La mirada del mendigo

25 diciembre 2012

Io, Saturnalia!

Filed under: religión — Mendigo @ 2:10

El cristianismo es de todo menos original. No deja de ser la herejía occidentalizante que se generó en la Palaestina helenística a partir de otra religión, la hebrea, que ya era un verdadero refrito de tradiciones religiosas más antiguas (Súmer, Egipto, Babilonia…).

Cuando el cristianismo alcanzó el poder político en el Imperio Romano tras la batalla del puente Milvio, tenía la fenomenal tarea de desmontar una inextricable red de creencias religiosas de muy diversas procedencias que se desarrollaban a lo largo y ancho del imperio. Frecuentemente, lo que hizo fue, incapaz de derribar el edificio, cubrir su policromía con una mano de pintura y pintarle cruces por encima. Este sincretismo religioso genera absurdos como la pléyade de vírgenes y santos que se fueron inventando para disimular los cultos paganos a los dioses, daimones, lares a los que el pueblo rendía culto en fuentes, árboles, colinas… Curioso para una religión que se dice monoteísta (tanto el islam como el protestantismo reaccionaron contra esta fantochada).

Los acontecimientos religiosos más importantes en casi todas las religiones están relacionados con el ciclo solar. Es el más básico, fácilmente observable y de mayores consecuencias, especialmente en sociedades agrícolas. La Iglesia disfrazó la fiesta del solsticio de verano y sus hogueras, tan antiguas como el mundo, como la fiesta de San Juan. El resultado es como ponerle un calcetín en el morro de un burro y pretender que es un elefante.

Otro ejemplo de cristianización cogida por los pelos: el día santo de la semana, el Domingo (Dominicus dies, es decir, día del Señor), no es más que el día del Sol Invicto, la jornada de descanso romana de la cual aún se acuerdan los anglosajones cuando descansan en el Día del Sol (Sunday).

Pero volvamos al otro solsticio, que como os imagináis es de lo que os quería hablar. Según la tradición cristiana, Juan fue concebido seis meses antes que su primo: Jesús. Así que si situamos el nacimiento de uno en el solsticio de verano, el otro cae medio año después, en…¡qué casualidad, el solsticio de invierno! Exactamente, en la celebración del triunfo del Sol (el Dios de Dioses) sobre las tinieblas, el renacimiento que ya lleva en sí la promesa de la primavera, el inicio de otro ciclo vital.

De esta forma, el cristianismo contraprogramaba el nacimiento de la otra deidad oriental que le disputaba la hegemonía esos días en Roma: Mitra (también nacido durante el solsticio de invierno de una virgen, como otros tantos otros Dioses de la Historia de la Superstición Religiosa).

Por estos días, los romanos celebraban las Saturnales, festividad en la que se homenajeaba al padre de Saturno, el Dios de la agricultura, uno de los Dioses más antiguos del panteón romano. Durante la semana que precedía al solsticio de invierno, se cerraban los negocios, los tribunales y las escuelas, la gente dejaba el trabajo y se dedicaba a festejar junto a parientes y amigos. Se intercambiaban regalos, abrazos y buenos deseos, se decoraba la puerta de la casa con coronas de hojas, los árboles se engalanaban con figuritas de terracota y en las casas lucían las velas ofrendadas por los amigos, era una época de paz en la que estaba prohibido declarar la guerra ni condenar a muerte (lo cual no tiene mérito, ya que ni el Senado celebraba sesiones ni, como hemos dicho, había juicios).

Sin nada que hacer en el campo, con las barricas llenas de vino joven, los silos de grano y acabado el tiempo de la ceba y llegado el de la matanza, era un tiempo de abundancia y de holganza. Durante estos días la gente se prodigaba con la comida, la bebida y el sexo, y se permitían las apuestas en los juegos de azar. Dentro de esta categoría entraba un tipo de juego muy parecido a nuestra lotería de Navidad, con bolitas y todo, muy popular.

Octavio y Calígula intentaron recortar los días festivos de la Saturnalia; infructuosamente, pues era una fiesta demasiado arraigada. Lo cual tiene su gracia pues muestra que el mismo Augusto tenía menos dominio sobre sus súbditos que la Espe (que sí que ha logrado cargarse los puentes en Madriz). Y es que a la lideresa sólo le falta nombrar emperador a su caballo, para asemejarse a Calígula. Aunque bien pensado, Ignacio González…

Incluso tenían una costumbre sospechosamente similar a nuestro roscón de reyes: en el banquete se comía una torta de miel y frutos secos (similar a nuestro turrón) con un haba seca puesta al azar dentro de la masa. Quien la encontrara, sería el rey de la fiesta, el princeps Saturnalicius, al cual habría que obedecer sin rechistar por muy peregrinas que fueran sus órdenes (que lo eran, ahí estaba la gracia). El rey podía ser cualquiera, también un niño o un esclavo.

Porque aquí acaban las semejanzas con la Navidad. El cristianismo consintió seguir celebrando este culto pagano bajo otro nombre, pero lo que no toleró es el carácter igualitario de la fiesta, el cual consideraba que atentaba contra el orden divino. Y es que, durante la Saturnalia, amos y esclavos comían de la misma mesa, y estos tenían licencia para hablar con libertad a sus amos, cubriéndolos de reproches. En algunas familias, portaban los vestidos de los amos (principalmente el pileus, marca del hombre libre) y se hacían servir la mesa por estos. Durante estos días locos la sociedad se volvía del revés, diluyéndose en la fiesta las convenciones y clases sociales.

Lamentablemente, esta confraternización interclasista no perduró a la cristianización de la fiesta.

Tras la prohibición con Teodosio de todo culto que no fuera el cristiano (medida radicalmente ajena a la tradicional tolerancia romana), el Imperio-Iglesia se vio ante la tesitura de tener que hacer la vista gorda, cambiando oficialmente el nombre de las cosas para no caer en el absurdo de poner fuera de la legalidad a la mayoría de la población, aún seguidora de los antiguos ritos. Como no podían impedir que siguieran celebrando el Natalis Solis Invictis, disimulaban haciendo creer que creían que lo que celebraban era el nacimiento del profeta de la nueva religión (años más tarde aupado a la categoría de Dios, en el Concilio de Nicea). Y con esa mentira oficial, todos tan contentos. Poco a poco, el poder consiguió que el origen de la fiesta quedara en el olvido, introduciendo el nuevo catecismo que, con la fuerza de los años, fue adoptado por la población en la ignorancia de que, bajo las formas cristianas, estaban aún festejando a los dioses de sus antepasados.

Nota: Forzar el nacimiento de Cristo en el solsticio de invierno (el Papa Julio I en el año 350…d.C) para desplazar cultos anteriores lleva a contradecir a su propio texto sagrado y lo que es peor, al mismísimo sentido común. Lucas (2:8) nos cuenta que un ángel se les apareció a los pastores que velaban el ganado para anunciar el natalicio. Nadie que tenga un poco de cerebro puede pensar que en lo más duro del invierno, la noche más larga del año, los pastores duerman al raso junto con el ganado (esta noche pronostican mínimas de 5ºC en Jerusalén, en cuyos alrededores está Belén). Aún hoy, en Palestina, el ganado es estabulado al final del otoño y no salen con los rebaños hasta acabar Marzo. Si Yahveh y los sionistas lo permiten.

+

Para acabar os dejo con un divertido cómic sobre este asunto. Lástima que esté en lengua bárbara, pero creo que se sigue bastante bien aun para los que tenemos un nivel flojo.

24 comentarios »

  1. Pues que pases buenas Saturnales, y santas pascuas :p

    Comentario por picapiedra — 25 diciembre 2012 @ 2:26 | Responder

    • Muy buenas compañero! Dichosos los ojos, cuán poco te prodigas últimamente!

      Yo desde luego, prefiero una buena orgía para celebrar la Saturnalia, a no darle a la zambomba cantando chorradas navideñas. Dónde va a parar!😉

      Comentario por Mendigo — 25 diciembre 2012 @ 10:38 | Responder

  2. Se llamen como quieran, espero que pases unos buenos días de descanso. Un abrazo.

    Comentario por Sonia — 25 diciembre 2012 @ 10:01 | Responder

    • Hola Sonia!

      Descanso no sé si tendré mucho, pues estamos en época de poda y transplante, así que los pocos días que estoy en el pueblo ando agachando el espinazo. Pero sarna con gusto no pica, y yo estoy encantado de la faena.

      Un abrazote!

      Comentario por Mendigo — 25 diciembre 2012 @ 10:40 | Responder

  3. Santas pascuas plim, pásadlo bien sea o no sea saturnalia.

    Por cierto ¿ande es la orgía?😉

    Comentario por Javi — 25 diciembre 2012 @ 11:15 | Responder

    • Pues de eso se trata, 25 de Diciembre o 25 de Marzo ¿qué más da? No hay día a priori especial, es uno mismo el que tiene que procurar que lo sean. Yo me burlo de las fiestas religiosas como de las laicas, es estúpido sentirse contento por decreto, sea el 24 o el 31 de Diciembre. Yo estoy contento cuando tengo motivos para ello, o simplemente cuando me da por ahí. Que no tiene por qué coincidir con ninguna fecha del calendario.

      Y ahora, pasemos a temas interesantes. ¿Cuándo montamos lo de la orgía? En serio, lo digo totalmente en serio, en esta sociedad hacen falta unas buenas orgías, que ayuden a liberarse y desinhibirse.

      Comentario por Mendigo — 25 diciembre 2012 @ 14:49 | Responder

  4. Voy a ver si convenzo a mis cercan@s de lo de la orgía, me ha convencido😀

    Comentario por Sanjuu — 25 diciembre 2012 @ 17:21 | Responder

    • Sabía yo que atenderíais a razones…

      XDDDDDDDDDD

      Comentario por Mendigo — 26 diciembre 2012 @ 0:27 | Responder

  5. Mendigo, tú es que no paras ni cuando los demás descansamos. Yo todavía tengo que escribir sobre un Requiem que tengo pendiente y tú me sales con esto a la vuelta de la Misa de Gallo, con lo beato que me había dejado el obispo, ja, ja, ja.

    Nunca me había planteado de donde venía lo del Sunday. Un inglés me dijo una vez que son el pueblo menos crédulo de la Tierra, y esto lo confirma!

    En cuanto a la orgía, no se si apuntarme, porque a la que me baje los pantalones desanimo al más pintao. Pero bueno, todo es probarlo, que ya está bien de guardar las formas.

    Comentario por Aurora — 25 diciembre 2012 @ 18:47 | Responder

    • Misa del Gallo? Pero eso no es en Fin de Año?

      Aps, pues no. Acabo de consultarlo, es la noche de Nochebuena. Y qué maravilla vocal te ha arrastrado hasta una iglesia para oír misa?

      Ya van varias veces que, estando visitando un monasterio, coincide que están cantando misa los monjes. La última creo que fue en Austria, aunque la más impresionante fue sin duda Silos. Es una música de una austeridad conmovedora, verdaderamente grato para el espíritu.

      Para ser tan anticlerical, he pasado muy buenos momentos visitando algunas iglesias. Insisto: necesitamos crear espacios de reflexión, meditación, en las ciudades. Lugares donde el politono de un móvil sea castigado con cincuenta vergajazos. Espacios donde los sentidos no sean agredidos por ruidos y luces estridentes incitando a comprar, una atmósfera de recogimiento donde reine el silencio y la penumbra. Por supuesto, desprovista de cualquier elemento religioso o con cualquier otra significación particular, supersticiosa o no. Un lugar neutro, para la instrospección o el mero descanso sensorial de la grosería reinante en las calles.

      Bueno, rollos aparte. Tú agárrate al obispo y os venís a la orgía.🙂

      Comentario por Mendigo — 26 diciembre 2012 @ 0:39 | Responder

  6. […] Io, Saturnalia! […]

    Pingback por Io, Saturnalia! — 25 diciembre 2012 @ 23:07 | Responder

  7. Excelente explicación. A mí se me llevan los demonios cuando veo en los libros eso de “Juliano el Apóstata”. No, no. CONSTANTINO el Apóstata; Juliano, el Restaurador. Ah, los viejos tiempos de Saturnalia…

    Comentario por deploreibol — 26 diciembre 2012 @ 11:49 | Responder

  8. Hay que aclarar algunas cosas.
    – Ninguna religión es ni pretende ser original; ni tampoco los idiomas. El cristianismo no es la excepción.
    – Aunque la religión hebrea tiene elementos de otras religiones, es absurdo decir que es un refrito de ellas. En cualquier caso, estaría relacionada con el Zoroastrismo, que no es considerada pagana y es una religión monoteísta muy interesante.
    – La Navidad no sólo se celebraba en el Imperio Romano; el cristianismo se extendía más allá que el imperio romano.
    – La Biblia nunca señala le fecha exacta del nacimiento de Jesús (no, no fue en enero 1 del año 0, ni el 25 de diciembre).
    – La fiesta de Saturnalia no es navidad, pero se celebraba en una fecha similar debido a que la iglesia trató de sustituirla por la festividad de Navidad.
    – Por otra parte, ¿qué hace una fiesta igual a otra? La navidad celebra nacimiento de Jesús, no de Saturno. Es absurdo decir que sean la misma festividad.
    – Incluso suponiendo que la navidad tiene elementos de la festividad de Saturnalia, ¿Cuál es el problema? Es tradición, y no estamos adorando a Saturno.

    Comentario por kvankam — 27 diciembre 2012 @ 21:09 | Responder

    • Lo siento no me puedo resistir contestar ;):
      – “Ninguna religión es ni pretende ser original” ¿cómooorl? TODAS las religiones, sobre todo la católica y sus hermanas, pretenden y proclaman ser originales y las únicas verdaderas (aunque sí es cierto que de original tienen poco). La religión católica, musulmana, etc. (que tienen la misma raíz y en realidad son la misma religión con libracos distintos) afirma cada una de ellas ser la única y verdadera, y todas las demás (incluso aquellas de las que provienen) falsas herejías por las que a menudo se ha condenado a muerte a la gente.
      – La religión hebrea tiene elementos de otras muchas religiones, no sólo del zoroastrismo. Y sí se puede considerar un refrito ya que nació cogiendo elementos de varias religiones, y a lo largo de los siglos ha ido añadiendo nuevos elementos de otras religiones a medida que iba surgiendo.
      – La Navidad no sólo se celebraba en el Imperio Romano. Cierto: de hecho se celebraba en toda Europa y parte de Asia (cada cultura a su manera), por ser la fiesta que celebra el solsticio de invierno: el nuevo nacimiento del Sol, el momento en el que se llega a lo peor del invierno (los días más cortos y fríos) y preludio de días cada vez más largos y cálidos. Dada la importancia que ésto tiene para la cosecha,, la calidad de vida, etc.). Es una fecha tan importante que incluso en numerosos lugares de culto de la edad de bronce (e incluso anteriores) habían desarrollado, o directamente tallado en la roca, sistemas para calcular ambos equinocios por la posición del sol.
      – La fiesta de Saturnalia no es navidad… pero tienen la misma base. La fecha similar no es pura coincidencia, sino que es totalmente lógico que, fuera de las zonas ecuatoriales, se celebren los equinocios de verano (cristianizado como San Juan) y de invierno (cristianizado de rebote como la Navidad).
      – Ya no pongo nada más porque sería repetirme.

      Comentario por marcostonhin — 28 diciembre 2012 @ 16:48 | Responder

    • Muy buenas, Kvankam. Bienvenido.

      Marcos se me ha adelantado, pero no puedo privarme del placer de aclarar sus aclaraciones. Espero no ser redundante.

      “Ninguna religión es ni pretende ser original; ni tampoco los idiomas. El cristianismo no es la excepción.”
      Una religión es vista:
      a) como una creación social, un rasgo cultural como puede ser la gastronomía o los trajes populares. Este es el punto de vista externo, es decir, de aquél que no pertenece a esa religión (es ateo respecto de ese Dios o conjunto de Dioses).
      b) como un conjunto de normas inmutables otorgadas por revelación divina. Este es el punto de vista interno, es decir, el que tiene el creyente en una religión respecto de la suya (mientras que del resto piensa como a) ).
      Si analizamos el cristianismo, y vemos que no es más que un conjunto de elementos tomados de otras religiones y escuelas filosóficas, hemos de concluir que se trata de a), es decir, un rasgo cultural, una construcción humana. Porque de haber sido revelada por un Ser Superior, se esperaría algo más elevado, original, auténtico que no tomar de aquí y de allá mitos y normas. Es decir, vaya porquería de Sumo Hacedor, el que con cachos de religiones de tipo a), es decir, falsas, creadas por el hombre, forma una religión fetén del tipo b), es decir, la verdadera.
      Será que yo tengo un concepto muy elevado de lo que es un Ser Supremo. Si lo mejor a lo que es capaz de aspirar es a los libros de mierda del Talmud, de los Evangelios o del Q’ram…casi mejor me hago creyente de Dioses más elevados, con un estilo literario superior y, desde luego, una moralidad mucho más recta.
      Liev Tolstoi, Rabindranath Tagore o incluso un homosexual como Oscar Wilde son buenos candidatos a la divinidad, desde luego hay en su obra mucho más de divinidad que no es los crueles y ramplones textos sagrados de las religiones abrahámicas. A decir verdad, el Mein Kampf es más humano, más elevado que estas aberraciones literarias y morales.

      Comentario por Mendigo — 28 diciembre 2012 @ 23:34 | Responder

    • “Aunque la religión hebrea tiene elementos de otras religiones, es absurdo decir que es un refrito de ellas. En cualquier caso, estaría relacionada con el Zoroastrismo, que no es considerada pagana y es una religión monoteísta muy interesante.”
      ¿Absurdo? ¿Por qué absurdo? Los hebreos eran un pueblo semita seminómada que vivía del pastoreo y del pillaje a las ciudades del creciente fértil y la ribera oriental del Mediterráneo. En su sedentarización aprendieron a escribir, y a adorar a los dioses de los pueblos más desarrollados. Por ejemplo, el mito del árbol del bien y del mal que aparece en el Génesis, se puede rastrear hasta el árbol de la vida sumerio, que no era ni mucho menos un manzano (que necesita precipitaciones por encima de los 900mm/año) sino una palmera. El mito de Eva, la primera mujer, de la cual se originó Adán es una mala traducción del original sumerio. Desde el Diluvio Universal, presente en varias culturas, a la resurrección y victoria frente a la muerte, que huele al mito de Isis y Osiris (o a Orfeo y Eurídice), toda la Biblia se compone de mitos pretados, orlados con la narrativa épica (genocida) de un pueblo de pastores-bandoleros buscando un sitio donde asentarse a costa de la población autóctona, los filisteos (philistinae, palestinos).

      Comentario por Mendigo — 28 diciembre 2012 @ 23:45 | Responder

    • “La Navidad no sólo se celebraba en el Imperio Romano; el cristianismo se extendía más allá que el imperio romano.”
      Pues no sé ¿En qué época me está hablando? La extensión del cristianismo, como el culto a Mitra u otros cultos asiáticos, fue debida a las tropas romanas que, después de media vida sirviendo en lejanas tierras, volvían al corazón del Imperio trayendo consigo costumbres y creencias nuevas. Hasta el s.V, la extensión del cristianismo se circunscribe prácticamente a pueblos más o menos romanizados.

      “- La Biblia nunca señala le fecha exacta del nacimiento de Jesús”
      No, pero da algunas pistas. Pero efectivamente, adjudicarlo en el solsticio de invierno fue una mentira, una más, del cristianismo, 350 años de muerto el pobre desgraciado que dio origen a toda esta tramoya. De haber sabido todo lo que se haría en su nombre (y lo más grave, decir que era Dios), hubiera enloquecido o se hubiera ahorcado.

      “La fiesta de Saturnalia no es navidad, pero se celebraba en una fecha similar debido a que la iglesia trató de sustituirla por la festividad de Navidad.”
      No se trata de que sustituyera una fiesta por otra. Son tales las semejanzas, que podemos decir que sólo cambió el nombre a la misma fiesta, borrando cualquier referencia a Saturno (prohibido mencionarlo si quieres salvar la vida) y poniendo a Jesusito hasta en la sopa. Pero no es una fiesta diferente en lo esencial, que es celebrar con la familia y amigos un tiempo de abundancia y descanso. Tanto Saturno como Jesús importan bien poco en todo esto, eran la puta excusa para divertirse entre los seres queridos. Seguro que también en el Imperio habría crédulos que darían la tabarra con que si Saturno por aquí, Saturno por allá. Pero la inmensa mayoría de la población estaba a la que hay que estar, que es la fiesta.

      Comentario por Mendigo — 28 diciembre 2012 @ 23:54 | Responder

    • “La navidad celebra nacimiento de Jesús, no de Saturno. ”
      Si, bueno, esa es la razón oficial, la verdad de catecismo. A decir verdad, yo no veo a nadie deleitándose y regocijándose por el feliz natalicio. Alguno habrá, que esté tan pirado que se crea la doctrina oficial, pero la inmensa mayoría de la población, incluso entre los que se dicen cristianos, pasan mucho del tema.
      La Navidad, Saturnalia o solticio de invierno, lo que celebra, es la misma gente. Es una fiesta para la gente, para las personas. Lo malo es que algunos individuos depravados han urdido mentiras, y no considerando que las personas eran razón suficiente para banquetear, han subido un Dios al altar y lo nombran rey de la fiesta. Pues muy bien, que sí, que Jesús, que Saturno, Mitra o la Tlahuizcalpantecuhtli, tú pasa el vino y brindamos por todos ellos y sus putísimas madres (Saturno es el mismísimo hijo de la Tierra, como en tantas otras religiones, mucho más poéticas que el horror semita).

      “Incluso suponiendo que la navidad tiene elementos de la festividad de Saturnalia, ¿Cuál es el problema? Es tradición, y no estamos adorando a Saturno.”
      Bueno, no es una suposición, es una constatación de que existen diferencias más que remarcables habida cuenta que hablamos de un lapso de dos mil trescientos años.
      Y sí, claro que sí, es una tradición como toda festividad conmemorativa. Como lo es el Carnaval, como lo son los solsticios y los equinoccios en mil culturas, como lo es la peregrinación a la Meca…
      Pero el eje central de la celebración del solticio de invierno, cualquiera que sea el nombre que se le de, no es ni Saturno, ni Jesús, ni tan siquiera el mismísimo Sol (el Dios de Dioses). Lo importante es, insisto, y así lo han reconocido la mayoría de las personas sensatas, es decir, no fundamentalistas ni dogmáticas, celebrar una fiesta junto con la familia y amigos, estrechar los lazos familiares y sociales, y relajarse, divertirse y descansar. Hacer que la vida merezca la pena, en suma. Que hayan acoplado a empellones el nacimiento de Jesús en esa fecha, o el de Saturno, o el de Mitra, es lo de menos, es sólo una excusa. La inmensa mayoría de las personas pasamos mucho de esas chorradas, de esas invenciones humanas, de esos cuentos de viejas. Lo que nos importa son las personas que están a nuestro lado, quererlas y sentirnos queridos por ellas. Porque las personas sí que son de verdad, son realidades positivas, y no los cuentos chinos de las religiones.

      Y si no, que vengan Saturno, Yahveh, Cronos, Allah, Amón, Odín, Visnú…y que me castiguen por mi impiedad. Pero no, no vienen, y aquí sigo yo tan campante. XDDDDDDDDDDDDDDD

      Comentario por Mendigo — 29 diciembre 2012 @ 0:14 | Responder

  9. […] Feliz Navidad Saturnalia! […]

    Pingback por Inutilidad parlamentaria | La mirada del mendigo — 25 diciembre 2013 @ 16:00 | Responder

  10. “Otro ejemplo de cristianización cogida por los pelos: el día santo de la semana, el Domingo (Dominicus dies, es decir, día del Señor), no es más que el día del Sol Invicto, la jornada de descanso romana de la cual aún se acuerdan los anglosajones cuando descansan en el Día del Sol (Sunday).”

    “Como no podían impedir que siguieran celebrando el Natalis Solis Invictis, disimulaban haciendo creer que creían que lo que celebraban era el nacimiento del profeta de la nueva religión ”

    Sin querer tocar las narices, pero estos dos parrafos entran en contradicción, siguiendo la lógica deberían ser las saturnalias lo del segundo…

    Comentario por Jackw — 26 diciembre 2013 @ 9:30 | Responder

  11. Vale, que uno es el nacimiento y el otro el dia normal, ni caso, me borraba a mi mismo el comentario si pudiera😛

    Comentario por Jackw — 26 diciembre 2013 @ 9:32 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: