La mirada del mendigo

19 abril 2014

La nueva engañifa de los vendesartenes

Filed under: economía — Mendigo @ 15:47

Me figuro cuál es el proceso de selección de personal que emplean los bancos. Encierran a los aspirantes en una habitación con una cartera llena de billetes encima de una mesa y apagan las luces. Las vuelven a encender y cachean a los postulantes, y al que haya sido más rápido y hábil en hacerse con la cartera antes que los demás, es contratado.

Esto viene a cuento porque hace poco tuve que pasarme por una sucursal del Sabadell en la que me vencía un depósito. He de confesar que lo aplacé todo lo que pude, porque me da aprensión y absoluta desgana tener que tratar con esos mierdecillas de aspecto pulcro y conducta abyecta.

En el Mendigo sección Servicio Público, ya hemos alertado de las preferentes y sus consecuencias, así como de nuevas triquiñuelas para que los charlatanes de oficina endosen la basura que no pueden colar en los mercados internacionales a los inversores mayoristas, a sus clientes menos avisados. Amén de otras conductas propias de su ramplona condición moral.

En esta ocasión, quiero preveniros del nuevo y legal fraude con el que los bancos pretenden parchear su balance con el dinero sisado a sus clientes. Como digo, esto me lo ofreció una zampabollos pintarrajeada del Sabadell, pero como las organizaciones mafiosas se copian sus métodos de extorsión, no me extrañaría que similar mierda fuera también colocada por otros bancos y sucursales.

Yo acudía a anular la renovación automática del depósito, porque ya sabía que no tenían nada interesante que ofrecerme y quería irme con mi dinero a otra parte. Después de reconocer de soslayo que su oferta de depósitos era birriosa y risible, me ofreció dos ¿¡¿alternativas?!? a una IPF. Uno era un depósito estructurado, un engañabobos cuyo principio de funcionamiento se puede resumir en la siguiente ley: cara, gano yo; cruz, pierdes tú.

Mi cara de asco debió ser lo suficientemente elocuente porque no volvió a mencionar el tema, y pasó inmediatamente a la opción b) que me proponía: un fondo de renta fija. Mi faz debió mudar súbitamente del asco a la de estupefacción, que la mastuerza debió malinterpretar como interés, porque empezó a desgranar de forma entusiasta las chorradas que le habían enseñado.

Cuando me recuperé de mi asombro al contemplar el camión de estiércol que me estaban intentando hacer tragar, empecé a disfrutar de la situación y a darle cuerda para que ella misma se ahorcase. Su expresión medida de arrogante confianza con la que esta inepta comercial pretendía ganarme; las extemporáneas respuestas que daba a mis preguntas, que demostraban que me hallaba delante de una completa analfabeta económica cuyo conocimiento de los mercados no iba más allá de los folletos internos llenos de palabras rimbombantes (sarta de chorradas) con los que la entidad alecciona a sus vendedores de crecepelos infalibles. Así como el hábito no hace al monje, trajearse no convierte a una palurda cuarentona especialista en repasar catálogos de bolsos en una sofisticada trader.

El momento cumbre fue cuando me mostró en qué estaba invertido concretamente ese fondo de renta fija, giró el monitor y me mostró orgullosa su contenido: ¡¡¡deuda pública a medio plazo española e italiana!!! ¡¡¡¡Vade retro!!!!. Como si del monitor hubiera emergido la imagen de Satanás, me aferré a mi asiento y debí recular unos centímetros, acongojado por semejante horror. De ser creyente, me hubiera persignado y escapado corriendo.

Ahora creo que es el momento de hacer algunos comentarios, para que el lector que no esté familiarizado con estos temas comprenda el alcance del estupendo negocio que me ofrecían en esa cueva de rufianes decorada con ese estilo corporativo (está todo estudiado para ofrecer un impresión de solidez y confianza, un artificio comercial para crear en el cliente una percepción no racional que se diluiría como azucarillo en el café caliente si el cliente repasase las cuentas de la entidad a la que confía su capital) y juzgue por sí mismo.

Por cierto, el nombre correcto para el dinero que tenemos en el banco es capital, no ahorros, ni siquiera dinero, no nos llamemos a engaños.

Lo primero, la renta fija. El mercado de renta fija se distingue del de renta variable (llamado coloquialmente la bolsa) en que en él no se venden títulos de propiedad (acciones) sino títulos de deuda (bonos, letras, obligaciones…) de entidades públicas (Estados, CCAA, empresas públicas e incluso algún gran ayuntamiento) o privadas (por ejemplo, un bono de Telefónica), así como híbridos entre deuda y capital como las participaciones preferentes.

Creo que hay un malentendido generalizado con su nombre. Que se llame renta fija no quiere decir ni muchísimo menos que las cotizaciones sean fijas, sino que el rédito de esa deuda está predeterminado (es decir, una empresa puede repartir o no dividendos, en la cuantía que considere oportuno, pero está obligada al servicio de la deuda en la cuantía prometida en el momento de la emisión…o declararse en quiebra).

Cierto es que normalmente los mercados de renta fija eran bastante aburridos y monótonos, pero en los últimos años el panorama ha cambiado por completo, recordad no hace tanto cómo la deuda española y la dichosa prima de riesgo abrían página en los telediarios.

Así que, primer concepto que debe quedar claro, el mercado de renta fija es como cualquier otro mercado de capitales, los precios de los activos fluctúan y en él se puede ganar dinero…o se puede perderlo. No es necesariamente malo, pero desde luego un fondo de renta fija no es un sustituto a un depósito ni adecuado para un público general.

Ahora vamos a analizar esta inversión en concreto, con las pobres herramientas que nos da el sentido común, para tratar de paliar nuestra ignorancia (desde luego, la mía) en esta clase de mercados altamente especializados.

¿Es un buen activo la renta fija periférica, en concreto la italiana y la española? La lógica nos dicta que el valor de las cosas es inversamente proporcional a su abundancia. Los diamantes son valiosos en cuanto muy escasos en la naturaleza, y precisamente si algo le sobra al mundo hoy en día (además de idiotas y truhanes) es precisamente deuda. La incapacidad del capitalismo de generar más crecimiento productivo se soslaya con la impresión de papelitos, postergando el inevitable final: reconocer que no hay suficiente riqueza en el mundo, ni en 10 planetas, que respalde todo el dinero en circulación. En concreto, la deuda pública española se ha duplicado en cuatro años de crisis y amenaza con traspasar las barreras psicológicas del 100% del PIB y del billón de euros en este ejercicio.

Sobre la deuda italiana, es aún mayor que la española tanto en términos relativos (120% del PIB) como absolutos. Si bien su déficit está mucho más controlado, se trata de un país con una posición competitiva aún peor que la española, en el cual el crecimiento ni está ni se le espera. Realmente, Italia ofrece el espectáculo de un Estado en descomposición, y la fuga de su joya de la corona industrial, FIAT (que tendrá sede legal en Holanda y sede fiscal en UK) supone la puntilla.

Antes de prestar dinero es evidente que debemos plantearnos la capacidad del prestatario para devolverla, y en este caso estamos comprando deuda de dos países con graves problemas en su misma estructura de Estado, que hasta hace nada tenían gravísimos problemas para financiarse hasta que el BCE les echó un capote.

De hecho, la posibilidad de que España (o Italia) paguen su deuda es nula. La deuda española es impagable, y postergar el momento de la reestructuración lo único que va a provocar es más dolor, y que ésta sea más severa, como hemos visto en el caso griego. Hagamos cuentas, si volviéramos a los felices tiempos del 2007, con las cuentas públicas con superávit primario, tardaríamos 46,3 años en repagarla. Con el panorama actual, con el Estado varado en un déficit estructural que se retroalimenta (cuanta más austeridad se aplica para cerrar la brecha, más se deprime la economía y hace más difícil hacer frente a esa deuda) la ilusión de poder pagarla algún día se antoja un cuento de hadas. ¿Cómo vamos a poder pagar el principal, si ni siquiera podemos hacer frente al pago de intereses y tenemos que generar nueva deuda para pagarlos?

Pero esto no significa necesariamente que se vaya a perder dinero si prestamos a alguien en apuros. De hecho, los bancos se aprovecharon de las dificultades de los Estados y subieron los tipos al que le prestaban dinero a los Estados (curiosa forma de agradecerle el favor a quien te acaba de rescatar). En el aciago verano del 2012 los bancos cobraban el 8% por prestarle dinero a los gobiernos español o italiano (o un 34% por prestarle al Estado griego). Luego entró en acción Draghi con su “believe me, it will be enough“, sus programas LTRO (es decir, dinero casi gratis a los bancos) y la amenaza de activar el OMT (compra de deuda pública en el secundario) y los tipos se desinflaron, haciendo ganar de paso mucho dinerito a la banca que habían llenado sus balances de deuda pública comprada en esas horas turbulentas. Si miráis las cuentas del 2013 de la banca nacional, es precisamente la venta de estos títulos lo que está salvando sus resultados.

Aquí tengo que explicar otro concepto básico: la cotización de un título de deuda es inversamente proporcional al interés ofrecido en ese momento. Es decir, si tú tienes un bono por el cual el Estado español se compromete a pagarte un 6%, y hoy emite nueva deuda a un 1%, si lo vendes en el mercado secundario exigirás al comprador una prima del 5% sobre el valor nominal. En otras palabras, si el interés al que se endeuda un Estado sube, la cotización de su deuda emitida baja, y viceversa.

El caso es que la banca compró deuda periférica en el 2012 cuando estaba muy barata (tipos altos), y ahora que los precios están por las nubes (intereses por los suelos) quiere desprenderse de ella realizando suculentos beneficios. Pero para ello tiene que encontrar un tonto útil que se la compre, y como en el caso de las preferentes, subordinadas, pagarés…han decidido que ese mirlo blanco al cual desplumar seas tú, o alguien de tu familia.

Desde luego, colectivamente, es estupendo que los mercados de deuda se hayan apaciguado y el Estado pueda financiarse a precios razonables. Ahora bien, con un Estado con un billón de euros de deuda y que la aumenta a razón de 70.000 millones cada año, ni loco me acerco yo a esos activos. Y mucho menos acepto el riesgo de hacerlo por un 0,56% (interés de la última subasta de letras a 12 meses).

Realmente, es estúpido entrar un fondo de inversión que va a comprar deuda pública, porque para eso lo puedes hacer tú mismo desde la página del Tesoro (me figuro que su equivalente italiano será similar) y te ahorras las comisiones de gestión del fondo (que no son pecata minuta). Pero es que, además, para es del género idiota complicarse la vida comprando deuda al 0,56% cuando encuentras sin dificultad depósitos a un año que triplican esa tasa.

Si aún no te he convencido de que este negocio es tan prometedor como instalar un puesto de helados en Groenlandia, deja que te recuerde una cosa. Estamos en una situación anormal de los mercados de deuda fija, en la que la intervención de los bancos centrales están rebajando artificialmente las rentabilidades (para alivio de nuestra economía). En otras palabras, existe una burbuja descomunal en los mercados de renta fija, derivada a que son los propios bancos centrales (cuyo poder de compra es ilimitado, pues son quienes imprimen el dinero) los que entran en tromba y compran esa deuda, desplazando a los demás jugadores (que se van a otros mercados buscando más interés y creando otras burbujas, como en la renta variable o los fondos de inversión inmobiliaria).

En otras palabras ¿Qué pasa si compras deuda periférica a precios de burbuja? Pues lo mismo que si compraste un apartamentito en un pútrido litoral urbanizado para especular en el año 2007: dolor. Si vuelven las turbulencias y el BCE no puede (o no quiere, empezando por el Constitucional alemán) calmar las aguas, las cotizaciones de la deuda se desplomarán (es decir, los intereses a los que nos financiamos subirán, recuerda la relación inversa) y quien haya invertido en dicho fondo palmará una buena cantidad de pasta.

No tiene por qué pasar, de hecho no tengo ni puta idea de qué va a pasar, pero es evidente que el riesgo está ahí. De hecho, lo que me parece del género aberrante es que España o Italia estén financiándose más barato que la mayor economía del mundo (que, con todos sus problemas, crece al 3% y crea empleo). Nos viene de puta madre, desde luego, pero esto no tiene lógica ninguna. En cuanto la situación recupere un poco la racionalidad y la realidad nos vuelva a poner en nuestro sitio, podemos volver a pasarlas muy canutas.

Rentabilidad del bono español a 5 años:

Pero no nos pongamos derrotistas. En la bolsa se puede ganar y se puede perder. Ya hemos visto que podemos perder hasta la camisa. ¿Qué podemos ganar? Pues sinceramente, con la deuda periférica batiendo marcas históricas de baja rentabilidad (más bajas que antes de la crisis) y emitiendo más barato que países con la AAA de las agencias de rating…mucho más no creo que podamos pedir. Recuerda, si compras una Letra del Tesoro al 0,56% y dentro de un mes los tipos han bajado al 0,51%, podrás venderla obteniendo un rendimiento extra del 0,05%. Pero mucho más allá no va a ir, aunque sólo sea porque el límite inferior está en el 0% (no sé si alguna vez algún país se ha financiado a tipos nominales relativos, Alemania en el 2012 sí, pero a tipos reales, descontada inflación). Eso sí, no existe límite superior, a un país que muestre dificultades para hacer frente a su deuda los mercados le pueden exigir tipos desorbitados (Grecia, Argentina…) que les resarzan del riesgo de una quita. Y, eventualmente, si la quita fuera del 100% (borrón y cuenta nueva), nuestros papelitos valdrían menos que el papel higiénico. Exactamente cero. Es a lo que nos arriesgamos comprando renta fija: si la empresa o Estado emisor quiebra, nos exponemos a perder toda la inversión. Exactamente como el caso de las preferentes. Claro, quién podría imaginarse que entidades con más de un siglo a cuestas pudieran arruinarse…pues ocurrió, y este baile aún no se ha acabado.

Este es la perspectiva de invertir en la cumbre de una burbuja: no se puede racionalmente esperar grandes beneficios ulteriores. Ahora bien, si bajas la mirada y ves la altura alcanzada…cualquier resbalón en la situación económica te puede hacer despeñar hasta los profundos infiernos. Y esta clase de producto tóxico es lo que el Banc Sabadell está ofreciendo a sus clientes que se interesan por una IPF (Imposición a Plazo Fijo, vamos, un depósito de toda la vida). Si la selección de activos parece un muladar (lo peor de lo peor, en el binomio rentabilidad/riesgo), el timing es simplemente demencial.

Hasta ahora, he tratado de explicar por qué la idea de invertir en un fondo de renta fija, en este momento, y expuesto a deuda periférica, me parece el colmo de los despropósitos. Me cuesta encontrar una inversión más idiota que me sirva de ejemplo, no sé, quizá abrir un restaurante vegetariano en una isla habitada por antropófagos. Montar una tienda de radiadores en Gabón o una librería al lado de un campo de fútbol.

Por supuesto, es sólo una opción. Para quien tiene un conocimiento profundo de mercados de capitales, aquellos profesionales que saben en lo que se meten, es una opción de inversión más. Ahora bien, si tienes la misma idea de economía que yo, o aún menos, te recomiendo que te mantengas alejado de la renta fija e historias semejantes, y procures difundir entre tus familiares y conocidos la alarma de este nuevo anzuelo con que la banca pretende pescarnos (como todo timo, se despluma al incauto con el señuelo de la rentabilidad que estimule su codicia…que le acaba perdiendo; el mecanismo no es distinto al timo de las estampitas).

Por regla general: sólo invierte en aquello que comprendes. Si no entiendes completamente lo que estás firmando, es que ese producto no es para ti.

Y, de nuevo, recomiendo que no dejéis ir a personas mayores o, en general, personas influenciables y con pocos conocimientos de economía, a una sucursal bancaria sin ir acompañados. Unas palabras amables, un gesto tan inocente como una firma, y pueden perder de un plumazo lo que les costó toda una vida de trabajos ganar. Así de miserables y malnacidos son los empleados de banca, que se disfrazan de tu amigo para mejor engañarte; tomad ejemplo de la historia sobre preferentes que os conté hace un tiempo y procurad sortear el campo minado que la banca nos tiende para desplumarnos.

Existen los que viven del capital, es decir, del trabajo de los demás. Existe la clase social de los que arriendan su fuerza de trabajo a los anteriores para sobrevivir. Una subclase de los anteriores son los que venden (prostituyen) su inteligencia y formación, que en grosso modo constituyen la clase media. Pero aún queda otra clase, los que desprovistos de natural inteligencia, pero demasiado holgazanes para trabajar la tierra y demasiado cobardes para trepar por un andamio, ponen en venta su conciencia para la perpetuación del capital y su desarrollo. En esta clase entran los violentos al servicio del Estado, militares y diferentes policías, los sacerdotes de las diferentes religiones (antes, quien no servía para estudiar pero no quería trabajar, o se metía a cura o a Guardia Civil, ahora los seminarios están vacíos pero los cuarteles siguen siendo la aspiración de muchos jóvenes). Y también hemos de incluir en esta categoría a periodistas y empleados de banca, individuos sin honor que malvenden su conciencia por un plato de lentejas (bueno, o dos, que el poder paga bien a quien necesita).

Creo, quiero creer que si a una pescantina su jefe le dice que venda una partida de marisco, a sabiendas de que está en mal estado y puede provocar una intoxicación, ésta se resistiría a engañar a sus vecinos y caer en el oprobio público. En general, la gente tiene un poso de honradez que se rebela ante acciones evidentemente inicuas. ¿Qué tiene, por ejemplo, una pescadera que no tiene una pija vendesartenes? Vergüenza. Vergüenza de pasear con sus hijos por el barrio sabiendo que ha engañado a sus vecinos. Y ésta viene de un sentimiento de pertenencia a la sociedad, de comunidad.

O imaginemos un electricista, que te hace un apaño en la instalación a sabiendas de que eso sólo se tendrá en pie unos meses, y luego amenaza con provocar un cortocircuito y eventualmente un incendio de consecuencias catastróficas (como catastrófico fue tener tu dinero invertido en preferentes). Un tal electricista sería considerado más que como un ladrón (por hacer mal su trabajo y cobrarlo) como un criminal, que expone a su cliente a la desgracia. Imaginad el daño que podría causar un mecánico de coches si se condujera con la misma moralidad que un empleado de banca: su jefe le pide que te monte una rótula de dirección reutilizada de otro coche, o si no le despide. ¿Dilema moral? No para una persona decente. Realmente, yo no he conocido jamás a una pescadera, a un electricista, a un mecánico, oficios humildes, que, excusándose en que “yo hacía mi trabajo” o “recibía órdenes” pusiera en peligro al cliente que acude y deposita en él su confianza.

Por el contrario, los gusanos de las sucursales son engordados con la ideología de las élites, por las cuales ellos están por encima de convencionalismos como la ética y el honor, obstáculos o taras propios de las clases bajas que les impiden triunfar. Se les hace creer que están por encima del bien y del mal, pero no dejan de ser empleados, trabajadores, que tienen que convivir en la misma escalera, cruzarse por la calle, llevar a sus hijos al mismo colegio que las víctimas de sus engaños. Pierden la cara, pero no obtienen el beneficio de su fechoría, les basta con conservar su puesto y, a lo sumo, aspirar a un plus de productividad. Porque saben que, como en el caso de los periodistas, los honrados acaban haciendo cola en las puertas del INEM, así que se aprestan a ver quién es más canalla.

Los empleados de banca no pertenecen ni a una clase ni a la otra, y son despreciados por todas. Un desprecio que se han ganado a pulso con sus actos. La cuestión es que si notas que alguien te mete la mano en la cartera, puedes revolverte contra el ladrón, mientras que yo tuve que aguantar la compostura delante de la zarrapastrosa que de forma tan ruín y taimada me tendía la celada, cuando lo que se merecía era ser abofeteada o escupida en la cara por ratera.

+++++++

Edito: Esta vez me he adelantado varios meses a GurusBlog (ellos fueron de los primeros en alertar del fraude de las preferentes).

47 comentarios »

  1. El marido de una amiga es director de una sucursal de bankia y un día le pregunté con mano izquierda que no entendía como había podido vender preferentes. Que era el timo de la estampita.

    Se me ofendió mucho. Me dijo que su marido era muy inteligente y que si hubiera sospechado algo no habrían perdido tanta pasta… ellos… su hermano… su cuñada. .. sus padres…

    Y de verdad Antonio es buena gente… y no es tonto… pero ¡les creyó! . Él pensaba que las peras no es que fueran bienas… es que eran exquisitas…
    Bicos😉

    Comentario por Nynaeve — 19 abril 2014 @ 17:18 | Responder

    • Hola, Nyna!

      Bueno, entiendo que es tu amiga y sin querer ser muy malo, pero…con esa respuesta de que su marido es muy inteligente, me dice bastante de su propia inteligencia. Yo, personalmente, sólo he conocido en mi vida a tres o cuatro personas de las que pueda decir que son muy inteligentes. Evidentemente, ninguno era director de sucursal. De hecho, de todos los que he conocido, que son unos cuantos, ni siquiera diría de ellos que son inteligentes. Tampoco tontos, vamos, pero desde luego, y hasta donde mi memoria alcanza a repasar, no recuerdo ninguno del que se pueda decir que es inteligente.

      En esta cuestión caben dos posibilidades: que el individuo en cuestión entienda las características tóxicas del producto que te está intentando colar, o que lo haga de buena fe porque no entiende lo que está vendiendo y se ha creído la publicidad interna. Es decir, el que vende preferentes, o el fondo que describí antes, o es deshonesto, o es un incompetente. En ambos casos, no debería estar tras una mesa ofreciendo productos financieros al público.

      Si no sabes lo que vendes ¿cómo te atreves a recomendarlo? La estrategia de los tipiños de la banca con las preferentes es la misma que la infantita: hacerse pasar por tontos. Yo que sabía, quién podría imaginarse algo así, yo vendía lo que me decían… Y como la Mato, no haces preguntas si aparece un Jaguar en el garaje.

      Sinceramente, todo mierdecilla que haya colocado productos tóxicos impropios para el perfil inversor del cliente, habría que enjuiciarlo por lo penal, como delito de estafa, y la condena debería incluir, además de responder con su patrimonio del daño causado, la pena de inhabilitación para ejercer en la banca. Sin detrimento de la responsabilidad de la propia entidad, que les achuchaba para que colocasen esa mierda.

      Un abrazote!

      Comentario por Mendigo — 21 abril 2014 @ 7:57 | Responder

      • Independientemente de lo cándida o enamorada que esté mi amiga… ¡No estoy de acuerdo!😉

        Creo que estás juzgando una situación desde un punto de vista “privilegiado” y que estás dejando de lado los “atenuantes”.

        Sí sabían lo que vendían… todo lo que dices y más… pero… si no lo sabían…

        Hay gente obediente y que no se cuestiona nada, podemos decir “simples”. En ese caso, es cierto, no se les debería dejar vender nada a nadie… pero luego también existen los que no cuestionaron la “desinformación interna” porque en ese momento, para ellos y para la gran mayoría de nuestra sociedad, ni se les pasaba por la cabeza que les pudieran meter un gol… y es muy fácil juzgarlos con lo que se sabe de la situación actualmente.

        Ya sé que te desespera lo que está tardando la gran masa en despertar, ya te lo dije en una ocasión… nosotros somos la avanzadilla de algo que se dará durante muchos años y que sólo se podrá hablar de ello con nombre y apellidos muchos años después… (te acuerdas de lo que te dije de la revolución industrial, de los primeros concienciados, los que poco a poco fueron moviendo a sus compañeros hasta llegar a ese periodo que ahora nos estudiamos en dos patadas?). Pues estamos en este caso. En el que la gran parte de la sociedad, vivía feliz sin ver las orejas al lobo y por ellos sin necesidad de estar con la mosca tras la oreja, en cada movimiento de lo que les quisieran vender. Y esto va tanto para el que vendía acciones en un bando, como para el que las compraba.

        Ayer hablaba de los despertares, de la curiosidad que me ocasionan. El de Antonio, y por ende, él de su mujer, es uno de ellos. De el modo en que en dos años, uno pasa de tener un trabajo de “director de sucursal de Bankia” a ser un “empleado de banca”. Gente que ha pagado ese despertar perdiendo un montón de pasta y estando durante un año y pico pensando que se quedaban sin nada… ni casa, ni trabajo. Un ejemplo de pequeño burgués que de repente ha visto como se desmoronaba su mundo…

        Un besazo!!!

        Comentario por Nynaeve — 2 mayo 2014 @ 7:57 | Responder

        • Entiendo lo que dices, de que ahora a toro pasado es fácil saber que eran un producto tóxico.

          Pero vamos a ceñirnos a las fechas. Tengo por ahí una cita de Benjamin Graham, que es el mentor de Warrent Buffet, diciendo allá por los años 50 que las participaciones preferentes eran un engendro del que cualquier inversor debería mantenerse alejado. Años 50, dicho por uno de los grandes maestros de la inversión financiera. Vale, quizá una anciana de pueblo, o incluso para ti o para mí, pueda ser un desconocido, pero para alguien que trabaja en la banca, y se atreve a asesorar a las personas sobre sus inversiones, deberían conocerlo de pe a pa. Porque es su puto trabajo!

          Y yo soy un mindungui, bien sabes que de economía, lo poquito que he podido ir aprendiendo en estos años de crisis. Antes, cero absoluto. Sin embargo, mi familia tenía preferentes, y cuando me enteré los dije “sacad eso de ahí inmediatamente!”. Allá por el año 2007, cuando en la red ya empezaban a salir avisos de la peligrosidad de esos productos. En 2008 ya era vox populi y la red hervía de comentarios sobre preferentes. Incluso yo en Mayo del 2009 escribí esto sobre las preferentes. Y las sucursales seguían colocando preferentes o deuda subordinada allá por el 2010. Si yo, en el 2007, una persona absolutamente ajena al mundo financiero, sabía que ese producto era tóxico, cualquier empleado de banca, hasta el último cajero, tenía la obligación de saberlo. Si siendo director no lo sabía, su incompetencia e ignorancia es criminal. Sí, sí, criminal, no es un adjetivo sonoro. Cada uno en nuestro trabajo debemos dirigirnos con una diligencia que se nos supone. Si yo cometo un error en mi trabajo, tengo que afrontar las consecuencias, el cliente me demanda y para ello la ley me obliga a contratar un seguro de responsabilidad civil. Esto es el mundo real, si la cagas, si eres negligente, la pagas.

          Si ese director ha causado con su negligente e interesado consejo un daño patrimonial irreparable a sus clientes, debe responder con su patrimonio, de forma solidaria con la entidad. Y pagar el resto, en años de cárcel. Por burro. Igual que un ingeniero al que se le cae un puente o a un médico que deja olvidado el bisturí al coser.

          Y por qué digo interesado? Me hubiera gustado conocer al marido de tu amiga recomendando lo contrario: no, no se meta en este producto, es una basura. Pero no, porque eso iría en contra de los intereses de sus jefes y no podría cumplir con sus objetivos trimestrales.

          Lo digo en serio, toda esa gente merece cárcel, por negligencia criminal (la estupidez también debería ser delito). Es una lástima por tu amiga, pero también es una lástima por toda la gente que ha arruinado.

          Siento ser tan duro, pero es que a mí me ha tocado ver la otra cara de la moneda: acompañando a una amiga, a cuya abuela desplumaron completamente esos miserables. Y ella sí que no tenía culpa de nada, sólo confiaba en el fulano del banco y firmaba donde le decían. O ni tan siquiera firmaba. Ella no tenía obligación de saber que ese producto que le colocaba el del banco era tóxico, PERO UN DIRECTOR DE OFICINA SÍ.

          Comentario por Mendigo — 2 mayo 2014 @ 19:47 | Responder

          • Eres un cachondo!!! a ver, que las cosas no son así. Es como deberían haber sido y por tanto se les podría pedir esas responsabilidades, o mejor dicho, esas medidas a su falta de responsabilidad social.

            Pero ¡con la iglesia hemos topado, y no sabes cuanto!… según te leía me venía a la mente que la iglesia católica siempre ha ocultado todo lo más posible la biblia, de hecho hasta la han tenido prohibida en conventos (por lo menos de clausura, que nos lo contaba el otro día mi tía abuela). Para eso se sacaron de la manga el nuevo testamento. Leer la biblia ayuda a pensar, y eso no les conviene. Que se lo digan a mi abuela, que ya con más de 90, mi otra tía monja (esto es el karma o el equilibrio o lo que sea, como somos familias de ateos, necesitamos unas cuantas monjas para compensar)… le dio a leer la biblia… ¡con 90 años y no se la había leído… y mi abuela leía… y mucho…) y los pocos días se la devolvió y mi tía le miró extrañada… ¡leer esto me genera muchas dudas y no es momento, la verdad!.

            Pues lo mismo con los empleados de banca… El gran capital necesita que alguien estafe por él y no lo va a conseguir si eso es lo que les dice a los que lo tienen que hacer. Así que se crea un nuevo testamento, donde son bondades y estos “convencidos” que les gusta su trabajo… ¿para qué iban a leer más sobre lo que hacían? si además había toda una batería de contrainformación dentro de las entidades? Yo creo que la gran mayoría lo que ha pecado es de inocente, o bobalicón si quieres… ese el que vende y por ende el que compra…

            Y lo siento, pero por mucho que la imbecilidad tenga unas consecuencias nefastas, yo creo que el gran culpable es quien se ha aprovechado de una sociedad aborregada, atontada, y es lo que hay que llevarse por delante.

            Lo que quería transmitir en mi primer mensaje es que hasta ese antes director de sucursal, ahora empleado de banca, con ese puesto, ya no le va a pasar otra vez… y que eso es un despertar, y que eso.. es un avance… aunque pequeño…

            Y lo siento por la abuela de tu amiga. La madre de una de las mías, se quedó sin un puto duro en Afinsa.. ¡y la culpa del gobierno!… en fin… (aunque en afinsa, quien perdió una pasta gansa fue la conferencia episcopal… y es que el timo de la estampita… es lo que tiene, que uno cree que se está aprovechando y al final era al contrario…

            Muuuuxuuuu

            Comentario por Nynaeve — 5 mayo 2014 @ 1:46 | Responder

      • En cuanto a lo de inteligentes… tampoco es pa’tanto… yo en casa tengo dos muuuuy inteligentes… y uno (mi padre) con inteligencia emocional de -90% (y no sé si estoy siendo generosa)… el otro, mi hermano… mejora algo la inteligencia emocional, más que nada por las hostias que ha recibido de mi madre y mías… pero… cada vez estoy más convencida de que en esto de las inteligencias, ha de haber equilibrio… por ejemplo, de pequeño, mi hermano en la que más problemas tenía era en la “motriz”.

        Así que no está tan mal que no haya tantos a los que podamos considerar muy inteligentes…

        P.D.: Observarás que es un tema al que he dado más de una vuelta… (intentando entender mi vida y mis circunstancias… jejeje)…

        Muxu handi bat!

        Comentario por Nynaeve — 2 mayo 2014 @ 8:03 | Responder

        • JAJAJAJAJAJA

          JOAS JOAS JOAS JOAS

          Realmente, tampoco me gusta a mí medir la inteligencia o asociarle un guarismo. Pero tan cierto es que existen personas especialmente inteligentes, así también lo es que escasean.

          Unha forte aperta, Nyna!

          Comentario por Mendigo — 2 mayo 2014 @ 19:50 | Responder

          • nah…no me hagas caso.. . ya sabes sufro del complejo de hija de sabio… grrr..

            Comentario por Nynaeve — 5 mayo 2014 @ 1:48 | Responder

  2. Cada día estoy más convencido de que el mejor banco para invertir los ahorros es BanColchón, siempre que se tenga cuidado de cambiar los depósitos de sitio cuando cambiemos el colchón.

    El sistema está montado sobre lo que tú has dicho, cara gano yo, cruz pierdes tú. Está repartido de tal manera que una veces pierden unos y otras los mismos.

    Comentario por Javi — 19 abril 2014 @ 19:17 | Responder

    • Al principio, lo de Bancolchón era un chascarrillo, pero cada vez me lo planteo como una posibilidad real. Como sigan bajando los intereses de los depósitos, saco la pasta y me la llevo a casa. Menos de un 1% no me compensa del riesgo que supone tener el dinero en un depósito, expuesto a que el banco quiebre, el FGD no pueda hacerse cargo y me quede sin un duro. O un corralito, con el dinero inmovilizado y contemplando impotente cómo se devalúa o pesetifica.

      En serio te lo digo, para mí, empieza a tener sentido económico lo de Bancolchón.

      Mira, en las noticias de ayer: Bruselas alerta del déficit de capital en el Fondo de Garantía de Depósitos español

      Comentario por Mendigo — 21 abril 2014 @ 8:06 | Responder

  3. […] La nueva engañifa de los vendesartenes […]

    Pingback por La nueva engañifa de los vendesartenes — 19 abril 2014 @ 19:46 | Responder

  4. Te has cebado a insultar a una persona que hizo su trabajo. Ofrecer alternativas de inversión para alguien que no veía suficiente rentabilidad en los depósitos a plazo fijo. Eres libre de decidir si te gustan o no, y llevarte el dinero a donde te de la gana. Siempre y cuando te cuenten los riesgos y características del producto, no hay nada malo en ofrecerlos. Pero según tu, ofrecer un FI de bajo riesgo es robar y engañar y merece que le escupas en la cara. Tienes un serio problema a la hora de medir lo que dices.
    Y lo de comparar fondos diversificados en Renta Fija con preferentes…eso si que es de risa.
    Dices cosas muy interesantes y didácticas, pero luego te excedes en comentarios subjetivos poniéndolos a la altura de verdades absolutas.
    Y por último, a pesar de que la renta fija no está carente de riesgo, y que algunos fondos mal gestionados a penas tengan rentabilidad es aceptables, deberías echar un vistazo a las rentabilidades medias de los últimos 5 años en fondos de RF c/p (gestionados por gestoras independientes a bancos) que han invertido en España, superan la rentabilidad de los mejores depósitos a plazo fijo.

    Comentario por Asanovik — 20 abril 2014 @ 0:59 | Responder

    • Totalmente de acuerdo. Me ha cansado tanto leer tanto insulto que al final leía saltando la parte en la que no explicaba nada. y me he quedado con los conceptos didácticos. Una pena por que estropean el conjunto.

      Comentario por Rubén — 20 abril 2014 @ 9:02 | Responder

      • Lo mismo digo. He hecho el esfuerzo consciente de ignorar los insultos y descalificaciones innecesarias (“palurda cuarentona”, “catálogos de bolsos”, “mastuerza”, “abofeteada”, “escupida”, “ratera”) ejemplo de lo más bajo que ofrece Internet para quedarme con la parte didáctica y el llamamiento a la prevención.

        Comentario por Pablo Ruiz MúzquizPablo — 20 abril 2014 @ 18:32 | Responder

        • Tú consideras que esas descalificaciones son innecesarias. Pero tú no has escrito este texto. El autor soy yo, y he creído oportuno y conveniente incluirlas. Y, además de ello, son justas.

          Si no te gusta mi estilo, ya sabes dónde está la puerta…

          Comentario por Mendigo — 21 abril 2014 @ 8:49 | Responder

          • Eres un absoluto imbécil, prepotente y acomplejado. Es absolutamente vomitiva tu parafernalia y eres un paleto financiero dando clases a la pobre plebe. Das asco.

            Comentario por Paco — 21 abril 2014 @ 23:42 | Responder

            • Colijo por los comentarios que cosechas, Mendi, que te dedicas a vender preferentes. En fin, la discusión sobre hasta donde llega la responsabilidad individual de los trabajadores es bastante interesante, más ahora cuando el trabajo escasea. El hombre es un lobo (pobre lobo) para el hombre cuando las vacas están gordas, así que en época de necesidad que vamos a esperar. Hay un video en la cebolla donde Joan Melé habla de la responsabilidad individual en términos bastante claros. La ideología imperante nos hace auténticos irresponsables sociales. El mercado lo ampara. Tú tienes que pensar en lo que es mejor para tí, y además te dicen que es lo más eficiente. Es que la pirueta es cojonuda, triple mortal sin red. Y si eso supone joder al vecino, a mi no me cuentes milongas, que se espabile, que si no es un lastre para la eficiencia. Parece mentira que semejante estupidez haya calado tan bien, pero el abona el campo del egoismo, y a fuerza de repetirlo (algún día deberíamos buscar algo sobre el efecto de la repetición como herramienta de convencer a la psique humana). En realidad este comportamiento se asemeja al de un reptil que se cuela en un banquete y come hasta reventar, porque es absolutamente dañino para si mismo. Para nosotros, en sentido agregado, es un puto desastre. Lo decía Sampedro con su clarividencia, ¿quién puede pensar que la suma de los egoísmos de todos resultará en lo mejor para todos? creer eso es un verdadero acto de fe. La codicia debio ser útil cuando viviamos en tribus con escaseces, pero ahora necesitamos una educación que no tenemos para vivir en sociedad, y eso pasa por sentirnos responsables de nuestros actos. Por tanto yo digo que los vendendores solo tienen eximiente de culpa por ignorancia, algunos compraron su mierda (surge la pregunta de por qué alguien ejerce un cargo para el cual no está cualificado, supongo que Bankia lo fomentaba) pero que también son responsables de lo que venden, por supuesto. Y si tienen una entidad que los presiona para hacerlo, hay una cosa que se llama denunciar, y otra que es dimitir. Con dos cojones o dos ovarios…

              Comentario por Pablitovich — 22 abril 2014 @ 23:35 | Responder

    • Esas alternativas que tu dices que se ofrecían, se hacian con llamadas telefonicas a ancianos, contratos sin firma, y con el test obligado de la CNMV, YA RELLENADO POR EL BANCO, con la crucecita en cada sitio. LAS PREFERENTES HAN SIDO EL PRIMER RESCATE ENCUBIERTO DE LA BANCA EN EL QUE HAN ROBADO 29000 MILLONES DE EUROS A ANCIANOS MAYORMENTE Y AHORRADORES DE TODO TIPO. A lo que ha seguido el segundo rescate por parte del gobierno, que forma parte de la misma MAFIA de banqueros, politicos, y señores de la energía y la construcción. Bienvenido a la OLIGARQUIA perfecta española. Sabrás mucho de FI, pero no tienes ni puta idea de la realidad en la que vives.

      Comentario por Chtulhu — 20 abril 2014 @ 10:42 | Responder

    • Y por cierto, el HIJO DE PUTA del ministro de economía y traidor, Luis de Guindos. Iba a Alicante y Valencia a explicarle y a aleccionar a los directores de sucursal “como vender las preferentes”. Para mas inri, este ministro era hace dos dias presidente para España y Portugal de Goldman Sachs, la empresa que metió toda ensalada de fondos toxicos por todo el planeta.

      Comentario por Chtulhu — 20 abril 2014 @ 10:48 | Responder

    • “Te has cebado a insultar a una persona que hizo su trabajo”
      Desempeñar un oficio no pone en suspenso las obligaciones morales de todo ser humano. Lo que dices es una variante del “cumplimiento del deber”, que por ejemplo fue desmontada por la fiscalía en los juicios de Nüremberg.
      Si tu trabajo implica robar, es que eres de profesión ladrón. Mucho peor que el que sólo es ocasionalmente ladrón, circunstancialmente ladrón o accidentalmente ladrón. Ser criminal en el ejercicio de tu profesión es un agravante, no un eximente.

      “Ofrecer alternativas de inversión para alguien que no veía suficiente rentabilidad en los depósitos a plazo fijo.”
      Yo no le pedí nada para que me ofreciera nada. La cuestión es que el banco tiene más interés en colocarme fondos que depósitos. Desde el primer momento ella misma desestimó los depósitos.

      “Eres libre de decidir si te gustan o no, y llevarte el dinero a donde te de la gana.”
      Soy libre en tanto en cuanto he ido adquiriendo unos rudimentos de macroeconomía (de los que ella carecía). No todo el mundo, y de hecho muy poquita gente, los comparte. Por lo tanto no son libres de darse cuenta del engaño al que los someten y del peligro al que exponen su patrimonio. Los bancos se aprovechan de la ignorancia económica de la gente, como todo estafador.

      Comentario por Mendigo — 21 abril 2014 @ 8:57 | Responder

    • “…no hay nada malo en ofrecerlos”
      Entonces, tampoco hay nada de malo en envasar metanol diluído, y etiquetarlo como aguardiente. La culpa es del cliente, de no tener paladar para percatarse del engaño. ¿Te acuerdas de la catástrofe del aceite de colza? Culpa de los que lo compraron, sin duda. Igual que el que es timado con las estampitas, o con la bolita y los tres cubiletes. Nadie les obliga a jugar…

      “Siempre y cuando te cuenten los riesgos y características del producto, no hay nada malo en ofrecerlos.”
      En todo momento la mastuerza minusvaloró, de forma despectiva y soberbia, el riesgo asociado al producto. Por otra parte, tú también haces lo mismo: “ofrecer un FI de bajo riesgo”. Si tú calificas de bajo riesgo invertir en un fondo de renta fija española e italiana a medio plazo es que no tienes ni idea, y te lo digo claramente. Otra cosa son las etiquetas que puedan ponerle la entidad o incluso el regulador. Tampoco las preferentes tenían riesgo…

      “Tienes un serio problema a la hora de medir lo que dices.”
      Yo creo que no, lo que digo está bien sopesado. El problema lo tendría si confiara en la puerca esa y gente de su calaña, y hubiera invertido en ese fondo, o en acciones de Bankia que me ofrecieron en su OPV, o en preferentes como tuvo mi familia y cuando me enteré les dije que vendieran rápidamente.

      Los calificativos empleados están bien escogidos y creo que describen fielmente la realidad, a la cual algunos hipócritas como tú prefieren no mirar a la cara. En las sucursales bancarias está empleado la hez de la sociedad, gente con ramplona inteligencia y escasa cultura económica, pero henchidos de soberbia y carentes de moralidad. Esta gente ha diseminado en la sociedad productos financieros que han causado un quebranto notable en el patrimonio de los españoles, en algunos casos gravísimo.

      En lenguaje llano: han hecho mucho daño, el poder económico los ha usado para robar al pueblo, y ellos se han prestado gustosos a cambio de las migajas del botín. No pido su linchamiento público, pero sí que los culpables sean procesados por lo penal como co-autores de delitos de estafa e inhabilitados de por vida, además de responder con su patrimonio del daño causado.

      +

      “Y lo de comparar fondos diversificados en Renta Fija con preferentes…eso si que es de risa.”
      Ya veo que eres del gremio. Diversificado? España e Italia, con maduraciones en torno a los dos años? Eso es diversificar? Eso es como ponerle los cuernos a tu mujer con su hermana gemela!!!!
      Comparar? En qué parte del texto ves que establezca una comparación entre ambos?
      Así que ahora las preferentes son muy malas? Me parece que tú también eres de esos tipiños que no tienen ni idea de lo que hablan. Hay participaciones preferentes de empresas sólidas que son una inversión perfectamente válida. Y en cambio, renta fija pública de dos Estados sobreendeudados y con graves problemas estructurales, y encima entrar a precios de burbuja artificialmente manipulados por el BCE, es un dislate.
      Habrá que discernir qué preferentes y qué bonos. Para eso hay que saber.

      Comentario por Mendigo — 21 abril 2014 @ 9:40 | Responder

      • joder, no se puede responder mejor, salvo quizá que si a este forero le metes una hostia en la jeta y le revientas la cabeza, pues haber quitado la cara…

        Comentario por Pablitovich — 22 abril 2014 @ 23:38 | Responder

  5. Lo cierto es que el relato se hace entretenido, a pesar de estar lleno de incongruencias. Si tan en desacuerdo estás con los bancos, para que tienes cuentas en ellos? Se puede vivir perfectamente sin una. La próxima vez, en lugar de subastar tu dinero, directamente te lo guardas en casa.

    Comentario por Txus — 20 abril 2014 @ 1:07 | Responder

    • Eso no es cierto… tengo una empresa y tengo limitadas las operaciones con efectivo… En la cueva de Alibabá ya se sabe quien es el que pones las normas…

      Comentario por Bernardo — 20 abril 2014 @ 10:04 | Responder

  6. Me ha gustado tu artículo y me gustaría hacerte una consulta ¿Qué opinas de este fondo http://www.morningstar.es/es/funds/snapshot/snapshot.aspx?id=F00000410P? ¿Es una alternativa a un depósito? Gracias de antemano.

    Comentario por Uno — 20 abril 2014 @ 3:02 | Responder

  7. Manda a tomar por culo a tu banco, invierte en Bitcoin.

    Comentario por pinger — 20 abril 2014 @ 7:08 | Responder

  8. Yo creo que si bien es fondo del articulo es correcto, los terminos “Zampabollos” o “Cuarentona” no hacen tener mas razon. Ademas, no se debe generalizar. No todos los empleados de banca son hijos de puta sin escrupulos.

    Mi se;or padre fue director de sucursal rural durante 10 anios, ahora prejubilado, vendio preferentes a quien las entendia y queria comprar y lo mejor que puedo decir en su defensa es que hoy en dia puede seguir yendo a pasear por el pueblo en cuestion sin que NADIE le ponga ni una mala cara.

    Comentario por uno de aqui — 20 abril 2014 @ 7:18 | Responder

  9. La posición correcta de todo ciudadano es la siguiente: Piensa que el banco es tu enemigo. Cuando vayas a una oficina piensa que tgratatarán de engañarete y robarte por cualquier medio. Las sonrisas y demás sólo son para camelarte. Los banqueros son mala gente y desean hacerte daño. Con eso en mente ya estás preparado para hacerles frente. ¡Jamás bajes la guardia ante un sucio banquero! ¡Jamás te fíes de uno de esos hijos de puta! Piensa en Rato o en Blesa cuando tengas a uno enfrente.

    Comentario por santaklaus — 20 abril 2014 @ 9:38 | Responder

  10. En mi opinión el artículo está perfecto tal y como está, con todos sus calificativos. Cierto es que alguno podrá ser salvado, pero la situación real de las cosas queda muy bien retratada y con mucho estilo además. Que sí, que ya sabemos lo que pesa el miedo de quedarse en la calle, pero todo tiene un límite y estos seres humanos lo han traspasado en ocasiones con mucho gusto, así que lo menos que pueden esperar, es el señalamiento y el escarnio de los que los reconocen, tengan un hijo o cientos, que sacar a relucir siempre la familia a tu cargo parece que justifica todas las bajezas.
    Esto no está pasando en la calle pero ha pasado en este post y lo aplaudo.

    Comentario por Raquel — 20 abril 2014 @ 10:00 | Responder

  11. Las estafas de los bancos son tan comunes que ya ni las percibimos:
    – Cuando contratas una hipoteca, te cobran comisiones por cancelar deuda! Esto es usura, si me prestan dinero y lo devuelvo, ¿a qué la penalización?
    – Las condiciones de cancelación a menudo son incomprensibles o directamente no se corresponden con el depósito que has firmado. Mi madre tenía dos depósitos en Bankia (no he visto peor banco), y entre varios universitarios no conseguimos entender las condiciones de cancelación. Cuando mi madre hablaba con la empleada de la sucursal, le contaban milongas y le decían “ahora no te conviene”. Al final, cuando hubo que cancelarlo, se vio claro que tantos párrafos con porcentajes se resumían en “todo el interés para bankia”.
    Y como dices, era una vecina. Como no era tonta, hay que deducir que se aplican los calificativos que usas.

    Dicho esto, los párrafos nos han encantado, pero “cuarentona zampabollos” no es la mejor forma de describir a “los que desprovistos de natural inteligencia, pero demasiado holgazanes para trabajar la tierra y demasiado cobardes para trepar por un andamio, ponen en venta su conciencia para la perpetuación del capital y su desarrollo”. Esta frase tiene tanta fuerza que “cuarentona zampabollos” es un espumarajo

    Comentario por pang — 20 abril 2014 @ 15:42 | Responder

    • Pues si unos universitarios no sabéis analizar un recálculo de intereses, procurad estudiar más. En cualquier caso, la culpa no es vuestra, sino de la LOGSE…

      Comentario por Patxi — 20 abril 2014 @ 19:49 | Responder

  12. En qué trabajas guapo? que te ponemos en tu sitio en un abrir y cerrar de ojos….
    Porque no cancelas todas tus cuentas bancarias y vuelves al trueque? No has dicho nada de la rentabilidad cobrada del anterior depósito, por lo menos si mereció la pena (algo positivo)…
    El banco es una tienda si no lo quieres no lo compras y punto como en Mercadona o Dia…pero nadie insulta a el/la cajero/a. Y menos por detrás, me recuerdas a esos programas del corazón…
    Has perdido toda la razón que puedas tener, te has puesto a un nivel muy bajo…te recomiendo que gestiones mejor tus recursos (conocimientos) que parece que son buenos pero mal utilizados.

    Comentario por si o no — 20 abril 2014 @ 21:40 | Responder

  13. Utilizo 9 bancos distintos para invertir mis ahorros. No voy a defenderlos, pues por mucha apariencia “refinada” que usen, son vulgares tenderos.
    Hay vendedores “honrados” que ofrecen sus productos sin engañar y muchos otros que “juegan más o menos sucio”. Lo he visto muchas veces: vender “a sabiendas” productos defectuosos o en mal estado, elevar precios muy por encima de la lista de precios, cobrar en reparaciones por recambios y trabajos no efectuados, etc. etc. etc. La lista es enorme porque el “nivel ético” es bajo. Todo se fundamenta en la ignorancia o la desinformación del consumidor. Los productos bancarios, ademas de la problemática anterior, tienen la peculiaridad añadida de pertenecer al escabroso mundo de la economía que maneja unos parámetros de indeterminación (sociológicos y políticos) y los riesgos derivados, que los convierten en bastante incontrolables. El autor razona sobre impagabilidad de la deuda soberana española pero la vendedora del fondo (si supiera economía) puede pensar en la improbabilidad a corto plazo, si el fondo tiene unos activos de duración media de 5 años… Pero si fuera “honesta” ademas de mostrar las rentabilidades pasadas, para vender el “producto”, también tiene que decir que si empiezan a subir los tipos y no se sale del fondo se perdería dinero. Hace un año un comercial me razonaba mostrando gráficos y datos, que tenía que vender mis fondos de renta fija porque era inminente la subida de tipos… no pretendía “engañarme” simplemente todo un sector de economistas “opinaba” así. Yo opinaba distinto y acerté (pero también podía haberme equivocado). He tratado con algunos de estos comerciales bancarios, pero de los que se dedican a clientes de banca privada: sus conocimientos parecen limitados (no se si por “prohibición” de sus superiores o porque no saben -en muchos trabajos prosperan los más “ineptos” porque no interesa un personal con capacidad crítica-) y siguen directrices marcadas por “expertos” superiores (alguno, si le rebatía sus argumentos económicos, invocaba cual divinidad a esos expertos diciendo “ellos sabrán mucho más de macroeconomía que nosotros dos “… y pensaba este tío es un ingenuo o me toma por tonto… Lo evidente, es que el manejo del riesgo, se ve normalmente muy distinto si es tu dinero o el de los clientes. Te intentan vender un estructurado como algo muy simple, puro malabarismo de probabilidades matemáticas cual “lotería nacional”. Lógicamente pretenden dar una imagen de seguridad y confianza que ha quedado en evidencia que no existe. Una imagen de “legalidad” en los mercados que está profundamente deteriorada. La premisa del sistema financiero es desplumarse unos a otros… las trampas y los engaños están por doquier en función del poder de manipulación de cada parte: unas personas desplumando a otras, los Estados desplumando a la población y los oligarcas desplumando a la población directamente e indirectamente a través del Estado. El Sistema es despiadado !!!
    Los trabajadores de bancos no me parecen peores ni mejores que los de cualquier otro comercio, el problema es que tienen que vender humo.

    Comentario por Karl Baden — 21 abril 2014 @ 0:38 | Responder

    • Totalmente de acuerdo, en cualquier tipo de comercio en el que quieras asesorarte sobre el producto que mejor pueda adaptarse a tus necesidades, te ofrecerán los productos que, en ese momento, necesiten dar salida en esa empresa.

      La conclusión es fácil: cuando vayas a adquirir un bien o servicio asesórate previamente por diversas vías y adquiere lo que hayas decidido de antemano, sin dejarte liar por “los expertos” de la empresa a la que acudas, sea ésta un banco o una tienda de electrodomésticos.

      Comentario por namanga — 21 abril 2014 @ 8:27 | Responder

  14. Bueno, la reforma del art.135 de la Constitución te garantiza que te devolverán tus bonos. Te sacarán educación, sanidad, justicia, comida, vestimenta, dignidad, riñones y todo lo que puedas imaginar para devolvértelo, pero te lo devolverán.

    Así que no te preocupes tanto…

    Comentario por fel — 21 abril 2014 @ 8:30 | Responder

    • Mira, hay un concepto filosófico que reza: “lo que no pué ser, no pué ser, y además es imposible”. Si por la magia del interés compuesto la deuda es matemáticamente impagable, se impagará. Sí o sí. (Aunque con los tipos extraordinariamente bajos actuales, puede que sí que haya posibilidad de pagarla, con una mezcla de crecimiento e inflación).

      La cuestión es la cantidad de tortura económica que aplicarán al pueblo antes de reconocer la evidencia y hacer default.

      Comentario por Mendigo — 21 abril 2014 @ 9:22 | Responder

  15. Supongo que ya lo habréis visto:

    Comentario por HugoMM — 21 abril 2014 @ 18:24 | Responder

  16. […] […]

    Pingback por Anónimo — 22 abril 2014 @ 8:19 | Responder

  17. Les cuento lo que me ha psado el dia 10 de Abril en una sucursal del Santander donde tenia una pequeña cuenta, para el pago de recibos domiciliados.

    El dia 9 de Abril recibo un msm del banco Santander que pongo a continuacion, Santander informa: por favor pongase en contacto con su sucursal por una situacion irregular en sus pocisiones. Tel:91xxxxxxx. Atentamente.

    Llamo a mi sucursal y me indican que estoy en descubierto en 175.68 euros, le contesto que eso es imposible, ya que la cuenta la llevo
    controlada. Les pregunto que recibos han entrado en la cuenta y me dicen que nos son recibos, que eran gastos de mantenimiento, el pago de 2 tarjetas y el descubierto que se habia producido. Me quede mudo, la impotencia fue tan grande que le colgue el telefono.
    En la cuenta antes del descubierto habia 64,36 euros. Es decir pretendian robarme 204,04 euros. yo no daba credito.
    No tengo tarjetas del santander, y cuando abri la cuenta les dije que no queria tarjeta, y se lo pedi por escrito.
    Al dia siguiente fui al banco y pedi reunirme con el director, como sabia que si hablaba antes con alguno de la mesa no me iba a recibir, me dijeron para que era, les conteste que era para el ingreso de un premio de loteria. (Yo iba a por todas).
    Cuando me recibe le digo ; he recibido un msm diciendo que estoy en descubierto,
    Y que queria que el banco me explicase como se habia producido, me pide mi DNI busca la cuenta y me lo imprime cuando lo veo alucine, estoy unos segundos mirandolo y le contesto que no
    pienso pagar, y que me devuelvan mis 64,36 euros. Se sonrie en mi cara, repito se sonrie y me dice que eso es imposible, que lo maximo que puede hacer es rebajar el descubirto en 15 euros. Entonces es cuando me sonrio yo, y con dos huevos le digo, saldre de este despacho
    solo cuando me devuelva mis 64,36 euros en efectivo, como si tengo que estar hasta las doce de la noche aqui sentado, me dice que si estaba loco, que en 20 años era la primera vez que le pasaba esto, que iba a llamar a la policia, le dije, si llamelo vera el pitote que se va a formar en el banco, y mañana sale esto en el periodico, todo esto a grito pelado llamandole ladrones, sin verguenzas etc.
    Conclusion me cancelan el descubierto y me devolvieron los 64,36 euros en mano, como lo leen.
    Las ultimas frases fueron ya que usted puede elegir el banco que quiera, tambien nosotros podemos elegir a nuestros clientes, me cancelaron la cuenta.
    Mi despedida fue a grito, vayanse a la mierda.

    Comentario por javier — 22 abril 2014 @ 12:34 | Responder

    • Joder, genial Javier, esto me lo apunto como procedimiento estándar. Se podría mejorar con alguna apertura ocasional de la puerta del despacho para espantar a los clientes a voz en grito? querias contar esta historia en la cebolla?

      Comentario por Pablitovich — 22 abril 2014 @ 23:43 | Responder

  18. Pablitovich copia y publica sin problemas.
    A estos los conozco bien desde que tenia 22 años, mi padre tenia una ferreteria y por enfermedad me tuve que poner yo al frente,
    el primer año se llevaron el 15% de mis beneficios, sin pedir creditos ni pollas, solo por cargos que yo en mi ignorancia no entendia.
    Actualmente trabajo con 2 bancos, soy autonomo, no perdono ni un centimo, eso si, todo por escrito, ya tengo en excell las cartas tipo
    cambio fechas y cantidades, y al banco entrega del original, y copia para mi firmada con sello fecha y firma del banco, eso de no te preocupes
    ya lo miro a ver si se puede hacer algo y golpesito en la espalda a otro.

    Comentario por javier — 23 abril 2014 @ 11:40 | Responder

  19. Comentario por crosscountry — 6 mayo 2014 @ 21:15 | Responder

  20. Leo en Rankia:
    “Una de las máximas expresiones de la continuidad de la “burbuja de renta fija” ha sido ver el bono español a 10 años cerrar el mes en niveles del 3,01%, nivel que no se veía desde el año 2005 cuando España crecía nominalmente al 6,5% (3,3% PIB + 3,2% IPC) y gozaba de unos tipos el BCE del 2% por la delicada situación de Alemania que presentaba un crecimiento nominal del 2% (0,7% PIB + IPC del 1,3%). Les recuerdo que esa disfunción entre crecimiento y tipos fue lo que provocó la burbuja de crédito en España al haber una demanda infinita de dinero para endeudarse al 2% y crecer al 6,5%. Hoy, con una tasa de paro del 25,4% vs 9% en 2.005, con un déficit público del 7% vs superávit del 1% en 2005, con una deuda pública del 95% vs 43% en 2005, tenemos los mismos tipos a 10 años. Esto sólo se explica por la maravillosa magia de los bancos centrales que han creado trillones de dinero para poder vivir en un mundo endeudado y deflacionario. ¿Ustedes realmente le prestarían a un país con estos fundamentales al 3%? Sí, lo harían si tuvieran una máquina que les creara todo el dinero que ustedes quisieran”.

    Comentario por Mendigo — 26 mayo 2014 @ 14:33 | Responder

  21. […] 19) La nueva engañifa de los vendesartenes […]

    Pingback por 21 links con estafas y engaños que deberías conocer (si no quieres ser desplumado) | blog sindinero.org — 18 enero 2015 @ 14:14 | Responder

  22. […] a la socialización de la deuda (fallida) que ya me he desgañitado en advertir en otras entradas: La nueva engañifa de los vendesartenes ¿Ahora ya no es sistémica, hijo de […]

    Pingback por El quantitative easing a la europea | La mirada del mendigo — 24 enero 2015 @ 12:30 | Responder

  23. Reblogueó esto en Raciozinando.

    Comentario por 7 — 25 enero 2015 @ 0:25 | Responder

  24. […] se ve tuvo éxito) Corrupción, nepotismo…burla: 14.920 (este trepa del PP ha seguido trepando) La nueva engañifa de los vendesartenes: 14.028 (ésta si que me parece importante, por prevenir al personal) علي فرزات (Ali […]

    Pingback por Metabloguerismo | La mirada del mendigo — 16 septiembre 2015 @ 14:32 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: