La mirada del mendigo

15 agosto 2013

Diálogos imaginados sobre la lucha de clases

Filed under: economía — Mendigo @ 23:23

Quienes seguís habitualmente La Cebolla no hace falta que os lo diga, y a los que no, sugeriros que deberíais seguirla, pues además de este autobombo procuramos traer noticias y artículos relevantes, de interés especial. Bueno, vamos al grano: unos compañeros de La Cebolla han publicado un libro. Se trata de una colección de citas de personajes de lo más variopinto, pero con un nexo en común: todos ellos tienen algo que decir, y merece ser escuchado, digerido y difundido por los que vivimos de nuestra fuerza de trabajo sin aprovecharnos del sudor ajeno.

A estos retales de conocimiento los autores han añadido el hilván que los une, aportando coherencia al desarrollo del discurso. Como hilo se han servido de una idea genial: una entrevista figurada en el que una inquisitiva entrevistadora va dirigiendo con sus preguntas un imposible coro de algunas de las voces más claras y mejor afinadas de la izquierda, Noam Chomsky, Ignacio Ramonet, Vicenç Navarro…

Todos los autores citados son actuales, mas es un libro que bien podría haberse escrito hace un siglo. Es rabiosamente actual y, al mismo tiempo, es un libro vetusto, con solera, de aquellos años en los que se llamaba a las cosas por su nombre. Esto no es Barrio Sésamo en el que todos somos amiguitos y nos llevamos muy bien, desterremos de una maldita vez el pueril reduccionismo socialdemócrata. Existen patrones, y existen trabajadores, y los segundos trabajan para los primeros. Y cada uno de ellos tienen diferentes intereses, llamados intereses de clase, que las más de las veces suelen estar encontrados. Por ejemplo ¿reducir la indemnización por despido es bueno o malo? Pues depende, depende de en qué lado te encuentres, para el empresario es cojonudo pues es dinero que se ahorra, mientras que el trabajador se va con la patada en el culo y con menos dinero en los bolsillos. Esto que es tan evidente que hasta un trabajador iletrado del s.XIX lo entendía, existe una legión de trabajadores en el siglo de la información que no llegan a comprenderlo, e identifican su interés con el de su empleador. Si los conejos fueran tan imbéciles como el trabajador medio de esta época, correrían a meterse en las fauces de los perros que les persiguen.

Bueno, pues ya podéis haceros una idea de qué va este libro. Es un manual de autodefensa, munición para enfrentarse ideológicamente a la inmundicia que brota de los medios de comunicación nublando la vista y cegando la inteligencia. No es la píldora roja, es sólo una píldora roja más.

Por supuesto, está licenciado bajo Crative Commons, bajo pena de excomunión al que trate de sacar algún provecho económico de él. Por el contrario, no sólo está permitida su copia y distribución, sino que se ruega encarecidamente. De hecho, sería la mejor forma de honrar el trabajo de sus autores. El libro está disponible para su descarga desde:

Google Docs
BuBok
Scribd

+

Nota: De todos los autores citados hay uno, sólo uno, que incumple la anterior definición. No sólo no tiene gran cosa que decir, sino que la mayoría de lo que dice son completas gilipolleces. A ver si adivináis de quién se trata.😉

21 comentarios »

  1. Descargado, ahora, a sacar un rato para leer

    Comentario por santi — 16 agosto 2013 @ 23:20 | Responder

    • Que es lo más difícil.

      Ya contarás, si ves alguna errata, o algo que merezca ser cambiado.

      Comentario por Mendigo — 23 agosto 2013 @ 8:29 | Responder

  2. Quizás Chomsky, quizás Viçens.

    Comentario por Gustavo Giménez — 18 agosto 2013 @ 0:05 | Responder

  3. Y no creo que digan gilipolleces, sino que ambos piensan mucho en el qué dirán.

    Comentario por Gustavo Giménez — 18 agosto 2013 @ 0:07 | Responder

    • Nooooo, no me refería precisamente a ellos.

      Chomsky no, por favor, a mí ese pavo me apasiona. Siempre consigue contarme cosas interesantes, es como un abuelete que siempre está dispuesto a contar cosas nuevas, una nueva historia, nunca se repite y cada cual es más apasionante que la anterior.

      Navarro es otro abuelete que se repite mucho más. Aunque creo que es consciente de ello, y quizá sea más inteligente su línea que el primero. Aquel desborda sabiduría, mientras que Navarro machaca, machaca y machaca en pocos clavos, para que la gente tenga un sólido andamio al cual aferrarse.

      Comentario por Mendigo — 23 agosto 2013 @ 8:28 | Responder

  4. Pues si, tiene usted razón, hay uno que lo que dice son auténticas gilipolleces. Pero le salen tan bien dichas que algunos gilipollas estamos rendidos a su arte y no dejamos de visitar su blog !

    Estoy de vuelta. Lentamente pero llegando. En breve hablaremos de Marsellla y de alguna entrevista telefónica pendiente.

    Comentario por Aurora — 18 agosto 2013 @ 15:26 | Responder

    • Ya me figuro que una parte de ti aún está en la Guayana, quizá para siempre.

      Ya he visto que todo está funcionando bien, enhorabuena, mil aplausos.

      Cuando hayas cogido aire, podemos hablar de la entrevista, a ver si a los de Iniciativa Debate les sigue pareciendo bien.

      Comentario por Mendigo — 23 agosto 2013 @ 8:26 | Responder

  5. Los descargaré pues, aunque últimamente no me llegan las horas para todos los libros que quiero leer.

    Sobre la “lucha” de “clases” trabajador – obrero… ya sabes que soy totalmente contrario a esa idea (hablo siempre de la pequeña y mediana empresa). Es más, creo que uno de los grandes problemas es que la gente está empeñada en ver esa lucha. Yo gano dinero porque mis clientes me pagan. La gente que he contratado para realizar un trabajo (que no “el trabajo”: yo trabajo tanto o más que ellos) gana dinero… ¿porque yo les pago? Si fuera así iban listos, ya que muchos de ellos ganan más que yo mismo. Quien les paga es también EL CLIENTE, no yo. Su salario sale de lo que nos pagan por lo que vendemos, ni más ni menos. Y si todos trabajamos en lo mismo y nuestro dinero sale del mismo sitio… ¿dónde está la lucha de clases? Realmente el funcionamiento es parecido al de una cooperativa, con la diferencia de que los asalariados no quieren dejar de serlo. Quieren tener todos los derechos pero ninguna de las responsabilidades. Hacer sus horas y olvidarse.

    Como ya te dije una vez: si todos los empresarios son millonarios y todos los asalariados están explotados, la solución es fácil: nos hacemos todos empresarios y así somos todos ricos. No te fastidia…

    Comentario por marcostonhin — 20 agosto 2013 @ 9:45 | Responder

    • Creo que te puede gustar el libro, bueno, ya me contarás.

      Tú ves el problema personalizándolo, lo cual es lógico pero creo que te nubla la visión general. Si esto lo hemos hablado muchas veces, tú como pequeño empresario tienes una doble condición de trabajador (gerente de una empresa, por la cual es legítimo que cobres) y capitalista (quien recibe el beneficio o sobrevalor, esta sí ilegítima).

      Dices que todos podríamos ser empresarios, pero esa respuesta no es menos tonta que la de María Antonieta y los brioches. Todos podríamos ser empresarios si tuviéramos capital. Que viene a ser lo mismo que decir, todos seríamos ricos si tuviéramos dinero, pero los pobres no empeñamos en seguir teniendo poco dinero, con lo que no podemos ser ricos.

      Lo que diferencia a la burguesía del proletariado no es la voluntad de prosperar, o una buena idea que desarrollar, ni otras chorradas asociadas al cuento del emprendedor…sino el capital. Si tengo capital, puedo montar una empresa yo mismo (si creo que tengo un modelo de negocio viable), o pasar de rollos y comprar acciones de empresas que otros gestionan. Si no tengo capital, es decir, excedente de dinero para invertir, no puedo hacer ninguna de las dos cosas. Por muy buenas ideas que tenga, por muy claro que vea el modelo de negocio.

      Bueno, claro, puedo ir al banco y pedir ese dinero. Pero entonces yo no soy empresario, soy un empleado del banco, que es quien pone el capital y por lo tanto el verdadero dueño de la empresa. Yo trabajaría como un cipayo, exprimiendo a mis trabajadores para sacar un dinero con el que ir pagando la hipoteca, la línea de crédito, etc. Y efectivamente, ese gestor que vive en la ilusión que posee una empresa, hay veces cobra poco o se queda sin cobrar, por entregarle el sobrevalor al propietario, el banco.

      To have, or not to have (das Kapital), that’s the question.
      😉

      Por otra parte, la reticencia de la clase trabajadora a asumir las obligaciones de convertirse en socio cooperativista es real, es algo en lo que te doy una y mil veces la razón y sólo me sirve como parca excusa la educación recibida y lo que Erich Fromm llama “el miedo a la libertad”.

      La clase obrera se merece su destino porque, teniendo en su mano las herramientas de cambiarla, no lo hace. ¿Engañada? Sí, por supuesto, si los medios de comunicación no sirvieran para adoctrinar y embrutecer, la burguesía no metería cantidades fabulosas de Kapital en ellos. La publicidad funciona, aunque el consumidor se crea libre de elegir.

      Comentario por Mendigo — 23 agosto 2013 @ 8:23 | Responder

      • ¿Lo ves? Empiezas ya dando por sentada una premisa: SI ERES EMPRESARIO, ENTONCES TIENES CAPITAL.

        Un empresario es el que tiene una empresa, que pude ser la Coca-Cola o puede ser el taller de arreglo de zapatos del barrio. Ser empresario no implica necesariamente ser rico.

        Comentario por marcostonhin — 24 agosto 2013 @ 12:48 | Responder

        • Ays!

          Pero Marcos, has leído lo que he puesto? O tienes capital, o lo pides, y entonces es el banco quien es realmente el propietario de la empresa.

          De todas formas, en puridad, un empresario tiene la propiedad de los medios de producción (su empresa, capital productivo), con lo cual tiene capital. Otra cosa es que, a su vez, deba incluso más capital (financiero) del que tiene.

          Que no se trata de que sea mucho o poco. Vamos a ver, si mañana le tocan a fulanito 1.000 millones en la lotería, y se los funde, los dedica a consumo durante años ESO NO ES CAPITAL. Es sólo dinero. Sin embargo, una parcela de tierra que no vale ni una mierda, o incluso un tractor viejo, es capital. No se trata de la cantidad, sino del uso.

          Comentario por Mendigo — 24 agosto 2013 @ 17:16 | Responder

  6. Pues descargado está para leer en el tren.

    Saludos y felicidades

    Comentario por Pablitovich — 20 agosto 2013 @ 22:30 | Responder

    • Pues ya contarás, compañero.

      Si encuentras algún error, o crees que algo se pudiera expresar mejor…en principio es un libro abierto, a seguir mejorando en siguientes ediciones.

      Comentario por Mendigo — 23 agosto 2013 @ 8:06 | Responder

  7. La mirada del gilipollas😄

    Alberto Montero os ha dedicado una entrada y promocionado el libro.

    Por cierto, los de Suresnes han ganado, o perdido, o yo que se.

    Comentario por HugoMM — 22 agosto 2013 @ 22:14 | Responder

    • Han ganado, seguro, pero ¿qué han ganado? Ganaron la guerra y perdieron el reino. ¡Valiente victoria!

      Hemos visto lo de Montero, cojonudo. Nos va a ayudar mucho a difundir el libro.

      ¿A que suena bien? La mirada del gilipollas. Me gusta. ¿Lo cambio? En realidad, llevo toda mi vida escuchando (muchas veces a mis espaldas) que soy gilipollas o que digo gilipolleces. Dicen gilipollas por no decir, “es la primera vez que escucho lo que cuentas, jamás lo había visto de esa forma, no lo entiendo y creo que me conviene seguir sin entenderlo.”

      Comentario por Mendigo — 23 agosto 2013 @ 8:05 | Responder

  8. Vaya curro os habéis pegado. Bravo, es muy interesante, me está gustando mucho.

    Comentario por wenmusic — 23 agosto 2013 @ 0:09 | Responder

    • Realmente el curro es suyo, mi participación fue a última hora y se limitó a corregir y proponer algún cambio. Desde luego, es un libro que lleva mucho chollo detrás, de meses o años, recopilando citas, y luego agrupándolas por temática y elaborar las preguntas. Mi único miedo es que, en ocasiones, sea demasiado culterano, para un lector no iniciado en estos temas. Por eso la idea del glosario, que era algo que Alberto había dicho hace tiempo y seguía pendiente.

      De hecho, ese glosario habría que mejorarlo y ampliarlo, y publicarlo como obra aparte. Ya estoy proponiendo chollo…

      Comentario por Mendigo — 23 agosto 2013 @ 8:00 | Responder

  9. Pues bien Gilipollas -que digo, Mendi- le haré una reseña en Iniciativa Debate y si los compiladores están de acuerdo, de entrada quedan invitados a decir cuantas gilipolleces quieran en nuestro espacio de tertulias y entrevistas, que por cierto, se consolida. Hicimos una entrevista con Rafael Agacino:

    http://iniciativadebate.org/2013/07/29/neoliberalismo-politica-y-economia-conversamos-con-rafael-agacino/

    que ha tenido como 1100 visitas: es la única que ha superado en popularidad a cierto gilipollas que habló sobre crisis ambiental y el sofisma de la energía “verde” hace unos meses.

    Lo dicho, que muy valioso el trabajo y les esperamos para charlar un rato. Cuando quieran.

    Comentario por cami — 23 agosto 2013 @ 1:22 | Responder

    • A su disposición, Don Camilo. Yo sé de un par que estarían encantados de charlar sobre el libro (yo ya pasé por el confesionario, de esta me libro😛 ).

      Me encanta cómo vais evolucionando la página (no sin un puntito de envidia) y ganando popularidad. ¿Recuerdas lo que te comenté de hacer una entrevista conjunta, entre las dos páginas, a diversos economistas? Una misma batería de preguntas, y que respondan a ellas (no necesariamente a todas).

      Creo que con vuestra popularidad y la buena acogida que está teniendo este libro, nos podrían abrir las puertas a varios economistas de renombre.

      Comentario por Mendigo — 23 agosto 2013 @ 7:56 | Responder

      • Claro, cuando quieras nos enchufamos al Skype para ajustar detalles. De hecho estabamos pensando en dispararle a Navarro a ver si nos daba una entrevista. Y bueno, tenemos pendiente lo del tolosano y la entrevista a Chouard. ¿Cuándo hablamos?

        Comentario por cami — 23 agosto 2013 @ 9:16 | Responder

  10. Arreglados los enlaces.

    Gracias, compi!😉

    Comentario por Mendigo — 13 noviembre 2016 @ 15:47 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: