La mirada del mendigo

10 marzo 2013

Llión

Filed under: fotos — Mendigo @ 2:21

+
+
+
+
+

Empiezo a liberar espacio en el disco duro, poniéndome con las andanzas leonesas. Normalmente intento intercalar fotos para no aburrir las retinas del personal, pero en este caso me temo que no va a ser posible. Durante los cinco días que estuvimos sólo tuvimos nieve, nieve y más nieve. Para que no os resulte pesado he escogido algo de música que os haga más entretenido el paseo, si os atrevéis a darlo.

Los suecos de Garmarna. La de años que hacía que no escuchaba esta canción.

+
+
+

Bueno, iré contando un poco. Este es el puerto de la Vegarada, que cruza desde Redipuertas hacia Ruayer, en el lado asturiano.

Llegamos tarde, como siempre, serían las 10 y pico. Afortunadamente vemos que el día anterior alguien había marchado a pasear, abriendo huella. Eran dos parejas, una que luego bajaron con esquíes, otra que se dirigían hacia el Pico Huevo. Aprovechar el carreirón y no ir haciendo huella nos permitió recuperar un tiempo que luego nos resultaría precioso.

+
+
+
+
+
+
+
+

Estos espolones rocosos me recuerdan a los escollos en los que el océano rompe entre borbotones de espuma. Aquí no existe toda esa violencia, el tiempo está congelado.

+
+
+
+
+
+
+
+

Aquí otro día, camino al puerto de Pedrafita (no la del Cebreiro)

En teoría vamos por una carretera, pero sólo a ratos se adivina el trazado. El asfalto queda a veces a palmos, a veces a metros de nuestras botas.

+
+
+
+
+
+
+
+

Esta mal que yo lo diga, pero me encanta esta foto.

+
+
+
+
+
+
+
+

Al W vamos dejando el Cueto Mirallo (2.182m)

+
+
+
+
+
+
+
+

+
+
+
+
+
+
+
+

El Bolero (2043m)

+
+
+
+
+
+
+
+

Esta foto, no sé por qué, me recuerda un paisaje oriental, Japón, quizá mejor Corea. Quizá por el poco contraste del paisaje nevado entre niebla.

Dentro de lo que cabe, aquí se ve bastante. Pero un poco antes, saqué una foto de broma porque era como estar en un sueño: envueltos por la niebla, sólo veías blanco mirases donde mirases. Le saqué una foto a la lobita, y parece estar flotando en el éter.

+
+
+
+
+
+
+
+

De la liviandad de la anterior, a la dureza de ésta. Aún parece que estoy oyendo el crujir de la madera al ser arrancada por el vendaval.

Por si os queréis pasar, el pueblo se llama Canseco. Todas las calles estaban cubiertas de nieve, excepto la plaza donde la quitanieves había abierto un poco de hueco para poder aparcar los coches.

+
+
+
+
+
+
+
+

El Pico de la Quemaona (2.044m)

+
+
+
+
+
+
+
+

Acumulada y moldeada por el viento, la nieve forma superficies suaves, con recovecos y lomas que recuerdan un cuerpo.

+
+
+
+
+
+
+
+

El pico Murias (2.093m)

En comparación con los 3.478m del Mulhacén, se diría que éstas son lomitas. Sin embargo, su verticalidad, junto con la nieve y el hielo, presentes hasta muy avanzada la primavera, hacen que subir a estos picos esté reservado sólo a los mas pir…valientes escaladores. Vamos, que yo no subo por esa pared ni jarto grifa (y realmente, en invierno, sin herrar, dudo mucho que nadie se atreva a intentarlo).

+
+
+
+
+
+
+
+

La nieve que baja de las laderas cubre totalmente el río que, sin embargo, sigue discurriendo por debajo.

+
+
+
+
+
+
+
+

Única foto sin nieve de toda la serie.

Como muchos reconoceréis, la catedral de León, desde una calleja del Húmedo.

+
+
+
+

Seguimos con música nórdica.

Las brujas de Värttinä echando sapos y culebras por la boca. Música con formas dulces y voces ásperas, sonidos salidos del averno blanco, del pozo de la Historia, para acompañar el paseo por unas montañas viejas e inhóspitas.

+
+
+
+

Presidiendo el segundo plano, la arista que terminará en el Pico del Mediodía (2.061m)

+
+
+
+
+
+
+
+

¡Y llegamos! La Sierra del Cuadro desde el Alto del Puerto (1.875m)

La gota de agua que caiga a mano derecha, irá al Cantábrico. La que caiga hacia el Sur de la cuerda, irá a parar al padre Duero.

+
+
+
+
+
+
+
+

Me encanta poder pasear por montes que nadie ha hollado todavía desde la última nevada.

+
+
+
+
+
+
+
+

Aunque para ser sinceros, cuando nos encontramos con el carrilito hecho (paralelo a él, las huellas de bajada de los esquiadores), es un tremendo ahorro de esfuerzos y sudores. Se avanza muchísimo más rápido, casi a la velocidad que seguirías si no hubiera ya nieve.

Por cierto. No quiero dejar de felicitar a los esquiadores que disfrutan de su afición en Naturaleza, sin necesitar un parque de atracciones alrededor. Que cargan con sus esquíes camino arriba, y luego bajan esquiando (inteligente, cuando la nieve está ya blanda). Si no tienes fuerzas o destreza para subir una montaña, ES QUE NO MERECES SUBIR A ESA MONTAÑA. Hay un montón de cumbres a las que no soy capaz de llegar y no pasa nada, lo asumo. Destrozar una montaña sólo para acercarla a los mierdecillas que no son capaces de hacer el esfuerzo de ganarse esa cumbre, para que disfruten de la excitante bajada, controlada en una pista preparada cuidadosamente, sin llevarse el trago de la extenuante subida, ES UNA MARRANADA. Trasladado al ciclismo, consistiría en que te suban en coche, para luego bajar el puerto con la bici. Y al llegar al valle, que te vuelvan a subir. Eso no es ciclismo, eso es ser subnormal.

Lo digo porque muy cerca, al otro lado de las montañas hacia el E, está la estación de San Isidro. Y un poco más allá, quieren construir otra en plenos Picos de Europa, la de San Glorio. Destrucción de un medio natural muy frágil para que los nenes pijos, que son tan inútiles o tan vagos que no osan ni plantearse subir la montaña que luego quieren bajar, y les tienen que rebajar la montaña con remontes mecánicos. Si no eres capaz de subir, te jodes. Si no eres capaz de bajar si no es por pistas acondicionadas, te jodes. Si te parece aburrido pasarse todo el día subiendo para luego hacer una bajada de minutos, te jodes. La montaña no es un puto parque de atracciones para tu diversión. El mundo no es un centro comercial donde todo se compra. ¡Un respeto a la montaña!

+
+
+
+
+
+
+
+

De regreso se cerró, parecía que se iba a poner a nevar, y ya cuando casi habíamos alcanzado la furgo, se abrió una ventana entre las nubes y el sol iluminó las montañas de las que veníamos.

Uno de los recorridos más bonitos que he hecho jamás.

+
+
+
+
+
+
+
+

Para acabar uno de los días, nos fuimos a dar un paseo por Villaverde de la Cuerna.

Del grupo de mastines que nos hicieron de comité de bienvenida (en las calles de los pueblos, cubiertas por nieve y hielo, no había bichos de dos patas) se unió a la pateada uno joven, color canela. Algo menos inmenso que los oscuros (mastín leonés), aún así era un castillo de can. No dejaba de ser un cachorro juguetón y baboso, pero con una corpulencia que daba espanto cuando bajaba corriendo por la loma mientras estaba sobre las raquetas en posición demasiado precaria para resistir su empuje. Más de una vez me veía rodando con él hasta el río; pero el bicho era un amor, en el último momento paraba en seco y se quedaba mirándonos con ojos tiernos de no haber roto un plato.

+
+
+
+
+
+
+
+

Creo que la montaña de allá al fondo es Peña Metera, pero no estoy seguro (si alguien conoce la zona, y quiere identificar más alturas…)

+
+
+
+
+
+
+
+

Desde Canseco sólo pudimos hacer una pateada matutina, había que volver y queríamos parar un momento en la capital. Al menos nos dió para poder ver el valle que conduce al Pico Huevo (2.158m), uno de los más altos de la zona aunque no lo parezca, por su forma redondeada que supongo que será lo que le da nombre.

+
+
+
+
+
+
+
+

La Quemaona y el Mediodía.

Abajo a la derecha, nuestro restaurante. De forma inesperada, encontramos dos palmos de piedra descubierta en los cuales poder comer sentados. Todo un lujazo. Quesito, jamón, unas manzanas y seguimos tirando.

+
+
+
+
+
+
+
+

Sí, es el mismo árbol y la misma casa del principio. Y hay más, pero esas ya para la segunda tanda.

Aún a riesgo de aburrir al más paciente, pero sí, en 5 días he traído fotos para hacer dos tandas. Y me ha dolido en el alma tener que borrar algunas para que ya la cosa no se saliera de madre.

+
+
+
+
+
+
+
+

Abajo se intuye el nacimiento de un río, el Curueño. El cual irá al Porma, afluente del Esla cuyas aguas alimentan el Duero.

Es decir, que siguiendo el hilo argumental de la celebérrima poesía del señor Carbonell, la meadita que echemos aquí acabará haciendo flotar a las barcas cargadas de guiris que van de Porto a Vila Nova da Gaia, a ponerse moraos de vino con aguardiente.

+
+
+
+
+
+
+
+

La arista norte del Bolero (2.043m) con el Estorbín al fondo (2.123m). Pareciera que las peñas que sobresalen fueran de mismísima antracita, de un negro azulado y brillante que destaca muchísimo entre la blancura generalizada que nos envuelve.

Supongo que al que la vea le dará una sensación de calma. A mí me recuerda cansancio, un viento endiablado que me helaba el sudor del cuerpo, y los cojones de corbatín ante la bajada que nos esperaba. Porque esto es como los gatos, subir al árbol es fácil, pero luego bajar de éĺ…

14 comentarios »

  1. Unas fotos impresionantes. Te puedes quedar horas mirándolas, joder que envidia. Yo voy mucho al monte, pero creo que no sería capaz de hacer ese recorrido.

    Si no fuese porque en algunas se ve vegetación podría decirse que son paisajes de otro planeta.

    Gracias por este viaje por las montañas, esperamos la segunda edición.

    Comentario por Javi — 10 marzo 2013 @ 11:18 | Responder

    • Gracias, compi!

      Estuve por pegarte un toque, a ti y a V, que a los dos os quedaba a un paso. Pero entre semana, de sopetón, desestimé la idea. Además, sin raquetas, sería difícil que pudieras avanzar en las zonas con más nieve (te hundes hasta las corvas, te cuesta un infierno avanzar unos metros y al final lo mandas a la mierda y das la vuelta…lo sé por experiencia, por eso nos las pillamos). Por lo demás, ninguna pateada fue físicamente exigente, salvo la subida a Alto del Puerto, que ahí sí que hubo que echarle bofes.

      De todas formas, si quieres ir cuando se retire la nieve a las alturas. Desde Ruayer, por ejemplo, tienes pateadas preciosas entre bosques de altura. Y si no, es cuestión de quedarse en los pueblos de abajo, con sólo unos palmos de nieve en el camino por el que se va perfectamente sólo con botas.

      Comentario por Mendigo — 10 marzo 2013 @ 15:06 | Responder

  2. Me revienta ver tus malditas fotos de montaña porque tengo la cabeza todo el rato con la hormiguita de “joer macho, estoy hecho una puta mierda. Si tuviera que andar 100 metros por ahí echaba el hígado, qué viejo estás, a ve si te pones a hacer ejercicio de una puta vez…”, etc. etc. Vamos, que ole vuestros webos.

    Por lo demás, la foto que más me gusta es la blanca😉 Bueno, más concretamente la tercera, la que dices que te recuerda a las rocas donde rompen las olas… y precisamente por lo mismo.

    Tengo que pararme un día en León a ver qué tal es. Más que nada porque estoy harto de pasar por su periferia para ir a 50 sitios, y nunca me he paseado por el centro. Aunque la catedral de león siempre me ha parecido demasiado… “cuadrada” podría ser la palabra. Como si los que la diseñaron quisieran hacer una gran catedral simplemente porque era León, pero no quisieran romperse tampoco los sesos con el tema (nada que ver con la de Burgos ni con la de Santiago, por ejemplo).

    Por cierto, tanto que criticas (con toda la razón del mundo) a la gente que no es capaz de esquiar si no es yendo a una estación de esquí (de la cual desgraciadamente formo parte… o formaba cuando me lo podía permitir), también se podría criticar (con toda la razón del mundo) a la gente que no es capaz de recorrerse andando el país (y el continente) para recorrer mundo, y tiene que hacerlo cómodamente en una furgoneta utilizando las carreteras asfaltadas que tanto han destrozado el paisaje. Los picos de Europa se merecen que te tengas que pegar una pateada desde tu casa para poder verlos.

    Comentario por marcostonhin — 10 marzo 2013 @ 20:24 | Responder

    • Buah, si es por viejo. Mira, en Austria nos cruzamos con un viejo en su mono, que debía tener lo menos 500 años, y ahí iba el muy cabrón, cargando con sus esquíes loma arriba para luego pegarse una esquiada fuera de pista.

      Y la condición física, tampoco nosotros le dedicamos mucho tiempo al tema. Más bien la ganamos haciendo estas burradas, y cuando ya hemos perdido unos pocos kilos, nos volvemos y otra vez al sedentarismo. Alguna vez vamos a correr…

      Luego, si hay mucha nieve blanda, ya no es que estés más o menos fuerte. Es que sin raquetas no hay quien avance. Si te pillas unas, recuerda que la superficie esté adaptada a tu peso corporal.

      Sobre el uso de las carreteras. A las estaciones llegan carreteras. Y además de las carreteras, tienen todas las tiendas, complejos hoteleros, bungalows, remontes, pistas… ¿Podríamos prescindir de las carreteras? Bueno, en ciertos lugares estoy de acuerdo, se ha asfaltado mucho y sin ninguna necesidad. El asfalto debe llegar a los pueblos, y a partir de ahí caminos o pistas si hay necesidad de que sean transitadas por tractores, camiones… Pero meu rei, la pateada mayor que nos hicimos, la de Pedrafita, dejamos el coche en el pueblo de Pedrafita, que es hasta donde había limpiado la máquina. El asfalto sube hasta el puerto, pero no lo volvimos a ver en todo el recorrido. Por ejemplo, ¿ves las fotos de la casa y el árbol? La carretera pasa por ahí, según el mapa. ¿Ves siquiera traza de ella? Lamentablemente había carretera (aunque me imagino cómo estará, cuando se marche el hielo), pero podría no haber estado, nosotros hubiéramos subido igual, ni nos enteramos de su presencia.

      Ahora, ya quieres eliminar todas las carreteras, y que sólo se pueda ir a los sitios andando. Ejem, como justificación de que vayas a estaciones de esquí, es un poco flaca. Si no puede haber estaciones de esquí, pues entonces quitamos toda obra humana, las carreteras, los puentes, las líneas ferreas, las torres eléctricas. ¿Las casas? Podemos dejar las casas o hemos de irnos a vivir a cuevas?😛

      Como excusa es un poco infantil, si me quitas el caramelo, entonces que nadie pueda comer.

      Estoy seguro que podemos llegar a un compromiso. La parafernalia que se monta en torno al esquí no es necesaria, es un puro parque de atracciones para diversión de los ricos. La forma que yo propongo de relacionarse con la montaña no necesita nada, ni hoteles, ni infraestructuras, nada, que la dejen tranquila. Una carretera de acceso al pueblo más cercano basta. Lo importante es precisamente que la montaña esté inalterada, en toda su belleza.

      Comentario por Mendigo — 11 marzo 2013 @ 9:27 | Responder

      • A mi personalmente me duele mucho más la cantidad de carballeiras y sitios idílicos que arrasaron para hacer pistas de concentración, que total, para ir en tractor, las pistas que había antes valían perfectamente. Y el caso es el mismo: destrozar el entorno original para hacerlo económicamente más rentable.

        Del mismo modo quizá el planteamiento de la montaña puede ser otro: andar 10 km. cuesta arriba por la nieve no está al alcance de todo el mundo, pero con hacer un pequeño remonte (simplemente para poder subir a la zona de pistas), y una vez arriba que cada uno se tenga que buscar la vida, sería suficiente, en lugar de meter remontes e instalaciones por toda la montaña para que la gente no tenga que pasar ningún trabajo.

        En el resto es el mismo caso que en las playas: llenar la montaña y las playas de hoteles, chiringuitos y demás circo da mucho dinero, pero es una aberración que destroza todo el entorno. Y en cuanto a los accesos… ¿es mejor que la gente tenga que aparcar a un par de kilómetros de la playa (o un par de docenas de kilómetros de la montaña) y tenga que ir andando hasta allí, o hacemos enormes zonas de aparcamiento para que la gente pueda ir con su coche cómodamente a pie de playa/montaña? Es exactamente el mismo caso, con sus cosas buenas (la pura comodidad de la gente y el puro beneficio de las empresas), y sus cosas malas (el destrozo del entorno original, y la pérdida de la esencia de lo que era ir a disfrutar de la playa/montaña).

        Comentario por marcostonhin — 12 marzo 2013 @ 9:32 | Responder

        • Por supuesto, el caso de las pistas, algunas asfaltadas, para que pasen tractores es exactamente lo mismo. Mi coche es muy bajito, y va perfectamente por esas pistas, de hecho hay carreteras en las que peligran más sus bajos. Es absurdo…

          E igualmente con el litoral. Hay que llegar a un compromiso, evidentemente la actividad humana genera impacto en la Naturaleza, así que valorar la necesidad y la gravedad de ese impacto, y de qué formas se puede disminuir obteniendo el mismo beneficio. Por ejemplo, construir a más de 2km de la costa aumentando la densidad y así proteger la cinta litoral.

          Otra cosa: andar 10 km cuesta arriba por la nieve está al alcance de cualquiera que tenga una salud normal. Ahora bien, hay que roelos, hay que esforzarse. De todas formas, es que la montaña no debe estar disponible para todo el mundo, sino sólo para aquel que se la gane. La mayoría de esas cumbres que he fotografiado son inalcanzables para mí en invierno, pero no quiero me faciliten su subida. Si no puedo, pues no puedo, ya me entrenaré más y si no, pues no pasa nada. Yo no soy importante, la importante es la montaña, que estará ahí cuando yo ya esté muerto. Prefiero con mucho quedarme a mitad de ascensión de una montaña inalterada a subir en telesilla hasta la cumbre.

          Comentario por Mendigo — 12 marzo 2013 @ 12:56 | Responder

  3. Coño, qué frío.

    Comentario por Javier Lázaro — 11 marzo 2013 @ 12:04 | Responder

    • Jajajaja

      No te creas, no era para tanto…durante el día. Al caer las 5 o así la temperatura empezaba a bajar rápidamente de cero y al caer el sol ya hacía un frío que pelaba. Pero en las horas centrales del día, y haciendo ejercicio, la verdad es que íbamos con muy poca ropa.

      Comentario por Mendigo — 12 marzo 2013 @ 12:46 | Responder

  4. Qué serenidad transmiten los paisajes nevados, es casi hipnótico…

    Comentario por wenmusic — 12 marzo 2013 @ 11:31 | Responder

    • Si te transmiten serenidad, me puedo sentir satisfecho, porque era exactamente lo que yo sentía y lo que quería transmitir.😉

      Comentario por Mendigo — 12 marzo 2013 @ 12:47 | Responder

  5. Mendi, si tengo que poner una sola pega, es que he echado en falta alguna foto de la lobita y los canes.

    De lo demás, ¿qué puedo decir?. Hacía tiempo que unas fotografías me emocionaban tanto…son tremendas, magníficas, divinas como diría Carmina que en paz descanse.

    Elegir elegiría todas, la verdad. Pero bueno, voy a hacer un esfuerzo….la que tú dices que te encanta, la que parece de un paisaje oriental…esa catedral de León que me hizo llorar la noche que la conocí encendida…la última de la casa enterrada, la de los espolones rocosos que parecen las olas nuestras, la de la ventana que deja pasar el sol, y el pico…el que se parece a la Peña de la Silla de la sierra de Ayllón…la fotografía que está debajo de Cueto Mirallo, la de la supuesta Peña Metera…

    De verdad, Mendiguiño, me has dejado impresionada.

    ¡¡¡¡FELICIDADES!!!!

    Comentario por Campurriana — 12 marzo 2013 @ 23:32 | Responder

    • De la nena intento no subir fotos en las que sea reconocible, ya lo sabes. Y en este caso no había ninguna que cumpliera ese requisito que fuera mínimamente aceptable.

      Del perrazo, me hubiera gustado sacarle cuando cargaba, pero bastante tenía con prepararme para su embestida.

      También a una mastina, que estuvimos achuchando a la vuelta como si fuera un gatazo. Pero… De todas formas, en la foto donde comento lo del perro sí que aparece, pero es sólo un punto (a media altura, un poco desplazado a la izda). Le aburría que fuéramos tan lentos y se largaba por delante, volvía a venir…se pasó todo el rato galopando. Y cuando tenía sed…le pegaba un mordisco a la nieve.

      Me alegro que te haya complacido esta tanda, se nota que tienes buen gusto.😄

      (Lo digo sin ninguna presunción, es evidente, es una verdad científica, es positivamente cierto que estas fotos son cojonudas (de lo cual se deduce necesariamente que soy un puto genio).

      JOAS JOAS JOAS JOAS

      Comentario por Mendigo — 13 marzo 2013 @ 10:04 | Responder

  6. Me dan ganas de dar un lengüetazo a la nieve…
    Pero bueno, Sr. Mendigo, no quite mérito al paisaje…
    Ya veo al perrazo. Casi lo intuyo!

    Comentario por Campurriana — 13 marzo 2013 @ 15:58 | Responder

  7. […] lo demás, decir que estos días en León he ido con unas mallas del Lidl (tienen unas gorditas muy buenas) y un polar del Decathlon que me […]

    Pingback por Comparativa de botas | La mirada del mendigo — 15 enero 2014 @ 19:47 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: