La mirada del mendigo

22 octubre 2013

Slovensko I

Filed under: fotos — Mendigo @ 20:37

Hay que tener mucha paciencia para viajar con alguien que, en mitad de una carreterucha en el verdadero quinto pino, para la furgo a un lado de la calzada y se pone a sacar fotos, porque le han encandilado las formas sinuosas que el asfalto traza sobre la campiña.

Esta foto la sacamos camino del castillo de Landštejn, una localidad en lo que hoy es la República Checa. Fijaos en el nombre: Landštejn no tiene ningún significado en ninguna lengua eslava. Sin embargo, su nombre original sí: landstein. En alemán, stein es roca, piedra y land tierra, región. En nuestros viajes nos hemos encontrado la eslavización de topónimos germánicos en Bohemia, la germanización de topónimos eslavos (en la Carintia), la francesización de topónimos germánicos en Alsacia, Lorena, Valonia…

Normalmente la historia hurta de razones al perdedor, al final reducido a un espantajo movido por impulsos incomprensibles. Dos guerra mundiales quedan así reducidas al capricho y enajenación de sus líderes, sean Hitler o el Kaiser Guillermo II. Pues no, en historia no hay respuestas fáciles, y la madeja centroeuropea no se puede resolver con explicaciones de libro escolar. En este viaje encontramos algunas pistas, algunas políticamente muy incorrectas aún hoy en día.

+
+
+
+
+
+
+
+

Pero también lo mío es grave, quería presentar fotos de nuestro viaje a Eslovaquia, y pongo como portada una foto de Chequia.

Con esta me enmiendo, es la capital, Bratislava. Una pequeña y encantadora ciudad, casi un arrabal de la gran capital imperial, Viena (sus centros urbanos están tan sólo a 66km). La antigua Pressburg (su nombre actual fue creado en el s.XIX) es el lugar más cosmopolita y animado del país. Y, por cierto, el lugar de mayor concentración de mujeres guapas que he conocido en mi vida; uno acaba ya con tortícolis por girar el cuello tipo búho.

+
+
+
+
+
+
+
+

Pequeña cascada cerca de Rieka, un pueblín en el valle del Orava.

+
+
+
+
+
+
+
+

Con esta fuente debí pasarme media hora sacándole fotos. Bueno, ya lo iréis sufriendo.

Estamos en la náměstí Přemysla Otakara II, la plaza principal de la capital de la Bohemia Meridional, Ceské Budejovice. ¿No os suena el nombre? Seguro que sí. Si os digo que el nombre germánico es Budweis, y que en alemán el genitivo es en -er…
Lo de añadirle České, es decir, checa, supongo que viene a ser lo mismo que si dijéramos el Alfaz del Pino Castellano a l’Alfàs del Pi, o llamásemos a Olivença, la Olivenza Española. Para que no quede dudas de su españolidad o chequicidad. Claro que a nadie se le ocurre llamar a un sitio Palencia Castellana o Cádiz Andaluz. Si tienes que despejar dudas de su condición, es que las había.

+
+
+
+
+
+
+
+

+
+
+
+
+
+
+
+

Eslovaquia es un país eslavo, a caballo entre la Europa oriental y la occidental. La zona sudoccidental, próxima a Bratislava, es con mucho la más occidentalizada. Contrasta fuertemente con el oriente con señas de identidad que recuerdan a la gran Rusia, como la construcción de las iglesias enteramente en madera.

En este caso, es la iglesia de Korejovce, un pueblín al lado de la frontera polaca, aprovechando la hora azul.

+
+
+
+
+
+
+
+

Pues ni idea de por qué me fijé en este banco. El sitio se llama Kvačany, en la zona central.

+
+
+
+
+
+
+
+
+

Scolitantides orion, una mariposa que alegra la vista desde cabo Fisterra hasta la península de Oshika.

+
+
+
+
+
+
+
+

Banská Štiavnica, quizá la ciudad más triste que he conocido jamás. Ya hablé de ella en el cepo.

Una rica ciudad minera que quedó prácticamente desierta al cerrar las minas, con decenas de casas señoriales abandonadas.

+
+
+
+
+
+
+
+

No es que la foto sea nada del otro mundo, pero tiene para nosotros un gran valor sentimental. Es lo más al Este que hemos llegado jamás, y no creo que muchos furgoneteiros españoles hayan llegado mucho más allá. Estamos terriblemente lejos de casa, 3.300 km de carreteras en variopinto estado, en el Parque Nacional Národný, que hace frontera entre Polonia, Eslovaquia y Ucrania.

Esa línea de montes marca la frontera con Ucrania. Como hace falta visado para pasar, cosa que no teníamos, pensábamos cruzar andando por los montes. En el pueblo nos convencieron que no lo hiciésemos, porque hay patrullas militares patrullando por toda la cuerda y podíamos acabar detenidos. Ciertamente, la vigilancia policial aquí era muy fuerte, nos pararon varias veces en el mismo día, buscando traficantes de tabaco o combustible (no he conocido jamás a policías más palurdos que los eslovacos, incluso los carabinieri parecen inteligentes a su lado). Nos quedamos pues con las ganas de decir que habíamos pisado suelo de la antigua Unión Soviética, por la maldita manía de compartimentar una tierra que es una.

Y si no fuera por los papeleos legales, y la persecución al turista que parece ser que es el deporte oficial de la corrupta policía ucraniana, aún más lejos que hubiéramos llegado. En cuanto a corrupción policial, en Eslovaquia le llega (30€ por caer en una trampa para turistas despistaos, menudo sobresueldo que se sacan los paletos con pistola).

Por cierto, antes de salir un compañero furgoneteiro que había estado viviendo en Bratislava nos previno con visitar el atrasado y profundo oriente eslovaco. No hay nada que ver allí, nos dijo. Afortunadamente no hicimos caso a su recomendación: lo mejor del viaje nos esperaba en ese lejano oriente, con interminables bosques de hayas habitados por una extraordinaria variedad de fauna (una de las mayores poblaciones de osos pardos se encuentra aquí, triste recordarlo cuando el oso pardo pirenáico ya está extinto) y pueblecitos diseminados como islitas en ese mar verde, viviendo de la madera, detenidos en el tiempo. El viajero hará bien en huir del pijerío de los Tatras y verá recompensado el viaje por carreteras destrozadas hacia el corazón de la minoría étnica rutena. Eso sí, si ya complicado es entender algo de la lengua eslovaca (una lengua eslava como el ruso), perded toda esperanza con el ruteno, pues usa el cirílico. Aunque a fuerza de escucharlo, acabamos entendiendo lo más básico, saludos y frases protocolarias (gracias, por favor…) y procurando pronunciarlas de la forma más digna posible (tiene mucha tela). Eso sí, suena precioso escucharlos hablar. Ni Dios habla aquí inglés, de pequeños se les enseñaba a aprender ruso, así que aprenderse cuatro cosas en su idioma te abre muchísimo las puertas (dobrý deň todo el rato, pronunciado algo así como dóbri diéñ, y una sonrisa y todo lo demás…por gestos y buena voluntad).

Por cierto, en la foto se aprecian varios cerezos silvestres en flor. Le preguntaba a un fulano cómo se decían algunas cosas en eslovaco, y recuerdo aún el nombre de dos árboles. Las hayas, buk. Corto y simple, básico, estamos rodeados de ellas, es como decir cielo o tierra.

Y mucho más bonito, el cerezo: čerešňa (pronunciado algo así como cheréshnia). De hecho, aún cuando veo aquí algún cerezo, me acuerdo del leñador enjuto y desdentado señalando un enorme cerezo en flor y repito con él “chereshnia!!!”.

+
+
+
+
+
+
+

No son dos pinzones. Es el mismo, dos tomas unidas. No se me da nada bien, se nota bastante ¿verdad?

+
+
+
+
+
+
+
+

+
+
+
+
+
+
+
+

Es la primera foto que saqué, al amanecer cerca del Turniansky Hrad (Hrad, castillo, zamok, fortaleza; no siempre es evidente la diferencia).

Ojito, que aquí amanece espantosamente temprano. Estamos en los confines de la GMT+1 y según avanzaba el mes de Mayo empezábamos a tener luz a horas de la madrugada que aquí están estrictamente reservadas al sueño o a la depravación.

+
+
+
+
+
+
+

Unos crocus sobre el suelo quemado por la nieve recién fundida. Sin ningún retoque, tal cual los ha procesado la cámara.

A pesar de haber ido en Mayo, por encima de las mareantes altura de 1.000 metros nos encontrábamos con nieve del temporal que cubrió toda Europa en Semana Santa. De hecho, tuvimos que retrasar el viaje o haber ido con cadenas en cuanto saliésemos de Bratislava. El invierno aquí debe ser terrorífico.

+
+
+
+
+
+
+
+

Kežmarok, tras un chaparrón primaveral que vacío las calles.

+
+
+
+
+
+
+
+

Esta tampoco es una buena foto. La subo para que sepáis lo que es un bosque bien conservado, diversificado. Bueno, para los gallegos, para que sepáis lo que es un bosque, porque aquí ya no queda ninguno, sólo rodales de vegetación autóctona en el mar de pinos y eucaliptos.

No cabe ni una aguja, y no hay ningún eslovaco tan estúpido de decir que “hai que limpar o monte”. ¿Incendios? Nos recorrimos Eslovaquia de punta a punta y no vimos ni rastro de ninguno, como tampoco jamás hemos visto rastro en ningún otro sitio al Norte de los Pirineos.

+
+
+
+
+
+
+
+

Con este cartel nos estuvimos riendo un buen rato. Desde luego, se entiende perfectamente, aunque no estuviera en inglés (en rojo, polaco, estamos cerca de la frontera). Sólo falta una mano agarrando el cacho tronco y atizando al monigote.

Estamos en los Tatry, la extensión Norte de los Cárpatos. Aquí reina el verde oscuro de las coníferas, fundamentalmente alerces y abetos, las especies arbóreas más resistentes al frío. Son bosques muy densos que, en los más fuertes temporales, quedan barridos por la tempestad. El último, en 2004, derribó millones de árboles precisamente en esta zona.

+
+
+
+
+
+
+
+

Uno de los bichos más encantadores, una salamandra común. Me encantan.

La foto está sin recortar (aquí reducida, obviamente). A escala 1:1 se me ve reflejado en su ojo y, de fondo, los árboles. Estoy muy pero que muy satisfecho de esta foto.

+
+
+
+
+
+
+
+

Así como Eslovaquia es un país eminentemente forestal, Chequia es la cara más agrícola, humanizada de la antigua Checoslovaquia. Según la cruzábamos de regreso a casa, me recordaba poderosamente a la dulce Francia.

Este pueblo en concreto se llamaba Přízeř. A saber cómo coño se pronunciará eso. Yo os doy la pista de la ř.
ř /r̝/ vibrante múltiple alveolar sonora elevada. Es una r palatalizada. Se aproxima al sonido de r+š o r+ž. En algunas regiones de Argentina la rr se pronuncia de manera similar.

¿Habéis entendido algo? Yo tampoco.😛

Me figuro que será algo así como Prshisersh, con la i larga (el acento no marca la sílaba tónica como en castellano, sino que cierra la vocal, igual que en eslovaco). Aún podría ser mucho peor. Intentad pronunciar esto: Strč prst skrz krk. A mí me recuerda a alguien hablando con la boca llena de galletitas saladas.

+
+
+
+
+
+
+
+

Aquí el efecto de una ráfaga de viento en Zádiel, en el sudeste de Eslovaquia, sobre un karst. Mejor no estar paseando en ese momento por el bosque.😛

El ruido de un tronco estallando de esa manera debe ser impresionante.

La cuestión que es no estábamos nada altos, a unos 500m o así. Aunque ese día hacía un día de lo más dulce, está visto que aquí cuando el viento sopla, sopla con ganas. El paisaje era precioso, pero desistimos de seguir porque era estar todo el rato saltando o rodeando árboles derribados. Da pena ver a estos gigantones tronchados (gallegos, aprended lo que es un árbol maduro, de este porte aquí sólo hay algún eucalipto), pero su muerte da una oportunidad a las plántulas que tapizan el suelo por prosperar y ocupar algún el sitio dejado por sus mayores.

+
+
+
+
+
+
+
+

No sé cómo se llama esta planta, pero siempre la he encontrado al lado del agua (incluso dentro del agua). Por eso cogí esta foto, con el brillo del río al fondo.

Identificación gracias a Santi: Ranunculus sp. ¿Acaso R. repens?

+
+
+
+
+
+
+
+

De nuevo, esto es una especie de programa didáctico para gallegos, y otras tribus aborígenes. ¿Veis? En los valles, agricultura, grandes extensiones trabajadas con enorme maquinaria (ni siquiera en Castilla había visto nunca tractores tan descomunales). Y justo un paso más allá, densos bosques perfectamente conservados. Y luego, las casas, restringidas al núcleo urbano, no desperdigadas ensuciando todo el paisaje. A esto se le llama ordenación del PUTO territorio.

En Galicia, las tierras de labor están llenas de xestas y toxos, cuando no de pinos o eucaliptos. Los montes, llenos de xestas y toxos, cuando no de pinos y eucaliptos. Y entre medio de toda esa mierda, un salpicón de chalets horteras mientras las casas tradicionales del núcleo de las aldeas se vienen abajo. Sólo conozco un lugar más espantoso que Galicia: Portugal. Va en los genes, supongo.

Por cierto, el pueblo más cercano era Zliechov, en el valle del Váh (por si a alguien le apetece darse una vuelta y aprender algo).

+
+
+
+
+
+
+
+

Zádiel, en un paisaje fantasmagórico, atrapando en el sensor la postrera claridad del día.

+
+
+
+
+
+
+
+

Mirol’a (se lee algo así como Mirólia), una de las iglesias de madera del oriente eslovaco.

Nota curiosa: en general Eslovaquia es un país católico, a pesar de algunos devaneos con el protestantismo que fueron solucionados tajantemente. Ya me entendéis. Aunque estas iglesias con las formas bulbosas de sus cúpulas recuerden a Bizancio y el mundo ortodoxo, se trata de iglesias adscritas al culto grecolatino. Una rama del catolicismo que, aunque rindiendo obediencia formal a Roma, conserva su independencia (más o menos como el cristianismo maronita). Sin embargo, no todas. Nos contaba un fulano (con la ayuda improvisada de unos polacos que hacían de traductores, pues hablaban inglés, y el polaco es otro idioma eslavo, así que algo se entienden) que a inaugurar la restauración de una de esas iglesias vino un patriarca “greco”. Lo de greco lo entendía. Parece ser que algunas de las iglesias en el rincón más oriental, pegaditas a Ukrania, ya no son católicas sino que están en la órbita de la Iglesia Ortodoxa Griega (lo cual despierta los recelos del resto de Eslovacos, por estar más cerca de sus vecinos ucranianos en lengua y religión).

En ambos casos, la liturgia es muy distinta, con el sacerdote como el único al que se le permite entrar en la cella, y separado del pueblo por unas puertas perforadas (en términos clásicos, sería la pronaos, la naos con el adyton, pero sin opistodomo).

+
+
+
+
+
+
+
+

Podría haber borrado esos cables, lo sé. Pero entre que soy un vago, y que creo que en este caso le quitarían autenticidad a la foto. Le pega, esa vieja torre, al conjunto.

Estamos en Strečno, cerca de Žilina, en la zona noroccidental de Eslovaquia, cerca de las fronteras checa y polaca. Aquí el paisaje está más humanizado, es menos salvaje, más dulce.

+
+
+
+
+
+
+
+

Carabus auronitens Identificación cortesía de Katyusha.

+
+
+
+
+
+
+
+

Rožmberk, ya en Bohemia, cerca de la frontera austriaca.

Mmmm, ese berk suena al alemán berg, montaña. Efectivamente, originalmente Rosenberg (monte de las rosas).

+
+
+
+
+
+
+
+

De nuevo, la preciosa fuente bohemia en Budwise (por cierto, si os interesa conocer la historia sobre la Budwiser, porque tiene tela).

+
+
+
+
+
+
+
+

Aquí la fiera acechando a una inocente y confiada hoja de lechuga entre la espesura, presta a abalanzarse sobre ella antes de que la víctima pueda escapar.

Vaaaale, soy un payasón, lo sé, lo sé. El pueblo se llamaba Topol’a.

+
+
+
+
+
+
+
+

A la ida, ésta fue la primera parada que hicimos para estirar un poco las piernas. Estamos en Schwäbisch Hall, en Baden-Wurtemberg. Llevamos ya 2.300 kilómetros encima, que evitando autopistas y a ritmo de furgona ya es tela, y necesitamos un descanso y airearnos un rato, porque aún queda un buen cacho de Alemania y cruzarnos toda Austria.

Es una pena la animadversión que se está creando contra Alemania en el Sur de Europa (no sin motivo, empero). A pesar de no hablar ni jota de alemán, aquí me encuentro muy a gusto, es una sociedad bien organizada, y tienes la impresión de que aquí las cosas funcionan. Desde luego, es un cambio, viniendo de España.

+
+
+
+
+
+
+
+

Vista panorámica de los Altos Tatras (Vysoké Tatry), la cadena montañosa que separa a Polonia de Eslovaquia, aquí vista desde el Sudoeste. En realidad no son tan altos, con cumbre en los 2.484m, pero en estas latitudes esa altitud ya empieza a resultar imponente.

Este balcón está en el puerto de Podmeštrová, y el lago de el fondo es el Liptovská Mara o Mar de Liptov. Es lo más parecido que hay aquí a Benidorm o engendro semejante. Salvando las distancias, claro, pero aún el paisaje está contaminado de apartahoteles y turistas. Mi consejo es mantenerse lejos de la zona, aunque hace unas pocas décadas debía ser una maravilla, bañarse con el espectáculo de los picos nevados al fondo.

+
+
+
+
+
+
+
+

Cuando llegamos, aún las hayas no se habían despertado. Como el viaje duró algo más de un mes, pudimos presenciar el espectáculo del despertar del bosque, una primavera muy retrasada que comenzó a primeros de Mayo en los valles y a finales aún no se había completado en las cumbres.

Las hojas quedaron embalsamadas por el hielo, y ahora parecieran de plata. Poco a poco, la savia vuelve a inundar la planta; esos brotes están a punto de estallar en verde.

+
+
+
+
+
+
+
+

Třísov, ya en Moravia (Chequia). buscábamos un castillo, y paramos a echar la siesta mientras descargaba un turbión, y al cansarse de llover quedó un paisaje tan bonito como éste.

+
+
+
+
+
+
+
+

Otra iglesia de madera, en Ruský Potok, con afortunado encuentro con un arco iris.

Y sí, potok es río, es de las pocas palabras del eslovaco cuya raíz es más o menos reconocible. Atravesando Alemania cruzamos la marca germánica, y ya sabíamos que más allá, perdíamos la ventaja que ofrecen la raíz latina de las palabras. En eslovaco, a no ser que hayáis estudiado algo de ruso, no se entiende nada, de nada, de nada. En alemán, entre el latín y el inglés…algo vas sacando.

+
+
+
+
+
+
+
+

+
+
+
+
+
+
+
+

Kvačany

+
+
+
+
+
+
+
+

+
+
+
+
+
+
+
+

Žaba. Es decir, una rana. Tango que identificarla.

No sé qué demonios tiene en la boca, una hojita, la cuestión es que cuando me acerqué se quedó paralizada para poder pasar desapercibida. Pobre, no podía evitar que se le movieran los pulmones con las respiración, supongo que debía estar muerta de miedo, al acercar la cámara.

+
+
+
+
+
+
+
+

En realidad esta flor no es eslovaca. La sacamos la última mañana de viaje, aún cubierta de rocío, tras hacer noche en un pueblo fantasma de la provincia de Palencia. Qué bonita es Castilla, para quien la sabe ver! Quizá la Tierra de Campos sea el lugar donde es más sencillo sacar buenas fotos, aunque esto escandalice a más de uno.

Al poco vino un paisano del pueblo de al lado a buscar las ovejas. Después de un mes largo sólo hablando entre nosotros, casi nos salía decirle al fulano “Dobrý deň!”. Por cómo nos miró, realmente no tenía la sensación de haber estado en el extranjero todo este tiempo, ni de ahora haber vuelto a nada que me fuera propio.

27 comentarios »

  1. Joder qué fotos, mendigo.
    Desde aquí invito a todos los componentes del blog a participar en éste espacio que quiere ser de discusión y planteamiento de soluciones: http://movimientodeshacer.wordpress.com/2013/10/03/banco-bueno-vs-banco-malo/, que empieza con éste ataque frontal y abre éste sábado otro espacio de discusión sobre energía con una conferencia internacional que podreis seguir: http://www.larouchepub.com/spanish/boletines/2013/1010-fusion-invit.html y en la que podeis participar con preguntas a las direcciones que en la invitación se indican. Éste vídeo pone las bases de la discusión: http://spanish.larouchepac.com/node/20611.
    ¡¡¡Más madera!!!

    Comentario por Gustavo Giménez — 23 octubre 2013 @ 6:23 | Responder

    • Pero realmente no sé qué propone este Larouche. ¿La energía nuclear de fusión? Estaría de puta madre, si conseguimos traspasar el break even…pero hay que trabajar mucho, estudiar mucho, e invertir mucho (más de lo que se está haciendo) para que algún día sea realidad. Y puedo que nosotros ni tan siquiera lo veamos.

      Comentario por Mendigo — 23 octubre 2013 @ 21:35 | Responder

  2. […] Recorrido por eslovaquia   […]

    Pingback por Recorrido por eslovaquia — 23 octubre 2013 @ 8:28 | Responder

  3. Como de costumbre te has portado con las fotos. Las de paisajes se asemejan a algunos del norte de mi provincia.

    No me voy a inclinar por ninguna en particular hay varias que me encantan.

    Finalmente, ¿el susto de la rana era por la cámara o al verte a tí?😆
    Lo siento, pero hacía tiempo que no te tocaba un poco los cojones😉

    Comentario por Javi — 23 octubre 2013 @ 9:55 | Responder

    • Eh, que yo las ancas de rana, nada, eh? Si fuera un tierno corderito, ya haría bien en tenerme miedo. Mmmmm

      Qué cabrón!😛

      De todas formas, no creas q estoy contento con las fotos. Desde hace ya más de un año, no consigo pillarle un truquillo. O será el gustillo. Me estaré haciendo viejo, o quizá es que ya me he acostumbrado a que todas las fotos me salgan de puta madre, que ya hasta ha perdido aliciente.😛 ²

      Sí que es cierto que en los puertos con Cantabria tenéis algunos hayedos. En Europa del Este, simplemente baja la altitud a la que se encuentran los pisos forestales. Por ejemplo, a partir de 500m ya hay hayas, y por encima de los 1.000-1.200m ya sólo crecen los alerces…hasta los 1.800m como mucho, que ya empiezan las praderas de alta montaña. Aquí en el Sur de Europa, las hayas empiezan a aparecer a los 1.000m. Allí no hay robles por encima de los 600m, mientras que aquí los puedes encotrar bien por encima de los 1.000m (si es que no los han quemado).

      Comentario por Mendigo — 23 octubre 2013 @ 16:15 | Responder

      • Al final va a ser que sí es la cámara, y no el fotógrafo😉

        Comentario por marcostonhin — 23 octubre 2013 @ 17:55 | Responder

        • Yo saco buenas fotos hasta con una desechable. Hacemos la prueba?😛

          Comentario por Mendigo — 23 octubre 2013 @ 21:31 | Responder

  4. Mendigo, gracias por compartir tu viaje. Me he pasado un buen rato disfrutando de las fotos y evocando…

    Comentario por abeja_encoronada — 24 octubre 2013 @ 10:29 | Responder

    • Gracias a ti, compañero!

      Me encanta compartir los viajes, y empujar a la gente para que conozca otros sitios (el que propongo o cualquier otro, lo importante es sembrar el gusanillo viajero). Y encima, yo me quedo todo ufano cuando me contáis que os gustan.

      Comentario por Mendigo — 24 octubre 2013 @ 23:03 | Responder

  5. Muy bonitas las fotos. Sobre la pista del escarabajo…. puede ser Carabus auronitens?
    Ah.. y Žaba creo que significa sapo :))

    Comentario por Katyusha — 24 octubre 2013 @ 15:18 | Responder

    • Большое спасибо!

      Eres un encanto, estuve mirando y no conseguía identificarlo. Mil gracias, ya está añadido el nombre del bichejo!

      En cuanto a la diferencia entre ranas y sapos…creo entender por qué lo dices. Consultando las wikipedias eslovaca y rusa he conseguido deducir:

      Rana – лягушка – skokan
      Sapo – жаба – ropucha

      Žaba creo que es, o entiendo que es, en esloveno, la palabra genérica para ambas familias, aunque para vosotros es la concreta para sapo. ¿Me equivoco?

      Comentario por Mendigo — 24 octubre 2013 @ 23:24 | Responder

  6. ZorionaK (Felicidades) por las fotos. Yo soy una pelmaza también con lo de sacar fotos parándome a cada paso, así que he disfrutado un montón con tu reportaje. Saludos

    Comentario por Arantza — 24 octubre 2013 @ 17:58 | Responder

    • Eskerrik asko, laguna!

      La verdad es que nuestras parejas o acompañantes se ganan un trocito de cielo, soportando nuestras manías fotográficas.
      XDDDDDDDDDDDDD

      Apertas!

      Comentario por Mendigo — 24 octubre 2013 @ 23:28 | Responder

  7. Son muchas fotos fantásticas y una entrada muy entrañable. Paso de señalar nada en particular. Qué grandes experiencias. ¡Y vaya kilometrada! A esa furgo habrá que acabar haciéndole un homenaje.

    Comentario por wenmusic — 26 octubre 2013 @ 11:24 | Responder

    • La verdad es que sí, se porta como una campeona. Es cómoda tanto delante como atrás, suficientemente espaciosa y terriblemente fiable. Además, con su eje independiente trasero pisa fenomenal, y para sus kilos en curva se comporta de lujo, mueve muy bien ese culo gordo que tiene. Yo temo el día que ya no podamos seguir con ella, porque lo que están sacando ahora no vale nada (de hecho, por ejemplo, ya todas las furgos que hay en el mercado son de eje rígido).

      Comentario por Mendigo — 28 octubre 2013 @ 9:51 | Responder

  8. Mi granito de arena:
    – Juraría que el pinzón de la derecha es el postizo. Bonito pájaro, uno de los más comunes de Europa, y curiosamente la gente los confunde con los “pardales” (gorriones).
    – La flor amarilla de cinco pétalos parece un ranúnculo (¿cual? ni idea)
    – La roja, esta es más difícil, no se….., me atrevería a decir que es una papaverácea, quizá…..

    Todas las fotos preciosas, como de costumbre, enhorabuena.

    Y una pregunta: el campo amarillo de la foto “didáctica para gallegos” ¿qué cultivo es?

    Comentario por santi — 28 octubre 2013 @ 20:42 | Responder

    • Muy bien, muy bien, muchas gracias. Resulta que la flor roja se trataba de un rarísimo ejemplar de Papaver rhoeas. Gracias a tu inestimable pista he conseguido identificarlo, no sin muchas horas de búsqueda.🙂

      Qué haría yo sin ti.😉

      Por cierto, del cultivo. Ahora no me acuerdo, claro, pero por el aspecto diría que son nabos, no?

      También has acertado en el pinzón. Sí, el postizo es el derecho.

      Venga, ahora en serio. Muy buena la identificación de la especie de la amarilla. Sí que parece de la familia, me pongo ahora a ver si concreto, y si no al menos, ya tenemos la especie. Por cierto, mucho sabes tú de botánica y zoología (recuerdo que te interesaba una rama, no sé si de invertebrados…) ¿Cómo es q te ha dado por ahí?

      Comentario por Mendigo — 29 octubre 2013 @ 21:42 | Responder

      • A mi también me parece R repens (botón de oro)

        Es una flor humide de las orillas de los ríos, en zonas encharcadas o inundables (por mi experiencia, siempre que sean soleadas, no crece bajo los árboles). Humilde pero bien defendida, como muchas ranunculáceas: “Estas plantas contienen anemonina, una sustancia muy tóxica para los animales y los seres humanos….. Incluso las abejas evitan libar su néctar. En la piel humana estas plantas pueden crear ampollas ( dermatitis ), mientras que en la boca pueden causar dolor intenso y ardiente de las membranas mucosas.” Bueno, yo las he tocado, incluso he hecho ramilletes, y no me ha pasado nada.

        Mas macabra, su prima Ranunculus sceleratus, conocida como “apio sardónico”: si se come provoca contracción de los músculos de la boca en una mueca, vamos, que te mueres con una sonrisa🙂

        El cultivo amarillo, pensé que era colza (que no deja de ser una variedad de nabo). Y la flor roja, voy a mirar a ver si tienes razón, creo que no la había visto en mi vida, en ningún campo de Castilla, entre las cebadas o en las linderas😉

        Mi afición por la botánica y zoología es puramente amateur, y mis conocimientos son muy limitados, por cierto (por eso, cuando reconozco algo, me pongo muy contento y lo cuento). Me viene de la infancia, entre veterinarios y agrónomos, me crearon afición a los bichos y hierbajos (de los bichos, más bien los vertebrados, los otros en el fondo me dan un poco de grima). Afición que incluia en muchas ocasiones manosearlos e intentar convertirlos en mascotas, casi siempre en contra de su voluntad y a costa de bastantes mordiscos y picotazos. Quizá lo que más controlo son los pájaros, pero no te creas que mucho. Las plantas son más agradecidas, cojo semillas, esquejes o la planta entera y me las llevo a un tiesto de la terraza, y no suelen quejarse ni morder.

        Comentario por santi — 30 octubre 2013 @ 1:17 | Responder

        • …siempre que no pilles una carnívora.😛

          Pues no te creas, que las plantas sí que se quejan. Lo que pasa es que no emiten sonidos, pero agradecen los cuidados y protestan cuando las desatiendes. Yo soy un manazas, pero la mujer que me cuidó cuando yo era bebé (mi madre ni de broma quería llevarme a la guardería, y me dejaba con su casera) tenía una mano privilegiada con las plantas. Era algo alucinante, plantas que en teoría no podían darse en el duro ambiente madrileño, ella las sacaba adelante. Mi vieja, que tiene muy buena mano con las plantas, acudía a ella cual novata a pedir consejo. Hay que saber, claro, pero también creo que es una cuestión de sensibilidad, de saber entablar un diálogo con las plantas. Ya quisiera yo…

          Por cierto, vaya con el sardonio. Sí que me suena haberlo visto pero no sabía sus macabras propiedades culinarias. Aún habrá algún volao que la pruebe… Es como lo del estramonio: muere un chaval intoxicado, y al poco otro que escuchó la noticia de la muerte del primero y quiso probar.:/

          Comentario por Mendigo — 1 noviembre 2013 @ 22:36 | Responder

  9. Por el paisano de Palencia, no te extrañe. Los castellanos no hemos sido nunca (en términos generales) muy abiertos, y menos los del campo. Menos mal que, entiendo, no le saludasteis con un “Dobrý deň!”; el tío ve a unos tipos con fregoneta y hablando en “rumano”, qué va a pensar: uno de los que les saquean los pozos de riego.

    Comentario por santi — 28 octubre 2013 @ 20:47 | Responder

    • Tronk, yo soy castellano, la mitad de mi familia es castellana. Hay castellanos para todos los gustos. Sí que es cierto que en Castilla está muy marcada la xenofobia, pero eso viene de la incultura en que está sumida. Era de Machado, creo, la sentencia de que el hombre carga contra lo que desconoce, lo que no comprende. Eso es así en la Castilla profunda, en la Galicia profunda o en la profunda Texas.

      La tele ha hecho, además, buen trabajo inculcando el miedo entre las gentes. Vienen de fuera a robar tus andrajos! Uuhhhhhh!

      Comentario por Mendigo — 29 octubre 2013 @ 21:34 | Responder

      • Ojo, no es lo mismo un castellano de Valladolid capital, no digamos de Madrid, que un castellano del Cerrato o de Tierra de Campos. No creo que sea cosa de xenofobia, más bien de desconfianza hacia el prójimo (y eso incluye muchas veces a los prójimos conocidos). Bueno, xenofobia de andar por casa, al fin y al cabo.

        Lo de los robos en el campo no es cosa de la tele, es real; quizá Castilla no sea la zona más castigada, pero principalmente porque hay menos infraestructura en el campo que en otras zonas (la practica habitual de riego es con motobombas portátiles o acopladas al tractor, y de todas formas la cebada no suele regarse mucho). Si conozco unos cuantos casos de robo de tubos de riego, y de saqueo de casetas de aperos, y también de ciertas cosechas (fruta, piñas…), y eso que últimamente bajo poco. De robos de cobre, de eso si que conozco casos de cerca, pero no en Castilla, sino en Asturias.

        Comentario por santi — 30 octubre 2013 @ 1:34 | Responder

        • Robos hay en todas partes, Santi. Pero la tele magnifica el problema. Por ejemplo: en las ciudades el nivel de delincuencia es mayor y, sin embargo, no va la gente por la calle mirando al primero que pasa con cara desconfiado…a ver qué querrá éste. En los pueblos, y he de decir que sobre todo en Castilla, nos han llegado a seguir por las calles, para ver qué hacíamos. Muy hospitalario no era el recibimiento, no.

          Comentario por Mendigo — 1 noviembre 2013 @ 22:27 | Responder

  10. Increible vuestro viaje!! eso si que es ir a fondo, me ha traido muchos recuerdos de cuando estuvimos por alli…sobre todo las iglesias de madera…mística total.
    Un abrazo fuerte.

    Angel

    Comentario por casaslow — 18 noviembre 2013 @ 12:47 | Responder

    • Gracias, Ángel.

      La ventaja que tienen las iglesias de madera respecto a las de acá es que…son muy inflamables. XDDDDDDDDDDD

      Un placer saludarte un toda la suerte del mundo en tu proyecto en Tanzania.

      Comentario por Mendigo — 18 noviembre 2013 @ 16:41 | Responder

  11. Cuando hablamos en verano de este viaje y el tuyo en bici por parte de Eslovaquia, Chequia y Polonia, ya te había dicho que las iglesias te iban a recordar por la forma de construir a las de Polonia, no porque yo las viese, sino por tus descripciones😉
    Un bico.

    Comentario por Raíña Loba — 18 noviembre 2013 @ 16:27 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: