La mirada del mendigo

25 febrero 2013

Contando empleados

Filed under: Crisis — Mendigo @ 11:43

Voy a intentar fusionar dos entradas que tenía pensadas sobre el empleo en una sola, continuación de la anterior. Espero no hacerla muy soporífera.

Vamos allá.

El título nace de una broma macabra que hacía con un amigo. Al final, en vez de contar parados va a ser más rápido contar los que aún no han perdido su puesto de trabajo. No es tan exagerado, en España hay algo menos de 16 millones de trabajadores, en un Estado de 47 millones de habitantes. Ciertamente, no todos los 31 millones que restan son parados, pues muchos no pertenecen a la población activa (niños y ancianos) y no todos los que sí que en ella están son contabilizados como parados (por ejemplo, el rol de la persona que realiza trabajos domésticos y no se inscribe como demandante de empleo, o del estudiante que sabiendo que el mercado laboral está seco, decide continuar sus estudios, empezar una carrera más, doctorarse…).

La definición de parado es discutible, puede variar a lo largo del tiempo, por ello en la entrada anterior consideré más oportuno calcular, en vez del aumento del paro, la destrucción de puestos de trabajo medida por las afiliaciones a la Seguridad Social, el cual es un dato conocido e incontrovertible. Dentro de él, sería interesante acudir a los datos desglosados y observar la evolución del colectivo de autónomos, pues en este capítulo se está disimulando la creación de una nueva forma de empleo asalariado, para un sólo pagador (que pasa ahora a ser cliente), vaciado de derechos laborales (el contrato de trabajo pasa a ser un contrato de prestación de servicios profesionales). También podríamos hablar de los movimientos habidos en el sector de los empleados del hogar, sector en el que el pasado gobierno procuró una regularización que se ha quedado, a la postre, en agua de borrajas. Pero dejemos este tema a un lado, quedémonos con que el registro de la seguridad social es una buena forma de contar trabajadores. Digamos que la forma más fiel de medir el fenómeno del desempleo es de forma indirecta, midiendo la destrucción de puestos de trabajo.

Si queréis investigar por vuestra cuenta, os dejo los siguientes enlaces:
Afiliación de trabajadores al Sistema de la Seguridad Social
Mercado de trabajo
Seguridad Social – Estadísticas

Para comparar cifras con otros países de nuestro entorno, siempre es útil acudir a Eurostats.

Y una entrada en Rankia con gráficos muy interesantes: ¿Cuántos empleos más se destruirán en España?

Poniendo el dato en relación con la población total, obtenemos la tasa de dependencia. Efectivamente, no sólo los que reciben prestaciones sociales dependen del trabajo de quien lo tiene (sí de sus contribuciones a la SS), sino toda el resto de los 31 millones de españoles que no trabajan. ¿Quién mantiene a un hijo, sino el trabajo de sus padres? ¿Quién mantiene a un empresario, sino el trabajo de sus obreros?

Llegados a este punto cabría preguntarse por qué tiene que ser el mundo del trabajo en exclusiva, sin ayuda del capital, el que sostenga el sistema de protección social. Hace años que llevo defendiendo lo mismo: integración de la Seguridad Social en los Presupuestos Generales del Estado, como hace unos años se hizo con el sistema sanitario público. De esta forma, las pensiones no serán pagadas por las contribuciones de los trabajadores (que también paga el empleador, pero en detrimento del salario que percibe el trabajador, es un impuesto al trabajo) sino por el conjunto de las rentas, sean del trabajo o del capital (otra cosa sería forzar a las del capital a retratarse en el IRPF, pero ese es otro tema).

¿Hay otras formas de medir el trabajo? Hay, por supuesto. Una es la EPA o Encuesta de Población Activa, de periodicidad trimestral. No es más que eso, una encuesta enviada más o menos aleatoriamente, y donde el encuestado responde según su situación laboral…o no.

Podemos consultar la EPA en la página de el INE (Instituto Nacional de Estadística): Mercado Laboral

Podemos desglosarla por sectores y territorios, también es una buena fuente de información para complementar las cifras de afiliación a la Seguridad Social.

Y existe una forma más de cuantificar los parados: sumando los demandantes de empleo en el SEPE (antiguo INEM): resumen de datos estadísticos.

Pero claro, chocamos de nuevo con la definición de qué es un parado. Por ejemplo, si le preguntas a alguien a quien han llamado del INEM (lo siento, me sigue saliendo llamarle así, manía de cambiarle el nombre a las cosas) para realizar un cursillo de-lo-que-sea si está parado, la respuesta es obvia: claro que sí. Por eso estoy haciendo el cursillo, si tuviera trabajo, no estaría aquí. Sin embargo, para el cómputo oficial, esa persona no cuenta como desempleado.

Otro ejemplo, quizá más sangrante. Una persona que por los motivos que sea (paternidad, cuidado de un familiar, estudio…) es demandante de empleo a media jornada. Si le preguntas si está en el paro, la respuesta es obvia: claro, no tengo trabajo y lo estoy buscando. Pero según la definición oficial, sorprendentemente, no.

Por eso alerto que las cifras de parados del SEPE deben tomarse con mucha precaución, pues son muy optimistas contabilizando desempleados, si se puede decir optimista sumar cinco millones de demandantes de empleo. Nótese la diferencia de un millón de personas respecto a la EPA, que arroja el estremecedor dato de los seis millones de parados. Este tema lo explica muy bien el profesor:
Vicenç Navarro – El desempleo es incluso mayor de lo que se indica

Voy a poner otro ejemplo, aún más lacerante: en cuanto una persona deja de cobrar la prestación o subsidio por desempleo, estar apuntado en el SEPE no tiene mucho sentido. Sólo te crea molestias y todos sabemos que ahí no vas a conseguir trabajo (sólo intermedian en el 3% de los contratos, ya han conseguido destruir los servicios públicos de empleo para entregarle el negocio a las ETTs). De tal forma que mucha gente prefiere dejar de fichar y buscarse la vida por su cuenta, en trabajos en negro, o al menos buscando empleo sin que un funcionario adocenado y palurdo, con contrato vitalicio, te diga cómo hacer para encontrar empleo, algo que llevas haciendo los últimos años. Es tan absurdo como ver a un curilla dando clases prematrimoniales. Tú qué sabrás, desgraciado…

Otro caso muy similar es la persona que deja de figurar como demandante de empleo porque pierde la esperanza, tras intentarlo infructuosamente durante años, de ser contratado. Y con toda la razón, pues en un momento en el que hay licenciados en paro, titulados con experiencia e idiomas en paro, una persona sin capacitaciones profesionales tiene posibilidades nulas de encontrar un puesto de trabajo. Es el caso por ejemplo de muchas mujeres de mediana edad, que se resignan a realizar labores domésticas toda su vida pues el mercado laboral no les deja un resquicio. No al menos el oficial, probarán limpiando casas o portales…

Todas estas personas, cuyo número es muy difícil de valorar, no cuentan como demandantes de empleo a pesar de que conseguir un puesto de trabajo no es ya su empeño, sino su obsesión. El problema es mucho más grave aún de lo que los datos oficiales nos muestran.

Y no quería terminar sin mencionar otra categoría: el trabajador migrante. Una economía debe crecer y proveer de puestos de trabajo acompañando al crecimiento natural de la población. El decalaje entre creación de empleo y demografía es rellenado por movimientos migratorios: trabajadores que acuden a trabajar al territorio (ojo! también existe inmigración dentro de las fronteras de un mismo Estado) donde existe demanda de mano de obra, y recíprocamente salida de trabajadores de aquellos territorios donde hay sobreoferta (o escasez de demanda) de la misma. Como todos sabéis, España ha pasado de ser un país receptor, a ser un país emigrante neto.

Pongo un ejemplo cercano. Me cuentan que un colega, que trabajaba como investigador en el CSIC y los recortes habían mandado al paro, ha tenido que hacer las maletas e irse becado al MIT (Massachusetts Institute of Technology). Con él se lleva años de investigación en células solares, menudo negocio para la Patria. En términos de la estadística oficial, la partida de este chaval cuenta como un parado menos. ¡VIVA, OLE y BRAVO! Ya ha bajado el paro en una unidad. ¿Cómo? Espera, ¿ha salido del paro porque ha conseguido un empleo? No, antes bien, desesperado porque en España no tenía posibilidad alguna de seguir trabajando, se ha marchado. Estadísticamente, cuenta exactamente igual que si hubiera encontrado un empleo, y contaría exactamente igual si el empleo ofrecido fuera de investigador o de camarero. Pero un trabajador que hace las maletas y emigra todos sabemos que no es ningún éxito, es un fracaso social aún mayor que cuando estaba parado y computando como tal. Pues la emigración es una vuelta de tuerca más del paro, es la salida que elije el parado cuando se acaban sus esperanzas de encontrar empleo en España.

Empero, las estadísticas están contabilizando este fracaso nacional como un éxito pues ayudan a paliar las cifras oficiales de desempleados. No a reducirlas, pues no logran compensar las miles de personas que siguen perdiendo su trabajo cada día, pero sí al menos a aquilatarlas. Podemos citar a Letonia, país en el que tras una durísima política de ajustes la tasa de paro vuelve a bajar. ¡Albricias! Un momento, analicemos los datos. No baja el paro porque se estén creando puestos de trabajo, sino por la emigración masivas de jóvenes, que saben que en su país natal no tienen futuro. Esa bajada del paro registrado oficialmente no es motivo de celebración ¡es una catástrofe nacional!

+

Y ahora, si me permitís la osadía, comento un tema de actualidad que creo viene al caso. Procuraré hacerlo de forma telegráfica. Los medios del régimen se congratulan con las medidas anunciadas por el gobierno para la generación de empleo. Falso. Ni una, ni una sola de ellas sirve para crear empleo neto. Para empezar, las medidas privatizadoras (en RENFE, mayor poder a las ETTs) lo que traerán es destrucción de derechos laborales.

Y el núcleo de las medidas consisten en exenciones fiscales a los empresarios, cuando contraten a grupos concretos (menores de 30 años, mayores de 45). Esto no crea empleo, simplemente tiene un efecto de sustitución: el empresario, en vez de contratar a alguien de 31 años, contratará a alguien de 29, porque le resulta más económico. Veamos con qué pólvora está disparando el gobierno y colgándose medallas en esta guerra contra el paro. Una reducción en las cotizaciones a la Seguridad Social implica que el empresario paga menos, luego no es una ayuda a los trabajadores sino a la patronal. En primer lugar. Pero eso que dejan de pagar no son impuestos, son lo que constituyen las pensiones y los seguros de desempleo de los trabajadores. Son, por lo tanto, rentas del trabajo, en este caso diferidas, que los empresarios dejan de pagar y, por lo tanto, los trabajadores dejan de percibir. No ahora, pero es un dinero que la Seguridad Social deja de ingresar, incurriendo en déficit aún mayor (y ya bastante estresada está con una base de cotizantes de vez en vez menor, y cada vez mayores demandantes a cubrir).

En realidad, las propuestas de Raxoi para crear empleo consiste en una reducción salarial, esto es, del dinero que los empresarios entregan a sus empleados por el arrendamiento de su fuerza de trabajo. En este caso no es el que les entregan directamente a final de mes (salario) sino el que entregan a la caja de la Seguridad Social del cual saldrán las pensiones y prestaciones sociales de ese trabajador mañana.

Pero a demás de ser muy generoso Raxoi subvencionando a los empresarios con dinero de los trabajadores, estas medidas no sirven para crear puestos de trabajo, sino sólo para distribuir de una u otra forma quién ocupa cada silla (de nuevo me remito a la metáfora de las sillas musicales, en las que hay menos sillas que jugadores y siempre alguien se queda de pie, es decir, sin trabajo).

Es lo mismo que si yo voy al mercado a comprar, y me ofrecen sardinas rebajadas de precio. Cómpreme dos kilos de sardinas y se las dejo baratísimas. Bueno, pero es que yo sólo quería un kilo. No, llévese dos kilos, y si me compra diez, se las dejo ya tiradas de precio. Vamos a ver, yo tenía pensado hoy comer trucha. Si usted me dice que me deja las sardinas baratas bien, puedo en vez de comprar un kilo de trucha, comprar un kilo de sardina. Pero lo que no voy a hacer es comprar más de un kilo, porque es la cantidad que soy capaz de comer. Por muy barato que me deje la cantidad extra de pescado, de nada me sirve llevarlo si soy incapaz de comerlo y va a acabar en la basura.

Esto lo entendemos todos, no? Pues bien, pues parece que el gobierno y sus voceros no.

Un empresario contrata según las necesidades de su empresa que vienen determinadas por la carga de trabajo. Esto es, un empresario contrata a alguien si tiene, o espera tener una carga de trabajo para ese trabajador. Nadie (salvo alguna administración corrupta) contrata para tener el trabajador de brazos cruzados. Por muy barato que le salga, para qué quieres tener un pasmarote? Es que aunque le saliera gratis el nuevo trabajador, para qué quiere tener a alguien ocioso? Y si trabajase, sería peor, pues añadiría gastos en materiales, energía, maquinaria, almacenaje…de una producción que no encuentra salida en el mercado. El empresario debe ajustar su producción a sus cifras de venta, todo lo demás es tirar el dinero. Y por lo tanto son sus previsiones de ventas (junto con el nivel de inventario, que sirve de buffer) lo que determina la carga de trabajo y, a la postre, la decisión de contratación. Por supuesto, si el kilo de obrero le sale más barato al empresario, mejor para él, pero no va a contratar a nadie más que no necesite. Todo lo más, si tiene necesidad de contratar a alguien, podrá cambiar su elección si se subvenciona (con nuestro dinero) a un trabajador sobre otro. Cojo a este joven, y lo que me ahorro en Seguridad Social me compensa la pérdida de productividad respecto a un trabajador experimentado.

Pero ahora, reconozcamos la realidad. La inmensa mayoría de las empresas no están en esa tesitura de contratar a más gente, sino procurando mantener la plantilla y no despedir a más gente, con unos pedidos que semana tras semana menguan. No hay que primar la contratación, primero es impedir que se sigan produciendo más despidos, que es la circunstancia de la mayoría de las empresas (por cada una que contrata hay diez que vomitan trabajadores). Y luego, empezar a enjugar desempleo, haciendo que las empresas tengan más necesidad de mano de obra y empiecen a contratar. Y para ello, de nada sirve cambiar el reparto de las sillas, hay que aumentar el número de sillas disponibles, crear empleo neto. Y eso se logra estimulando la economía, la producción, para que las empresas tengan más pedidos y más carga de trabajo y tengan la necesidad de contratar (otra forma es también distribuir la carga de trabajo existente, pero esto no aumenta la masa salarial, sólo la distribuye).

En resumen, lo que ofrece Raxoi con estas medidas es que el hijo consiga un puesto de trabajo precario, ocupando el puesto del padre, ahora en el paro. Vamos, hacemos un pan como unas hostias, pero no conseguimos crear ni un puesto de trabajo más (todo lo contrario, empobrecemos a la población, lo cual redundará en una caída del consumo, menores ventas, menor carga de trabajo en las empresas, et caetera). La misma historia desde hace años, nada nuevo bajo el sol, el mismo cuento que tras cada reforma laboral (es decir, abaratamiento del despido y desregulación; es decir, reducción de las retribuciones salariales directas, indirectas y diferidas, que es de lo que se trata esta estafa llamada crisis).

10 comentarios »

  1. Creo que está bien expuesto, no se van a crear más puestos de trabajo, se van a cambiar a quienes los ocupan. Pero este cambio va a traer unas condiciones laborales tercermundistas, en salario, jornadas, seguridad, etc.

    Tal y como está el mercado y estos no hacen más que vender motos…

    Comentario por Javi — 25 febrero 2013 @ 20:20 | Responder

    • Básicamente, es un regalo fiscal para el empresario. Un chollete. Es lo único que saben hacer para frenar el desempleo desde los tiempos de Felipe (contrato de aprendizaje).

      Comentario por Mendigo — 4 marzo 2013 @ 8:26 | Responder

  2. Me gusta más la gráfica de afiliación de Rankia que la tuya, porque abarca más años.

    Fijate que conclusión más curiosa: tenemos ahora el mismo número de afiliados que a finales de 2002. Y entonces no parecia que estuviéramos en crisis galopante ni que tuviéramos el paro desbocado !!

    [modo vago on]habría que mirar los censos de 2003 para ver la población total, y por tanto la ratio de dependientes de entonces y comparar con la de ahora [modo vago off]

    Comentario por santi — 25 febrero 2013 @ 21:53 | Responder

    • No es tan difícil:
      Enero 2003: 41.663.702 pringaos
      Enero 2013: 46.116.779 pringaos

      Hay el mismo número de puestos de trabajo para 4,5 millones más de personas (pero no todas ellas son población activa).

      Comentario por Mendigo — 4 marzo 2013 @ 8:41 | Responder

  3. Y la pregunta que no me sale de la cabeza es: ¿Hasta cuándo? ¿Tiene fin este pozo? Porque no lo parece… Esa broma macabra quizá no sea tan descabellada…

    Comentario por wenmusic — 27 febrero 2013 @ 15:47 | Responder

    • No puedo responderte hasta cuando, pero sí que creo que tendrá fin. Cuando hayan conseguido rebajar la retribución al trabajo lo suficiente, empezarán a tirar de la economía las empresas exportadoras y se detendrá la caída del PIB y la destrucción de empleo. Desde entonces, veremos una suave recuperación de ambas magnitudes.

      Pero ojito: será una sociedad diferente a la que hemos conocido. Con paro endémico y baja demanda interna, dirán que “España va bien” y lo argumentarán con cifras macroeconómicas, pero los trabajadores serán más pobres y con menos prestaciones sociales. Será un Estado en el que la carne humana será más barata, un vergel para las grandes empresas exportadoras, pero un piélago para los trabajadores y el pequeño empresario que cubra la demanda interna.

      Lo que se ha dicho muchas veces, somos un país en vías de subdesarrollo, están latinoamericanizando Europa (esto no es cosa nuestra, es importante darse cuenta que lo mismo lo están sufriendo los griegos, como los mismos alemanes.

      Comentario por Mendigo — 4 marzo 2013 @ 8:48 | Responder

  4. Gracias por la entrada y por los datos Mendi, especialmente por la precariamente publicitada info estadística por secores de actividad… al final el Pib se compone de múltiples valores, la llamada “Balanza de pagos” es mucho más complejas de lo que se nos muestra a través de una rendija… y aunque pueda no ser formalmente exacto… los datos de empleo… su agregación real para sacar “una afoto realista” que permita imaginar, diseñar, prever escenarios/modelos de negocio, debe partir de un análisis vectorial de estos, tener en cuenta sus interrelaciones y efectos en el todo que constituye la realidad económica al nivel que sea. La habitual muestra (sesgada más o menos según intereses) basada en valores escalares no significa nada más allá de justificar alabanzas o enmiendas a la totalidad, cuyas “inevitables decisiones” serán en el mejor de los casos un “tente mientras cobro” o pan pa hoy y hambre pa los que vengan…..

    Saludos TronK!

    Comentario por Escéptico — 28 febrero 2013 @ 14:45 | Responder

    • Nas, tronk!

      Sí, el PIB no deja de ser una suma de valores agregados. De hecho, es la suma de las sumas, lo suma todo y lo mete en el mismo cajón, sea cual sea su procedencia o su uso. Por ejemplo, para calcular tu PIB da igual que hayas comprado un coche al contado o hayas pedido un crédito: se computa un consumo, y como mucho se desglosa en la categoría de bienes duraderos. Punto. Pero para conocer la situación económica es fundamental saber si vas a tener que ir pagando letras todos los meses o no. Es un ejemplo tonto, para mostrar las limitaciones del PIB como medida de la economía.

      Comentario por Mendigo — 4 marzo 2013 @ 8:52 | Responder

  5. Me explico con un ejemplo simple (lamento no poder añadir diagramas)… supongamos el habitual maremagnum de “pajas mentales” que posibilita nuestro peculiar sistema democrático. Tanto a nivel general, como más claro a nivel taifa, se plantea la posibilidad de una “gobernanza jojojo” basada en el democrático y noble acto del consenso (llora montesquieu en el pañuelo de locke) normalmente se traduce todo en posibles “chantajes” y movimientos económicos… cuando lo que realmente marca la transcencencia de estos pactos (de 2,3,n) contranatura y sin tener en cuenta al pardillo elector… es un análisis vectorial de sus posicionamientos: Independentistas, centralistas, europeístas… que darán el verdadero signo del “gobierno/contubernio de turno” y su influencia en lo global. Los temas de pelas, por supuesto son significativos, pero los expolios serán los mismos… lo importante es cual es la resultante ideológica a la que apoyarán, y la composición de estas fuerzas fácticas en el todo.
    Por supuesto, es mi teoría, equivocada o no, pero una forma diferente de enfocar las cosas, ni mejor ni peor (probablemente peor😉 ) pero creo que complementaria a los análisis adhoc de las consultoras. Vamos que la experiencia me dice que estos análisis son los que se realizan en el “inner circle” de las grandes cias… y luego se justifican las medidas económicas (modelo de aplancamiento, decisiones bursátiles…) atendiendo a sus premisas. Por eso nunca salen a la luz.

    Saludos sinceros Tronk, y disculpad mis idas de pinza… 😉

    Comentario por Escéptico — 28 febrero 2013 @ 15:09 | Responder

    • Fíu! ya te cuento. Creo que me he perdido. Anda, explícate un poco más, porque no te sigo.

      Comentario por Mendigo — 4 marzo 2013 @ 8:54 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: