La mirada del mendigo

25 marzo 2012

Domingo dominguete

Filed under: Música — Mendigo @ 11:28

Venga, que ya me vuelvo a poner pesado, vamos a animar un poco el chiringo.

Vamos a ver qué menú nos ha preparado Aurora, a ver si le puedo fusilar algo…

Una demostración de agilidad con el verso casi rapera de Luis Pastor, a ver qué os parece.

+
+
+

Una de los aperitivos que más me ha gustado de los que prepara Aurora fue el que dedicó a Montserrat Figueras que, yo no lo sabía, era la mujer de Jordi Savall.

Estos días he estado escuchando bastante cosas de esta pareja y de su retoño:

Y así, picando aquí y allá por la obra de Savall, llegué a una versión de un zégel del que me encanta coleccionar versiones: las morillas de Jaen. Por ahora, la mejor que he encontrado fue la que os mostré hace un tiempo, menos académica y más parecida a cómo sonaría en su origen cantada por el pueblo.

Y entonces me puse a buscar otras versiones, unas demasiado clasicistas como la de Teresa Berganza. Pero alguna, sí que me pareció que aportaba algo de frescura a un poema popular con seis siglos a cuestas (fue recogido y musicado por Lorca):

Lamentablemente, no he encontrado nada de este dúo, Evoéh, en la mulita (mi camello musical). Pero rebuscando por YouTube he conseguido algunas cosas muy interesantes, como esta versión sobre un poema de Miguel Hernández.

En mi periplo por la música andalusí, hice otro descubrimiento: Al-Andaluz Project, un proyecto conjunto entre los germanos Estampie y el grupo valenciano L’Ham de Foc. Curiosamente, conocía desde hace tiempo a los de München (referencia en la música medieval) pero no tenía ni idea de los valencianos, a los cuales he puesto bajo estrecha vigilancia.

Como muestra, la canción sefardí que abre el disco:

Y entonces, burro de mí, comprendí el sentido de la canción de las tres morillas que perdían sus colores en los campos de Jaén. Sin darme cuenta, seguía pensando como individuo postmoderno, y creía que las morillas palidecían en su nueva condición de ciudadanas de segunda clase en su propia tierra (así como yo me siento). ¡No! ¡Justo al contrario! las jóvenes moriscas perdían la blancura de su piel, al tener que bregar por los campos en la rebusca de olivas y manzanas (lo que en un campo de cereal se llama espigar, rebuscar entre el rastrojo los granos que han dejado atrás los segadores, forma de supervivencia que el derecho consuetudinario regulaba, un segador no debía retroceder para dejar algo a los que se encontraban, generalmente mujeres y niños, en el borde de la inanición). Al cambiar el signo del poder político la población musulmana fue relegada socialmente, y las señoritas de antaño tuvieron que salir a los campos a buscar sustento, lo cual les hizo perder su apreciado color. Es decir, se pusieron morenas.

Era bien fácil, pero lo cierto es que no había caído. Incluso en los detalles más nimios, das por hecho que tu cultura es universal y eterna, incurriendo en errores de bulto como el mío.

13 comentarios »

  1. Gracias Nynaeve por este enlace!!!! Gracias mendigo por alegrarme este domingo, me has dado fuerzas para seguir protestando, para seguir escribiendo, para levantarme de nuevo con la sonrisa saber que somos muchos los que soñamos con un futuro mejor. Ah! Luis Pastor… Savall fantástica, Evoéh maravillosa desconocida (me la apunto) y la guinda final!! todo un descubrimiento.
    Una apostilla, la práctica de espigar es (desgracidamente) muy común en Francia. Se llaman “les glaneurs” y también son llamados así los que recogen las sobras de los mercados. En España obviamente cada día hay más. Te recomiendo una gran película/documental de Agnès Varda “Les glaneurs et la glaneuse”, en castellano “Los espigadores y la espigadora”.
    Un gran saludo

    Comentario por uru — 25 marzo 2012 @ 12:33 | Responder

    • ¡Leches, Uru! de repente me veo ahí y no entendía nada, jajaja, hasta que me di cuenta de que eras tú!!!

      Petonets

      Comentario por Nynaeve — 25 marzo 2012 @ 17:02 | Responder

    • Sí! Ya conocía ese documental. Me alegro un montón que lo menciones, de hecho estaba pensando en él cuando escribía sobre los espigadores.

      Me alegro haberte alegrado el ánimo con estos retales de música. Es estupendo el poder compartir la belleza. Aunque sólo fuera por estos momentos, valdría la pena la invención del puto internet que tanto tiempo nos consume.😉

      Encantado de tenerte por aquí, desde luego Nyna es mi mejor embajadora.

      Comentario por Mendigo — 25 marzo 2012 @ 18:10 | Responder

  2. El de Luis Pastor lo vi hace poco, me gustó cuando lo escuché. Las otras me suenan de cuando me pongo a investigar en el yutub sobre música antigua, lo que no me acuerdo si eran exactamente estas.

    Viene bien un relax musical, se agradece la entrada.

    Comentario por Javi — 26 marzo 2012 @ 17:55 | Responder

    • Sí tronk, yo el primero que necesitaba hablar un poco de algo amable. La semana pasada fue tensa, y la que acabamos de comenzar va a ser…

      Sorpresa en las elecciones andaluzas y asturianas, huelga y…presentación de los PGE…cuyo análisis durará toda la siguiente. Desde luego, como para aburrirse con este calendario.

      Comentario por Mendigo — 26 marzo 2012 @ 18:40 | Responder

  3. Lo que hace Arianna Savall tiene mucho jugo, además de un papel muy difícil por ser hija de quien es. Tengo pendiente una entrada sobre los retoños Savall-Figueras, pero por ahora tiene que esperar que tengo una cola de asuntos que no veas, y casi todos vienen de ideas a partir de tu blog.

    Del tema de las morillas de Jaén, te invito a que busques la versión de Carmen Linares, que no tiene desperdicio.

    Y aquí escucha el tema de Yo me enamore de un ayre, pero en otra versión muy curiosa.

    Comentario por Aurora — 26 marzo 2012 @ 18:23 | Responder

    • A Arianna le he escuchado algunas cosas más moñitas, más comerciales. Por ejemplo, la versión que me pasas de sus padres es de las que nunca, nunca, nunca, deberías incluir en un disco si pretendes ganar dinero con él. Y a mí me encanta! Pero a la mayoría de la gente la sonoridad de instrumentos antiguos (¿es una viola da gamba? ¿no es muy pequeña?) le resulta difícil de digerir.

      Por si a alguien le pica la curiosidad, subo el enlace de la versión de Carmen Linares – Las tres morillas.

      Gracias, maestro!😉

      Comentario por Mendigo — 26 marzo 2012 @ 19:02 | Responder

      • Aquí tienes una viola da gamba, que suena bastante diferente. En los últimos años Jordi Savall toca menos la viola da gamba y se apunta más a lo que en Francia se llama dessus de viole, que no se como se dice en español pero ya me voy yo a enterar. Pero en el video que te he puesto antes es otro instrumento, probablemente traido de algún rincón del Mediterráneo. Prometo traerte el nombre porque tengo la información por algún lado.

        Comentario por Aurora — 26 marzo 2012 @ 21:24 | Responder

        • Sí que hay diferencia en tamaño y sonido, sí, mira que soy bruto.

          A ver, investigando un poco, creo que el dessus de viole se podría traducir por viola soprano, que sería un tipo de viola da gamba algo más pequeño y afinado más agudo. ¿Puede ser?

          Voy a investigar algo más sobre la chiquitaja ésa.

          Comentario por Mendigo — 27 marzo 2012 @ 1:04 | Responder

          • Desde luego, no es un rebab. El sonido es completamente distinto.

            Comentario por Mendigo — 27 marzo 2012 @ 1:21 | Responder

        • Vale, creo que es una vihuela de arco (vièle, on français). O quizá un rabel, aunque por la forma me inclino más por el primero. En la wiki traen la fotografía de una capital de la catedral de Jaca.

          Qué opinas? Acierto o vuelvo a meter…la gamba?

          Comentario por Mendigo — 27 marzo 2012 @ 1:16 | Responder

          • Acaba usted de ganar una entrada más (y ya van no se cuantas) en el blog de los aperitivos. Lástima que ya no haga el programa, porque el asunto da para un programa de radio entero. Creo que es un rebab, que los hay de muchas clases. Por el sonido no es el dessus de viole (el soprano de la familia de las viole), que es más dulce.

            Comentario por Aurora — 27 marzo 2012 @ 18:59 | Responder

            • ¿Rebab? Bueno, yo me fío de ti.

              Al final, han debido evolucionar tanto a lo largo de los siglos, tanto en su morfología como en su sonoridad, que resulta difícil establecer una comparación. ¿Pudieran tener los nombres de rebab y rabel un origen común? Básicamente, se trata de evoluciones de un mismo tipo de instrumento, nombrado de una u otra forma a en ambas orillas del mediterráneo, y comparten la secuencia consonántica r-b. ¿Coincidencia?

              Comentario por Mendigo — 28 marzo 2012 @ 0:48 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: