La mirada del mendigo

9 octubre 2014

Los putos protocolos

Filed under: política — Mendigo @ 9:41

Hablaba en la pasada entrada de los que han sido educados como esclavos, mentes deformadas que son incapaces de pensamiento autónomo y se limitan a cumplir órdenes. Es frecuente encontrar esta clase de subhumanos al servicio de la maquinaria del Estado, desde un picolo al último funcionario chupatintas. Su existencia se limita al cumplimiento de regulaciones, normativas y protocolos, o más bien de aquellas que son oportunas en cada momento para trabajar menos y tener algo con el que joder al resto de la sociedad, para dar satisfacción a su ego de miserable.

Estaba leyendo el último episodio de incompetencia, que se escuda en los protocolos para justificar su estentórea imbecilidad:
GurusBlog – Después de leer esto no te extrañará que haya habido un caso de contagio por ébola en Madrid
GurusBlog – El ébola en Madrid y el protocolo del caos
GurusBlog –En Madrid tenemos a un inframental de Consejero de Sanidad
Kalasniblog – Cámara de desinfección en un hospital de Berlín

Si el protocolo dice que 38,6ºC con una décima menos no se activa el protocolo. Somos rigurosos. Para qué vamos a pensar, a considerar el principio de precaución, en sopesar las alternativas, y que es mejor tener a la enfermera pasando una gripe en el hospital, falsa alarma, a arriesgarse a una catástrofe.

Cárcel para el imbécil que escribió el protocolo, que aunque no lo creáis no es Dios bajado del cielo sino un comepollas de apellido compuesto. Y cárcel para el imbécil que se escude en su cumplimiento para justificar la falta de reacción. Ser imbécil es grave, pero seguir de forma ácritica las órdenes de un imbécil es mucho más grave. Si no piensas, sólo actúas según unos comandos que te introducen, no eres un ser humano, tu inteligencia no va más allá de la de un ordenador.

¿A qué me recuerda todo este asunto? Al accidente del Alvia de Santiago (por cierto, al final el fiscal abogado defensor de la casta se ha salido con la suya, y han desimputado a los altos cargos de ADIF, ya sólo queda imputado el conductor). Se hacen llamar responsables, cobran como responsables, pero son IRRESPONSABLES (ante una justicia hecha a la carta para su clase).

Recordemos: los irresponsables también se parapetaron tras protocolos para justificar no colocar las balizas en un tramo de menos de 80km/h, sin pararse a reflexionar que son esas mismas putas balizas las que aseguran que el tren efectivamente vaya a menos de 80km/h.

Hay que introducir un nuevo tipo penal: debería ser delito ser tan imbécil. Si has actuado como un redomado imbécil y por tu culpa has puestos vidas humanas en peligro: a la puta cárcel. Y cárcel al que te ha puesto en ese cargo de i-rresponsabilidad.

Al final, estamos ante un grave problema de selección. Los que ocupan los peldaños más altos del escalafón han llegado por tener los contactos adecuados (ser de buena familia, el mérito principal), aunque no lograrían solucionar un rompecabezas de esos de hacer pasar el cuadrado, el triángulo y el círculo por su hueco. Y al resto de chusma, está genéticamente programada a obedecer sin chistar las órdenes que vienen de arriba, del Empíreo.

Debería delito ser tan imbécil. Insisto.

Y a los que equiparan el valor de la vida humana con la animal (¡vamos a mearnos en los cimientos de la moral!) de esos ya no sé qué más decir. Cuando escucho la palabra “especismo” reconozco fácilmente: ¡mira, un imbécil! Además, se puede precisar: un imbécil progre urbanita, cuyo contacto con el medio natural son los documentales de la 2 (donde se incurre dolosamente en el error de humanizar comportamientos animales), y que no ha llegado a comprender lo que es la Naturaleza, hambre, horror y muerte. ¿Arriesgarse a propagar una epidemia de ébola en Madrid por salvar la vida de un animal? Ah, no, que no es un animal cualquiera (eso sí que es especismo), que es un perrito muy mono y aseado con nombre artúrico.

Y esta es la izquierda española: un batiburrillo de gilipollas integrales bienpensantes, que se dejan los dientes en nimiedades y chorradas.

No hay quien pare la destrucción sistemática de ecosistemas, pero la que se monta por un puto perro o por un puto toro (que, realmente, son aberraciones genéticas introducidas por el hombre a partir del uro y del lobo, y lo realmente ecologista sería exterminarlas).

28 comentarios »

  1. lo has clavado, que bueno

    Comentario por julio — 9 octubre 2014 @ 10:31 | Responder

    • Pues me salió del tirón, de lo quemado que estaba. Y porque aún no había visto cómo trata la prensa del régimen el caso, culpabilizando a la víctima, que aún he estado de más mala hostia.

      A ver quién de esos mierdas tenía huevos para lo que esta señora se presentó voluntaria. Ya me gustaría ver a Ana Mato cambiándole los pañales a un enfermo de ébola.

      Comentario por Mendigo — 11 octubre 2014 @ 16:21 | Responder

  2. La primera parte totalmente de acuerdo, muy buen análisis, la parte del especismo tiene tal cantidad de prejuicios y simplificaciones que solo puedo pensar que viene desde la frustración que provoca creer que el especismo roba fuerza a movimientos sociales o ecologistas. Al contrario, suele sumar y para nada tiene esa visión tan edulcorada, al contrario, añade un punto de responsabilidad a la forma en que hemos modificado el entorno, sobre el impacto sobre esos lobos domesticados a los que se le ha robado el entorno, esos toros que son solo una excusa para la crueldad subnormal de un grupo de idiotas reaccionarios, esos bosques transformados en infernales ciudades o esas granjas donde se masacran x veces más animales de los que se van a consumir unicamente para la especulación capitalista. Tampoco me parece un gran argumento lo de las extinciones en la naturaleza, algo así podría servir para justificar desde los incendios que tu mismo has denunciado en este blog a la eugenesia nazi. Si quieres te doy más argumentos: “total, como nos vamos a morir igual” o “que mas dá, si el sol un dia se cargará todo el sistema”, o hasta “tenemos una glaciación en nada”. La naturaleza no es Disney, pero el hombre es consciente y a dia de hoy tiene la capacidad de destruir el planeta entero de un plumazo, así que no estaría de más que tambien desarrolle un respeto por la vida a nivel local. A ese perro no lo ha matado un lobo hambriento, lo ha matado el PP y encima en contra de la persona que se hacía cargo de él. Más Kropotkin y menos Darwin😛 Y me encanta el blog y las reflexiones que sueles meter, al margen de que aquí desde mi punto de vista has errado el tiro de lejos y dando por buenas interpretaciones que no me gustan un pelo…

    Comentario por blackgetter — 9 octubre 2014 @ 11:20 | Responder

    • de puta madre, campeón, pero si hay la más mínima posibilidad (¡la más mínima!) de que el perro pudiera colaborar a propagar el virus, no hay discusión: hay que sacrificarlo. Y un toro no es una mesa, pero si pones la dignidad humana en el extremo de un segmento recto y la de una mesa en el otro extremo, la del toro está infinitamente más cerca que de la mesa que de la humana. De hecho, hablar de “dignidad” del toro es tan absurdo como hablar de la “dignidad” de la mesa.
      “la base de la moral” (de la M-O-R-A-L) que menciona mendi, es que lo humano no es igual que lo animal: está RADICALMENTE diferenciado. Y esa es la razón por la que el concepto de “derechos de los animales” es una contradicción en sus propios términos.
      La moral, la política, la sociedad, el derecho, el lenguaje… son asuntos humanos. Evidentemente lo que nos separa de un perro no es biológico: están genéticamente más cerca de nosotros que de un protozoo. Lo que nos separa es que quienes hablamos, pensamos y actuamos en términos morales, políticos, jurídicos, éticos y estéticos somos todos humanos.
      A modo de demostración empírica, o por ponerlo clarito en términos prácticos: no te conozco, ni tu a mi, pero ambos estamos ABSOLUTAMENTE seguros que quien escribe estas letras y quien las lee somos ambos seres humanos, y de esto está tan insuperablemente lejano un perro como un protozoo. Este es el tema.

      brazos

      Comentario por escaiguolquer — 10 octubre 2014 @ 9:40 | Responder

      • ¿Asuntos humanos? A ver si recordamos que nosotros somos animales, también. Mamíferos, más exactamente, al igual que los perros y los toros. No somos más que unos putos simios venidos a más.

        Comentario por marcostonhin — 10 octubre 2014 @ 15:35 | Responder

        • Biológicamente estamos muy próximos del perro o del toro. Pero éticamente, como dice escai, no es que estén próximos, es que un perro y una mesa son exactamente iguales. Un perro (o el animal que sea) no tiene voluntad, y por lo tanto conciencia. No puedes exigirle una conducta moral a un animal.

          Si la rama de un árbol se cae y mata a alguien, es del género idiota juzgar al árbol por homicidio. Lo mismo que si se cae una roca o un animal nos muerde. Si un niño es inimputable, porque aún no tiene la conciencia formada, imagínate un animal.

          El derecho es una construcción humana creada para regular las relaciones humanas. Es por ello que tantas veces digo lo de que un animal no es sujeto de derecho. A un animal no se le puede abrir juicio penal si muerde a un hombre, ni a un hombre si muerde a un perro.

          Dicho de otra forma: el valor de un animal es nulo, lo valioso es la interrelación entre los seres vivos que llamamos Naturaleza. El conjunto de ellos en un inestable equilibrio. Pero uno por uno, no valen nada. En algún momento de hace unos doscientos mil años, en África, nos separamos de esa madre común, y decidimos que sí que valíamos algo individualmente. Y por eso nos hemos dotado de instituciones para salvaguardar la vida de sus integrantes. En la Naturaleza los seres vivos mueren de frío, hambre, sed o simplemente despedazados entre los dientes de otro ser. Y está bien que así sea, es la esencia de la Naturaleza. Pero la Humanidad hemos decidido salirnos de ese sistema de selección natural, emanciparnos del determinismo natural y CREAR otro sistema, un mundo ético que es la sociedad en la que vivimos. En ese sistema existe la noción de justicia, de crimen, de responsabilidad moral.

          Éticamente somos otra cosa, absolutamente diferente. Probablemente los neanderthales ya la tuvieran, ya que hay vestigios de abstracción, ritos funerarios, supervivencia de tullidos… Pero por muy próximo que esté un primate en el árbol genético, es algo radicalmente diferente.

          Comentario por Mendigo — 11 octubre 2014 @ 16:45 | Responder

          • ¿Un perro no tiene voluntad? ¿Un perro no tiene conciencia? ¿De dónde has sacado semejantes burradas? La diferencia entre nosotros y los perros es sólo una cuestión de grados: nuestra inteligencia, consciencia y sistema social están inmensamente más allá que los de los perros. Pero un perro sabe perfectamente qué cosas están bien y qué cosas están mal, según lo que haya aprendido durante su corta infancia (exactamente igual que puedes enseñarle a un niño que está bien apedrear a mendigos por la calle). Y cuando un perro hace algo que sabe que está mal, se nota: se queda cabizbajo y triste, a veces con miedo a que el dueño se de cuenta, y otras con pena por lo que ha hecho aunque el dueño no se entere. Yo he visto esa actitud un montón de veces, y me extraña la cantidad de gente que no es capaz de verla.

            Claro, si ves los perros de los concursos es fácil pensar que no tienen voluntad: son perros estupidizados, perros ansiosos e infelices que no tienen otra idea en la cabeza que “espero que el amo esté contento conmigo”. Pero es una falta de autoestima propia de cualquier individuo más o menos inteligente que haya sido condicionado constantemente desde su nacimiento. Mira un lobo en su manada, o un perro que haya crecido en el campo con una familia: tiene más autoestima, más voluntad, más carácter y más conciencia propia. Es menos “máquina estúpida” y más “ser inteligente con voluntad y conciencia”.

            ¿Qué ocurre con, por ejemplo, los toros? Lo mismo, es una cuestión de grados. la inteligencia, consciencia y sistema social de un perro va mucho más allá que los de un toro, y con respecto a los humanos ya no hay comparación. Pero eso no quiere decir que no tengan.

            Siempre se dice que tratamos de “humanizar” a los animales. Pero hay que comprender una cosa: no dije que fuesen también mamíferos por decir, sino por su cercanía a nosotros. Un cuervo tiene inteligencia (más de lo que la mayoría de la gente cree), pero no esperes encontrar empatía ni nada parecido a nosotros en él, ya que está evolutivamente tan alejado que su cerebro, su mentalidad, su forma de funcionar, no tienen nada que ver con la nuestra. Un chimpancé es mucho más cercano, es más fácil humanizarle, precisamente porque son muy parecidos a nosotros. No les damos parecido, lo tienen: tienen una sociedad, mentalidad y conciencia parecidos a los nuestros, pero en un grado mucho menor. Van mucho más allá que los perros, pero están mucho más atrás que los seres humanos.

            Comentario por marcostonhin — 13 octubre 2014 @ 10:40 | Responder

        • también podemos recordar que somos macromoléculas, pero eso sería como “olvidar” que somos partículas elementales, que son las que forman esas moléculas… Ahora que lo pienso, los que saben de eso no están seguros de qué están hechos los fermiones y los bosones, si de cuerdas, si de branas…, así que podemos recordar que no sabemos lo que somos. Otra solución sería recordar que somos barro soplado a la imagen y semejanza de dios nuestro señor creador del cielo y de la tierra.
          …Y optes por lo que optes después de tanto “recordar”, no hemos avanzado nada. Yo prefiero partir del hombre como es, social, y me parece más fructífero. Tampoco es que me lo haya inventado yo. Se llama humanismo, y en general resulta bastante útil para enfrentarse a los asuntos… humanos.
          El día que los perros, toros o simios se enfrenten a estos asuntos el tema será radicalmente distinto. Hasta entonces, la sociedad y todo lo que implica es humana, incluidos los sentimientos de ternura hacia los animales, que espero que no sorprenda a nadie saber que yo comparto. Acariciar a un perro es maravilloso. Y tener a un perro en un piso en una ciudad, una barbaridad.

          brazos

          Comentario por escaiguolquer — 11 octubre 2014 @ 20:53 | Responder

          • Me da pena tu último renglón, porque me recuerda a la coletilla que tenemos que poner continuamente al hablar de Euskadi, de las torturas, la represión… el consabido “pero yo estoy en contra del terrorismo”. Es lamentable tenerse que excusar, por defender que el valor de la vida humana está por encima de la animal. A eso hemos llegado con tanta tontería bienpensante.

            Por supuesto que me gustan los animales. Y me he partido los cuernos muchas veces por ayudar a algún animal abandonado, y detesto la tortura animal. Pero existen unos axiomas éticos, que no se pueden transgredir sin que se derrumbe toda el edificio sobre el que se levanta nuestra civilización. Y no se pueden razonar a partir de otros, por eso son axiomas. ¿Por qué la vida humana vale más que la animal? Pues no hay respuesta, lo asumes o no, y las consecuencias del no son devastadoras.

            La convicción de que muchas personas sienten más afecto por sus mascotas que por sus congéneres, y ven normal prestarles más atenciones y cuidados, me revuelve las tripas, es una aberración moral. Perros lustrosos, gatos rollizos, y hombres rebuscando entre la basura. Una perversión que acabamos viendo como algo común en las sociedades postmodernas.

            Comentario por Mendigo — 12 octubre 2014 @ 1:04 | Responder

  3. Muy de acuerdo en casi todo lo que dices. Me considero “Animalista”, pero creo que se hace ha dado mucha propaganda a esto. Deberian haber estudiado al perro y si los responsables médicos consideran que era un peligro (con todo el dolor de mi corazón). Yo también tengo el prejucio de que la gente Animalista deberían pensar un poquito que es defender la naturaleza. Enhorabuena por el articulo aunque considero que deberías haber medido un poquito las palabras con los Animalistas (no son lo que menos piensan, ni tienen menos sentimientos) y si los que nos manejas por encima (PP, PSO, Sindicatos y demas)

    Comentario por Miguel — 9 octubre 2014 @ 12:02 | Responder

    • Mira, a mí este tema me quema. Perder el tiempo con que si había que salvar la vida a un puto perro. Precisamente a ese perro, que ha salido en televisión. Tiene que ser a ese, no? Hay que movilizarse porque os ha tocado las fibra sensible. Porque joder, este verano he estado intentando sacar adelante la camada de una perra abandonada, cuando en el pueblo todos los quieren ver muertos. ¿Ayuda? Aquí nadie se hace cargo, ni para castrar a la perra, ni para colocar a los cachorros. Todos esos gilipollas, gilipollas integrales, que se apostaron en la casa esa para salvar al perro, podían haber echado una mano con esos cachorros, antes de que acaben bajo las ruedas de un coche o envenenados por algún desaprensivo.

      Las protectoras de animales están petadas, desbordadas, al límite. Piden fondos, y les está costando un cojón a los asociados poder alimentar a los perros. Todos los días son matados perros en las perreras municipales. Joder, si tanto les duele que vayan a salvar a cualquiera de esos miles. Pero no, hay que salvar a un animal del cual se teme que pueda ser portador del ébola (de perros no se tiene certeza, pero sí que otros animales actúan como vectores de la enfermedad, simios, cerdos, murciélagos…). Correr el riesgo para la población de mantener en cuarentena un animal, cuando no hemos sido capaces de hacerlo con una persona sin infectar a uno de los cuidadores. Más el coste que supondría. Mira, a quien le sobre dinero, aquí al lado tengo una colonia de gatos, le ruego que me lo dé para salvar a muchos de ellos. Su esperanza de vida no pasa de dos o tres años.

      Pero no, tenía que ser precisamente ese perro.

      Vale, ahora te digo una cosa: imagínate que tú eres el vecino de abajo. Y que tienes a ese perro cagando y meando en la terraza de arriba. Y sabes que el ébola se transmite por la orina y las heces. ¿Qué, divertida la situación?

      Es que no merece la pena ni parar a pensárselo. Por el mismo principio de precaución por el cual sostengo que la enfermera debería de haber sido aislada a los primeros síntomas, por el mismo principio de precaución por el cual considero que no deberían permitirse OGMs hasta haber estudiado perfectamente su inocuidad…había que matar al puto perrito de los cojones, aunque sólo fuera por el resquicio de duda. Porque joder ¡es sólo un perro! El valor de la vida humana es absoluto, y frente a ella, el valor del resto es infinitesimal.

      Lo que realmente me preocupa es la tendencia que existe en las sociedades urbanas a proyectar afectos humanos a nuestras mascotas. El aislamiento y alineación de esta sociedad lleva a volcar nuestra afectividad en animales de compañía, que no te llevan la contraria, dejan la tapa del water subida ni te ponen los cuernos. La compañía ideal, fiel y abnegada. Y los esporádicos contactos humanos, sólo para satisfacer las necesidades sexuales. Encantador futuro, el de la humanidad.:/

      Nota: Tengo inmenso respeto por los seres vivos. Por todos, no sólo por las mascotas tan cuquis. Hace un rato he procurado salvar a un moscardón que se había quedado atrapado entre las dos hojas de la ventana. Incluso procuro tratar con cariño a los vegetales, y porque mis árboles no pueden hablar. Ahora bien, cada vez estoy más quemado de la estupidez de la gente con sus putas mascotas. Que no es con todos los animales, sino con dos o tres especies muy concretas, el resto se la sudan. Los gatos, aún tienen algo de la belleza salvaje, pero hay marcas de perros que son aberraciones absolutas, y lo mejor que se podría hacer con ellos es pasarle una excavadora por encima. Al puto perrito y al imbécil de su dueño, añado.

      Comentario por Mendigo — 11 octubre 2014 @ 17:13 | Responder

      • “Es que no merece la pena ni parar a pensárselo”.

        Si, si que merece pararse a pensar un poco – No me parece bien como se ha llevado el caso del perro, No tengo ninguna empatía por él, no lo conozco, ni siquiera me parece bonito, todavia si fuera un cachorro….Pero si tengo algo de empatía por la enfermera, y por su marido. Son ellos los que pierden a un “ser querido”. Y de eso sí que se, conozco a personas, cercanas, que tenían una mascota, y que han sufrido cuando se ha muerto. No se si son enfermos por encariñarse de su perro, o de su ficus, o de su coche, cada uno se encariña de lo que le parece.

        Pero no, no pongo a los animales por delante de las personas. La cuestión es si era imprescindible o no sacrificarlo, si realmente mantener al perro con vida era equivalente a la muerte de personas. Y eso no lo tengo nada claro. Es más, me da la impresión de que alguien ha decidido quitarse de encima el muerto de la forma más simpe, que es cargárselo, en vez de buscar alernativas menos dolorosas para su dueña (por la que, que al fin y al cabo, se tiene muy poco respeto). Mínimo esfuerzo.

        No estoy de acuerdo con escai: “si hay la más mínima posibilidad (¡la más mínima!) de que el perro pudiera colaborar a propagar el virus, no hay discusión: hay que sacrificarlo”. Ese razonamiento llevaría a más de una aberración, por ejemplo “si hay la mas mínima posibilidad de que un avión se estrelle…, hay que sacrificar la aviación”. Es la misma tontería que repiten algunos, por ejemplo en el caso de la circulación rodada, que evitar una muerte justifica cualquier medida, y que en lógica consecuencia llevaría a prohibir el tráfico (única medida que asegura 0 accidentes).

        Los riesgos siempre existen, lo que hay que valorar es si son o no asumibles, ponderando los beneficios que pueden obtenerse. Hay muchas posibilidades de que un laboratorio de experimentación biológica contribuya a propagar epidemias, y lo que hacemos no es prohibir los laboratorios, sino tomar las medidas adecuadas para disminuir el riesgo hasta niveles asumibles (idem con los embalses, con las centrales nucleares, etc…). O por lo menos así debería ser.

        Y el valor de la vida humana no es absoluto, lo siento, la realidad lo desmiente día a día. Cada vez que un repartidor sew sube a su furgoneta para llevar a la tienda el pan, las patatas o los jerseis que usamos, está poniendo en riesgo su vida.Renunciamos a ello? De hecho, traer a los misioneros fue el origen del riesgo; entonces, deberíamos haberlos dejado morir en África? o enviar equipos médicos allí, con un riesgo más que mínimo de que vuelvan infectados? (y no quiero entrar aquí en ese debate que es todavía más complejo).

        Por cierto, yo tambien tengo un gran respeto por los demás seres vivos, no me gusta hacerles daño gratuitamente. Y digo gratuitamente, me encantan los corderitos, vivos…. y asados.

        Comentario por santi — 12 octubre 2014 @ 19:59 | Responder

      • Totalmente de acuerdo Mendigo. Ademas ese ejemplo de las perrerras lo he puesto 1000 veces cada vez que sale este tema. Pero no hay porque sulfurarse con esta gente que sale a protestar, quiero creer que tienen mas delicadeza con el medioambiente que la mayoria de las personas que unicamente ven $ y poder …
        Tenlo en cuenta a la hora de repartir palos!!! Aun asi sigo estando contigo al 100% en que hay cosas MUCHO, MUCHISIMO PEORES que necesitarian de la repercusion que esta tiendo el perro.

        Comentario por Miguel — 13 octubre 2014 @ 10:52 | Responder

  4. Y otra cosa que se olvido comentar. Yo estoy un poco paranoico y creo que la enfermedad a podido ser extendida o no hemos ayudado a esos países para tenerlos dominados por su cantidad de recursos: diamantes, oro, hierro, alumnio y los nuevos descubrimientos de hidrocarburos. Solo teneis que buscar en Wikipedia los recursos que tienen Liberia, Sierra Leona y Guinea y buscar alguna noticia de descubrimiento de hidrocarburos en estos países.
    Haber cuando cambiamos esta puta mentalidad occidental de pisar a los demás para quedarnos con sus recursos en vez de trabajar!!!!!

    Comentario por Miguel — 9 octubre 2014 @ 12:17 | Responder

    • Todo lo contrario, el ébola está dificultando su extracción. Las compañías occidentales en África están deteniendo la producción y repatriando a su gente.

      Comentario por Mendigo — 11 octubre 2014 @ 16:47 | Responder

      • uhhhhhh mira que lo dudo. Ahora mismo seguro que si pero quien va a querer un cacho de tierra que esta apestada. El valor de los terrenos y la oposicion que pueda ejercer los lugareños a la explotacion de sus recursos por nosotros. No tenian bastante con sus guerras civilies para ahora esto… Esperemos que cambiemos el chip a mejor

        Comentario por Miguel — 13 octubre 2014 @ 10:54 | Responder

  5. La coña es que no se han escudado en protocolos para eludir la responsabilidad, sino que se la han saltado a la torera.

    Vamos a ver: si en una empresa por un descuido de un asalariado de la empresa hay un accidente, incluso aunque mueran personas, la responsabilidad es DE LA EMPRESA, SIEMPRE. Es la empresa la que debe asegurarse de poner los medios que sean (técnicos, cursos, sistemas auxiliares, lo que haga falta) para evitar que ocurran éstos accidentes, y mantener sistemas de control suficientes para asegurarse de que los asalariados de la empresa cumplen su cometido. Y si ocurren, los responsables son los que cobran por esa responsabilidad. Los responsables de una obra cobran por su trabajo y por tener esa responsabilidad.

    Los responsables de un hospital, de los sistemas del ferrocarril, etc. cobran todos un dineral por su trabajo y por su RESPONSABILIDAD, y son legalmente responsables de los accidentes que ocurran en sus respectivas empresas (sean públicas o privadas). Por lo tanto no se escudan en protocolos, sino que simplemente se saltan la ley a la torera y se ponen de acuerdo para que pringue el chivo espiatorio de turno.

    En cuanto al perro (y los toros), volvemos a lo mismo, te declaras ateo pero sigues pensando que el hombre está ahí, puesto por un ente mayor, como ser supremo para gobernar por encima de todos los demás. Sí, claro, a mi también me empuja mi instinto a poner mi especie por encima de las otras, pero es precisamente la lógica la que nos indica que no es así. ¿que un perro no es natural? ¿por qué? Un perro es una especie que ha evolucionado en una situación simbiótica con otra especie, y casos similares en la naturaleza los hay a patadas. Lo mismo con el toro. Pero de la misma forma que social y culturalmente hemos evolucionado y hemos establecido que es reprochable torturar a las personas, incluso aunque sean enemigos y/o hayan cometido un delito grave, también se supone que hemos evolucionado social y culturalmente para darnos cuenta de que también es reprochable matar y torturar animales “porque sí”. Matar y torturar por diversión (como con los toros) me parece totalmente inaceptable, a menos que aceptemos lo que somos (animales sanguinarios), pero entonces aceptemos todo: que los presos

    OJO: En éste caso concreto, por el riesgo grave que supone el perro al haber convivido con su dueña sí hay que sacrificarlo, sin duda. La vida de un perro no es comparable con el riesgo que puede suponer en éste caso. Pero lo mismo se aplica al tipo que iba de altruista por la vida y que, cuando tuvo miedo de perder su culo, no dudó en salir corriendo, permitir que se gastara una fortuna que podía haber salvado muchas vidas y ponernos en peligro a todos. Altruismo barato que se llama: mostrar que trabajas por los demás mientras te sirve para vivir del cuento y no te cueste nada importante.

    Comentario por marcostonhin — 10 octubre 2014 @ 9:23 | Responder

    • Ui, me quedó sin acabar una frase. La sigo:

      Aceptemos que los presos por delitos graves luchen por su vida unos contra otros, y así nos divertimos viendo el espectáculo. Aceptemos la pena de muerte para no tener que asumir un enorme gasto en mantener a alguien que no lo merece. Aceptemos la tortura como forma de que los detenidos confiesen (aunque ya se ha demostrado que a la hora de obtener la verdad es contraproducente). Aceptemos que somos una especie salvaje y violenta, que disfruta del placer de matar y torturar. Seguro que una vez aceptado ésto nos sentimos más liberados.

      Comentario por marcostonhin — 10 octubre 2014 @ 9:27 | Responder

      • Marcos, lo anterior es una chorrada. De hecho, poner en el mismo plano el valor de la vida humana y animal te lleva a acabar concluyendo esas chorradas. Si matamos un animal…¿por qué no a una persona? Pues porque es una persona.

        Esto es una desviación moral muy frecuente. Por ejemplo, hay una riada y ves que se está ahogando tu perrito querido del alma, y una persona que te cae como el culo. Quien salve primero al perro merece pasar el resto de su vida en el talego.

        Comentario por Mendigo — 11 octubre 2014 @ 17:38 | Responder

    • “y son legalmente responsables de los accidentes que ocurran en sus respectivas empresas” –> Ya, esa es la teoría, y no me cabe duda que tú en tu empresa tendrías que apencar con la responsabilidad si, por ejemplo, al funcionar algo de lo que fabriques se rompe y provoca daños. Pero es que tú eres un pelagatos como yo y como el resto. Pero ya ves que con los directivos de ADIF o del Carlos III, puestos a dedo por el gobierno, eso no reza. Son parte de la casta [N.d.M: el coletas no tiene patentado el término, y yo ya lo usaba bastante antes de que le conocieran más allá de su vecindario].

      Lo del perro…el perro no ha evolucionado simbióticamente. Mira que eres rebuscao. No, al perro lo hemos evolucionado. Por selección genética hemos creado otras razas a velocidad del rayo en comparación con los mecanismos evolutivos (creo recordar que en el mesolítico ya hay indicios de domesticación de algunas especies, entre ellas el lobo).

      “también es reprochable matar y torturar animales “porque sí”” –> Sí, pero no éticamente. No es una inmoralidad matar a un animal. Puede ser repugnante, y de hecho así me lo parecen actividades brutales como la puta caza. O las putas corridas, cobardes presenciando cómo un hombre se pone en peligro torturando a una bestia. Despreciable. Pero no éticamente condenable (torturar y matar al toro, pagar para ver cómo un ser humano pone en riesgo su vida, sí). La ética es una construcción de los hombres para con los hombres.

      Te lo explico de otra forma. Meterse el dedo en el culo y luego chupárselo es repugnante, pero no es éticamente condenable. Lo que hagas con tu dedo, mientras no lo metas en mi culo… Acosar y matar a tiros a un animal me parece igual de repugnante que la coprofagia, pero no puedo meter todo aquello que no me guste en el Código Penal. Existen unos principios del derecho que tienen miles de años. Considerar ahora que los animales son también ciudadanos es una barbaridad. Que no son los animales, anélidos, ofiuros, equinodermos…que son las putas mascotitas lameconas. Si en la casa de la enferma se hubiera colado un coleóptero ¿a quién le hubiera importado que lo fumigasen al desinfectar la casa? ¿hubiera salido en la tele?

      Eso es especismo. Es triste ver que mostramos más empatía con otras especies que con la nuestra. Realmente lo de las putas mascotas en las ciudades merece una reflexión.

      Comentario por Mendigo — 11 octubre 2014 @ 17:32 | Responder

  6. mendi: absolutamente de acuerdo, y van dos de dos. Como pase otra vez me voy al médico 😉

    Comentario por escaiguolquer — 10 octubre 2014 @ 9:42 | Responder

    • Sabes lo que pasa? que estamos hechos unos viejunos. Estaba leyendo tus contestaciones, con las cuales coincido absolutamente, y me daba cuenta que ese no es el discurso oficioso, habitual de la “izquierda”. Ahora se apela más a sentimientos que a razones. Lo siento, compi, llevamos la de perder, ya me he hecho a la idea.😦

      Comentario por Mendigo — 11 octubre 2014 @ 16:18 | Responder

      • veremos que pasa, hermano, pero creo que en ese discurso “sentimental” de la izquierda estás metiendo en el mismo saco 2 cosas radicalmente diferentes: por un lado el progresismo posmoderno desideologizado que tenía de izquierdista sólo la bandera (y para eso, solo justo antes de las elecciones). Para estos cualquier parida aparentemente contraria a, digamos, “lo franquista”, era progresista.
        Por otro lado, un grupito que se está llevando el gato al agua basandose en lo contrario de la izquierda “pura” tradicional: en lugar de denunciar el juego tramposo al que llaman democracia, se han entregado a jugar ese juego con la única condición de ganarlo… Y para empezar ni siquiera quieren que se les reconozca como de izquierda. Veremos lo que pasa con ellos, sobre todo si tienen razón y Pueden, y a ver en qué usan el Poder: qué es lo que Pueden y qué es lo que Quieren.
        De todos modos, y contrariamente a la opinión mayoritaria en la izquierda tradicional (toda) lo último que deberíamos es temerles: creo que obligatoriamente vigilarles, y en todo caso aprovechar el movimiento y remar a favor de corriente.

        Comentario por escaiguolquer — 11 octubre 2014 @ 21:07 | Responder

        • Sobre Podemos tengo muchas ideas encontradas, es cojonudo y es una tomadura de pelo, al mismo tiempo. La idea es buena, más que buena, soberbia. Un caballo ganador surgido de la nada. La cuestión es cómo se está implementando.

          Tengo que comentar algo, pero ahora voy a estar unos días fuera, a ver si cuando vuelva tengo tiempo y comento algo al respecto. Mira, yo no veo la tele, así que no tenía mucha idea de quién era el coletas más allá de algunos artículos suyos. Últimamente, le he estado siguiendo un poco más, y he de decir que me gusta. Confío en ese pavo. Así como Monedero me parece bastante capullín, Iglesias me parece muy listo, y una persona íntegra. El problema de ese discurso ambivalente (necesario por otra parte para captar votos) que ni siquiera menciona a la izquierda es que arrastra mucha gente con la cabeza lavada y centrifugada por el sistema (desideologizada, me cago en Dios, si me haces pronunciar esto se me lengua la traba XDDDD). Su base social no sé muy bien si es de izquierdas, o simplemente un voto de castigo, de cabreo. Que puede estar bien, pero cuando se trata de debatir un programa…

          Y luego vienen los otros, los del pensamiento buenrollista-perroflautista, que creen que con desear muy fuerte algo, se va a convertir en realidad. O que la sociedad cambia por publicar una decreto en el BOE. De esto tenog bastante que contar…

          Se me antoja verdaderamente difícil hacer predicciones para un futuro inmediato, lo cual siempre es estimulante después de décadas de panorama político plúmbeo. Si Podemos se hunde, habrá marcado a IU cuál es el camino a seguir (dejar de despreciar a sus bases, para empezar). Y si tira para adelante…veremos si aguanta cuando pise alfombre y empiece a tomar decisiones de gobierno. Va a sufrir un fuego graneado de toda la prensa, lo que va a soportar será terrible. Ya con el programa tendrán que hilar fino para que aguanten las costuras.

          Ahora mismo Podemos tiene la potencialidad de ser una herramienta útil para el cambio social. Podrá serlo o no, el futuro está por escribirse. IU, la IU de hoy, ha demostrado que es inútil. Por fin la gente se ha cansado de esperar que la reparen y ha decidido cambiarla por otra.

          Comentario por Mendigo — 12 octubre 2014 @ 0:49 | Responder

          • Se que cada vez que voy “más allá” con teorías conspiracionistas y demás, tú me saltas (probablemente con razón) con el “venga ya”, pero me voy a arriesgar.

            Podemos al principio me parecía casi un sueño, la puesta en marcha real de un montón de cosas que mucha gente como tu y como yo tenía en la cabeza, pero daban por imposibles en la realidad (tal como está montado el tenderete nacional). Pero claro, ahora también pienso… justo ahora que la gente empieza a darse cuenta de que vivimos en una democracia falsa, con un bipartidismo diseñado a medida para mantener en el poder a los mismos (la banca y demás), justo ahora que estábamos casi al borde de una guerra civil…

            Justo ahora, como digo, aparece un partido que sube como la espuma para, con toda probabilidad, convertirse en el “tercer partido”. Un partido que lucha contra los otros dos (bueno, contra el PP, que últimamente el PSOE parece casi desaparecido), con lo que todas las protestas y rabia acumuladas de repente se olvidan, ya que parece que hay “una solución para la democracia”.

            Sí, claro, es normal que un partido de éste tipo aparezca justo ahora, porque es ahora cuando mucha gente se planteaba buscar soluciones contra el bipartidismo oscuro que hemos vivido. Pero también me huele bastante a chamusquina, sobre todo que aparezcan con tanta asiduidad en TODOS los medios de comunicación. Da igual que sea para hablar bien de ellos o para hablar mal, el caso es que aparecen, convirtiéndose de repente en “la oposición al PP” (papel que lleva años representando el PSOE).

            Qué quieres que te diga, si no aparecieran tanto en los medios, o si pareciese que trataban de ignorarlos, les daría toda mi credibilidad. Pero tanta insistencia con Podemos a mi me suena a una modificación del bipartidismo para que el pueblo no se salga de madre. Espero con toda mi alma equivocarme y que realmente supongan el cambio que prometen y que muchos esperan. Ya se verá.

            Comentario por marcostonhin — 13 octubre 2014 @ 10:21 | Responder

  7. De acuerdo en todo, y copio y pego:

    Ébola, una radiografía política, de Gregorio Morán en La Vanguardia

    SABATINAS INTEMPESTIVAS

    No es cuestión de dimitir o no, sino de autocrítica política y desaparecer de la vida pública: ¿en qué manos estamos?

    Bastaría la desapacible historia de Teresa, su marido y el perro para convertir la llegada del ébola a España en un brutal retrato de época. Lo que estamos viviendo y contemplando son una serie de secuencias que confluyen en una pregunta: ¿en qué manos estamos? No se trata tan sólo de haber superado el nivel de incompetencia que suelen practicar los poderes públicos, lo que ya sería mucho, sino la desvergüenza con la que se muestra, se ejerce y hasta se exhibe, con impunidad absoluta.

    Primero se trae a los pacientes misioneros de África, Miguel Pajares, 75 años, y García Viejo, 69, por una decisión catalogada de “sociopolítica”, o lo que es lo mismo, para sacarle rendimiento político en un momento en el que la sanidad pública se está haciendo pedazos y la sociedad lo sufre. Una buena oportunidad para dar un golpe de efecto: demostrar el altísimo nivel de la sanidad pública española, o lo que es lo mismo, aquí no pasa nada y los que protestan lo hacen por razones espurias.

    Primera cuestión: ¿quién tomó la decisión de traer al primer misionero desde Liberia? Todavía no tenían ni los sueros y medicinas que habían pedido a Suiza. ¿Fue en una reunión de facultativos expertos en el tema, o partió de una notoria incompetente en todos y cada uno de los campos que ha trabajado, como es el caso de Ana Mato, licenciada en Políticas y Sociología, cuyos conocimientos en medicina están a la misma altura que los míos?

    ¿En qué manos estamos? ¿Y si fuera una decisión estrictamente política? Montamos un circo, nos traemos a los curillas con gran revuelo mediático, y demostramos no sólo nuestro interés por su abnegación sino también nuestra capacidad. En el fondo, digámoslo sin paliativos, los trajeron para morir y con absoluto desprecio, por ignorancia e incompetencia, de las consecuencias de tal aventura.

    Donde había una responsabilidad solidaria, ahora afrontamos un riesgo de epidemia con implicaciones humanas y económicas de primer orden. No es cuestión de dimitir o no, asunto accesorio, sino de autocrítica política y desaparición de la vida pública, para evitar hacernos por enésima vez la misma pregunta del millón: ¿en qué manos estamos? ¿Quién asumió el riesgo y dio luz verde a la aventura más peligrosa que ha tenido el PP en su reciente etapa gubernamental?

    Para desgracia de la vanidad de los talibanes del patriotismo esto va mucho más allá de Catalunya, la consulta y la reforma de la Constitución. Estamos en una situación de emergencia en manos de unos frívolos irresponsables. Quizá sea esta la característica de nuestra época: la frivolidad unida a una inexperiencia que es la madre de los irresponsables, que luego lo resuelven todo alegando que nunca se imaginaron tales consecuencias.

    ¿Algo positivo? No encuentro nada fuera de la radiografía social. Primero, conforme a los hábitos de la casta, las medallas por la genial y sensible decisión de traerse a los misioneros a España para morir junto a los suyos. Mentira. El circo se acabó cuando llegaron al hospital Carlos III, la niña de los ojos sanitarios del PP y los desmontadores de la sanidad pública en Madrid. ¿De verdad alguien puede imaginar que se los trajeran para morir? Además, de manera fulminante; uno duró cinco días, el otro apenas tres.

    Vivimos tiempos mediáticos evocadores de viejas épocas. Sólo lo virtual otorga una ventanilla de verosimilitud. Vuelven los periodistas que exigen la censura de sus adversarios políticos, con los que se ensañan cuando les dan una oportunidad. Hace cien años, al menos existía el riesgo de retar a duelo a los malandrines, ahora sólo queda aguantar y esperar tiempos mejores. En una época como esta sí que cabría una denuncia ante una de las decisiones políticas más temerarias del Gobierno de Rajoy, como es el transporte para la agonía de dos misioneros a los que no había posibilidad alguna de salvar, por falta de medios y de saberes, y que se ha convertido, de momento, en la tragedia de una auxiliar de enfermería, Teresa Romero, su marido, y la más inocente de las víctimas, un perro de nombre Excalibur, ajusticiado por comodidad, quizá porque era el único que no podía denunciarles ante los tribunales.

    Pero ahora viene la parte más sórdida, la de cómo hacer que toda la impostura de unos “protocolos”, ¡palabra mágica que lo ampara todo!, improvisados para abordar un virus poco conocido, porque hasta ahora afectaba a los negros y en África, recayera sobre alguien fuera de la casta político-profesional. Hacer recaer la responsabilidad en el eslabón más débil de la cadena hospitalaria. Una auxiliar de enfermería; la que hubo de recoger los restos de la temeridad política.

    Teresa Romero, a la que las instituciones del PP madrileño e incluso los médicos dentro de toda sospecha, acusan de cosas tan singulares como falta de rigor y ser el agente que ha provocado lo que ninguno de sus superiores habría previsto. Un contagio. Un médico, saltándose el decaído juramento hipocrático, sugirió que quizá “hubiera habido” el tacto de un dedo sobre la cara de la “auxiliar de enfermería”. Atención siempre a la categoría de clase: auxiliar de enfermería. El escalón más bajo del trato al paciente, el menos protegido, el que se puede comer todos los marrones de los caballeros titulados. ¡Un dedo en la cara!, precedido de un imperfecto de subjuntivo, “quizá hubiera habido”, un tiempo de verbo que quizá ya no se dé en las escuelas pero que exigiría una explicación sobre la ambigüedad perversa que entraña. Garantizo que ese galeno llegará lejos en las instituciones sanitarias; tiene madera de cínico y esa bonhomía del supuesto científico, que parece que no le da importancia pero que la ha señalado no como víctima sino como autoinculpada.

    Y qué decir del consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, eminente catedrático de la Complutense, doctor Javier Rodríguez, conocido entre el estudiantado por “Gorca” por razones que la autocensura me impide explicar. Es él quien da un paso más y se pregunta si “la auxiliar” no habrá mentido. La medicina es una de las actividades que generan más corrupción y mentira, superior en ocasiones a las entidades financieras, auténticos profesionales de la falacia. Y es obvio y no cabe escandalizarse, porque mientras unos aseguran estar atentos a su fortuna, cosa importante y trascendental, los otros se ocupan de su vida y de su muerte, asunto inapelable. ¿De qué le vale la fortuna si usted se muere en un box, más abandonado que un periodista decente?

    La perversidad de una manipulación de Estado es indescriptible y la gente que no está en esos secretos se queda perpleja. La auxiliar de enfermería, que llevaba días anunciando que dada su peculiaridad de haber tratado a los dos enfermos terminales del ébola, los misioneros, tenía fiebres y que no alcanzaba los límites del protocolo, 38,6. ¡Qué importan los límites! Lo que interesa es cumplir el protocolo, esa barrera que impone el poder para preservarse de sus responsabilidades. Que fue a hacer oposiciones para dejar de ser auxiliar de enfermería y pasar a fija, que siguió su vida cotidiana, que incluso se depiló…

    ¿Esa basura de gente no puede ser denunciada por la ciudadanía y los medios de comunicación? ¿Alguien dio instrucciones a la auxiliar? ¿Le dijeron lo que había que hacer? Nada de nada. El poder es sordo y ciego cuando se trata de su supervivencia. Que la auxiliar sea crucificada, que el marido pase a la cuarentena del apestado, y que al perro lo maten, porque al fin y a la postre no vota ni tiene familia ni hay que explicarle que va a morir, parecen accidentes. Es verdad que el animal no contagia a nadie, pero como no dice nada puede ser la mejor víctima propiciatoria de la catástrofe. Muerto el perro, se acabó la rabia. Un refrán popular que, como casi todos, es falso y resume una tradición: el más débil paga las responsabilidades del poderoso. Podríamos compararlo con la diferencia entre una auxiliar de enfermería y un doctor diplomado con mando en plaza.

    Comentario por auskalo — 12 octubre 2014 @ 2:14 | Responder

  8. Hola Mendigo, yo pasaba por aquí para otra cosa pero veo que mantienes el blog en ebullición. ¡Qué nivel!. mi más cordial enhorabuena. Quería pedirte me ayudes a difundir: Desde hace unos meses Ataquealpoder ha introducido la dualidad de informar y de tomar partido en busca de soluciones a las tribulaciones que nos vemos sometidos los españoles. No podemos permanecer con los brazos cruzados frente a lo que ocurre. Por suerte, poco a poco se han ido incorporando personas de buena fe unos ayudan a desarrollar ideas y otros a difundirlas como esta que te presentamos de una demanda colectiva a la financiera Unión de Créditos Inmobiliarios (UCI) filial del Banco Santander ¿Podrías echar una mano en difundir esta información para que llegue al mayor número de atrapados en UCI? No será la última vez ya que tenemos una serie de acciones de interés general que van desde esta demanda colectiva, a una denuncia presentada a las autoridades europeas por la manipulación de la subasta de electricidad y el bombazo sobre la interrupción de las ejecuciones hipotecarias ya que hemos encontrado una grieta en el sistema judicial. Todo esto viene en camino, espero contar con tu apoyo. Para más información te puedes dirigir a mi correo: jmnovoanovoa@hotmail.com
    Esta es la primera: http://ataquealpoder.wordpress.com/2014/10/20/elpidio-silva-se-hace-cargo-de-la-representacion-juridica-de-los-atrapados-en-uci/.
    Gracias.

    Comentario por gustavo giménez — 21 octubre 2014 @ 17:10 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: