La mirada del mendigo

17 octubre 2012

La ola y la resaca

Filed under: economía — Mendigo @ 14:39

El otro día se me ocurrió una analogía para explicar la situación actual de la economía de forma muy sencilla.

Cuando entra la ola, sube el nivel aparente de vida. El dinero que fluye hacia una economía en forma de crédito hace que cualquier negocio sea rentable por absurdo que sea, se dispara la percepción de riqueza y, con ellas, la inversión y el consumo. La roca aparece cubierta de agua aunque es sólo una situación temporal y aparente, pues realmente esa roca queda por encima del nivel del mar.

Pero llega el momento en el que el flujo de capitales entrante se detiene e invierte su sentido. La ola se retira y el reflujo vacía las rocas. Ahora estamos en la larga resaca, en la cual salen capitales buscando otras regiones del mundo con mayores retornos, hay menos dinero circulando en la economía y la percepción general es de pobreza, incluso por debajo de lo que sería el nivel medio del mar.

Pero el paralalismo no es perfecto, ya que en la economía el reflujo de capital es aún más poderoso que la inundación de dinero previa, ya que arrastra consigo una porción extra de agua: los intereses. Sale más agua de la que entró, y más vale haber aprovechado el impulso de la ola para generar algo productivo y no en ilusiones y vanidades.

+
+
+

Y se me ocurre otro paralelismo, algo más crudo.

En mi pueblo le tocó la loteria a un paisano. Alguien que no estaba acostumbrado a manejar tanto dinero, se vio de repente con la cuenta corriente rebosante de ceros. Sin saber diferenciar entre los cientos de millones y el infinito, empezó a dilapidar el dinero en fruslerías. En unos pocos años se había pulido todo el premio y se encontraba en la misma situación que antaño. Aún peor, porque se había acostumbrado a ser el rey del mambo en el pueblo y es muy duro volver a la pobreza cuando has salido de ella. Ahora, además, estaba cargado de deudas y sin apenas ingresos para hacerles frente.

Un día lo encontraron ahorcado.

11 comentarios »

  1. Es usted un telépata malvado, me ha robado la metáfora que estaba rumiando yo para mi blog… bueno, no era así exactamente, ¡pero también servía para hablar de los tiempos de abundancia y de estos tiempos de crisis, y también tenía que ver con una resaca! Sólo que no era la resaca de una ola… pero aún así, si escribiera la entrada que tenía en mente, no dejaría de ser a partir de ahora la “otra” hipótesis de la resaca.

    ¡Maldito telépata!

    (En realidad, bendito telépata, no sabe el curro que me ha ahorrado😄 )

    Comentario por Javier Lázaro — 17 octubre 2012 @ 16:54 | Responder

    • Coño, pero no quisiera yo privarle de escribir esa entrada! Por favor, creo que ambas pueden ser compatibles (y cientos más, se trata de crear un edificio entrelazando las opiniones de todos).

      Y sí, el término resaca tienen otros significados. Por eso también quería utilizarlo.😉

      Comentario por Mendigo — 17 octubre 2012 @ 21:49 | Responder

      • No, si la escribiré, lo malo es que estoy muy poco inspirado para escribir. En fin, mientras busco a mi musa, le dejo un enlace que puede interesarle:
        http://www.itf.org.ar/ingles/pdf/documentos/87_2012.pdf

        Es denso, pero el argumento general es perfectamente entendible (y yo no soy economista). Da bastante que pensar.

        Comentario por Javier Lázaro — 18 octubre 2012 @ 16:28 | Responder

        • Cómo te pasas…50 páginas, y en lengua bárbara. Tú quieres acabar conmigo o qué? Si tengo que mirar los titulares al vuelo!

          Pero gracias por el documento, le echaré un vistazo por encima.😉

          Comentario por Mendigo — 19 octubre 2012 @ 22:12 | Responder

          • El resumen es el siguiente: La crisis de los países periféricos de la eurozona (así los llama el autor y me parece bien: ya está bien de dejarnos llamar cerdos) se puede describir de forma similar a las crisis de ciertos países en vías de desarrollo (como Argentina, que quizá sea el ejemplo que mejor conocemos aquí) que adoptaron una tasa de cambio rígida con otra moneda más potente (en el caso de Argentina, la paridad con el dólar). En estos casos se produjo un ciclo descrito por un tal Minsky que simplificado sería algo así:
            1 – Al eliminar el riesgo de cambio hay un flujo de capitales desde la economía fuerte (la usamericana en el ejemplo argentino) a la economía más débil
            2 – Este flujo de capitales hace crecer la economía más débil a base de crédito fácil… lo que hace crecer también la inflación
            3 – La inflación hace menos competitiva a la economía más debil frente a la fuerte
            4 – El flujo de capitales se invierte a través de la balanza comercial
            5 – El país rico acaba ganando pasta, y los pobres nos quedamos con el pufo de las deudas generadas en el paso 2…

            Algo así viene a ser. La diferencia en el caso de los países periféricos de la eurozona es que en lugar de vincular sus monedas al marco alemán, lo que hicieron fue adoptar el euro.

            Hay partes que no entiendo (ya digo que no soy economista ni nada parecido) pero también hay cantidad de cosas que parecen describir perfectamente nuestra situación.

            Comentario por Javier Lázaro — 22 octubre 2012 @ 9:15 | Responder

  2. Pues yo le veo más parecido a esto con un tsunami. Al principio el agua del mar se retira y nos deja una playa inmensa por la que pasear, correr, jugar o lo que sea. Es un chollo porque nunca nadie vio la playa tan enorme, pero luego viene el agua con una fuerza del carajo y lo destroza todo a su paso. Cuando se vuelve a retirar el agua ya solo queda destrucción y todo por hacer, que es lo que nos va a dejar el capitalismo cuando termine de hundirse, porquería que retirar por todas partes.

    Comentario por Aurora — 17 octubre 2012 @ 21:02 | Responder

    • Bueno, también es válida, es el negativo de la misma imagen.

      Lo que yo cada vez tengo más claro es que el capitalismo nunca se va a hundir por sí mismo: nos va a hundir a los demás, pero siempre encontrará mecanismos de perpetuación. Esta crisis ha sido una buena lección de ello; casi sin darnos cuenta, el sistema ha pasado de estar acorralado y moribundo, a tenernos cogidos por el cuello. Eso es lo que pasa por no rematar a la bestia cuando tuvimos oportunidad, ahora nos va a devorar.

      Comentario por Mendigo — 17 octubre 2012 @ 21:44 | Responder

      • la bestia…
        esta noche en la 2 dieron un documental sobre el fascismo italiano.
        decían (profesores de universidades americanas, por si las dudas) que en los años 20 el partido socialista (en aquél tiempo equivalente a comunista) tuvo la oportunidad para tomar el poder, para hacer la revolución, la tuvo en la mano “y tuvo miedo”. La cúpula se empeñó en que Italia no era una economía capitalista puntera y por lo tanto no estaba “madura” para el socialismo. Aceptó el pacto que le ofrecieron (aterrorizados) los patronos. El resto es historia.
        siempre es lo mismo.
        En la gran revolución obrera, la rusa, un grupo de gente que no se conformó con las teorías de “la caida del capitalismo como fruta madura” y produjo el mayor experimento (fallido, como es bien conocido, pero eso es otra historia) de socialismo hasta la fecha en el último lugar que esas teorías lo habrían esperado.

        brazos

        Comentario por escaiguolquer — 20 octubre 2012 @ 0:24 | Responder

        • Claro, porque la izquierda europea lleva décadas jugando a la contra. Cuando cayó Lehman, se comportó de forma parecida a un jugador de rugby que no sabe qué hacer con el balón, y se desprende de él cuanto antes. Un equipo que cede la posesión del balón al rival, porque no sabe crear juego. Creo que mucha gente que milita o simpatiza con partidos o ideas “anticapitalistas” tuvo vértigo de pensar que el edificio se venía abajo.

          Y es cierto, porque ni tenemos un plan para derribarlo, ni tenemos los planos hechos del edificio que lo sustituirá. La organización de una sociedad moderna no se improvisa, igual que no puedes levantar un gran edificio con los métodos con que hace cien años un paisano construía su casa con adobe y pedruscos del río. Hemos de crear un proyecto alternativo al capitalismo, si pretendemos que alguien nos crea. Porque, a decir verdad ¿por qué habría alguien que votar izquierda, si estamos vendiendo humo? Los programas hablan de reformar el edificio existente, pero ninguno de crear otro de nueva planta, siquiera como objetivo a largo plazo.

          Necesitamos sentarnos y crear entre todos lo que fue el kernel de linux, el corazón de un sistema operativo libre para la sociedad.

          Comentario por Mendigo — 20 octubre 2012 @ 8:13 | Responder

    • Iba a decir lo mismo🙂

      Comentario por Pablitovich — 19 octubre 2012 @ 23:49 | Responder

  3. […] no se empleó para aumentar la productividad, y pasada la ola ahora viene la resaca, igual que ejemplifiqué para España hace ya un tiempo. La deuda mal empleada no obra milagros, y si eras pobre antes de asumirla, luego […]

    Pingback por Cada sociedad tiene lo que se merece (también los griegos) | La mirada del mendigo — 2 julio 2015 @ 23:44 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: