La mirada del mendigo

20 junio 2014

Drones

Filed under: pacifismo — Mendigo @ 1:42

Hay temas que me producen un reflujo gástrico nada más pensar en ellos. El de los drones, máquinas matando seres humanos, es uno de ellos. Por lo tanto, es un tema que hasta ahora había preferido evitar darle muchas vueltas, al menos sin antes tomarme un protector gástrico. La cuestión es que no sé ni dónde ni cómo llegue a este vídeo:

Propaganda de material bélico, no es que el vídeo tenga nada interesante, la cuestión es que tras echarle un ojo me quedé cavilando y…acabé llegando a una conclusión: ¡hostia!

Recapitulemos un poco. Los drones empezaron siendo pequeñas aeronaves que eran usadas principalmente en misiones de observación, especialmente indicadas para trabajar tras las líneas enemigas o en una zona no asegurada: si eran derribados, la pérdida no era grande. En poco tiempo los drones asumieron también el cometido de ataque a tierra, pero aunque se habla de aviones no tripulados, en realidad se trata de aparatos tripulados a distancia, al menos la decisión de matar sobrevolando una aldea de Yemen es tomada por un tipo con un monitor y un joystick en el desierto de Nevada. La desconexión emocional entre víctima y asesino es de esta forma máxima, la carga moral de apretar el gatillo es poco mayor que la de un videojuego. No hay remordimientos, y el soldado puede volver esa tarde a casa a jugar con sus hijos en el jardín, después de haber bombardeado una polvorienta aldea en las antípodas (geográficas y sociales) del planeta.

La evolución lógica es prescindir del tipiño del joystick guiando y dando órdenes al aparato por satélite. Las aeronaves son cada vez más autónomas, y una vez programadas en base pueden ser lanzadas, dejando en ese momento la decisión de sembrar la muerte en manos de una inteligencia artificial.

Los beneficios son muchos. Veamos, a los soldados hay que emborracharlos de religión y/o nacionalismo para que superen la natural repugnancia que sentimos a matar individuos de nuestra propia especie, invirtiendo la escala de valores hasta poner el asesinato como un valor positivo, es más, como el objetivo del soldado. Si dejas ese trabajo en manos de un robot te puedes ahorrar todas las chorradas de medallas, patria, gloria, honor, medallas, soflamas, himnos, desfiles, estandartes, capellanes castrenses, cruzadas, yihads y mierdas santas. El robot no va a pedir justificaciones idiotas que aplaquen su conciencia: basta programarlo y ejecuta las órdenes. Por otra parte, soldado es el que recibe la soldada, es decir, un mercenario que lleva a la alhóndiga su conciencia y deja que le pongan precio. Mucha patria, mucho amor por la bandera mucha mierda, pero si no hay paga aquí no combate ni el Tato…a no ser que recurras a la coacción (o coges el fusil, o eres fusilado).

Las levas forzosas son un medio para reducir el precio de la mano de obra en el negocio del crimen de Estado generalizado (es decir, la guerra). Pero lo de forzar a quienes luego pones armas en las manos siempre tiene su punto peligroso: no vayan a pensar y volver las armas contra quienes los violentan hacia el crimen. Por eso, es mucho más fiable, disciplinado y barato recurrir a los beneficios del circuito integrado.

El cine se imaginó a Terminator, es decir, robots-soldado de aspecto humanoide. Pero es el cine. En realidad, en el medio terrestre hay infinidad de irregularidades que hacen muy complejo desarrollar un soldado biónico. Por ahora sale mucho más barato seguir pagando a chicos de barriada pobre para que rasguen su inocencia empuñando el escopetón para pagarse los estudios. En el mar muchas tareas están ya automatizadas, pero al tratarse de grandes estructuras no hay rivalidad entre hombre y máquina, ya que hay espacio para albergar ambas en una unidad de combate.

Pero llegamos al cielo. Se dice que la fuerza aérea no gana las guerras, se necesita un ejército que ocupe el territorio enemigo. Con ella no se gana la guerra, pero quien tenga el control de los cielos no puede perderla. Y es en un medio continuo y fluido como el aire en el que una inteligencia artificial puede imponerse a la humana. Es entonces donde me di cuenta del potencial de los malditos drones.

Los combates navales son lentos, con naves que desplazan miles de toneladas, sin embargo en los combates aéreos la velocidad es determinante. Velocidad del aparato, y velocidad de reacción del piloto; un titubeo, un vacilación, una incorrecta interpretación de la situación de combate en vuelo supersónico (Mach>1) significa ser derribado (eufemismo por explotar en mil pedazos). Y aquí la máquina tiene ventaja, por la diabólica rapidez con la que piensa, pero también la frialdad con la que toma y ejecuta las decisiones.

Imagínese el lector un combate de ajedrez entre un campeón mundial y una máquina. Por ejemplo, el célebre enfrentamiento entre Garik Kasparov y Deep Blue en el 97. En la famosa partida, Kasparov acabó poniéndose nervioso por una serie de movimientos extraños del supercomputador, eso le llevó a obsesionarse y le condujo a la derrota. Ahora imagínate que ese torneo hubiera sido a vida a muerte; la presión que sufriría el humano, y que no alteraría a la máquina. Pues ésa sería la circunstancia de un hipotético combate aéreo entre dos aparatos exactamente idénticos, excepto en el piloto: humano y electrónico. La máquina no tiene miedo a perder la vida, pues nunca la ha tenido.

Como decía, el aire es un medio continuo, con propiedades fáciles de medir y de interpretar por un microprocesador (mientras que para los sentidos humanos no son tan evidentes variaciones diferenciales de densidad o presión). En estas condiciones, todo se trata de modelizar el comportamiento del aparato en cada momento, cargar los mapas en la memoria, y ya tienes un piloto que es capaz de aprovechar las características del aparato siempre al máximo, y por supuesto sin que las fuerzas le provoquen el desmayo (los pilotos llevan trajes especiales para reconducir la sangre de vuelta al cerebro y evitarlo). Los errores son corregidos al instante por acelerómetros y sensores de presión distribuidos por el aparato que advierten instantáneamente de, por ejemplo, una entrada en pérdida (desprendimiento de la capa límite). El cerebro electrónico es informado exactamente de dónde se produce y reacciona sobre las superficies de control para corregirlo, con una rapidez y exactitud simplemente inalcanzables para el ser humano.

Por otra parte, en el aire, a diferencia del mar, es crucial el peso. Un sistema autónomo puede prescindir de todos los interfaces con el piloto, además de todos los apoyos vitales (desde el traje anti-G que antes mencionamos, al asiento con eyección o el oxígeno). No hace falta mostrarle las informaciones en pantallas, para que el piloto las interprete. La interpretación es inmediata porque sensor y cerebro hablan el mismo idioma, el código binario. No hay pedales, palancas, botones, no hay lapso entre pensamiento y ejecución. Los sistemas del avión y su piloto son una sola unidad, a la cual un piloto humano sólo puede aspirar.

Aún hay más. Los duelos entre ases del cielo son cosas que quedaron para el album de fotos de la Gran Guerra. Ya en la Segunda Guerra Mundial los combates aéreos eran trabajo de equipo, y hoy en día ni siquiera cabe pensar en entablar un combate tipo dogfight. De hecho, hace ya tiempo que los aviones de caza dejaron de montar ametralladoras. La electrónica de los misiles reina sobre la aviónica, y los derribos se producen sin haber entablado contacto visual con el enemigo. Los combates son partidas de ajedrez de unidades entrando y saliendo de la zona de combate, y en este modelo de lucha, electrónico y táctico, un escuadrón de drones puede jugar sus cartas mucho mejor. Los miembros de un escuadrón deben estar compenetrados, para ello se ensayan las maniobras y están comunicándose en el combate. Pero la comunicación de un escuadrón de robots siempre será superior a los humanos, pudiendo compartir constantemente los datos de posición, velocidad y actitud de vuelo con el resto de “compañeros”, llegándose a comportar el escuadrón como una única inteligencia con varias extremidades.

Más aún, en su estrategia puede entrar el riesgo o sacrificio de uno o varios de los elementos, con la misma indiferencia con que tú puedes hacer un intercambio de piezas en el ajedrez. Alfil por dama, quién no estaría de acuerdo con ese intercambio? El alfil, claro, si tuviera consciencia de su propia existencia.

E incluso abundando en el aspecto económico, con un drone ahorras en el costosísimo entrenamiento de un piloto de combate, miles de horas de vuelo real y simulado para lograr un dominio del aparato que el ordenador tiene nada más salir de la cadena de producción. Ademán de que, por supuesto, un piloto electrónico no demanda salario ni una pensión al final de su vida útil. Y en el escenario de una guerra total, sabemos que el plazo para producir nuevos aviones que sustituyan a los derribados es más breve que entrenar nuevos pilotos. A este problema de falta de aviadores experimentados se enfrentó la Luftwaffe tras la Batalla de Inglaterra o los japoneses tras Midway, y mientras que los aviones alemanes (Stukas, Messerschmitt, Focke Wulf…) eran relativamente sencillos de pilotar (boom&zoom), los japoneses basaban gran parte de su superioridad aérea en aparatos que exigían una gran destreza del piloto. En su desesperación, acabaron montando a niños en bombas volantes (los Okha, flor de cerezo, qué bello nombre para cometido tan repugnante). Les enseñaban lo justo para dirigir el avión bomba a su objetivo, no tenían que aprender a despegar pues las “flores” eran dejadas caer a gran altura desde el intradós de un bombardero, los Betty, y desde luego no tenían que aprender a aterrizar porque simplemente el avión no tenía tren de aterrizaje.

Pensando estas cosas me fui dando cuenta de que el futuro de la guerra en los aires está en mano de las máquinas. Según mejoren, y ten por seguro que lo harán, la inteligencia artificial aplicada al combate aéreo ¿qué piloto humano se atrevería a enfrentarse a semejante rival? Los drones darán la superioridad aérea a aquella potencia que esté más adelantada en su desarrollo (drones contra humanos, y drones contra una generación anterior de drones), y como dijimos al principio, eso no es exactamente lo mismo que ganar la guerra, pero es sinónimo. Por otra parte, la evolución de los aviones no tripulados dejan obsoletos a proyectos cuyo desarrollo ha sido carísimo y no hace tanto que han entrado en fase de producción (como el Eurofighter o su primo-hermano el Rafale).

El potencial de esta tecnología es descomunal, y las consecuencias de su dominio, aterradoras. En un futuro inmediato, estas máquinas se convertirán en un arma que marque una diferencia cualitativa respecto al ejército que no cuente con ella, algo así como pasó con la carrera nuclear durante la Guerra Fría. Las grandes potencias, que serán las primeras en desarrollarla, serán aún más impunes a la hora de imponer su voluntad por medio de la violencia. Y sin pagar el precio político de las bajas, de los mutilados, de las deserciones.

Estamos, en suma, ante un fenómeno mucho más grande del que me imaginaba, una tecnología bélica tan disruptiva como lo pudo ser la aparición de las armas de hierro al final del calcolítico, que hicieron caer imperios y auparse otros en su lugar. La invención del estribo, el arco compuesto, las máquinas de asedio, el acero, la pólvora, la pólvora blanca, la dinamita o, finalmente, la fisión y la fusión nuclear, todas tecnologías que cambiaron o dirigieron el fluir de la historia. Si queremos entender y predecir el mundo en que viviremos, habremos de prestar atención al desarrollo de la inteligencia artificial aplicada a la aeronáutica.

Nota: En la cabecera se trata de un Phantom Ray de la casa Boeing. Sobre estas líneas, el X-47B de la Northrop Grumman.

+
+
+

Como complemento musical de esta entrada, algo que creo apropiado: un Requiem. Esta parte en concreto es el Lacrimosa del Requiem por mi amigo, de Preisner.

Si queréis la obra completa (esta interpretación me gusta aún más, poneos en el 0:24:40 o en 1:01:00 y preparaos, porque se os va a poner un nudo en la garganta).

22 comentarios »

  1. haya calma: todo eso lo producen humanos con sus manos y con sus cabezas… aún
    al final, la clave (otra vez) está en la producción
    el cambio cualitativo solo sería (será?) cuando todo eso, y todo lo demás, lo produzcan otras máquinas.

    brazos y esperanza

    Comentario por escaiguolquer — 20 junio 2014 @ 11:03 | Responder

    • Nas escai!

      No, no, si yo no estoy poniéndome apocalíptico en plan nos van a dominar las máquinas ni nada de eso.

      Seguiremos siendo dominados por hombres. Lo que digo es que ahora cuentan con un arma más efectiva para hacerlo, en parte por lo que comenta a continuación Marcos: no tiene coste político emplearlos. No es que cambie mucho la relación explotador-explotado, pero geopolíticamente pueden marcar la diferencia entre la potencia que cuente con este arma en su arsenal y la que no.

      Pongo un ejemplo: mañana EEUU decide atacar Irán (o es llevado a ello por Israel). No es el mismo precio político el mandar aviones tripulados a limpiar de radares y baterías antiaéreas el territorio, paso previo para lograr la hegemonia del aire, que mandar drones. En un caso, el presidente en cuestión se lo puede pensar, pues puede esperar que habrá bajas, funerales militares y una caída en su popularidad. Con los drones…si alguno es derribado se reemplaza por otro, la opinión pública ni siquiera se llega a enterar. Es por lo tanto un incentivo a que una potencia use la fuerza amparada en la ausencia de consecuencias directas.

      Comentario por Mendigo — 20 junio 2014 @ 15:43 | Responder

  2. El auge de éstos drones imagino que se debe a varias cosas:

    – Son caros, muy caros. De hecho, el precio de los robots autónomos (sea por tierra, mar o aire) es el problema que siempre se le vió en las novelas de ciencia ficción. “Sale más caro producir un sólo androide que mil soldados”, dicen en muchas. Sin embargo,el coste de un soldado se lo lleva en gran parte el soldado. El coste de un dron se lo lleva casi enterito… el fabricante del dron y de sus recambios. Como siempre, la economía (de los amiguetes de los dirigentes) es la que manda.

    – Además de ser caros tienen una clara ventaja: no puedes destruir así como así un avión tripulado, ya que enseguida saltará la prensa, familiares y otros grupos para llevar a la palestra a los mandos por las vidas de los “pobres soldaditos mártires por el país”. Sin embargo, nadie pregunta por los drones destruidos, puedes enviar todos los que quieras en misiones suicida, asumir su pérdida y que el ejército compre más (con dinero público) a los fabricantes (privados). Nadie protestará, nadie preguntará.

    – Son total y absolutamente fieles, obedientes y mudos.

    Comentario por marcostonhin — 20 junio 2014 @ 11:14 | Responder

    • Parte de lo que comentas, yo insisto sobre ello en la contestación a Escai. Sólo una idea: es caro crear un androide para el combate terrestre, en comparación con el muñequito de carne y hueso. Cierto. Pero introducir una inteligencia artificial en un aparato que ya es endiabladamente caro no lo encarece en demasía e incluso, cuando se generalice, estoy seguro que su coste global será menor que un aparato convencional (hay que entrenar y pagar a cada piloto, mientras que en el caso de la IA el coste es desarrollarla, si se produce en serie el aparato el coste unitario se desploma).

      Y voy a recalcar una palabra que has empleado: son MUDOS. Lo que significa que se puede llevar a cabo cualquier crimen sin molestos cómplices-testigos: los soldados. Un arrepentido abre la boca, y puedes tener un problema político (por ejemplo, Abu Graib). Con los drones no ocurre.

      Comentario por Mendigo — 20 junio 2014 @ 15:50 | Responder

      • añadiría: los aviones tripulados hay que presurizarlos y dotar de equipos pesados y caros de soporte de vida: oxígeno, trajes antigravedad, sistemas de escape, paneles de lectura de datos, mandos y tambien limitar prestaciones para que su maniobravilidad no suponga un problema para el piloto (desmayos, ect)…
        Un dron carece de todos esos elementos pesados y caros. Que se le ponga una IA tampoco debe resultar una diferencia de precio tan grande, ahorrandose todo lo anterior.

        Comentario por nirgal — 26 junio 2014 @ 8:02 | Responder

        • Efectivamente. Ningún computador pesa los 80kg de un piloto humano más todos los sistemas para mantenerlo vivo (y consciente) e interactuar con el avión.
          Y el mismo ahorro en masa se traduce en el volumen: se puede ahorrar la carlinga, distribuyendo los sistemas a voluntad por todo el fuselaje, permitiendo optimizar el diseño aerodinámico y estructural.

          A igualdad de aparato, en breve una IA puede pilotar mejor que un humano. Pero es que, además, permite diseñar el avión de forma más eficiente y limpia.

          Comentario por Mendigo — 26 junio 2014 @ 10:37 | Responder

  3. ahi vai Jonnhy de La Polla Records.ad hoc. https://www.youtube.com/watch?v=HM4_BgmjggM

    Comentario por Ramon — 20 junio 2014 @ 17:13 | Responder

    • Ya sobra hasta Johnny. A la cola del paro (que le den por culo).

      Buen apunte musical, que complementa el Requiem. Jejejejeje

      Comentario por Mendigo — 23 junio 2014 @ 12:27 | Responder

  4. […] » noticia original (esmola.wordpress.com) […]

    Pingback por Drones (artículo de opinión) | Blog Wodpress Design — 22 junio 2014 @ 8:24 | Responder

  5. Pueeeeeeees, yo lo veo diferente. No lo veo tan revolucionario, oye. Quizás he leído demasiada historia sobre la V1 de la luftwaffe o la más sofisticada V2 de von Braun.

    Los drones no aportan, en mi punto de vista, nada realmente nuevo. Sólo abaratan costes.

    Borbandear con aviones o con misiles no es muy diferente, pero es más barato lo primero: los segundos tienen un motor (o más), unos depósitos, una electrónica, y un montón de cosas de un sólo uso, mientras que los primeros reutilizan una y otra vez los mismos recursos. Y hacerlos autónomos, hoy por hoy, sale más barato: uno se ahorra todo lo relacionado con la cabina y demás, como muy bien se señala en el redactado.

    Derribar otros aviones, pues se hace con más misiles, sólo que ahora se pueden usar los más baratos Sidewinder (SRAAM) en lugar de los más caros SAM o Phoenix (LRAAM) del F14 Tomcat.

    En resumen, que el escrito es muy bueno y abre los ojos a los que todavía no se han dado cuenta del tema (asuntos políticos), pero no se ha inventado la pólvora, precisamente.

    Son el futuro, desde luego, pero no son revolucionarios para nada. Los mercenarios perfectos a las órdenes de las corporaciones que los compran.

    Por cierto, he oído que Monsando ha comprado Blackwater…

    Beamspot.

    Comentario por Beamspot — 23 junio 2014 @ 9:59 | Responder

    • Monsanto? Blackwater? Mira que me parecía raro. He indagado un poco, y parece ser que es un bulo difundido por VoltaireNet.

      Por lo demás, muy buen comentario. Sólo añadir (en mi defensa) que no es el descubrimiento de un modelo nuevo de arma (la pólvora, vamos) sino la (por ahora posibilidad de) mejora de un arma ya existente (los aviones) a un nuevo nivel de eficacia, que dejaría a aquellos ejércitos que no hayan llegado a este nivel fuera de juego.

      Por cierto, el artículo que escribí está muy (demasiado) centrado en los aviones de caza y la supremacía aérea. Pero donde es más fácil que sean sustituidos los pilotos humanos (ya lo están haciendo) es en el ataque a tierra: bombaderos furtivos que no precisan de escolta.

      Nota: he estado consultando, no lo sabía, y el Phoenix ha sido ya sustituido por el AMRAAM, más ligero y aún más caro.

      Comentario por Mendigo — 23 junio 2014 @ 12:49 | Responder

    • Yo ni me he dignado en investigar la unión Monsanto-BlackWater. A los primeros le salen más baratos los inspectores de CopyRights americanos que los segundos.

      Respecto a ‘inventar la pólvora’ el último gran invento militar se llama internet.

      Y respecto al poderío, tu texto es muy bueno, y da de lleno en el gran avance militar que implican los drones: la política. La guerra aire-aire aún está un poco verde, pero tampoco tardará mucho en volverse una realidad más desarrollada, aunque tampoco va a ser ‘nada nuevo’. Pero para sembrar de bombas baratas sin ningún o con un barato guiado, lo que hay va de perlas. Especialmente a medida que vaya avanzando la última arma, la definitiva: el pico petrolero.

      Los que todavía tengan petróleo podrán bombardear a placer a los pobres que no se lo puedan pagar, pero aquí las guerras de guerrillas (léase Irak a dia de hoy), pueden jugar muy malas pasadas.

      Una bomba EMP puede ser mucho más definitiva en muchos otros aspectos, es una de las bazas de Corea del Norte. La ‘guerra electrónica’ es una gran desconocida para el público general, aunque algún aspecto sea bien conocido (el ‘Gran Hermano’).

      Si es que los negocios y la guerra siempre han ido de la mano…

      Comentario por Beamspot — 23 junio 2014 @ 13:17 | Responder

      • Si no me equivoco, todos los modernos concursos de armamento, sea de aviones, carros, buques..incluyen en el pliego de condiciones la protección frente a este tipo de ataque. Además, que no deja de ser un ataque nuclear. Si un país lo realiza, es como parte de un ataque nuclear total. Si no, destruirás toda la infraestructura civil, pero la capacidad nuclear quedará intacta para devolver el golpe. Y si el agredido es una potencia nuclear…

        Lo de las armas nucleares no dejan de ser, al final, un seguro anti-guerra. Nunca puedes asegurarte de aniquilar completa e instantáneamente a un enemigo que tenga también arsenal nuclear. Siempre puede quedar un submarino nuclear con capacidad suficiente para responder.

        Me parece mucho más plausible algo que has mencionado: internet. Parece que los chinos están muy avanzados en ese juego, mientras que los USA va a fuerza bruta (analizar todo el tráfico).

        Comentario por Mendigo — 23 junio 2014 @ 18:33 | Responder

        • Los USA, o más bien la NSA DICE (y pregonan a los cuatro vientos) que analizan todo el tráfico. O más correctamente, la gente empezó a decirlo y ellos no sólo no lo negaron sino que dieron la razón a cuanto rumor apareció.

          Leí hace poco que la CÍA, cuando estaba de “moda”, tenía más poder por lo que se le atribuía (que estaban en todas partes del mundo vigilándolo todo) que por lo que realmente podía hacer. Era totalmente imposible que tuvieran tantos medios y personal como para hacer ni la décima parte de lo que la gente pensaba que hacían..

          Ahora con la NSA pasa lo mismo. ¿Qué cantidad de ordenadores harían falta para vigilar TODO el tráfico de internet, incluyendo el correo electrónico? ¿Es posible que tengan un equipo informático semejante sólo para vigilar el tráfico de internet? Y lo que es más, ¿es posible que todo el tráfico de internet pase por software controlado por esos equipos?

          Me parece poco menos que imposible. Más bien creo que han dejado correr la bola, aumentándola a propósito, para que la gente tenga miedo de ser pillados por la “maquinaria de vigilancia omnipresente de la NSA”.

          Comentario por marcostonhin — 24 junio 2014 @ 12:36 | Responder

          • Lo que dices es muy inteligente. Viene a ser la misma leyenda tras las armas fabulosas que estaban inventando los nazis, y que salvarían la guerra. Aún hay chiflados que le siguen dando vuelta a eso, cuando se sabe perfectamente lo que cocinaban. O una muy parecida: la invencibilidad de los ejércitos fascistas (muy popular en su época), de la cual nos han quedado leyendas como la mencionada de las armas secretas o la genialidad de los Panzer (en realidad, un carro que se estropeaba mucho y con muchas versiones, un negocio para los productores pero un infierno para los encargados de logística, q debían tener un montón de suministros diferentes…para que al final los T-34 se los follaran, por no hablar de los KV-1 que directamente les pasaban por encima).

            El FBI y la CIA, o por el otro lado el KGB, el Mi-5, el Mossad…se han recubierto de un halo legendario que es una de sus armas.

            Por otra parte, no es posible analizar todo el tráfico…pero sí filtrarlo. A nivel de proveedor, ya desvía parte del tráfico “sospechoso”, sea por IP, por contenido o por lo que sea. Así, a la NSA le queda el trabajo de analizar sólo esa parte del tráfico, y eso sí que es factible. En este filtrado, también habrá distintos “cedazos”, que irán separando la paja del grano hasta quedarse con una pequeña cantidad, que será presentada a operadores humanos.

            Luego está lo que se llamá el BigData, de donde se pueden obtener conclusiones de tipo estadístico, que es un campo que cada vez está más de moda (es algo similar a la física cuántica, aplicada a Internet, en nivel micro no hay certeza, pero las conclusiones macro pueden ser sorprendentemente precisas).

            Comentario por Mendigo — 24 junio 2014 @ 16:21 | Responder

        • Ciertamente, atacar Rusia o China con un pepino nuclear para hacer una EMP no es lo que tienen en mente los USA. Pero a Corea del Sur sí que le pinta bien… como amenaza. Sin embargo, atacar de esta manera a, por ejemplo, isPain, sí se puede. Especialmente si las bombas EMP NO SON NUCLEARES.

          Hay pruebas que apuntan a que, con efecto limitado, se puede poner algo dentro de un coche, hacerlo pasar por atentado terrorista, y, por ejemplo, cargarse los servidores de Hacienda, o los del BBVA en un lugar conocido, etc. Imagínate si lo que atacan es una sede de Google, y aprovechan la situación para meter un suplante tipo NSAagle sin que la gente se entere.

          Efectivamente, el control de internete no sólo es filtrar la información. También es manipularla. Y China lleva adelanto: ya venden uno de los smartphones chinos tan de moda ahora (yo tengo uno), con el troyano incluido en el Android de serie. Muchos gobiernos, incluso locales, han pedido este tipo de soporte. Y encima los de Apple lo han puesto más facil que Android, pero en plan comercial (si lo quieres, el Tío Jobs te lo vende, a precio astonómico).

          No hay potencia de cálculo (excepto la de Google) para procesar todo el tráfico del mundo, pero sí para filtralo. Luego, según que porcentajes de según que palabras, apuntan hacia ciertos hilos, foros, blogs, gente, que sí que son investigados. Parece ser que en isPain hay varios que lo están. Mi orgullo estaría muy hinchado si me enterase de que lo estoy.

          Sin embargo, me parece más interesante algo tipo Psicohistoria Seldoniana/Asimoviana, afín al concepto BigData. Y dados los últimos niveles de manipulación que se pueden observar, parece que algo se mueve en este sentido. Y no me gusta la dirección en la que se mueve todo, aunque curiosamente apunta hacia la ‘autodestrucción’ del tinglado, aparentemente, quizás más bien el interés sea un desmantelamiento encubierto y controlado, una ‘retirada a tiempo’ que un ataque o un salto por el precipicio.

          En ese escenario, precisamente, encajan muy bien los drones por su doble vertiente política y mercenaria. Y cabría añadir, por la reducción de costes.

          Un saludo,

          Beamspot.

          Comentario por Beamspot — 25 junio 2014 @ 11:24 | Responder

  6. A mi sólo se me ocurre un comentario: hostia!!!
    Si me pudiera bajar me bajaba, pero me da da que la pelota esta no tiene prevista ninguna parada…
    Un abrazo

    Comentario por Unsui — 23 junio 2014 @ 21:23 | Responder

    • A mí el asunto del armamento me da mucha pena. Por un lado, como técnico, me maravillo por los progresos de la tecnología. Es alucinante lo que en unos pocos años se ha avanzado en el tema de la navegación autónoma.

      Pero es una desgracia que el mayor esfuerzo humano sea siempre en el campo del armamento. Si no fuera por su uso militar, estoy seguro que aún se seguiría “investigando” sobre la posibilidad de aprovechamiento energético de la energía nuclear de fisión. Pero los reactores eran necesarios para fabricar plutonio. Y ahora estamos, aplazando para dentro de 40 años el construir el primer reactor de fusión comercial.

      La misma aviación, ha progresado a base de guerras. Igual que la tecnología de los cohetes. El mismo Internet…

      Es un desatino la asignación de recursos que hace la Humanidad.

      Un abrazo!

      Comentario por Mendigo — 24 junio 2014 @ 16:10 | Responder

  7. Buenaasss
    hace tiempo que no pasaba por aquí y os veo un poco apocalípticos. Hace cuatro días esto era un club pacifista y ahora os encuentro discutiendo las últimas novedades del mercado, haciendo comparativas entre SRAAM, LRAAM, AMRAAM… Dicen que las crisis aceleran los cambios, pero francamente no esperaba esto!! 😀

    Estoy con Beamspot en que los drones no cambian el escenario global: enviar un dron o un misil no es un cambio esencial. El tema de las bajas humanas tampoco cambia mucho, en los ataques aéreos modernos ya prácticamente no había pérdidas, todo es a distancia.

    Los drones no hay que considerarlos en un escenario de guerra clásica, aunque realmente son muy prácticos para los ataques aéreos que los USA realizan periódicamente cuando necesitan renovar arsenales. Yo les veo dos utilidades principales:
    1- Facilitar y extender la ejecución de ataques cruentos pero muy localizados, no presenciales, con utilización de explosivos, por sorpresa, sin declaración de guerra y con indiferencia por los daños colaterales. Es decir, exactamente lo que se define como actos de terrorismo. Lo que los pobres hacen artesanal, los ricos lo hacen industrial.
    2- BUSINESS AS USUAL. Puedo equivocarme pero creo es el factor principal, lo demás es accesorio, francamente no creo justificado todo esto para matar pastores afganos ¿a cuántos millones de dólares sale cada pastor eliminado? No me salen las cuentas… pero es que “ellos” tienen otra lógica. Este desarrollo cuesta cientos de miles de millones, pero a “ellos” no les cuesta nada. Se equivocan los que hablan de ahorro de costes, aquí el criterio es gastar el máximo posible: negocios privados pagados con dinero público. Para eso está el estado moderno, para repartir el pastel entre los amigos. Y estamos hablando de los USA, el gran paradigma, ellos pueden hacer todos los drones que quieran porque les salen gratis: se emite deuda, los demás la compramos y ya está, no hay problema. Bueno, su deuda ya puede dar varias vueltas a la galaxia, pero este sistema de momento les va bien y a ver quien se atreve a cambiarlo.

    Comentario por Josep — 28 junio 2014 @ 23:31 | Responder

    • Nas, tocayo!

      Pues te aseguro que no era mi intención, lo de sonar apocalíptico.

      No va a hundirse el mundo, pero sí que creo q esta tecnología va a ser de importancia en las próximas décadas. Hasta que se generalice su uso, una vez que todos los estados dispongan de ella, se recuperará el equilibrio.

      Retomo alguna de las cosas que comentas: su uso sin declaración de guerra. Realmente, los USA no han declarado la guerra desde la 2GM ¿lo hicieron en Corea? Creo que no. Desde entonces, el resto han sido intervenciones humanitarias.😉
      Pero sí que me parece interesante el concepto, de cara a la opinión pública. Si tú metes a varios F-22 a bombardear aldeas en el NE de Pakistan, tanto la opinión pública gringa como el gobierno pakistaní lo pueden considerar como un…como decirlo…algo parecido a un acto bélico. Dentro de un territorio soberano, como que queda feo. En cambio, si ese bombardeo lo haces con drones, ya la cosa cambia. No hay soldados hoyando el suelo patrio, es una operación de limpieza, pura tecnología. Nada que ver con la guerra.
      Es idiota, por supuesto, pero creo que la diferencia en la conciencia de la gente es real.

      También muy interesante lo que apuntas: al final, se trata de hacer gasto a la industria bélica. El sueldo que no va a los pilotos, se anota en la cuenta de Lockeed Martin, Northrop Grumman… Ahora bien, lo de pagarlo imprimiendo deuda…ya no estamos en los 70, con Vietnam. Ya existe un euro, que rivaliza en fortaleza con el dólar (la zona euro es el mayor espacio económico del mundo…por ahora). Y cada vez hay más acuerdos bilaterales para prescindir del dólar en las transacciones. Por ejemplo, hace unos días leía de un acuerdo del gobierno chino con la rusa Gazprom para suministrar gas, y las transacciones se harán directamente en rublos/yuanes. La misma Gazprom quiere ser listada en los mercados de Shagai y HongKong, y cotizar en yuanes. China logró con Japón un acuerdo parecido, la creación de una cámara de compensación para ambas monedas, prescindiendo del dólar.
      Si el dólar es una moneda fuerte, pero deja de ser LA moneda, USA ya no podrá imprimir deuda infinitamente para pagar sus guerras.

      Por otra parte ¿qué estamos haciendo en Europa? ¡Lo mismo! Con la descomunal deuda que tenemos, no entiendo cómo el euro se tiene aún en pie.

      Una abraçada, Josep!

      Comentario por Mendigo — 29 junio 2014 @ 8:00 | Responder

  8. El mejor piloto de combate ya no es humano

    Comentario por Mendigo — 29 junio 2016 @ 0:55 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: