se plantean intervenciones en Bahrein, Yemen, Myanmar, Zimbabue, Bielorrusia, Chechenia, Tíbet, República Democrática del Congo, República Centroafricana, Guinea Ecuatorial y un largo etcétera? Quizá porque estos lugares no son, por diversas razones, tan sexys como la Libia actual.[…]”

        Ya tenemos etiqueta para Gadaffi: “el que masacra a su propio pueblo”, se repite como un mantra en todas partes, incluso aquí. Yo no sé muy bien que significa “masacrar”, pero me suena a muchos muertos y mucha sangre, cadáveres mutilados, algo al estilo de las batallas de las edades antiguas, cuando el campo de batalla quedaba cubierto de cadáveres en sentido literal. Aquí hay muertos, es una matanza, pero no me acaba de cuadrar el adjetivo. En todo caso, estamos ante una guerra civil.
        Si estuviéramos en otro pais (Chechenia, por ejemplo, por no decir Israel), a lo mejor la retórica fuera otra, hablaríamos de represión de la insurgencia, o de terroristas (es lo que aduce precisamente Gadaffi), no digo nada estando en ejjpaña, donde somos capaces de llamar sediciosos a unos que se cogen la baja laboral. Si los rebeldes fueran abertzales luchando contra la Guardia Civil ¿mantendríamos este discurso?¿Y sabemos de verdad que no son abertzales, o sus equivalentes?

        ¿Para cuando una zona de exclusión aérea en Palestina?¿No hay población civil allí?

        No se qué periodista exponía en Las Mañanas hace unos días que era “el peor crimen que puede cometer un gobernante”. Mucho peor que masacrar “otro” pueblo, donde va a parar… Pero de ambas cosas tenemos abundantísimos ejemplos, muy recientes algunos😦

        ¿Se puede hablar de “legalidad internacional”? ¿Democrática? ¿Es democrático el Consejo de Seguridad de la ONU, o es más bien una “oligarquía”?

        Eso si, estoy de acuerdo con Mendigo en que no creo que el petróleo sea la causa de esta guerra, no la principal, quizá lo fuera en el pasado, pero no ahora. Creo que hay algo de “sincero interés” por los civiles, mezclado con una parte importante de “vergüenza” de algunos dirigentes por actitudes pasadas (p.e. Sarkozy) y un poco de oportunismo populista por todas partes, además del interés económico. En otras intervenciones, o no intervenciones, en cambio, si pesa mucho más el interés político-estratégico-económico.

        Y finalmente, ¿soy el único al que la expresión “desastre humanitario” le rechina? Es cierto, es una catástrofe, pero con buena intención, siendo tan “humanitaria”!!!
        (otra etiqueta de moda: humanitario, como terrorista o sostenible)

        Por cierto, soy de los que consideran a Gadaffi como un delincuente, y los insurgentes, sólo por luchar contra él, ya tienen mi simpatía. Y, en el fondo, si tuviera que tomar partido, si tuviera que votar, también votaría a favor de la intervención (aunque creo que pondría muchas condiciones, sobre qué, como y cuando).

        Comentario por santi — 26 marzo 2011 @ 6:18 | Responder

        • Nas santi!

          “Cada pueblo es responsable de su gobierno” –> si le dejan

          “Soy partidario de la democracia”…”No somos quienes para establecer cual es el mejor sistema de gobierno ” –> La Democracia (con mayúsculas, no la oligarquía escasamente representativa que tenemos) no es un sistema político más. No todos los sistemas son igual de legítimos. Sólo es legítimo el pueblo que se autogobierna. Luego, que cada uno busque mecanismo para desarrollar esa participación en el gobierno, de forma más directa o indirecta. Pero la Democracia no es uno más entre tantos sistemas, es el único legítimo.

          “pelearé por la democracia mundial,” –> ¿Un gobierno mundial? ¡Qué miedo! Si ya me toca los cojones un Estado Español que quiere aglutinar los países que lo componen. Prefiero Estados razonablemente identificados con pueblos, con sociedades.

          “Los dictadores no son santos de mi devoción…pero son, en tanto sus propios nacionales no decidan lo contrario, los representantes de sus paises, y como tales tendremos que trabajar con ellos en los asuntos internacionales.” –> Los ciudadanos de esos países no pueden decidir nada porque nadie les ha preguntado. Y, si lo hacen, son aplastados. Mientras no se hayan sometido a unas elecciones libres, esas personas no se representan más que a sí mismas, sea Gadafi, sea Franco, sea el Bourbon.
          En cuanto a China y Cuba, no podemos meterlas en el mismo saco pues sí que existen elecciones, aunque son muy poco representativas ya que los ciudadanos no votan directamente el legislativo, sino que eligen a unos representantes que, a su vez, elegirán a unos representantes…
          Y sí, en Libia existe la Jamahiriya, pero ésta no tiene poder para echar a Gadafi, cuyo entorno es quien controla, en realidad, todos los resortes del país (incluidos los económicos). La legitimidad de Gadafi es la misma que la de Franco: la de las armas.

          “La guerra no es nunca solución, sólo fuente de más conflictos.” –> Bueno, la Revolución de Octubre más las sucesivas campañas que tuvo que emprender el Ejército Rojo fueron una solución (cruenta, mucho) para sacar a Rusia de la Edad Media y llevarla a la cima de las naciones.

          “Imponer la democracia a golpe de bombazos” –> Mientras sean los libios los que la impongan, tienen toda la legitimidad de imponerla a bombazos. Cualquier otro sistema es ilegítimo. Así sean una minoría.

          La respuesta a “una guerra muy sexy” ya la dió Rosa Mª Artal. Como razonamiento, es bastante torpe, porque llevado a cualquier otro campo nos llevaría a la inacción absoluta ante la imposibilidad de hacerlo todo a la vez.

          “Si estuviéramos en otro pais, a lo mejor la retórica fuera otra, hablaríamos de represión de la insurgencia, o de terroristas” –> Totalmente de acuerdo, el idioma cuenta, y mucho. Al margen del nombre que le pongan, mi sitio está con los que luchan por la libertad.

          “¿Para cuando una zona de exclusión aérea en Palestina?” –> Si de mí dependiese… Ya he dicho que la solución más racional al conflicto sería la de imponer un embargo marítimo y aéreo a Israel, estrangular su economía hasta que aceptase replegarse a las frotneras concedidas por la ONU en el 47 e indemnnizar a los desplazados por ese 55% de Palestina que la comunidad internacional le otorgó (sin ser propiedad de la ONU, que era de los palestinos, qué bien queda regalar algo que no te pertenece).

          “¿Es democrático el Consejo de Seguridad de la ONU” –> A mí me resulta indiferente lo que opinen los gobiernos que se sientan en él. Unas veces darán vía libre a atropellos como en Afganistán, otras a resoluciones que son papel mojado, como en Palestina. Me la pela.

          “Creo que hay algo de “sincero interés” por los civiles” –> Yo creo que hay sincero interés por las encuestas de voto, por aparecer delante del electorado como alguien que está a favor de los pueblos y de la historia, no de tiranos acabados (como han quedado con Túnez y Egipto, y están quedando con las satrapías árabes o Marruecos). Y sí, no menosprecies el petróleo que los contratos de explotación son muy jugosos… Pero vamos, que lo principal para occidente no es quién lo extraiga, sino que llegue regularmente al mercado, sin sobresaltos. El dinero que está perdiendo occidente con el barril por encima de 100$ es muchísimo más que el dinero que las petroleras extranjeras sacan de Libia. Lo importante es el petróleo, pero no para quedarse con él, como dicen los adoctrinados con anteojeras.

          Comentario por Mendigo — 26 marzo 2011 @ 20:41 | Responder

          • Ya decía que es difícil tomar partido, y la verdad, no estoy muy fino en los razonamientos. Es lástima, porque el tema es interesante y creo que hay opiniones muy diversas, y puede generar un debate bastante enriquecedor.

            De todas maneras contesto:

            1 – Cada pueblo es responsable de su gobierno” –> si le dejan

            Por supuesto que es responsable, y si no quiere un gobierno lo derriba, cueste lo que cueste; si hay dictadores es porque sus pueblos lo permiten. Son ya mayorcitos, la mayoría de los pueblos.

            Otra cosa es que sea gratis, o que sea a costa de bastante sufrimiento.

            Y otra cosa es que otros pueblos, más fuertes, decidan no dejarles, lo que sucede muy a menudo (aún así, lo intentarán, ahí tenemos a los saharauis como ejemplo).

            A lo peor, es que la mayoría de los pueblos son, somos, como borreguitos, incapaces de pelear por nuestra propia libertad, ignorantes, incultos, pasotas, y nos dejamos manipular, estafar, controlar….., no es que no nos dejen decidir, es que preferimos que decidan otros.

            2 – La Democracia (con mayúsculas, no la oligarquía escasamente representativa que tenemos) no es un sistema político más. No todos los sistemas son igual de legítimos. Sólo es legítimo el pueblo que se autogobierna. Luego, que cada uno busque mecanismo para desarrollar esa participación en el gobierno, de forma más directa o indirecta. Pero la Democracia no es uno más entre tantos sistemas, es el único legítimo.

            … Aquí coincides conmigo🙂 y supongo que tampoco estarás de acuerdo en que exportemos nuestro “modelo de democracia oligárquica”.

            Modelos de democracia hay mil, de distintos pelajes, niveles de organización, niveles de representación, de separación de poderes….. Los occidentales (que ya son bastante variados) no tienen porqué ser mejores, ni peores. En todo caso, para que una Democracia (con mayúsculas) sea digna de ese nombre, debe ser establecida por los propios interesados; desde el momento en que se impone por otros ya no lo es (los iraquíes nunca votaron a Bush, no les dejaban, así que no se entiende que clase de legitimidad democrática tenía éste para intervenir en Iraq; fíjate que cosas, lo primero que hizo fue nombrar un virrey)

            3 – “Los ciudadanos de esos países no pueden decidir nada porque nadie les ha preguntado”. Nadie les ha preguntado a los libios, ni a los tunecinos, ni a los egipcios, ni se lo preguntó en su día a los estadounidenses, y aún así han decidido. La libertad no espera a consultas, se conquista, a veces por la fuerza, y en ese caso, esa más que posible que la fuerza sea legítima (lo que no es lo mismo que deseable).

            De verdad crees que China es una democracia? No es un régimen que reprime a su pueblo?¿No fue masacre lo de Tiannanmen? No recuerdo muy bien, pero, ¿en esa época, no era precisamente China “socio comercial preferente” de EEUU?

            De verdad crees que Franco ganó la guerra por la fuerza de las armas? no será más bien porque tenía una fuerte base social para ello? Si estuvo en el poder casi 40 años, fue por la fuerza de las armas? o no sería más bien porque los españoles eramos muy prudentes, o demasiado cobardes para conquistar nuestra libertad?

            Por cierto, tendrá Gadafi base social?

            4 – Si sus gobiernos no son representativos ¿Quien crees que representa entonces a los 50 o 60 estados no formalmente democráticos que hay en el mundo? ¿Con quién tenemos que tratar? No se si se entiende lo que quería decir, simplemente que no veo nada malo en que España tenga relaciones diplomáticas con China o con Libia, o con Arabia Saudí, aunque sus gobiernos no sean democráticos: es lo que hay. O con Israel o EEUU, que aunque democráticos, se pueden calificar de “estados canallas”

            (La democracia, al fin y al cabo, no es más que un sistema de toma de decisiones, y no garantiza que las decisiones que se toman sean buenas, o nos parezcan buenas a los demas. A modo de ejemplo, Alí Babá y sus ladrones eran muy democráticos, y decidían a quien iban a asesinar y saquear por votación asamblearia. Otro ejemplo más próximo: en EEUU se ha decidido democráticamente incluir la pena de muerte en el código penal)

            5 – La Revolución de Octubre llevó a Rusia a la cima de las naciones, pero no a la democracia, y de pasada, engendró monstruos como Stalin (y no pocos conflictos bien enquistados hasta el día de hoy). Aún así, creo que fue bastante legítima.

            6 – “Imponer la democracia a golpe de bombazos” –> Mientras sean los libios los que la impongan, tienen toda la legitimidad de imponerla a bombazos. Cualquier otro sistema es ilegítimo. Así sean una minoría. — Pero sí es legítimo que sea una “comunidad internacional” de cinco o seis paises, que a día de hoy no está defendiendo a la población civil, sino más bien tomando partido en una guerra civil?

            7 – Rosa Mª Artal. De verdad lo responde?
            Claro que no se pueden resolver TODOS los problemas a la vez, pero es que nadie pide eso!! Lo que se dice es ¿porqué sólo nos decidimos a resolver ALGUNOS problemas, mientras que otros más antiguos y tanto o más graves (o menos graves, pero no por ello menos lamentables) los aparcamos “sine die”? Aunque la respuesta es bastante obvia.

            8 – Embargo marítimo y aéreo a Israel, buena idea, sólo tiene un fallo, que no se aplica.

            ¿También sería buena idea en Libia? No, porque allí ya hay una guerra, y hay que defender a la población civil de la “masacre”; en cambio, lo de Gaza de hace un año eran juegos florales.

            ¿Sería una buena idea en Marruecos, para que de una vez hiciera el famoso referendum del Sahara?¿Sería una buena idea en China, para que de una vez hiciera el famoso referendum en Tibet?

            9 – ¿Un gobierno mundial? Porqué no? ¿Da miedo? A mi lo que me da miedo es la junta de mi comunidad de vecinos, que a veces tienen unas ideas de bombero….🙂

            Es cosa de organizarse, nada nuevo, es casi lo que ya tenemos, pero bien hecho. Es, por ejemplo, que el parlamento europeo sea de verdad un parlamento. Es ir quitando de enmedio tantos órganos no democráticos que YA nos gobiernan (como la Comisión, como el G-8, como el Consejo de Seguridad, como el FMI) y sustituyéndolos por otros más democráticos.

            Es que la ONU tenga unas atribuciones definidas, por encima de los paises que la forman, y que tenga una organización de verdad democrática, es que no haya paises con derecho a veto (¿te imaginas un parlamento donde los diputados de Madrid, Barcelona, Bilbao, Orense y Albacete tuvieran derecho a veto? Esa es la fuente de la “legalidad” internacional a la que se apela para justificar la intervención en Libia y condenar la de Iraq “que no son iguales”)

            Establecer un gobierno mundial es “sólo” establecer niveles de competencias, desde la comunidad de vecinos hasta el planeta entero, y mecanismos democráticos de representación en cada nivel.

            Estados identificados con paises o con sociedades, me parece bien, pero no basta. Así están hechos, por ejemplo, Palestina e Israel, pero eso no evita los conflictos, por eso es bueno tener una instancia superior que resuelva, incluso por vía cohercitiva, esos conflictos; y que esa instancia sea democrática. Quien dijo miedo?

            Joder, es más utópico todavía que lo de la propiedad social de los medios de producción😄.

            10 – Ahora, lo que me descoloca por complerto es que “te la pele” el Consejo de Seguridad de la ONU. A eso si que no tengo respuesta.

            Comentario por santi — 27 marzo 2011 @ 4:29 | Responder

  6. No suelo participar en este tipo de discusiones porque me parece que superan mis conocimientos pero voy a hacer un par de comentarios.

    Gadafi es el que es, sólo hace falta hacer un par de búsquedas por google. Luego dice lo que dice y a lo mismo me remito; sólo voy a citar una de las cosas que ha dicho últimamente, “los rebeldes son terroristas y combatiré con ellos hasta que no quede ninguno”.

    De esta cita saco que si occidente no actúa la cifra mínima de muertes que abría serían “todos los rebeldes”, ya que no tienen mucho que hacer contra carros de combate y aviones. Para mi eso es inasumible.

    Criticar es lo más sencillo pero nadie aporta ninguna solución distinta a una intervención militar.

    Comentario por kike — 25 marzo 2011 @ 18:32 | Responder

    • Nas Kiño!

      Tampoco creo que Gadafi organizase un exterminio masivo si vence militarmente. Probablemente le gustaría, pero tiene el foco de la opinión pública internacional encima, y tendría que contentarse con una represión soterrada, más o menos silenciosa, esperando vengarse de los cirenaicos a largo plazo.

      Desde luego, la próxima rebelión no le pillaría tan de sorpresa, y el ejército estaría más preparado para sofocarla.

      Comentario por Mendigo — 25 marzo 2011 @ 20:14 | Responder

      • “exterminio masivo” es un poco redundante :S

        De hecho, y en puridad, los rebeldes son eso, rebeldes, que se han levantado en armas contra su gobierno, y eso constituye un grave delito en casi todos los paises del mundo.

        “se contentaría con una represión soterrada” (o no tan soterrada), que es lo habitual en las dictaduras (e incluso en las democracias, aunque con menos muertos en general), y normalmente no hace falta ninguna revolución previa para hacerlo.

        Comentario por santi — 26 marzo 2011 @ 6:42 | Responder

        • Vaya! Mira que hiláis fino.

          No es tan redundante. El exterminio puede ser de una familia, de una villa, de un sector de la sociedad… Exterminio masivo sería exterminio de las masas, de toda la población.

          Pero vamos, que sí que es verdad que queda demasiado altisonante.

          Que lo que hayan hecho los rebeldes sea o no delito, me importa más bien tirando a nada. Las leyes dirán lo que quiera el poder.

          Lo de represión soterrada me refiero a una campaña de detenciones e internamiento, donde se podrían dar ejecuciones y torturas, pero siempre dentro de recintos donde no haya testigos. Quiero decir que no me imagino a Gadafi cometiendo la torpeza de sembrar las calles de cadáveres amontonados.

          Comentario por Mendigo — 26 marzo 2011 @ 20:14 | Responder

  7. Es el interés señor Mendigo, que es una palabra neoliberal, como todo el mundo sabe. Ya lo dice Jesús Gomez en su blog La insignia: «Inglaterra no tiene amigos o enemigos permanentes; sólo intereses permanentes.» A esta izquierda que mañana volverá a homenajear a los brigadistas le pasa lo contrario: tiene amigos permanentes y enemigos permanentes, no intereses permanentes. Por eso pesa más ir del lado de la OTAN que al lado de no se sabe qué revolución. Hacer no hacen la historia, ahora, quedan de maravilla fuera de la foto del pérfido occidente. Todo ello, claro, lejos de toda esa descripción que hizo el señor Llamazares de lo que es un bombardeo al referirse a Irak, que no son capaces de aplicar a Gadafi.
    Entiendo que lo que viene no esté escrito en los autos del señor Garzón, pero también es memoria histórica:
    Neville Chamberlain, primer ministro británico pensó que el mejor modo de pararle los pies a Hitler era no tocarle mucho la moral. Así, cuando estalló la guerra civil española, pensó que no molestando al nazi, al tiempo que cerraba los pasos a la influencia de la URSS en España, la tarta le salía redonda. Evidentemente, Churchill tubo que hacerse poco después la foto con Stalin. Pero bueno, esa no es la custión; a los capitalistas, incluso a los del impero británico (que era el imperio por aquellas épocas) se les puede escapar en un momento dado el control absoluto del futuro y el devenir histórico. La cuestión es que el partido laborista le pidió (al señor Chamberlain, la derecha), que participara en la contienda en favor de la república española. A ver, un punto para el que acierte lo que respondió el señor Chamberlain. ¡Enhorabuena, ha acertado usted!: no a la guerra. Intereses, dirán algunos. Que bueno que hubieran caído de la parte de la república, digo yo.

    Comentario por Hugo M.M. — 26 marzo 2011 @ 0:46 | Responder

    • La política de apacigüamiento de Chamberlain con Hitler le pasó una durísima factura a Inglaterra. En vez de haber impedido que el Reich se rearmase (contraviniendo lo firmado en Versalles) le dejaron hacer, en parte fascinados por el resurgir que estaba experimentando Alemania. Y luego, dejaron que interviniese en España. Y sólo dijeron basta cuando Hitler invadió Polonia. Lo que tiene el buenismo…

      De todas formas, intereses los tenemos todos. Venezuela tiene gran interés en zancadillear a EEUU, y está desplegando todos sus medios para llevar a cabo su infantil propósito, poniendo la libertad de los pueblos como un objetivo secundario. Está dando un espectáculo lamentable.

      Comentario por Mendigo — 26 marzo 2011 @ 20:07 | Responder

      • Lo de Chaves, me parece más bien propaganda interna (Venezuela y alrededores), pero vaya usted a saber, a lo mejor se lo creen de verdad. De todas formas, su incidencia real en lo de Libia es irrelevante.

        Comentario por santi — 27 marzo 2011 @ 4:46 | Responder

  8. No voy a negar que tengo un resorte que en cuanto oye “intervención humanitaria del primer mundo sobre un país del tercer mundo” (y me da igual el escenario y los actores), salta y me dice que eso lo debo condenar. Es automático y bastante fiable. Pero una vez pasados los días y leyendo aquí y allá sigo pensando que la intervención militar occidental es el peor de los escenarios. Pero bueno, esto ya lo hablamos el otro día y más o menos quedamos en que cada uno tenía su idea de qué sería peor o peor que peor.

    Sobre lo escrito arriba, creo que argumentas en pro de la intervención sobre la premisa de que en Libia hay en marcha una revolución. Sobre este punto tengo serias dudas, como ya dije en el anterior post, porque el punto de partida de la situación en Libia es bastante diferente al de los otros países del Norte de África. Bien, esto no es más que un atenuante mío que no argumenta nada. Solo digo que recelo más de lo habitual sobre el relato de lo que nos están contando que sucede en Libia y sobre lo que justifica esa intervención.
    Sin negar que Gadafi este atacando militarmente a los sublevados y a quien se ponga por medio, existe también la información proveniente de los reporteros de TeleSur, de la Agencia rusa “Ria Novosti”, de la también rusa “Rusia Today” y de los delegados de la Unión Europea enviados para censar a los ciudadanos europeos “evacuables”, de que no ha habido los bombardeos que cuentan los medios ni las masacres a civiles, ni nada de lo que justifica la intervención. Que se ha magnificado por los medios vamos.

    Pero yendo a lo que digo que es una premisa tuya. Lo que me hace dudar seriamente de que en Libia haya alguna revolución es el echo de que estén entre sus filas personajes como el ministro del interior y seguridad de Libia, gadafista de toda la vida y número dos del régimen hasta hace 20 días. Hay otros personajes muy destacados del ejército y del gobierno también en el bando rebelde. No son pocos.
    Dices que ¿quienes somos para cuestionar la decisión…..? No la cuestiono. Lo que cuestiono es que esa gente sea quien dice ser. Ahí es donde centro mis dudas.

    Por otra parte sigi pensando que sería de gran ayuda conocer el dato numérico de cuanta gente apoya al gobierno y cuanta a los rebeldes.

    Y dejo dos enlaces que nos pueden ser de ayuda:
    En el primero se habla de que Gadafi pretendía nacionalizar el sector petrolero y no pudo ser por la oposición de grupos de poder de dentro del gobierno que casualmente son algunos de quienes ahora integran las filas rebeldes.
    *Gaddafi quiso nacionalizar en 2009 petroleras de EEUU, Reino Unido, Canadá, Alemania, Noruega, España e Italia
    http://www.librered.net/?p=5565

    Y en el segundo se nos cuenta pormenorizadamente la intriga de la inteligencia francesa en Libia con mucha antelación a que estallase revuelta alguna.
    *Francia estaba preparando el derrocamiento de Kadhafi desde noviembre
    http://www.voltairenet.org/article169073.html

    Comentario por manolox — 26 marzo 2011 @ 5:31 | Responder

    • Buenas Manolox!

      “…en Libia hay en marcha una revolución. Sobre este punto tengo serias dudas…”
      Claro, depende qué sentido le demos al término “revolución”. Si le damos un sentido laxo, de crisis social (violenta o no) que procura la superación del status quo de manera brusca y la creación de otro gobierno rupturista…parece evidente que es una revolución (aunque también tiene algo de guerra entre territorios-etnias). Lo que no encontramos es una revolución de clases, pues parece que la afección o desafección al régimen es transversal entre todas ellas. Parece, por lo que podemos leer.

      “…la información proveniente de los reporteros de TeleSur, de la Agencia rusa “Ria Novosti”, de la también rusa “Rusia Today” y de los delegados de la Unión Europea…”
      TeleSur depende de unos gobiernos (Venezuela sobre todo, Bolivia, Ecuador, Cuba) que se han decantado por una de las partes en conflicto. En sus informaciones recogen los datos del gobierno libio y de su agencia de información. Así como Al Yasira ha ido independizándose de las monarquías árabes (Dubai y Saudí) para labrarse un prestigio de imparcialidad (con todo, la cobertura de Yemen o Bahrein ha sido bastante pobre), TeleSur sigue siendo un instrumento de propaganda política al servicio de unos gobiernos, con unos intereses geopolíticos muy determinados. Con los cuales puedo coincidir en muchas ocasiones, pero que rebajan el rigor informativo.

      Dar pábulo a las informaciones de Libia es como creerse las bobadas que sueltan los Ruíz Mateos. Si me quiero informar de lo que ocurre en Nueva Rumasa, simplemente hago abstracción de lo que digan esos bocazas y me centro en datos corroborados. Igualmente, si quiero conocer la marcha de la economía española, lo primero que hago es descartar las declaraciones de la ministra Salgado. Es que no me interesan, simplemente. Ella tiene que decir lo que tiene que decir, así se esté hundiendo el Titanic. Tiene un guión que seguir, yo sé que no es verdad, ella sabe que todos los sabemos, pero es su papel. Que un medio de comunicación (sea TeleSur, sea Tercera Información) preste atención a lo que dicen los medios gubernamentales libios, sin acudir a confirmarlo, es señal de la calidad de la propaganda que emite.
      Que yo sepa, TeleSur sólo tiene un corresponsal en Trípoli, el cual se dedica a ir a los sitios donde el régimen le dice que vaya, para constatar lo que el régimen quiere que constate. Eso no es periodismo, eso es ser un mamporrero del poder.

      RIA Novosti sí que me parece que da buena información, desde un punto de vista también afín a la dictadura, pero procurando mantener un tono imparcial (nada de “las fuerzas coloniales” y cosas así).
      La manipulación que hace TeleSur de la información me recuerda a los enlaces que puse de BBC World, respondiendo a las críticas por no tachar las actividades de ETA de “terroristas”. Eso, lo tendrá que decidir el espectador, que suponemos es lo suficientemente inteligente para valorar la noticia por él mismo. Nosotros nos ceñimos a los hechos, y las valoraciones subjetivas ya son cosa del espectador. Por eso BBC World sigue siendo un referente informativo, y TeleSur es…bueno, la tele de Chávez.
      De Rusia Today no tengo ni idea, la verdad. Y de los delegados europeos tampoco, si me pudieras dar un enlace a sus valoraciones…

      De la cúpula del Consejo Provisional Libio no tengo ni idea. Al ex-ministro del interior, Yunis, es ciertamente uno de los próximos a Gadafi, sin embargo el presidente es Abdul Jalil, el ex-ministro de justicia que, en su época de juez, se significó contra la represión. Parece ser que fue ascendido a ministro para ofrecer una imagen aperturista (o por una voluntad sincera de Gadaffi de acabar con las detenciones arbitrarias y torturas, quien sabe).

      Otra cosa: lo de ver si los rebeldes son mayoría o minoría…es una cuestión muy espinosa. Cuando Lenín regresó del exilio para ponerse al frente de la revolución rusa, los revolucionarios no eran más que una exigua minoría de la sociedad rusa, y a los mujiks tras los Urales ni siquiera la habían llegado ecos de qué carallo era eso. El Che en Bolivia también se encontró con la incomprensión de muchos paisanos, que sólo querían seguir su vida en paz.

      Habría mucho que debatir sobre este tema. Por una parte una minoría no puede obligar a la mayoría a ser libres. Pero por otra parte, ni es ilegítimo que ningún gobierno sojuzgue, con el apoyo de una mayoría, una minoría o del sunsuncorda, a un sólo ciudadano. Y aunque sólo sea ese ciudadano el oprimido, tiene derecho a rebelarse aunque sea contra el parecer de todo un pueblo.

      De todas formas, como te dije: si eliminamos del teatro de operaciones la aviación y el armamento pesado, quedarán dos bandos con armamento ligero (el ejército libio tiene ventaja por ser profesionales). A falta de una moción de censura a Gadaffi (es una dictadura, tampoco Franco la planteó nunca pues todos el pueblo le amaba, y tampoco se somete a ella el Bourbon), la forma de saber el apoyo con que cuenta entre la población libia es recurrir a un plebiscito armado. En igualdad de condiciones, a ver quién es capaz de movilizar más soldados.

      Sería mejor una solución política a la crisis, porque ese plebiscito va a costar miles de vidas por los dos bandos.

      De los enlaces, ya conocía el de las intenciones de Gadaffi de dar al pueblo el beneficio del petróleo. En el 2009 ¿y a qué esperaba? Porque lleva 42 años en el poder, y sólo en los últimos años el pueblo ha empezado a ver un duro de todo ese dineral. Y en cuanto a nacionalizar las empresas extranjeras…bueno, estas han hecho una inversión. En general, a los estados productores les falta capacidad técnica para la prospección y extracción de crudo, por ello contratan a empresas extranjeras. El crudo sigue siendo de propiedad pública, y a esas empresas se les paga con parte de lo extraído. Si Gadafi quiere nacionalizar esas instalaciones sería tan fácil como poner sobre la mesa el dinero invertido (lo que hizo Chávez con la filial del Santander). Si era su deseo, no sé por qué ha dejado pasar dos años. De todas formas, eso no es más que una cuestión comercial, no es tan importante quien lo extraiga (es un buen negocio, desde luego, pero si tu industria no es capaz tienes que pagar a alguien que lo sea). Lo importante es que nadie pueda comprar el subsuelo (como ocurrió con el cobre chileno). Que las reservas sigan siendo del Estado.

      Pero vamos, que eso de que iba a nacionalizar las compañías…es una gilipollez, para consumo interno. Paso de hacer caso a lo que dice ese payaso. Si él expropia las petroleras extranjeras sin indemnización, occidente se queda con todas sus inversiones (del Estado, y personales de su familia) en Italia, en UK para resarcirse de las pérdidas. Y creo que saldría Gadafi perdiendo…

      El segundo enlace, sin embargo, sí que me parece interesante. Esto sí que es periodismo. Además, me parece plausible, concuerda con cómo se han desarrollado los acontecimientos (la revolución árabe les cambió los planes).

      Un saludo!

      Comentario por Mendigo — 26 marzo 2011 @ 20:02 | Responder

      • Cuando hablo de revolución (la que cuestiono o no tengo claro que se esté dando en Libia) no me refiero a un cambio radical y repentino en la forma de gobierno u organización social. Esa definición de diccionario está claro que sí se ajusta al caso porque nadie coge las armas para dejarlo todo como está. Lo que quiero decir es que ese cambio o revolución mas bien parece un golpe de estado, intrigas de poder entre quienes han dirigido Libia hasta ahora, una guerra entre “gadafistas” y “exgadafistas”. Nada del pueblo en armas, nada de exigir democracia, no hay consignas en los rebeldes más allá de exigir que se vaya Gadafi para a continuación ¿qué?. Al contrario de lo sucedido en otros lugares, en líneas generales no se ven consignas en árabe, sino en inglés. No hay, como sí hubo en Túnez o Egipto, banderas del Che, comunistas,…sin embargo despliegan la bandera monárquica, que es un símbolo anti-gadafi pero en ningín caso de liberación. Hay algunos patrones similares a los de las revoluciones de colores.

        Sobre esta tesis podría entenderse en gran medida el espectáculo que hemos visto días despues de la intervención a propósito de quién toma el mando militar y quién la apoya en los países europeos…. La “salida de tono” de Italia por ejemplo tratando de frenar lo inevitable antes de la intervención y los recelos de después de aprobada. (Por supuesto que son cosas de Berlusconi, pero no dejan de tener alguna razón detrás).

        * El enlace que pides sobre los delegados de la UE (es una información que está replicada en muchos sitios desde hace días. Pongo uno cualquiera):http://librexpresion.org/delegados-de-la-ue-confirman-que-los-bombardeos-en-tripoli-son-mentira
        * Rusia Today se ajusta mas o menos a lo que dices de Ria Novosti. Están a favor de Gadafi y tienen días.

        * Al numero dos de Gadafi que hago referencia es a el general Abdel Fattah Younes al Abidi, titular de la cartera del Interior y número dos del régimen hasta hace nada, no al de justicia. Pero bueno, como digo no son pocos y te digo que no conozco a ninguno ni sé de que pie cojean. Solo el dato de que eran de régimen. Haciendo una extrapolación digamos que no sería lo mismo Suarez que Blas Piñar.

        * Por cierto, por si nadie se ha dado cuenta ya no se trata de defender a civiles ni nada de eso. Con el papelito de la ONU en la cartera ya están empezando a declarar las verdaderas intenciones de la intervención. En los informativos generalistas ya están reportando los avances militares de los rebeldes como propios. Ya se habla directamente de intervención en favor de un bando.

        Comentario por manolox — 27 marzo 2011 @ 22:53 | Responder

  9. Don Mendigo, estoy empezando a odiarle un poco, pues las mismas cosas que yo trato de explicar torpemente, usted las explica maravillosamente.

    “Pues deje a un lado sus vanos intentos dialécticos y pase el enlace de mi blog a quien quiera convencer”.

    Ya. Pero ¿y mi amor propio?

    En fin, yo también estoy empezando a estar un poco asqueado de cierta izquierda. De la que dice: “ni con el imperialismo, ni con el dictador”. Ya, muy bien. Pero eso es obvio. ¡Hasta los dictadores y los imperialistas niegan serlo! Al menos la OTAN y Gadafi tienen un plan (cada uno el suyo) para los libios. ¿Acaso tiene la izquierda algo más que consignas?

    Hace tiempo leí un fragmento de Sartre (citado por Carlos Fernández Liria) que me pareció, por un momento, la perfecta definición de la izquierda:
    En tanto que se cree en Dios, es plausible hacer el Bien PARA ser moral. La moralidad se convierte en un cierto modo de ser ontológico e incluso metafísico que nos es posible alcanzar. Y como se trata de ser moral a los ojos de Dios, para alabarle, para ayudarle en su creación, la subordinación del hacer al ser es legítima. Pues, practicando la caridad no servimos más que a los hombres, pero, siendo caritativo, servimos a Dios. (…) Es legítimo ser el más bello, el mejor posible. El egoísmo del Santo está justificado. Pero que muera Dios, y el Santo no será más que un egoísta: ¿a qué sirve que tenga el alma bella, que sea bello, sino a sí mismo? A partir de este momento, la máxima “actúa moralmente para ser moral” está envenenada. Lo mismo que “actúa moralmente por actuar moralmente”. Es preciso que la moralidad se supere hacia un objetivo que no sea ella misma. Dar de beber al sediento no por dar de beber, ni para ser bueno, sino para suprimir la sed. (…) [La moralidad] debe ser elección del mundo, no de sí.

    ¡Eso es! La moral de la izquierda es esa. ¿De qué sirve ser bueno y vivir en un mundo malo? Nuestra moral debe ser cambiar el mundo, ¡hacerlo bueno! Y dejar la pureza para el santo.

    Ahora me doy cuenta de que es al contrario. La moral de la izquierda es la del santo, aunque implique no hacer nada para cambiar el mundo. Tan puros tenemos que ser los izquierdistas… que no podemos hacer nada…

    Bueno, sí, escribiremos panfletos titulados: “¡Ni Gadafi ni la OTAN!”. Iremos a manifestaciones cuyo lema sea: “¡Ni Gadafi ni la OTAN!”. Y dentro de poco, ni eso: entraremos al Facebook y le daremos al botón de “Me gusta” en una página cuyo título sea “¡Ni Gadafi ni la OTAN!”. Mientras tanto, Gadafi o la OTAN se llevarán el gato al agua, porque son los que no tienen miedo a mancharse las manos, y por lo tanto los que pueden tomar la iniciativa.

    Eso sí, si gana Gadafi, ¡denunciaremos lo malo que es Gadafi! Si gana la OTAN, ¡denunciaremos lo mala que es la OTAN! Y lo haremos enérgicamente, no se crea… Y nos sentiremos superiores moralmente.

    Para eso sirve la izquierda. Para sentirnos superiores moralmente… para ser santos.

    Comentario por Red — 26 marzo 2011 @ 17:09 | Responder

    • Coño! Pues ya me gustaría poder explicarlo yo tan bien como usted.

      Bueno, tan bien como Sartre, pero es que esa cita que usted nos trae es de lo más oportuna. No se trata de quedar bien con nuestra conciencia, con nuestros ideales, sino de resolver un problema real, en el mundo real, en el que no hay blancos ni negros, demonios ni ángeles, sino personas con claroscuros.

      No digo que mi elección sea mejor que la del vecino. Ahora, sí que es cierto que la izquierda adopta a menudo un discurso mesiánico que, de tanto puritano, resulta gilipollas. Me recuerda a la moral de la Iglesia: no uses contraceptivos. Pero si quedas embarazada…no abortes. ¿Entonces? ¿Qué opción das? Que todos seamos santos. Vale, cojonudo, pero resulta que el mundo es como es, y lo que tenemos delante es una de las dictaduras más férreas que han existido en la historia moderna.

      Muy buen comentario, Red, muy oportuno.

      Hace un huevo que no leo a Sartre, por cierto. A ver si pillo algo por ahí…

      Comentario por Mendigo — 26 marzo 2011 @ 18:57 | Responder

  10. Bueno, dudaba de comentar o no en este post. Mi postura es contaria al ataque de la OTAN y aliados, creo que no va a servir más que para aumentar el número de muertes y para prepararse el negocio posterior, los civiles libios les importan un pimiento. Por otro lado Gadafi me cae como el culo y ojala termine cayendo, cuanto antes mejor, pero derrocado por el propio pueblo libio.

    He leido muchas opiniones procurando dejar de lado las interesadas y tanto en una como en otra postura hay argumentos a tener en cuenta.

    Aunque estoy en contra del ataque y ya que se ha producido, solo espero haberme equivocado para que esto termine cuanto antes de la mejor forma posible, que no es otra que se produzca el menor número de victimas posible, que el pueblo libio pueda decidir el futuro por ellos mismos y no haya ninguna injerencia extranjera en el proceso.

    Espero que las posturas opuestas respecto a esta guerra sirvan para debatir, no para montar otra batalla entre nosotros mismos.

    Comentario por Javi — 26 marzo 2011 @ 21:16 | Responder

    • Esta entrada no era tanto para debatir sobre la conveniencia o no de una intervención, pero bien está, y por supuesto que mientras sean bien argumentadas todas las posiciones son bien recibidas (y más en este tema, que hay que reconocer que lo ignoramos casi todo).

      Sino para criticar las formas de manipulación que emplea cierta izquierda doctrinaria, que siente más aprecio por su ideología que por la realidad. Primero, procuramos informarnos, hacernos una idea cabal de lo que está ocurriendo, y luego, debatimos las posibles consecuencias de cada opción. Pero mucha gente se ha puesto a favor o en contra a priori, según le cayese peor Gadafi o los EEUU.

      Primero se escucha, luego se razona, y luego se decide. La ideología, el dogma no es suficiente para saltarse los dos primeros pasos. Y esos es lo que algunos medios de izquierda han hecho, comportándose de forma tan repugnante como Libertad Digital, Intereconomía…que anteponen sus prejuicios a la realidad.

      De todas formas, lo de montar batallas entre la izquierda es la forma habitual de convivir entre nosotros, tampoco pasa nada.😉

      Comentario por Mendigo — 26 marzo 2011 @ 21:39 | Responder

  11. Anda que no se parece a veces la izquierda a la derecha.

    Estaba viendo Telemadrid hace un rato y se han pasado un buen rato contrastando la postura de Zapatero frente a la intervención en Libia con la que tuvo frente a la intervención en Irak… Y claro, hablaban sólo de que Zapatero había cambiado de opinión… ni una mención a las diferencias entre Libia e Irak.

    Uy, cómo me suena eso. Y no de haberlo visto, leído u oído en los medios de derecha, no…

    Y no confundan esto con una defensa de Zapatero, el presi no es que haya cambiado, es que ha traicionado todos sus supuestos principios…

    Pero en esto, simplemente no es cierto que haya cambiado su postura, es que no tiene nada que ver. Y ya estoy harto de esta historia. LIBIA NO ES IRAK, leñe. Nunca hubo pruebas de las armas de destrucción masiva, y por lo tanto de la necesidad de la guerra de Irak. En Libia YA había guerra, interviniéramos o no.

    En Telemadrid también mostraban a Llamazares con la pegatina de “No a la guerra”. Vamos a ver. Se puede estar en contra de la intervención… seguro que se puede defender con buenos argumentos… pero ¿no a la GUERRA? Joder, hay que ser obtuso para no darse cuenta de que en Libia ya había guerra.

    En fin…

    Comentario por Red — 26 marzo 2011 @ 22:48 | Responder

    • Vamos a ver Red. Nadie puede negar que había una guerra en Libia puesto que estamos viendo las imágenes con tanques, artillería, aviones, etc. Podremos discutir de su intensidad, los medios, la veracidad de los partes…. Pero cuando decimos “NO A LA GUERRA” es “NO A LA GUERRA IMPERIALISTA FUNDADA EN MENTIRAS”, “NO A LA GUERRA POR PETRÓLEO”, “NO A LA GUERRA DEL PRIMER MUNDO CONTRA EL TERCERO”. Quienes nos oponemos a la intervención estamos hablando de la guerra que imponen nuestras fantásticas democracias para enseñarles derechos humanos, para democratizarles, para protegerles. Estamos hablando de la guerra que sufragamos con nuestros impuestos y en teoría es para defender nuestros intereses. La guerra que se hace en nuestro nombre. Ese es el “NO A LA GUERRA”.
      Me sorprende tener que explicar esto.

      Comentario por manolox — 27 marzo 2011 @ 22:46 | Responder

      • Pues lleven pancartas, pegatinas, y chapitas que digan “No a cierto tipo de guerra que nos disgusta especialmente”, mientras los libios siguen muriendo en guerras que a ustedes les importan menos porque no se ha metido la OTAN por medio. ¿Hace?

        O sea, no manipulen.

        Comentario por Red — 27 marzo 2011 @ 23:08 | Responder

  12. Lo cierto es que este conflicto comenzó como una guerra civil entre dos élites: una autocracia establecida, floreciente, paternalista y neoliberal, con apoyo popular sustancial (Gaddafi) y, la otra, una elite financiada y entrenada por occidente, respaldada por un grupo amorfo de tribus regionales, clérigos y profesionales neoliberales sin credenciales democráticas ni nacionalistas.
    Si no es el humanitarismo, el petróleo o los valores democráticos, ¿cuál es la fuerza impulsora de la intervención imperialista de Europa y EE UU?
    http://www.lahaine.org/index.php?blog=3&p=52485

    Comentario por James Petras — 30 marzo 2011 @ 20:23 | Responder

    • Se me había pasado este comentario, y el enlace que propone.

      Muchas gracias, tardías, por ofrecérnoslo. Un saludo!

      Comentario por Mendigo — 21 julio 2011 @ 11:55 | Responder

  13. La vergüenza como bandera del PCPE

    Comentario por Mendigo — 29 diciembre 2011 @ 23:09 | Responder

  14. Llevo medio año informándome sobre la “Primavera Árabe” a través de las noticias difundidas por Twitter y medios como “Periodismo Humano”. Este verano, una de las frases que más se repetía en Internet, era “A la ONU sólo le interesa intervenir por cuestiones humanitarias cuando hay petróleo de por medio. Fijáos en la diferencia entre Libia y Siria, donde están masacrando a los manifestantes, y todo el mundo mira hacia otro lado”. Un asunto delicado el de Siria, complicado por la presencia de algunos grupos religiosos, que hizo a muchos temer la presencia de fundamentalistas en la oposición democrática.

    Estas últimas semanas he andado muy atareada. Ni siquiera tenía tiempo para escuchar las noticias por la radio del despertador. Cuando, de pronto, veo que todos los telediarios abrían con imágenes de Siria (videos en el Youtube de manifestaciones masacradas, creo que hay desde junio; pero ninguna televisión se dignó a emitirlas hasta hace dos semanas) y que EEUU empezó a mangonear en la ONU para condenar el régimen por un “quítate de mi camino a Irán”, yo me dije para mis adentros: “A estas alturas, Al Bashar se habrá convertido en el nuevo referente icónico de la izquierda occidental, superando incluso al Che; los rebeldes sirios son un puñado de terroristas armados por el imperialismo extranjero para desestabilizar la región y así darle a EEUU la excusa perfecta para intervenir (curiosa esta nueva forma de la izquierda de refefinir la “revolución”); y todas las noticias de Periodismo Humano y los vídeos del Youtube, no serán sino mentiras al servicio del imperio, y burdos montajes rodados en un barrio de Miami.” Y lo que me hacía más gracia, era pensar que los que sostedrían todo esto, serían los mismos que hace seis meses apoyaban a los manifestantes sirios, y daban crédito a todo lo que les llegaba por Internet.

    Ayer por fín pude respirar; me dí una vuelta por Internet; y, en efecto, confirmé que mi intuición femenina es certera cuando se trata de preveer algo malo (porque cuando mi intuición me habla de algo bueno, suele fallar de pleno). Después de comprobar que la conspiranoia de la izquierda deja a la de las derechas (lo de la conspiración judeo- masónico- comunista, ya sabes) a la altura de un cuento de Perrault, tuve ganas de ir al lavabo, y me acordé de este artículo del Mendigo. ¿Por qué nos quejamos de que la juventud no se rebela. si por lo visto, cualquier intento de revolución va a ser instrumentalizada por EEUU para justificar una intervención y establecer un gobierno títere al servicio de sus intereses, y que practique un neoliberalismo galopante, al estilo del de Irak? Qué digo, instrumentalizar. Según la moderna izquierda, cualquier revolución no es más que una farsa orquestada por EEUU para desestabilizar los regímenes que se oponen a sus intereses, y de esta manera, justificar su derrocamiento tras una guerra monstruosa. Ya lo saben todos los pueblos de África o Asia: lo revolucionario en vuestro caso, es aguantar pacientemente a vuestros gobiernos, así reventéis, porque cualquier intento de cambiar será utilizada por el imperialismo neoliberal para dejaros en una situación peor que en la que estáis ahora. Lo de rebelarse, sólo es válido en Occidente… ¿o no? Porque también habría que recordar la lista de teorías conspiranoicas salidas de foros de la izquierda que surgieron como setas en cuanto los acampados de la Puerta del Sol comenzaron a aparecer en la tele.

    Para rematar la noche, Cayo Lara se convierte en TT de Twitter, y nuevo héroe de la izquierda nacional, por proclamar en el Pleno que toda esta denuncia de la represión en Siria no es más que un montaje de EEUU para justificar otra guerra como la de Libia e Irak. Con un par. Entiendo su postura del “No a la Guerra”. Entiendo que una intervención al estilo de la de Libia es la peor solución; y que EEUU aprovecharía para dejar otro gobierno amante de las “terapias de choque”. Pero ¿rechazar la guerra significa justificar represiones que hasta entonces se habían condenado? Ya no entiendo nada. Los bombardeos de Homs, ¿se pueden comparar a las mentiras de las armas de destrucción masiva? En tiempos de lo de Irak, por lo menos el No a la Guerra no implicaba convertir a Hussein en Lenin redivivo.

    Comentario por Shy Girl — 9 febrero 2012 @ 11:24 | Responder

    • Nas, compi.

      Disculpa el retraso en comentar, yo también estoy liadillo.

      Yo creo que estos movimientos en el mundo árabe haríamos bien en desistir de interpretarlos sirviéndonos de categorías occidentales. Revolución. Colonialismo usamericano. Democracia. Son choques muy complejos de la tectónica de placas que mueve el mundo islámico, atrapado en la contradicción entre la fe y la modernidad. A esas “revoluciones” se les suma el componente étnico (cirenaica vs tripolitania vs bereberes) y/o religioso (mayoría suní de Siria contra la minoría chií alauí en el poder, situación inversa al Iraq de Sadam), además de geoestratégico (en Siria se están dando de hostias Irán e Israel en carrillo ajeno)

      Creo que haríamos bien (yo el primero) si dejásemos de pensar de forma simple, identificando a un bando como “los buenos” y a otro como “los malos”, pues ahora sabemos cómo “los demócratas” sublevados de Libia están cometiendo el mismo tipo de bestialidades que cometía el régimen de Gadaffi. No es estraño que caigamos en este error, en la televisión todo se nos tiene que presentar con ese dualismo, las películas, para que identifiques al héroe y al villano, pero los noticieros copian esa misma retórica. Quizá sea para no crear en el espectador la molesta sensación de no saber qué pensar, a qué atenerse. Los medios de comunicación lo resuelven, para nuestra comodidad, señalando qué partido hemos de tomar. Como si fuera un partido de furbo.

      Lo que sucedió en Libia, o lo que está sucediendo en Siria, son conflictos muy complejos. El miedo a que se produzca en Siria un nuevo Líbano es real. A lo más que alcanzo es a reconocer mi ignorancia sobre estos conflictos y a tratar de informarme en la medida de mis pobres posibilidades. No solucionar mi ignorancia poniendo carteles, adaptando la realidad a un esquema preconcebido: luchadores por la libertad – dictadura. Marionetas del imperialismo occidental – líderes bolivarianos.

      El mundo es mucho más complejo…

      Muchas gracias por tu comentario, por aportar algo de conocimiento y reflexión a esa complejidad.

      Mis respetos.

      Comentario por Mendigo — 15 febrero 2012 @ 9:31 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: