La mirada del mendigo

20 junio 2011

Por una ley contra la charlatanería

Filed under: salud — Mendigo @ 11:00

El Estado tiene la obligación de proteger a los consumidores, ciudadanos, de los embaucadores. Especialmente cuando exista una transacción comercial por sus productos servicios, es decir, cuando medie dinero, aunque éste sea entregado bajo la forma de “donativo” y otros subterfugios.

Aquí tengo un ejemplo de una basura que ya no recuerdo dónde lo encontré:

Si esto no es una estafa, es que han borrado del diccionario la entrada correspondiente.

Pues no, sigue ahí:

estafa
1. f. Acción y efecto de estafar.
2. f. Der. Delito consistente en provocar un perjuicio patrimonial a alguien mediante engaño y con ánimo de lucro.

¿Y que hace el gobierno, garante del cumplimiento de las leyes, que no vigila esta clase de delitos económicos? Estos embaucadores son, además, ladrones de la peor especie, que se aprovechan de la ignorancia y credulidad de la gente (durante siglos se nos ha formado en que la fe era un valor positivo, y la duda un pecado). A la duda metódica le llamamos ciencia. A la superstición institucionalizada, religión.

Si compro un kilo de peras, el frutero tiene la obligación de tener una báscula que mida correctamente ese kilogramo. Y que sean, efecctivamente, peras.

Si me compro un coche de 1600cc, el Estado vigila que realmente sea esa su cilindrada. Pero no sólo eso, vigila el cumplimiento de miles de normas de seguridad a las cuales los fabricantes tienen que adecuarse. Cuando me venden un coche o cualquier otro artefacto, el aparato tiene que funcionar perfectamente, en el momento de la compra, y en los dos años posteriores. Y si no, tengo derecho a reclamar y a ser resarcido.

En cambio, el Estado permite que un cretino diga que puede conocer el futuro (el futuro no existe, está por ser construido, es filosóficamente imposible) y cobre por ello. ¿Por qué existe toda una industria de la estafa, protegida bajo el paraguas de las creencias?

Si dices que tal pulserita de mierda cura, tienes que probar en un laboratorio, bajo condiciones normalizadas, sus propiedades sobre un placebo.

Lo mismo para tal rogativa a un santo o el agüita bendita de la meada de San Cucufato. Sea un chino poniendo agujas, o un santón imponiendo las manos. Si dice que cura, tiene que probarlo, especialmente si recibe dinero por ello. Y si no, es un fraude, un timador que se aprovecha de la desesperación e indefensión de un enfermo, un ladrón de la peor calaña que debería estar encerrado.

Si cura, es medicina, venga de donde venga. Y si no cura, es charlatanería, y debe ser castigada.

¿Puedes leer el futuro? Demuéstralo científicamente. Y si no, no puedes abrir un negocio con plataforma en televisión, para engañar al por mayor. Es tan absurdo como que alguien abra un negocio de reparación de televisores, cuando no tiene ni putísima idea de desmontar uno. Y, además, pretenda cobrar por ello.

Esto es un FRAUDE. Y, sin embargo, el gobierno mira hacia otro lado. Porque claro, las leyes las carga el diablo, empiezas disparando contra Rappel o las pulseritas Power Balance, y acabas cargándote Lourdes o Fátima. Hasta ahí podíamos llegar.

+
+

Por cierto, si entráis en la página del club de timadores “Familia Unida” (¿a cuánto irá el botecito de aceite? No lo pone en la propaganda…), nos encontramos cosas tan divertidas como ésta:

INDIGNACIÓN

La indignación es energía. Sirve para el bien o para el mal, dependiendo de quien la maneje. La mayoría de los indignados ha usado esa fuerza para hacer el mal.

El joven indignado con los problemas familiares se desvía hacia las drogas y hasta para la criminalidad. La persona en un pozo sin salida usa su indignación para terminar con su vida.

Quien fue traicionado usa su indignación para vengarse de aquel que lo traicionó. Así, cada uno usa su indignación como combustible.

El indignado no mide las consecuencias cuando usa sus fuerzas para hacer el mal. Por eso, ha asumido su posición de perdido y ha exteriorizados su indignación en forma de odio.

¡Imagine esa indignación al servicio de Dios!

El resultado será exteriorizar el odio contra las fuerzas espirituales del mal, causantes de las injusticias.

Con la dirección Divina, ese poder no sólo va a revertir la situación propia, sino la de toda la colectividad. O sea, la indignación, cuando se usa en sociedad con Dios, promueve el bienestar personal y el de los familiares. ¿Cómo? Permitiéndose ser poseído por el Espíritu de Dios.

Haga una prueba: ponga su indignación al servicio de Dios. ¡Ella despertará la fe pura y será un éxito rotundo!

17 comentarios »

  1. Dios, qué asco…

    La casillita en blanco “Otros” es para mondarse, oiga. En plan, “ponga usted lo que quiera” que también se lo curo. Venga hombre.

    Comentario por wenmusic — 20 junio 2011 @ 18:08 | Responder

    • Jejejeje

      ¿Tú también te has fijado? Es lamentable, este panfleto es verdaderamente penoso. Invéntese cualquier gilipollez, que también se lo prometo.

      Un objetivo del sistema educativo debería ser que cualquier alumno que saliera de la ESO, tardara menos de cinco segundos en detectar que eso es un fraude. Si tarda más, es que aún no está preparado para la vida adulta.

      Comentario por Mendigo — 25 junio 2011 @ 18:14 | Responder

  2. Pues habrá que probar ese aceite,tienen que quedar unos huevos fritos divinos:mrgreen:

    Comentario por Javi — 20 junio 2011 @ 18:13 | Responder

    • A ver si ocurría el milagro, y por una vez no se me pegaban.😛

      XDDDDDDDDDDDDDD

      Comentario por Mendigo — 25 junio 2011 @ 18:11 | Responder

  3. Lo de la peluquera es lo que más me ha gustado. Antes hablaban de curar enfermedades, ahora de ganar más dinero, y es que se están actualizando! Por cierto, sobre los “indignados”, voy a contar una anécdota de hoy mismo: un compañero de trabajo, nada sospechoso de progresista, más bien al contrario, me ha comentado que su hijo estaba haciendo el “Bac” (en Francia lo llaman así: es la selectividad española pero a lo bestia, toda una semana). El caso es que tenían que analizar un texto de Zola que hablaba de indignación y su hijo a la salida se ha puesto a leer el libro de Hessel. Promete el chico.

    Comentario por Aurora — 20 junio 2011 @ 20:33 | Responder

    • Efectivamente, compañero. Bien señalado.

      Antes la religión se movía, al menos, por motivaciones superiores, más espirituales. Pero ahora, los vientos que vienen de los USA traen la religión del éxito, donde los telepredicadores venden fórmulas de triunfar en la vida (en el sentido más vulgar y monetarista) revestidas con cuatro referencias vagas a Dios (que puede ser el de la Biblia, como el de los Vedas) para darle mayor empaque, hacerlas más tragables a las entendederas de los ignorantes.

      El catolicismo, con todo lo que lo odio, tiene al menos mi respeto intelectual. Es una doctrina que, sustentada en humo, pero ha sido desarrollada por metes poderosas a lo largo de los siglos. Ahora, la palabrería barata que gastan los evangélicos y demás basura que viene de los USA es para echarse a temblar. Cualquier capacidad de raciocinio, del más elemental respeto por la realidad o la lógica les ha sido extirpado, de esta forma pueden defender desde la pena de muerte a que el hombre convivió con los dinosaurios (hace sólo unos pocos miles de años).

      Comentario por Mendigo — 25 junio 2011 @ 18:21 | Responder

  4. Al final no he podido aguantarme y les he dejado un comentario a mala leche. Por supuesto como hay control de las respuestas no se publicará, pero yo me he quedado algo más tranquilo.

    Entre el aceite dichoso, las plumas de ángel (sí, parece de coña, pero hubo una temporada que vendían auténticas plumas de ángel), la leche de la virgen (que alguien previsor estaba allí para ordeñar a la virgen), etc. etc. te encuentras las cosas más estúpidas que te puedas imaginar. Lo increíble es que haya gente que se crea todas esas gilipolleces.

    Comentario por marcostonhin — 21 junio 2011 @ 11:23 | Responder

    • Pues va a ser que la libertad de expresión no está reconocida entre sus putas creencias, porque tu comentario no ha sido publicado.

      Les faltan huevos, como siempre. Anda que no han entrado meapilas aquí, especialmente con el tema del aborto. Y han salido escaldados. Detesto la cobardía mental de censurar todo mensaje que se opone a tu dogma, no se vaya a hacer añicos, tan frágil.

      Lo de las plumas de ángel no lo había oído yo. Y lo de la leche de la virgen me suena a título de peli porno. Oye, ahora que digo, quieres ser el productor? Porque se me está ocurriendo un guión…
      Sólo queda meter a Mahoma en el reparto y ya nos hemos ganado el cariño de media humanidad (pero la otra mitad se iban a partir la caja, eso sí).

      XDDDDDD

      Comentario por Mendigo — 25 junio 2011 @ 18:29 | Responder

  5. Mola lo de obtener la sanidad a través de la unción. Se lo diré a Mas aquí en catalunya para que no haya recortes en sanidad.

    Comentario por Karkos — 21 junio 2011 @ 11:40 | Responder

    • Visto los modos del gobierno nazicatalanista, más que ungirte, es probable que te dé la comunión. Es decir, que te forren los gossos a hostias.😛

      Comentario por Mendigo — 25 junio 2011 @ 18:46 | Responder

  6. Más y más educación y formación librepensante.
    Las ganancias de esta gentuza son directamente proporcionales a la ignorancia del pueblo.

    Comentario por anakin1981 — 22 junio 2011 @ 3:38 | Responder

    • Exacto.

      Sin educación no puede haber democracia. Para ser libre hay que ser sabio o, al menos, no ser una acémila.

      Porque hay que ser muy ignorante para caer en un cebo tan grosero como el de ese panfleto…

      Comentario por Mendigo — 25 junio 2011 @ 18:48 | Responder

  7. […] Por una ley contra la charlatanería esmola.wordpress.com/2011/06/20/por-una-ley-contra-la-cha…  por RIPIO hace 2 segundos […]

    Pingback por Por una ley contra la charlatanería — 24 junio 2011 @ 11:06 | Responder

  8. […] » noticia original Esta entrada fue publicada en WordPress. Guarda el enlace permanente. ← La energía eólica no es renovable Astérix…un troll en la neurocirugía científica → […]

    Pingback por Por una ley contra la charlatanería | PHP SPain — 24 junio 2011 @ 18:02 | Responder

  9. Seguro que con ese aceite se puede follar sin perder la virginidad, juasjuasjuas!!

    Hey Mendigo, hay una cosa en la que no estoy del todo de acuerdo, y es cuando alabas a la medicina occidental… Es la única de su especie que para “curar” algo, enferma muchas veces a otros sitemas del organismo. Me pregunto yo si eso no es una estafa, te curo de algo pero te enfermo aún más de otras cosas. O cuando muchas veces los doctores te tratan para enfermedades que creen posibles, pero que no son más que supuestos, y te violan con los precios.
    Venga, se que me escapo un poco del tema, pero es que no se puede decir mucho más sobre esa charlatanería de Familia Unida.

    Saludos!

    Comentario por Matii — 27 junio 2011 @ 23:56 | Responder

    • Nas Matii!

      ¿Que alabo la medicina occidental? ¿Dónde?

      A ver, la única parte donde he mencionado la palabra “medicina” es:
      Si cura, es medicina, venga de donde venga. Y si no cura, es charlatanería, y debe ser castigada.

      Tú has entendido, curiosamente, que la medicina que cura es la “occidental”. Jejejeje. Te he pillado, te ha traicionado el subconsciente.😛

      Mira, eso de “medicina occidental” me parece una chorrada. Existe la medicina, la que cura, la que está demostrado que cura. Si cura, es medicina, si sólo se vale del efecto placebo, es charlatanería.

      ¿De dónde viene esa medicina? Me da igual que el fármaco o la terapia haya sido desarrollado en Osaka o en Lyon.

      ¿Tú has oído hablar de la “termodinámica occidental”? ¿O de la “optometría oriental”? Existe la ciencia, que es universal.

      ¿Eso quiere decir que las “medicinas alternativas” son un fraude? Sí. La enorme mayoría sí. Desde la homeopatía, la acupuntura, buena parte de la medicina tradicional china (no, los “huesos de dragón” no curan la impotencia). Otras muchas sustancias de la medicina tradicional (no sólo de la china, sino de todos los pueblos del mundo) sí que tienen propiedades terapéuticas. Por supuesto. La medicina convencional lo que hace es encontrar el principio activo que interesa, aislarlo y presentarlo en forma concentrada y con una dosis exacta. Date cuenta que en un organismo vivo como puede ser una planta hay una enormidad de sustancias diferentes, de las cuales sólo una o unas nos interesan, siendo las otras irrelevantes o perjudiciales.

      Entonces, la “medicina oriental” es una mierda. Sí, en su gran mayoría, superstición.

      ¿Es entonces la medicina convencional, la de los médicos con bata, verdadera medicina? Pues no, muchas veces también es una mierda. Por ejemplo, recientemente leía que muchos de los medicamentos aprobados por las autoridades sanitarias apenas presentan una potencialidad superior al placebo (recuerdo el famoso Prozac, pero había una importante lista). La superstición no es ciencia, pero el negocio tampoco es ciencia. La medicina convencional se está deslizando hacia la búsqueda del lucro privado de las compañías farmacéuticas, cayendo en prácticas que quedan fuera del rigor científico.

      Si no cura, no es medicina, sea el remedio de la abuela o el último medicamento fabuloso que ha sido creado para tratar una enfermedad de la que no se tenía noticia hasta aparecer ese medicamento (no es broma, se hace el medicamento y luego se diagnostica la enfermedad…de forma que sea muy común, generalmente trastornos depresivos…).

      Pero vamos, ante una mala digestión yo me tomo una manzanilla o un poleo…

      Otro ejemplo:
      Soy alérgico y he dejado de tomar antihistamínicos, porque después de muchos años he llegado a la conclusión de que, si tienen algún efecto, me resulta imperceptible.

      Si no cura, no es medicina. Es un buen negociete para el charlatán (sea un curandero, sea un laboratorio), pero no es medicina.😉

      Comentario por Mendigo — 28 junio 2011 @ 22:06 | Responder

  10. […] Un buen ejemplo de por qué es importante que hubiera una ley anticharlatanería. […]

    Pingback por Abandono Ubuntu « La mirada del mendigo — 2 diciembre 2011 @ 15:37 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: