La mirada del mendigo

3 enero 2012

Recorte en I+D

Filed under: economía — Mendigo @ 1:41

tijeras

La investigación en ciencia y tecnología sufre un recorte de 600 millones

El tijeretazo del Gobierno en investigación alarma a los científicos

Pregunta: Por un perrito piloto, diga cual de estas tres partidas presupuestarias va a ayudar a la economía española a superar la crisis

a) Investigación: 8600 M€ (al menos el 11% de la cual, dedicada a investigación militar)

b) Financiación Iglesia Católica: 6348 M€ (dinero destinado a pagarles sus negocios educativos y sanitarios, además de demostrar su generosidad con el dinero de nuestros impuestos, sólo una mínima parte del cual proviene de la casilla del IRPF)

c) Ministerio de la Guerra: 7156 M€ (ya está bien de estúpidos eufemismos, recuperemos su nombre tradicional). Aunque incluyendo todas las partidas, la cifra llega a los 17217 M€.

La financiación de la investigación española es deplorable:

investigación

Al guano el objetivo de alcanzar un 2% del PIB en inversión en investigación, la media de la UE-27. Sin buena ciencia, no se llega a ser un gran país. Sólo con ladrillo, con sol y playa, a lo más que llegamos es a monarquía bananera, sujetos a los vaivenes económicos de la especulación inmobiliaria.

¿De qué sirven, preguntaba el otro día, 130.000 chavalotes entrenándose para una guerra que nunca se va a producir? ¡Ya no estamos en el s.XIX¡ habría que revisar esos valores castrenses que han quedado fosilizados en el subconsciente colectivo. España no necesita armas para prepararse para una guerra. España YA ESTÁ EN GUERRA. Es una guerra económica en la que los hijos de los perdedores coserán balones de fútbol y zapatillas deportivas para los hijos de los ganadores.

Servir cafés y poner ladrillos lo sabe hacer cualquiera, así que si queremos seguir perteneciendo a la minoría de privilegiados que tiene más o menos claro que seguirá comiendo caliente el resto de días de su vida, tenemos que justificarlo con una altísima preparación. Porque la brillantez está homogéneamente distribuida en el mundo, y basta con que un endeble sistema educativo la riegue para que exploten genios en lo que hasta hace pocos años eran un yermo intelectual debido a las condiciones de miseria en que sobrevivía la mayor parte de la población del Sur global. Los emergentes vienen apretando fuerte, y como nos durmamos en los laureles seremos adelantados y postergados en menos de una generación.

Para sobrevivir a esta guerra despiadada como ninguna las armas son la educación y la investigación. Los soldaditos y generales, barquitos, tanquecillos y avioncetes, juguetes de los militares, sólo son un pesado lastre, un inconveniente para no salir derrotados.

Y como salgamos derrotados, no habrá piedad con nosotros. Es mejor perder una guerra convencional y mantenerse en la cúspide científica y tecnológica (ejemplo de Alemania o Japón tras la 2GM) que perder el paso en la carrera armamentística de la biotecnología, los nanomateriales o la energía nuclear de fusión. Las consecuencias del retraso científico y tecnológico es una dependencia de la tecnología producida fuera que pesa por generaciones en la balanza comercial, empobreciendo la economía. Mientras tanto, la fuga de científicos a otros países en los que se valore la inteligencia por encima de la picaresca y el pelotazo empobrece la sociedad, permitiendo que trabajen en provecho de otras economías después de haber invertido en su formación.

Gastar en superstición institucionalizada es un despilfarro. Gastar en militarancias es otro despilfarro. Y permitir que los jóvenes investigadores hagan sus maletas es el más doloroso de los despilfarros (en ninguna sociedad sobran personas inteligentes).

Si queremos realmente ser austeros, deberemos eliminar aquellos gastos superfluos para poner todo el esfuerzo económico en inversiones que aseguren una rentabilidad futura. La educación y la investigación son la mejor de las inversiones, económica y socialmente. Frente a ella, el gasto en superstición y violencia organizada es peor que tirar el dinero por el retrete, es contraproducente para el desarrollo económico, pero también social de un país.

50 comentarios »

  1. El nuevo gobierno ha quedado totalmente definido con esto, por si a alguien le quedaba alguna duda de la calaña que lo compone. Jamás levantará cabeza este país, jamás será algo digno de ver, un lugar en el que realmente se esté orgulloso de crecer. Cada vez que se presenta la oportunidad de cambiar de rumbo, se le hace un corte de manga. Sea pues, tendremos lo que nos merecemos.

    Comentario por wenmusic — 3 enero 2012 @ 17:18 | Responder

    • Exacto, compi.

      Nada más que añadir.

      Es lo que nos merecemos, como sociedad. Lo que hemos elegido: el pelotazo, pasar de la ostentación a la mendicidad en un abrir y cerrar de ojos. España sigue siendo el mismo país de mierda desde hace siglos.

      Comentario por Mendigo — 10 enero 2012 @ 1:17 | Responder

  2. Que inventen ellos, que aquí somos un poco cortitos.

    Comentario por Javier Lázaro (@JLazaroS) — 3 enero 2012 @ 17:57 | Responder

    • Caro nos ha costado ese espíritu inmortalizado en el exabrupto de Unamuno (no se sabe si luego se lo pensó mejor).

      Comentario por Mendigo — 10 enero 2012 @ 1:15 | Responder

  3. Luego se quejan de que en este pais no somos competitivos, este es uno de los motivos y no el número de horas trabajadas que está por encima de otros paises de la UE, ni de los salarios que están por debajo.

    Ya que se ha propuesto sancionar a los paises que no cumplan con un máximo de déficit, lo que tenían que hacer es sancionar alos paises que no inviertan un mínimo en I+D.

    Comentario por Javi — 3 enero 2012 @ 19:13 | Responder

    • Pues no estaría mal mira tu por donde. O investigas o muereté.

      Comentario por karkos — 4 enero 2012 @ 17:54 | Responder

      • ¿Para qué?

        En el pecado ya va su condena.

        No hace falta ningún tipo de sanción para aquel que no investigue. Al tonto sólo hay que darle cuerda y él solito se ahorca. En el lodazal en que está la economía española no hemos metido básicamente nosotros, y cada vez cavamos más profundo. La peor sanción es dejarnos a nuestro aire, los españoles nos bastamos y sobramos para irnos a la mierda.

        Comentario por Mendigo — 10 enero 2012 @ 1:14 | Responder

  4. Ha aparecido esto en El Pais, que habla no de la importancia, sino de la necesidad de dedicar parte importante del presupuesto a I+D:

    http://blogs.elpais.com/simetrias/2012/01/por-ahi-no-se-sale.html

    No se de donde sacas la subvención a la Iglesia, hay estimaciones que son superiores, pero me juego un café con leche y picatostes que el Mariano no toca ni un céntimo.

    Comentario por Aurora — 5 enero 2012 @ 22:15 | Responder

    • Buen artículo.

      El presupuesto en investigación es necesario, no mantenerlo, sino incrementarlo para salir de la crisis y lograr un crecimiento estable a medio plazo. Porque el ladrillazo no se volverá a repetir (más que nada porque ya no queda costa que destruir).

      Lo de la Iglesia es un mundo aparte. Saco la cifra del enlace a Público que lo acompaña, pero hecho en falta partidas tan evidentes en el apartado del gasto como la financiación del culto (salarios de los sacerdotes), comunicación y propaganda (la COPE, los autobuses de las manifas kristofrikis…) además de las transferencias a la matriz vaticana. También he leído cifras en torno a los 10.000M€. A saber…

      Yo no me juego ese café, prefiero invitarte directamente.
      😉

      Comentario por Mendigo — 10 enero 2012 @ 1:12 | Responder

  5. ¿600 millones de recorte?
    eso es calderilla, yo propongo un recorte de 10.000 millones.
    Propongo eliminar a la mitad el gasto en enseñanza media y superior, reducir el nª de universidades, facultades, departamentos y alumnos (la mitad de plazas o menos). Y sacar la mitad de alumnos de los institutos y enviarlos a la FP.

    Vale, es un arrebato. Pero con motivos:
    – el paro de los que pasan por FP es la mitad de los que pasan por instituto
    – ¿para qué tantos universitarios si no hay R+D? ¿los formamos para que los buenos se vayan a trabajar al extranjero? (= inversión inútil )
    – ahora ya empieza a ser inútil incluso gastar en formar médicos, porque con los recortes en la sanidad pública a la mayoría les saldrá mucho más a cuenta ir a trabajar a otros países europeos, y aquí vendrán médicos de terceros países.
    – y desde luego es totalmente inútil el gasto formando titulados superiores viendo la oferta disponible en nuestra economía de ladrillo y playa: de camarero, dependiente, administrativo, peón…
    – y la gran hipocresía. El acceso a la universidad en España es facil y masivo, todos los gobiernos lo han mantenido así, primando la cantidad sobre la calidad. Y no es extraño, tenemos una cifra de paro juvenil que es una vergüenza monumental, y todos los gobiernos han visto en la universidad una forma de tener a los jóvenes distraídos haciendo cosas fuera de la estadística de paro.

    Comentario por Josep — 6 enero 2012 @ 0:35 | Responder

    • R+D… quise decir I+D

      Comentario por Josep — 6 enero 2012 @ 0:41 | Responder

      • Viene a ser lo mismo…

        Comentario por Mendigo — 8 enero 2012 @ 23:05 | Responder

    • Cuando estaba en el instituto nadie se lo planteaba: estudiabas para ir a la universidad. Todos estudiábamos para ir a la universidad. Toda la gente que conozco acabó yendo a la universidad (otra cosa es que terminaran la carrera).

      Y ahora pasa lo que pasa: ¿qué sentido tiene en cualquier país que la mayor parte de una generación entera haya cursado estudios universitarios? ¿dónde se va a encontrar salidas laborales que justifiquen el enorme gasto que suponen esos estudios? (sea público o de los propios estudiantes).

      Comentario por marcostonhin — 6 enero 2012 @ 1:16 | Responder

      • Bueno, como provocación, se admite.

        Tienes algo de razón…para estar totalmente equivocado.😛

        En general, la inversión en educación es el mejor capítulo en que un Estado puede gastar el dinero, el que ofrece mayores retornos. No sólo económicos. Tengo muy presente la sentencia de Concepción Arenal: “Abrid escuelas, y habrán de cerrar las cárceles”.

        Mandar a la gente de Bachillerato al FP, medida que ya se está produciendo y con la que estoy muy de acuerdo, es aún más cara. Un taller de FP es mucho más caro que una pizarra de bachillerato.😉

        Luego, la bajada de la calidad de la enseñanza universitaria, hasta el punto de que cualquier subnormal tiene su titulito, como si todo el mundo tuviera el derecho de tener uno, está haciendo mucho daño a la sociedad. Están devaluando los títulos universitarios, dentro de poco los tendrás en una caja de galletas. Al menos, las carreras técnicas nos hemos librado de esta peste. Mira, una anécdota. Cuando hace años vinieron unos de la asociación de estudiantes a hablar con nosotros, una de sus propuestas era que todo examen que tuviera más de un 50% de suspensos se declarase nulo. Nos quedamos flipaos. No recuerdo de qué facul serían, psicología o una mierda de estas. Les llevamos a ver unas notas que acababan de salir, sería Resistencia de Materiales o una de estas en que la escabechina era tremenda. Un 3% de aprobados, y nos dábamos con un canto en los dientes.

        Yo sudé tinta para sacar mi carrera. Ahora, sé que mi título tiene un valor. Lo prefiero, sin duda.

        Cuando escucho que en algunas carreras se aprueban asignaturas presentando un trabajo…o que cuenta la asistencia a clase ¿pero esto qué hostias es, el parvulario? Y luego, egresados de la uni, a engrosar la lista del paro. Para ese viaje no hacían falta tantas alforjas.

        Comentario por Mendigo — 8 enero 2012 @ 23:19 | Responder

      • Espera, y seguimos.

        El acceso a la universidad es cada vez más sencillo, cierto. Y pasa lo que el AVE, cada provincia quiere tener su campus, consiguiendo tener doscientas universidades DE MIERDA. Pero también porque el profesorado en muchos casos es una porquería, funcionarios que dan lo que saben y si les sacas de ello se tambalean. Hay más nivel docente en los institutos que en las universidades, y esto se debe al acceso a estos cuerpos, mientras que para los institutos es una oposición muy dura a nivel nacional, para la universidad importan más los contactos que los conocimientos, hay mucho mamoneo, mucha bajada de pantalones, nepotismo y endogamia. Todo ello con la excusa de la autonomía universitaria. ¿Autonomía? ¿Qué autonomía? ¿De dónde hostias viene el dinero que paga sus sueldos, sino del Estado? Pues será el Estado el que tenga que escoger a los profesores según criterios rigurosos. Cuando quiera el catedrático pagar de su bolsillo a los profesores agregados, podrá entonces escoger a quien quiera, mientras tanto no.

        Comentario por Mendigo — 8 enero 2012 @ 23:25 | Responder

        • Y otra cosa más.

          Estoy aburrido de tanto I+D en las universidades. No estoy para nada de acuerdo con que el fin último de una universidad sea el I+D, o que sin eso no vale nada. Vamos a ver, la prioridad es formar buenos profesionales. A un alumno de primero se la pela la investigación, lo que hay que hacer es darle buena base. Para eso no vale de nada profesores que estén en punta de lanza de investigación, sino buenos DOCENTES, con dotes para transmitir conocimientos, cosa que eso en la universidad se desprecia. Estoy harto de encontrarme con profesores-divos que llegaban al aula, emborronaban pizarra tras pizarra, y se piraban, dejando a toda la clase preguntándose ¿de qué coño estaba hablando? En serio, yo he acabado clases sin saber qué coño era todos esos apuntes que acababa de copiar.

          Por lo tanto, lo primero, enseñar a los alumnos su disciplina, hasta un nivel actualizado (ya que tú dices R+D, yo diría state of art).

          Y luego, aquellos estudiantes de postgrado que quieran tomar el camino de la investigación, una minoría, podrían dedicarse al I+D, sea en el ámbito universitario (de la suya u otra), o de un organismo o institución específicamente investigadora, pública o privada.

          Comentario por Mendigo — 8 enero 2012 @ 23:32 | Responder

          • Exacto, pero haciendo extensible, esa crítica, a institutos y colegios. Siempre lo digo, los profesores de instituto son especialistas en una materia concreta( licenciados) pero no docentes ¿ Creéis que hacer un curso de 6 meses, el CAP, habilita a una persona para ejercer de docente? Yo creo que no, la experiencia me lo ha enseñado. Y en los colegios… yo soy maestro de E. Física, pero, siempre lo comento, tengo la sensación de que poco he aprendido en estos tres años sobre técnicas o modelos de enseñanza: mucha teoría, pero poca práctica. Sabré más que antes, pero no como hacerlo. Y sí a todo esto, le añadimos la desidia del personal docente… Nos encontramos con el deficiente profesionalismo: muchas ganas de enriquecerse, con el mínimo esfuerzo posible. La vocación, en la mayoría de casos, se ha fulminado…

            Comentario por V — 9 enero 2012 @ 14:55 | Responder

            • Las dos últimas frases no son aplicables sólo a la docencia. Se ve en todas las ramas profesionales. La gente en general está muy desganada con su trabajo.

              Comentario por marcostonhin — 9 enero 2012 @ 18:50 | Responder

              • Pues sí, es cierto.

                Pero en el caso de la docencia, si ves que ganas lo mismo que un compañero que pasa absolutamente de enseñar, y que va a lo más fácil, soltar el rollo y puerta…pues normal que no exista motivación. La empresa privada tiene muchas cosas buenas, incentivos que no existen en el funcionariado.

                Mi convicción sobre la ilegitimidad de la propiedad privada de las empresas es férrea. Pero dentro de las múltiples formas de propiedad colectiva de los medios de producción, habría que estudiarse qué es aquello que funciona bien en la empresa privada, entre ellas la asunción de responsabilidad, una gerencia con objetivos que cumplir o los incentivos por productividad (y la amenaza de ir a la puta calle si te tocas los cojones, porque una cosa es empleo fijo y estable y otra, el plan en el que van muchos funcionarios).

                Desde luego, la primera medida es acabar con el funcionariado con puesto blindado y vitalicio desde ya. El Estado debe contratar a los mejores, y mantendrán el puesto aquellos que demuestren que lo son, y si no, paso a quien lo merezca.

                Para que veas que no soy tan cabezacuadrada como crees (otra cosa es que renuncie a mi cometido de fustigarte, en otra vida debiste cometer muchos pecados y considera que yo soy parte de tu purgatorio :P). Explotador!😛

                Comentario por Mendigo — 10 enero 2012 @ 0:58 | Responder

          • Lo ves bastante claro, se nota que conoces el tema, pero en un puntillo no estoy de acuerdo. La docencia para los niños, pero para los adultos la sabiduría. Para la primaria, la secundaria, incluso los primeros cursos de universidad es importante saber enseñar, pero al final del camino, en lo alto de la pirámide, los que más saben son los que deben enseñar , aunque no se expliquen bien, solo puedes aprender lo máximo con los más sabios.

            Mis profesores los clasifiqué en 3 tipos básicos:
            1-el más frecuente, explica de forma más o menos clara y organizada. permite tomar unos apuntes decentes, te enteras en clase, etc. Aprendes lo mismo que leyendo los dos o tres libros en que se basan (a veces basta con comprar SU libro)
            2-el entusiasta, poco frecuente, que generalmente habla más de los asuntos que le interesan a él, puede estar medio curso hablando del tema concreto en el que está investigando. Aprendes solo una parte del temario, pero si te contagias de su entusiasmo te conviertes en un pequeño experto.
            3-el genio, el menos frecuente. Conocí a dos, igualitos en el aspecto “docente” (si se le puede llamar así): sus clases eran digamos que “abstractas”, como lo que dejaban dibujado en las pizarras. Más bien no entendías nada, pero si lograbas atisbar algo, te sentías elevado a un nivel superior. No aptos para el público en general.

            A mi, personalmente, me marcó más el tipo 2. El 1 me sirvió para aprobar asignaturas, y el 3 me dió escasos y valiosos momentos de éxtasis científico. A casi todos les guardo buen recuerdo, a cada uno lo suyo.

            Comentario por Josep — 10 enero 2012 @ 1:22 | Responder

            • El que explica SU libro es que no tiene ni idea.

              Es inadmisible, y más en la universidad, que tengas que aprenderte “la electromecánica según el profesor fulanito”. Y, por supuesto, tienes que comprarte SU libro e ir a clase para tomar sus apuntes, porque el examen versará de esa materia. No, coño, no. Se supone que en la universidad tienes que manejar una bibliografía extensa, y aprender la asignatura desde un punto de vista amplio, porque cuando salgas de la universidad no te van a preguntar del libro de tu profesor, sino que habrá situaciones reales a las cuales tendrás que dar una respuesta. El mundo real no está acotadito, dividido en temas y capítulos, como el libro del profesor más allá del cual no existe vida.

              Y este tipo de profesores es lo más común en la universidad española.

              Mira, yo recuerdo un examen de Historia Antigua en la UNED. Me lo preparé muy bien, pero con otros textos, algunos de renombre internacional. Me encantaba, no era un esfuerzo. Lo que era soporífero era tragarse el manual de la UNED, de la profesora en cuestión, mal escrito, un compendio de datos sin relación ninguna, un puto bodrio. Llega el examen, y consta de dos partes. Un tema general, y una serie de preguntas específicas. Las preguntas eran absolutamente puntuales, pequeños detalles que luego comprobé que venían en SU libro, pero no en la bibliografía que había usado. En el tema, se debió notar que no había usado su libro, porque también la nota fue bajísima. Y no estoy acostumbrado a suspender un examen, pero fue la primera vez en mi vida que suspendí un examen que había preparado a conciencia. Desde entonces, dejé colgada la Historia en la UNED (hasta ahora, ya veré si algún día la retomo).

              De esta forma, la profesora se aseguraba que todos los alumnos comprasen SU libro, es decir, usaba su puesto para un lucro personal. En vez de fomentar la investigación y la amplitud de lecturas de los alumnos, la castigaba. Es un ejemplo, extremo, pero casos así me he encontrado a porrillo. En la defensa de mi proyecto fin de carrera, tuve los huevos de escupirle al catedrático de Cinemática que no había empleado su formulita porque, simplemente, arrojaba unos resultados con un error inadmisible. Entonces, saqué un par de biblias de la Mecánica (el Norton y…ahora no recuerdo el otro) y le demostré mi afirmación. Me quedé con una nota mediocre (a pesar de haberle demostrado que sabía más que él) pero más ancho que un ocho. Y de lo que sirvió esa nota en mi futuro, me alegro de haberlo hecho.

              La Universidad española está construida a medida del profesorado, para que pueda sentirse cómodo, pueda pasar por sabio repitiendo año tras año lo poquito que saben, y todos los alumnos tengan que pasar por su redil.

              Comentario por Mendigo — 11 enero 2012 @ 23:57 | Responder

              • Hombre, vamos a ver: en la universidad se supone que no estás estudiando una materia, si no “lo más de lo más” de una materia. Por ejemplo, cuando yo estaba en la universidad, en cada asignatura estudiábamos el temario correspondiente, con múltiples bibliografías y temas de muchos autores (más o menos lo que tú dices). PERO también estudiábamos temas nuevos, cosas que sólo unos meses antes ni siquiera se habían descubierto. No estudiabas una y otra vez las enseñanzas de Aristóteles (como se hacía hasta hace no tanto tiempo), sino, por decirlo de alguna forma, la “versión más reciente” de la materia.

                Si estudias con especialistas en docencia pasa lo que en el instituto, que durante años y años se estudia exactamente lo mismo, incluso cosas que ya se sabe hace tiempo que son falsas. Si estudias con especialistas, estudias lo último, que es lo que se supone tiene que aprender un licenciado en una carrera.

                Comentario por marcostonhin — 12 enero 2012 @ 19:50 | Responder

                • Ah, se me olvidó aclararlo: si estudiábamos cosas tan recientes (que ni siquiera estaban aún en ningún libro), era precisamente porque nos enseñaba gente que formaba parte de equipos de investigación. Si se dedicaran únicamente a la docencia pues nos enseñarían lo que pone en los libros, sin más.

                  Comentario por marcostonhin — 12 enero 2012 @ 19:51 | Responder

                  • No estoy de acuerdo. En la uni te tienen que enseñar las bases de un campo del conocimiento. Y ya sólo eso es bastante complicado para meterlo en 3,5 o 7 años. Para estudiar “lo más de lo más” están los postgrados de investigación (eso, con un poco de suerte, porque algunos…).

                    Preferiría que en la universidad no se centrasen tanto en dar lo último ultimísimo, sino en llegar a lo de ayer a la mañana, pero sentando bien las bases. Con eso es fácil ponerte al día en un plis. Me temo que en la universidad española, ni lo uno, ni lo otro.

                    Comentario por Mendigo — 14 enero 2012 @ 10:52 | Responder

  6. Las cosas no son tan sencillas. Mi padre lleva toda la vida en investigación universitaria. Y siempre dice que el PSOE da más pastas para la investigación que el PP. Hasta ahí de acuerdo. Pero…

    Existe el problema de que si no tienes un plan de crecimiento, cuando lo que tienes son propuestas de investigación x, y de repente hay pasta para todo, pues al final se da un montón de pasta para gilipolleces. Y eso tampoco nos hace ser más competitivos. Ni es no dar casi ni un duro para nada, ni repartir el dinero cómo si fuera jauja, aunque sea tirarlo por la ventana.

    Y claro está, lo más jodido de esto es ¿quien decide la “utilidad” de cada investigación?… yo diría que el sentido común, un proyecto para demostrar el sexo de los ángeles, no parece que nos vaya a ayudar mucho, pero ni todos son tan claros, y mucho menos si nos metemos en los ámbitos de “ciencias” “pseudociencias” “letras”… “mixtas”…

    Muxu😉

    Comentario por Nynaeve — 6 enero 2012 @ 21:01 | Responder

    • Pero Nyna, eso nadie lo discute. Los presupuestos deben estar bien distribuidos, evitando despilfarros. Por supuestísimo. Debe haber una buena dirección para dar recursos a aquellas investigaciones que los merezcan, recompensando la buena investigación y retirando presupuesto a aquella que esté mal llevada.

      Sin duda.

      Pero eso no implica retirar financiación a la investigación, porque tampoco aseguras que los proyectos abandonados sean necesariamente los peores, sino los que tenían peores contactos.

      Por lo tanto, son necesarias las dos cosas: aportar el dinero, y hacer un seguimiento de ese dinero. No es suficiente el meter pasta y quedarse tan ancho con lo mucho que gastas en I+D. Hay que meter pasta y, además, controlar su uso. Pero hay que meter pasta, porque si no, no hay nada que hacer (y la ciencia en España es muy barata, da muchos resultados con que se la riegue con poco dinero).

      Comentario por Mendigo — 8 enero 2012 @ 23:04 | Responder

      • ey! yo no digo que no se meta pasta. Sólo quería dejar constancia de que el PSOE sí da más pasta, pero que no se gestiona bien.

        Y que lo que está claro es que si sabes que sólo tienes 10 para repartir, te salen 100 proyectos, para esos 10, no 500… vamos que las subidas han de ser controladas para generar que cuando haya 500 para repartir, haya 700 proyectos de investigación, no 150 dónde reciben una pasta gansa los de los sexos de los ángeles…

        Por cierto… mi hermano se las pira ahora Australia con el proyecto de investigación de su tesis en un par de meses el muy jodío… (habla la envidia insana :D).

        Imagino que los proyectos que menos se recorten serán los que tengan algo que ver con temas militares. Luego los que ya son científicos reconocidos lo tendrán más fácil y si es algún proyecto de letras o de “mixtas” olvídate si no tienes un padrino…

        Comentario por Nynaeve — 9 enero 2012 @ 20:51 | Responder

        • Sobre si es mejor PP o PSOE, creo que por desgracia el problema etá por encima, es más de país. Crear una estructura científica es algo de largo plazo, sin una línea de continuidad no se puede avanzar.
          La guerra civil expulsó a los científicos y el franquismo vivió con el lema de “que investiguen ellos”. Cuando el PSOE de Felipe llegó al poder se propuso cambiar la situación. Se invirtió mucho más y se multiplicó el número de becas para formar investigadores y para que estos pudieran hacer estancias en centros extranjeros. Pero ya en el final del felipismo y la llegada del PP se congelaron las plantillas universitarias y esos miles de becarios superformados se encontraron a los 30 años sin un hueco donde meterse. La emigración como única salida para aquella inversión, tan buena, tan de futuro, y tan inútil para España. De aquellos becarios del felipismo, muchos que no se exiliaron, ahora ya casi cincuentones, aún se arrastran por nuestras universidades subsistiendo con contratos parciales y temporales. Pena de país.

          Comentario por Josep — 10 enero 2012 @ 0:54 | Responder

          • Estupendo comentario

            Comentario por Mendigo — 10 enero 2012 @ 0:59 | Responder

        • Nyna, si yo también envidio a tu hermano.

          Pero la emigración (aunque por un corto espacio de tiempo) puede ser una buena opción personal, yo también la encuentro sugerente, pero es catastrófico para un país. Es una sangría de fuerzas y talentos, un derroche de juventud, una inversión perdida.

          Por lo demás, sí, te entiendo. El incrementar el presupuesto sin controles puede llevar a dilapidar el presupuesto en chorradas. Sin duda. Hay que invertir más en investigación, y hacerlo con rigor.

          Comentario por Mendigo — 10 enero 2012 @ 1:03 | Responder

    • Lo que dices no sólo se aplica a la universidad. Si supieras la cantidad de millones que se conceden como subvención a empresas privadas para proyectos de I+D, que luego acaban en nada o son simplemente (chanchullos) para hacerse con el dinero…

      Comentario por marcostonhin — 12 enero 2012 @ 19:53 | Responder

      • ¿Y cómo se ataja eso?

        Precisamente en investigación…no se pueden pedir resultados concretos. Los habrá o no, pero perfectamente una investigación diligente puede conducir a un callejón sin salida. ¿Dinero perdido? No, porque ese equipo de investigación ha aprendido en el proceso, y está más cerca de la solución. ¿Cómo distinguimos esa buena investigación fallida del fraude y el mal uso de subvenciones?

        Es jodido, es jodido. Para empezar, poniendo a alguien honesto y capaz en el control de las subvenciones, pero suelen ser puestos de designación, es decir, que los ocupa un político. Con lo que lo de honesto y capaz…es más fácil encontrar un gato verde.

        Comentario por Mendigo — 14 enero 2012 @ 10:58 | Responder

      • O una vía de dar dinero para la industria armamentística vistiéndola de “ciencia”.

        Comentario por Nynaeve — 29 enero 2012 @ 12:59 | Responder

        • Sin comillas, Nyna. La industria militar ha estado en la vanguardia tanto la ciencia como la técnica desde hace siglos (milenios, ahora se me ocurre las mejoras en la fundición que permitieron hacer hojas de espada de hierro, más tenaz que el bronce). En los últimos años, desde la aeronáutica a la tecnología de fusión nuclear.

          Lamentablemente, dedicamos recursos técnicos, económicos y humanos a ensayar formas de destruirnos, en vez de crear un mundo mejor. Triste. Patético.

          Comentario por Mendigo — 30 enero 2012 @ 0:25 | Responder

  7. Creo que te has olvidado de mencionar otro gasto superfluo: la realeza.

    http://www.bekia.es/realeza/noticias/sueldo-anual-rey-juan-carlos-roza-300.000-euros-principe-felipe-mitad/

    Aunque no esté cerca de las ingentes cantidades que mentas, no deja de ser una parafernalia demasiado costosa.

    Por otra parte, aunque hayamos hablado de la necesidad de crecer para mejorar la economía y esas cosas, sigue habiendo algo que no me gusta: la competitividad. Eso de investigar y progresar para ser mejor que otro y así ganar más, me parece poco menos que un genocidio silencioso: la opulencia de unos es la desgracia de otros, así funciona este sistema. Definitivamente, no me gusta ni un ápice; deberíamos aprender el verdadero significado de palabras tales como: solidaridad, cooperación, sinergia… y olvidarnos del eufemismo de globalización. Éste es un mundo relativamente grande que puede darnos cobijo a todos, pero para ello hay que compartir y no competir.

    Un saludo!

    Comentario por V — 8 enero 2012 @ 21:48 | Responder

    • Bueno, las cifras de la Casa Real son de varios órdenes de magnitud inferiores a las del ejército o iglesia, así que por eso no la incluí.

      Lo de la competencia entre naciones, tienes toda la razón. Yo también lo pensaba mientras lo escribía, el triunfo de una economía es el sometimiento de otras. Ojalá pudiéramos crear otro orden mundial basado en la cooperación. Pero mientras la fraternidad universal no se instaura como regla común en todas las naciones, habrá que procurar no quedar debajo cuando la crisis acabe y se vuelvan a repartir las cartas después de barajar. Quedando debajo no avanzamos en nada. Mejor quedar arriba y compartir, procurar aupar a los demás. Porque al revés…no sé quién se iba a ocupar de hacerlo.

      Comentario por Mendigo — 8 enero 2012 @ 22:57 | Responder

      • Bueno, a lo mejor peco de optimista, pero… poco a poco. Ahora seguimos basándonos en pisarnos unos a otros para vivir mejor, pero es innegable que el nivel de cooperación ha subido mucho con respecto a hace un par de siglos.

        Comentario por marcostonhin — 12 enero 2012 @ 19:56 | Responder

  8. Estamos hablando del mismo partido que en galicia retiró las ayudas a asociaciones culturales para construir el “Mausoleo de Fraga”, ui perdón, quería decir “A Cidade da Cultura”. ¿qué esperábais?

    Da igual la cultura del pueblo, la formación, los proyectos. Lo importante es desviar el dinero a aquello de lo que se pueda sacar la mayor tajada posible. Nada más.

    Comentario por marcostonhin — 9 enero 2012 @ 18:53 | Responder

    • Calla, que cada vez que pienso en el mausoleo, me entran los veinte males. Y, mientras tanto, recortando plantilla de profesores, aumentando el ratio de alumnos por aula, fin de la gratuidad de los libros de texto…

      La cultura de esa gente se localiza en su billetera.

      Comentario por Mendigo — 10 enero 2012 @ 1:04 | Responder

  9. Casilla de apoyo a la Ciencia en la Declaración de la Renta 0,7%

    el nuevo Gobierno de Rajoy en España ha anunciado un recorte de 600 millones de Euros en I+D+i. El presupuesto para 2011 (8600 millones) era ya un 8% menor que en 2010, a su vez 15% inferior que el de 2009. Queda claro entonces que este nuevo recorte deja a la Ciencia española en una situación de emergencia.

    Comentario por Mendigo — 10 enero 2012 @ 0:13 | Responder

  10. España, por debajo de la
    media de la UE en innovación

    Comentario por Mendigo — 7 febrero 2012 @ 17:52 | Responder

  11. Recortes en investigación en los PGE del 2012

    La cifra global destinada a I+D+i es de 6.397,62 millones de euros, lo que supone un descenso del 25,52% sobre la cifra del presupuesto aprobado para el ejercicio de 2011, que fue de 8.589,78 millones.

    Sin embargo, el mismo día: Fomento va a garantizar ingresos mínimos a las autopistas, ante la caída generalizada del tráfico de pago, con la ampliación de las cuentas de compensación hasta 2021

    Comentario por Mendigo — 5 abril 2012 @ 0:16 | Responder

  12. Félix Soria – Ciencia y fútbol: Datos para entender el Reino de España

    Comentario por Mendigo — 6 abril 2012 @ 22:04 | Responder

  13. Nada es gratis – El plan de futuro de España empieza a aclararse: más ladrillos

    Comentario por Mendigo — 13 abril 2012 @ 19:05 | Responder

  14. Nada es Gratis – La Virgen del Rocío y el exceso de científicos

    Comentario por Mendigo — 7 junio 2012 @ 23:45 | Responder

  15. […] expulsando a aquellos alumnos de familias de clase baja que no se pueden permitir esas tasas. Sobre I+D ya no me quedan lágrimas que brotar. Esto es desgobierno, torpeza infinita en la identificación de prioridades, no se podría hacer […]

    Pingback por Una solución « La mirada del mendigo — 20 junio 2012 @ 12:50 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: