La mirada del mendigo

6 febrero 2013

Austeridad en el país más rico en recursos

Filed under: economía — Mendigo @ 9:09

Hace unos días, Maese Santi me hizo partícipe de una interesantísima página sobre la deuda y el papel de los bancos centrales, privatizados y convertidos en marionetas del capital financiero a su servicio, convirtiendo una institución pública en el peor enemigo del pueblo (raro era el día que MAFO no clamaba por nuevas reducciones salariales, al tiempo que desatendía su papel de regulador bancario hasta los extremos que hemos ido conociendo).

Como creo que el tema es del máximo interés, y como sé que leer en inglés nos resulta a todos un coñazo, me he tomado la libertad de traducirlo. Que trate de Canadá es lo de menos, lo que dice es de aplicación universal. Es muy bueno, así que ahora, que rule.

+

¡OH, CANADÁ! IMPONIENDO AUSTERIDAD A LA NACIÓN MÁS RICA EN RECURSOS NATURALES

Ellen Brown, fiscal y presidenta del Instituto de la Banca Pública

Incluso en país más rico en recursos naturales ha sido atrapado en la trampa de la deuda. Su una vez orgullosos programas estatales están siendo sometidos a radicales recortes presupuestarios. Recortes que podrían haberse evitado si el gobierno hubiera podido seguir financiándose con su propio banco central, como hizo hasta los ’70.

El año pasado en Otawa, el Parlamento Canadiense aprobó la última ronda de recortes y medidas de austeridad ideadas por el gobierno federal. Entre alguno de sus puntos se incluye el recorte de 19.200 puestos de trabajo en el sector público, recortes en los programas federales de 5.200 millones de dólares y un aumento en la edad de jubilación para millones de canadienses de los 65 a los 67. La justificación para los recortes es la descomunal deuda federal que está ya por encima de los 581.000 C$, esto es, el 84% de su PIB.

Un juego presupuestario en red creado por el periódico local The Globe and Mail da a los lectores la oportunidad de cuadrar el balance ellos mismos. Entre las diferentes posibilidades se incluyen meter la tijera a las pensiones, los subsidios a los ancianos, al sistema de salud o la educación; también podemos recortar inversiones en transporte, defensa nacional, desarrollo económico y ayuda exterior. O subir los impuestos. Un artículo en la misma página decía: “El gobierno, realmente, no tiene tantas herramientas a su disposición para cerrar el déficit presupuestario. Sólo puede o subir los impuestos o recortar el gasto de los ministerios”.

Parece que a ningún jugador, sea legislador o simple ciudadano, se le ofreció la posibilidad de manipular con la que precisamente es la partida más abultada del presupuesto: el pago de la deuda. Un gráfico en la página del Ministerio de Economía canadiense titulado “Donde va cada dólar de tus impuestos” muestra que la atención al pago de la deuda se come el 15% del presupuesto, más que el sistema sanitario, la seguridad social u otras partidas sociales juntas. La página es del 2006 y fue actualizada en el 2008, pero los porcentajes no serán mejores hoy.

Penny wise, Pound Foolish

Entre otros recortes al presupuesto del 2012, el gobierno anunció que cesaría la acuñación de monedas de penique, cuya fabricación cuesta de hecho más de un penique. El gobierno se está centrando en los peniques e ignorando las libras, es decir, la enorme proporción de la deuda que podríamos ahorrar si el gobierno tomara prestado directamente del Banco de Canadá.

Entre 1939 y 1974, el gobierno efectivamente estuvo recibiendo crédito de su propio banco central. Esto hizo que su deuda fuera virtualmente libre de intereses, ya que el banco central es de propiedad pública y los intereses revierten al mismo Estado. Según a los cálculos ofrecidos por Jack Byddell, un antiguo contable público, la deuda federal permaneció en niveles muy bajos, prácticamente plana, de forma sostenible durante esos 35 años (como se muestra en este gráfico). El gobierno desarrolló exitosamente grandes proyectos públicos financiándolos simplemente a crédito de la nación, incluyendo la producción de aviones durante y después de la Segunda Guerra Mundial, ayudas educativas para los soldados que volvían del frente, prestaciones familiares, pensiones para la tercera edad, la Autopista Transcanadiense, el puente de San Lorenzo y la sanidad universal para todos los ciudadanos.

deuda canadiense

La deuda sólo se disparó tras 1974. Fue entonces cuando el Comité de Basilea fue establecido por los gobernadores de los bancos centrales del Grupo de los Diez países del BIS (Banco de Pagos Internacionales), el cual incluía a Canadá. Un objetivo clave el Comité era mantener la “estabilidad monetaria y financiera”. Para alcanzar tal objetivo, el Comité desalentaba que los estados pidieran prestado a su propio banco central a tipos de interés efectivos nulos, y promovió que los estados se endeudasen en su lugar con prestamistas privados, todo en el nombre de “la estabilidad de la divisa”.

La hipótesis era que tomar prestado de un banco central con la capacidad de crear dinero en sus libros podría inflar la masa monetaria y con ella, los precios. Pidiendo prestado a agentes privados, por otra parte, se consideró que no era inflacionario, ya que suponía reciclar dinero pre-existente. Lo que los banqueros no revelaron, aunque era por ellos bien conocido, era que los bancos privados crean el dinero que prestan de igual forma que los bancos centrales. La diferencia es simplemente que la banca pública devuelve los intereses al gobierno y a la sociedad, mientras que la banca privada lo bombea hacia su cuenta de resultados, para ser reinvertido de nuevo con intereses, drenando progresivamente dinero de la economía productiva.

La curva de la deuda comenzó su exponencial subida en 1974 y se encrespó hacia la vertical en 1981, cuando la Reserva Federal de los EEUU subió los tipos de interés al 20%. A un 20% de interés compuesto, la deuda se duplica cada cuatro años [N.d.M: Exactamente cada ln2/ln1,2, que viene a ser unos 3,8 años]. Los tipos de interés canadienses se dispararon hasta el 22% durante dicho periodo. Canada ha pagado hasta la fecha más de un billón de dólares canadienses en intereses de su deuda federal: casi el doble que el principal de la deuda. Si esa deuda hubiera sido tomada de su propio banco central como hasta entonces, no solamente estaríamos libres de la esclavitud de esa deuda sino que podríamos alardear de un robusto superávit presupuestario. Lo mismo reza, por supuesto, para otros países.

El golpe de Estado silencioso de los banqueros

¿Cómo es posible que haya gobiernos que estén pagando a la banca privada para generar un crédito que podrían estar emitiendo ellos mismos, libre de intereses? Según el profesor Carrol Quigley, mentor de Bill Clinton en la universidad de Georgetown, la maniobra forma parte de un plan elaborado por una camarilla de financieros internacionales. El escribió en Tragedy and Hope en 1964:

El capitalismo financiero no tiene otro objetivo a largo plazo, más allá de crear un sistema mundial de control financiero en manos privadas capaz de domeñar a las instituciones políticas de cada país y controlar la economía mundial. Este sistema había de ser controlado de forma feudal por los bancos centrales de todo el mundo actuando concertadamente, a través de acuerdos secretos a los que se llegaba en encuentros y conferencias privados. El ápice del sistema sería el Banco Internacional de Pagos Internacionales sito en Basilea, Suiza, un banco privado poseído y controlado por los bancos centrales del mundo que sean a su vez corporaciones privadas.

Cada banco central…aspira a dominar su gobierno mediante su capacidad de controlar las emisiones de deuda del Tesoro, de manipular el cambio de divisas, de influir en el nivel de actividad económica del país [N.d.M: es quien fija el precio del dinero] y de ofrecer recompensas en el mundo económico a los políticos que cooperen con sus designios.

En Diciembre del 2011, esta acusación fue recogida en un proceso llevado ante la Corte Federal canadiense por dos ciudadanos y una asociación de economistas. El abogado Rocco Galati inició el proceso judicial en representación de William Krehm, Ann Emmett y COMER (Comité para la Reforma Económica y Monetaria) para restituir al Banco de Canadá sus propósitos originales, incluyendo la capacidad de otorgar crédito a tipo cero a los ayuntamientos, provincias y gobierno federal para inversiones en “capital humano” (educación, salud y otros rubros sociales) y en infraestructuras. Los querellantes afirman que desde 1974, el Banco de Canadá y la política económica canadiense han sido dictadas por bancos privados extranjeros e intereses económicos dirigidos por el BIS, el Foro de Estabilidad Financiera y el Fondo Monetario Internacional, puenteando la soberanía canadiense depositada en su Parlamento.

Hoy en día este golpe de Estado silente ha sido tan bien enmascarado que los gobiernos están convencidos que las únicas alternativas para enfrentarse a la actual crisis de deuda son subir impuestos, recortar servicios o privatizar bienes públicos. Hemos olvidado que hay otra opción: recortar la deuda tomando prestado del propio banco del Estado, el cual devuelve sus beneficios a las arcas públicas. Se ha demostrado que eliminando los intereses se reduciría el coste medio de las inversiones públicas en un 40%.

Game over: we win.

14 comentarios »

  1. […] La mirada del mendigo – Austeridad en el país más rico en recursos […]

    Pingback por Austeridad en el país más rico en recursos | La Cebolla — 6 febrero 2013 @ 9:30 | Responder

  2. Un hecho más que me demuestra lo que vengo pensando desde hace tiempo. Esto no cambia hasta que la Economía sea considerada una asignatura básica en el currículum de la educación obligatoria. Hasta entonces no seremos ciudadanos, sino siervos a la merced de los poderes económicos. Debería haber movilizaciones para conseguir una educación económica básica para todos.

    Yo alguna vez me he preguntado por qué no se puede financiar un país mediante su banco central, por qué tiene que ir a buscar el dinero a los mercados financieros. Pero como no tengo suficientes conocimientos, en cuanto un economista suelta dos tecnicismos para justificar lo que sea, yo me quedo perdido… y como yo, sospecho, casi todos. Es muy frustrante.

    Comentario por Javier Lázaro — 6 febrero 2013 @ 11:40 | Responder

    • Si se enseñara Economía en las escuelas se engañaría a los alumnos (igual que se hace en la Universidad) vendiendo manipulación sociológica como si fueran teorías científicas. La programación docente y los que la imparten están “secuestrados”. La Economía no es una ciencia en sentido estricto, es una disciplina social …
      Como elección de una manera de “funcionar” una sociedad, implica establecer unas bases, unos objetivos (igual que en un sistema jurídico). Si estos fundamentos están podridos, como así sucede en el sistema Capitalista, todo la estructura será una basura. La seudocomplejidad y regulación legislativa de todo el tinglado económico sólo sirve para preservar centenarias estructuras de poder y privilegios. Hacer girar todo en torno al dinero ( y su inadmisible acumulación) hace que quienes poseen su control dominan a la sociedad y la vida/muerte de las personas. Perderse en los detalles: deuda, tasa de interes, beneficios, competir, etc. etc. sólo sirve para marear: sus bases éticas están podridas…

      Comentario por Economista errante — 6 febrero 2013 @ 19:19 | Responder

      • Efectivamente.
        Aunque siempre habría una posibilidad, por minima que fuera, de que se les enseñaran teorías alternativas al discurso dominante.

        Y, al menos, los alumnos tendrían un cierto bagaje que les permitiría cuestionarse las teorías que les cuentan. Cosa que ahora difícilmente pueden hacer por falta de base.

        O sea, que no quiero dar por perdida la batalla, no pierdo la esperanza🙂

        Comentario por santi — 7 febrero 2013 @ 22:32 | Responder

      • Tiene razón en parte, o puede tenerla incluso en su totalidad. En cualquier caso no soy yo quién para quitársela, sólo que yo no voy tan lejos. Engañados ya lo estamos, por expertos a los que ni siquiera entendemos. Y estamos engañados en varios aspectos. En primer lugar, cuando algunos tratan de vendernos que en economía hay respuestas unívocas, obviando que existen diversas escuelas con teorías diferentes (con este tema son muy pesados los de la escuela de Hayek y Friedman, pero supongo que los keynesianos serían así cuando estaban de moda). En segundo lugar, obviando que no sólo no hay respuestas unívocas por diferencias de opinión, sino que la economía se puede plantear desde perspectivas radicalmente distintas: si es la ciencia de usar los recursos de forma eficiente para conseguir determinados fines, cuáles sean esos fines define una forma de entender la economía que puede no tener que ver en absoluto con otra. En este aspecto, suelen engañarnos quienes nos quieren convencer de que sólo conceptos como crecimiento o productividad tienen que ver con la Economía, y no, por ejemplo, la equidad. En definitiva, estoy de acuerdo en que la Economía es una ciencia social, no exacta ni experimental, y por lo tanto sus resultados son menos definitivos que otras ciencias.

        Una buena educación económica empezaría por la comprensión del tipo de ciencia que es la Economía, y luego seguiría por no centrarse en una determinada escuela, por mucho que esté de moda, sino presentar todas las corrientes que existen y han existido, para poder tener una opinión propia y crítica. Estoy seguro de que sería una asignatura polémica por las posibilidades que brinda para la manipulación, pero como me decía un profesor de Historia cuando se acusaba a la asignatura de Educación para la Ciudadanía de ser fácilmente manipulable: ¿es que alguien cree que no se puede adoctrinar en clase de Historia?

        En fin, con ese tipo de educación, seríamos más críticos, y luego cada cual sería libre de ser anticapitalista radical, socialdemócrata o neoliberal, pero con más conocimiento. Por eso digo que no voy tan lejos como usted… Sólo hablo de dar a la ciudadanía las herramientas para pensar en términos económicos, no de lo que puedan o deban pensar.

        Comentario por Javier Lázaro — 8 febrero 2013 @ 16:14 | Responder

  3. Aplicación ley Glass Steagall, vuelta a estados soberanos con tipos de cambio fijos y bancos nacionales dedicados a proyectos de economía real, productiva, física, y generando el crédito necesario para ponerlos en marcha aumentando la densidad per cápita y por kilómetro cuadrado de riqueza real, en fin, que podamos vivir todos mejor. Pero indispensable rescatar la educación, la investigación, las universidades de las garras a que están sometidas extendiendo un entramado de pensamiento único, de oscuridad.

    Comentario por pacynroma — 7 febrero 2013 @ 8:19 | Responder

  4. Acojonante. Y así un país tras otro. Yo que pensaba que Canadá se iba librando… Iluso de mi…

    Comentario por wenmusic — 7 febrero 2013 @ 18:26 | Responder

  5. Este es el modelo que defendían Ronald Reagan y Margaret Thacher ,el proyecto piloto se hizo bajo la dictadura de Pinochet en Chile
    La Dama de Hierro se quejaba de que lo que había hecho Pinochet no se podía hacer en democracia
    pero luego decidieron que la democracia se puede saltear a base de deuda
    Creo que el echo de que la gente no se movilice es porque inicialmente está tan endeudada y sobrepasada por sus propios problemas que no se da cuenta de que el problema es el sistema
    Una situacion parecida a la actual se vivio antes de la II Guerra Mundial y se necesitó esa guerra
    para que cambiasen las políticas
    Total que no aprendemos nada de la Historia

    Comentario por Amelia — 7 febrero 2013 @ 21:05 | Responder

  6. Buenas perdon donde puse “echo” quería decir Hecho
    Saludos

    Comentario por Amelia — 7 febrero 2013 @ 21:06 | Responder

  7. “Hay que aprender economía para que
    no nos engañen los economistas”
    Frase atribuida a la economista Joan Robinson

    Comentario por santi — 7 febrero 2013 @ 22:35 | Responder

  8. Supongo que será coincidencia, en 1974 Canadá comenzó un proyecto piloto de renta básica para la ciudadanía a partir de los beneficios de la extracción de crudo… será eso lo que hundió su economía, lo que hizo inevitable el cambio de paradigma….😉

    Respecto a las teorías de MT (TINA) y RR, interesante comentar que llevaron al colapso a UK, Chile… y por la espalda USA emprendió uno de sus mayores planes de subvención a la protección ciudadana directa… vamos que haz lo que yo diga y no lo que yo haga… esta jugada está perfectamente documentada por VNavarro….

    Saludos

    Comentario por Escéptico — 8 febrero 2013 @ 4:32 | Responder

  9. hola blog “La mirada del mendigo”. me gustaria poner su feed (RSS) en la categoria “POLÍTICA.OPINIÓN” de el website http://www.newshub.es que es un portal de noticias actualizada en tiempo real en mas de 40 categorias. todo quality. gracias

    Comentario por valerio — 14 febrero 2013 @ 16:33 | Responder

  10. Ya que te animas a traducir cosas del inglés, mira este artículo, que me parece muy interesante, no por lo que cuenta (que es de sobra sabido para quien tenga ojos y quiera usarlos) sino por los gráficos que dan una perspectiva matemática al asunto de la austeridad.

    http://www.voxeu.org/article/panic-driven-austerity-eurozone-and-its-implications

    Comentario por santi — 25 febrero 2013 @ 21:50 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: