La mirada del mendigo

22 enero 2012

Las ilusiones perdidas

Filed under: cousas — Mendigo @ 1:03

la maleta mexicana

Estaba reordenando mis marcadores, y me he detenido en una entrada de Wen que me no me dejó indiferente. Como no quería que quedase sepultado bajo un mar de marcadores, he querido copiarlo completo, por si alguien no lo ha leído. Es un artículo firmado por Concha Caballero, hace ya más de un año. Desgraciadamente, es más actual hoy que cuando se publicó.

Creo que es de esos artículos que marcan una generación, como el que acuñó el término mileurista.

+
+
+

No se van en trenes con maletas de cartón pero llevan sus bienes más preciados: un portátil, un móvil de última generación regalado por un familiar o conseguido a base de una lucha de puntos sin cuartel. Suelen tomar un vuelo de bajo coste, cazado pacientemente en las redes de Internet. Se van a hacer un máster, o han logrado una mal llamada beca Erasmus que costará a la familia la mitad de sus ahorros. Otras veces van a hacer de au-pair, de auxiliar de conversación, o a cualquier trabajo temporal. La familia va a despedirlos a la puerta de embarque y mientras se alejan disimularán unos su pena y otros su incipiente desamparo. “Es por poco tiempo -se dicen-. Dominarán el idioma, conocerán mundo… Regresarán en pocos meses”.

Hasta hace poco era un privilegio de los nuevos tiempos que les permitía gozar de una libertad sin límites, de un mundo sin fronteras, de una capacidad casi infinita de aprendizaje… Hasta que llegó la crisis y la maleta pareció distinta, la espera en la fila de embarque más embarazosa, la despedida más triste y el fantasma de la ausencia definitiva más cercano.

No. No llevan maletas de cartón, ni hay aglomeraciones en el andén de la despedida. No se marchan en grupo, sino uno a uno. Aparentemente nada les obliga. Ha sido una cadena invisible de acontecimientos. Estuvieron allí hace unos años, o tienen una amiga que les ha informado de que puede encontrar algún trabajo con facilidad. No pagarán mucho, eso es seguro, pero podrán ganarse la vida con cierta facilidad… A fin de cuentas aquí no hay nada.

Y se marchan poco a poco, sin alboroto alguno. Un goteo incesante de savia nueva que sale sin ruido de nuestro país, desmintiendo la vieja quimera de que la historia es un caudal continuo de mejoras.

No hay estadísticas oficiales sobre ellos. Nadie sabe cuántos son ni adonde se dirigen. No se agrupan bajo el nombre oficial de emigrantes. Son, más bien, una microhistoria que se cuenta entre amigos y familiares. “Mi hija está en Berlín”, “se ha marchado a Montpellier”, “se fue a Dubai” son frases que escuchamos sin reparar en el significado exacto que comportan. Escapan a las estadísticas de la emigración porque suelen tener un nivel alto de estudios y no se corresponden con el perfil típico de lo que pensamos que es un emigrante. Quizá en las cuentas oficiales figuren como residentes en el extranjero, pero deberían aparecer como nuevos exiliados producto de la ceguera de nuestro país.

En los tiempos de crisis que detallan cada euro gastado nadie computa los centenares de miles de euros empleados en su formación y regalados a empresarios de más allá de nuestras fronteras con una torpeza sin límites, con una ignorancia sin parangón. Menos aún se cuantifican el esfuerzo de sus familias, las ilusiones perdidas y sus sueños rotos en mil pedazos.

No llevan maletas de cartón, pero componen un nuevo éxodo que azota especialmente a Andalucía, que dispersa a nuestros jóvenes por toda Europa y gran parte del mundo, que nos priva de su saber, de su aportación y de su compañía. Pero, aparentemente nadie se escandaliza por esta fuga de cerebros, lenta pero inexorable, que nos privará de muchos de nuestros mejores talentos. Nadie protesta por esta nueva oleada de exiliados que son una acusación silenciosa del fracaso y de engaño. Se van en silencio por el túnel de embarque en el que les alcanzará la melancolía por la pérdida temprana de su tierra.

No son, como dicen, una generación perdida para ellos mismos. No son los socorridos ni-nis que sirven para culpar a la juventud de su falta de empleo. Son una generación perdida para nuestro país y para nuestro futuro. Un tremendo error que pagaremos muy caro en forma de atraso, de empobrecimiento intelectual y técnico. Aunque todavía no lo sepamos.

+
+
+

nenos no porto de Vigo

+
+
+

España registra ya más emigrantes que inmigrantes a causa de la crisis y la mayoría son mujeres.

+
+
+

ferrol

Estas dos últimas imágenes son de la diáspora gallega. La que abre esta entrada no sé a quién corresponde, pero os puedo dar una pista: pertenece a unos rollos tomados por Robert Capa, Gerda Taro y David Seymour durante la Guerra Civil y que se habían dado por perdidos hasta que fueron encontrados en tres cajas de cartón en México, en el 2007. Sobre estos rollos se ha escrito un libro y un documental: la maleta mexicana.

Y como banda sonora, una de Marlango:

22 comentarios »

  1. Hola Mendigo:
    la verdad es que he conectado con tu blog gracias al enlace que pusiste en el de la chica egipcia que ha osado desnudarse en Internet poniendo una foto suya “en bolas” allí en su sitio. Y solamente te escribo para decirte que me gusta mucho lo que publicas y para darte ánimo que nunca está de más, sinceramente, o al menos eso creo yo. Le he echado un vistazo rápido a las últimas entradas de tu blog en Blogger y a este nuevo blog, y veo que el tema de las religiones te interesa muchísimo. A mí también, porque efectivamente es un tema fascinante, y para un buen materialista ateo que quiera desmontar todas las falsedades erigidas en torno a ellas es absolutamente necesario conocerlas a fondo para desenmascarlas. Nada mejor que un poquito de historia comparada de las religiones para acabar con tantos mitos. Y que buena y bella sería una religión que ayudara al hombre a vivir y no lo masacrara moral y físicamente como hacen hoy en día la enorme mayoría de (por no decir todas) las que existen (ni el budismo, ni el hinduismo se salvan tampoco, con permiso del mítico Alan Watts y de los acolitos de la nueva era). “Comprendre c’est déjà agir”, que pusieron de lema en el periódico “La libre Belgique” (no sé si solo hoy o es el que está siempre) y que viene al caso por completo, también porque fue por ahí por donde comencé a navegar en esta noche o madrugada de insomnio y que ha dado como resultado este feliz encuentro con tu blog que, ya te digo, me agrada muy especialmente. Así que felicitaciones y congratularme de que haya gente como usted por el mundo, oiga. Un abrazo

    Comentario por Eladio — 22 enero 2012 @ 9:30 | Responder

    • Muy buenas, Eladio. Sé bienvenido.

      Lo que siento por la chicha esa es algo más allá de la admiración. Me gusta la gente valiente, fiera, y esa chica tiene los ovarios cuadrados.

      Que yo me desnude no tiene ninguna importancia, lo he hecho desde muy joven y lo hago a menudo, en la playa, en la montaña…no corro ningún peligro.

      Sin embargo, esta chica no sólo acaba de echar por tierra su futuro en un país islámico, va a estar marcada de por vida. Es que su misma vida corre peligro: ha sido denunciada por ofensas al puto Islam por los Hermanos Musulmanes y recibido amenazas de muerte de los paletos de pueblo que hay en todas partes.

      Pero ojito con considerarnos superiores. El mismo suceso podría darse en la represora y nacionalcatólica España franquista, hace total medio siglo, y la chica estaría igualmente acusada, amenazada y socialmente muerta. Incluso hoy día, en muchos rincones de la España profunda, sería recibida una manifestación como esa de libertad personal con comentarios análogos a los islamistas.

      Y es que, como siempre que puedo recuerdo, las tres religiones abrahámicas no son más que variaciones de un mismo credo. Son la misma basura que tiene por uno de sus pilares fundamentales la misoginia más extrema y represiva.

      Y de las demás, poco sé, así que no me arriesgo a decir nada. Bueno, algo he leído del budismo y, desde luego, hay en ella bastante más sabiduría y bondad que en el horror abrahámico. En cuanto al confucionismo, como doctrina del orden establecido, desde luego que no se acomoda a mi pensamiento. Lo mismo para la religión hindú que sostiene el sistema de castas, un aparheid tradicional y tolerado (aunque ilegal).

      En fin. Felicitémonos que haya mujeres y hombres como la chica esta, tan valientes e inspiradoras. Aunque en comparación el resto quedemos un poco como hormiguitas pusilánimes. Espero fervientemente que salga con bien de toda esta historia.

      Un fuerte abrazo!!!

      Comentario por Mendigo — 22 enero 2012 @ 23:26 | Responder

  2. Parece que estamos en una situación parecida a la que tienen muchas países sudamericanos desde hace décadas (ya lo criticaba Quino en las tiras de Mafalda): la gente iba a la universidad para luego completar sus estudios en países de Norteamérica o Europa… y luego quedarse allí. Así están: USA y europa tienen grandes científicos de origen sudamericano, y sin embargo el nivel en cuanto a investigación y tecnología en sus respectivos países de origen está en bragas.

    Comentar del sistema de castas que, aunque no estoy seguro de si es realmente cierto (no he estado nunca en la India), parece que tiene los días contados. La gente de la India está pasando de dividirse por castas a dividirse por cuenta corriente (aunque la casta a la que perteneces suele ir parejo a tu poder económico, no siempre es así), simplemente porque los que tienen dinero se preocupan sólo de llevar ropa de marca y un móvil de último modelo, y los que no tienen dinero se preocupan de sobrevivir.

    Vamos, que de un tiempo a esta parte, sobre todo a la gente joven, el tema de las castas parece que se la suda cada vez más mientras tengas unos cuantos billetes en el bolsillo.

    Comentario por marcostonhin — 23 enero 2012 @ 10:31 | Responder

    • Bueno, parece que hay mucha diferencia entre la India rural y la urbana (como siempre). En las zonas urbanas es como cuentas, aunque también cabe recordar que la miseria es un círculo vicioso: si eres un intocable, no tienes acceso a la educación, nunca tendrás un trabajo digno, con lo que nunca podrás salir de la espiral de miseria.

      Por cierto, había leído, no sé dónde, y no sé si con mucho fundamento, que curiosamente las castas más bajas son, precisamente, los descendientes de las poblaciones originarias, mientras que los brahmanes y los chatras (militares) provienen de pueblos invasores que sojuzgaron a la población local, esclavizándola (algo similar a la situación que se dio en la Península Ibérica con la invasión goda, o en el Norte de África con las élites árabes).

      Comentario por Mendigo — 24 enero 2012 @ 1:20 | Responder

  3. Aquí hay un artículo muy interesante acerca de este asunto en el que trata de demostrar que no son del todo ciertas estas afirmaciones. Algo parecido a malaprensa:
    http://blog.elreydelabaraja.com/2012/01/cientos-de-miles-de-jovenes-espanoles.html?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed%3A+ElReyDeLaBaraja+%28El+rey+de+la+baraja%29

    Comentario por HugoMM — 23 enero 2012 @ 19:46 | Responder

    • Jodó, qué buena explicación.

      Pues yo me había comido totalmente los datos, dándolos por buenos. Claro, al desagregar la estadística, no se sostiene ese 20% de incremento de población en el extranjero. El 1% en un año ya es un cambio de tendencia, pero es cierto que el 20% sería una espantada.

      Muy bueno, Hugo. Muchas gracias por puntualizar la información.
      😉

      Con peña como vosotos…si es que así da gusto, joder.

      Comentario por Mendigo — 24 enero 2012 @ 1:26 | Responder

    • Bueno, el artículo citado no menciona cifras, los enlaces sí.

      La realidad que uno conoce, pues tampoco sabe de cifras. Pero que se va gente joven, sí, se va. El hecho de que ahora a veces sea tema de conversación y se conozca gente que se pira es claro. No es un éxodo masivo, como en su momento, pero empieza a serlo, y dudo que no vaya en aumento.

      De hecho, hablando con mi familia de Suiza, sí se ve claramente un incremento importante de españoles y portugueses por allí, pidiendo trabajo y costándoles un mundo encontrar donde alojarse. Me han mandado artículos y lo han visto ellos mismos. Hay gente que da salido adelante, pero muchos otros han ido y les está costando horrores, por no saber el idioma y porque, según la zona, encontrar alojamiento es complicado. Hay sobrecualificación, pero también va mucha gente sin ella.

      El fenómeno existe, otra cosa es que las cifras de la prensa, como de costumbre, fallen.

      Comentario por wenmusic — 26 enero 2012 @ 11:47 | Responder

      • Parece llamativo que en plena era de la electrónica no esté cuantificado el saldo migratorio de un país, o que, por ejemplo, en tu enlace, el consulado español en Suiza se encoja de hombros al ser preguntado por el fenómeno. Ellos no saben nada.

        Yo lo veo todo muy negro, muy negro. Espero equivocarme, pero me parece que sólo hemos conocido el principio de la crisis, los primeros embates. Hay mucha gente que lo va a pasar muy mal. Y todo porque hay unos pocos que no quieren reconocer pérdidas en sus inversiones.

        Comentario por Mendigo — 27 enero 2012 @ 0:53 | Responder

  4. Ayer se me caía la baba viendo la repetición de Españoles por el Mundo en Noruega. Por un momento, llegué a pensar que la utopía era posible en la Tierra. Una chica española que estudiaba allí gracias a una beca, cobrando como si tuviera un contrato fijo, alabando la inversión en investigación de los países nórdicos. Hoy me levanto con esto . Los sureños (españoles, italianos y griegos) estamos empezando a ser vistos en el norte de Europa como una plaga peligrosa, de la misma manera con la que marroquíes y ecuatorianos fueron vistos aquí hace poco.

    Los chicos que quieren dedicarse a la investigación en España se ven obligados a emigrar o a reconvertirse. No es sólo un problema de la crisis; entrar en la Universidad (la única institución en la que se puede vivir de la investigación, al menos en el campo de Humanidades) era prácticamente imposible, pero ya en los años en los que “atábamos perros con longanizas”. Los becarios pasaban cinco años haciendo el trabajo basura de los profesores, cobrando por debajo del sueldo mínimo interprofesional, y luego iban a la calle. Pero los que provengan de carreras tecnológicas o relacionadas con la Administración de Empresas, todavía tienen la esperanza de que un laboratorio, instituto o Universidad de cualquier país que valore la investigación, se interese por su trabajo, y lo admita. Los de Humanidades lo tenemos realmente chungo. Al ser materias muy enfocadas al territorio (patrimonio histórico-artístico de la región, Filología Hispánica, historia de España…),.. si no encuentras trabajo en tu país, es muy difícil encontrarlo fuera, que una Universidad confíe en un investigador extranjero. A no ser que busquen hispanistas… Triste.

    En fin, algo triste tras ver el día de gastroenteritis que lleva la Justicia hoy (se ve que ha pillado el virus que anda suelto por Jaén), y comprobar que en Twitter ya hay más twets burlándose de los cuatro gatos de #AcampadaValencia que clamando por lo de #Camps (tanto en Twitter como en la calle). Ese es nuestro problema. Aunque el 1% del que hablaba Wall Street monopolice todos los medios de represión y coacción, se supone que el 99% restante no se dejará pisotear. Pero claro: ese 99% prefiere pisotearse entre ellos. Las ovejas que se pelean por ver quién tiene la lana más pura en lugar de unirse contra el lobo. Es de lo más triste de la historia: el 99% siempre ha estado dividido; y las pocas veces que se ha unido, y ha logrado vencer al 1%, al instante se han vuelto a pelear entre ellos, (y ésa creo que es la principal razón por la que las grandes revoluciones han terminado teniendo finales tan parecidos… degenerando en terror, y claudicando al final). Es como si no hubiera remedio…

    Comentario por Shy Girl — 26 enero 2012 @ 2:06 | Responder

    • La Historia avanza a empellones, no es lineal. Las revoluciones son los pulsos de energía, los latidos del pueblo, cuando dice basta. No son una victoria definitiva, pero oponen una fuerza discontinua al empuje constante e insuperable del poder. Se necesita otra explosión, para equilibrar durante un tiempo este avance arrollador de las aristocracias. Lamentablemente, esa explosión de rabia será incontenible, y dejará víctimas.

      Por eso es mejor optar por la justicia social, para que no tenga que ser reclamada por la fuerza de las armas.

      Lamentable, es realmente triste hacia dónde nos dirigimos.

      Permíteme un consejo: deberías apagar la tele. Para la inteligencia, es peor que inflarse a donuts para tu cuerpo.

      Comentario por Mendigo — 27 enero 2012 @ 1:41 | Responder

  5. Me alegro de que cites el artículo. A mi blog entra muy poquita gente (aunque ese post tuvo bastantes visitas y gustó) y así lo ven más personas. Las imágenes que has puesto son geniales. La última es muy mítica. Es un fenómeno éste, que cuando se produce en masa (a sabes si esta vez será así) es terrible.

    Comentario por wenmusic — 26 enero 2012 @ 11:49 | Responder

    • ¿Cómo no lo voy a citar, si su recuerdo me persiguió durante días? No había leído el artículo, y mira que es antiguo, y me dejó con un nudo en la garganta.

      Mira, un ejemplo tonto. Me gusta mucho la topografía. Cuando cojo un mapa topográfico, soy capaz de ver el paisaje donde otros sólo ven un embrollo de líneas, llevo haciéndolo desde crío, con mis excursiones en bici por Ourense.

      Lo mismo con las estadísticas y las predicciones económicas. Hay gente que lee unas cifras de paro, unas estadísticas de migrantes, o como la entrada que acabo de subir, una caída del 3% del PIB, y ve sólo cifras. Sin embargo, yo miro eso y veo dolor. Sé, soy consciente del enorme número de personas que van a sufrir, y me crean una congoja insuperable. Como ver una persona tumbada sobre las vías del tren, el tren que avanza, y no ser yo capaz de evitar el desastre. Lo inevitable, el fatalismo me crea desasosiego.

      Estamos creando una puta mierda de mundo. Podremos, como sociedad, como generación, sentirnos orgullosos. Pasaremos a la historia como unos mierdas, que perdieron lo que tenían, un estado que otras generaciones lucharon para legarles. Absolutamente desesperanzador.

      Comentario por Mendigo — 27 enero 2012 @ 1:49 | Responder

  6. Mi impresión es que la gente se va simplemente porque ha viajado, ha visto y en algún momento dado ha tenido la oportunidad de probar algo mejor, o algo diferente, o simplemente en una beca Erasmus le salió una novia. A veces es así de simple. Solo que la alta tasa de paro siempre estimula a buscar trabajo más allá de tu pueblo y de tu círculo familiar. Mucho se dice y se repite que se va la gente mejor preparada y esas cosas, pero creo que hay algo de mito infundado. Se va el que puede y ya está. Y a veces el que puede es el que tiene un padre que le pagó un master en EEUU y se ha quedado allí antes de volver a dirigir la empresa de papá.

    De todas maneras contaré algunas anécdotas que yo he visto. Por ejemplo la de una amiga a la que convencí para que dejara Madrid y se fuera a Holanda. Ella fue, su novio no le acompañó y anduvo triste y con unas ojeras de miedo. En eso le pregunté si no lamentaba haberse marchado a Holanda, por muy bueno que fuera el trabajo que teníamos. Su respuesta fué esta: “como lo voy a lamentar si aquí me dan las gracias por mi trabajo”. Esa frase resume muchas cosas.

    Otra: una empleada en una ETT en Holanda. La organización que la había contratado a través de una ETT dice que el proyecto ha terminado y que gracias, pero por ahora no tiene otro proyecto nuevo. La ETT la deja con el ordenador, le sigue pagando mientras ella está en casa intentando buscar un nuevo trabajo, bien independiente, bien a través de la ETT.

    Otra: dos químicas vallisoletanas que vienen a Toulouse con una Erasmus. Reciben una beca francesa y se doctoran en Toulouse. Las dos deciden quedarse en Francia, que en Valladolid están sus padres pero en la Universidad no tienen ni para calefacción.

    Mi experiencia laboral en España, en dos empresas de ingeniería repartidas en diez años, es que te pueden tratar bastante mal, te pueden despreciar y, con independencia de lo que te paguen, puedes acumular una mala leche soberana. Mi experiencia laboral fuera de España es que existe un mayor grado de respeto hacia el trabajo de la gente. En general los anglosajones y nórdicos suelen buscar más tu implicación en el trabajo, mientras que los latinos miran más el tiempo que estás en la oficina. Desgraciadamente el modelo español es ante todo latino.

    En fin, esto da para mucho, pero convendría dejar de lado los tópicos. La única realidad es que un médico, pongamos por caso, que ha estudiado en una universidad pública española, pero que trabaja en Inglaterra, está de alguna manera, sin ser su voluntad, traspasando un bien de España a Inglaterra. Y eso no debería ser un problema dentro de la UE, pero es un drama cuando hablas de países africanos, por ejemplo.

    Y ahora me vuelvo al curro, que sin que sirva de precedente, escribo desde el trabajo.

    Comentario por Aurora — 26 enero 2012 @ 15:43 | Responder

    • Hombre, no sería un problema dentro de la UE si los saldos migratorios estuvieran equilibrados, cosa que no ocurre. Las empresas alemanas se están poniendo las botas, reclutando a lo mejorcito de la Europa del Este y Mediterránea, a bajo coste (y bajando los costes de su propia gente, igual que pasó con la reunificación).

      Sí es cierto, hay un montón de casos. Hay gente que va con algo fijo, pero también hay peña que se lía la manta a la cabeza y se pira a ver lo que encuentra. Conociendo el idioma o sin él.

      Lo que tú dices de que, ya independientemente de que te paguen más o menos, que te respetan en el trabajo, ya me lo han dicho personas diferentes, que han emigrado a USA, Dinamarca o Francia, que ya son culturas distintas.

      Pero también te cuento otra anécdota: de un ecuatoriano, que aquí trabaja como albañil. Y una vez se sinceró conmigo y dijo que sí, que aquí estaba muy bien a pesar de todo. Ya no era por el dinero, porque tuviera más comodidades, sino porque, y me lo dijo con los ojos llorosos, aquí le trataban como a un ser humano. Que entraba a un banco, a una tienda, y le trataban de usted (por mucho que por dentro lo despreciaran). Imagínate cómo debía ser en su tierra, el trato que la (maldita) clase media dispensa a los que vienen del arroyo (éste pasó una infancia muy muy muy jodida).

      Venga compañero, no curres demasiado, deja algo para los demás.😛

      (habrá que reírse para no llorar)

      Comentario por Mendigo — 27 enero 2012 @ 2:00 | Responder

  7. Exportando parados, no es tan fácil

    Cualquiera diría que en toda España hay una campaña para que todos aquellos que pueden hacerlo emigren. Tenemos a españoles por el mundo mostrándonos que bien les va en cualquier lugar exótico, a políticos recomendando que nos vayamos de España y ahora a la Junta de Andalucía ofreciendo puestos de trabajo fuera de España. […]

    Comentario por Mendigo — 30 enero 2012 @ 14:17 | Responder

  8. Nada es Gratis – Algunos indicadores demográficos

    Comentario por Mendigo — 9 febrero 2012 @ 21:03 | Responder

  9. Atrapados en el Norte

    Comentario por Mendigo — 13 febrero 2012 @ 1:21 | Responder

  10. Jaque al neoliberalismo – Tráfico de mano de obra, el moderno comercio de esclavos

    Comentario por Mendigo — 22 mayo 2012 @ 11:06 | Responder

  11. Que se vayan a servir cafés a Londres !!!!

    Comentario por santi — 22 mayo 2012 @ 23:08 | Responder

  12. El Blog Salmón – ¿La salida para los jóvenes en España? Por tierra, mar y aire

    Comentario por Mendigo — 18 julio 2012 @ 12:48 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: