La mirada del mendigo

20 julio 2011

Obviedades

Filed under: economía — Mendigo @ 0:28

A veces me da vergüenza poner por escrito cosas que son obvias, pero como no oigo a nadie que repare en ellas quisiera yo al menos someterlas a reflexión.

El dilema de nuestros días es si los gobiernos deben someterse al dictado de los mercados o, por el contrario, rebelarse contra ellos. A partir de aquí, podemos llenar enciclopedias con las posturas a favor de una u otra opción.

Vale, pero ¿podríamos dar un paso atrás, para ver el bosque?

La situación es que tenemos unos estados sobreendeudados, porque para hacer frente a sus gastos corrientes, tienen que recurrir a la gran burguesía para que compre su deuda.

Bill Gates y Warren Buffet tienen más efectivo que el propio gobierno de EEUU

El Estado no tiene, y como no tiene, tiene que pedir prestado a los que tienen.

¿Cómo hemos llegado a esta situación? Analícense las causas y las vías para revertirla. Yo me aventuro a apuntar algunas:

a) fiscalidad deficiente y regresiva
b) fraude fiscal
c) competencia fiscal, evasión de capital y paraísos fiscales
d) privatización de los sectores públicos, transformados en oligopolios
e) financierización de la economía
f) escasa representatividad del poder político (una minoría tiene más influencia sobre los legisladores que el conjunto de ciudadanos)
g) desregulación de los mercados, especialmente el mercado laboral, desequilibrando las manos fuertes estos en su provecho

En resumen, la causa de esta situación de postración y mendicidad de los Estados frente al poder económico es la aplicación de políticas neoliberales como las antedichas.

Corríjase.

O preparémonos para las consecuencias.

Los ricos no necesitan Estado: ya son poderosos por sí mismos. Los que necesitamos juntarnos en un haz para resistir los golpes somos los juncos, no los árboles. El Estado moderno es el instrumento del cual nos hemos dotado los ciudadanos para asegurar los principios de justicia y equidad que se defendieron en la Revolución Francesa.

24 comentarios »

  1. MmMMmmmmMMmmm, pues creo que fuiste tu el que lo dijo hombre: Son unos tiburones y queremos en la bandeja aleta de tiburon frita. Ya que quedan reyes en el siglo XXI -de verdad y de mentiras- va siendo hora de desempolvar las guillotinas. Y de engrasarlas, para que corran bien.

    Comentario por cami — 20 julio 2011 @ 1:09 | Responder

    • Esto va a acabar como el rosario de la aurora…

      Comentario por Mendigo — 20 julio 2011 @ 9:14 | Responder

  2. El gasto corriente es sólo una parte de la deuda que traemos desde atrás. Que el estado se endeude e invierta en economia sostenible lo veo un acierto porque normalmente se endeuda con unos buenos tipos de intereses similares a la inflación pero el problema es que el estado ha estado gastando pasta en un munton de barbaridades. Tron la cantidad de infraestructura que no atendía a criterios poblaciones sino a políticos ahí está.

    Un día teníamos que hablar de estupideces que hemos construido como esas ciudades de la cultura, las radiales madrileñas, el AVE a ningún sitio, los aeropuertos a menos de 80km unos de otros, las subvenciones a cultura por entrada que luego nadie veía la película… y tantas más.

    Tengas el dinero que tengas si lo único que haces con el es quemarlo para ver como arde no te va a durar mucho. Todas las razones que das son obvias y ciertas en el campo del ingreso fiscal pero por la parte del gasto esta igual de mal, también es obvio. Hay que solucionar los dos problemas, que el dinero es cobarde y le gusta juntarse en pocas manos y que las personas que lo administran o no tienen ni puta idea o abiertamente son unos hijos de puta.

    Comentario por kike — 20 julio 2011 @ 8:23 | Responder

    • Joder, hoy estáis floridos. No puedo tampoco llevarte la contraria, aunque quisiera. Muy bien apuntado. Ciertamente, no es sólo el gasto corriente (salarios, proveedores…), sino las inversiones y pago de intereses el que desequilibra el presupuesto, al tener cada vez menor capacidad recaudatoria (al bajar la marea con la crisis del ladrillo, quedó el Estado con el culo al aire).

      Hay inversiones, como las que mencionas, que deberían conducir a los responsables ante un tribunal. De ser declarado culpable, podríamos declarar esa parte de la deuda como ilegítima (aunque aquí me caben muchísimas dudas, porque no sé hasta qué punto tiene responsabilidad ningún inversor en saber si los bonos que compra han servido para financiar proyectos dudosos…en todo caso serían rechazables los contratos firmados de forma irregular, es decir, en tu ejemplo da Cidade da Cultura, que Eisenman no viera un puto duro y las constructoras sólo recibieran los 150M€ inicialmente proyectados, y no 500.

      Por cierto, una cosa que mencionas: el tipo de financiación del Estado respecto a la inflación. Hoy en día la inflación está por debajo del 2%, y la inflación subyacente debe estar próxima a cero. Sin embargo, el Estado está pagando su deuda por encima del 4% a 12 meses, y mañana creo que hay subasta a 10 y 15 años. Peligro, tronk, peligro, si el coste de endeudamiento crece por encima de la inflación y el crecimiento (PIB también estancado).

      Comentario por Mendigo — 20 julio 2011 @ 9:10 | Responder

      • La subasta de deuda es una locura, 3.97 a 18 meses y 3.71 a 12 así empezo Grecia, Irlanda y Portugal. Es más en varios diarios económicos están animando a comprar deuda pública española por culpa del decreto de economía sobre los depósitos.

        El casitgo que recibe España en los CDS no tiene ningún sentido con todo el margen con respecto al resto de la unión, al menos en deuda pública. Lo único que se me ocurre es que los inversores estén contando con un desastre bancario y que tengamos que salir a su rescate como buenos socialistas para ricos. Hay que recordar que nuestro problema real es la deuda privada.

        Hoy leía la barbaridad de millones que han movilizado los bancos vía dación de pago a promotores y constructoras para no tener que aprovisionar como mora. La noticia decia que del 6.5% de mora en credito hipotecarios sólo el 1.5% era de particulares que el resto era promoción y que aún así era peor que para no subir más ese dato del 6.5% se aceptaba dación de pago para no entrar en el concurso de acreedores, era mejor un piso que las sobras del concurso.

        Comentario por kike — 20 julio 2011 @ 20:28 | Responder

        • Bueno, es que ya estamos pagando más por nuestra deuda que cualquiera de esos tres países (me refiero a los costes del rescate).

          Acabo de estar leyendo al profesor Navarro recordar un detalle que se nos suele pasar por alto: el 54% de la deuda pública es interna, es decir, es adquirida por entidades españolas. El trato era que los bancos europeos recibían financiación barata del BCE para acudir a las emisiones de deuda de los estados y mantener barata la puja. Pero joder, es que aquí sólo ha cumplido una de las partes. Los bancos siguen financiándose barato con dinero público, pero luego compran la deuda pública al 4% (6,7% a 15 años, en la subasta de ayer). Esta gilipollez de los CDS, las agencias de rating y demás chorradas no dejan de ser instrumentos para que los bancos hagan negocio embolsándose más dinero en concepto de intereses. Y lo más sangrante, es que los primeros que se están beneficiando de ese chantaje, es la propia banca española, pagando de esa forma el apoyo que los ciudadanos, como Estado, les dimos cuando amenazaban quiebra.

          Cría cuervos…

          Lo de quedarse con promociones enteras para no tener que aceptar una mora (y provisionarla) es ya viejo. Luego, anotas esos pisos en tu balance según el precio puesto por tu propia tasadora y tan feliz. ¿Fin de la burbuja? ¿Caída de precios? ¿Dónde? ¿Cuando? ¿De qué me habla usted? Ya verás qué risa cuando se tambalee un banco, vayas a retirar tu dinero y te den un ladrillo. “Esto es lo que tenemos como capital”.

          En fin…😦

          Disfruta de la playita, meu rei!!😉

          Comentario por Mendigo — 22 julio 2011 @ 15:06 | Responder

  3. Yo apuntaría también al fin del patrón oro de 1971, que ha permitido a los estados endeudarse sin agotar reservas de oro. El patrón oro limita fuertemente el desequilibrio externo, y también la creación de dinero (y con ello gran parte de la especulación financiera).

    Comentario por desgobierno — 20 julio 2011 @ 8:38 | Responder

    • Cierto, muy cierto, y de paso el multiplicador bancario, que permite a los bancos prestar un dinero que no tienen (por lo tanto, crear dinero), amasando tremendos beneficios a costa de introducir riesgo en la economía productiva.

      Bienvenido, compañero bloguero!

      Comentario por Mendigo — 20 julio 2011 @ 9:13 | Responder

  4. Al leer el titular de la noticia que pones me ha recordado cuando los reyes del medievo y posteríor pedían prestado pasta a las familias. Me ha recordado cuando los romanos pedían pasta a las familias ricas porque no había dinero para pan.

    La verdad es que tienes razón que esto ya cansa

    un saludo mendi.

    Comentario por Karkos — 20 julio 2011 @ 9:24 | Responder

    • Bueno, o Felipe II pedía prestado a los banqueros genoveses para mantener sus guerras de exterminio en Flandes.

      Si ejemplos de Estados débiles y endeudados los tenemos a patadas en la historia…

      Un abrazo, compañero!

      Comentario por Mendigo — 22 julio 2011 @ 15:10 | Responder

  5. La privatización de los sectores públicos es algo que se nota (y se notará) mucho más de lo que cree la mayoría de la gente.

    El otro día viendo un programa de estos educativos, culturales y demás que aparecen en Discovery Channel (véase la ironía), hablaban en un momento de un señor de los USA que se rompió un brazo con una máquina y se lo arregló él mismo para no tener que pagar el médico. La verdad es que por un momento me quedé un poco perdido… ¿te rompes un brazo y no te atienden si no tienes dinero?

    Luego hablan de que ese país está avanzado. De narices. Y lo mejor es que como ya dije en alguna ocasión han convencido a la gente de que la privatización es algo cojonudo para el país.

    Por otro lado está la costumbre de siempre de privatizar los beneficios y socializar los gastos. En temas como la banca y demás ya se ha visto y hablado sobradamente, muchos países se han metido en una crisis monumental porque sus gobiernos han decidido, sin más, que los ciudadanos deben pagar las pérdidas que han tenido los bancos privados por sus operaciones especulativas. Mientras, los bancos siguen igual.

    Pero un caso aparte y del que no se habla es el gasto militar. Cualquiera que siga este blog y otros parecidos sabe que en muchos países, como por ejemplo el nuestro, vende millones de euros en armas. Sin embargo en las cuentas sólo aparecen GASTOS MILITARES nunca INGRESOS MILITARES. ¿Dónde va a parar todo ese dinero? Daría la impresión de que nosotros pagamos la fabricación y otros se ingresan las ventas. Y hablamos de mucho dinero, el suficiente como para hundir muchos países.

    Comentario por marcostonhin — 20 julio 2011 @ 10:59 | Responder

    • Bueno, las ventas de las empresas de armamento (Explosivos Alaveses…) irán a sus propietarios, que en algunos casos es el mismo Estado (en el caso de Expal su dueña es Maxam Europe, una SA).

      Por lo demás, de acuerdo con todo lo que has dicho. Lamentablemente.😦

      Por cierto, ahora que lo mencionas. ¿Qué pasaría si uno de tus trabajadores se rompe un brazo y no se lo puede curar adecuadamente porque no tiene pasta para ir al médico? El trabajador se jode, pero tú tienes un tullido en la plantilla o, al menos, a un fulano el doble de tiempo de baja.

      Es que la educación pública aumenta la productividad de un país, todo el mundo lo sabe. Pero es que la sanidad pública también, y de esto todo el mundo se olvida, y sólo se habla de ella como un gasto, y no como una inversión.

      Apertas, Marcos!

      Comentario por Mendigo — 22 julio 2011 @ 15:29 | Responder

  6. La economía del estado, de los estados, se basa en las aportaciones de los que tienen poco y por tanto su capacidad económica es débil . Como los que tienen mucho no contribuyen en la misma proporción, acaban amasando un capital superior al de los propios estados y por culpa de la desidia de los gobiernos no agarrandoles de los cojones en su momento al final han sido estos los que han agarrado de los huevos a los gobiernos. Este es mi humilde resumen.

    Solución: todavía tenemos árboles de donde colgar las sogas necesarias.

    Comentario por Javi — 20 julio 2011 @ 19:09 | Responder

    • Ejemplar resumen.

      En serio, creo que ese es el origen del problema. Al seguir la ideología neoliberal, el Estado ha enflaquecido y los capitalistas han medrado. Y ahora que el gato es más gordo que el propio perro guardián…a ver quién le pone ahora el cascabel. Pero coño, esto no nos debiera sorprender. ¿No era lo que queríamos, lo que habíamos votado? Capitalismo, no? Pues nada, ya tenemos muy poquito estado, para qué lo necesitamos, si las empresas, nuestras amigas, nos dan cualquier servicio.

      Si los tienes, y si no, ya te puedes pudrir.

      Es totalmente cierto el adagio de que cada pueblo tiene lo que se merece. A lo que yo añado: por gilipollas!

      Comentario por Mendigo — 22 julio 2011 @ 15:23 | Responder

  7. También se podría citar, contrariamente a lo que dicen los economistas actuales sobre el efecto goteo, el movimiento circular que realiza el dinero entre las élites o, incluso, el estancamiento.

    Todo aquel dinero que no se mueve, no vale de nada, no tiene ningún uso, es causa de pobreza. Yo creo que se deberían imponer algún tipo de control para que, junto con todo eso que comentas, se vigile que el dinero no deje de circular entre todos los estamentos.

    Como no somos lo suficentemente maduros como para actuar por libre arbitrio en pos de una buena colaboración, el librecomercio fracasa: necesitamos reglas, como críos de Primaria vaya.

    Comentario por V — 20 julio 2011 @ 23:03 | Responder

    • El dinero circula en todas las direcciones, pero en un sentido prioritariamente. Hay una transferencia neta de riqueza de los países pobres a los países ricos, y de las clases pobres a las clases ricas (por eso, al operar este sistema, es que unos son pobres y otros ricos, cada vez más ricos).

      Ese dinero que ganan no se estanca, circula, pero en su provecho, según el esquema D-D del mundo financiero (dinero genera dinero, no productos, empobreciéndonos a los que no tenemos acceso a ese circuito).

      Comentario por Mendigo — 22 julio 2011 @ 15:18 | Responder

  8. “El Estado moderno es el instrumento del cual nos hemos dotado los ciudadanos para asegurar los principios de justicia….”
    ¡ No es cierto ! El estado moderno lo crearon las monarquías con el apoyo de la alta burguesía y algunas élites… Desde su creación ha sido siempre hasta el presente, un Sistema socio-político de control de las masas. Se ha ido transformando y adaptando a medida que lo hace el sistema productivo y por la presión de algunas luchas de clases, pero básicamente el modelo es el mismo: las élites (oligarquía) controlan el tinglado…
    Los puntos que mencionas y decenas más, que se podrían añadir, son sólo reflejos de un retorcido entramado (para que sea muy difícil de desmontar) del control antes mencionado. Se endeudan, aprueban presupuestos generales, se meten en guerras, hacen leyes a su gusto, utilizan todos los medios de manipulación de masas, etc. mientras la población lo contempla atónita o atontada… Poner parches y remiendos o denunciar los daños que causa este Sistema no cambia el esquema fundamental de alienación. La única solución es no admitir NINGUNA de esas podridas “reglas de juego” y refundar un sistema completamente nuevo, desde las bases, con PARTICIPACION CONTINUA y permanente de la población, con total acceso a los medios de “comunicación”, con….., sustentado en la justicia y la ética.

    Comentario por Paulo — 21 julio 2011 @ 1:30 | Responder

    • El Estado moderno se construye sobre la cabeza decapitada de Luis XVI, y se basa en la soberanía del pueblo por encima de la voluntad de reyes ungidos por el Dios de Israel o cualquier otro.

      Otra cosa es que el poder económico haya procurado siempre hacerse con el poder político, interponiendo un filtro, una gasa entre el gobierno y el pueblo. Hoy en día se llama sistema parlamentario, y tiene mejor prensa que las dictaduras militares, que también fueron otro de los medios, meno refinado sin duda, para que los de siempre siguieran explotando a su antojo.

      Comentario por Mendigo — 22 julio 2011 @ 15:15 | Responder

      • Decapitaron un rey y entró un tirano que provocó millones de muertos y repartió los territorios invadidos entre sus familiares y generales… y después más monarquía y más variantes de control.
        Antes que los franceses y su fallida “revolución”, ya los ingleses tenían bien montado el modelo parlamentario de dominación actual.
        Sigo discrepando, el poder económico en el Estado moderno “siempre” ha tenido el poder político y su esfuerzo permanente consiste en mantener controlado al pueblo, ya sea usando el poder del dinero para difundir (medios de comunicación, educativos, etc.) una ideología que les favorece, ya sea usando el poder de controlar el sistema productivo “económico”, ya a través de gobiernos “títeres” (eso sí, democráticos :-)) ) que legislan e incluso agreden con sus “fuerzas de seguridad” al pueblo. Enfin, demasiadas obviedades que nadie quiere ver…

        Comentario por PAulo — 23 julio 2011 @ 0:40 | Responder

        • Con todo, hay diferencias entre el Viejo Orden y un Estado moderno. Se ha avanzado, y mucho, en derechos ciudadanos. Es cierto, en uno como en otro las élites detentan el gobierno efectivo para salvaguardar sus privilegios, pero…la España actual no es la de Carlos IV y Godoy. Ni de coña.

          Ni es lo mismo Sarko que el poder omnímodo de Luis XIV.

          Se ha avanzado, que no es excusa para no avanzar más sino precisamente aliciente, pues la Historia demuestra que ningún régimen es eterno ni inmutable.

          Un saludo!

          Comentario por Mendigo — 23 julio 2011 @ 15:12 | Responder

  9. ¿Cuánto creció la deuda de los Estados cuando acudieron a rescatar los bancos?

    Estoy leyendo La teoría del shock (bueno, supongo que varios de aquí lo habrán leído ya). Y con cada uno de los casos que comenta la autora, me entra un escalofrío, porque en todos veo reflejado algún aspecto de lo que le está pasando a España, y a los PIIGS europeos en general. Esperanzas de una vía democrática a reformas sociales, que se ven truncadas por golpes de Estado. Dictaduras que pactan la transición a la democracia a condición de inmunidad y de conservar algunas parcelas de poder en la sombra. Democracias encadenadas a deudas brutales o a tratados internacionales que imposibilitan cualquier política social… Préstamos para pagar préstamos anteriores, y que hacen la bola de nieve cada vez mayor… “Rescates” económicos que imponen como condición la “austeridad”. Mercados que se asustan solamente con que un líder de “izquierdas” haga declaraciones moderadas, hundiendo aún más la economía…

    La tesis principal del libro es que el sueño neoliberal (establecer un capitalismo salvaje de golpe) nunca se podrá implantar de manera democrática, ya que la mayoría de la población se opondría a las consecuencias dolorosas de esa desregularización de la economía (privatización de las empresas públicas, con la pérdida de miles de puestos de trabajo y de servicios como la educación y la sanidad; pérdida de control de los precios sobre los productos de primera necesidad; entrada de importaciones que destrozan las empresas locales…) Así que los teóricos del neoliberalismo (junto a la inestimable ayuda de las oligarquías de cada país, deseosas de recuperar sus privilegios, claro) intentaron eludir la democracia por todos los medios. Al principio, mediante golpes de Estado con sus consiguientes dictaduras y su corolario de represión y violencia (el ejemplo de manual es Chile y toda América del Sur). Y en una segunda fase, empleando métodos más sutiles. Encadenando las democracias nacientes mediante tratados y organismos internacionales (curiosamente, dominados por admiradores de Friedman), a los que transfieren casi sin darse cuenta la soberanía en materias de política económica. Obligándolas a pagar unas deudas brutales heredadas de las dictaduras anteriores (infladas por el gasto militar y la corrupción). Aprovechando épocas de crisis económica, en las que los ciudadanos andan desesperados y desorientados, y los gobiernos se agarran a cualquier clavo ardiendo para salir de la recesión. El FMI y otros economistas asesores condicionan las ayudas económicas necesarias a planes de austeridad severísimos (privatización de toda empresa pública que dé beneficios, recortes sociales brutales, despido de funcionarios, bajada de salarios, ya sabemos…). acompañados de apertura a las “inversiones” extranjeras varias; y los gobiernos adoptan esos planes contra la voluntad del pueblo y de sus programas políticos, con la excusa de que se trata de una situación de excepción, y que no había otra alternativa. Si en la calle la gente protesta y se derrama sangre para acallarla, los gobiernos se escudarán en aquello de que un líder es quien no teme adoptar medidas impopulares, pero necesarias; que en situaciones tan graves es necesario un gobierno con mano firme, y todo eso. El hecho de haber sido elegidos democráticamente les otorga inviolabilidad frente a los mismos ciudadanos que los eligieron. La prensa internacional callará o le reirá la gracia, buscando cualquier detalle para desacreditar a los manifestantes; y fuera de las fronteras del país en cuestión, nadie se enterará de los que ha pasado.

    Klein sostenía que la mayor parte de la población de un país nunca consentiría medidas como las del rescate de Grecia; que había que imponérselas por la violencia, o aprovechando un momento de desorientación y desesperación colectiva, como una transición política ajetreada o una crisis económica asfixiante. ¿Es eso lo que está pasando en Europa? Miro a mi alrededor, y tengo la sensación de que los Chicago Boys han llegado a un paso adelante en su sutilidad. No es necesario eludir la voluntad del pueblo, aunque manteniendo las formas democráticas. Han logrado convencer a una buena parte de la población de la verdad de su credo.

    No quiero entrar en partidismos, ni hacer propaganda de ningún partido político. No sé si el PSOE, dejando a un lado si lo consideramos demasiado moderado o no, renunció tan alegremente a su programa por traición, por amenazas, o superado por las circunstancias. Pero recuerdo las decdlaraciones de Rajoy hace unos meses, “si durante los primeros meses de mi mandato no me montan tres huelgas generales, es señal de que no lo estoy haciendo bien”. Recuerdo unas supuestas filtraciones de algunos miembros del PP sobre las medidas que tomarán ante la crisis, mencionando directamente un “plan de choque” y “medidas impopulares, pero necesarias”, y volviendo a relacionar aquello de “hemos vivido por encima de nuestras posibilidades” con el Estado del Bienestar. Recuerdo todo eso, recuerdo las consecuencias que políticas semejantes a las sugeridas trajeron a países como Rusia , Chile y Argentina; lo comparo con el libro de Kein, y no sé si espantarme o maravillarme. Maravillarme de que el mismo hombre que sostiene esas ideas vaya a ganar las siguientes elecciones por mayoría absoluta, según las encuestas.

    Me maravillo cuando paseo por mi ciudad o convverso con familiares y amigos, y escucho determinadas opiniones. Cosas como que “la culpa de la crisis la tienen los funcionarios. Hay más funcionarios que trabajadores productivos, y eso no hay economía que lo soporte” (aquí en Andalucía, donde el sector público está mas sobredimensionado según los expertos, no supera el 20%. Vale que aquí el sector público se ha utilizado para dar cobertura al amiguismo y todo eso; pero en Suecia también ronda el 20%, y no veo que esa economía sea de las más deprimidas de Europa… Por otra parte, ¿no se dan cuenta que los funcionarios son personas con sueldo, que pagan impuestos y compran productos y servicios?) “Qué rápido aprenden los extranjeros a acomodarse: ahora quieren derecho a vacaciones, a la huelga y a los sindicatos.”. “Los jóvenes estáis muy mal acostumbrados por el Estado de Bienestar. ¡Si quieres trabajo, te tienen que explotar!”. “Cuando un joven viene a pedirme trabajo, y lo primero que hace es preguntarme por el salario, lo descarto inmediatamente, Ése es de los que vienen a cobrar, y no a trabajar”. “Los sindicatos y las huelgas estaban bien en el siglo XIX, pero ya no tienen ningún sentido”. “Me parece muy bien que pongan el copago. Así las consultas no se abarrotarán de personas que van allí por tonterías, como renovar recetas o molestias leves, saturando los servicios”. “Los gobiernos de izquierdas son nefastos gestionando las crisis; y los de derechas, al menos, crean riqueza y trabajo”. “¿De qué sirve facilitar el acceso a los estudios universitarios, si ya no garantizan encontrar un puesto de trabajo?”.

    Muchos españoles confunden la sucesión temporal con una relación de causalidad. Sólo recuerdan que la crisis de 1992, y la actual, coincidieron con gobiernos considerados “de izquierda”. Se han convencido que el periodo de mayor prosperidad económica de España fueron las dos legislaturas de José María Aznar. Y que el desarrollo económico de España se consolidó en los años 50 y 60, con la dictadura de Franco. Derecha=prosperidad; izquierda= crisis. No van más allá. Y eso ha facilitado enormemente el que consideren que la única manera de crear empleo y riqueza es aceptar las medidas que proponen las derechas.

    Me maravillo al comprobar lo extendida que se haya la idea de que los principales culpables de la crisis somos nosotros, y por lo tanto, tenemos que tomar la medicina sin quejarnos, por muy amarga que nos resulte. Cuando se aprobó el “rescate a Grecia”, una buena parte de los españoles apoyó a las protestas griegas, pero otra parte sostenía que “Grecia se lo tenía bien merecido”. Las razones que se argumentaban, eran precisamente las causas de la deuda griega. En Grecia había una corrupción galopante y se gastaba el dinero que no se tenía en comprar armamento militar, luego la culpa la tenían los griegos por votar a esos políticos, aunque la corrupción y el gasto militar no estuvieran en ningún programa electoral, y allí la abstención de las izquierdas es incluso mayor que en España. En Grecia había un fraude fiscal desvergonzado, luego es justo que trabajadores, jubilados, autónomos y las futuras generaciones de griegos que ni tiempo han tenido para nacer o votar, paguen la indisciplina de los que ocultaban sus riquezas y actividades para no contribuir a Hacienda. En Grecia habia demasiados funcionarios acomodados, y algunos de ellos hasta se jubilaban a los 50 años, y cedían pensiones vitalicias a sus hijas; ¡ah, los funcionarios, ese cáncer para la productividad del país, y sus intolerables privilegios laborales! Se tenían bien ganado todos los despidos, recortes salariales y precarizaciones que les sobreviniesen. Grecia era una economía pobre, que intentaba mantener un Estado de Bienestar al nivel de un país rico (aunque el sector público y el gasto social sean los más bajos de la UE, según Vincenç Navarro); hay que hacerle poner los pies en el suelo, por muy doloroso que resulte. En Grecia la presión fiscal era también bastante baja, luego los griegos son como unos niñatos caprichosos, que quieren servicios sociales sin aportar dinero para sostenerlos. Que, al igual que en España, los impuestos sean progresivos sólo hasta las rentas medio-altas, y el fraude provenga de las rentas más altas, donde hay varias vías de escape, es un detalle que no hay que tener en cuenta. Como que en Grecia hay un movimiento importante de desobediencia civil desde hace ya varios años, porque andan desencantados y asqueados de su clase política durante décadas; ¡da igual! ¡ellos deben pagar los desfalcos de esa clase política que repudian!

    Peor era entrar en algunos periódicos digitales como El Mundo, o El Economista, y leer algunos comentarios de los usuarios al pie de las noticias sobre la crisis griega. Comentarios que mostraban una absoluta falta de sensaibilidad y empatía hacia los sufrimientos de los griegos empobrecidos, burlándose del testimonio de una funcionaria que tenía que mantener sola a dos hijos, con unas condiciones de trabajo cada vez más precarias, y con el miedo a un despido. Con comentarios cínico-paternalistas del tipo “¡Que se aguanten los griegos! ¿Qué se creían: que les iban a dar todo ese dinero para que lo siguieran despilfarrando?” (despilfarrar no es tanto contratas millonarias con familiares y amiguetes, como invertir en sanidad o educación, por lo que veo). Con oportunismo político incluido (“España pronto pasará por lo mismo si no echamos a Zapatero. Qué casualidad, que todos los países PIGS estén gobernados por socialistas”). Comparaciones hirientes entre el norte eficiente, trabajador y austero; y el sur holgazán, vago y pícaro. Y por supuesto, no podía faltar como guinda la referencia despectiva a los perroflautas del 15M: “Grecia, tranquila, que no estás sola: los indignados haran una colecta para sostenerte”.

    Claro, aplicamos ese debate a España, y nos encontramos con ingredientes muy parecidos a los de Grecia: baja fiscalidad, fraude fiscal, corrupción galopante… Si lo aderezamos todo con una serie de tópicos (la del español holgazán y poco productivo en su trabajo, o el pícaro que busca cualquier excusa para cometer fraude o vivir de subvenciones), la culpabilización de toda la sociedad española en su conjunto está servida. Me hace especialmente gracia el argumento de que “los españoles estuvimos durante años endeudándonos a sabiendas de que no podríamos devolver los préstamos”. Hablan de las hipotecas como si fueran como pedir un préstamo a un banco para ir de viaje a las Sheychelles, y aparentar delante de los vecinos. ¿La vivienda no es un bien de primera necesidad, o de demanda inelástica? ¡ A todo el que quiera independizarse, o garantizarle un hogar estable a sus hijos, no le quedará más remedio que pedir una hipoteca, aunque las condiciones sean draconianas! En fin: supongo que los mismos que acusan a los españoles de asumir irresponsablemente hipotecas que no podían pagar, son los mismos que luego tachaban de “niñatos inmaduros y acomodados” a los jóvenes de 30 años que todavía no habían salido de la casa de sus padres. Eso de que las hipotecas eran prohibitivas, y que ellos sólo contaban con contratos de becario de 600 euros, era sólo una excusa barata.

    Por eso me parece importante dejar claro cuáles fueron las causas de la deuda española. En América del Sur y el África, está claro que esas deudas que les llevaron a pedir la “ayuda” del FMI, fue heredada de dictaduras anteriores, que derrocharon el dinero a manos llenas en gastos militares y corruptelas descaradas, y empobrecieron el país a base de capitalismo salvaje. ¿Pero y en España, en el sur de Europa? Es muy importante dejarlo claro, porque se están utilizando esas posibles causas de la deuda para culpabilizar de la crisis a todos los españoles, y justificar una probable “terapia de shock”.

    Por último, me parece un poco injusto decir que los españoles votamos por el liberalismo económico, o que durante los años de la burbuja del ladrillo, nadie levantó la voz. En los años dorados del ladrillo, en la supuesta época de mayor prosperidad económica de España, eran muchos los que se quejaban de que “España iba bien” sólo para unos pocos. De que las condiciones laborales se estaban deteriorando a marchas forzadas, de que los jóvenes se veían obligados a esclavizarse con hipotecas de 50 años para comprar zulos diminutos, de que toda esa riqueza que ayudaban a generar se repartía en unas pocas manos, de que la economía española se iría a freír espárragos si la burbuja inmobiliaria estallaba. Y la victoria del liberalismo económico en las elecciones, habría que matizarlo teniendo en cuenta que los porcentajes de abstención y de voto en blanco. Generalmente, votantes de izquierdas desencantados con sus partidos políticos.

    Comentario por Shy Girl — 26 julio 2011 @ 0:35 | Responder

    • Jajajaja

      Te has currado tu solita un artículo. Y no te ha quedado mal, desde luego. Tú eres de las mías: entras para poner dos líneas, y acabas escribiendo veinte párrafos. XDDDD

      Estoy de acuerdo en casi todo. Sólo una cosa: sí, los griegos sí que son parcialmente responsables de su situación, y deben asumir las consecuencias. Han votado a corruptos, han elegido el neoliberalismo, y ahora toca la de arena. Y lo mismo reza para nosotros, tan felices que aceptamos la especulación con el ladrillo, ahora hemos de corresponsabilizarnos.

      Ahora bien, lo que no es moral es que las consecuencias amargas recaigan sobre los griegos (o españoles…) que menos culpa tuvieron, y que menos se beneficiaron de los pelotazos y corruptelas. Mientras que los responsables, han puesto sus beneficios a buen recaudo en cuentas suizas.

      Esto no es aceptable, la severidad de la crisis debe ser repartida proporcionalmente a las posibilidades y responsabilidades en la crisis.

      Por otro lado, ningún error pasado de un pueblo justifica someterlo a la tortura que están sufriendo los griegos, y antes padecieron letones o ecuatorianos, por poner dos ejemplos diversos. Cercenar la sanidad, restringir la educación superior a las clases bajas…nada justifica estas medidas.

      Un saludo!

      Comentario por Mendigo — 29 julio 2011 @ 0:49 | Responder

      • Por lo poco que he podido leer sobre los griegos, creo que una buena parte de ellos estaba en contra de lo que sucedía en su país desde hace ya mucho tiempo. Hay que tener en cuenta que allí hay una tradición comunista y anarquista muy importante, y que la gente de “izquierdas” en general se sentía desencantada con el PASOC (o como sea que se llamen los socialistas griegos) desde hace décadas. El partido se “atemperó” mucho durante la transición griega: se le acusó de aliarse con las oligarquías tradicionales griegas, a cambio de convertirse en el “representante oficial” de la izquierda. Esto quiere decir que, posiblemente, en las elecciones griegas la abstención de las izquierdas fuera muy importante, y eso fue lo que le ofreció a la derecha tantas victorias. Algo parecido a lo que pasó en España en las elecciones del 2000: hubo una abstención sin precedentes, y el PP ganó por mayoría absoluta. Así que no creo que fueran todos los griegos ni todos los españoles los que votaron al neoliberalismo ni al ladrillo.

        En todos los programas del tipo “Españoles por el mundo”, cada vez que viajan a Grecia, hay un comentario que se repite: la inmensa mayoría de los griegos están escaldados con la clase política y se han vuelto terriblemente escépticos con el Estado. Eso les ha llevado a grupos de autogestión y de desobediencia civil, que a menudo animaban no pagar tasas e impuestos, como los peajes de las autopistas. Y esos movimientos cuentan ya con bastantes años; esa actitud crítica con los gobiernos corruptos y una clase política vergonzante, la búsqueda de alternativas, empezó bastante antes que la crisis económica. Lo que pasa es que esos movimientos se intensificaron en el 2008, después del asesinato de un muchacho tras una refriega con la policía; y con la llegada de la crisis y los rescates y la madre que los parió, se han generalizado. La Revolución Griega tuvo una historia antes de convertirse en #GreekRevolution.

        Más delito tiene lo de España. Y aún así, insisto: había muchos españoles que, en los años dorados del ladrillo, se quejaban de que esa burbuja inmobiliaria dejaría la economía hecha unos zorros al estallar, que era injusto hipotecarse a 50 años para pagar 50m2 de lo que se suponía era un derecho constitucional, que la flexibilización laboral estaba dando pie a toda clase de abusos… Que la llamada “socialdemocracia” había cambiado su programa original por algo llamado “social-liberalismo”, que se diferenciaba muy poco de lo que ofrecían las derechas; y que las democracias estaban prácticamente maniatadas por los poderes económicos. Si toda esa gente no se había movilizado antes de mayo de este año, creo que es porque se sentían solos, aislados.

        Otro motivo posible de la deuda, es la subida de intereses… La Klein comenta un caso, no me acuerdo de qué país, en el que la deuda nacional se volvió repentinamente de moderada a insostenible; ¡y lo único que había cambiado, era la subida de los tipos de interés de los bancos! Eso suponía que de la noche a la mañana, el Estado tenía que devolver todos los préstamos anteriores a intereses mucho más elevados…

        ¡Gracias por contestar!

        Comentario por Shy Girl — 1 agosto 2011 @ 1:43 | Responder

        • Bueno, creo que no fue sólo de un país en concreto. La subida de los tipos de interés (no de los bancos, sino de todo el sistema) decretada por la FED en los años 80, no sólo afectó a EEUU sino a todo el mundo, en especial a las economías más dolarizadas (todo el continente americano).

          En cuanto a la culpa de los griegos, portugueses o españoles…ciertamente no todos comulgan con el ideario capitalista. Pero los que no, tampoco supieron articular una alternativa que cambiase de forma efectiva el rumbo de los acontecimientos, luego también es una derrota suya/nuestra.

          Y sí que había gente, también en España, que veía (mos, y pongo esta bitácora que ya tiene seis añitos como prueba) insostenible el sistema de especulación y deuda en el que nos habíamos subido. Pero eran una exigua minoría, despreciados tanto en círculos académicos como en los debates de barra de bar como unos anticuados y unos aguafiestas. Vale, teníamos razón, pero ahora no hay nadie dispuesto a reconocerlo y ¿de qué sirve a estas alturas? Volverán a prometernos la máquina del movimiento perpetuo y la gente, ilusa, volverá a creer que es cierto.

          Gracias a ti por enriquecer el debate, compañera.😉

          Abraçadas!

          Comentario por Mendigo — 2 agosto 2011 @ 10:24 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: