La mirada del mendigo

31 diciembre 2012

SICAVs para todos II

Filed under: economía — Mendigo @ 1:22

Yo sé que digo muchas tonterías. Pero a veces, tengo alguna idea lúcida, y me da rabia ser un pobre desgraciado, sin poder de movilización alguno para llevarla a la práctica. Así que me contento con lanzarla al viento para ver si cayera en suelo fértil y pudiera dar algún fruto.

Una de las ideas que tengo por buena es la de crear una SICAV popular: SICAVs para todos I.

Las noticias nos traen a la actualidad de nuevo las SICAVs, aunque que los ricos mantengan sus privilegios no es precisamente ninguna noticia: Las SICAV seguirán pagando el 1% para evitar “la deslocalización” . Aprovecho entonces para rescatar esa vieja idea y volverla a soplar sobre ella para que remonte de nuevo el vuelo.

Para aportar razones, lo haré mediante un ejemplo.

El señor Agapito Fernández, así se llama nuestro ejemplo, tiene un dinero invertido en un depósito bancario, de los de toda la vida. Recibe por ellos unos intereses y Hacienda aplica sobre ellos una retención, que irá entre el 21 y el 27%.

Si el señor Agapito Fernández constituye una SICAV, por ejemplo Agapito SICAV S.L (incluyendo a otros 99 testaferros, mariachis u hombres de paja para llegar al límite legal), y a través de ella contrata el mismo depósito en el mismo banco, los intereses devengados tributarán al 1% (en vez de al 21, 25 o 27% en el caso de ser una persona física).

Y lo mismo reza para el resto de rentas del capital. Por ejemplo, pongamos que el señor Agapito compra acciones de Timofónica. Los dividendos que obtenga, tributarán igualmente al 21% (o 25 o 27% según la base imponible del capital). Si algún día las vende, y lo hace obteniendo una plusvalía, ese incremento patrimonial también tributará por el IRPF a los tipos anteriores (del 21% al 27% merced a la última subida del gobierno, antes tributaban al 18% y, antes de la reforma del P$O€, tributaban al tipo marginal, que podía llegar al 43%, menudo regalito que ZP le hizo a la burguesía).

Si esas acciones de Timofónica las compra y las vende Agapito SICAV S.L, tanto los dividendos como la plusvalía tributarían al 1%. ¡Menuda diferencia!

Podríamos seguir desgranando el resto de productos financieros, como seguros, bonos, participaciones…mientras el señor Agapito no saque el dinero de su SICAV, el Estado sólo le meterá un mordisco del 1% a las rentas obtenidas. Antes se podía sacar el dinero de la SICAV por la puerta de atrás, vía reducción de capital, sin pasar por caja pero al menos la ex-ministra Salgado cerró esta puerta. De todas formas, al señor Agapito le da igual, ya que la SICAV es su juguete donde tiene invertido todo el capital. Dentro de ella puede invertir en lo que le venga en gana, deshacer inversiones, mover el dinero entre bancos o empresas de aquí o de fuera…que sólo tendrá que pagar ese impuesto de sociedades hiper-reducido del 1%. Simplemente, la SICAV es un contenedor donde va acumulando y viendo crecer su patrimonio personal, sin horizonte de vencimiento. El día que fallezca, la SICAV pasará a sus herederos y, de esta forma, se podrá postergar indefinidamente el pago de impuestos vía IRPF.

¿Injusto? Más que eso, esto es una canallada. Los trabajadores damos la cuarta parte de nuestra nómina (el 24% para las bases imponibles generales más bajas, y de ahí al 43% creo recordar) para el sostenimiento del Estado, mientras que las mayores fortunas aportan un 1%. Más la subida del IVA, los impuestos especiales (hidrocarburos, alcohol, tabaco, electricidad), los repagos…el peso del Estado recae principalmente sobre las rentas del trabajo. Y claro, al no distribuir la carga fiscal, haciendo que los hombros más poderosos colaboren, el peso que nos toca soportar a la plebe es mayor.

¿Solución? Aprovecharnos nosotros, los de abajo, los desgraciadillos, de las ventajas que la ley da a los burgueses. ¿Cómo? Pues como siempre, de la única forma en que podemos valer algo, uniéndonos, colaborando.

Una SICAV debe tener más de 100 partícipes y más de 2,4 millones de euros. Pero los 100 partícipes es un mínimo, no hay cantidad máxima. Esos 2,4 millones de euros los podemos reunir con los ahorros de 1.000 trabajadores, por ejemplo (a una media de 2.400€). El carácter de la SICAV no sería especulativo (inversiones en mercados de renta variable…) sino simplemente haría lo que todos nosotros hacemos por separado: contratar depósitos bancarios. Aunque moviendo millones de euros podríamos negociar mejores condiciones que si vamos con unos pocos miles. Y a final de año, nos ahorrábamos unos duros a la hora de retratarnos con Hacienda (exactamente, el 21% que pagamos ahora, por el 1% que pasaríamos a pagar, nos ganamos el 20% de nuestras rentas del capital, que cada uno vaya a buscar su declaración y vea cuánto suponen).

Para detener el desalojo de una familia, hay pocas personas con la generosidad y valentía para apuntarse. Ahora bien, para ahorrarse unos duros con Hacienda todo el mundo iría de cabeza. Por eso estoy seguro del éxito de esta iniciativa, porque juega con la codicia humana a nuestro favor. En cuanto montásemos la primera, y se corriese la voz de que hemos inventado la forma de pagar (de forma exquisitamente legal, además) menos impuestos, todo el mundo correría a apuntarse o montar otra al grito de tonto el último. Es fácil encontrar a 1000 personas que quieran pagar menos impuestos, y las otras vendrán en tromba. No hay que apelar a la generosidad, a la conciencia de clase, ni esperar a ganar unas elecciones: esta maniobra la podemos realizar YA.

Y como estoy absolutamente seguro que ni éste ni ningún gobierno va a consentir que los ciudadanos nos vayamos de rositas, pues los privilegios de los ricos dejan de serlo si son de todos, no tendría más remedio que legislar para acabar con la aberración de las SICAV.

Que es al final el objetivo. Pues no quiero pagar menos impuestos, pero sí que quiero que, ya que yo pago porque no me queda más puto remedio, que paguemos TODOS. Empezando por los que más tienen.

Insisto: O jugamos todos, o se rompe la baraja.

+

Me gusta el ajedrez, y la estrategia en general. Lo antedicho me parece un buen movimiento, jugando las piezas en el terreno del contrario y forzando al gobierno a luchar contra sus propias leyes. Al generalizar entre el pueblo la injusticia de las leyes, las reducimos al absurdo por la vía de los hechos. En vez de oponernos a una ley que nos disgusta, nos servimos de ella acorralando al gobierno. Un elegante jaque.

Como decía en el caso de la Huelga General, una de las cosas que más me exasperan de la izquierda española es su falta de sentido estratégico, de inteligencia al planear una concatenación de pasos que conduzcan a un objetivo.

Para empezar, es que ni tan siquiera creo que exista un objetivo. Cargamos contra cualquier trapo que nos agitan frente al hocico. Y así, nos van toreando, fatigando, derrotando.

29 diciembre 2012

Un futuro para Galicia

Filed under: ecología — Mendigo @ 1:19

En el artículo de Euros por tonelada, un lector ha comentado pidiendo alternativas al eucalipto. La alternativa es valorizar nuestra tierra, no plantando en ella una especie maldita que ninguna nación quiere, sino cultivos que aporten valor al propietario, pero también a la sociedad. Mi alternativa es darse una vuelta por Europa y ver el tipo de aprovechamiento del territorio que se está haciendo, que conjuga rentabilidad económica con respeto al medio. En Galicia, hasta ahora, tenemos lo peor de los dos mundos: destrucción de los ecosistemas y, sin embargo, y, por eso mismo, incapacidad de salir del ciclo de pobreza y emigración en que llevamos metidos más de dos siglos.

La contestación es en gallego, pero si alguien tiene dificultad para leerlo la traduzco en un momento al castellano (al portugués no hará falta), pues lo que reza para Galicia es perfectamente trasladable a otros rincones de esta esquilmada y maltratada Península.

+

Unha cousa, os toxos, as xetas, as estrugas, as silvas ou as carqueixas son o xeito que ten a Natureza de rexenerarse. En Galicia o home presionou moito sobre o bosque e, logo, coa emigración, abandonáronse esas terras, sendo reconquistadas polas matogueiras (como primeiro paso para voltar ó bosque). Non son malas de por sí. De feito, cando estiven na Normandía, decateime de que estaban a sementar SILVAS e TOXOS. Eu, que tanto teño loitado por eliminalas da miña terra, alucinaba. Pero é certo, ten eles razón, é o xeito de crear terra para poder dentro duns anos plantar árbores.

Agora, o que dis dos eucaliptos. Os eucaliptos no son malos, son inda peores. Dende un punto de vista ecolóxico, porque desprazan as especies autóctonas, deixan o monte morto e a terra exhausta. Pero dende un punto de vista socioeconómico, son rendibles a curto prazo para os productores pero non a sociedade. ¿Por que? Precisamente por algo que vostede di: NON XENERAN POSTOS DE TRABALLO. Os eucaliptos casi que non precisan de mao de obra: plántanse un día e alí os deixas estar ata 15-20 anos despois, que os cortas. Unha e outra actividade están mecanizadas, co cal as horas de traballo por hectárea e ano son mínimas. Vostede fala de ENCE. ¿Cantos postos de traballo da ENCE? 300? Só co dano que fai no sector turístico e pesqueiro da Ría de Pontevedra, podemos dicir que ENCE quita máis postos de traballo e máis riqueza da que aporta (o producto que obtén é de moi baixo valor engadido, é cargado no peirao de Marín e o papel faise fora).

Agora dígolle a vostede: ¿Cantos postos de traballo se crearían se retirásemos os eucaliptos e os sustiuíramos por frutáis? A costa galega ten condicións edafolóxicas e climáticas para cultivar gran número de especies, dende a laranxa na bisbarra do Rosal, ó kaki, o kiwi, a pereira, a mazaira, as avelairas… E no interior, os castiñeiros, as noguerias, as cerdeiras, os pexegueiros…

Os frutais precisan de moita mao de obra, hai que traballar a terra, que limpala, que coidar as árbores, que recoller a froita… Iso son moitas horas de traballo ano tras ano, nada que ver co eucalipto, que o plantas e alí se queda. Se ENCE xenera postos de traballo, que dicir da industria transformadora alimentaria que podería xurdir nesta terra tan fértil como mal aproveitada.

Ademáis, cómpre lembrar que moitas leiras que agora están de eucalipto, foron hortas e terras de labor. Se antano tiñan tomates, patacas, pementos…non sei por que, tras unha labor de rexeneración da terra, non poderían volver a telos. E estou falando de productos de alto valor engadido, que dan colleitas todo o ano, dos cales existe ampla demanda na Europa, que poderíamos exportar aproveitando as vías marítimas. Deixarían moitos máis cartos na sociedade galega que a madeira barata, despois de pagar uns salarios que tamén quedarían nesta sociedade (duplo beneficio). E as árbores terían, o fin do seu ciclo productivo, unha valor residual maior ca do eucalipto (moitas especies, como a cerdeira, o castiñeiro ou a nogueira ten unha gran aceptación en ebanistería).

Son todo vantaxes para Galiza.

Bastaría con transformar a metade das extensións de piñeiro e eucalipto en cultivos, para convertirnos na despensa de Europa. Temos sol no vrao e choivas espalladas todo o ano, nas medidas perfectas para moitas especies. Pódese dicir que temos o clima perfecto para a agricultura, isto podería, tería que ser un verxel, e non o inferno no que o convertiron as celulosas.

Unha metade a producir comida (artigo con moito futuro). E a outra metade, reforestar con especies autóctonas, rexenerando os ecosistemas e prantando a semente do que sería unha sólida industria turística de xentes que viñeran admirar a nosa terra (agora mesmo da entre noxo e mágoa, é unha vergoña o que temos que amosar os visitantes).

É un plan de futuro que propoño. Outro é seguir co plano que deseñou o franquismo para Galicia, como productora de madeira barata, e mao de obra inmigrante aínda máis barata. Podemos seguir como estamos, con eucaliptos como un país do terceiro mundo (eu non atopei eucaliptos en ningún outro rincón de Europa fora do Oeste peninsular), con paro, despoboamento do rural, emigración, pobreza… Se alguén pensa que o camiño seguido ata o de agora é o correcto, pois nada, podemos perder outro medio século facendo o mesmo.

+

Edito: Leo que uno de los efectos de la nueva Ley de Costas es la ampliación de la concesión a ENCE en la Ría de Pontevedra, decisión que ya no será cuestión de la Xunta sino que se tomará en Madrid. Prometieron que ENCE dejaría de contaminar la comarca en el 2018, ahora es posible que se quede 35 años más. Y dentro de 35 años…

Si la papelera se queda, se quedarán los eucaliptos que la alimentan, lo cual es una catástrofe ambiental y económica para Galicia.

Hay que ver lo que cambia la reforma de una ley…

25 diciembre 2012

Io, Saturnalia!

Filed under: religión — Mendigo @ 2:10

El cristianismo es de todo menos original. No deja de ser la herejía occidentalizante que se generó en la Palaestina helenística a partir de otra religión, la hebrea, que ya era un verdadero refrito de tradiciones religiosas más antiguas (Súmer, Egipto, Babilonia…).

Cuando el cristianismo alcanzó el poder político en el Imperio Romano tras la batalla del puente Milvio, tenía la fenomenal tarea de desmontar una inextricable red de creencias religiosas de muy diversas procedencias que se desarrollaban a lo largo y ancho del imperio. Frecuentemente, lo que hizo fue, incapaz de derribar el edificio, cubrir su policromía con una mano de pintura y pintarle cruces por encima. Este sincretismo religioso genera absurdos como la pléyade de vírgenes y santos que se fueron inventando para disimular los cultos paganos a los dioses, daimones, lares a los que el pueblo rendía culto en fuentes, árboles, colinas… Curioso para una religión que se dice monoteísta (tanto el islam como el protestantismo reaccionaron contra esta fantochada).

Los acontecimientos religiosos más importantes en casi todas las religiones están relacionados con el ciclo solar. Es el más básico, fácilmente observable y de mayores consecuencias, especialmente en sociedades agrícolas. La Iglesia disfrazó la fiesta del solsticio de verano y sus hogueras, tan antiguas como el mundo, como la fiesta de San Juan. El resultado es como ponerle un calcetín en el morro de un burro y pretender que es un elefante.

Otro ejemplo de cristianización cogida por los pelos: el día santo de la semana, el Domingo (Dominicus dies, es decir, día del Señor), no es más que el día del Sol Invicto, la jornada de descanso romana de la cual aún se acuerdan los anglosajones cuando descansan en el Día del Sol (Sunday).

Pero volvamos al otro solsticio, que como os imagináis es de lo que os quería hablar. Según la tradición cristiana, Juan fue concebido seis meses antes que su primo: Jesús. Así que si situamos el nacimiento de uno en el solsticio de verano, el otro cae medio año después, en…¡qué casualidad, el solsticio de invierno! Exactamente, en la celebración del triunfo del Sol (el Dios de Dioses) sobre las tinieblas, el renacimiento que ya lleva en sí la promesa de la primavera, el inicio de otro ciclo vital.

De esta forma, el cristianismo contraprogramaba el nacimiento de la otra deidad oriental que le disputaba la hegemonía esos días en Roma: Mitra (también nacido durante el solsticio de invierno de una virgen, como otros tantos otros Dioses de la Historia de la Superstición Religiosa).

Por estos días, los romanos celebraban las Saturnales, festividad en la que se homenajeaba al padre de Saturno, el Dios de la agricultura, uno de los Dioses más antiguos del panteón romano. Durante la semana que precedía al solsticio de invierno, se cerraban los negocios, los tribunales y las escuelas, la gente dejaba el trabajo y se dedicaba a festejar junto a parientes y amigos. Se intercambiaban regalos, abrazos y buenos deseos, se decoraba la puerta de la casa con coronas de hojas, los árboles se engalanaban con figuritas de terracota y en las casas lucían las velas ofrendadas por los amigos, era una época de paz en la que estaba prohibido declarar la guerra ni condenar a muerte (lo cual no tiene mérito, ya que ni el Senado celebraba sesiones ni, como hemos dicho, había juicios).

Sin nada que hacer en el campo, con las barricas llenas de vino joven, los silos de grano y acabado el tiempo de la ceba y llegado el de la matanza, era un tiempo de abundancia y de holganza. Durante estos días la gente se prodigaba con la comida, la bebida y el sexo, y se permitían las apuestas en los juegos de azar. Dentro de esta categoría entraba un tipo de juego muy parecido a nuestra lotería de Navidad, con bolitas y todo, muy popular.

Octavio y Calígula intentaron recortar los días festivos de la Saturnalia; infructuosamente, pues era una fiesta demasiado arraigada. Lo cual tiene su gracia pues muestra que el mismo Augusto tenía menos dominio sobre sus súbditos que la Espe (que sí que ha logrado cargarse los puentes en Madriz). Y es que a la lideresa sólo le falta nombrar emperador a su caballo, para asemejarse a Calígula. Aunque bien pensado, Ignacio González…

Incluso tenían una costumbre sospechosamente similar a nuestro roscón de reyes: en el banquete se comía una torta de miel y frutos secos (similar a nuestro turrón) con un haba seca puesta al azar dentro de la masa. Quien la encontrara, sería el rey de la fiesta, el princeps Saturnalicius, al cual habría que obedecer sin rechistar por muy peregrinas que fueran sus órdenes (que lo eran, ahí estaba la gracia). El rey podía ser cualquiera, también un niño o un esclavo.

Porque aquí acaban las semejanzas con la Navidad. El cristianismo consintió seguir celebrando este culto pagano bajo otro nombre, pero lo que no toleró es el carácter igualitario de la fiesta, el cual consideraba que atentaba contra el orden divino. Y es que, durante la Saturnalia, amos y esclavos comían de la misma mesa, y estos tenían licencia para hablar con libertad a sus amos, cubriéndolos de reproches. En algunas familias, portaban los vestidos de los amos (principalmente el pileus, marca del hombre libre) y se hacían servir la mesa por estos. Durante estos días locos la sociedad se volvía del revés, diluyéndose en la fiesta las convenciones y clases sociales.

Lamentablemente, esta confraternización interclasista no perduró a la cristianización de la fiesta.

Tras la prohibición con Teodosio de todo culto que no fuera el cristiano (medida radicalmente ajena a la tradicional tolerancia romana), el Imperio-Iglesia se vio ante la tesitura de tener que hacer la vista gorda, cambiando oficialmente el nombre de las cosas para no caer en el absurdo de poner fuera de la legalidad a la mayoría de la población, aún seguidora de los antiguos ritos. Como no podían impedir que siguieran celebrando el Natalis Solis Invictis, disimulaban haciendo creer que creían que lo que celebraban era el nacimiento del profeta de la nueva religión (años más tarde aupado a la categoría de Dios, en el Concilio de Nicea). Y con esa mentira oficial, todos tan contentos. Poco a poco, el poder consiguió que el origen de la fiesta quedara en el olvido, introduciendo el nuevo catecismo que, con la fuerza de los años, fue adoptado por la población en la ignorancia de que, bajo las formas cristianas, estaban aún festejando a los dioses de sus antepasados.

Nota: Forzar el nacimiento de Cristo en el solsticio de invierno (el Papa Julio I en el año 350…d.C) para desplazar cultos anteriores lleva a contradecir a su propio texto sagrado y lo que es peor, al mismísimo sentido común. Lucas (2:8) nos cuenta que un ángel se les apareció a los pastores que velaban el ganado para anunciar el natalicio. Nadie que tenga un poco de cerebro puede pensar que en lo más duro del invierno, la noche más larga del año, los pastores duerman al raso junto con el ganado (esta noche pronostican mínimas de 5ºC en Jerusalén, en cuyos alrededores está Belén). Aún hoy, en Palestina, el ganado es estabulado al final del otoño y no salen con los rebaños hasta acabar Marzo. Si Yahveh y los sionistas lo permiten.

+

Para acabar os dejo con un divertido cómic sobre este asunto. Lástima que esté en lengua bárbara, pero creo que se sigue bastante bien aun para los que tenemos un nivel flojo.

20 diciembre 2012

Si no justicia, al menos caridad

Filed under: política — Mendigo @ 23:11

Un rápido apunte.

Desde hace meses un señor mayor ha convertido un cajero del BBVA en su hogar. La noche la pasa dentro y el día, cuando el banco está abierto (el malo, el que arruina a la gente), en el banco que está enfrente (el bueno, el que sirve para que la gente descanse).

He cogido el SIGPAC y me he puesto a medir.

En la misma calle, a 136m del cajero hay un edificio de la Xunta, antes era una Delegación de nosequé, pero fueron trasladadas esas oficinas y lleva un par de años vacío. En la misma calle, en sentido contrario, a 194m del susodicho cajero, está la antigua comandancia de la Guardia Civil, propiedad del Ministerio del Interior. Un enorme edificio de piedra totalmente vacío desde hace años, que fueron trasladados a otro complejo mayor al otro lado de la ría.

Hay más edificios vacíos y muchas más personas durmiendo en la calle, tomo simplemente este caso como ejemplo. El coste que supone tomar uno de estos edificios, y habilitarlo con lo mínimo como albergue para personas sin hogar es irrisorio. Sirven colchones usados de los que se tiran cada día, aún sin cama. Siempre será mejor que dormir sobre el suelo, sobre unos cartones. También las mantas pueden salir simplemente gratis recurriendo a la colaboración vecinal. Alguien que se encargue de la limpieza y vigilancia del centro, que puede sólo albergue de noche, o habilitarse como comedor.

Fijaos que no estoy pidiendo la luna. No recuerdo que hay miles de personas durmiendo en la calle en un país con millones de pisos vacíos, muchos de los cuales son propiedad de bancos rescatados con dinero público, incluso de bancos que pertenecen al Estado vía FROB. Estoy hablando de inmuebles públicos en desuso, algunos deteriorados, que no tienen más función que dar cobijo a las arañas. En este blog siempre hablo de justicia, desdeñando la piedad, la caridad, la limosna. Bueno, pues ahora ya pido aunque sea la limosna, el dar un cobijo a personas que van a pasar este invierno al raso. Lo mínimo, para que esos miles de desposeídos, QUE SON CIUDADANOS, este invierno no mueran congelados o de las enfermedades asociadas al frío.

Si no hay la justicia que persigue la izquierda, al menos la caridad que promueve la derecha. Asegurar la supervivencia, no permitir que nadie muera en la noche como un animal salvaje.

Habrá quien piense que recordar los inmuebles vacíos en manos del Estado es demagogia. No lo es, sé que no sólo es perfectamente factible, es que supondría un esfuerzo presupuestario minúsculo, infinitesimal para el Estado. Recuerdo que esos edificios son públicos, es decir, de todos, también de los ciudadanos que, a pesar de perderlo todo, no han perdido su condición de ciudadano. ¿Por qué simplemente no les abren las puertas de algo que es suyo, y que no tiene otro uso?

Estamos hablando de un coste que se mediría en un orden de magnitud de los miles de euros (una mano de pintura, colchones viejos, alguien que limpie y vigile y un plato de comida caliente), para dar cobijo a una capital de provincia con un presupuesto de 77 millones de euros, de los que 564 mil van a remuneración de “altos cargos” (el cargo más alto es el alcalde, y es un zampabollos, como serán los otros). Sobre el presupuesto de la Xunta (10.500 M€) o del Ministerio del Interior (8.600 M€) mejor ni añado nada.

Es posible, por supuesto que es posible, si están construyéndose dos nuevos puentes sobre el Lérez, uno de los cuales para el AVE, cómo una sociedad no va a poder permitirse el tener un albergue abierto que proporcione comida y cobijo a los que lo perdieron todo. No sólo es posible sino que sería insultantemente sencillo, con un coste abslutamente irrelevante.

¿Realmente el Estado no puede sacar unos miles de euros para asegurar al menos la supervivencia de los indigentes?

Vamos a dar un paseo por La Cebolla, sólo las últimas noticias:

120.000€ en promocionar el ejército
Otros 1.865 millones de euros tirados a la basura
Una alcaldesa con mayordomo y un despacho más grande que la Sala Oval de la Casa Blanca
El Estado perderá 1.500 M€ con las preferentes
Documental de la BBC sobre el despilfarro valenciano
A 31 de octubre, el gasto en Defensa era de más de 9.000 millones de euros, una cifra muy superior a los 6.316 millones presupuestados inicialmente para TODO el 2012

Son sólo unos pocos ejemplos, seguro que tenéis en mente muchos más. Si todo lo anterior no sólo es posible, sino que se ha llevado a cabo con dinero público, quien diga que habilitar un inmueble público vacío como albergue supone un gasto inasumible miente, miente de forma vergonzante. De hecho, el esfuerzo sería tan minúsculo que es vergonzoso, cuando no criminal, que no se realice. Hay prioridades de gobierno, y proteger la vida humana debe ser la primera.

Si entre salones de congresos, infraestructuras inútiles y canapés pagados por el Senado la vida humana pasa al último lugar de las prioridades de gobierno, es que este régimen es moralmente inadmisible, ilegítimo, debe ser derrocado y sus responsables enjuiciados y encarcelados. Semejante levedad y desprecio por el pueblo que la que muestra la casta en su gobierno, llevo al Antiguo Régimen francés a perder la cabeza. La casta y el pueblo viven en dos mundos distintos, con intereses y necesidades radicalmente distintas.

+

Actualizo: otros 730 millones más para la banca.

14 diciembre 2012

ITV, la prueba del algodón

Filed under: política — Mendigo @ 0:06

Las ITVs sirven para algo más que para revisar el coche: también sirven para revisar la honradez de un gobierno autonómico.

Me explico. Las ITVs son estaciones dependientes de empresas privadas, que cuentan con un mercado cautivo (la ley obliga a pasar por ellas cada tanto tiempo, y con el envejecimiento del parque automóvil su recaudación va a subir). El gobierno regional de turno negocia una tarifa con la empresa, que será el impuesto privado que tendrán que pagar todos los automovilistas que no estrenen coche cada 5 años, podíamos decir los automovilistas “pobres” (yo debo ser muy pobre, porque el más moderno de nuestros vehículos va a cumplir 15 años, y el más anciano 20).

Pues bien, si una empresa en una comunidad autónoma ofrece este servicio de inspección por tanto (y entiendo que esa empresa no es una ONG y en el concurso ofrece esa tarifa porque va a ganar dinero), la diferencia con la que presta ese servicio más caro va directamente a beneficios (windfall profits? o simplemente corrupción sirviéndose de papá-Estado?).

Porque los costes de una empresa de inspección en Asturias o en Galicia no veo yo porqué han de variar, como para justificar que los primos asturianos paguen un 36% menos por el mismo servicio.

En realidad, el politicastro de turno pone en bandeja de plata a la ciudadanía (en este caso, los propietarios de vehículos viejunos), ofreciéndosela a una empresa que los sablea por ley en provecho propio. Para la empresa es un negocio redondo a riesgo cero: cifra de negocios previsible, demanda asegurada, no hay que competir con nadie, no hay que gastar en marketing pues todos sabemos que tenemos que pasar por sus garras, y si no, unos señoritos de verde nos lo recuerdan amablemente… Un chollo de negocio, el sueño húmedo de cualquier empresario, una soberbia prebenda.

Lo que no sabemos es qué (o cuánto) recibirá el politicucho a cambio de vendernos al empresario ITVero. Pero si hay justicia en este mundo, el empresario debería agradecer su amistad de forma proporcional al margen de beneficios que proporcionará esta regalía.

Y ahí quería yo llegar. Si cogemos la lista de precios de un mismo servicio como es la ITV (tomo los vehículos diésel, ya que representan el grueso del parque automóvil) en las diferentes CCAA y las ordenamos por su coste, obtenemos una imagen bastante parecida al mapa de la corrupción política española.

Diesel
Valencia 63,23€
Castilla y León 55,72€
Cantabria 51,55€
Ceuta 50,48€
Madrid 50,23€
Murcia 47,38€
Baleares 45,01€
Castilla-LM 44,34€
Aragón 43,27€
Galicia 42,40€
País Vasco 41,43€
Cataluña 41,40€
Canarias 40,31€
Andalucía 39,99€
La Rioja 39,25€
Melilla 34,28€
Navarra 29,40€
Asturias 27,10€
Extremadura 25,67€

¿Casualidad? Yo más bien prefiero verlo como un sencillo ejemplo de cuán caro le sale a una sociedad tolerar, consentir y apoyar la corrupción. El coste de la ausencia de democracia, la falta de fiscalización popular de los contratos públicos, la impunidad en que se mueven tomando decisiones lesivas contra el interés de sus administrados, pero muy provechosas para la casta.

Por cierto, tan hartos debían estar los valencianos de pagar esas tarifas, que empezaron a pensar que a lo mejor les compensaba hacer los kilómetros hasta la ITV de otra comunidad vecina (la diferencia con la más barata, Extremadura, es brutal, es dos veces y media más caro por el mismo servicio).

Pues aquí están los gobernantes valencianos, que parece que sólo tienen inteligencia cuando se trata de desplumar al ciudadano: se sacan una medición extra de la manga, para obligar a los valencianos a pasar la inspección en la estación que les corresponde. ¿No suena mafioso? Los capos repartiéndose su ámbito de influencia. Casi medieval, los vasallos van ligados a la tierra.

+

Actualizo:

El Economista – Felip Puig, salpicado por la trama de las ITV

Página siguiente »

A %d blogueros les gusta esto: