La mirada del mendigo

22 febrero 2013

Tanto monta, monta tanto

Filed under: Crisis — Mendigo @ 11:40

Hacía tiempo que tenía en mente este gráfico. Luego lo comentaremos más por lo menudo, ahora sólo quiero explicarlo sucintamente.

trabajadores4

Normalmente se nos muestran los datos de paro de la EPA o del INEM. Ambas son medidas indirectas del empleo. La medida más exacta para calcular el empleo regulado es medir el número de cotizantes en la Seguridad Social. Se muestra el total, el Régimen General, autónomos, los regímenes extraordinarios de minería, pesca, empleados del hogar… Así podemos hacernos una idea cabal de la cantidad de puestos de trabajo destruidos durante la crisis.

Desde los 19.358.772 empleos de Junio del 2007 a los 16.083.780 del mes de Enero pasado. Es decir, en estos últimos cinco años y pico se han destruido 3.274.992 puestos de trabajo netos, hay un 17% menos de sillas en el juego de las sillas musicales. Lo normal es que una economía crezca y vaya generando paulatinamente puestos de trabajo para una población creciente. Durante la crisis, se han retirado 3 millones y cuarto de sillas del juego, con lo que el mismo número de personas se han visto abocadas al desempleo o la economía sumergida.

En el gráfico marco la alternancia de gobierno con un sombreado. Como podíamos imaginar, el 21 de Diciembre del 2011 no marca ningún punto de inflexión por la llegada del hada de la confianza posada en la oreja de Raxoi. Podemos observar que la creación/destrucción de puestos de trabajo muestra un claro componente estacional como corresponde a una economía de pandereta como la española, además de un exagerado componente procíclico. Efectivamente, pareciera que la economía española padeciera de trastorno bipolar, cuando la situación económica internacional es próspera, saca músculo y se muestra pletórica. Pero en cuanto se tuerce la situación, la economía española se convierte en una trituradora de carne, en una máquina de destruir empleo. También en otros países se ha estancado o caído el PIB, pero en ningún otro a ese parón económico le sigue una destrucción de empleo semejante.

Las diferencias estéticas entre las dos facciones del liberalismo, la progre y la casposa, no suponen ningún cambio en el proceso de deconstrucción de la economía gestado durante años de burbuja, cuyo detonante fue la crisis subprime (pero que de no ocurrir igualmente se hubiera inflamado por cualquier otra situación) y si hay que reseñar alguna diferencia es una mayor tasa de destrucción de empleo en relación a la caída del PIB del gobierno conservador (en el 2008 el PIB caía a tasas del 4% en medio de una crisis mundial, ahora estamos en una pendiente semejante de destrucción de empleo para una caída del PIB menor a la mitad) como corresponde al austericidio premeditado.

He marcado también el momento de la quiebra de Lehman Brothers (15 de Septiembre de 2008) y la reforma laboral por capítulos. Una reforma laboral, una sola, y digo bien. El primer capítulo perpetrado por el P$O€ en Septiembre del 2010 y el segundo por el PP al poco de llegar al gobierno (y probablemente sea una trilogía, quizá una saga). Esta reforma laboral en la que se abarata el despido (también renta del trabajo, en este caso diferida) y se desregula el mercado de trabajo (irrelevancia de los convenios colectivos, libertad del empleador para fijar condiciones) han supuesto un éxito rotundo: ahora es más sencillo y barato que nunca poder despedir trabajadores, con lo que no sólo pierden el trabajo los jóvenes precarios sino también sus padres. Y por otra parte los costes laborales se han desplomado, la mayor parte de los cuales han ido directamente a aumentar los beneficios empresariales y sólo una mínima parte se han trasladado a los precios para mejorar la competitividad de las empresas.

Objetivo conseguido.

Luego ya hablaremos más por lo menudo del asunto, por ahora sólo quería mostraros la prueba gráfica de que la alternancia entre los dos dinosaurios políticos es la forma de cambiar las cosas para que nada cambie. No existe cambio de tendencia, y no sería de esperar porque los dos partidos tienen la misma perspectiva, la neoliberal, para atajar el fenómeno del paro: existe desempleo porque los salarios son muy altos, reduciendo los costes laborales y por despido el kilo de obrero será más barato y crecerá el empleo. ¿Resultados? Bueno, los podéis ver en el gráfico. No, esa teoría no funciona, de hecho no ha funcionado nunca, en realidad nadie esperaba que lo hiciera y, realmente, tampoco les importa. Por el camino se ha conseguido lo que realmente se proponían: aumentar la tasa de retorno de sus inversiones mediante la reducción de los costes laborales.

El diagrama anterior es muy grave, muestra un molino de sangre, una trituradora de empleos. Sin embargo, no muestra lo peor. Lo peor, curiosamente, va más allá de los límites derecho e izquierdo de la gráfica. Me explico.

– Si la destrucción de puestos de trabajo es bestial, sin ningún paralelismo en ningún país del mundo que no sea Grecia, lo peor del asunto es que no se ve el fondo. Es más, si hasta ahora que las circunstancias internacionales más o menos acompañaban, había una tímida recuperación mundial, y se seguía destruyendo empleo, lo que se avecina es terrible. Con una locomotora alemana que empieza a perder empuje, los EEUU abocados a una contracción fiscal de la cual sólo se discuten los flecos y China en una burbuja muy similar a la española, pero de proporciones siderales, tenemos que recibir este nuevo embite de la ola con una economía y sociedad debilitadas y un sistema financiero sostenido por palillos (más bien por mentiras). Las prestaciones de paro se agotan, los ahorros también, y el mismo Estado no puede financiar durante mucho más tiempo el edificio social pues su deuda ya se acerca al 100% del PIB, punto del cual es muy difícil salir. Tenían que elegir entre salvar a los ciudadanos o salvar a la banca y…bueno, no hay color. Con las cuotas de afiliados no se pagan esas fabulosas maquinarias electorales que son los partidos políticos.

– Pero aún peor que el futuro es mirar hacia el pasado. Porque la horrible realidad es que NO ESTAMOS EN CRISIS. Esa es la más cruel de las conclusiones, que esto no es una crisis sino UN RETORNO A LA NORMALIDAD. En España el desempleo es algo tan connatural, tan propio de su economía como lo puede ser un plato de migas para la gastronomía manchega. La ineficiente industria del tardofranquismo fue desguazada por el felipismo durante la reconversión industrial, pero manteniendo las corruptas redes clientelares franquistas. El dueto Aznar-Rato crearon un recambio neoliberal para ese sector secundario arrasado: la burbuja inmobiliaria, que proveía de empleos de poca cualificación a la masa trabajadora y de fuente de pelotazos a la burguesía española. Una bomba de tiempo, un sistema insostenible a medio plazo como todo lo que monta Rato (también a él le debemos la genial idea del Déficit de Tarifa, Bankia simplemente le explotó en las manos antes de poder largarse) pero durante años funcionó bien, y se empezaron a paliar las endémicas tasas de desempleo. Llegó Zapatero y se apuntó fervorosamente al carnaval especulatorio, sin pensar que algún día todo ello terminaría y llegaría la áspera Cuaresma. La burbuja inmobiliaria duró lo que duró, y en mi opinión lo increíble es que durase tanto tiempo (nunca subestimes la estupidez humana). ¿O realmente alguien pensaba que se podía seguir construyendo más vivienda que en Alemania, Italia y Reino Unido juntos, y hacerlo indefinidamente? El sueño terminó, y todo se vino abajo. Primero se llevó por delante a los trabajadores de la construcción, luego arrasó a los sectores de la industria y servicios que servían a la construcción. Y luego ya la onda expansiva fue generalizada, la caída del consumo afectó a todos los sectores causando caídas de actividad, cierres de empresas y más despidos, que retroalimentaban a la bestia. Finalmente, hasta el mismo Estado se vio afectado por la caída en la recaudación y también empezó a vomitar trabajadores. Ese es en el capítulo en el que estamos, cada vez más cerca del vórtice, cada vez girando más rápido en esa espiral destructiva, de vez en vez más cerca de ser engullidos por el sumidero.

¿La solución? Enunciarla es fácil: reindustrializar el país, poner las bases para un crecimiento sostenible del empleo. Lo que se debería haber hecho en los ’80, en los ’90 y en los primeros años del nuevo milenio y se prefirió apostar por parques temáticos, infraestructuras absurdas y demás ejemplos de la economía-espectáculo en su versión folklórico-neoliberal española. Y olé.

Seguramente, habrá de ser el Estado el que la lleve a cabo con la creación de empresas públicas, ya que la burguesía española ni puede (parte de su capital está inmovilizado en forma de barro cocido y la otra parte en paraísos fiscales en un viaje sin billete de vuelta) ni sabe (todo lo que vaya más allá del pelotazo fácil, de valorizar las relaciones personales con el poder político, le queda grande). Una vez puesta en marcha la maquinaria, la iniciativa privada podrá proveer de servicios o componentes (industria auxiliar) multiplicando la creación de empleo. Hace falta un estímulo fiscal, sin duda, pero desde luego no adoquinar aceras sino que el Estado entre por sus fueros en la vida económica no sólo como regulador sino como actor principal.

Es evidente que un P$O€ acomplejado, renegado no va a llevar a cabo esa empresa. Menos el PP, defendiendo los intereses de la burguesía, crearía un fenomenal competidor público. Mientras la gente siga votando por los intereses de sus empleadores, no hay salida a este atolladero. Mientras se respeten los tabús neoliberalismo, no hay salida.

Una cosa está clara: o se crean empleos, o se pone el país a producir y generar riqueza, o nos vamos a la mierda. Sin generar trabajo no hay salida posible, sea cual sea el sistema. La tasa de dependencia hace tiempo que superó el nivel de la sostenibilidad, y cada vez hay más gente parada y menos trabajadores produciendo y cotizando para sostener el sistema. Esto es una locura, es insostenible, como insostenible era la borrachera de ladrillo. Pero podemos seguir así, pretendiendo que no vemos el abismo que se abre a nuestros pies, que la locomotora ha entrado en vía muerta y se dirige desbocada hacia los topes.

Quizá con suerte los mayas o alguna otra profecía estúpida tenían razón, nos engulle un meteorito mañana y excusamos preocuparnos de estos temas. Pero como no sea así, y esta sangría continúe…

19 comentarios »

  1. Bueno, “sucinta”, lo que se dice “sucinta” no ha sido la entrada…

    Mil perdones.

    Comentario por Mendigo — 22 febrero 2013 @ 11:43 | Responder

  2. Tanto José Luis como Mariano…

    La altimetría de ese puerto de montaña tan colorido invita a subirlo con la cabra, con algún repechín pero bastante tendido a priori… Aunque a este paso el desnivel a subir puede llegar a ser bestial…

    Na en serio, noto frustración en tus palabras… Esa misma que me invadió a mí ya hace un tiempo, parece que nadie está libre de ello… Se ve todo tan fácil, tan sencillo… pero no hay voluntad de cambio: ni por parte del gobierno ni por parte del grueso del populacho. Sólo hay llantos y pataletas pueriles. Parafraseando el cartón que portaba una moza en una imagen que subí a la cebolla: “quédate en casa y, pronto, te quedarás sin ella”. Yo creo que es una metáfora bastante macabra pero también precisa de lo que nos está ocurriendo. La inacción mata más que las balas… Al menos, si corres tienes más posibilidades de esquivar los disparos; en cambio, si te quedas parado… Eres un blanco fácil.

    Comentario por V — 22 febrero 2013 @ 12:28 | Responder

    • Frustración sí que hay, tienes razón. Pero no porque lo vea sencillo, levantar un nuevo sector industrial es una tarea titánica que no se hace de la noche a la mañana. Exige inversiones, pero también formación de los trabajadores, una dirección que sepa a dónde quiere ir…a mí me gusta mucho el ejemplo de Corea del Sur, un ejemplo de éxito. También podemos copiar lo que están haciendo bien los chinos, su economía ha resistido muy bien la crisis, se muestra muy robusta, y sus empresas se están comiendo el mundo.

      Comentario por Mendigo — 23 febrero 2013 @ 11:41 | Responder

  3. La salida para España debería venir de lo que usted dice, una reforma profunda de la economía española que sólo podría llevar a cabo el estado. Asistiremos a una carrera entre el sentido común y el deterioro social y económico.

    La salida para los españoles puede ser otra, que es largarse. Es la respuesta tercermundista a las tasas de paro estratosféricas.

    Comentario por Javier Lázaro — 22 febrero 2013 @ 16:07 | Responder

    • Pero esa es la salida de siempre. Nos están echando, nos están enseñando descaradamente la puerta de salida. Si no te gusta s’paña, ya sabes, esto son lentejas. Ayer subía esta noticia a La Cebolla. ¿Cómo no sentir vergüenza de ser español? ¿Cómo no echamos a esta cochinada política que nos está chupando nuestras fuerzas y nos impide progresar? Pues porque esta panda de acémilas con corbata son buenos representantes de la bazofia que podemos encontrar en la sociedad española. Basta coger unos cuantos individuos al azar y son tan zoquetes, tan zafios, tan zopencos como cualquier parlamentario.

      Comentario por Mendigo — 23 febrero 2013 @ 11:45 | Responder

      • A veces me pregunto: si España estuviera en guerra, ¿cuántos daríamos vivas al enemigo?

        Comentario por Javier Lázaro — 25 febrero 2013 @ 9:38 | Responder

  4. Cada vez que pienso en la cantidad de necesidades que tenemos aún por satisfacer como sociedad y en la cantidad de fuerza laboral parada por otro lado, más se refuerza la idea de que somos absolutamente idiotas. La cuestión es, teniendo en cuenta que el hambre ayuda a pensar, si entenderemos de donde nos vienen las hostias antes de estar tan reventados como para no poder defendernos.

    Comentario por Pablitovich — 22 febrero 2013 @ 17:56 | Responder

    • Tenemos una fuerza laboral parada que podríamos usar para producir más o, simplemente, para trabajar menos y disponer más tiempo para el ocio, para la formación y el cuidado de la res publica. Basta con repartir la carga de trabajo, al tiempo que las rentas que produce.

      Comentario por Mendigo — 23 febrero 2013 @ 11:47 | Responder

  5. El otro día leí en Facebook una cita que decía más o menos así:

    “El hombre aguanta unas 45 unidades de dolor (sic) pero la mujer cuando da a luz, aguanta nosécuántas veces más el dolor”.

    No pude por menos que responder a la cita diciendo: “Entonces la primera premisa es falsa” o bien el hombre aguanta más de 45 unidades de dolor, o bien la mujer no pertenece al género humano, sino al género tonto…, con ésto quiero decir: Es posible que los españoles no hayamos llegado aún al umbral del dolor.

    Eso, o no pertenecemos a la raza humana.

    Saludos Mendi y Compañía.

    Comentario por Selenita putativa — 22 febrero 2013 @ 19:50 | Responder

    • Nas, compi!

      Pero es si tomas los libros de historia, da espanto saber cuántas unidades de dolor, de miseria y de humillación es capaz de soportar el españolito medio. Quiero creer que en estos años hemos aprendido algo de dignidad, de amor propio, de sentido de la justicia.

      Comentario por Mendigo — 23 febrero 2013 @ 11:48 | Responder

  6. Me temo que todavia vamos a tragar unas cuantas raciones más de recortes y neoliberalismo y no se a quien debemos encomendarnos para que la gente no repita el voto actual o se mude al extremo centro magenta de
    Rosa Díez
    Mientras tanto a la calle y a protestar
    Saludos a todos

    Comentario por Amelia — 22 febrero 2013 @ 20:09 | Responder

    • Yo no sé hasta qué punto la calle es efectiva…

      Lo digo hoy, que hay manifestación. El gobierno puede soportar una y mil marchas, mientras a ellas sólo acuda quien jamás le votaría y mantenga el apoyo electoral que le aupó al gobierno. Deberíamos pensar en minar ese apoyo, instaurar una cultura de “quien la hace, la paga”, sea el partido que sea. Poner a los políticos a nuestro servicio, que sientan el aliento de la guillotina si conculcan sus obligaciones para con la ciudadanía.

      Comentario por Mendigo — 23 febrero 2013 @ 11:52 | Responder

  7. Retorno a la normalidad, sí, lo anómalo era la gran cantidad de empleo de hace unos años. Parece mentira, venían a España millones de inmigrantes y encontraban trabajo.

    Unos matices a la gráfica: el número de afiliaciones da una imagen empeorada de la situación laboral. Parte de ese bajón no son parados sino trabajadores activos “en vías alternativas”:

    – los que se pasan a negro sumergido por no poder asumir costes
    – los emigrantes que se han vuelto a su países
    – los españoles que se han buscado la vida fuera

    Lo que sí es cierto es que bajan los ingresos a la SS, y eso tiene muy malos augurios. También pinta mal la pendiente final de la gráfica, el austericidio. Cuando ya solo los funcionarios mantenían el consumo, entonces vinieron los recortes, y eso ha sido la puntilla para mucho pequeño comercio y hostelería local. La austeridad no durará mucho, pero nos va a dejar bien marcados por mucho tiempo.

    En una cosa -y muy importante- no estoy de acuerdo contigo: el Estado no nos sacará de la crisis. Nuestra burguesía probablemente tampoco, pero está más capacitada para ello que esa casta de funcionarios de mentalidad improductiva y parasitaria. Los empresarios “normales” quieren ganar dinero y para ello a menudo no tienen más remedio que crear empleo; nuestros gobernantes solo succionan recursos. La casta política española siempre ha sido así, de mentalidad aristocrática.

    Comentario por Josep — 23 febrero 2013 @ 1:21 | Responder

    • Nas, tocayo.

      Pues te jodes, porque estamos de acuerdo en todo. Yo también veo muy difícil que La Casta política o funcionarial sea capaz de desarrollar un programa de reindustrialización de España. Harán lo que han hecho siempre: obras absurdas, megalómanas, donde sea fácil meter el cazo. El Estado sólo se puede ocupar de todo lo que implique hormigón, nada más. En cualquier caso, su limitada inteligencia no da para más.

      Pero es que es el Estado el único que tiene margen, poco, para desarrollar un proyecto así. De hecho, sentaría las bases para activar la demanda (industrial y final) para que pudiera ser cubierta por la empresa privada. La burguesía es incapaz de acometer un proyecto así, sólo la inversión extranjera tiene esa fuerza, pero en ese caso los rendimientos del trabajo serían expatriados y jamás saldríamos de la miseria.

      Una cosa: la gráfica no es la inversa del desempleo, aunque se le asemeje. La gráfica de afiliados muestra el número de puestos de trabajo creados-destruidos. Efectivamente, esta gráfica ha de ser cruzada con la demografía. Si se crean muchos puestos de trabajo, ha de haber una inmigración que supla esa escasez de mano de obra e, igualmente, si se destruyen puestos de trabajo, las corrientes migratorias se adaptan a esta circunstancia y la gente emigra. Pero un ciudadano (me la pela si es español o no) que se marcha porque aquí no encuentra trabajo NO ES UN PARADO MENOS, aunque así lo reflejen las estadísticas, sino un fracaso más, un fracaso mayor.

      Bueno, de eso quería hablar en la próxima entrada, no me tires de la lengua.

      Comentario por Mendigo — 23 febrero 2013 @ 12:04 | Responder

  8. Que España haya sido administrada con un criterio económico de mierda que hace que lleve cinco siglos siendo un pozo sin fondo de recursos es así, pero no es normal. Es lo habitual, pero no lo normal, como muchas cosas en éste estado. Por lo demás me ha gustado mucho el texto, bien redactado como siempre y con una claridad de conceptos que si el 95% de los graduados de economía tuvieran seríamos máxima potencia mundial. Un gusto como siempre.

    Comentario por Hades — 23 febrero 2013 @ 10:27 | Responder

    • Gracias, compañero. Por cierto, he rescatado tu comentario del spam. Insito, si ves que no aparece, vuelve a escribir otro avisándome. Me da mucho coraje que los comentarios se pierdan, si alguien se lleva la molestia de comentar, me molesta muchísimo que no aparezca.

      Comentario por Mendigo — 23 febrero 2013 @ 11:54 | Responder

  9. En una de sus últimas entradas, José Manuel Novoa habla de un plan B para enfrentar el problema de las hipotecas, http://ataquealpoder.wordpress.com/2013/02/15/hipotecados-en-apuros/,a mi entender con bastante inteligencia, y lo basa en la política emprendida en una situación similar de desastre, provocado por los mismos entes,que la que hoy vivimos, por Franklin D. Roosevelt cuando decidió proteger a las familias en lugar de a los bancos que habían provocado la situación. Lo acompañó con Glass Steagall, un sistema de crédito al estilo del concebido por Hamilton y proyectos de economía física que aumentaran la densidad per cápita y por kilómetro cuadrado de riqueza real, de la que contribuye a hacernos a todos mejorar el nivel de vida.
    Soñaba éste buen hombre con reverdecer el desierto del Sahara y así se lo ví contar a su hijo en un documental que ví ya no recuerdo dónde, aunque seguramente sería en la “videoteca alternativa” del amigo Manolox. En fin, otro concepto del ser humano y del mundo en que éste merece y puede vivir.
    Y no escucho salvo discretísimas excepciones hablar de éste período del que tantas cosas podríamos aprender a mi entender.
    Un fuerte abrazo a todos.

    Comentario por Gustavo Giménez — 24 febrero 2013 @ 10:19 | Responder

  10. Los afiliados a la SS es SÓLO una parte de la realidad. Para entender la situación laboral REAL hacen falta muchos más datos… fiables.

    Comentario por Paulo — 24 febrero 2013 @ 18:23 | Responder

  11. […] definición de parado es discutible, puede variar a lo largo del tiempo, por ello en la entrada anterior consideré más oportuno calcular, en vez del aumento del paro, la destrucción de puestos de […]

    Pingback por Contando empleados | La mirada del mendigo — 25 febrero 2013 @ 11:43 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: