La mirada del mendigo

30 noviembre 2012

Experimento comparte

Filed under: salud — Mendigo @ 23:00

Visto en la página de Juan Torres.

+

La cuestión es que algo parecido tenía yo en mente. Más bien al contrario, un crío que se comportase de forma egoísta, y acaparase todos los juguetes o toda la comida, dejando a los demás sin nada, sería reñido por los mayores pues aún nos queda el poso moral de saber percibir y rechazar el egoísmo…en los niños.

En los adultos, es la conducta normalizada, socialmente aceptada, convertida en modelo. Hemos interiorizado el egoísmo y la injusticia hasta convertirla no sólo en tolerable, sino hasta en el modelo a seguir (el éxito social, la acumulación de bienes, su ostentación…).

No recuerdo quien definió el hambre como el genocidio silencioso.

A %d blogueros les gusta esto: