La mirada del mendigo

27 octubre 2013

Se busca dibujante

Filed under: política — Mendigo @ 16:16

Se busca dibujante(s) para animar un corto sobre la democracia directa y la partitocracia. Interesados: razón aquí.

No sé si conocéis la anécdota del anuncio que publicó en la prensa inglesa un tal Ernest Shackleton, buscando tripulación para una peligrosísima expedición a la Antártida.

“Se buscan hombres para un viaje peligroso. Sueldo bajo. Frío extremo. Largos meses de completa oscuridad. Peligro constante. No se asegura retorno con vida. Honor y reconocimiento en caso de éxito”.

¿Sugerente, eh? Pues el caso es que se presentaron cientos de postulantes. Eran otros tiempos, bien es cierto.

Bueno, desde luego en esta empresa el sueldo es aún más bajo, dudo mucho que ganemos gloria imperecedera pero sí satisfacción personal y quizá proyección profesional. También es cierto que no pido a nadie que atraviese la banquisa polar.

Vivimos en el mundo del audiovisual. Nos guste o no, es un hecho que la lectura está en declive, en favor de los contenidos multimedia. Supongo que el motivo es pura pereza mental, leer supone un mayor esfuerzo de concentración (hay que desencriptar) que escuchar. Además, la sucesión de imágenes resultan mucho más estimulante al cerebro que la sucesión de ideas.

No me gusta, pero es lo que hay. La gente considera un texto de más de tres párrafos un “ladrillo” o un “tocho infumable”, la industria nos ha educado a recibir píldoras de información, de sabor simple y condensado. Para mantener la atención del receptor, hay que estimular sus sentidos o pierde la atención o simplemente el interés. Si quieres que preste atención a la información que quieres que reciba, hay que recompensar a su cerebro con su dosis de estimulación.

Bien, a lo que vamos. Mientras paseaba entre árboles y setas, se me ocurrió que estaría bien hacer un corto de animación, al estilo de los que presentó Aleix Saló, o los de The Story of Stuff, o la fábula política de Tommy Douglas, por poner unos ejemplos, que explicase de forma clara y simpática el déficit democrático que existe en las democracias liberales.

Yo me atrevo a proponer un bosquejo del guión (sobre el cual hay que trabajar, sin duda). Nada original, es repetir lo dicho una y otra vez, lo más básico, intentándolo condensar y unificar, presentarlo bien estructurado para servir de base para un vídeo de una duración no superior a los 5-10 min.

Ahora queda que alguien (o álguienes) aporte la parte gráfica. Darle publicidad y…bueno, a ver si conseguimos que se expanda y que la gente reflexione sobre el tema, especialmente gente que jamás va a leer un artículo o comentario sobre política, pero que quizá un vídeo con dibujotes simpáticos sí.

Nota: sigo pensando que de esto se debiera ocupar una organización de izquierdas, porque hacer este tipo de proyectos de forma particular, sin el soporte de una organización, es tremendamente difícil. Creo que un partido político tiene más que decir que pedir el voto cuando toca. Producir materiales, no necesariamente partidistas, me parece una buena forma en la que gastar el dinero de sus afiliados. De hecho, no se me ocurre otra mejor. Es sembrar, para algún día recoger, quizá no dentro de 4 años. Porque otros lo hicieron, hace décadas y siglos es por lo que nosotros estamos aquí a contracorriente.

Guión propuesto: [entre corchetes sugerencias para la animación]

+++++++++++

Durante siglos, el término democracia [mostrar en varias lenguas] ha servido para designar el sistema político en el cual es el pueblo quien gobierna [mostrar etimología]. No un rey [monarquía etim.], no un grupo de nobles o de notables electos o no [aristocracia y oligocracia], sino el conjunto de la ciudadanía reunidos en el ágora.

Las limitaciones físicas en entidades políticas superiores a una polis (la Atenas clásica tenía cuarto de millón de habitantes, pero no más de la quinta parte con derechos políticos) y el miedo de las clases altas a que la gente común tomara decisiones directamente, llevó a la creación del parlamentarismo [oligocracia, etim.], pero para dar nombre a ese nuevo sistema se recurrió al antiguo y prestigioso nombre de democracia. Una democracia electiva o representativa, es decir, una luminosa oscuridad.

En la Grecia clásica [dibujo Partenón], a aquellos ciudadanos que rechazaban ocuparse de los asuntos públicos y se centraban sólo en su vida privada de [ἴδιος, privado] se les designaba con un término [ἰδιώτης], que acabó pasando al latín y de ahí muchas lenguas como sinónimo de individuo de pocas luces [ἰδιώτης (idiotés) –> latín idiota –> resto de lenguas]. Realmente hay que ser idiota para desentenderse y dejar los asuntos de tu país o de tu ciudad en manos ajenas.

En una democracia sin eufemismos, sin aditivos, todos los ciudadanos son llamados a participar en el gobierno de la polis. Los ricos, la burguesía, la aristocracia nobiliaria o la nueva aristocracia económica [caricaturas de ricos y famosos], también forman parte de la polis y, por lo tanto, tienen derecho a votar las decisiones de gobierno. Nadie se lo niega. Pero la democracia con mayúsculas le plantea a esta clase alta un problema: por definición, ellos, los ricos, son poco numerosos [montón de monigotes representando la sociedad, y se desvanecen para quedar unos pocos, dibujados con signos de ostentación]. Si todos los ciudadanos tienen derecho a votar (sea para tomar directamente decisiones de gobierno o legislativas, sea para elegir quién las habrá de tomar), y todos los votos valiesen lo mismo, su clase sería sería una minoría política en la misma proporción que es una minoría demográfica [diagrama que muestre proporciones, una balanza por ejemplo].

En otras palabras, las ideas, opiniones, intereses, aspiraciones e ideales de Paquita, a la sazón limpiadora en un supermercado, en suma, su voto; en una democracia debería valer tanto como el de Emilio Botín [báscula equilibrada, con el símbolo de la democracia y a cada uno en cada platillo].

Todos sabemos que esto no es así, que Botín manda mucho, y la opinión de Paquita vale menos que nada [una mano retira el símbolo de la democracia, y el plato de Botín se hunde como si estuviera cargado de hierro, mandando a Paquita por los aires].

Luego será que no vivimos en una Democracia [de nuevo, etimología, tachada en rojo].

[pausa, mascar la idea]

El sistema actual considera al pueblo, a la plebe, como un conjunto de individuos de poca inteligencia y formación [ἰδιώτης], los cuales son incapaces de tomar directamente las riendas del gobierno de su ciudad o país. Igual no se le permite a un niño conducir un automóvil, se nos dice que la soberanía es nuestra [ofrenciendo el coche a un niño], pero que, hasta que no alcancemos la mayoría de edad, las llaves las tendrá un profesional.

Teóricamente, el coche es tuyo; aunque en la práctica no lo parece ya que el conductor hace con él lo que quiere [conductor haciendo trompos con el niño fuera mirando y tragando polvo]

La cuestión es que ya no somos niños que deban ser tutelados por ninguna casta de privilegiados [el niño es mangoneado por militar, obispo y patrón –> el niño crece y los manda a tomar por culo], precisamente en eso consiste la democracia, el gobierno del pueblo, para el pueblo y por el pueblo [cita de Lincoln y su caricatura].

En cuanto a la supuesta incapacidad del pueblo para autogobernarse, habría que comparar los currículums de muchos jóvenes parados y los de tanto profesional de la política [diputado y parada, ambos enseñando el currículum, uno lleno y otro vacío. A relaxing cup of café con leche].

Elegir qué profesionales gobiernen por nosotros, representa el mismo avance que si a un esclavo le dan a escoger para qué amo quiere trabajar, entre una corta lista. Es un avance, sin duda, los reyes y dictadores se elegían a sí mismo por la fuerza de las armas [moneda: Caudillo de España por la Gracia de Dios, y los mercenarios moros, y los cañones de la Wehrmacht, y los aviones de la Lufwaffe, y las divisiones de Mussolini, el petróleo de Texaco y el capital de los banqueros]. Pero eso no es libertad, ni democracia. Sigue siendo un esclavo.

Es demasiado ingenuo [Bambi, Heidi, dibujos moñas todos juntos] creer que si situamos a unos profesionales al mando, estos van a obrar en interés del pueblo en vez de en su propio provecho [tras el telón, frotándose las manos, o un rico soltándoles pasta].

En el sistema actual, lo llamen como lo llamen, no se nos permite votar políticas, sino partidos políticos. Partidos que, toda vez que llegan al poder, transgreden el contrato que asumieron con la ciudadanía [titulares del PP y el IVA, el copago, las pensiones, el paro…], que es su programa electoral, y gobiernan a su antojo [de nuevo diputado haciendo trompos y llenando de polvo al niño].

Podríamos resumir el sistema político actual con la consigna del Despotismo Ilustrado [Carlos III diciendo lo de “Todo para el pueblo, pero sin el pueblo”]. Una cínica sentencia que sólo salvaba la cara de la aristocracia para seguir detentando el poder y sus riquezas, frente a las ansias del pueblo por distribuir uno y otras.

Los partidos consideran que una mayoría en las urnas es un cheque en blanco durante esos cuatro años, disponiendo a su antojo del dinero público que, como bien sabemos, no es de nadie [caricatura Carmen Calvo diciéndolo].

Un ejemplo muy evidente, retrocedamos hasta Febrero del 2003. Las calles españolas se llenaron con multitudinarias manifestaciones, las mayores que ha conocido España, en rechazo a la participación española en la ocupación de Iraq. Las encuestas reflejaban que los españoles rechazábamos participar en ese crimen en un 98% [titular]. Ya es difícil poner de acuerdo a todos los españoles en algo, ni siquiera en la hora que es [Canarias]. En un sistema democrático [etim.] el ejército que pagamos con nuestros impuestos no habría participado en el saqueo de Iraq. Pero sabemos que sí que participó (aunque los beneficios quedaran para los contratistas estadounidenses (Blackwater, Halliburton…). El silogismo es sencillo [si democracia –> demos kratos (ciudanía gobierna), no demos cracia –> no democracia] [quod erat demostrandum].

Podemos hacer la prueba del algodón en muchas otras cuestiones [mayordomo de Tenn], para verificar la limpieza democrática de nuestro sistema: impuestos a los más ricos, sanidad, educación, I+D, gasto militar… [encuestas mostrando porcentajes].

Luego no vivimos en una democracia, sino en el viejo sistema en el cual una clase adinerada [plutocracia, etim.], poco numerosa pero con muchísimo poder, hace con el edificio de todos lo que le conviene. [caricatura de patricio, que se convierte en señor feudal, en aristócrata, en patrón industrial, dando órdenes a un mismo esclavo harapiento]

A continuación, vamos a desgranar en mediante qué artimañas los ricos consiguen usurpar la soberanía [dinero–>poder], para además de ricos ser poderosos (lo cual les permitirá ser aún más ricos) [dinero poder]

Imaginemos que viviésemos en democracia. Si una gran multinacional quisiera introducir una ley que le conviniese, o adjudicarse un contrato, tendría que sobornar a 45 millones de ciudadanos [muchos ciudadanitos poniendo la mano hacia atrás, y fábrica con piernas y brazos extenuada de dar a tantos]. Esto le saldría enormemente caro. Además, le pediríamos un soborno que al menos compensase el dinero que va a volar de nuestros bolsillos con la introducción de esa ley o la adjudicación de ese contrato. Y siempre podrían encontrarse entre ellos alguna persona digna que no aceptase la mordida [ciudadanito dando golpe en la mano de la empresa y tirando el dinero al suelo]. En una democracia, la corrupción no tiene cabida [muchos ciudadanitos mirando ceñudos a la fábrica, arrinconada].

Sin embargo, si quien gobierna no es el pueblo sino un pequeño número [oligarquía] de profesionales de la política, las cosas se le simplifican mucho a la gran multinacional para influir en el gobierno [unos pocos recibiendo muchos billetazos de la fábrica].

Pero no siempre la compraventa de la soberanía es tan desvergonzada como en esta caricatura. No. A veces el dinero se mete en sobres. Hay que guardar las formas. [misma escena, pero con Raxoi y Cospe recibiendo sobres de Bárcenas quien los recibe de un edificio en construcción, con grúas…]

Y es que los grupos de poder tienen muchas formas de moldear el poder a su antojo, y muchas de ellas ni siquiera son ilegales (al fin y al cabo, se trata precisamente de sobornar, o dicho más finamente, convencer al legislador).

Para ganar elecciones, los partidos políticos deben hacer frente a fuertes gastos para vender su producto, su marca; gastos que cada año crecen en una suerte de escalada armamentística. [dibujito de dos partidos, cada uno comprando más globos que el otro]
Esas brillantes campañas electorales han de financiarse, y las cuotas de los afiliados no dan para más, así que tienen que pedir prestado. ¿A quién le pides dinero? A quien lo tiene, naturalmente: a los bancos y a las grandes empresas. Los empresarios acceden, pero desde luego no filantrópicamente (ya le gustaría a Caritas…que hubiera tanta generosidad entre los ricos) sino a cambio de ventajas comerciales y otras prebendas para sus empresas (concurso adjudicados a dedo por aquí, ampliaciones de contrato por allá, obras superfluas por doquier…). [de nuevo escena de los sobres, mientras salen aves por todos laos, aeropuertos desiertos, grandes edificios de diseño con telarañas…].

Las empresas gana cientos de millones con esos presupuestos inflados, así que les es muy rentable “convencer” antes o “agradecer” después al partido que sea con unos cuantos cientos de miles de euros tal adjudicación o ley a medida.

La cuestión es que los cientos de millones salen de nuestro bolsillo, y los cientos de miles van a parar al bolsillo de [CENSORED], lo cual no es precisamente justo. [esquema del flujo de billetes que sale de España con pies y brazos, a los constructores, y ahí unas pocas monedas a Raxoi, con el rostro con un recuadro negro].

Los partidos, además de a los ricos, le pueden pedir dinero a los archiricos: los bancos. Al fin y al cabo, ése es su oficio ¿no? Para ir sufragando las sucesivas campañas electorales, además de su funcionamiento corriente, los partidos políticos piden dinero a los bancos, y se van endeudando más y más. Hasta un punto que es absolutamente impagable su carga, especialmente cuando un revés electoral cierra perspectivas de ingresos. Legales, porque los partidos reciben dinero del Estado proporcionalmente a los escaños obtenidos, ojo, no los votos sino los escaños, que no es lo mismo; e ilegales porque si no gobiernas, no tienes obras que adjudicar ni leyes que redactar…En la oposición hace mucho frío. [Rubalcaba en mangas de camisa helándose con un viento y copos de nieve].

Y ésta es la segunda forma por la cual los ricos y poderosos sojuzgan a los partidos y, por lo tanto, controlan el gobierno y el Estado. Una vez endeudado hasta la locura, el partido en cuestión debe ser sumiso a la voluntad del banco [Napoleón diciendo: la mano que da está encima que la mano que recibe], para que el banco consienta en darle un tratamiento especial en forma de condonaciones parciales o reestructuraciones de la deuda (el que no han tenido las familias desahuciadas o las empresas obligadas a cerrar por falta de liquidez). Si cualquier partido se negase a su chantaje, los bancos exigirían en tiempo y forma la devolución de la deuda como a cualquier otro particular o empresa y partidos con una historia secular se verían abocados a la suspensión de pagos y su desaparición. [tienda con anagrama de PSOE echando la persiana, anagrama caído].

Existe una tercera forma por la cual los ricos, a pesar de ser unos pocos, imponen sus intereses al resto de la ciudadanía [de nuevo, un montón de ciudadanitos, entre los cuales unos pocos ricos ostentando, estos crecen de tamaño arrinconando o tapando a los demás].

Los medios de comunicación pertenecen a la banca y los grandes conglomerados empresariales nacionales e internacionales [breve esquema de la propiedad de algunos medios]. También se refiere a ellos como los creadores de opinión, o el 4º poder. Sus editoriales y tertulias dictan al pueblo cómo debe pensar de cada asunto y, sobre todo, sobre qué temas se habla en cada momento y cuáles ni se mencionan. Tras una imagen de diversidad, todos están de acuerdo en los temas principales pues todos tienen el mismo dueño: el capital. [marionetas todas iguales, de estudio de pintor, con rótulos de los distintos medios, todas controladas por burgués].

Es mediante estos tres mecanismos, la financiación legal o ilegal de los partidos políticos y sus cúpulas, la losa de la deuda y la propiedad de los medios de comunicación [dibujo de cada] que los ricos gobiernan. A pesar de ser pocos, una pequeña minoría, imponen sus intereses sobre el resto de ciudadanos [conjunto de ciudadanitos, todos hablando, y los pocos crecen su boca desmesuradamente para emitir un rugido que acalla a todos los demás].

Como, por otra parte, así ha sido siempre [patricio, señor feudal…todos juntos viendo como trabaja el mismo siervo], sólo que a este sistema le han venido a dar el cínico nombre de democracia. [etim.]

No, el pueblo no gobierna, y la última vez que intentó gobernar las élites sembraron las calles y los campos de cadáveres para impedirlo.

Piénsalo. ¿De verdad crees que el pueblo pudiera gobernar estaría pasando esto? [cola de paro, mendicidad, gente rebuscando en los contenedores, niños chabolas, gasto militar, recorte en I+D, sanidad, opulencia y despilfarro de los ricos, rescate a la banca, preferentes…).

España padece, desde hace siglos, las consecuencias de una mala gobernanza. Las élites gobiernan para su provecho y el de su clase.

[largo, con música, para separar.]

[ahora podría acabar la animación y entrar el vídeo de una persona real, para remarcar más la diferencia]

Podríamos hacerlo mucho mejor, ya que nosotros, el pueblo, sufrimos las consecuencias. La democracia [etim.] no sólo es el mejor de los sistemas; es el único legítimo.

Hoy en día la tecnología nos permite concebir un ágora en el que cabemos millones de personas: Internet. Por ella los ciudadanos podemos votar no políticos, sino políticas. Las leyes (incluida la Ley de Presupuestos) y las principales decisiones de gobierno (desde luego, atacar a otro país) habrán de ser tomadas por el conjunto de la ciudadanía, que no es tan torpe ni tan ignorante como nos quieren hacer creer.

¿Los partidos? No tienen por qué desaparecer. Pueden seguir existiendo e incluso es conveniente que lo hagan, como corrientes organizadas de opinión que hagan eso mismo, opinar, sobre los diferentes puntos a votar. Por ejemplo, en la página de votaciones, podría haber unas pestañas donde el ciudadano podría consultar qué posición tiene cada partido sobre ese punto en concreto. Así, podría informarse por ese y otros medios, y luego tomar la decisión que cada uno creyese mejor. Pero la decisión, el voto, corresponde a cada uno de los 45 millones de ciudadanos, no a unos pocos señores y alguna señora de la clase alta, viejos o nuevos ricos, escasamente representativos de la compleja y diversa sociedad española y sus intereses.

Por supuesto que esto exige una ciudadanía sobresaliente, excelente. Sin información y formación, no es posible la democracia. Por eso es tan importante poner el acento en la promoción de la educación y la cultura, en todas las etapas de la vida. Una sociedad de ignorantes está condenada a la servidumbre, a la esclavitud.

También es necesario tiempo libre, para la atención de los asuntos de la polis; pero también para estudiar y para jugar, para desarrollarse y disfrutar de la vida en compañía de otros ciudadanos. Romper la cadena de producción-consumo a que nos somete el sistema actual, la vida debe ser más, mucho más que día tras día, hora tras hora alimentar el sistema. No es necesario caer en el absurdo de pasar todo el día votando, basta con someter a votación las líneas generales de gobierno y dejar que sean ahora sí unos representantes, elegidos de forma directa, y directamente proporcional (es decir, no como ahora), los que desarrollen el articulado y los pequeños detalles. Estos serán sólo los gerentes del país, que lo gestionen, nuestros empleados, pero sin que se pueda volver a albergar duda de quién es el propietario [sobreimpresa la viñeta del coche] del Estado. El Estado soy YO [se va sumando gente hasta llenar la sala]. Y yo. Y yo…

[ciudadanitos apretados, emitiendo un rugido mucho mayor, que devuelve a los pocos ricos a su tamaño original]

12 comentarios »

  1. Lo mejor seria alguien con conocimientos de animacion flash o algo por el estilo. Realizar los dibujos en papel y luego tratar de hacer animacion digital a partir de ellos seria casi imposible y titanico.

    Comentario por wenmusic — 28 octubre 2013 @ 12:05 | Responder

    • Pues no tenía ni idea. La verdad es que soy un absoluto ignorante en esos temas. Pero vamos, me figuraba que la animación parcial, con muy pocos movimientos reproducidos (por ejemplo, el efecto de andar creado por el intercambio de sólo dos dibujos), sería bastante sencillo de producir. De todas formas…me parece a mí que ni en papel ni en flash ni en óleo ni en acuarela…

      Me lo figurada, pero en fin. Jo! Quién me diera a mí tener buena mano, la de cosas cachondas que se me ocurren a veces y no soy capaz de plasmarlas en el papel!
      😦

      Comentario por Mendigo — 29 octubre 2013 @ 20:29 | Responder

  2. Por cierto, ya que señalas lo de Shackleton, me gustaria enlazar un articulo que publico JotDown sobre la Odisea del Endurance, que me gustaron mucho:

    La Odisea del Endurance (Parte I)
    La Odisea del Endurance (Parte II)

    Comentario por wenmusic — 28 octubre 2013 @ 12:09 | Responder

    • Muy bien escrito. Conocía la historia, pero no me ha importado volver a leerla. Alucinante lo que puede soportar nuestro cuerpo. Y nuestra voluntad, si se la educa. Bueno, y cuando no queda otra…

      Comentario por Mendigo — 29 octubre 2013 @ 21:30 | Responder

  3. […] Se busca dibujante […]

    Pingback por Se busca dibujante — 29 octubre 2013 @ 21:57 | Responder

  4. ¿Tú naciste tonto o es culpa de izquierda unida?

    Comentario por Alguien simplemente sensato — 29 octubre 2013 @ 22:11 | Responder

    • Alcalá De Guadaira
      IP: 85.136.163.175

      La cuestión es que esta clase de individuos que sustituyen la reflexión por el insulto, suelen ser además de la clase de los cobardes. Es un hecho empírico: por la calle, nadie se dirige a mí de esa forma, siempre los insultos se dan tras la seguridad de un teclado.

      Comentario por Mendigo — 30 octubre 2013 @ 0:52 | Responder

  5. Hola, me temo que Atenas desechó la elección directa para muchas de sus magistraturas. Especialmente las que tenían más poder como los órganos legislativos. Procedió a sortear y rotar con frecuencia muchas de ellas así todos los ciudadanos no solamente podían votar sino que también podían participar, aquellos que se ofreciesen voluntarios, en la administración del poder.

    La idea de la rotación por sorteo se basa en el principio de igualdad política. Si tu pones un sistema de sufragio estás dando ventaja a los ricos y justamente la democracia, al sortear evita eso dado que en una cámara de pon 500 miembros. El 1% más rico es eso el 1% así que solo habría 5 millonarios si es que se quisiesen pasar por ahí.

    Pero es clave introducir el concepto de SORTEO en el vídeo y explicarlo porque esa es una de las claves de la democracia ateniense. La única real que ha existido. Saludos.

    Comentario por Víctor García — 30 octubre 2013 @ 1:51 | Responder

    • Buenas, Victor!

      Creo que te has hecho un lío con las entradas, no era aquí que comentaba el vídeo de Étienne Chouard. Pero vaya, es lo mismo, se entiende bien a lo que te refieres.

      Sin duda, sin duda, no quisiera yo idealizar el sistema ateniense, ninguno proponemos copiarlo tal cual, con sus metecos e ilotas, sino inspirándonos en su ejemplo construir un sistema más justo. En general estoy de acuerdo con tus apreciaciones, pero permíteme introducir alguna puntualización:

      – Si se elige una magistratura, no se puede hablar de democracia directa. Porque eliges representantes. Lo que yo sostengo es que nadie puede representarme, soy mayorcito para defender mis intereses directamente, sin patronos ni sacerdotes que intercedan entre mi voluntad y el poder.

      – sólo pueden ser elegidos para las magistraturas los que se presenten voluntarios. Pero para presentarse voluntario hace falta tener una holgura económica, que no tenía la inmensa mayoría de los ciudadanos (ya que durante ese periodo no podrías tener otra fuente de ingresos). Eso sin duda intruduce un sesgo a favor de las clases privilegiadas

      – No veo por qué la elección prima a los ricos por encima del sorteo. Lo importante es determinar qué se eligen, si políticas (leyes o decretos) o representantes. En este último caso siempre estará representada la clase pudiente, pues es la que dispone de más medios para acceder a las magistraturas (postularse como candidato).

      Un saludo!

      Comentario por Mendigo — 1 noviembre 2013 @ 22:48 | Responder

      • Sí es democracia directa. en tanto en cuanto el poder es directamente ejercido sin capas intermedias (ni listas de partidos ni ley electoral que filtre, ciudadanos directamente). El caso es que como los atenienses sabían que el poder no podian ostentarlo todos todo el tiempo porque sino la polis no trabajaría. Lo que hacian era turnarse y para eso se sorteaban muchos de los cargos para saber a quien le tocaba qué.

        Pero eso no es un mandato representativo en absoluto como los de ahora porque todos ellos rendían cuentas antes y después a la asamblea quien podia revocarles o podía vetarles si se desmadraban. Naturalmente no todos los cargos eran sorteados, aquellos que fueran más técnicos si eran elegidos pero los cargos de poder legislativo y los jurados del judicial sí eran sorteados siempre.

        Respecto al sufragio es evidente porqué prima a los ricos. El sufragio prima la fama, el ser conocido, la oratoria, el tener elocuencia, todo eso es comprable mediante dinero, uno mismo se puede entrenar o puede tener siervos a sueldo para que sean sus títeres, salir en los medios cuesta dinero, anunciarse cuesta. Sea como sea el sufragio es ideal para la oligarquía. El sorteo se usó en Atenas para romper esa dinámica e imponer por la fuerza de la estadística que fueran los pobres quienes gobernaran y no los ricos.

        Yo también ando buscando cómo hacer un video sobre democracia, pero creo que ese video andaria cojo si no mostrase el mecanismo democrático por excelencia. El sorteo. Herramienta a la que, como bien dices también hace referencia Etienne Chouard y muchos teóricos políticos más. Es una idea poderosa y te invito a descubrirla. No es representación es solo gobernar y ser gobernado por turnos. Que es lo que seria una democracia.

        El hecho es que como al final necesitas gente en las instituciones, in sistu, que controle quien mete mano donde, gente que está a tiempo completo al servicio del pueblo, esa gente no puede ser elegida pues entonces se profesionalizaría y se corromperia y cuando el pueblo se diese cuenta seria demasiado tarde, ocurre siempre con el sufragio, por ello tiene que ser sorteada y rotada con frecuencia, y eso es lo que hacian los griegos que tontos no eran. Además el sorteo generaba otras ventajas, la deliberación, órganos independientes y grupos heterogeneos y diversos lo qual es también un factor positivo. Dado que no podemos votarlo todo todo el tiempo sí podemos turnarnos todos para estar un tiempo, breve, asumiendo responsabilidades clave. y sí, votar todos aquellas decisiones más importantes, las iniciativas populares, cualquier reforma constitucional pero para todo lo demás, para la fea rutina del dia a dia, para la fiscalización del ejecutivo y de los cargos técnicos, para eso tenemos los cargos sorteado y rotados con frecuencia.🙂

        Te invito a mirar algunas cosillas:

        http://www.postconvencionales.org.ve/index.php/ethikos/article/viewFile/77/108

        http://sistemaencrisis.es/mecanismos-democraticos/foros-ciudadanos/foro-ciudadano-permanente-en-la-propuesta-d-100/

        http://accionpoliteia.blogspot.com.es/2013/09/por-un-senado-ciudadano.html

        https://n-1.cc/file/download/312541

        http://www.newdemocracy.com.au/

        Comentario por vktr81 — 2 noviembre 2013 @ 2:49 | Responder

  6. Estoy buscando un animador con unos colegas con contactos. A ver si tenemos algo pronto…

    Comentario por Pablitovich — 4 noviembre 2013 @ 12:19 | Responder

    • Sería un puntazo.

      De todas formas, yo es algo que lanzo al aire. Si alguien lo quiere recoger, tomar de ahí lo que quiera, si acaso sólo la idea, la intención de hacerlo y avanzar…

      Comentario por Mendigo — 5 noviembre 2013 @ 18:41 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: