La mirada del mendigo

23 octubre 2011

Hay alternativas

Filed under: economía — Mendigo @ 23:03

hay alternativas

Libro de Vicenç Navarro, Juan Torres y Alberto Garzón, prologado por Noam Chomsky. Son de sobra conocidos, así que no voy a comentar nada.

La editorial Aguilar (perteneciente al grupo PRISA) ha suspendido la publicación programada de este libro. Que cada cual piense como quiera. Desde luego, a mí me parece una buena recomendación de compra: si a PRISA le da miedo publicarlo, será que es interesante.

Los autores lo han impreso en una editorial alternativa y llegará la próxima semana a las librerías. Además, han tenido la deferencia de subirlo en PDF para su descarga gratuita. Sólo nos piden que lo distribuyamos, porque evidentemente no van a contar con la potencia comercial de una gran editorial. Son tres economistas de tres generaciones diferentes, que en vez de estar cómodamente sentados en su despacho, están trabajando para defender nuestros derechos. Lo menos que podemos hacer es agradecerles el favor supliendo con ilusión la falta de colaboración de las editoriales.

El libro, cuando acabéis de leerlo, que rule. Y el archivo de texto, ya puede empezar a rular…

HAY ALTERNATIVAS

26 comentarios »

  1. A estas alturas ya todos conocen la presencia de Alberto en las listas electorales …

    Comentario por pedro — 24 octubre 2011 @ 7:59 | Responder

    • Pues sí, y me jode no estar empadronado en Málaga, porque por primera vez iría a votar convencido de que lo hago por alguien que va a partirse el pecho por mis intereses en las instituciones. Espero que no quememos al chaval, porque le estamos cargando con demasiadas responsabilidades.

      Por ahora, responde como un jabato.

      Comentario por Mendigo — 24 octubre 2011 @ 22:15 | Responder

  2. Viendo los autores merece la pena su lectura y difusión.

    Comentario por wenmusic — 24 octubre 2011 @ 9:02 | Responder

    • Y con el patrocinio de ATTAC. Si al final se acaban moviendo siempre los mismos.

      Y digo lo de siempre: el dinero que reciben los partidos de izquierda debería estar dedicado a publicar libros como éste, y no a…a… ¿a qué hostias dedica Izquierda Unida el pastizal que recibe del Estado? El dinero de sus afiliados, como si se lo juega en una timba, pero el obtenido gracias a sus votantes, dinero público…

      Comentario por Mendigo — 24 octubre 2011 @ 22:18 | Responder

  3. Pues las más de 100 medidas he leido las primeras y he parado
    Gobierno mundial, estos tíos no saben lo que dicen.

    Comentario por karkos — 24 octubre 2011 @ 9:30 | Responder

    • Lo de justicia globlal es de una inocencia
      “Reducción inmediata del gasto militar de todos los países en un 20 por ciento y destino de esos fondos al presupuesto de Naciones Unidas.”

      –Si la medida mola, pero si tenemos un gobierno mundial para que tenemos que tener ejercito en cada sitio??

      “Ayuda Oficial al Desarrollo del 0,7 por ciento destinada al presupuesto de Naciones Unidas”
      –Solo??, si tenemos gobierno mundial habría que hacer más transferencia, pero el problema de esto es que como hagamos crecer a los pobres, el planeta se consume en 3 años.

      “Desaparición inmediata de las barreras impuestas al comercio por parte del Norte, así como de las ayudas y subvenciones a sectores o empresas de los países ricos.”

      Pues si, pero si hacemos esto…. adios a todo lo que los ricos hemos ganado uhmmmm

      Hay puntos molones del 32 al 42 todos molan bastante pero luego te encuentras este…..

      50 “Plan de estímulo económico orientado a avanzar en la puesta en marcha de nuevas actividades y formas de producción y consumo.”

      Seguimos en las mismas, hay que producir y consumir(otras cosas más chulas y más guais y menos contaminates y que no las tenga nadie pero hay que producir y consumir)

      Sinceramente me ha defraudado bastante las 115, en ningún momento se emplea la palabra decrecer o decrecimiento.
      Cierto es que con estas medidas se ajusta el sistema pero sigue siendo su objetivo crecer, pues nada si esto es lo que da de si la izquierda económica apañado vamos.

      CEGUNOSSSSSSSS

      un saludo.
      P.D. Esperando el colapso

      Comentario por karkos — 24 octubre 2011 @ 13:40 | Responder

      • He hojeado un poco, y creo que necesito leerlo con un poco más de calma. Quizás da para varios posts de discusión, unop por bloque de medidas.

        Karkos, en su blog, Juan Torres le responde al asunto del decrecimiento, que también daría para una discusión amplia, pero como dice Mendigo, hoy por hoy no es lo más urgente (mañana a lo mejor sí):

        http://www.juantorreslopez.com/pub/137-articulos-de-opinion-y-divulgacion-2011/2509-sobre-el-concepto-de-decrecimiento

        Comentario por santi — 25 octubre 2011 @ 17:10 | Responder

        • Gracias Santi por el post te devuelvo otro en forma de programa de radio http://colectivoburbuja.org/Debate_2011_10_25.mp3

          Me gusta juan lopez, me parece muy honesto, pero el cae en la misma trampa que los decrecentistas que el comenta, que solo habla de economía… Aunque el crea que no.

          Además solo ha leido a los decrecentistas económicos.

          Cierto es que al Decrecimiento le falta teoría por el simple hecho que es contra natura. Es tirarte un tiro en el pie, es desangrarte. Ahí tiene razón, es invendible, pesimista, es lo peor pero ha habido paises que lo han hecho , japón en el siglo xvi-xviii, porque no les quedaba otro remedio o iban al hoyo.

          Sobre lo que comenta en lo que hay que medir hasta donde hay que decrecer, pues tiene razón no se puede medir económmicamente, se ha de medir o biológicamante o físicamente, pero jamás económicamente.
          Por lo tanto una medida podría ser X watios por persona, decrecer hasta ahí y no superar jamás ese nivel de energía.

          Como cojones se hace esto?????? No lo se, en eso ando, a lo mejor no hay solución.
          Pero pensar que se puede crecer infinitamente eso si que es absurdo con 7000 millones y creciendo a 90 millones por año…..

          Y si hay que pensar ya en decrecer lo más ordenadamente posible. Escuchar el debate…

          un saludo

          Comentario por karkos — 25 octubre 2011 @ 23:11 | Responder

          • No, si yo tambièn creo que no queda otra que decrecer, o lo hacemos por las buenas o tendrá que ser por las malas (cuando no haya que comer). Y me reboto cada vez que alguien saca el tema del fomento de la natalidad.

            El objetivo de decrecimiento bien podría ser el que marca nuestra huella biológica.

            Comentario por santi — 25 octubre 2011 @ 23:44 | Responder

            • Segun pedro prieto la huella biológica en medida de energía estaría entre 1800 y 2000 vatios, la media mundial es 2500 vatios para 7000 millones de personas, En europa 15 estamos un poco por encima de 5000 vatios Por lo tanto el límite medio sería entre 1500 vatios y 2000 vatios para 7000 millones, pero si aumentamos de personas, menos energía.

              menudo drama

              Comentario por karkos — 26 octubre 2011 @ 0:07 | Responder

          • Santi te dejo otra crítica al decrecimiento pero esta más salvaje.
            Te lo puedes bajar http://es.scribd.com/doc/70124973/REVOLUCION-INTEGRAL-O-DECRECIMIENTO sin problemas a pdf el texto.

            Menudo fulano está hecho este.

            un saludo

            Comentario por Karkos — 27 octubre 2011 @ 11:27 | Responder

            • … No he podido pasar de la séptima página … Esperaré a que me haga efecto la medicación …

              Comentario por pedro — 27 octubre 2011 @ 23:00 | Responder

            • Puff, más lectura ….
              A ver cuando saco un rato

              Comentario por santi — 27 octubre 2011 @ 23:42 | Responder

            • Pero karkos, ¿tú lees muchas cosas así??? Eso no puede ser bueno, ahora voy entendiendo tus arrebatos apocalípticos 😀
              Si te gustan los frikis, este es muy bueno:
              http://es.finance.yahoo.com/noticias/El-Vaticano-pide-Autoridad-efenews-103703911.html?x=0

              Comentario por Josep — 28 octubre 2011 @ 23:39 | Responder

              • Fijate que te leo hasta a ti jajajaja. Soy bastante friki Josep que se le va a hacer.

                Pues el link que has puesto es lo mismo que predican torres, navarro y el otro. Un gobierno mundial económico y muchos de los puntos de las 115 propuestas. El problema es que los firmaentes arriba al menos son honestos, y estos…..

                Pues sí le estoy leyendo esta semana me lo he encontrado navendo por las páginas de energía, es brutal, entiendo que la gente normal no puedas con él habla otro idioma hasta a mi me duele.
                Tiene una crítica al 15M terrorífica y al ecologismo de estado interesante.

                Leo de todo, pero este tipo tiene una visión interesante y diferente, estoy harto de leer siempre lo mismo.

                Es un anarquista rural, logicamente si crees a pies juntillas que el estado es necesario pues enfermarás bastante leyendo a este hombre, si crees que la tecnología va a solucionar todo pues enfermas, si crees con ajustar un poco el sistema podemos seguir igual pues con este hombres vomitas.

                Pero si no crees en nada de eso, pues este hombre te da razones para no creer.

                Lo he puesto aquí por el izquierdismo de los presentes, para provocar y porque me parece bastante honesto, en su web los primeros articulos que publica son críticas feroces hacia él.

                un tipo raro este.

                Pero despues de leer este texto me ha recordado mucho a ivan ilich. otro anarquista realmente cojonudo http://www.ivanillich.org.mx/Principal.htm del que si tienes hijos en edad escolar o apunto te recomiendo su libro sobre educación, el resto tambien está realmente bien, sobre todo el de energía

                un saludo

                Comentario por karkos — 29 octubre 2011 @ 0:04 | Responder

    • No lo he leído, a ver si este finde tengo tiempo, que no es muy grande, y te comento.

      Pero así, a bote pronto, creo que se refieren a una gobernanza económica mundial. No a un supergobierno planetario, que creo que es en lo que estás pensando.

      Y sí, me parece que lo de estimular el consumo es cosa de Navarro, que incide mucho en ello. A mí también me escuece, no creas. De todas formas, el decrecimiento debe ser un objetivo a medio y largo plazo, pero ahora se debe salir como sea de esta situación de marasmo, o caer irremisiblemente en un círculo vicioso, la espiral infernal de la deuda.

      Comentario por Mendigo — 24 octubre 2011 @ 22:23 | Responder

  4. Un enlace que me ha gustado:

    http://www.elblogsalmon.com/economia/por-que-no-aumentamos-la-deuda-publica-y-dejamos-caer-a-la-banca

    Comentario por santi — 25 octubre 2011 @ 17:06 | Responder

    • Santi, yo llevo siglos, o así me lo parece, pidiendo que alguien me pruebe que no podemos vivir sin la banca. ¿Qué pasa si se hunde el Santander? Joder, el servicio público que pueda dar, que no lo está haciendo, que es la provisión de crédito a la ciudadanía, lo puede desempeñar perfectamente una banca pública. Así que, por mí, ni un puto duro más para salvar la banca, ya está bien de legislar a su conveniencia (como la no necesidad de valorar a mercado su cartera de suelo). Y si se hunde, bienvenido sea, yo iré a mear sobre su tumba.

      Comentario por Mendigo — 27 octubre 2011 @ 20:29 | Responder

  5. Descubrí el blog de Navarro buscando información sobre la historia del Estado de Bienestar en España. y después de leer algunos artículos, mis ojos veían chiribitas. Llevaba años escuchando que la única manera de afrontar la crisis era desmontar los derechos sociales y la protección laboral; que esas medidas eran como la medicina, un correctivo amargo pero necesario. Mis profesores insistían en que el sistema de jubilación era insostenible, porque cada vez había más ancianos y menos jóvenes que pudieran sostenerlos. Tras la caída del comunismo, no había alternativas viables al capitalismo; y no quedaba más remedio que aceptar como algo inevitable la erosión del Estado social. En el colegio, me criaron con la idea de que el sector público era un cáncer para la economía del país, y que había que privatizar hasta al apuntador (con todo, por aquellos tiempos todavía se pensaba que los servicios más básicos, como la educación y la sanidad, sí que había que mantenerlos). Hojeaba los libros de economía de mi hermano, y me extrañaba ver cómo la Economía se limitaba al Mercado, como si las teorías clásicas del liberalismo económico fueran una ciencia pura, la transcripción directa de las leyes naturales, y no una doctrina que habría que comparar con otras, someterla a crítica. De pronto, leo esos artículos, y me encuentro con una economía completamente diferente.

    No sé hasta qué punto el punto de vista de Navarro y de Torres es acertado. No sé si nos hemos agarrado a ellos como a un clavo ardiendo. Estoy cansada de ver cómo unos mismos datos estadísticos se pueden presentar de manera diferente para justificar dos puntos de vista completamente opuestos, hasta el punto de no saber quién tiene la razón. Pero gracias a ellos, muchos se han atrevido a cuestionar, a someter a crítica, a buscar alternativas y otros puntos de vista. No se me quita de la cabeza que buena parte de toda la movilización social que ha estallado, ha nacido del contraste entre lo que se escuchaba en los medios oficiales, y todas esas corrientes subterráneas de información que manaban libremente por Internet, difundiendo artículos como los suyos.

    Navarro tira mucho hacia el modelo socialdemócrata clásico, el nórdico (de hecho, en sus artículos no se cansa de comparar España con Suecia, Noruega y compañía). Ahí el consumo es bastante importante, porque es la demanda que estimula la creación de empresas y de puestos de trabajo; y el pleno empleo es fundamental para mantener todo ese sistema. Una de las razones por las que “el capital” aceptó el Estado de Bienestar, tras la Segunda Guerra Mundial, fue la idea de Ford de que los trabajadores eran también consumidores. Si no cobraban salarios decentes, ni tenían sus necesidades básicas cubiertas, dificilmente podrían comprar lo que se producía. Claro que entre que desapareció la amenaza de una revolución comunista, y el crecimiento del paro a partir de los años 70, todo aquel equilibrio se fue a freír espárragos, y el capital pasó de pactos. En Historia, economía, filosofía hay un artículo de los que gustan mucho por aquí, explicando cómo en los últimos años esa identidad entre trabajadores y consumidores se dislocó, en el momento en el que las grandes empresas se instalaban en Asia para fabricar sus productos, y luego los vendían en Europa.

    Lo de una especie de gobernanza global es algo que se llevaba mascando en el aire desde hace tiempo. En la Universidad (a principio de los dosmiles, ha corrido ya tiempo…) nos hicieron leer un libro de otro miembro de Attac, Ignacio Ramonet (Las guerras del siglo XXI , creo que se llamaba); y hoy, casi diez años después de su publicación, me parece que perfectamente podría haberse escrito en mayo en la Puerta del Sol. Ramonet denunciaba la erosión de la democracia y la soberanía popular, el retoceso en logros sociales del siglo XX, la degeneración de los partidos socialistas, la reaparición de leyes que se pasaban el respeto a los derechos humanos y las garantías civiles por el Arco del Triunfo, el ascenso de la extrema- derecha… Hasta supo preveer que aparecerían nuevos movimientos sociales, que apelarían a la sociedad civil frente a unos partidos políticos corruptos hasta la náusea. Y la causa de todos esos retrocesos, la veía en la globalización del poder económico, mientras que el poder político seguía encerrado en las fronteras de los Estados. La democracia, la soberanía popular, se manifestaba a través de los Parlamentos; pero esos Parlamentos se ven maniatados por instituciones que no eligen los ciudadanos: tratados de libre comercio, organismos internacionales a los que se transfiere la soberanía económica, la amenaza de la deslocalización, las suceptibilidades de los mercados financieros… Los Estados no tienen más remedio que ceder a los mercados, y desmontar todas las coberturas sociales, por mucho que el pueblo haya elegido a gobernantes de izquierdas. Es lógico que la globalización del poder económico, se busque combatirla con alguna forma de globalización democrática. Desde esta primavera hemos visto cómo ha empezado a nacer algo parecido a una movilización global; ¡eso, hace un año, me parecía algo completamente imposible!. Otra cosa es que todavía no se sepa muy bien qué forma habría de tener ese contrapoder global. Y que esa respuesta democrática no venga como fruto que caiga del árbol, sino que exija lucha, se tope con una resistencia formidable, cometa errores… La historia no es lineal, sino bastante retorcida y “bastarda”, por desgracia. Muchos de los avances sociales que hoy consideramos irrenunciables (como el fin de la esclavitud, la misma democracia, una educación y una sanidad para todos, la igualdad de la mujer…) en su día se consideraron ensoñaciones utópicas, irrealizables; y tuvieron que atravesar un largo camino de revoluciones y reacciones, guerras y represiones, avances y retrocesos, heroismo y cálculos interesados, ilusión y terror, lucha y pactos.

    Lo más gracioso es que ya el socialismo, a finales del XIX, se planteó la necesidad de una coordinación internacional de la lucha obrera, porque se sabía perfectamente que las condiciones de trabajo en un país influyen en las de los vecinos. Los derechos sociales se generalizaron a partir de la creación de la OIT, tras la Primera Guerra Mundial, porque se necesitaba la garantía de que se establecían en todos los países al mismo tiempo. Hasta entonces, se temía que, al establecer un salario mínimo y unos límites a la jornada laboral, las empresas nacionales se vieran perjudicadas por la competencia de los países que no protegieran a sus obreros, con productos mucho más baratos. La difusión de los primeros derechos sociales estaba condicionada a que existiera algún tipo de coordinación internacional. Pues bien; un siglo más tarde, ha pasado lo que entonces se temía: se han globalizado los mercados, pero no los derechos; y los países que protegían a sus ciudadanos y a su medio ambiente no han podido resistir la competencia de los que no lo hacían. ¿Cómo hemos sido tan …… botarates?

    Comentario por Shy Girl — 26 octubre 2011 @ 1:14 | Responder

    • Las fronteras y patrias putas son muy efectivas en la labor de erosionar la fraternidad obrera, la unidad de lucha. Dentro de la heterogeneidad de culturas, que hay que preservar, pero todos los trabajadores comparten un mismo interés. La idea de una sindicato “nacional”, aislado de los demás, es absurda en un mundo donde las empresas se deslocalizan y los flujos de capital recorren el orbe en milésimas de segundo. Están enfrentando trabajadores con trabajadores, como denunciaba Rosa de Luxemburgo en la Gran Guerra. La oposición de intereses de unos y otros a lo que lleva es a la pérdida de derechos de ambos. La patria no sirve para defender los derechos de los trabajadores, sus instituciones sólo defienden a los capitalistas. La cuestión es que los sindicatos actuales tampoco lo hacen, sólo defienden su propia supervivencia.

      Por cierto, el sobresalto que tú tuviste leyendo al abuelo, lo tuve yo leyendo a Ramonet en Le Monde Diplomatique. Lo pillé por casualidad, pq estaba aprendiendo francés, y me sorprendió ver impreso, en un medio de mucha reputación, un tipo de análisis, de visión de la realidad, que yo también consideraba vencido y enterrado. Por cierto, Ramonet es de un pueblo aquí al lado, Redondela (y Ramón Chao, colaborador en Le Diplo y padre de Manu, de Lugo).

      Unha aperta!

      Comentario por Mendigo — 27 octubre 2011 @ 20:26 | Responder

  6. Conozco muy bien a Juan Torres, buena persona, pero si la izquierda económica “light” que difunde es lo “mejor” que hay para cambiar el Sistema, entonces la batalla está perdida. Parches, más parches y cataplasmas. Nada radicalmente serio.

    Comentario por Sevilla — 26 octubre 2011 @ 20:41 | Responder

    • Es lo que le estaba comentando a Camilo hace un momento. Ahora no es momento de airear diferencias entre socialistas, socialdemócratas y otras corrientes de la izquierda. Torres y, en general, la gente de ATTAC están oponiendo una contestación efectiva a la agresión capitalista. Y son la única organización que está plantando cara de forma efectiva, proponiendo ideas y llegando con ellas al centro del debate. Se están moviendo, publicando libros, vídeos, dando entrevistas…

      Así que, ahora mismo, prietas las filas para defender el mínimo común múltiplo que tenemos en común. Ya vendrán tiempos mejores en los que podremos cada uno plantear un programa de máximos. Por ahora, a defender el terreno ganado durante décadas y perdido en año y medio. Estrategia elemental.

      Un saludo!

      Comentario por Mendigo — 27 octubre 2011 @ 20:14 | Responder

      • ¡Cuidado!, que cuando la izquierda sale a la calle, la derecha vota … y si pierde se alza en armas. O nos lo tomamos en serio con sus consecuencias (y dejamos los jueguecitos de la división de la izquierda real) o no habrá quien cambie esto.
        ¿Crecer en la red es crecer entre la población?¿cuánto crecimiento social hace falta para que sea efectivo?¿nos leemos y escribimos siempre los mismos? …. esto puede ser muy bueno para el ego y muy malo para el futuro.

        Salud

        Comentario por pedro — 29 octubre 2011 @ 11:04 | Responder

        • Muy buenas, compañero!

          ¿Crecer en la red es crecer entre la población?
          Sí, sin duda. Es sembrar la semilla para el futuro. Es hacernos con el debate en donde se está produciendo. Lo que está ocurriendo en Internet es fundamental, pues a partir de este foro estamos dando pasos de gigante.

          ¿cuánto crecimiento social hace falta para que sea efectivo?
          Bueno, creo que si ves la agenda política, ya está teniendo consecuencias reales. Los ciudadanos de a pie tenemos más influencia de la que yo nunca pudiera haber soñado hace tan sólo un año.

          ¿nos leemos y escribimos siempre los mismos?
          Sí, tienes mucha razón, yo muchas veces pienso así. Estamos en tribu, dándonos la razón (a veces, pq con la balanza fiscal anda que no ha habido hostias). Pero si lo miro con un poco de perspectiva, no es cierto. Cada vez somos más, y más relevantes. Mi miserable espacio ya tiene seis añitos, y la curva de visitas es ascendente. Hay que sembrar en el desierto. Aunque a veces sea desesperanzador, otros llegaron a la gente con menos medios. Si en el s.XIX, en el XX hubo compañeros que dedicaron su vida a propagar el ideal de justicia y libertad, la mayoría sin ver resultados de su esfuerzo ¿cómo podemos nosotros quejarnos? Hay que seguir ahí, dando martillazos a la piedra. Aunque parezca que es demasiado sólido el edificio, inútil nuestra labor.

          Mira, un ejemplo. Esta mañana he salido a recolectar bellotas, las tengo ahora en estratificación fría, en la nevera, y con ellas pretendo repoblar un cachito de terreno que ahora está desolado. Es sólo el germen. Sé que yo no lo veré. Pero puede que, a partir de esas humildes semillas, pueda volver a renacer de nuevo el bosque. El contribuir a ello, aunque no lo disfrute, ya me llena de satisfacción.😉

          Comentario por Mendigo — 29 octubre 2011 @ 20:23 | Responder

  7. No puedo entrar en el enlace del texto, me da error, ¿es sólo a mi?

    Comentario por Nynaeve — 6 noviembre 2011 @ 14:03 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: