La mirada del mendigo

20 noviembre 2011

Etruria III

Filed under: fotos — Mendigo @ 16:10

Me pareció curiosa esta foto. Estaba en la tumba de un niño de 8 años, que murió en 1928 (en pleno auge fascista).

Firenze

Las cuatro regiones que estuvimos visitando, Toscana, Umbría, Emilia Romaña y Las Marcas son conocidas en la política italiana como el “cuadrilátero rojo”, por ser regiones con un voto tradicionalmente volcado a la izquierda (si consideramos izquierda a la oposición del PD a Berlusconi). Irónicamente, fueron también el trampolín de Mussolini en sus primeros años, y las que primero se levantaron contra él.

Una de las cosas curiosas que me traje de mi periplo por tierras etruscas es que allí, en vez de calles homenajeando a los soldados muertos en combate, por la patria y toda esa mierda…tienen calles a le caduti del laboro, es decir, a los muertos por accidente laboral.

+
+
+
+
+
+
+
+

Col de larche

+
+
+
+
+
+
+
+

Le Cinque Terre

Le Cinque Terre

+
+
+
+
+
+
+
+

Saluzzo

+
+
+
+
+
+
+
+

Viñedos en Barolo, con el macizo del Monte Bianco al fondo (aún tiene nieve de carallo, para ser finales de Septiembre)

+
+
+
+
+
+
+
+

Callejón cochambroso en Pisa. Supongo que no es la típica foto que se suele mostrar de la ciudad, pero es desde luego más representativa que el césped bien cuidadito en el Campo dei Miracoli. Es la diferencia entre el escaparate y la trastienda.

Realmente, es una ciudad de mierda, sucia y desorganizada. Quizá por eso me gustó, tiene vidilla.

+
+
+
+
+
+
+
+

Lac de Serre-Ponçon, cerca de Gap.

Los franceses son muy generosos (o muy hipócritas). No es un lago, es un embalse (barrage).

+
+
+
+
+
+
+
+

Este pueblo se llama Pitigliano. Es bastante común que una cornisa rocosa sea ocupada por una villa, adaptándose la trama urbana a las formas de la colina.

+
+
+
+
+
+
+
+

Las dos iglesias más bonitas de toda Toscana están en el mismo pueblo. Y, curiosamente, están extramuros. Estamos en Tuscania, antigua ciudad etrusca. Paseando por ella nos iremos encontrando con bastantes sarcófagos de mujeres y hombres de su aristocracia, reclinados participando en un banquete eterno.

Eran gente que gustaba de los banquetes y del vino, por ello eran considerados por los romanos como decadentes, tan orgullosos siempre de su severidad y frugalidad (la cual probablemente sólo fuera un cuento de viejas para disimular sus propios vicios). Otra característica del pueblo etrusco que escandalizaba a los pastores del Lacio era la libertad con que se conducían sus mujeres, tanto en negocios como en la vida privada.

+
+
+
+
+
+
+
+

Terme di Saturnia de nuevo. No he tocado los niveles, está tal cual salió de la cámara, y yo fui el primer sorprendido al ver cómo quedaba el árbol al tocarle los primeros rayos de sol. El vapor del agua caliente hace el resto.

Sí, ya lo sé, parece que está ardiendo. Pero prometo que después de las fotos, el árbol quedó incólume.

+
+
+
+
+
+
+
+

Gubbio, quizá la población más bonita de todas. Prácticamente toda la villa se limita a la antigua ciudad medieval, y no es pequeña.

Lamentablemente, llegamos tarde y no pude sacar ninguna foto más interesante.

Por cierto, el punto gordo en el cielo creo que es Venus, siguiendo al Sol en su recorrido diario.

+
+
+
+
+
+
+
+

No tengo ni idea de dónde es esta foto, pero me gusta. Recuerdo que íbamos rodando camino de Albi, pero aún quedaba un buen trecho.

Pues eso, la dulce…Occitania.

+
+
+
+
+
+
+
+

Peruggia, capital de la Umbría.

El fulano no sé quién es y, la verdad, tampoco me interesa gran cosa.

+
+
+
+
+
+
+
+

Alpes, mientras remontábamos las últimas pendientes antes de la frontera italiana.

Col de larche

+
+
+
+
+
+
+
+

+
+
+
+
+
+
+
+

Cortona

Aquí nos encontramos a unos mayorquines con una T4 verde (VW Transporter, el modelo anterior). Al principio, me alegré de ver peña que aún sacaba sus fulas de paseo, luego me di cuenta…¡es trampa! Ellos tienen ferry a Génova, Livorno y Civitavecchia (cero que enlazando en Barcelona).

+
+
+
+
+
+
+
+

Prato, una gran ciudad industrial muy próxima a Florencia, con un interesante casco antiguo.

+
+
+
+
+
+
+
+

Pienza.

Ésta es una de mis preferidas. Después de dos semanas…¡volvieron las nubes!

+
+
+
+
+
+
+
+

Stazzema, un pueblito en medio de los Alpes Apuanos.

Que no os confunda el nombre, esta cordillera no tiene nada que ver con el macizo Alpino, más bien es una prolongación de los Apeninos, hacia el Tirreno. Aunque en la foto no lo parezca, estamos muy cerca de la costa, quizá a menos de 10km en línea recta. Esas montañas del fondo están hechas de mármol, y en ellas están las canteras más famosas del mundo, explotadas desde muy antiguo. Al fondo de este valle, se encuentra una villa en la que hasta las aceras son de mármol: Carrara.

+
+
+
+
+
+
+
+

Interior de una iglesia, no recuerdo cuál, en Viterbo.

Viterbo

No me interesa tanto el primer plano como los arcos fugando.

Viterbo es un estupendo ejemplo de cómo la estupidez puede joder una ciudad preciosa. El italiano medio es un palurdo que tiene que ir en su coche hasta la puerta de casa. Por lo tanto, ni se plantean la peatonalización de sus ciudades, al menos del casco antiguo (salvo honrosa excepciones, como Lucca). El resultado es un caos circulatorio de coches rodando por vías que fueron construidas para carros. No hay sitio para coches y viandantes, y les han dado la preferencia a los coches. No existen aceras, y cuando las hay, son exiguas. Total, que en vez de disfrutar de la ciudad, tienes que estar pendiente de que un puto coche no te pase por encima. Y no es una broma, telita como conducen, aquí el respeto por el peatón es nulo y ni dios respeta un puto paso de cebra. De hecho, tuve frecuentes conflictos dialécticos con los conductores, y algún que otro chirrido de ruedas (además de un retrovisor capado).

Cuando entras en un pueblo holandés, te dejan claro que tu vehículo no es bienvenido. Siempre los peatones y las bicis tienen prioridad sobre ti, y lo aconsejable es dejar el coche en el aparcamiento que suele estar a la entrada del pueblo e ir a los sitios andando…o en bici, el medio de locomoción por excelencia. Bien, Italia es la antítesis. Aquí el coche es el rey, y el peatón un molesto estorbo a esquivar.

+

Montefalco

24 comentarios »

  1. Me fascina el callejón con los charcos y la del árbol “ardiendo”…

    A mi la impresión que me da Italia, o mejor dicho, el norte de Italia, no conozco el centro y el sur, es que es una “familia venida a menos”… un montón de fincas, que cómo no tienen pasta para mantenerlas, viven en dos habitaciones y mientras tanto se va deteriorando todo…

    Eso sin contar con lo de las casas nuevas… se van a vivir con el enfoscado, sin pintar, y con eso de que ya la pintaré un día de estos… se quedan en cemento…

    grrrrrrrrr, que sepas que sigo odiándote… (amablemente, of course)

    Comentario por Nynaeve — 20 noviembre 2011 @ 16:22 | Responder

    • Jejejeje

      Sobre lo del país venido a menos, los datos económicos corroboran tu impresión. Las últimas dos décadas la economía italiana ha estado estancada, mientras el resto progresábamos. Y eso que has conocido la parte buena de Italia. El Véneto, Piamonte y Lombardía son las regiones más pujantes. Y yo no bajé al Lacio, y parece que a partir de ahí empieza lo grave.

      Comentario por Mendigo — 20 noviembre 2011 @ 21:07 | Responder

      • Y pásate por Nápoli, literalmente otro país.

        Comentario por wenmusic — 21 noviembre 2011 @ 9:16 | Responder

        • Ya, ya me han contado.

          Si voy, desde luego no será en coche. O quizá, conduciendo una hormigonera…

          Comentario por Mendigo — 21 noviembre 2011 @ 22:48 | Responder

  2. Doy fe tanto de lo de Italia como de lo de Holanda.

    Te queda una luz preciosa normalmente en las fotos. Creo que coges muy bien la exposición a elegir en cada momento. Me gustan mucho en general.

    Comentario por wenmusic — 20 noviembre 2011 @ 18:51 | Responder

    • No es eso. Es que saco veinte fotos del mismo sitio y alguna vez tiene que sonar la flauta.

      XDDDDDDDDD

      De todas formas, también me he fijado que depende mucho del monitor con el que lo mires. Alguien que tenga el monitor con mucho brillo, te dirá que están sobreexpuestas, y viceversa. Yo procuro tener el monitor a 140cd/m², que se supone es la candidad de luz estandarizada. La cuestión es que, cuando las mando imprimir, me salen oscuras. Luego debería bajarle aún más el brillo el monitor, casi a 0, para verlas igual que salen en papel. Un rollo, vamos.

      Comentario por Mendigo — 20 noviembre 2011 @ 21:03 | Responder

      • Un poco rollo sí que es. Pero comprar un calibrador cuando no se vive de esto como que no.

        En casa las veo genial, pero en el trabajo no tanto (monitor normalito).

        Comentario por wenmusic — 21 noviembre 2011 @ 9:15 | Responder

  3. Me gustan los pueblos como puntos en medio de un mar de verde. Los paisajes te han quedado bien, todas en general. La de las nubes de Pienza construye un perfecto contraste con el suelo árido.

    La de las termas me gusta, menor efecto seda pero se ve el vapor y el efecto del árbol. Si hubieses sacado esa foto hace miles de años se usaría para ilustrar uno de lo “milagros” de biblia, ya sabes una zarza ardiendo, una combustión espontánea o cosas de esas.

    Comentario por Javi — 20 noviembre 2011 @ 19:25 | Responder

    • Jejejeje.

      Tronk, si quiero hacer el milagro de una zarza ardiendo no tengo más que mandar a un gallego. Ya verás como al poco ves a la zarza ardiendo mientras el gallego está en el bar jugando a las cartas. ¿Quién ha sido? Milagro! XDDDDDDDDDD

      Bueno, bueno, te vas enterneciendo, pero creo que me viene mejor el látigo.😉

      Comentario por Mendigo — 20 noviembre 2011 @ 21:00 | Responder

      • Qué mala hostia tienes a veces jajaja

        Comentario por marcostonhin — 20 noviembre 2011 @ 22:13 | Responder

        • Jejejeje

          Me vino el ejemplo como polla al culo…digo…como anillo al dedo.

          Comentario por Mendigo — 21 noviembre 2011 @ 22:11 | Responder

  4. En confianza, dime el truco porque es imposible que en un par de semanas (ni en tres) te haya dado tiempo a visitar tantos sitios. De lo del tráfico te contaré algo: en Holanda no es que el coche no sea amigo, es que el personal tiene, en general, bastante asumido que no caben si van todos en coche, y que es mejor buscar una alternativa. En trayectos cortos la bici, en los más largos bici-tren-bici (conozco gente que se simplifica la vida con dos bicis aparcadas en dos estaciones de tren diferentes). Conozco gente a la que no se le caen los anillos por decir que no tienen coche, que lo necesitan solo para las vacaciones y que para eso mejor lo alquilan esos días. Eso si, me temo que las cosas están ya cambiando. En la televisión holandesa hay cada vez más programas fomentando el uso del coche, la velocidad y todas esas tonterías. Emiten mucho un programa inglés que presenta un gilibaudios que es panfletario repugnante a favor del coche.

    De las fotos no te digo nada porque me repito. Voy a tirarme horas mirándolas mientras hago planes para volver a Italia en mayo, cuando las vacaciones escolares de primavera.

    Comentario por Aurora — 20 noviembre 2011 @ 20:29 | Responder

    • Pero compi, es que estuve un mes. Y da tiempo, da tiempo. Nosotros no pasamos las vacaciones tirados en una terracita de bar. Es desde que amanece hasta que anochece, viendo sitios, pateando, rodando. Y como en Septiembre aún hay bastante horas de luz, cunde bastante. Una vez que anochece, ya nos relajamos, nos hacemos una cenita de plato, leemos o vemos las fotos de ese dia… Pero mientras se puede, caña.

      Oye una cosa, ya que tú vives en la sociedad francesa. ¿Qué piensan tus vecinos de los italianos? Especialmente, de sus habilidades al volante. Porque yo, después de un mes rodando por sus carreteras, tengo un montón de anécdotas, todas de ellas malas. Y digo yo: con lo prudentes que son los franceses conduciendo (sobre todo estos últimos años, se ha notado la campaña tan fuerte del gobierno) ¿qué piensan cuando van a Italia y ven peña saltándose los pasos de cebra o adelantando en mitad de una curva?

      Mira, por contar sólo una de ellas, y desde luego no las más peligrosa. No sé si alguna vez has bajado Col de Larche y sus 16 tornanti. Cuando lo subía yo de vuelta, bajaba un camionero. Un trailer de los de doble remolque, larguísimo. Por una curva con una pendiente tremenda, y tan cerrada que con la furgo tenía que invadir el otro carril. Y el camionero italiano, cuesta abajo, con un bicho de muchos ejes…iba con una mano en el móvil, mientras con la otra giraba a toda velocidad el volante para deshacer el giro. ¿?¿?¿?¿?¿?¿? Además, un profesional, que yo creía que a estas alturas todos tenían manos libres.

      ¿Qué haces con un fulano así? Es que no es ya para multarlo, es ya para empalarlo.

      La peor, encontrarme en medio de una curva, un fulano con un Golf trazando por mi carril. Menos mal que yo iba muy despacio, porque subía, y me dio tiempo a ceñirme al guardaraíl (porque esa es otra, la palabra arcén no debe tener traducción al italiano). Si llego a llevar un coche, que sube mejor, hubiera ido más rápido y el choque hubiera sido imposible de evitar. Una colisión frontal con resultado más que imaginable. No lo entiendo. No los entiendo.

      Por eso, que yo me figuro que los franceses (o cualquier otro europeo) deben alucinar en Italia. A mí al menos es que no me cabía en la cabeza tan mala educación al volante.

      Lo de Holanda es otro mundo. La verdad es que, en ese país, sí que puedes prescindir del coche. Para distancias grandes, hay muy buena red de trenes. Y para decenas de kilómetros, con un perfil totalmente plano y carril bici por doquier… Es cuestión de inteligencia, de practicidad.

      Comentario por Mendigo — 20 noviembre 2011 @ 20:58 | Responder

  5. Creo que te voy a deshacer algunos tópicos. Un inglés del trabajo me confesó que había vivido varios años en Roma y que allí conducían mucho mejor que en Toulouse. Si te soy sincero creo que exageraba poco, porque la escena que cuentas es perfectamente posible aquí en Toulouse. Si bien es cierto que en Francia se han moderado (qué remedio!) con la velocidad en autopista, lo que es conducir por Toulouse es toda una aventura. De hecho los de Toulouse se vanaglorian de traducir las normas de tráfico a su manera diciendo cosas como “bicicleta: vehículo de espesor nulo o despreciable”. O tambien “5 cm, distancia máxima con el vehículo delantero”. En fin, que Toulouse, por la razón que sea, no es el mejor ejemplo. De hecho cuando vuelvo a Holanda me doy cuenta que yo mismo ya no conduzco como lo hacía antes, cuando vivía allí. En fin, el tema da para mucho, pero una idea que he visto en la oficina el otro día para fomentar el uso de la bici: cuando vas en coche no te quejes del atasco, tú eres atasco, monta en bici!

    Comentario por Aurora — 21 noviembre 2011 @ 22:37 | Responder

    • Tú eres el atasco! Muy bueno, tiene toda la razón el anuncio.

      A ver, yo soy madrileño. He aprendido a conducir en la M30 y a hacer madrileñadas. Y también nosotros tenemos chistes de esos. No he entrado en Toulouse pero sí que he cruzado unas cuantas veces por sus rondas. Y he conducido por pueblos y ciudades francesas. No como tú, por supuesto, pero ya llevo unos cuantos kilómetros. Es más, yo conocí el legendario Portugal, que era como el far-west para un conductor, donde había que andar con cien ojos. Ahora han mejorado muchísimo.

      Pero nada de eso, nada, es comparable a lo que viví, por ejemplo, cruzando Génova. O la última vez que estuve en Torino. Acabé tan hasta los cojones, que al final me puse a conducir como ellos, con quiebros constantes, haciendo guarradas. Al final, es menos peligroso, porque como intentes ser respetuoso, te adelantan por todos los lados y tienes la sensación de ir creando tú el peligro. Si nos hostiamos, pues nos hostiamos, con la furgo no seré yo el que se lleve la peor parte.

      Vale, pero es una burrada. Crear un peligro absurdo. Además, debe ir muy barata la gasolina en Italia, porque conducir a base de frenazos y acelerones, como ellos, dispara los consumos cosa mala.

      Y lo de no parar en un paso de cebra…incluso hacer retroceder al peatón que está cruzando para no ser embestido…eso, se me acaban las palabras. Hay que ser muy hijo de perra, muy cobarde, para valorar tan poco la vida de otra persona. Un italiano conduce en Europa como lo hace en su país, y acaba en la cárcel antes de ponerse el sol. Los italianos, a pie, muy majos. Pero a la que se ponen al volante…

      Comentario por Mendigo — 21 noviembre 2011 @ 23:17 | Responder

  6. Acabo de volver de Toulouse, puse en el buscador conducir en Toulouse, porque me parece increíble que no tengan mala fama… imposible no tener un accidente y sólo estuve 3 días. Un motorista golpeó el coche por delante al colarse como fuera dejando todo el retrovisor raspado y ni se inmutó, puso cara de circunstancias y se largó. Perdí la cuenta de los coches que estuvieron a punto de provocarnos un accidente, se pasan las normas por el forro, y como peatón al principio me sorprendía los peatones que daban las gracias cuando paraba el coche y los dejaba pasar, pero al ser peatón yo lo entendí. NI UNO PARA, y les da igual que estés en medio del paso de peatones y esté verde, ellos siguen y sálvese quien pueda. Alucinante. Si váis olvidaros del coche… que además el transporte público y la bici funcionan muy bien.

    Comentario por pasabaporaqui — 28 noviembre 2011 @ 2:54 | Responder

    • Buenas, y me alegro que hayas pasado.

      Bueno, pues como digo nunca he parado allí, pero las veces que he conducido por sus rondas a mí no me han parecido que condujeran de forma especialmente agresiva (para ser la ronda de una ciudad). Vamos, cualquier vigués me da más miedo. Pero vaya, tendría que estar más tiempo en la ciudad, para poder hablar con propiedad.

      Y si es cierto que no paran en los pasos de cebra, eso sí que no, eso es ser un hijo de puta. Vale colarse un poquito mientras llega el peatón…pero si hay alguien cruzando, y hacerle retroceder o lo atropellas…al cobarde que hace eso merece que sacarle del coche (es decir, desarmarlo) y darle unas hostias. No es para menos, es que un vehículo de una tonelada y pico a 50km/h contra una persona es un arma mortal. Es que se está jugando con la vida de la gente!

      Comentario por Mendigo — 28 noviembre 2011 @ 17:02 | Responder

      • “¡Pero qué hace ese mamón cruzando el paso de cebra! ¿es que no ve que llego yo en mi coche? ¡se va a enterar…!”

        Parece mentira pero aún hay un montón de gente con esa mentalidad. Aunque me extraña más en una ciudad francesa (esa actitud se ve más en españa y, sobre todo, en italia).

        Comentario por marcostonhin — 28 noviembre 2011 @ 17:35 | Responder

        • Ufff, pues no sé que decir. En septiembre estuve en París y se me cayó un mito: ése que dice que los franceses son más respetuosos que los españoles. Lo serán que no digo yo que no, pero en lo que es la capital…. ¡Menudo caos automovilístico! Lo de los pasos de cebra nos pasó a mí y a mi novia un par de veces: tener que retroceder porque si no te atropellaban.Allí los motoristas mandán más que Sarkozy, son los amos y señores de la carretera y los ciclistas unos valientes temerarios.
          Aunque parezca paradójico, cada vez estoy más convencido que el hecho de vivir en una gran ciudad asalvaja. Un trayecto que realizamos en taxi casi se salda con un accidente y la culpa era del taxista; sin embargo, los elogios que se dedicaron tanto uno como otro no son aptos para menores… en fin.

          Comentario por V — 28 noviembre 2011 @ 20:08 | Responder

          • Jo! Pues os meteréis con los franceses, pero a mí me encanta conducir en Francia. Y aún más, en Alemania.

            Vale, no suelo ir por ciudades. Por ejemplo, en Francia ayudas a un motero (te arrimas un poco para que adelante…) y te lo agradece. Aquí, ni flowers (yo siempre agradezco, para que otra vez lo vuelvan a hacer). En Francia es muy raro que alguien te pite, sólo cuando hay un peligro inminente. Aquí…

            Tampoco he conducido por París, sólo por sus rondas. Pero… Quizá la diferencia sea entre la Francia rural, la que siempre visito, y sus ciudades. Pero de verdad, estoy sorprendido de lo que me contáis (que de verdad, que Francia me lo tengo muy recorrido, pero mucho).

            Comentario por Mendigo — 29 noviembre 2011 @ 9:34 | Responder

            • Esa distinción que comentas más arriba no es sólo en Francia, sino que es extrapolable a muchos otros países. Como dije más arriba, la ciudad asalvaja.

              Yo también pude conocer un poco, este verano, la zona rural francesa. Concretamente , Urdos, un pequeño pueblo pirenaico. Por vicisitudes de la vida( nos perdimos bajando Somport) tuvimos que caminar durante un buen trayecto por la carretera, con el gran peligro que eso supone. Sin embargo, los coches fueron muy respetuosos y no apuraron, en ningún momento, el espacio de separación. Al llegar al pueblo se respiraba una tranquilidad exquisita y, aunque sólo pasamos una noche, nos dió tiempo a conocer una serie de personas muy amables y atentas. En conclusión, no sólo en el tráfico se nota la diferencia entre una zona rural y una gran ciudad. También entre las personas, en París no sólo conducían de forma temeraria y alocada sino que las mismas personas parecían coches, iban todo el rato revolucionadas. El trato tampoco me gustó, era muy distante y superficial. Puede ser un prejuicio hacia las ciudades, no lo niego, pero es la sensación que tengo. Hablo de forma general eh, que ya sé que hay de todo en los prados del señor.

              PD: Tomándote la palabra sobre lo de las llaves, hoy he escrito una entrada que quizás te pueda interesar. Pero, no sé, me parece un poco abuso de confianza… Además no sé si me incluías a mí en esa invitación jaja. De todos modos, si quieres, sin ningún tipo de compromiso por favor eh, te la pego en un comentario y si te interesa, haces lo que quieras con ella. Como tú quieras, me da un poco de verguenza :$, la verdad jajaja.

              Comentario por V — 30 noviembre 2011 @ 0:39 | Responder

              • Será entonces que he pateado pocas ciudades francesas, y que estos urbanitas están asilvestrados. En Francia…y en todas partes.

                En cuanto a la entrada…sí, por supuesto, si crees que tienes algo interesante y me lo quieres mandar, yo encantado de prestaros este chiringo. Además, tú escribes muy bien. Eres muy original, a veces demasiado (lo de diferenciar el voto por edad realmetne me ha sorprendido).

                Te paso ahora mi correo, y me la mandas. Eso sí, me voy a ir de puente, espero que no te importe esperar hasta la vuelta.

                Comentario por Mendigo — 30 noviembre 2011 @ 9:33 | Responder

  7. La primera da un poco de “yuyu” pero no está nada mal…
    La trastienda de Pisa (a mí también me gustó esta ciudad)
    Esa vista de Pitigliano…con este tratamiento de la luz, vas a convertirte en el Rembrandt de la fotografía…jeje
    Esa foto rodando camino de Albi…
    Las últimas pendientes…
    El callejón con charcos…
    Pienza…

    Gracias a ambos por dejarnos compartir un pedacito de vuestro viaje.
    Me ha encantado.

    Comentario por Campurriana — 5 diciembre 2011 @ 11:37 | Responder

  8. […] tono del agua me recuerda a las fotos que saqué en Saturnia (Etruria I, III y […]

    Pingback por Urbasa I « La mirada del mendigo — 24 octubre 2012 @ 14:50 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: