La mirada del mendigo

12 julio 2014

Lombardía I

Filed under: fotos — Mendigo @ 11:28

Bueno, ya hacía tiempo que no subía ninguna foto. Cada vez tengo menos tiempo y ganas, pero creo que este espacio no estaría completo sin otro tipo de entradas. Desde un principio este cuchitril nació no sólo para exaltar el amor a la justicia, sino también a la técnica, al arte y la naturaleza.

A pesar de todo y de todos, el mundo es precioso. Merece la pena salir a descubrirlo.

+
+
+
+
+
+
+
+

Bueno, descripción del viaje. Ida aprovechando las autovías españolas (una maravilla), cruzamos Piris por Puigcerdà (error, la parte francesa del puerto es infernal) y los Alpes por el Col de Montgenèvre. Dividimos el viaje en dos tramos: la primera parte, por la amplísima llanura padana, estudiando el recorrido para ir hilvanando las ciudades más interesantes. Casi ná: Milano, Lodi, Pavia, Piacenza, Cremona, Mantova…y como teníamos poco, nos liamos la manta a la cabeza y alargamos hasta el Veneto: Rovigo, Padova, Venezia. Y luego, de vuelta a la Lombardía por la zona de los lagos, visitando Verona (foto de la portada), Brescia y Bergamo.

Simplemente agotador.

La segunda parte del viaje, que deseábamos llegase cuanto antes, era tirar como las cabras, al monte. La parte meriodional de los Alpes, más soleada y cálida, es…escoja el lector una hipérbole que no esté muy manida, yo me quedo sin palabras. Y lo mejor de todo: en la montaña la densidad de italianos por m² es muchísimo más baja, lo cual siempre supone un descanso para el espíritu.🙂

+
+
+
+
+
+
+
+

Lago di Como

En la orilla opuesta, creo que el pueblo iluminado es Bellagio, famoso por dar nombre al más importante casino de Las Vegas. Ni siquiera me molesté en pasar por el original, ni qué decir de lo que opino de la copia…

+
+
+
+
+
+
+
+

Esta foto sí que tiene anécdota. Es un íbice, un joven macho, escapando de mi inocente persona ¿estará sabroso el asado de íbice? como alma que lleva el diablo.

Lo llevábamos viendo hacía rato, pero según subíamos él mantenía las distancias. Viendo que así no había forma de sacarle una foto, puse a funcionar el membrillo que tengo encima de los hombros, y probé a dar un rodeo. De forma bastante ridícula, agachado para que no me viera, me desvié detrás de una loma y fui a aparecer justo a su espalda (de hecho, podría haber saltado a su grupa). En cuanto me vio, salió pitando, como veis.

+
+
+
+
+
+
+
+

Al poco paró, a ver si le seguía. Es tontería que corriese tanto, porque ni jarto vino pensaba ir detrás de él. Primero, porque para llegar donde él, tardaría unos cinco minutos (al bicho le costó menos de 15 segundos). Segundo, porque por debajo de esa lengua de hielo sucio que baja de la montaña (del Monte Rosa, ni más ni menos) corre un embravecido río.

En el centro el espesor de hielo es enorme, aguantaría el peso de un camión. Pero en los bordes, los que el íbice salvó de un salto, ya hay agujeros en la costra. Como que por ahí no paso.

+
+
+
+
+
+
+
+

La hora azul nos coincidió en Vicenza.

+
+
+
+
+
+
+
+

La Sosta, un paisaje de transición de la llanura a la montaña.

+
+
+
+
+
+
+
+

Cerca de Sondrio, hay una carretera que sube por Chiesa in Valmalenco hasta Campo Moro. Doy tantas indicaciones porque es un sitio cojonudo para ir a patear por nieve (esta foto la sacamos el 18 de Mayo). Si algún día os coincide ir por la zona, muy recomendable.

La cuestión es que no hay muchos caminos, ni zonas por las que poder andar/trepar/progresar como buenamente puedas. La mayoría de los caminos acaban al poco en una zona que sólo un escalador puede seguir. Y con nieve, sólo un escalador hasta las trancas de farlopa.

+
+
+
+
+
+
+
+

Un rinconcito en Canobio, un precioso pueblo a orillas del Lago Maggiore.

+
+
+
+
+
+
+
+

Esta foto no vale gran cosa. Además, sobre la montaña se cierne una cortina de agua, preludio de lo que instantes después nos tocó a nosotros.

Sólo es para remarcar el estado de conservación de la montaña. Incluso los italianos son suficientemente civilizados para no destruir su entorno. Un paisaje así es imposible, impensable en Galicia, donde todo está cubierto de pinos y eucaliptos, cuando no simplemente quemado. Y conste que esta foto no es un encuadre buscado ni nada por el estilo: toda la montaña tenía inalterada su cubierta boscosa hasta alturas donde el frío hace imposible la vida vegetal (y los alerces aguantan los 2.800m en la vertiente de solaina).

Las comparaciones ofenden, probad con el Google Maps al alimón, en cualquier punto de la montaña gallega y de la montaña italiana (o francesa, o alemana, o austriaca, o eslovaca…).

+
+
+
+
+
+
+
+

Ese glaciar viene del Piz Zupò, del macizo del Bernina, a 4.000m.

+
+
+
+
+
+
+
+

Detalle de un retablo en el lateral de la Chiesa degli Eremitani, en Padova (Padua para el resto del mundo)

+
+
+
+
+
+
+
+

+
+
+
+
+
+
+
+

Tiene gracia que la entrada principal de la casa no dé a la calle sino al lago. Y que en la puerta no espere un coche, sino una lancha.

Estamos en Orta de San Giulio, y el lago es, claro, el Lago d’Orta.

+
+
+
+
+
+
+
+

+
+
+
+
+
+
+
+

Un hayedo, medrando entre los bloques desprendidos de la montaña, alguno descomunalmente grande.

+
+
+
+
+
+
+
+

Uno de los lugares más infectos del mundo: Venezia. No consigo encontrarle la gracia a esta red de cloacas al aire libre, ocupada desde el orto al ocaso por hordas bárbaras. Eso sí, ver la basílica de San Marcos recompensa cualquier suplicio. Un libro de arquitectura podría tenerla en la primera página, y no haber más páginas. Cerramos el libro, y ya es suficiente.

Como siempre, procurando ser original, y por decir la verdad, porque no saqué ninguna foto que le hiciera justicia, saco otra vista de la piazza San Marco, con el Palazzo Ducale en primer término y la Biblioteca Marciana a la izquierda, tras la cual se alza el Campanile.

+
+
+
+
+
+
+
+

Esta foto la saqué mientras rodeaba la colina, tratando de cazar al puto íbice. Para al final, sólo sacar un primer plano de su culo.

La próxima vez, en vez de foto, le pego una pedrada.😛

+
+
+
+
+
+
+
+

+
+
+
+
+
+
+
+

Unas estivadas montaña arriba de un pueblín alpino: Chiareggio.

+
+
+
+
+
+
+
+

Vista general del Lago di Como.

Sí, es grande de cojones, y la foto sólo abarca un sector.

+
+
+
+
+
+
+
+

Iglesia de Macugnaga, a los pies del Monte Rosa (que puede sonar muy moña, pero es una mole del copón).

En el cementerio, hay un mausoleo con placas de los montañeros muertos en esta montaña, indicando la fecha y el lugar del accidente. Impresiona: hay un montón de ellas. La mayoría, subiendo a la Punta Dufour, la cumbre del macizo.

+
+
+
+
+
+
+
+

Circo de Bagni di Masino

La apacible nieve de las cumbres baja en forma de estrepitosos torrentes al llegar la primavera

16 comentarios »

  1. Gracias compañero por el viaje, se agradece de verdad.

    Yo más que por falta de tiempo estoy un poco abandonado en lo de la fotografía por falta de ganas. Estoy tan quemado después de salir de currar que muchos días me apetece disparar, pero no fotos precisamente.

    Con más o menos comunicación espero que sigamos juntos en este viaje donde quien sabe. Como no fumo te cedo mis cigarrillos en el trullo (creo que tu tampoco fumas). Tal y como está el tema el único sitio donde las personas vamos a ser libres en la cárcel.

    Salud y libertad😉

    Comentario por Javi — 12 julio 2014 @ 19:39 | Responder

    • P.D.- Este ano eu vou estar unha semana Cedeira, en setembro

      Comentario por Javi — 12 julio 2014 @ 19:42 | Responder

      • A principios ou finais? Podíamos quedar para dar unha volta un día; ó final paso por Burgos, pero sempre de viaxe, e tampouco quero molestar…

        Comentario por Mendigo — 12 julio 2014 @ 20:41 | Responder

        • La primera semana de septiembre estaré por allí. Pasaré por San Andrés de Teixido, así me ahorro un viaje cuando palme.

          Y aunque sea de paso por Burgos no molestas en absoluto😉

          Comentario por Javi — 12 julio 2014 @ 22:11 | Responder

          • Jajajajaja

            Así que te lo sabes!

            Sí, es una leyenda muy extendida en Galicia. Eso sí, te prevengo: no te esperes gran cosa del santuario. No merece mucho la pena. Pero ir un día de romería, con la cámara en ristre, puede ser todo un ejercicio antropológico (como ir a Fátima o a Lourdes, o…).

            La primera de Septiembre creo que estaré todavía en Ourense. Yo tenía pensado pasarme por esa zona, pero un poco más tarde, con menos turistiqueo. En fin, por un lado u otro de la península, pero a ver cuándo coincidimos.😉

            Comentario por Mendigo — 15 julio 2014 @ 0:14 | Responder

    • Se agradece de verdad el comentario.

      Yo también ando con la cámara desanimada. Las fotos las saco en el viaje (y ya fui bastante desanimado al viaje), pero aquí no me pongo a hacer pruebas, como antes. Pues sí que tenemos un ánimo do carallo, meu!

      No, no fumo, me basta el humo que echo habitualmente por las orejas para parecer una cafetera. Pero vamos, al menos compartiremos tiempo libre en la cárcel. Te gusta el ajedrez?

      Por cierto, ahora que mencionas el trullo: ayer vi una peli muy chula, interpretada por presos de una cárcel italiana: Cesare deve morire. Es la obra de Shakespeare, con algunas digresiones. Son rostros curtidos, muy interesantes, y tienen un gran bagaje de emociones que expresar.

      Saúde, compañeiro!

      Comentario por Mendigo — 12 julio 2014 @ 20:38 | Responder

  2. Qué chulada de viaje! Vaya tute os habéis marcado, pero seguro que ha merecido la pena. Cuando habeis ido?

    Haca nada he pasado precisamente por Puigcerda, y si bien prefiero las carreteras del lado catalan, ese tramo frances es divertido (los franceses al volante ya no lo son tanto😛 ).

    Me he sentido identificado con lo que comentas de la cantidad de italianos por km2😀 Es un pais que me ha encantado (incluso ellos, a su manera), pero es verdad que es necesario desconectar de ellos. Cuando fuimos a Italia en el Interrail, recuerdo que los dias que fuimos a Grecia fueron un autentico descanso, y al volver a Italia pensabamos, buf, otra vez estos cansinos…😀 Pero hasta se hacen querer.

    Sobre Venecia, solo por la arquitectura a mi ya me merece la pena ir. Me gusta A PESAR de la horda de turistas. Y de todos modos es muy facil meterse por calles sin gente.

    Voy a echarle un ojo a la segunda parte😉

    Comentario por wenmusic — 15 julio 2014 @ 10:51 | Responder

    • Hombre, no se puede meter en el mismo saco a 45 millones de italianos. Ahora bien, que entre mi naturaleza y la del italiano medio, existe incompatibilidad de caracteres, es algo que ya tengo asumido. Es un pueblo que ha hecho de la mala educación un arte.

      Mira, una anécdota tonta. Íbamos por la nieve, y nos cruzamos con un fulano que baja. El pavo nos habla, y yo le contesto lo mejor que puedo “excusi, io non parlo l’italiano”. Va el fulano y me suelta algo así como “questo è il tuo problema”, coge, y se pira. ¿?¿?¿?¿?¿?¿? Yo me quedé a cuadros por un momento. Porque vale, no parlo el italiano, pero como todos los españoles lo capisco, ya que son muy similares. Esa grosería, sin venir a cuento, me dejó descolocado. Que vale, si viniera de un quinceañero al que aún no han enseñado educación, vale. Pero viniendo de un hombre de sesenta y pico años… Algo así, jamás me ha pasado en ningún otro sitio. Mira que me he pateado Europa, pero en Italia acumulo anécdotas que serían impensables en cualquier otro lugar.

      Mira que me da asco España y su palurdismo, y por eso trato de cambiar de aires. Pero es que Italia es España al cuadrado.

      En fin…

      Lo dicho, una maravilla de sitio. Lástima de la gente que lo habita. Aunque insisto, aún tienen el mínimo de civilización para conservar el entorno en el que viven. Acabo de volver de dar un paseo por Laza y…anda, si han quemado otro cacho más! Y no acaba sino de comenzar el verano…

      Comentario por Mendigo — 17 julio 2014 @ 0:02 | Responder

  3. Buenas Mendigo, rompo mi silencio sin motivo en favor de las cosas buenas de Italia y de los italianos, que son muchas y hay donde perderse. Pero eso sí, a veces se encuentra uno con cosas que creía solo pasan en el cine. Ya que estoy contaré una que me ocurrió hará unos años en la Toscana. Habíamos alquilado una casa en el campo, cerca de Florencia y llegamos hasta ella a través de la recomendación de una amiga holandesa. El caso es que nos alojábamos en lo que debía ser una antigua vivienda de unos agricultores en medio de una hacienda de viñas y olivos, todo muy bucólico. Al llegar el primer día tuvimos que ir a recoger las llaves a la casa de la propietaria. No tengo aquí a mano una foto, pero imagínese el lector un pequeño palacio sacado de una película de Berlusconi o de Visconti, con un patio con soportales donde hay esculturas de cerámica de talla humana, naranjos y limoneros plantados en unos maceteros inmensos que debía ser de la edad de la hacienda… Nos dieron las llaves y nos avisaron que al día siguiente, en la planta baja de nuestra vivienda (que no estaba incluida en nuestro alquiler) uno de los trabajadores de la finca iba a festejar el bautizo de su hijo. Eso sí, estábamos invitados a la fiesta. Nos pareció curioso y no le dimos más importancia. En el momento de la fiesta, nos vestimos un poco decentemente y bajamos. Conocimos así a toda la familia propietaria, familia de abogados florentinos, con hija casadera y con hijo también abogado en busca de su primer trabajo… y todo lleno de los obreros y sus familias. Hicimos uno, dos, tres y no se cuantos intentos de acercarnos a la familia que celebraba el bautizo y no hubo manera. Nosotros debíamos permanecer junto a la familia propietaria, que por cierto era gente interesante con la que acabamos hablando en francés sobre literatura francesa (pregunta: cuantos ricos españoles pueden sostener una conversación así?). Ese día y ese momento fueron para mi una demostración auténtica de la existencia de clases y de lo difícil que debe ser en Italia saltar de una a otra, si es que eso es posible. Ya no hubo después más contacto con nadie más en tres semanas porque a los obreros nunca más los volvimos a ver, pero ese día y en esa fiesta yo me creí en el rodaje de una nueva saga de Novecento.

    Podría contarte más anécdotas, como una visita a una empresa en la que la reunión se hizo larga por la mañana y cuando fuimos a comer, a eso de la una, uno de los ingenieros jóvenes le comentó a otro italiano que iban a comer a la hora de los jefes. Luego descubrí que efectivamente, en una empresa los hay que comen a las doce y los jefes que comen a la una… O los modos mafiosos de que asegures tu casa varias veces, una con el seguro y la otra… con quien te va a protejer de que no le pase nada a tu casa; y eso en Roma sin necesidad de bajar a Sicilia o a Nápoles!

    Pero sigue siendo Italia, con la belleza a rebosar en la ciudades y en el paisaje. Como en tantos países hermosos, parece a veces que los ciudadanos no se lo merezcan porque nunca lo van a cuidar lo suficiente. Y paro aquí que parece que sea yo el que está escribiendo una entrada en el blog, que esto era solo un comentario.

    Comentario por Aurora — 20 julio 2014 @ 22:14 | Responder

    • Yo también tengo unas cuantas andanzas que contar de mis viajes en Italia, y casi ninguna buena. La sensación que tengo cuando estoy en Italia la resume perfectamente el dicho “salir de Guatemala…”.

      No sé si se merecen Italia los ciudadanos. Pensado de otra forma, es una sociedad muy vital, dinámica, que alimenta el genio creador. Lo mismo podríamos decir de, por ejemplo, México, Brasil, Argentina… Sociedades muy corruptas, desiguales, pero (o quizá, por eso) con una gran efervescencia cultural. Recurriendo a la historia, el tópico de cuanto más hambre se pasaba en España, mejores literatos salían (el Siglo de Oro).

      Es difícil ser artista (o revolucionario, que para el caso es lo mismo, el objetivo de ambos es rasgar la realidad) en una sociedad en la que todo funciona como debe. Ahora bien, qué coño, yo desde luego prefiero vivir en una sociedad civilizada, aburridísima, que lo que cuentas de pagar dos “seguros”.

      Compañero, me encantan tus anécdotas, y que dediques tu tiempo a referírnoslas. Yo también he tenido la impresión de que Italia es una país muy muy clasista. Las élites dominan con descaro el país, es su Estado, y el resto de la población está para servirle cócteles y abrirse de piernas. De nuevo, como España…pero al cuadrado.

      Mira, un ejemplo muy evidente, basta mirar el mapa de carreteras. Las principales arterias del país son autopistas de pago, las que usan las mercancías para recorrer la bota, o los trabajadores para acudir a su puesto de trabajo. Pero en este viaje conocí algunas autovías libres de peaje. ¿Cuáles son? Las que llevan a la burguesía milanesa a sus lugares de recreo, los lagos de Como o Maggiore, o a esquiar en Domodossola. Además, son carreteras carísimas de construir, la autovía a Bellaggio es un túnel continuo. El Estado se puede permitir la generosidad de sufragar esa infraestructura, pero no la de la autopista Torino-Milano, por ejemplo.

      Otro ejemplo: Italia es uno de los pocos países europeos (creo que con UK, y se acabó la lista) en que la enseñanza universitaria es aún más cara que en España.

      Comentario por Mendigo — 21 julio 2014 @ 23:45 | Responder

  4. Es cierto, Mendi. Hacía mucho tiempo que no ponías fotografías de viaje. Pues, como hacía antaño, elegiré unas cuantas y criticaré otras😉
    En general, sigo diciéndote lo mismo. Y es que consigues meternos a todos en los paisajes, en las callejuelas, en las iglesias, los bosques…
    Por cierto, no consigo que me salgan los bosques como a ti. Algún día tendrás que contarme el secreto.

    Me gusta la calma que transmite la tercera del lago di Como. Ahora entiendo cómo huyen los famosos hacia este lugar de la tierra…
    La octava del paisaje totalmente nevado es mágica por esa iluminación de cuento entre tantas cosas…
    La novena, ese rincón de Canobio, tiene los elementos que me derriten en una fotografía: ventanas, farolas, soportal…
    La décimoquinta, creo, con esa cabaña de piedra en plena montaña…
    La otra callejuela estrecha…estas fotografías oscuras tienen su aquél…siempre me ha gustado este tipo de fotografía y recuerdo alguna postal recibida en este sentido…
    Las otras cabañas…paisaje de cuadro…

    Gracias por compartirlas. Me encanta verlas.

    Comentario por Campurriana Campu — 21 julio 2014 @ 22:41 | Responder

    • Sí que es cierto. Se van hasta las ganas de sacar las fotos.

      Los bosques? Son muy jodidos los bosques de retratar, sobre todo cuando estás dentro. Puedes estar en la gloria, diciendo, joder, qué chulo que es todo esto. Pero no intentes sacar una foto, porque sólo sale una maraña verde. En cambio, en Castilla, un árbol aislado en un campo de cereal, y te queda una foto cojonuda.

      Me alegra que hayas destacado esa callejuela oscura. Es una foto que a mucha gente supongo que no le gustará. Sin embargo, a mí este tipo de fotografía, oscura, con el enigma de la penumbra, me encanta.

      Tenemos una cultura visual muy parecida, nos tiran los mismos temas…

      Gracias a ti por comentarlas!
      😉

      Comentario por Mendigo — 21 julio 2014 @ 23:10 | Responder

  5. Mendi, el atardecer castellano es tan agradecido…
    Ya tengo ganas de un paseo entre los robles y hayas de mi pueblo materno.

    Por cierto, me acabo de acordar de que aún no compré el adaptador de la cámara. Voy a ello…(antes de que remate el verano)…

    Es verdad…nos gustan los mismos temas en la fotografía. Supongo que tenemos algo de ojo…jeje

    Comentario por Campurriana Campu — 23 julio 2014 @ 17:11 | Responder

    • Bueno, pero es que esa zona ya no es Meseta pura y dura, sino que está ya influenciada por la sierra. Es un paisaje diferente, no tan rectilíneo.

      Oye, adaptador? Para los objetivos? Qué le quieres meter? Ojito que son caros de cojones, si no te importa perder el autofocus (supongo que sí) los tienes más baratos en ebay (normalmente se usan para poner lentes antiguas, que ya ellas no tenían AF).

      Comentario por Mendigo — 24 julio 2014 @ 7:22 | Responder

  6. ¿Como se me pudo pasar ésta entrada? Vi las fotos de Lombardía II, y no encontraba por ningún lado Lombardía I. Voy viejo.

    Magnífico todo. Hasta la foto que dices que “no vale gran cosa”, me encanta la sensación que da de “cómo me gustaría pasar ahí una temporada”. Y es completamente cierto: hace muchos, pero muchos años que en Galicia es casi imposible encontrar un lugar parecido.

    Comentario por marcostonhin — 31 julio 2014 @ 9:57 | Responder

    • Hombre, un rinconcito, en el cual no se tenga una vista amplia…

      Mira, ayer estaba dando un paseo por una pista, cerca del río. Si mirabas a un lado, estaban los prados, las veigas, el río con sus amieiros y salgueiros…si girabas la cabeza al otro lado, todo quemado. Antes era una plantación de pinos, como todo aquí en Ourense. Llegamos a una zona que no había ardido…porque no era de pino, sino de carballo. Pues acababan de talarlos, supongo que para leña. Nada, una esquinita de unos 50x50m, que era la único que quedaba de vegetación autóctona.

      No pueden quemar los putos pinos, que hay a millones. No, tienen que quemar los carballos, que quedan muy poquitos, y menos de ese porte. Es más cómodo, desde luego, la leña de carballo arde más lento, da más calorías y no ensucia la salida de humos. Somos muy señores. Tenemos autovías, tenemos supermercados, bares de moda…podemos pasarnos sin Naturaleza.

      En este país gobierna la barbarie, porque la mayoría social gallega es exactamente eso: bestias pardas con el cerebro en el bandullo.

      Comentario por Mendigo — 31 julio 2014 @ 13:06 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: