La mirada del mendigo

20 enero 2012

Echemos cuentas

Filed under: economía,energía — Mendigo @ 2:35

Voy a poner unos cuantos datos sobre la mesa, para ver en qué orden de magnitudes nos movemos.

No sé si os acordáis, cuando hablábamos de la balanza comercial española, y la desgranábamos por sectores, que es la energía la que descuadraba el balance, sólo ella representaba la mitad del déficit comercial del Estado. Esto, expresado en otros términos, significa que nos estamos empobreciendo en nuestros intercambios comerciales (habría que ver luego la balanza de pagos) debido a que importamos más de lo que exportamos. Y la mayor parte de esas importaciones vienen del capítulo energético, léase petróleo y gas.

Este dinero que sale del subsistema económico español, empobreciéndolo, es un flujo de capital que va, obviamente, a los subsistemas económicos de las empresas exportadoras de petróleo y gas. Como son sectores que están nacionalizados (los árabes fueron lo suficientemente listos para no caer en la trampa neoliberal de las privatizaciones) podemos asumir que es dinero que acaba en los países exportadores (en el caso español, desde Argelia hasta Qatar).

La idea de esta entrada surgió de una anodina noticia económica:
Un grupo de los Emiratos Árabes compra dos empresas forrajeras leridanas

Ya es raro, irse a fijar en dos pequeñas empresas de un sector tan poco fashion como es el de la alfalfa (nota curiosa, el castellano tomó el nombre de este cereal del árabe, el cual a su vez viene del persa medio o pahlavi). En esas estaba yo pensando mientras hacía largos en la piscina (odio nadar, es infinitamente aburrido) cuando se me ocurrió relacionar una serie de magnitudes con muchos ceros.

Reservas probadas de petróleo por países (excluyendo las arenas bituminosas de Venezuela y Canadá): (en millones de barriles)

Arabia Saudita- 264.516
Irak – 143.500
Irán – 137.600
Kuwait – 101.500
Emiratos Árabes Unidos – 97.800
Rusia – 79.000
Libia – 46.000
Nigeria – 36.220
Kazajistán – 30.000
Qatar – 27.190

Más abajo están otros países de la península arábiga como Omán o Yemen. Sirve para hacernos una idea de cómo está distribuido este recurso natural en el mundo (sólo esta lista ya explica por sí misma buena parte del las noticias de la sección de “Internacional” que podemos leer en los periódicos).

Ahora, vamos a quedarnos sólo con el petróleo que está bajo el culo de los Saud (en este momento, puede ser interesante repasar la entrada sobre Aramco). Sus reservas probadas ascienden a 246 Gbbl ¿Cuál es su valor a día de hoy?

Bueno, si tomamos como referencia la cotización del barril Brent, que es el que rige en Europa: 110 $/bbl

Obtenemos la bonita cifra de: 27,11 billones de dólares.

Pero aquí no tenemos en cuenta el coste que les cuesta a Aramco extraer ese petróleo. Los costes de extracción varían mucho de un campo a otro, pero en Ghawar están entre los 5 y los 7 $/bbl. Tomo la cifra más alta para curarme en salud.

Entonces, podemos estimar que el petróleo saudí (realmente es así, es petróleo que pertenece a una familia, los Saud, porque el pueblo sólo ve las migajas que tengan la bondad repartir) generaría un beneficio de: 25,39 T$. Es decir, 25 billones, 25 más doce ceros a la derecha. Son cantidades siderales.

Un purista podría decir: sí, pero según Ghawar se vaya agotando, el costo de extracción subirá al tener que bombear con más presión y/o crudos más sulfurados que precisan ser tratados. Cierto, los costes de extracción irán subiendo. Pero para cuando los campos árabes den muestras de desfallecimiento, el resto del mundo ya se habrá quedado sin petróleo, hará varias décadas que dejamos atrás el peak oil, y sólo pensar a cuánto estará el barril de petróleo me causa estremecimientos.

Como no quiero jugar a las especulaciones, he preferido tomar valores a día de hoy. De esta forma, estoy siendo extraordinariamente conservador en la valoración de esas reservas. Antes de la crisis, vimos un pico especulativo con el Brent a 150$ el barril (es absurdo que el petróleo de referencia en Europa se negocio en dólares, pero de eso también habría mucho que hablar, y justifica la otra mitad de la sección de “Internacional”). Si se desacoplan la curva de la demanda de la de la oferta (y en Junio se va a retirar encima la producción iraní del mercado mundial), podemos ver de aquí a unos pocos años el barril danzando por encima de los 200$, y de ahí comenzar la parábola ascendente según el agotamiento de los campos y la especulación hagan su trabajo.

Por lo tanto, demos por buena esa cifra: el petróleo saudí (luego quedan el resto de principados árabes) ofrece unos beneficios de 25 billones de dólares. ¿Qué haríais con ese dinero?

¿Compraros un iPad? Bueno, ya puestos, podemos comprar toda la compañía Apple, la 2ª mayor empresa del mundo tras, precisamente, una petrolera, Exxon Mobil. La capitalización actual de Apple (infladísima, es la empresa de moda) es de 400 mil millones de dólares. En nuestras unidades, 0,4 G$. Tenemos 25 billones para gastar, así que aún nos queda para comprarnos alguna cosita más.

¿Qué tal si nos compramos un coche? Mejor que un coche, nos compramos todo un constructor. Por ejemplo, General Motors, que acaba de volver a proclamarse el nº1 mundial, tras arrebatarle el título a Toyota.

Veamos, el valor de todo GM es de ¡sólo 38.350 millones de dólares! ¡Esto es una ganga! ¿Qué supone restar 0,038 a nuestros 25 billones de dólares?

Vale, dejo ya de hacer el payaso. Era sólo para que vierais en qué rango de cifras nos movemos. Aquí, las 6 compañías más valiosas del mundo (en billones de dólares de capitalización, es decir, volumen de acciones multiplicado por valor de acción unitaria):

1 Exxon Mobil 0,4142
2 Apple 0,3188
3 BHP Billiton 0,2611
4 PetroChina 0,2590
5 Microsoft 0,2332
6 Google 0,1951

De hecho, con esos 25,39 billones de dólares de beneficio limpio de polvo y paja que he calculado tirando por lo bajo (a precios de hoy en día), se podrían comprar todas las empresas cotizadas en los mercados usamericanos. Y eso no significa sólo todas las empresas gringas, porque en el Dow Jones y en el Nasdaq cotizan empresas de todo el mundo. La suma del valor de todas esas acciones asciende a 15,080,000,323,584 de dólares. Es decir, escasos 15 billones de dólares. El valor conjunto de los mayores mercados de valores del mundo, con muchísima diferencia.

Aún nos sobran 10 billones para comprar todas las empresas cotizadas en las bolsas de Japón (3,5 G$), Reino Unido (2,8 G$), Francia (2 G$) y Alemania (1,3 G$).

Y aún queda algún pedazo de mundo por comprar, empezando por China. Pero algo tiene que dejarles al resto de monarquías petroleras de la península. Con los 100.000 millones de barriles de los Emiratos Árabes y los 27.000 de Qatar, da holgadamente para comprar todas las plazas chinas, y el resto de las mundiales (las cuentas són fáciles, eso supone un beneficio de 12,8 billones de dólares, mientras que el conjunto de todos los mercados de valores chinos asciende a 5 billones).

Bueno, creo que habéis pillado el concepto. ¿Qué quiero decir con esto? No gran cosa a día de hoy. El petróleo aún está bajo tierra y está siendo bombeado poco a poco. No estamos tratando de sucesos sino de tendencias.

Existe una transferencia neta de riqueza de los países industrializados a los países exportadores de petróleo. Cuando existe un flujo neto de capital de forma sostenida en el tiempo, es bastante evidente que un sistema tiene a empobrecerse mientras que , el sistema receptor de ese flujo, se enriquece. ¿Y qué hacen esas monarquías con tantas divisas? Además de obras estúpidas en torres e islitas, a promover el wahabismo (la versión más rigorista y salvaje del Islam) y a sostener con fabulosas compras de armamento unas democracias feudales teocráticas y criminales, y obviamente a cubrir sus propias importaciones, con los excedentes de su balanza comercial se dedican a comprar activos en todo el mundo a través de sus fondos soberanos. Unas veces es deuda pública, otras son acciones o bonos de empresas (como por otra parte ha hecho Noruega y su Norges Bank, la suerte de tener nacionalizados los sectores estratégicos).

Por cierto, añado el principio y el final de la lista de países por saldo de su balanza comercial en miles de millones de dólares (es decir, cuánto se enriquecen o empobrecen en sus operaciones comerciales internacionales):

China 305,4
Alemania 188,4
Japón 166,5
Rusia 71,1
Noruega 60,2
Saudi Arabia – 52,0

Reino Unido -40,3
Brasil -52,7
Francia -53,3
Italia -61,9
España -63,6
EEUU -561,0

(insisto, luego hay que ver la balanza de pagos, del cual la balanza comercial es sólo un componente)

Porque si aún el beneficio producto de la exportación de petróleo fuera repartido equitativamente entre la población, estaría contento. Ojalá los niños iraquíes, iraníes, libios puedan algún día participar y aprovecharse de la riqueza de su subsuelo. Pero la situación en la península arábiga es muy diferente. Son países con una densidad de población bajísima (es puro desierto) en los cuales la mayor parte de la población es inmigrante (hasta un 80% en Dubai), es decir, trabajadores pakistaníes, malayos, iraníes, africanos…sin ningún tipo de protección social o laboral. Sólo los ciudadanos de derecho, de origen árabe, tienen acceso a chupar del caudal de dinero, en la medida en que estén cerca de las babuchas de la familia reinante en cada emirato. La confusión entre el Estado y la familia es absoluta, hasta la identificación. Es decir: no es que “los árabes nos vayan a comer”. No. Sino que unas familias amplias de corte feudal van a exprimir al mundo como exprimen a su propio pueblo.

Y la sola idea de que sea la familia real saudí la que rija los destinos del mundo me pone los pelos de punta.

Como la dependencia del petróleo de nuestras sociedades no parece que vaya a resolverse de la noche a la mañana, va a existir un flujo de dinero hacia estos países exportadores, capital que lo reciclarán comprando empresas de sus mismos clientes que, empobrecidos, abren los brazos buscando inversiones extranjeras (los providenciales chinos y árabes, que vendrán a rescatar nuestro sistema financiero, ¿a alguien le suena de algo esa película?).

De esta forma, las transferencias de capital se incrementan. Ya no sólo extraen dinero de nuestro sistema por las ventas de crudo/gas (¡no hemos considerado el gas! ¡y sólo nos hemos ceñido a los países de la península arábiga!) sino también por los dividendos obtenidos de las empresas que posean. En resumen, se vuelven las tornas, hemos tenido a medio mundo trabajando para nosotros, el mañana depara un mundo en que nuestros hijos trabajen para los niños árabes (e iraquíes, e iraníes y venezolanos, y kazajos…). En cierta forma, es un tipo de justicia poética. Ahora bien, si no me gusta la posición de explotador, no quisiera conocer la de explotado.

Son las consecuencias, absolutamente necesarias, de nuestra ominosa dependencia energética. De continuar operando este sistema con tales transferencias de capital, el futuro que nos espera no es otro que la esclavitud. Los que posean el control de las mayores reservas de petróleo, las últimas en ser explotadas, lo tendrán TODO, todo el mundo, todo el poder, todas las empresas.

Y ahora os dejo, como deberes, rastrear siquiera someramente hasta dónde alcanzan los tentáculos de los poderosos fondos de inversión soberanos de las monarquías petroleras.

Por ejemplo: Dubai y Qatar se hacen con el control de la bolsa de Londres.

Un, dos, tres, responda otra vez.

+
+
+

Edito: Emiratos Árabes, inversores hiperactivos.

18 comentarios »

  1. Muy interesante. Gracias por el esfuerzo y la información.

    Comentario por Pau — 20 enero 2012 @ 8:26 | Responder

    • Gracias, Pau. Es un placer si os puede resultar de interés.

      He añadido y retocado algunas cosas, que anoche ya tenía los ojos cansados y dejé en el tintero.

      Comentario por Mendigo — 20 enero 2012 @ 11:44 | Responder

  2. Desde mi humilde punto de vista, creo que el mundo occidental no va a permitir que eso ocurra nunca. El poder militar lo siguen teniendo los EEUU y la OTAN, y no dejarán que eso ocurra. Sólo hay que ver las actuales tensiones con Irán y la pasada guerra de Irak. Si por los EEUU fuera, ya se hubieran metido en Venezuela a quitar del medio al “diabólico comunista” Chávez y acaparar sus reservas de petróleo. En el futuro no veo al resto del mundo totalmente explotado por las fortunas saudíes, sólo veo un mundo muy similar al de hoy solo que con muchos más explotados pero explotados por el poder económico venga de donde venga.

    Comentario por anakin1981 — 20 enero 2012 @ 12:50 | Responder

    • Yo el futuro, evidentemento, no lo conozco. Sólo puedo apuntar el resultado si esta tendencia continúa: empobrecimiento de los países energéticamente dependientes, y encumbramiento de los países con mayores reservas de petróleo.

      Luego, si ocurren fenómenos que quiebren esta tendencia, lo desconozco. Pero ojito: lo que ha ocurrido en Iraq (o recientemente en Libia) ya ha puesto sobre aviso a los países con un tesoro en forma de hidrocarburos que guardar. Invadir Iraq le ha salido muy caro a occidente, y los beneficios han sido pocos (muchos contratos se los han llevado petroleras rusas), al menos en forma de petróleo (no en contratos de recostrucción mafiosos). Repetir la misma jugada en Irán creo que no se le pasa por la cabeza a nadie. Puede haber ataque, pero jamás una invasión. No contarían ni siquiera con el apoyo de las clases medias y altas hartas del régimen tutelado por los clérigos.

      Y si peligroso sería intentar robar el petróleo iraní, ya ni te cuento intentarlo en Arabia Saudí. Una invasión norteamericana si los títeres Saud se ponen tontos sublevaría a medio mundo musulmán. No por nada están allí sus lugares más sagrados. Intentar robar el petróleo saudí sería como darle una patada a un avispero, una acción de consecuencias incalculables. Aparte de que se está armando con lo mejorcito en medios materiales, no sería tan sencillo como enfrentarse a los carros ex-soviéticos de Sadam o Gadaffi.

      Comentario por Mendigo — 20 enero 2012 @ 15:55 | Responder

  3. Pedazo entrada que te has marcado, lo único que puedo hacer es quitarme el sombrero.
    Comentarte sólo tres chorradas(mi cabeza no da para más):
    -En Ciencia Política a este tipo de régimen se le denomina en ocasiones, muy “originalmente”, sultanista.
    -Que la situación que describes me recuerda en parte a una novela llamada “Dune”.
    -Que el último enlace del post no funciona.
    Un saludo

    Comentario por nunglo — 23 enero 2012 @ 23:56 | Responder

    • Muy buenas, nunglo!

      No creo que tenga mucho mérito. Ya ves, lo único que he hecho es poner unos datos en relación.

      No es que necesariamente los árabes (las familias reales árabes) vayan a ser los putos amos del mundo. No sólo ellas, quería decir. Hay otros países que están avanzando a marchas forzadas, y acumulando liquidez mientras que el primer mundo se ahoga en deudas (y la mano que da está siempre por encima de la que recibe, como recordé hace un par de entradas). Pienso en China, claro, pero también otros países del sudeste asiático como Indonesia o la misma India. Además, estos tres países cuentan con una demografía bestial, y los dos últimos con una población muy joven (y, por lo tanto, se espera que sean sociedades muy dinámicas).

      Vamos, que se puede ganar dinero de otra forma: trabajando mucho y barato. Ahora bien, ya hay empresas que se empiezan a deslocalizar, de la China continental a la interior, pero también a Vietnam, Malasia… vamos, que vas a tener competencia. Pero si sabes que cuanto se acabe el resto de petróleo (convencional) del mundo, tú vas a seguir teniendo reservas, las últimas reservas…telita. Eso es negocio garantizado. Por eso se puede afirmar tan tajantemente que el Medio Oriente (englobando a Irak e Irán) va a seguir recibiendo un flujo constante de dinero. Y si no hay muchas guerras que los desangren, esos pueblos terminarán por hacerse riquísimos, sí o sí. Casi a la fuerza.

      Comentario por Mendigo — 24 enero 2012 @ 1:06 | Responder

      • Por cierto, no sabía lo de “sultanismo”. Tomo nota, tomo nota. Si quieres contarnos algo más al respecto, cómo se define, a qué formas de gobierno se refiere… Siempre es un placer aprender cosas nuevas.

        Lo de “Dune” me suena, pero no sé a qué. No recuerdo haber leído un libro con ese nombre…

        Y ya está arreglado el enlace! Incluso he añadido otro más, de regalo. Disculpa el fallo.😉

        Un saludo!!!!

        Comentario por Mendigo — 24 enero 2012 @ 1:10 | Responder

        • Si te interesa te comento en un par de días algo aquí,tanto del sultanismo como de Dune, que ahora ando pillado de tiempo (exámenes por doquier ¬¬).
          Nada hombre disculpado😉 y no le quites méritos al blog que tiene muchos.
          Saludos!

          Comentario por nunglo — 25 enero 2012 @ 12:55 | Responder

          • Pues sí, si no te importa, y nos quieres explicar algo del sultanismo…

            Dune ya sé a qué me sonaba, es una peli de David Lynch, que me figuro no tendrá nada que ver con el libro que dices.

            Ánimo con los exámenes, que ya queda poco!

            Comentario por Mendigo — 25 enero 2012 @ 20:32 | Responder

  4. Por cierto, Apple acaba de desbancar hoy mismo a Exxon y se sitúa como la mayor compañía privada del mundo.

    Comentario por Mendigo — 25 enero 2012 @ 20:30 | Responder

  5. Ya tu entrada sobre Aramco me había puesto los pelos de punta, así que esta no me hace sentir mejor. De algún modo me da la sensación de que el hecho de que sean esos países los dominantes no va a ser mejor que tener a los yanquis, y que en cierto modo, aún los vamos a echar de menos como jefes (ya que somos tan tristes de tener siempre a alguien pisándonos la cabeza).

    Comentario por wenmusic — 26 enero 2012 @ 12:06 | Responder

    • Si tengo que elegir quién me pise la cabeza, casi prefiero que sean los chinos. Son gente bastante pragmática y competente. Ahora bien, su moralidad me parece que ha quedado absolutamente diluida frente al primer mandamiento de la Ley de Dios: ganar dinero.

      Ahora, los árabes…y eso que culturalmente, están bastante próximos a nosotros. Pero me dan espanto. Si se conviertieran en unas décadas en los guardianes del mundo, el planeta sufriría otra segunda Edad Media global.

      Espantosa imagen.

      Comentario por Mendigo — 27 enero 2012 @ 0:38 | Responder

  6. Muy buenas!! se que llego con un retraso de la leche, pero lo siento no he podido hacerlo antes.
    Por partes:
    – Lo de Dune: sí que hay relación con la película, de hecho es la adaptación (un tanto negligente por lo que sé) del libro. Lo mencioné porque el libro refleja una sociedad que depende también de un recurso muy limitado (la “melange”, una droga que permite los viajes en el espacio). La relación entre el Imperio de Dune y la melange es una analogía (intencionada por el autor) de nuestra dependencia del petróleo. Si te interesa más, la wiki tiene un buen artículo http://es.wikipedia.org/wiki/Dune . Pero bueno, sólo lo comenté como una curiosidad.

    -Lo del sultanismo: el primero en usar el palabro fue Weber y para él venía a ser una forma extrema de patrimonialismo, es decir, que los interes de los gobernantes y los del estado coinciden (fusión de la esfera pública y privada). Actualmente se utiliza para clasificar a un tipo de sistemas políticos que se caracterizan precisamente por eso, por el patrimonialismo y el personalismo. Son gobiernos autoritarios, que pueden intervenir de forma arbitraria en cualquier ámbito de la sociedad y paramantenerse dependen más de la fuerza bruta que de una ideología, un partido o de las movilizaciones de masas. Los ejemplos típicos de regímenes sultanistas son la Rep. Dominicana de Trujillo o el Irán del Sah.

    Oficialmente no sé si se clasifica a Arabía Saudí como régimen sultanístico, pero a mí me cuadra bastante por la vinculación que hay entre los intereses privados de la familia real saudí y los del estado saudita. En la practica las empresas petroleras y el resto del sector público es suyo. Lo único que me descoloca, que no caí en ello hasta después de comentarlo, es el papel de la religión islámica que vendría a ser la “ideología” del régimen, su pensamiento directriz, y claro, en principio en un régimen sultanista la ideología tiene un papel secundario, pero en este caso yo no diría que la religión es secundaria. Digamos que metí un poco la gamba por no pensar un poco antes de comentar.

    Bueno, espero haber aportado algo, un saludo.

    Comentario por nunglo — 31 enero 2012 @ 22:16 | Responder

    • Compañero, yo encantado de que comentes, que nos ilustres. Por supuesto, cuando puedas, que lo primero es la vida que está ahí afuera.

      Hombre, no creo que no haya ningún estamento oficial que tenga los huevos de calificar a Arabia Saudí más que de país amigo colmado de virtudes democráticas. Pero sí, yo diría que es un estupendo candidato a sultanismo, por la mezcla y confusión (identificación) del patrimonio personal del sátrapa con el del Estado. También Gadaffi, era una buena muestra de ello. ¿Ideología? La ideología sirve al poder, y el poder a la ideología. Es quien gobierna quien la marca, es la música del régimen. No creo que ningún régimen cesarista haya podido perdurar sólo con coacción, sin revestirse de una ideología, que mezcle religión y nacionalismo, haciéndolas confluir en la personas del Amado Líder.

      Has aportado un punto más al debate, tronk. Eso siempre es provechoso, así los demás podemos subir un peldaño más de conocimiento.

      Gracias, tronk!

      Comentario por Mendigo — 1 febrero 2012 @ 10:08 | Responder

  7. Dexia formaliza la venta de su filial luxemburguesa a un fondo catarí

    El brazo inversor de la familia real catarí controlará el 90% del capital social de la filial luxemburguesa de Dexia, mientras que el Gobierno del Gran Ducado asumirá el control del 10% restante.

    (que no son los árabes que nos invaden, que es sólo una casa real la que lo posee todo -una por cada emirato- mientras que el puto pueblo recibe agradecido las migajas).

    Comentario por Mendigo — 5 abril 2012 @ 13:47 | Responder

  8. […] Sigo avisando: estamos alimentando un monstruo: echemos cuentas. […]

    Pingback por Las reservas de petróleo son inagotables | La mirada del mendigo — 14 febrero 2015 @ 10:20 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: