La mirada del mendigo

6 octubre 2014

Galiça II

Filed under: fotos — Mendigo @ 21:03

Quizá no una de las más conocidas, pero para mí, una de las portadas románicas más bellas de esta tierra.

Pero mejor, dejo los comentarios para el final. Procuraré dejar hablar a las fotos…

+
+
+
+
+
+
+
+

+
+
+
+
+
+
+
+

+
+
+
+
+
+
+
+

+
+
+
+
+
+
+
+

+
+
+
+
+
+
+
+

+
+
+
+
+
+
+
+

+
+
+
+
+
+
+
+

+
+
+
+
+
+
+
+

+
+
+
+
+
+
+
+

+
+
+
+
+
+
+
+

+
+
+
+
+
+
+
+

+
+
+
+
+
+
+
+
Aglais urticae

+
+
+
+
+
+
+
+

+
+
+
+
+
+
+
+

+
+
+
+
+
+
+
+

+
+
+
+
+
+
+
+

+
+
+
+
+
+
+
+

+
+
+
+
+
+
+
+

+
+
+
+
+
+
+
+

+
+
+
+
+
+
+
+

+
+
+
+
+
+
+
+

+
+
+
+
+
+
+
+

+
+
+
+
+
+
+
+

+
+
+
+
+
+
+
+

+
+
+
+
+
+
+
+

+
+
+
+
+
+
+
+

+
+
+
+
+
+
+
+

+
+
+
+
+
+
+
+

+
+

Galicia, de nuevo. Decía que lo que compartían todas estas fotos es que todas ellas estaban sacadas en Galicia. Y es cierto. Pero ¿cómo lo sé? ¿cómo reconozco a Galicia? Dicho de otra forma ¿Qué cojones es eso de Galicia?

Me imagino la respuesta de mucho garrulo, incluidos los que se sientan en el Pazo do Hórreo. ¡Galicia es Galicia! O lo que es lo mismo, ¡Muera la inteligencia! ¡Allahu akbar! ¡Qué sencillo es asumir, qué difícil es pensar! Claro, para quien nació o fue educado como esclavo, con mente de esclavo, es natural asumir los designios del poder como realidad inmutable. Galicia es pues aquello que se encuentra dentro de unas líneas dibujadas en un mapa por un hidalgo andaluz hace doscientos años. Si lo dice las leyes, la Constitución, los Estatutos, es cierto. Derecho natural, verdad teológica, el poder taumatúrgico del poder, que transforma la realidad sólo con publicarla en el BOE. Y el castellano es la lengua de todos los españoles, y punto, firmado, el Borbón de turno.

Pues no, la cosa es más compleja y a la vez más sencilla. Galicia no es creada por una decisión administrativa. Galicia se define como la tierra de los gallegos. Y ésta es la dirección de la definición, y no al revés: el pueblo define la tierra que ocupa. ¿Y quiénes son los gallegos? Aquel pueblo que participa de la cultura gallega.

En la mente obtusa de tantos, se es gallego (en este caso, pero aplíquese a cualquier otra nacionalidad) por haber nacido en Galicia. Craso error. Hay decenas de miles de ciudadanos que, habiendo nacido dentro de los límites administrativos de la Comunidad Autónoma de Galicia, no son gallegos. ¿Cómo es eso posible? Por lo que acabamos de explicar antes: Galicia es definida a partir de ese pueblo, y no al revés. La tierra no determina al sujeto, es el pueblo que comparte una misma cultura el que da nombre a la tierra que habita.

Mirad las fotos que os he ido presentando en estas dos últimas entradas ¿Qué tienen en común? De las costas bravías a las montañas del interior, hay una enorme diversidad de climas, de paisajes, de ecosistemas. Si la tierra concediera la nacionalidad, es evidente que un paisano de Muros y otro da Fonsagrada pertenecerían a naciones distintas. Pero no, no hay nada en el suelo, en la vegetación o en el clima que haga crecer gallegos. Aunque pueden tener su relevancia en la idiosincrasia de un pueblo, los seres humanos no somos vegetales, no estamos determinados por el substrato.

Volvemos a la pregunta, entonces. ¿Por qué sé que todas estas tierras que he fotografiado, son tierras gallegas? Porque todas ellas están habitadas por gallegos. ¿Y cómo sé que son gallegos? Porque comparten la misma cultura, en la cual la lengua es, sin lugar a dudas, el rasgo esencial y determinante (pero no el único).

Y ahora, unas cuantas paradojas. Todas las fotos, de esta tanda y de la anterior, están sacadas en Galicia (salvo una, que enfoco los territorios del Bierzo, una región culturalmente leonesa). Sin embargo, no todas están sacadas dentro de los límites reverenciados por los leguleyos como si Yahveh fuera quien hubiera empuñado el tiralíneas sobre el mapa. Hay un par de ellas que están sacadas dentro de la “provincia de León”. Bajamos al pueblo, y hablamos con ellos en gallego. Son gallegos. Según la teoría, cuentan en la Autonomía (qué engendro, la hostia, juntar agua y aceite) de Castilla y León. Falamos unha mesma lingua, somos un mesmo pobo.

Otra paradoja, que suelo contar, para provocar. Igual que hay territorios que son, aunque no están dentro de los límites administrativos. ¿Son todos los que están? Abofé que non. Esta villa me sirve de estupendo ejemplo. Aquí, en Pontemierda, la cultura gallega es minoritaria, como también lo es en Coruña o Ferrol. No sólo es minoritaria sino que existe una fuerte presión social en ciertos medios contra todo lo que huela a gallego. ¿Pontemierda, o Coruña o Ferrol son pues Galicia? Seguro que no. Sencillamente, la mayoría de la población no participa de esa cultura (pero tampoco son castellanos, ni en las formas ni en los modos, son…advenedizos).

Y una última, para romper el concepto racista de nación. No es el ADN, es la cultura común la que determina la pertenencia. Aquí hay gente que se mordería la lengua antes de que una palabra gallega saliese de su boca. ¿Exagero? Os invito a conocer esta villa. Yo he probado a hacer la prueba: hablando invariablemente en gallego, me han respondido en el mismo idioma menos del 5%. Incluso aquellos que por ley están obligados a responderme en la lengua en la que yo me dirija a ellos, los funcionarios. Es tan sencillo como aquí un galegofalante es tan extranjero como en Murcia. Por lo tanto ¿es quien no sólo ignora, sino que aborrece el gallego, un gallego? No, evidentemente que no, no es partícipe de esa cultura.

Pero de igual forma que hay miles que, habiendo nacido aquí, no son gallegos (de hecho, odian la cultura gallega)…hay quien es gallego viniendo de fuera. Para empezar, yo soy castellano. Castellano de Castilla, antes que cualquier otra cosa soy castellano, y ya os habréis dado cuenta que siento devoción por la lengua castellana. Pero también participo de esta cultura, así que también soy gallego (y también algo de afrancesado, un buen cacho de portugués, literariamente ruso, etc). Pero vamos a llevarlo al extremo. Yo he conocido, y me ha gustado mucho escucharla, una niña negra, negra como el carbón, hablando gallego (por supuesto no aquí, en Pontemierda, sino en una villa del interior). No tengo ni idea de si nació aquí o la trajeron, pero es lo mismo, porque como hemos dicho no somos hierbajos, el lugar de nacimiento no determina a la persona. Pongamos que nació en el quinto cuerno de África. Es lo mismo, si lleva años aquí, y sus amigos, su entorno es galegofalante, ha crecido en esta cultura y participa de ella, es tan gallega como el que más. También recuerdo otra cría de ojos rasgados, que saltaba a toda velocidad del chino (supongo) al gallego, según se dirigiese a su madre o a la amiga que tenía al lado. ¿Gallegas esa niña negra y esa niña china, y no una niña rubita nacida aquí? Pues sí, sin duda. La cultura no se transmite en el ADN, la teoría racista de nación no sólo es absurda, sino que tiene sus raíces en el fascismo.

Por cierto, ahora que menciono lo de los ojos rasgados. Una de las cosas que más detesto son los acomplejados. Me resulta demencial cuando leo la enormidad de mujeres orientales, sobre todo en Corea y Japón, que se operan los ojos para disimular el rasgo más típico de su grupo étnico: los ojos rasgados. Tal es el autoodio que inculcan los medios de comunicación y la presión por parecerse al canon de belleza occidental. El resultado suele ser un adefesio. Yo soy castellano, y no me cabe en la cabeza que alguien abandone su lengua y su cultura para tratar de ser lo que no es, procurando chapurrear la lengua del poder para parecerse a los ricos, a los que mandan. Imaginemos la situación. Nos encontramos con un albaceteño, nacido, crecido y criado en Albacete, en las calles de su Albacete natal; pero por mucho que le hablemos en castellano, él nos responde invariablemente en inglés. En un inglés pobre, sin gracia y con acento castellano, pero en inglés. E incluso más ¿qué pensaríamos si, además de ello, mostrase molestia porque nos dirigimos a él en castellano, y fingiera no comprender lo que le decimos? ¿Que clase de hombre sería alguien así, alguien que se avergüenza de la cultura de su pueblo? Pues efectivamente, un mierda. Un gilipollas integral.

Pues de esa clase de provincianos acomplejados, aquí, los hay a patadas.

(y no es que tenga nada de malo el inglés, yo mismo no pierdo ripio de aprovechar cualquier oportunidad para mejorar mi nivel…lo malo es ser un gilipollas, esa sí es una característica genética, además de adquirida).

6 comentarios »

  1. me ha encantao. He hecho bien en seguir el hilo de las fotos (que son una pasada, es lo que me enganchó, enhorabuena) y seguir leyendo aunque… no vaya de lo de siempre 😉
    brazos

    Comentario por escaiguolquer — 7 octubre 2014 @ 7:20 | Responder

    • Gracias, tronk!

      ¿Y qué voy a contar? La misma mierda de siempre, ¿qué bonita es Galicia, qué verde? Para escuchar esa clase de mentiras piadosas y políticamente correctas no entrabas aquí.😉 Con esa monserga hay miles de sitios, y con mejores fotos.

      Cada vez estoy más asqueado del género humano. Dices que Galicia esta hecha una mierda, o más finamente, que el estado de degradación de sus ecosistemas no tiene parangón en ningún otro lugar de Europa, salvo Portugal. ¡Y la gente se molesta! Gente que, por otra parte, lo único que conoce de Galicia son las tiendas y terrazas. Les ofende que les recuerden su pobreza (ecológicamente, los gallegos son mendigos), les ofende que se lo digan, pero no les ofende, vaya por Dios, la devastación. Ni mucho menos hacen nada por evitarlo, y menos aún por revertir la situación (yo soy el hazmerreír del pueblo porque planto robles, abedules, alcornoques…). Si el grueso de la población gallega se rebelase contra las repoblaciones, contra la urbanización de las costas, el abandono de las aldeas o los incendios, el problema estaba ya resuelto. Que fueran la mitad de patriotas que, por ejemplo, un alemán. Y es que habrá alemanes listos y alemanes torpes, alemanes alegres y alemanes tristes, pero coño, yo no me imagino a un alemán quemando un bosque. Y, de hecho, no los hay. Mira que he pateado por Europa y nunca he visto las trazas de un incendio, o un puto eucalipto. Al final, los que estamos bregando contra los putos pinos y eucaliptos, contra los incendios, las mareas negras…somos una puta minoría. Y por qué? Porque todo eso da dinerito.

      Y no quieren renunciar al dinerito fácil de los eucaliptos, o las peonadas de las cuadrillas de incendios cada verano, o a la recalificación de la finca del abuelo. Eso sí, no les recuerdes que han convertido su casa, su patria, en un yermo de mal gusto. Eso sí que les ofende: la verdad.

      Comentario por Mendigo — 7 octubre 2014 @ 8:18 | Responder

  2. Gracias!

    Comentario por esguello — 8 octubre 2014 @ 22:13 | Responder

    • A ti!
      😉

      Comentario por Mendigo — 9 octubre 2014 @ 8:41 | Responder

  3. marvellous … again !

    Comentario por tristan forward — 10 octubre 2014 @ 22:17 | Responder

    • Thank you so much, Tristan.

      But I’m afraid that these photos aren’t my best shots ever. They were taken last winter, in the surroundings (that is, closer than two hundred kilometers away XD).

      Comentario por Mendigo — 11 octubre 2014 @ 16:14 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: